Navigation – Plan du site
Frédérique Langue

La historia de las mentalidades y el redescubrimiento de las Américas

[24/01/2006]

Notes de la rédaction

Publicado en Revista Actualidades (Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos), Caracas, n°7, 1998, pp. 7-21.

Texte intégral

1Se suele o por lo menos se solía presentar a la historia de las representaciones - ex-historia de las mentalidades- como un no-sé-qué de la historia, tal como la llegó a caracterizar uno de sus fundadores, el medievista Jacques Le Goff. Historia-encrucijada, en donde todo cabe, o mito de Sisifo, si consideramos los múltiples cuestionamientos que han occurrido en este campo ed la historia en los ultimos años. Tal era por lo menos la definición de por sí imprecisa - situación a la vez ventajosa y sumamente resbaladiza- que se les aplicaba a los "nuevos objetos de la historia". Dicho de otra manera, la historia de las mentalidades ha sido un sector de indelimitadas más que imprecisas fronteras y hasta hace poco, tierra incógnita, ubicada por lo tanto a la vanguardia del quehacer histórico, por más que se puedan rastrear sus origenes más antiguos en la Roma de Julio César, en los escritos de los cronistas de la Conquista de América o en los moralistas del siglo de las Luces. A la vanguardia, en la medida en que diferenciaba claramente los escritos de los historiadores acerca del pasado lejano o más reciente, y el discurso, más o menos explícito de los sujetos -actores sociales o individuos- estudiados, dicho de otra manera los anacronismos denunciados en otros tiempos por Marc Bloch y las desviaciones de tipo ideológicas ejemplificadas en el terreno filosófico por L. Althusser (la influencia de la visón del mundo del escritor) y lo expresado en los documentos de la época. Lo demuestra los libros recientes de una de las promotoras de esta forma de "hacer la historia", Arlette Farge (Dire et mal dire. L'opinion publique au XVIIIesiècle, Seuil, 1992; Le cours ordinaire des choses dans la cité du XVIIIe siècle, Seuil, 1994), o las aproximaciones socio-linguísticas de P. Bourdieu.

2Por la brecha abierta gracias al uso sistematizado de ciertas fuentes (judiciales, hemerográficas por ejemplo), se vislumbran otros espacios sociales, acontecimientos y lugares de las "esfera pública plebeya", carente de configuración precisa a diferencia de lo que sucede con las "élites", se restituyen las tensiones del vivir en su cotidianidad a la par que un espacio de socialibilidad parisina todo de rumores e incertidumbres, de inquietudes, de manipulaciones policíacas y ... de concientización política, de transgresiones y de acomodamientos, al mismo tiempo productos de la estructura espacial y social urbana y organizadora de la misma. Como lo puntualiza esta autora, "las palabras marcan un lugar-frontera". Con este solo ejemplo resultan de entrada muy claros los aportes de disciplinas afines, del campo del conjunto de las ciencias humanas a este nuevo campo de la historia que por otra parte, no se asemejaba para nada a los caminos trillados de la historia "económica y social" ejemplificada por un Ernest Labrousse.

3 La historia de las mentalidades de entrada se presenta como lo no-dicho por esa historia académica - a pesar de los escritos de unos cuantos precursores: Marc Bloch , Huizinga- y se inserta sin lugar a dudas en otra corriente historiográfica renovadora que es la de la revista de los Anales. Sus orígenes como sus reconsideraciones más recientes tienen que ver por otro lado con estos balances historiográficos y metodológicos que périodicamente se suelen llevar a cabo en Francia, aunque tambien habría que mencionar en ese aspecto los aportes de Italia, el otro lugar de origen de esta forma de hacer la historia (Carlo Levi).

Una piedra angular : las estructuras mentales

4¿ Cuál es el propósito de esta forma de hacer la historia? En primer lugar, darles la palabra, con la respectiva distancia crítica respecto a las fuentes, a los excluidos de la historia, temas y actores, marginales que van actuando en las franjas de la historia oficial. En este sentido, apunta a reconstituir los comportamientos (colectivos en primera instancia), en identificar las "estructuras mentales" (para retomar una expresión acuñada por B. Bennassar en El Hombre Español, 1a ed. Paris, Hachette, 1975) imperantes. Tanto las expresiones de los mismos como los silencios que asoman al respecto reflejan visiones del mundo o sensibilidades colectivas, devolviéndole al analista en un juego de espejos las imágenes y de manera general las representaciones, los mitos y sistemas de valores reconocidos, aceptados o impuestos a una sociedad o comunidad determinada. El gran iniciador de esta corriente fue sin lugar a dudas J. Huizinga con su Otoño de la Edad Media (1919, trad. esp. Madrid, 1973, en la Revista de Occidente), quien no hizo sino unirse a las preocupaciones manifestadas en el mismo momento por la escuela de los Anales  (Marc Bloch, Lucien Febvre). Huizinga aplicará sin embargo a otras civilizaciones (esto es poco conocido) su método fundado en la "investigación subjetiva" con El Hombre y la multitud en América (1918) o América viviente y pensante (1927).

5Sin embargo, la historia de las mentalidades, si bien linda con la historia de las ideas en no pocos aspectos, y en mayor grado con la llamada historia cultural, se diferencia claramente de ella, lo mismo que de ciertas formas de "historia": historia de las religiones, historia demográfica o historia de la mujer. En este sentido, tiene un propósito más amplio, integrador. Tanto lo intelectual como lo afectivo caben en ella, lo que Marc Bloch, en su Apología por la historia o la profesión de historiador, había subrayado amoliamente al señalar que "los hechos históricos son por esencia hechos de índole sicológico". Lo que tiene como consecuencia dicho sea de paso una necesaria distancia ante el objeto de estudio y un cierto rigor metodológico, a la par que una sutil complicidad. Asimismo, los instrumentos provienen precisamente de estas disciplinas afines.

6De ahí la aparente confusión o mejor dicho indefinición que preside a estas aproximaciones, y la característica fundamental de este campo histórico, el de ser una "historia-encrucijada", el "no-sé-qué" de la historia" y de abarcar "el contenido impersonal del pensamiento" (como lo puntualiza Jacques Le Goff), por más que se hayan ido precisando y afinando las problemáticas en estos últimos años. La historia de las mentalidades Y representaciones (las de un pasado más o menos cercano) participa en este sentido de los balances periódicos y de las reconsideraciones historiográficas y metodológicas que surgen con asombrosa regularidad en el "territorio del historiador": búsqueda de nuevos objetos y nuevas aproximaciones, recombinación de enfoques afines, afinación de las problemáticas y de los logros heurísticos etc ... tal como se lleva a cabo precisamente en el medio universitario de Francia.

7Está por demás decir que se fueron conformando relaciones privilegiadas por no decir simbióticas entre la historia de las mentalidades en cuanto historia de las representaciones del pasado, de las visiones del mundo pero también de las estructuras y de las coyunturas, y el quehacer historiográfico y la elaboración de una memoria colectiva. Basta con recalcar el poderoso e insoslayable influjo de las permanencias - del tiempo largo - en la vivencia y más adelante en la escritura de la historia (vése la obra colectiva Hacer la historia, dir. J. Le Goff, P. Nora, Barcleona, Laia, 1979, 3 vol.).

8Las coincidencias, en el orden metodológico, con disciplinas afines, resultan tan evidentes. Los aportes de la etnohistoria, orientación muy próxima a la historia de las mentalidades y representaciones, se centran en esta perspectiva en la nueva definición, plural por esencia, que se les da a las llamadas "visiones del mundo", dejando de lado la categorización de tipo clasista que se les suele aplicar. Por tal término se entiende en efecto un conjunto coherente de representaciones de la vida, de la naturaleza y de las relaciones sociales, de las divinidades, modelos de comportamientos/estilos de vida, instrumentos de comprensión de la realidad cotidiana (ciencias, técnicas). "Herramientas mentales": tal fue la expresion forjada en ese aspecto por Lucien Febvre (en Problèmes de l'incroyance : problemas del no creer), y que sigue profundamente al día, por la necesaria relativización que posibilita. De ahí la importancia del discurso,de las palabras proferidas o silenciadas, o de manera más inusitada, las imágenes, a la hora de reconstruir los comportamientos dominantes, y, de cierta manera, los modelos culturales imperantes en una misma área cultural.

9 Este" no-sé-qué de la historia" que es la historia de las mentalidades no carece sin embargo de coherencia. Acabamos de mencionar la noción de modelo. No por eso se trata de "modelizar", al igual que en una ciencia "exacta", los comportamientos, intento sumamente aleatorio habida cuenta de la naturaleza del objeto de estudio. Sino de resaltar las continuidades (¿tradiciones?) y por lo tanto las estructuras que afloran en estos aconteceres, en la reiteración de los motivos representativos (linguísticos, iconográficos etc.) en las prácticas evidenciadas en los documentos. Tal fue el propósito de Marc Bloch, al identificar las "representaciones" propias de la monarquía europea, en Francia y en Inglaterra, desde la Edad Media hasta nuestros días.

10"Estructuras mentales" : tal es precisamente el término utilizado por Bartolomé Bennassar en su obra El hombre español, subtitulado "actitudes y mentalidades del siglo XVI al XIX". La dimensión psicológica y social de las historia de las mentalidades no está por decir. Basta con remitir al lector a las obras de Jean Delumeau, más particularmente a El miedo en Occidente  (1ra ed. francesa, 1978, trad. esp. Barcelona, 1989), ejemplo magnificado de un clima psicológico por no decir escatológico excepcional, y de lo subyacente en las mentalidades (colectivas) de una época.

11De ahí la necesidad de ubicar esta forma de hacer la historia, fundada en fuentes muy diversas (fuentes originales, manuscritas, historia oral, literatura etc.)  en el contexto más amplio de una historia "total", teniendo en cuenta tanto los aspectos culturales y materiales de la vida cotidiana como el trasfondo económico y social. Sin por eso establecer una jerarquización de estas distintas aproximaciones o adoptar una postura determinista. Es la complementaridad de las mismas, el hecho de que arrojan luces distintas sobre un mismo fenómeno o acontecimiento, lo que importa aquí, a la par que los ritmos diferenciales que animan estas historias: si bien los factores psicológicos constiutyen un eje explicativo fundamental, estan inmersos en unos contextos socio-económicos.

Hacia la antropología ... histórica

12Otra interrogación tiene que ver indudablemente con una cuestión de vocabulario. Historia cultural es el término acuñada mayoritariamente por la escuela histórica anglo-sajona, mientras la llamada antropología cultural ostentada por los integrantes o sucesores de la escuela francesa de los Anales, se impone por lo esencial en Francia a partir de los años setenta, en reacción al carácter indefinido de la historia de la mentalidades, pero también con motivo de la interdisciplinaridad creciente en las ciencias humanas, especialmente las interracciones interpretativas entre historia e antropología. El carácter profundamente coyuntural de esta elección tiene que ver de igual manera con la evolución experimentada por las otras disciplinas, especialmente por la etnología, que se convierte bajo la influencia de los trabajos de Claude Levi-Strauss en "antropología social" (expresión algo derivada de la correspondiente referencia anglosajona). Está por demás subrayar esta constante irrupción de la actualidad en el quehacer del historiador, en la pregancia del estatuto, de la situación propia del historiador en su interpretación del pasado, lejano o inmediato. Una intervención que se cuestiona, se pone en tela de juicio siempre que se impone una moda a través del uso predilecto de cierto vocabulario.

13 Ahora bien, esta combinación de los métodos posibilita el redescubrimiento de partes hasta entonces marginales del "territorio del historiador" tal como lo caracteriza E. Le Roy Ladurie: comportamientos familiares, relaciones de parentesco, vida cotidiana, aprensión de la muerte, hábitos alimenticios, relaciones entre lo biológico y lo social, interpretaciones de los mitos etc ... para mencionar tan sólo unos cuantos ejemplos que puedan ilustrar este ensanchamiento del campo historico y la escritura de una historia no-oficial, alejada de las perspectivas institucionales o centradas en los acontecimientos exclusivamente.

14Tal orientación se funda evidentemente en los trabajos de la escuela de los Anales y en los estudios por ejemplo de Marc Bloch (Los reyes taumaturgos, Los carácteres originales de la historia rural francesa), quien insistía en el hecho de que, detrás de las mismas instituciones privilegiadas por la historia oficial estaban y actuaban los hombres. Otro tanto reivindica Fernand Braudel en su Vida material y capitalismo, al reunir fuentes cuantitativas y por lo tanto historia económica y social o demografía histórica y reflexión acerca de las categorías del pasado que encierran precisamente estas fuentes (archivos notariales, registros parroquiales por ejemplo).

15Dentro del rubro así definido asoman a grandes rasgos cuatro orientaciones principales: la antropología material y biológica (hábitos alimenticios, percepciones que se tiene del cuerpo y de los medios naturales), la antropología económica stricto sensu (difusión de las técnicas, pautas de consumo) y más recientemente, la novedosa ecología histórica), la antropología social (relaciones de parentesco, estrucutras familiares) y antropología cultural (creencias, manifestaciones de la religiosidad popular, sistemas de valores, representaciones sociales, hasta políticas). Sin lugar a dudas, y salvo contadas excepciones, resulta difícil y carece de sentido desligar una aproximación de otra.

16La pertinencia de esta investigaciones en cuanto a actitudes y sensibilidades colectivas, a las prácticas evidenciadas en el tiempo largo, se refleja en los trabajos sobre la familia (J.L. Flandrin: Familias, parentesco y sexualidad, Barcelona, Grijalbo, 1979), la niñez (Ph. Ariés: El niño y la vida familiar en el antiguo régimen, Madrid, Taurus, 1983), De la muerte y de la devoción barroca (M.Vovelle), el miedo o el pecado (J. Delumeau: El miedo en Occidente, Madrid, Taurus, 1989)), las representaciones del cuerpo (J. Gélis), el rumor (A. Farge), los amores, la vida cotidiana, los ritos y las fiestas, el carnaval (Caro Baroja), el perfume (Alain Corbin: El perfume o el miasma. El olfato y el imaginario social siglos XVIII-XIX, Fondo de Cultura Económica, 1987), las formas de sociabilidad, la locura (M. Foucault, Historia de la locura en la época clásica, México, FCE, 1982)o determinadas categorías sociales: los pobres (B. Geremek) ... Son múltiples las fuentes utilizadas en estos recorridos por las sensibilidades y el imaginario social rescatados de las fuentes históricas y del anonimato que conlleva el olvido (vésase el Queso y los gusanos de Carlo Ginzburg, Barcelona, Muchnik, 1982), terreno por excelencia en el que se va desarrollando la historia de las mentalidades y representaciones: demográficas, medicales, jurídicas, eclesiasticas, etnológicas, sociológicas etc ...

17La crítica reciente de Geoffrey Lloyd (Para demistificar la historia de las mentalidades, Cambridge University Press, 1990) apunta a su falta de causalidad, a la ausencia de hipótesis explicativas, a su plasticidad en definitiva, a su renuencia en introducir un eje causal algo determinista, por lo menos pre-establecido, que vinculara de alguna manera los comportamientos individuales y las actitudes colectivas (ahora bien: no se puede definir a las segundas como la suma aritmética de los primeros, sin que por eso se pueda obviar las relaciones que existen antre ambos). El problema no está resuelto, ni mucho menos, de ahí las críticas recientes, y la naturaleza de un debate que se origina en realidad en el ocaso de las ideologías.

18 La vocación de la historia de las mentalidades, más allá de su aparente ambigüedad, sigue siendo la de unir, matizar, completar las otras aproximaciones, de ahí la amplitud de su campo y su permanente evolución en función de los progresos del conocimiento. En los balances historiogáficos que se suelen hacer periodicamente (véase Hacer la historia (1979, dir. Pierre Nora, J. Le  Goff, 3 vol.),o los recuentos temáticos que son los 5 volúmenes de la Historia de la vida privada (trad. Esp. Madrid, Taurus, 1989) y hace poco: Passés recomposé (Pasados recompuestos)s, Revista Autrement n°150-151, 1995), se inscribe precisamente y con mayor vigencia ahora el  intento por redefinir esta historia o antropología histórica. De ahí la tendencia en reunir "mentalidades" y "representaciones" en adelante, o en preferir la expresión de "antropología histórica", sin rechazar por eso la creatividad, la apertura fundamental y la fluidez de esta aproximación.

19En esta supuesta crisis por la que atraviesa la historia de las mentalidades, en realidad son etapas mas que crisis, abundan los cuestionamientos que forman parte de la (re)escritura de la historia y de lo que el fundador de esta corriente, Marc Bloch, ejemplificó bajo el término de "oficio del historiador". Lo demuestra además el dinamismo de est forma de hacer la historia en América Latina, en cuanto forma de respuesta a no pocos interrogantes surgidos del presente.

Los descubrimientos de América

20La historia de las mentalidades en América Latina, si bien pasó por los mismos escollos o sea la dificultad en definirse respecto a otros campos afines, y en desligarse después de una fase incial de los modelos foráneoos, es realmente la historia de un éxito, de una identidad descubierta, al igual que el "espejo enterrado" de Carlos Fuentes. La historia de un éxito pero también de un recorrido por el pasado y la memoria nacionales, después de varias décadas durante las cuales predominó indiferentemente la historia cuantitativa por no decir económica inspirada por la Escuela de Berkeley, así como otras tantas orientaciones procedentes de Estados Unidos. Siendo el último ejemplo la historia del género, o sea otra modalidad, "politicamente correcta", de aprender las relaciones interhumanas. Hay que destacar por lo consiguiente en este aspecto el papel pionero que desempeñó realmente desde los años setenta México, con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y su Seminario de Historia de las Mentalidades, gracias al cual se dio origen a una fecunda corriente historiográfica que contribuye en un saludable rescate de las memorias de las múltiples identidades étnicas que conforman el país.

21Una de las características de la escuela mexicana es en efecto, y no es ninguna casualidad, su ubicación temporal: inspirada por los trabajos de varios historiadores franceses del Antiguo Régimen, privilegia de manera lógica el periodo colonial, lo que quizás contribuyó en evitar el efecto de moda, que tan a menudo acaba con aproximaciones o temáticas novedosas. Ahora bien, los límites propios del género y el "reparto" interno al territorio del historiador quizás pueda explicar esta mejor definición en el caso mexicano. México ocupa en efecto otro lugar destacado en lo que se refiere a la historia de las ideas, especialemente para los siglos XIX y XX, sin por eso dejar de lado la historia intelectual y la historia política. Tiene como consecuencia el hecho de que, hasta una época muy reciente, la tendencia dominante no era a favor del estudio de la esfera de lo cotidiano, salvo excepciones, sino en provecho de las orientaciones que acabamos de señalar. Algo distinto sucede con el periodo colonial, más "libre" en un principio, pero que, sin embargo, tuvo que contar en un primer momento con la imponente presencia de la "historia de las religiones". Tal fue en efecto la primera denominación del referido seminario: "seminario de historia de las mentalidades y religión en México colonial" así como la orientación enarbolada por la primera publicación colectiva de este grupo, Familia y sexualidad en Nueva España. Después de varias referencias, explícitas, a unos géneros próximos - habria que mencionar también, en este orden de ideas, a la historia de la mujer, a la historia de la sexualidad, a la demografía histórica, a la historia social especialmente en su vertiente urbana (gracias quizás a la mejor conservacion y por lo tanto a la mayor accesibilidad de las fuentes, tal como lo demuestra el libro de Juan Javier Pescador, De bautizados a fieles difuntos. Familia y mentalidades en una parroquia urbana: Santa Catarina de México, México, El Colegio de México, 1992), o también a la historia del libro, parece ser que la historia de las mentalidades adquirió poco a poco unos contornos mejor definidos alo largo de estos años, y por más que se hayan dado interferencias entre estas aproximaciones (véase Familia y poder en Nueva España, 1991). Es sin embargo en esa precisa medida que la historia de las mentalidades participa - en el mejor sentido de la palabra - de la llamada historia cultural (tal es la denominación anglosajona del género ...), y de la "antropología histórica" tal como se llegó a definir en Francia. La indefinición primaria se ha superado, lo mismo que se ha aceptado la aparente "fragmentación" de esta aproximación.

22Junto al papel pionero del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), habría que destacar también El Colegio de México, en la medida en que esta institución desempeñó un papel fundamental en ese aspecto en la formación de los historiadores latinoamericanos en general. Luego vendría, dentro de esta cronología de los estudios dedicados a la historia de las mentalidades, la escuela brasileña, y últimamente, de Venezuela. Para el conjunto del área latinoamericana colonial, ciertas fuentes merecieron especial importancia : así por ejemplo las fuentes inquisitoriales, eclesiásticas, que permiten hacer hincapié tanto en el discurso moral como en las respuestas, transgresiones o adaptaciones del mismo (véase una de las publicaciones de mayor éxito del Seminario de Historia de las Mentalidades, De la santidad a la perversión o de porqué no se cumplía la ley de Dios en la sociedad novohispana, México, Grijalbo, 1986 o más recientemente, para Brasil, el estudio de Ronaldo Vainfas, Trópico dos pecados. Moral, sexualidades e Inquisição no Brasil colonial, Rio de Janeiro, Campus, 1989) y por más que se puedan utilizar otro tipo de fuentes, de orden cualitativo como lo son en mayor grado los testamentos, o bien cuantitativo : las fuentes de fiscales (de Real Hacienda) arrojan a veces datos de singular significado para la historia de las representaciones y modelos culturales. Los temas que hasta la fecha más que han tomado en consideración nos remiten a fenómenos tales como la hechicería, cuya infracción y práctica llega a ser uno de los componentes de un sistema normativo general; las desviaciones y los mecanismos de transgresión aprovechando ciertos planteamientos "liberales" de la Iglesia: amancebamiento, bigamia, prostitución y lenocinio, sodomía, pecados diversos, embriaguez, circulación del libro, bailes pecaminosos, tales como los "practican" los distintas categorías socio-étnicas y que se inscriben en las respectivas memorias de estos grupos.

23La historia de las mentalidades es una historia joven en América Latina, de ahí esta necesidad que hay en diferenciarla de otras maneras de hacer la historia, por ejemplo de la historia de las ideas, más desarrollada en todo caso para los siglos XIX y XX, de la historia de la religion, de la demografía histórica o de la historia de la mujer y de su avatar más reciente, la historia del "género", para mencionar tan sólo unas maneras de "hacer la historia". Por su insistencia en el periodo colonial, mundo a la vez extraño y familiar al historiador, da pié por otra parte a una reescritura del pasado colonial, en contra también de las múltiples "leyendas negras "que afloran en las interpretaciones del mismo. La elección de fuentes manuscritas, especialmente de los textos normativos religiosos (Reales Pragmáticas, Constituciones sinodales etc ...) o de los códigos jurídicos, la confrontación permanente con una gran variedad de fuentes tuvo como consecuencia un cuestionamiento permanente de los enfoques adoptados por los autores y la puesta en perspectiva de temas bien definidos (así como por ejemplo, familia Y poder), de las normativas coloniales y de las consiguientes desviaciones, comportamientos ilícitos o situaciones conflictivas, de las respuestas cotidianas a unos fenómenos hasta entonces pasados por alto por la "historia oficial", a través de los comportamientos ostentados tanto por el aristócrata o el ministro de la Corona, como por el esclavo o el artesano, la india o las "primeras damas", comportamientos y actitudes reveladores de una sensibilidad colectiva. Las historias de honor como las historias de pecados, de vidas "díscolas" de los unos o de los otros, de las pasiones y vivencias individuales o del imaginario colectivo, el recorrido por los espacios de la criminalidad urbana, el escrutinio de la vida de las parroquias, el rescate de las creencias populares, de "los de abajo", por el significado de los símbolos exteriores, de las apariencias, y de los ceremoniales, de las tensas relaciones entre poder y justicia, confluyen en una reevaluación de este tiempo perdido. Ahora bien, estos desafíos de los ritmos cotidianos en escasas oportunidades habían merecido la atención de los estudiosos y requieren análisis pormenorizados. Entre estas tendencias más significativas de la historia de las mentalidades, hechas explícitas a través de los títulos publicados hasta ahora, una de las más prometedoras quizás sea la reinterpretación el origen de la Independencia. Más allá de las rupturas cronológicas y del culto a los héroes nacionales ejemplificadas por las historias oficiales, la historia de las mentalidades insiste en la pregnancia y evolución propia de los los modelos sociales y culturales. En este sentido, facilita sin lugar a dudas una lectural plural de la sociedad indiana en vísperas de la Independencia, a la par que restituye las tensiones, los ritmos y las sensibilidad de una sociedad del Antiguo Régimen.

Haut de page

Bibliographie

Para las referencias generales y latinoamericanas:

ALBERRO, Solange, "La historia de las mentalidades: trayectoria y perspectivas", Historia Mexicana, n°156, julio-sept. 1992, pp. 331-351.

LANGUE, Frédérique, “La historia de las mentalidades y la América colonial (América española, Brasil). Selección bibliográfica”, REDIAL. Revista europea de información y documentación sobre América Latina,  Paris/Madrid, 1994, n°4, pp. 77-118.

México:

Seminario de Historia de las Mentalidades*, Familia y sexualidad en Nueva España, México, SEP, 1982; La memoria y el olvido. Segundo Simposio de Historia de las Mentalidades, México, INAH-SEP Cultura, 1985 ; De la santidad a la perversión o de porqué no se cumplía la ley de Dios en la sociedad novohispana, México, Grijalbo, 1986; Del dicho al hecho. Transgresiones y pautas culturales en Nueva España, México, INAH, 1989; El afán de pecar y el deseo de normar: ideologías y comportamientos familiares y sexuales en el México colonial, México, Moritz, 1988; Familia y poder en Nueva España. Memoria del Tercer Simposio de Historia de las Mentalidades, México, INAH, 1991; Amor y desamor. Vivencias de parejas en la sociedad novohispanas, México, INAH, 1992.

Venezuela:

PELLICER, Luis Felipe, La vivencia del honor en la Provincia de Venezuela 1774-1809. Estudio de casos, Caracas, Fundación Polar, 1996, 146 pp.

PINO ITURRIETA, Elías, La mentalidad venezolana de la emancipación (1810-1812), Caracas, UCV, 1971, 259 pp. (reed. Caracas, Eldorado, 1991).

PINO ITURRIETA, Elías, Contra lujuria, castidad. Historias de pecado en el siglo XVIII venezolano, Caracas, Alfadil Ediciones, 1992, 141 pp., col Trópicos.

Pino Iturrieta, Elias, Ventaneras y castas, diabólicas y honestas, Caracas, Planeta, 1993, 143 pp.

Pino Iturrieta, Elias (coord)., Quimeras de amor, honor y pecado en el siglo XVIII venezolano, Caracas, Planeta, 1994, 290 pp.

Revistas venezolanas que han publicado articulos sobre el tema: Tierra Firme, Tiempo y Espacio, Boletín de la Academia Nacional de la Historia.

Haut de page

Notes

*  N.B.: las publicaciones del Seminario de Historia de las Mentalidades del INAH aparecen mencionadas a veces bajo el nombre de su coordinador, Sergio ORTEGA NORIEGA o de S. ALBERRO et alter.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédérique Langue, « La historia de las mentalidades y el redescubrimiento de las Américas », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Bibliothèque des Auteurs du Centre, Langue, Frédérique, mis en ligne le 24 janvier 2006, consulté le 24 mai 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/1171

Haut de page

Auteur

Frédérique Langue

CNRS

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page