Navigation – Plan du site
Juan Camilo Escobar

La fotografía familiar, un archivo para la historia.

08/02/2005

 En el año de 1996 se realizó una exposición dedicada a los "Archivos familiares de Antioquia" en la Universidad Eafit de Medellín. En ella la fotografía tenía un espacio muy importante porque los organizadores, los profesores de historia de Colombia del Departamento de humanidades y sus estudiantes, encontraron valiosos materiales visuales relativamente ignorados por sus propietarios. La exposición se organizó también con documentos escritos (correspondencia, diarios personales, recetarios, cuadernos de colegio, etc.) y algunos objetos de la historia familiar de los estudiantes (pinturas, bordados, radios, discos, etc.). La exposición fue visitada por el señor Oscar BOTERO, director de Viztaz, taller de la imagen. Allí, entre comentarios y sugerencias, surgió la idea de recolectar en la ciudad de Medellín, en forma amplia y masiva, las fotografías que reposan en los armarios y albums familiares. El señor BOTERO se puso al frente de esta iniciativa y con el personal de su compañía inició una gran campaña por medio de la prensa, la televisión y la radio para que los ciudadanos llevasen a los puntos de recolección sus fotografías y allí fuesen escaneadas. La propuesta de inventariar la mayor cantidad de fotos desde los primeros retratos de mediados del siglo XIX hasta la actualidad, permitió que la gente de Medellín, de todos los estratos sociales, participaran en esta tarea y que posteriormente se pudiera realizar una labor de clasificación y análisis de este gran corpus de imágenes, aproximadamente unas 17.000 mil fotografías quedaron escaneadas en los archivos de Viztaz.

 En asocio con algunos historiadores, antropólogos y sociólogos de la ciudad se llevó a cabo un proceso de interpretación de lo que a partir de ese momento se constituyó en un patrimonio visual de la región de Antioquia en general y de la ciudad de Medellín en particular. Los señores de Viztaz presentaron finalmente una exposición en el Palacio de la Cultura de Medellín en 1998 y elaboraron un sitio en Internet para que este material pueda ser visto mundialmente. La exposición ha circulado por diferentes ciudades en Colombia y ha permitido nuevos trabajos que pueden ser consultados en el sitio Internet de Viztaz.

 Invitamos a los lectores de nuestra revista electrónica para que se acerquen a este sitio, www.viztaz.com.co , y piensen en la posibilidad de que esta iniciativa se pueda repetir en cualquier ciudad donde la modernidad haya llevado también la cámara fotográfica en el transcurso de los siglos XIX y XX.

 Nos parece importante destacar que lo que Viztaz ha propuesto es ante todo el tratamiento de la fotografía como un archivo histórico con el cual se puede hacer investigación sobre el pasado más allá de la simple ilustración para el mejor brillo de los libros de historia. La fotografía familiar es, así como lo puede ser la pintura, el vídeo casero a partir de los años 1930, un fondo patrimonial y documental para el conocimiento del pasado. Por ello, vale la pena promover la conservación de todo tipo de imágenes, sin las cuales estaríamos renunciando a una gran vía de conocimiento de la vida de las sociedades. Las imágenes fotográficas nos interesan porque en ellas la historia se muestra como en cualquier otro documento escrito, en ella, son el testimonio de una mentalidad, de un imaginario, de un sistema de valores y de un sin número de aspectos sociales que hacen la historia cada vez más interesante.

 Las fotos recolectadas fueron, en la medida de lo posible, reseñadas con un código y archivadas con una ficha que permite conocer datos sobre su propietario (nombre y coordenadas domiciliarias) y sobre la foto (fecha, personajes presentes en ella, fotógrafo, etc.). También incluye ésta una autorización para que Viztaz pueda publicar la fotografía. El trabajo de Viztaz continua e intenta llevar su experiencia no sólo a otras ciudades de Colombia sino también de Latinoamérica.

Haut de page