Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

O’Higgins, Carrera y Rodríguez: el bueno, el malo y el feo de la Independencia chilena. Primer balance de la teleserie histórico-farandulera. Héroes, TVN, Chile, 2007

[09/12/2007]

Entrées d’index

Mots clés :

héroes

Keywords :

Chile

Chronologique :

siglo XIX

Palabras claves :

padres de la Patria
Haut de page

Texte intégral

1Los bicentenarios de las declaraciones de Independencia política de las colonias españolas de América han sido el motivo para que varios países del continente se vuelquen a la recreación de “episodios históricos” a través de medios masivos de comunicación. El cine y televisión, entre otros, están invadidos de relatos que visitan nuevamente, esta vez con fervores de magno aniversario y nostalgias fuertemente admirativas, el período en que las colonias de ultramar rompen el vínculo con la España matriz. También surgen, menos mal, las interrogaciones acerca de la trascendencia y la importancia de mirarse, todavía, como países forjados en la guerra contra los sostenedores de siempre, paridos varonilmente como patria infantil y antigua a la vez, como sociedad con proyecto, como camino político a construir en orden y progreso o a tirones contra los opresores.

2La serie de largometrajes televisivos que recrea la biografía de algunos hombres distinguidos como héroes nacionales, que exhibe mensualmente Televisión Nacional de Chile desde de abril de este año, es el primero de los proyectos mencionados que se muestra en mi país. El criterio selecciona figuras de varones cuyo rol ha sido recordado por casi todos los historiadores republicanos como trascendental para el destino de la nación. La apuesta recrea periodos de la vida de cada uno que los muestren en sus estampas de hombres valientes, heroicos, entregados desde sus humanidades defectuosas a la causa, dando lo mejor de sí para contribuir al “bien y al futuro de Chile”.

3Los estereotipos manidos resurgen, aparentemente inevitables. Aparte de la difícil selección de los protagonistas finalmente escogidos, está la ardua tarea de lidiar con las etiquetas y  agujeros de las narraciones edificantes, toscamente construidas sobre realidades complejas manipuladas a placer. O’Higgins, superpuesto ambiguamente con un Padrino italiano y su acordeón o un escocés perdido en el pacifico sur, oscila entre el huacho, el padre de la patria y el dictador. Carrera y su estampa apolínea de semidiós errante con la mente siempre lejos del suelo, queda atrapado en su aristocracia pudiente, su visión planetaria que lo lleva a hacer solitarias gestiones ante Estados Unidos y la marginación asesina. Rodríguez, rebelde y guerrillero, frustrado sueño de energía vital y creatividad, aparece fugaz como lo que no pudo y nunca podrá ser en este Chile tan correcto y pacato que parece que fuéramos.

4Mi país, accidentalmente piloteado por una mujer a la que no cesan de ponerle obstáculos en el camino (y en esto no se queda nadie, participan los suyos y los no suyos), perfila hoy su sombra orgullosa en medio de un continente que siempre le fue difícil de abarcar desde el rincón que nos vino a tocar en gracia. No necesito ser varón ni militar para comprender la trascendencia que puede tener para el relato de un Chile glorioso y triunfante la reafirmación de un pueblo esforzado, pionero y sacrificado. Me basta con ser mujer e historiadora para medir la necesidad que tienen muchos de insertar el requerimiento, en las memorias y en las pulsiones de mis conciudadanos, de una necesidad vital de belicosidad, de una prioridad flotante de combate, de una justificada lucha semi–fratricida por el bien común. De otro modo no se entiende que Chile, colonia de frontera con un ejército permanente, heredero de una guerra invasora por causa del salitre y de la dictadura militar de Pinochet (entre otros varios equipajes que alimentan nuestro recorrido) destine el 20% del presupuesto nacional a la defensa del territorio y sea percibido por sus vecinos como el más poderoso del sector.

5Siempre es un enorme gusto saber que hay interés por detenerse a considerar el pasado. También es un agrado constatar que se pueden destinar talentos y presupuestos a recrear momentos y a revivir personas que pueblan nuestra genealogía. Pero este comienzo, que espero no sea sólo un impulso patriotero que se borre apenas terminen los dineros de cuanta “comisión bicentenario” se haya creado, debe profundizar en su mirada para generar una reflexión de sociedad acerca de lo que hemos sido y estamos siendo. Es una oportunidad mayúscula de insertar la mirada seria, honesta, valiente, crítica, asertiva, tolerante y dialogante con nuestro pasado y con nuestro presente, con nuestros vecinos, con nuestros habitantes y con nosotros mismos. De enfrentar las heridas, de recoger las frustraciones, de abordar las rabias contenidas y las desbordadas. De mirarse sin trampas ni caretas y de atreverse a nombrar todo lo que el silencio, la vergüenza y la conveniencia han obligado a ocultar. La caricaturización es un método y el bicentenario una excusa; la tarea es agitar nuestros panteones, colgar los uniformes y dejar de jugar a la guerra para mirar de frente a los hombres y mujeres – ¿hasta cuando las relegan a madre/esposa/amante? – que poblaron nuestro suelo, que vivieron y murieron en él, que hablaron, pensaron, lloraron y rieron en él.

6Y de paso, insistir en que los chilenos no quieren sólo “saber” historia como si se tratara puramente de datos, fechas y nombres que “hicieron” al país, sino comprender y pensar de otro modo sus propias realidades. Una revisión profunda de los bicentenarios debiera ser capaz de motivar una reflexión pertinente y constructiva al presente y no sólo recrear episodios bélicos emotivos que involucraron a los “padres de la patria” –qué asociación mas desafortunada y relamida, ya es tiempo de bajarla del escenario– o informar con datos nuevos acerca de algunos de sus más reconocidos protagonistas. Estoy convencida de que los chilenos no esperan “verdades” ni “claridades” sino elementos para construir sus propias visiones y plantear sus propias preguntas. De otro modo, me parece, es volver a creer que necesitan de guía y de orientación, ideas peligrosamente cercanas a la censura y a la tutela intelectual, las que espero de una buena vez comencemos a dejar atrás.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « O’Higgins, Carrera y Rodríguez: el bueno, el malo y el feo de la Independencia chilena. Primer balance de la teleserie histórico-farandulera. Héroes, TVN, Chile, 2007 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2007, mis en ligne le 09 décembre 2007, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/12722

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page