Navigation – Plan du site
El conflicto de las papeleras entre Uruguay y Argentina – Dossier coordinado por Juan Carlos Garavaglia y Denis Merklen
Dolores Linares

Las fronteras argentinas en el contexto de la integración regional: el caso Posadas-Encarnación

[17/01/2008]

Résumés

Las transformaciones económicas y territoriales producidas en el marco del proceso de integración del Mercosur han influido notoriamente en aquellas zonas donde las sociedades de los distintos países miembros se encuentran cara a cara: en las fronteras. En estos territorios de características especiales, los conflictos sociales adquieren una relevancia internacional, como bien lo demuestra el denominado “conflicto de las papeleras”, que involucra a dos países miembros del MERCOSUR, Argentina y Uruguay. Sin embargo, este no es el primer caso de conflicto social transfronterizo en la Argentina. En este artículo nos proponemos observar de qué manera la inauguración de un puente y las reformas aduaneras y legales que éste conlleva, pueden transformar las maneras de vivir y relacionarse en otro espacio fronterizo argentino, la frontera argentino-paraguaya. El puente que une la ciudad argentina de Posadas con su vecina paraguaya de Encarnación es, desde 1992, escenario de manifestaciones sociales transfronterizas que involucra a parte de las sociedades de ambos países. Nuestro interés se centra principalmente en encontrar pistas de análisis para comprender un conflicto social que se manifiesta a través de bloqueos de un puente internacional y el papel que juega y ha jugado el Estado Nación en las zonas fronterizas argentinas
Haut de page

Texte intégral

“Nosotras llevamos verduras, porotos, choclos y estos gendarmes y los personales de Migraciones nos dicen que no tenemos derecho, que nosotros le estamos sacando la comida a los argentinos, nos insultan con cosas así”. (Pasera anónima, Puente de Encarnación durante un bloqueo. Diario La Nación, Asunción, Paraguay, 12/11/2003.)

“Vamos a pedirle que los argentinos ya no vengan a avasallar, a atropellar nuestra soberanía”. (Inocencia Pineda, Presidenta del Sindicato de Revendedoras de Itapúa. Diario La Nación, Asunción, Paraguay, 30/03/2004.)

Introducción

1Los puentes internacionales argentinos se están transformando no sólo en el escenario de las protestas sociales de los habitantes fronterizos, sino también en territorio de apropiación, de disputa y de poder. Ahora bien, la modalidad de “bloqueo de puente” internacional como modo reclamo social no comienza en el 2003 con el actual conflicto que separa a Argentina y Uruguay en la Corte Internacional de Justicia –conocido comúnmente como “conflicto de las papeleras”– sino que se trata de una práctica llevada a cabo en otras zonas fronterizas desde hace más de 15 años. Efectivamente, en la provincia argentina de Misiones el puente que une a su ciudad capital, Posadas, con la ciudad paraguaya de Encarnación se ha transformado en el eje de las reivindicaciones sociales de un conflicto transfronterizo que se remonta a 1992. Y si bien los “bloqueos” en este caso no han sido tan prolongados1 como los realizados en los pasos fronterizos que vinculan a la Argentina con el Uruguay, a partir de los mismos han surgido reivindicaciones de características identitarias y nacionalistas que oponen a los habitantes de las dos orillas del puente. Aunque originariamente los cortes hayan surgido a causa de reclamos sociales y económicos (derecho al trabajo “transfronterizo”, mayores controles aduaneros y garantías económicas) las continuas apelaciones a “lo nacional” fueron generando un ambiente de desconfianza, recelo y rechazo que ha terminado por influenciar negativamente en las políticas estatales.

2Por otra parte, las políticas del Estado nacional destinadas a promover el desarrollo demográfico, económico y social de las zonas fronterizas han sido modificadas en los últimos años. La casi “tradicional” presencia estatal en las fronteras argentinas ha mutado hasta quedar circunscripta solamente a la gestión de los controles aduaneros y comerciales intra-Mercosur. Observamos que mientras la República Argentina tiene como objetivo político abandonar la vieja lógica de confrontación con sus países vecinos –que hacía necesaria las “políticas fronterizas”– para priorizar el proceso de integración del MERCOSUR, los habitantes de sus fronteras reestablecen la separación y la enemistad. Frente a esta situación, pareciera que la capacidad de acción del Estado ha quedado sumamente reducida.

3En este artículo buscaremos analizar la problemática fronteriza argentina tomando como caso testigo aquel de “Posadas- Encarnación”, con el objeto de encontrar pistas de análisis que nos ayuden a comprender las dinámicas que involucran a actores diversos –como organizaciones sociales o estatales– en un territorio de por sí complejo como lo son las fronteras nacionales.

Los primeros “bloqueos”

4A principios de 1992, hombres y mujeres de la ciudad de Encarnación se reunían en la frontera argentina-paraguaya para cortar aquello que hacía dos años había los había “unido”: el puente internacional “San Roque González de Santa Cruz”.2 Después de la inauguración auspiciosa del puente, que significaría la “unión natural de un solo pueblo, de un pueblo hermano”3, las manifestaciones sociales hicieron notar que, en vez de fraternidad, el encuentro de los supuestos “pueblos hermanos” traía aparejado el conflicto social.

5La decisión sobre la construcción del puente internacional fue negociada por los dos países en el marco legal de los acuerdos por la construcción de la represa de Yacyreta en los años 70’s.4 Su inauguración, sin embargo, se pudo realizar recién el 2 de abril de 1990 y estuvieron presentes el acto el entonces Presidente de la Rebública Argentina, Carlos Menem y el de la República del Paraguay, Andrés Rodríguez, quienes en sus discursos apelaron a la unión “natural” de los pueblos hermanos y de las ciudades “gemelas” de Posadas y Encarnación.

6La fisonomía del río y sus orillas cambiaba. Ya no circulaban tantas lanchas llevando y trayendo gente y autos de un lado a otro del río. El puente agilizaba y facilitaba los cruces, los intercambios y, con ellos, el pequeño contrabando. En efecto, hasta el 2 de abril de 1990 el cruce del río se realizaba solamente a través de embarcaciones –en su mayoría precarias– que implicaban el transporte de seiscientas mil personas anualmente en cada dirección. Con el puente internacional, el cruce se intensificó hasta llegar a su pico en 1995 con el traspaso de cuatro millones de personas anuales. Ahora bien, la mayoría de estos cruces no responden solamente al turismo sino a intereses económicos y comerciales. La frontera argentina-paraguaya no es ajena, ni lo ha sido en el pasado, al pequeño contrabando de mercancías. Dependiendo de la tasa de cambio y la diferencia cambiaria entre los dos países, aumentan o disminuyen las prácticas de contrabando transfronterizo, que vienen siendo realizadas desde mucho antes de la construcción del puente.

7Una de estas prácticas es la de las paseras5, que compran –o simplemente “pasan” los que otros compran– la mercadería en Encarnación para venderla en el Mercado La Placita del centro de Posadas sin pagar las tarifas aduaneras. Asimismo los taxistas, tanto en motos como en automóviles, una vez construido el puente comenzaron a practicar el pequeño contrabando de mercaderías con sus vehículos. La construcción del puente cambió notablemente la cantidad y la dimensión del tráfico. Pero además facilitó el cruce para aquellos posadeños que, viendo reducida su capacidad de compra –producida a causa de las reformas económicas ocurridas a partir de 1991en argentina– preferían hacer sus compras básicas en los mercados de encarnación. Idas y vueltas de personas que significaban también ganancias y pérdidas económicas para distintos sectores de las sociedades involucradas.

8Con esta nueva masividad en el afluente de personas “comerciando ilegalmente” a través de la frontera, los comerciantes posadeños comenzaron a reclamar a las autoridades un mayor control aduanero y beneficios para la compra-venta “nacional”, dadas las “asimetrías de la competencia desleal”6. Además del tráfico de las paseras - que comprendía artículos de tocador, verduras y frutas o pequeños electrodomésticos - se sumaban el tráfico de combustible por parte de taxistas o los mismos posadeños, que preocupaba a las autoridades del gobierno central. Finalmente, los controles en la aduana se hicieron más severos y ello produjo el primer corte del puente por parte de las paseras y taxistas paraguayos en 1992.

9Después de los primeros cortes de ruta, que duraban medio día, no se hicieron esperar los comentarios discriminatorios en la prensa escrita de la ciudad de Posadas y en los comunicados del Gremio de Comerciantes posadeños. Las paseras y taxistas que cortaban el puente eran calificados como “secuestradores”, es decir, criminalizados, dado que no permitían la salida del país de residentes argentinos, pero también eran criminales por querer traspasar ilegalmente la frontera, o por querer vender artículos de “dudosa” calidad. A la criminalización del movimiento de paseras le siguió la discriminación por su condición de mujeres, por pobres, por indígenas.7 Las paseras, por su parte, reclamaban su derecho al trabajo que a partir del puente había cambiado, encontrando mayores controles por parte de la Aduana Argentina. Además reclamaban tratos “humanos” por parte de la gendarmería argentina, encargada del control en la cabecera del puente. También allí aparecieron discursos discriminatorios hacia el pueblo argentino junto a reivindicaciones sociales e identitarias.8

10Hacia 1994, los reclamos por malos tratos que realizaban las paseras y taxistas tuvieron un objetivo claro, la destitución del jefe de la Aduana Argentina Rolando Mac Lean, quien imponía “mano dura”9 en los controles aduaneros, obligando incluso a los paraguayos a desvestirse para mostrar si llevaban consigo o no mercaderías de contrabando. La presión de las paseras y taxistas hacia el gobierno paraguayo terminaron por movilizar la cúpula política del país. En esa oportunidad, del Jefe del Sindicato de Taxistas de Encarnación amenazó, en caso que no se destituyera a Mac Lean, con “cerrar el puente con piedras y cemento, en forma definitiva”.10 Finalmente, el propio presidente de Paraguay, por entonces Juan Carlos Wasmosy, solicitó a su par de Argentina, Carlos Menem, el relevo del funcionario de la aduana, quien finalmente fue trasladado en 1996 a un paso fronterizo menos transitado.

11Paralelamente, en 1995 fueron los mismos gremios de comerciantes posadeños quienes decidieron imitar el accionar de las paseras y taxistas y cerraron el puente durante 8 horas reclamando mayores controles aduaneros y oportunidades comerciales, para terminar con la “competencia desleal”. La modalidad “ilegal” – de “secuestradores” – que había sido criticada anteriormente se transforma entonces en una herramienta propicia para llamar la atención de las autoridades tanto locales como nacionales.

12Finalmente, en lo que respecta a los sucesos conflictivos en este paso fronterizo, en el año 2005 los bloqueos al puente fueron ocasionados por la profundización de los controles bromatológicos por parte de la aduana argentina, que perjudicaba a aquellas paseras que intentaran ingresar al país productos orgánicos. Recientemente, en mayo de 2007, se ha terminado de construir un enorme vallado de metal para “impedir que las paseras expulsadas por contrabando se fuguen hacia la cuidad”11 de Posadas. Las fronteras parecen volver a cerrarse…

13Observamos así cómo un conflicto social originado inicialmente por cuestiones comerciales y aduaneras ha logrado generar manifestaciones sociales y reivindicaciones identitarias que enfrentan a dos ciudades recientemente “unidas” por un puente internacional. Este tipo de prácticas eran en 1992 totalmente inéditas, y los conflictos sociales que han surgido en las fronteras después de estos episodios lo son también por su magnitud y duración, ya que aún no se prevé una solución en el corto plazo. Sin llegar a la violencia entre ellos, los grupos sociales involucrados continúan su lucha a través del puente y los mercados locales, abren y cierran vías de negociación, se vinculan y desvinculan con los gobiernos locales a fin de lograr mejoras en su situación, y refuerzan sus reivindicaciones identitarias para legitimar su lucha. Los bloqueos por parte de estos movimientos sociales – que podríamos llamar, siguiendo a Alain Touraine, anti-movimientos sociales12 –  pueden ser considerados como un intento de visibilizarse frente a políticas estatales (e internacionales, tangencialmente) que, habiendo sido diseñadas en los centros políticos del país, no han tenido en cuenta las posibles consecuencias negativas que sus aplicaciones podrían conllevar.  

14Ahora bien, estas relaciones intersocietales13 son en sí mismas un fenómeno novedoso e incierto para la región, con escasa tradición en Sudamérica, ya que la rivalidad político-diplomática e incluso militar y la política exterior aislacionista argentina desalentaron durante un largo período de tiempo el conocimiento y la integración entre las sociedades. A partir de 1991 se hizo evidente la importancia y densidad de las relaciones transnacionales y transfronterizas debido a los movimientos migratorios y las acciones y reacciones sociales hacia los cambios económicos y geográficos consecuencia del proceso de integración del MERCOSUR.

15La nueva vinculación territorial y social, mediante la construcción de caminos y puentes internacionales dio inicio a una reconfiguración de la problemática relación “Estado-nación- sociedad”, que se hace visible allí donde las sociedades se entrecruzan, en las fronteras. Las políticas de integración impactan sobre los imaginarios sociales acerca de la regionalización con mayor fuerza en las zonas fronterizas que en las metrópolis. Porque son las fronteras mismas las que están siendo rediseñadas, dado que es más que una división política lo que está en juego en esta redefinición.  Porque las fronteras pueden ser todavía barreras arancelarias, migratorias pero también identitarias.

16Cabe preguntarse entonces cual es la originalidad académica del territorio fronterizo como objeto de estudio de las ciencias sociales y qué pistas de análisis podemos encontrar a partir de los aportes de diversas disciplinas sobre las cuestiones fronterizas. Por otra parte, para el estudio de este caso en particular, creemos necesario observar cuáles fueron las políticas llevadas a cabo por el Estado argentino para delimitar su territorio nacional y qué influencia tienen hoy en la configuración de este tipo de conflictos transfronterizos.

Fronteras, identidad y nación: las marcas de los territorios

17El estudio de las fronteras, objeto relativamente reciente para la disciplina de la geografía, ha dado lugar a la proliferación de análisis académicos, sobre todo en geopolítica, derecho internacional, historia y sociología. Para poder analizar la formación y las características actuales de las fronteras argentinas, es menester clarificar los conceptos de frontera de tal manera que puedan dar cuenta de las complejas redes de relaciones desarrolladas en estas zonas. Si comprendiéramos a la frontera a partir de los postulados del derecho internacional, es decir, como la línea divisoria internacional que indica una demarcación geográfico-política entre un país y otro, nuestro análisis se agotaría en las relaciones político-económicas argentino-paraguayas. Sin embargo, nuestro interés es poder resaltar las implicancias históricas, políticas y sociales que este “limite geográfico-político” comporta. De esta manera podríamos decir, en principio, que las fronteras (o las fronteras nacionales) «sont des structures spatiales élémentaires, de forme linéaire, à fonction de discontinuité géopolitique et de marquage, de repère, sur les trois registres du réel, du symbolique et de l’imaginaire. La discontinuité joue entre des souverainetés, des histoires, des sociétés, des économies, des États, souvent aussi – mais pas toujours – des langes et des nations. »14

18Estas tres dimensiones de la frontera, la real, la simbólica y la imaginaria, hacen referencia a un espacio geográfico que va más allá de una línea divisoria, de una marca territorial. Por lo tanto, nos proponemos repensar la frontera como un espacio donde entran en juego no sólo las decisiones políticas de dos Estados-Nación, sino también la historia de esas decisiones y su repercusión en la vida de las sociedades fronterizas, en su “habitar la frontera”, así como en las representaciones producto de su “espacio vivido”15 fronterizo. Buscaremos entonces una óptica que nos permita entrelazar las dimensiones del concepto de frontera para así comprender la problemática fronteriza en un sentido más amplio.

19En este sentido, resulta importante tener en cuenta que las fronteras no son sólo nacionales. Si bien es cierto que desde la geopolítica o el Derecho Internacional se ha vinculado la noción de fronteras únicamente al Estado-Nación, existen autores que las conciben como una forma más de los límites con los cuales deben vivir los hombres, no sólo en relación al Estado sino también a la necesidad individual de “poner límites”16. Respecto de la dimensión real de la frontera, la encontramos estrechamente unida a la noción de territorio, la cual se relaciona a su vez con la apropiación del espacio por parte de la acción de los grupos humanos. Que un grupo humano “limite”, “corte” y/o “divida” constituyen per se prácticas de territorialización. Pero el territorio se vincula asimismo con el factor temporal de la vida social, con el tiempo a largo plazo y con el poder. El territorio traduce un modo de separación y control del espacio garantizando la especificidad, la permanencia y la reproducción de los grupos humanos que lo ocupan.17 Y es en esta dimensión política del territorio donde encontramos la formación Estatal y su “marca del espacio y en el espacio”, la frontera, atravesados ambos por el factor temporal. La marca no es eterna, no es un signo dado e inalterable. El carácter dinámico de la frontera deviene de ser también ella misma una construcción social. La frontera nacional es así el resultado de las complejas relaciones de los hombres en su afán de apropiación territorial para extender su poder político sobre otros grupos, para delimitar su espacio de soberanía y de control.

20Por otra parte, existe en la frontera nacional una separación entre la “línea de demarcación” y la “zona de frontera” que da lugar a diversas interpretaciones haciendo de esta franja territorial un espacio sumamente original. La línea de demarcación puede ser observada desde este punto de vista como un corte en el territorio, algo que queda trunco, que marca sólo la separación, la diferencia, el límite territorial, político y social de un espacio determinado. Pero también, resaltando la zona de frontera como interfase, podemos observar un espacio de contacto, de permeabilidad, de relaciones sociales transfronterizas, en donde el límite –que puede ser a la vez temido, ignorado, transgredido- se transforma en el elemento aglutinador de dichas relaciones. Llamaremos entonces zona transfronteriza y no zona de frontera a esta franja territorial que envuelve a la línea de demarcación, con el fin de hacer foco en las relaciones sociales transfronterizas que involucran a los dos costados de la frontera nacional y sus respectivos habitantes.

21En nuestro caso de estudio remarcamos el surgimiento de reivindicaciones que hacen referencia a una “identidad nacional” por parte de los habitantes de la frontera argentina. En efecto, las reivindicaciones identitarias en este caso se relacionan a veces por lo nacional, es decir, el “ser argentino”. Sin embargo, según el momento y los intereses de los grupos involucrados en los conflictos, hay ocasiones en que el eje aglutinador de la identidad es regional, el ser “misionero”, o se llega incluso a recurrir a atributos morales o éticos, como el ser “organizado y limpio” o “respetuoso de la ley”18, que a simple vista no denotan una connotación nacionalista, aunque sí se diferencia con “el otro” desde una lógica de discriminación y rechazo. La diferenciación en la frontera misionera combina así diferentes referentes identitarios que van más allá de la nacionalidad, que hacen de la línea de demarcación una barrera a veces étnica o lingüística –a pesar de las raíces guaraníes compartidas a ambos lados de la frontera– o la representación de un quiebre en las costumbres y los modos de vida. Pasan así a crear un identificación basándose en una representación de lo que “son” y no a partir de lo que “hacen”, cuando en verdad ese “ser” no sea más que una construcción identitaria determinada.

22De esta manera, la identidad territorial en las fronteras nacionales se construye a partir de un conjunto de percepciones sobre un territorio de características especiales y sobre las formas de habitarlo. Vivir en la frontera, hallarse en medio del límite y del comienzo del Estado genera un tipo de identidad fronteriza que vincula de una manera muy particular los atributos identitarios territoriales, regionales y nacionales.

23Para los fines de nuestro análisis, llamaremos identidad nacional a aquella construcción social continua que, además de buscar la diferenciación19 como todo tipo de identidad20, reagrupa atributos basados en una historia compartida, un territorio y un destino común. Por lo general, este tipo de identificaciones son sostenidas y oficializadas a través de mecanismos institucionales Estatales, ya sean textos escolares, simbología patria, etc.

24Por identidad fronteriza en cambio, entendemos aquellas particularidades contenidas dentro de una identidad social más amplia que dan cuenta de un cierto “límite” u obstáculo para insertarse enteramente dentro de esa identidad abarcadora -que podría ser la identidad nacional-, y que a la vez utiliza ese “límite” como eje habilitador de singularidades especiales. Creemos que la identidad fronteriza se construye a partir de una situación territorial “especial” que puede implicar una manipulación concreta de los atributos constitutivos que hacen a la diferenciación con el otro. Más allá de la fuerza de las ideas de la identidad nacional en las regiones fronterizas y de los mecanismos para reforzara, las maneras de sentir, vivir y pensar la pertenencia nacional se puede volver crítica en estas regiones.

Haciendo fronteras

“Misiones! Tierra de promisión y esperanzas para nativos y gran cantidad de inmigrantes provenientes de diversas partes del mundo. Es una cuña insertada entre dos países hermanos: con la República Federativa de Brasil nos une una frontera de 750 km., y con la República del Paraguay 330 km. Es el centro o corazón de la Cuenca del Plata y posee una posición geopolítica envidiable dentro del MERCOSUR.” (René Carlos Troxler, Diario Línea Capital, Misiones, Argentina, 21 de mayo 2007.)

25El puente San Roque González de Santa Cruz une la ciudad de Encarnación (Paraguay) con Posadas, ciudad capital de la provincia argentina de Misiones. Esta provincia es la única del país cuyos límites fronterizos son en un 90 % internacionales y  sólo en un 10 % linda con otra provincia argentina, Corrientes. Este no es, sin duda, un dato menor. Los habitantes de Misiones se saben viviendo geográficamente “entre” otros países, en medio de algo, como si fuesen parte de esta “cuña” a la que hacen referencia, situación que los ha legitimado como misioneros.

26La formación de la frontera en Misiones no es resultado solamente de la acción unilateral del Estado Argentino por medio de sus políticas nacionales emanadas desde el centro del poder político, Buenos Aires, a unos 1.000 km. de esta región. En primer lugar veremos que, en cuanto a las políticas concernientes a la frontera norte del territorio, fue recién luego de la Guerra de la Triple Alianza que el Estado pudo definir sus límites y definirse a sí mismo como un moderno Estado-Nación. En segundo lugar, hubo también por parte de los misioneros un interés por reivindicar su situación de fronterizos movilizados por los reclamos para convertir al Territorio Nacional de Misiones en Provincia Nacional.

27Misiones fue bautizada en honor a las misiones de religiosos de la congregación de la “Compañía de Jesús” que se asentaron en la zona poco después de iniciada la conquista española. Después de las Guerras Guaraníticas21, los jesuitas fueron expulsados de la zona por parte del Rey Carlos III de España en 1767 quedando la región de Misiones bajo el control de la Gobernación de la ciudad de Buenos Aires. De esta historia jesuítica surge la fundación de las ciudades de Posadas y de Encarnación, realizadas por la misma persona: el padre San Roque González de Santa Cruz.

28En 1776 se crea el Virreinato del Río de la Plata que comprendía un territorio que integraba el Virreinato del Perú con la ruta marítima Atlántica, extendiéndose “mucho más allá de las fronteras actuales de la Argentina, comprendiendo los territorios actuales de Bolivia, Paraguay y Uruguay”.22 Pocos años después, en 1810, el Cabildo Abierto de Buenos Aires proclama la autonomía de la ciudad de Buenos Aires con respecto al Rey de España y comienzan allí las luchas por la Independencia. Se abre un período que estuvo caracterizado por el desmembramiento del antiguo Virreinato, los continuos conflictos entre las provincias y Buenos Aires, la conquista progresiva de territorios y la fijación de las fronteras. A nivel regional, el territorio de Misiones queda bajo el dominio de los caudillos de la Provincia de Corrientes desde 1832. Hacia 1838, los paraguayos terminan de levantar en el sitio de la actual ciudad de Posadas lo que se conoció como “Trinchera de los Paraguayos o de Itapúa”, que había sido mandada a construir por orden del dictador paraguayo Rodríguez de Francia. Desde esa fecha y hasta 1865, la que luego sería ciudad capital de la Provincia de Misiones fue parte del territorio paraguayo.

29Lo cierto es que, hasta la Guerra de la Triple Alianza, la frontera nacional norte no estaba aún delimitada. En realidad, lo “nacional”mismo aún estaba en formación, el Estado argentino estaba saliendo de su periodo embrionario de guerras civiles para comenzar a institucionalizarse como tal. En el período que va desde 1860 a 1880 se instaurarían las bases para la construcción del Estado Nacional, cobrando para ello especial interés la delimitación y control del territorio argentino. Era menester entonces desmantelar las milicias provinciales y consolidar un ejército estatal regular, que tendría finalmente una participación preponderante en la delimitación de las fronteras, trazándolas en tres direcciones: hacia el norte y el Chaco Boreal a partir de la Guerra de la Triple Alianza, hacia el sur, con la Conquista del Desierto en dirección a la Patagonia y hacia el este finalmente con la negociación de los límites con Chile.

30La Guerra de la Triple Alianza comenzó en 1865 y tuvo lugar entre Paraguay y la alianza conformada por Brasil, Argentina y Uruguay. Terminó en 1870 dejando como saldo para dos de los vencedores (Argentina y Brasil) grandes adquisiciones de territorios y, consecuentemente, para el vencido Paraguay la pérdida de los mismos y también de un porcentaje muy alto de su población masculina. Argentina ganó la zona de la actual provincia de Formosa y la totalidad del territorio misionero –la Trinchera de los Paraguayos había sido tomada por las tropas argentinas en 1865–, situación que sería confirmada por el tratado de 1876 que establece al Río Paraná como el límite entre los dos Estados. En 1881 la zona de Misiones pasa a tener categoría de Territorio Nacional –dependiente de la Nación–, decisión que surgió a partir de intensos debates en el Congreso Nacional originados por las presiones de la Provincia de Corrientes que desde la denominada “anexión”23 de 1832 ejercía el control del territorio de Misiones.

31El Estado nacional argentino comienza a construirse, como vimos, a partir de la identificación de sus territorios y de los límites con los países vecinos. La que fuera conocida como “la generación del 80” se preocupó por otorgarle a la Argentina tres características fundamentales para ser considerada un Estado moderno: un gobierno central –provisto de poder de policía –, una población y un territorio.

32Sin embargo, la construcción de la nacionalidad era aún incierta. La escasa población del territorio nacional hacía evidente la necesidad de promover políticas de inmigración masivas, sumadas a beneficios especiales para los recién llegados. Además de estar garantizada por la Constitución Nacional de 1853, la inmigración y colonización de territorios se aceleró y sistematizó una vez aprobada la Ley 817 de 1876 En 1902 el 38 % de la población total del país era extranjera, en 1906 lo era el 42 % y en 1908 llegó al 45 %.24 El entonces Territorio Nacional de Misiones no quedó exento de este proceso sistemático de colonización del territorio nacional. La población fronteriza quedaba poblada mayoritariamente de inmigrantes, no sólo europeos, sino también de los países vecinos, lo cual generó una preocupación especial por estas zonas, donde la “nación” encontraba sus límites.

33En 1944 se crea entonces la figura jurídica de “Zona de Seguridad”, una franja de territorio cercana a la línea de demarcación que quedaba sometida a revisiones periódicas para identificarlas mejor. En el mismo año se crea la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad y en 1946 se definen los límites interiores de la « Zona de Seguridad » por medio del Decreto 14.587, que en la región de límites con el Paraguay era de 50 kilómetros,25 abarcando la ciudad de Posadas.

34Esta creciente preocupación por las fronteras se vio acompañada, en los debates políticos de la época, con los reclamos por transformar el Territorio Nacional de Misiones en Provincia Nacional. Tal como nos muestra Jaquet en su estudio sobre los historiadores de la Provincia de Misiones, la producción intelectual de la región pareciera haber estado marcada por este reclamo. Según este autor, ya en los años 1930, la necesidad de ser “provincianos” y no simplemente  “territorianos” era vivida como traumática por los habitantes de Misiones. Era necesario afianzar aún más la identidad “misionera” para lograr el “status” provincial. De esta manera, no sólo los intelectuales misioneros sino también la prensa local comienzan a accionar sobre el imaginario social, construyendo una idea de identidad provinciana que aún es posible encontrar en la actualidad.

35Desde la prensa y en los debates políticos los intelectuales resaltaban momentos históricos que tuvieran que ver con la “argentinidad”, aún si para ello tuvieran que remitirse a la época colonial, cuando la Argentina aún no existía como tal. Se rescata así la batalla de Mbororé de 1641 que enfrentó a los jesuitas e indios contra los portugueses –a quienes se cataloga de “esclavistas bandeirantes” para representar el carácter de enemigos e invasores– como episodio en defensa del territorio nacional. Por otra parte, se reivindica a Misiones como la primera provincia en adherir a la Revolución de Mayo. También se construyó la figura del héroe en uno de los caudillos de la Guerra de la Independencia, el indígena Andrés Guacurarí, que resumía en su persona dos sentidos de la libertad: el de ser auténticamente misionero y el de ser argentino, por cuidar las fronteras nacionales. “Fue la figura mas importante creada para sustentar la pertenencia argentina de Misiones. En ella lo “local” y lo “nacional” no entraban en contradicción, se identificaban mutuamente”.26

36En estos relatos, que servirían a los debates políticos de la época, estaba ausente al análisis de la Guerra de la Triple Alianza, por dos razones: primero, por ser un tema conflictivo a nivel nacional y segundo, porque como consecuencia de los intercambios comerciales con las ciudades paraguayas existía una gran población de esta nacionalidad que vivía en Misiones, lo que pondría en duda su “argentinidad”. Por la misma razón tampoco se recurría a datos poblacionales de la época, que demostrarían la escasa población originaria argentina en la región. Finalmente, luego de largos debates Misiones fue declarada Provincia Nacional en 1953. Pero la preocupación del Estado por sus fronteras continuaba…

37En 1970, se promulgó de la Ley 18.575, que establecía las Zonas y las Áreas de Frontera. La zona de frontera era definida como el espacio adyacente al límite internacional componiendo una franja que rodeaba toda la periferia del país, incluyendo las Islas Malvinas y las tierras antárticas. Según esta ley, se quiere lograr repoblar las zonas fronterizas creando industrias de explotación de recursos naturales. Por otra parte, las Áreas de Frontera eran los espacios que, en el interior de las Zonas de Frontera, eran especialmente críticos en razón de sus características y situación específicas. Constituyen, por lo tanto, la prioridad en materia de desarrollo económico. Las medidas promocionales conciernen a la instalación de poblaciones, de infraestructura de transporte y comunicaciones, de industrias de explotación de recursos naturales; a regímenes especiales de créditos e impuestos, facilidad de acceso a la tierra, mejoras del sistema educativo y sanitario, etc.

38Con respecto a la “argentinización” en las zonas de frontera, observamos la Ley 19.524 de 1972 establece las bases para el funcionamiento de las escuelas de frontera. Entre los objetivos que se persiguen están los de: promover actitudes que favorezcan la asimilación de las formas de vida propias de la cultura argentina y promover ideales que estimulen la adhesión a los principios que fundamentan la lealtad nacional y la afirmación del sentimiento de pertenencia a la sociedad argentina. Por otra parte, al igual que la prohibición de adquirir bienes muebles e inmuebles por parte de extranjeros de países limítrofes en las Áreas de Frontera, los maestros tampoco podían ser extranjeros sino argentinos nativos o por opción.

39Por último, la Ley 19.248 promulgada el 21 de Septiembre de 1972 que trata sobre las políticas secretas del Estado, aprueba los siguientes artículos:

40Art. Nº 2: “Estrechar los vínculos de todo orden con Uruguay, Paraguay, Bolivia y Perú, especialmente mediante las obras de infraestructura física, creando intereses comunes que aseguren nuestra preeminencia y eviten la expansión brasileña hacia el Oeste.”

41Art. Nº 54: “Promover el desarrollo económico, social, cultural y demográfico en las zonas y áreas de frontera, con el objeto de reafirmar el ejercicio de la soberanía, asegurar la integridad territorial y proyectar la influencia del país hacia el exterior. Incrementar el control y vigilancia en las áreas de frontera y en los puntos de fricción.”

42La preocupación principal descansaba, en este período, en “argentinizar” las regiones periféricas por medio de diferentes políticas económicas, sociales y culturales. En cada una de estas iniciativas estaba presente el imperativo de poblar las zonas fronterizas y garantizar las necesidades básicas de estas nuevas formas de colonización, para que “asimilen las formas de vida argentina”. También era clara la discriminación o el rechazo a los ciudadanos de países limítrofes, que no podían negociar en la áreas “críticas” de frontera ni ejercer ciertos trabajos catalogados como “estratégicos”, como por ejemplo la docencia, como se señalara mas arriba. No obstante, observamos que se establece una diferenciación en las percepciones sobre los países “vecinos”, ya que no todos los extranjeros representan lo mismo. Por ejemplo, en 1972, mientras Uruguay, Paraguay, Bolivia y Perú eran vistos como posibles “aliados” –cabe preguntarse de qué tipo, dado que el vínculo debería “asegurar la preeminencia” argentina–, Brasil era percibido como un “adversario”, un enemigo con ambiciones expansionistas. La desconfianza hacia los países limítrofes y la acción de sus ciudadanos en las zonas transfronterizas ha prevalecido sobre todo en los períodos de gobiernos militares en los cuales primaban las planificaciones de Seguridad Interior y Defensa Nacional. Las hipótesis de conflicto bélico con los países vecinos fundamentaban la militarización de los controles fronterizos, situación que hacía a su vez precaria la paz en la región.27

43La génesis de la frontera argentino-paraguaya nos muestra que es resultado de una combinación de decisiones geopolíticas propias de contextos históricos diversos, que dieron lugar también a una reivindicación territorial por parte de los habitantes misioneros. Coincidimos así con Sahlins cuando afirma que en la frontera la construcción de la idea de “nación” no es simplemente “desde arriba”, es decir, de las instituciones del Estado, sino también “desde abajo”, desde las sociedades que deciden, mediante diversos mecanismos, cómo construir su “nosotros”. Mientras la frontera marcara la diferencia, los misioneros podrían reclamar por su « status » de provincianos, valiéndose, justamente, de su calidad de fronterizos. No es casual que los historiadores misioneros apelaran a eventos que defendían su “nacionalidad” frente a la figura de “invasores extranjeros”, cuando ya desde los años 40’s el Estado Argentino analizaba con preocupación la posibilidad de numerosos conflictos fronterizos. En este período, las situaciones de tensión fronteriza para la Argentina se manifestaban en la penetración ilegal de clandestinos provenientes de países vecinos, una gran permeabilidad de la línea de demarcación fronteriza y la existencia de territorios considerados débiles o críticos por estar prácticamente deshabitados. Finalmente, Misiones devino provincia por ser fronteriza, por defender su ser “fronterizo” y “argentino” a la vez.

44Hasta 1983 –año en que comienza la redemocratización argentina– las fronteras nacionales eran consideradas zonas que debían ser “integradas” hacia adentro, donde tenía que ser “asimilado” –noción a priori absolutamente distinta a la de “integración”– el sentimiento nacional. La escuela debía enseñar este “ser argentino” como si fuera matemática, a través de la geografía28 y de la lengua española, allí donde se hablaran otros idiomas. Las fronteras nacionales eran barreras políticas y militares, alimentadas por la construcción identitaria nacional y la desconfianza hacia el “otro”, ya sea por pobre, por ilegal, por peligroso o por invasor. Pero la situación cambiaría, sobre todo a principios de la década de los noventa.

El Estado ausente

45El Tratado de Asunción de 1991 que dio origen al MERCOSUR fue el fruto de negociaciones previas comenzadas con la vuelta de los gobiernos democráticos en Sudamérica en la década del 80. La concertación política significaba el requisito necesario para abandonar las desconfianzas mutuas y preparar el camino hacia la integración. De esta manera, los antecedentes del MERCOSUR se pueden encontrar en la Declaración de Foz de Iguazú de 1985, el Acta para la Integración Argentino-Brasilera de 1986 y el Tratado de Integración, Cooperación y Desarrollo de 1988, los tres firmados por los Presidentes Sarney (Brasil) y Alfonsín (Argentina).

46Comenzaba así una etapa de “integración hacia fuera”, ya no sobre las bases de la asimilación o la supremacía sino sobre las de la cooperación política, económica e incluso militar. Posteriormente, los años 90 significaron, para Argentina, mucho más que la entrada a un proyecto de integración. La década del noventa significó la puesta en marcha definitiva de un proyecto económico que había empezado a fines de los años 70 con el afán de cambiar la inserción argentina en el mundo. En esos años, se decidió reemplazar el desarrollo económico imperante basado en el sistema de industrialización para la sustitución de importaciones29, por uno fundado en la apertura extrema al comercio y a la competencia internacional. Se abre así una etapa signada por la apertura internacional, las privatizaciones de empresas nacionales, la desindustrialización, la descentralización política y económica, la terciarización y las reformas políticas del Estado.

47Efectivamente, con la llegada del Presidente Carlos Menem al gobierno argentino, el objetivo económico de la apertura externa estuvo acompañado por la privatización de empresas públicas, la promoción de las inversiones extranjeras, el endeudamiento público y la reforma monetaria. Para lograr estos objetivos, era necesario terminar con la idea del “Estado benefactor”, es decir, se imponía “reducir el tamaño del Estado” frente a las pesadas obligaciones que sostenía tradicionalmente. De esta manera, muchas de las funciones públicas más importantes fueron privatizadas (como por ejemplo el sistema jubilatorio) o pasadas a la jurisdicción de las provincias y municipios (como sucedió con el sistema de salud pública y de educación pública básica).

48También existieron reformas paralelas que acompañaron a las macroeconómicas. La más importante de éstas fue la Reforma de la Constitución Nacional de 1994 que transformó las autonomías de las provincias basándose en las medidas económicas de la descentralización. Esta descentralización, sin embargo, no tuvo una respuesta positiva en todas las provincias. Por un lado, los cambios fueron realizados muy rápidamente, impidiendo la adecuación de las provincias a estas nuevas responsabilidades. La adopción de las medidas necesarias para hacer frente a esas reformas fue tardía y desordenada, generando el descontento de la población en diversos sectores del país.

49El traspaso de funciones estatales a las provincias no se dio solamente en el campo de la salud y la educación. El control de las Áreas de Frontera también fue transferido a las Provincias, contando con poca insfraestructura previa y cada vez menos recursos. El débil entramado de rutas nacionales, sobre todo en las fronteras, hacía imperiosa la construcción de caminos, para lo que se recurría a empresas privadas o a los fondos provinciales.

50El MERCOSUR, mientras tanto, ya estaba en marcha. Hay que tener en cuenta que, de los 9.768 km. de frontera nacionales argentinas, 3.712 km. los comparte con los países miembros del MERCOSUR y 1.699 km. de ellos son compartidos con el Paraguay. La vinculación física con el Paraguay se realiza por medio de pasos de frontera habilitados que llegaron a ser nueve a partir del convenio de 1992. Si bien la cantidad de pasos fronterizos existentes podría parecer suficiente para que la integración física mercosureana estuviera garantizada (el MERCOSUR está vinculado internamente por 36 pasos fronterizos), la infraestructura y equipamiento de muchos de estos pasos es de hecho muy pobre, sobre todo en lo relativo al control de vehículos de transporte de carga y a los controles sanitarios. Es por esta razón que el MERCOSUR se preocuparía en adelante por trabajar en pos de la integración fronteriza.

51Como consecuencia de lo anterior, una vez puesto en marcha el MERCOSUR se crea un Sub Grupo de Trabajo Nº 2, denominado de Asuntos Aduaneros, que acuerda rápidamente recomendar el control integrado de los pasos fronterizos a los estados miembros del bloque. Se aprueba entonces la Resolución Nº 02/91 que establece el Control Integrado de Fronteras, esperando que la implementación de un control de dichas características agilice y facilite el tránsito de personas y mercaderías, reduciendo el costo y el tiempo para los trámites pertinentes.

52El Acuerdo de Recife establece finalmente las medidas técnicas y operativas para regular los controles integrados de frontera entre los Estados Parte del MERCOSUR. Estos tipos de controles operan transformando las fronteras internacionales en verdaderas fronteras interiores de un Bloque de países. De esta manera, los reglamentos del MERCOSUR han reformado la noción de sus fronteras desde la desintegración, la separación y la hostilidad hacia la integración y cooperación en materia económica y de seguridad. Se podría comparar con lo sucedido en la Unión Europea después del acuerdo de Schengen de 198530. Por controles integrados debemos entender la actividad realizada en uno o más lugares utilizando procedimientos administrativos y operativos compatibles y similares en forma esencial; por los funcionarios de los distintos órganos que intervienen en los controles fronterizos. Esto proporciona ventajas a aquellas personas que viajen de un lado al otro de la frontera, ya que con sólo hacer los trámites necesarios en uno de los pasos (generalmente el de salida) se evitan el control de ingreso al país vecino.

53El contacto masivo y continuo en las fronteras se veía garantizado no sólo por las construcciones de puentes y mejoramiento de caminos, sino por la legislación del MERCOSUR. Este contacto, como vimos en el caso de Posadas, no es siempre deseado por las sociedades fronterizas. Los reclamos, acompañados por los bloqueos, son la “imagen” no esperada de la integración. Consecuentemente a los reclamos sociales provenientes de sectores perjudicados por algunas de estas reformas estatales, el estado promulgó ciertas leyes para contrarrestar los efectos negativos de sus reformas, aunque cabe preguntarse el alcance empírico de dichas leyes. En 1996, después de los prolongados cortes del puente Internacional San Roque González de Santa Cruz, y sobre todo después del primer corte en 1995 realizado por los comerciantes posadeños, se promulgó el Decreto Nº 1608/96. Este decreto buscaba establecer un régimen especial de subsidios que se entregarían a la población con residencia permanente en las ciudades fronterizas argentinas para ser utilizados como medio de pago en la adquisición de bienes de consumo al comercio minorista. El Estado reconocía en el Decreto las asimetrías existentes e intentaba proponer una solución por medio de bonos intercambiables por mercancías. También fueron promulgadas dos leyes posteriores que denotan un retorno a las afirmaciones nacionalistas. La Ley 25.173 de 1999 denominada “Emblema Nacional”, establece que es obligación la instalación de “la enseña patria nacional en todos los puestos de acceso y egreso del Estado argentino”, y en 2001 se promulga la Ley de “compre nacional”, destinada a beneficiar a los productores argentinos frente a la competencia internacional.

54Los cambios económicos y políticos de los años 90 tuvieron una aplicación evidenciada claramente en las zonas transfronterizas, particularmente en el caso de Posadas-Encarnación. El traspaso de las funciones que incumbían a las instituciones del Estado Nacional hacia las dependencias estatales provinciales o municipales, precarizaron notoriamente los niveles de vida de las sociedades fronterizas. Asimismo, las reformas monetarias –en especial la de convertibilidad del peso al dólar en igual valor– generaron un perjuicio tal, que gran parte de las poblaciones fronterizas argentinas prefería “cruzar la frontera” para hacer sus compras de consumo básico, ya que su poder adquisitivo había disminuido abruptamente. La decisión de “estirar el sueldo” provocaba las quejas de los comerciantes posadeños.31

55Los reclamos de los comerciantes argentinos se dirigían tanto a las autoridades locales como a las nacionales, pidiendo por la “equiparación” de las asimetrías existentes entre una y otra orilla del Río Paraná, ahora que las fronteras eran más permeables. Como respuesta a estos reclamos, y reconociendo las asimetrías como una problemática fronteriza a tratar, el gobierno nacional retomó la legislación sobre las fronteras –mayormente por medio de Decretos– en un intento por adecuar las nuevas funciones de las mismas a las necesidades de las sociedades fronterizas. Por otra parte, las asimetrías entre los márgenes  del Río Paraná constituyeron un factor de atracción de nuevas actividades, dependientes, entre otras cosas, de los factores de las tasas de cambio, las diferencias de precios, las políticas de promoción y la puesta en marcha de legislaciones restrictivas32. Sin embargo, Argentina se fue vinculando jurídicamente mediante los acuerdos bilaterales y multilaterales –en el marco del MERCOSUR– que, si bien no llegan por sí mismos a constituir jurídicamente normas “supranacionales”33, tienen un carácter casi irreversible si se quiere continuar en el camino de la integración regional. La permeabilidad de la frontera no daría marcha atrás.

56De todo esto podemos concluir que para fines de los ’90, el camino de la “integración” comercial y física estaba en marcha. El control integrado de los pasos fronterizos contribuía a la formación de zonas verdaderamente transfronterizas, facilitando la circulación de las personas al interior del bloque de países. Pero en la Aduana Nacional Argentina, los controles sobre el comercio “desleal” e “ilegal” -concretamente sobre el pequeño contrabando- en vez de cesar se endurecieron cada vez más en respuesta a los planteos sobre el comercio ilegal por parte de los gremios de comerciantes. El énfasis parecía puesto en el control de las mercaderías, de las cosas que “pasaban” las fronteras, y no tanto en las personas. Frente a estos controles, las paseras reaccionan cerrando el Puente Internacional. La zona transfronteriza deviene en Posadas un espacio de paso y de contacto, pero esto no implica que ese contacto no sea conflictivo ni ajeno a las posibles acciones violentas. Los bloqueos del puente Internacional, que representa el símbolo y la materialidad de la unión territorial, son parte de una reacción y constituyen una manera de hacerse ver, de lograr visibilidad frente a las políticas nacionales o incluso internacionales que no han tenido en cuenta a priori ni a los grupos sociales perjudicados ni a sus intereses.

57Por último, las leyes promulgadas con el fin de paliar los problemas de las sociedades fronterizas han tenido en gran medida un alcance muy limitado en lo que respecta, sobre todo, a las asimetrías económicas. Reconocer la inequidad no significa que el Estado tenga la voluntad política o el poder para solucionar el problema de las asimetrías económicas entre Paraguay y Argentina. Por otra parte, la reducción de los ingresos a los que se enfrentaron las sociedades fronterizas es consecuencia de las mismas políticas de reforma económica y estatal aplicadas por el Gobierno central unos años antes. El problema de la inequidad entre las dos orillas del Río Paraná se hizo visible sólo cuando el puente internacional fue inaugurado y el tránsito se hizo masivo. Es decir, se convirtió en un eje conflictivo recién cuando se transformó en un “cotidiano” de la zona transfronteriza, cuando pasó a formar parte del “vivir en la frontera” social, cuando el contacto rápido, masivo y continuo aturdió la capacidad de acción de las sociedades fronterizas.

Movimientos sociales en la frontera: pistas de análisis

58¿Qué sucede cuando una población fronteriza se moviliza para reclamar por sus intereses o derechos? ¿Dónde reside su poder para cortar puentes, para “decidir” en lugar del Estado? ¿Cuál es, finalmente, ese espacio que ocupan las instituciones estatales en los conflictos fronterizos? La complejidad de la zona trnasfronteriza nos podría dar algunas pistas para comenzar a reflexionar sobre este tipo de situaciones. Como vimos a lo largo de este artículo, estas zonas fueron construidas material y simbólicamente a partir de lógicas de conquista, de avance, de frentes militares, haciendo de tierras casi despobladas un “lugar con historia”, un espacio a defender. Ya sea por parte del Estado en formación o por las sociedades que viven en ella, la zona de frontera se legitima como nacional gracias a la línea que la separa de los “otros”, los extranjeros. Los conflictos sociales transfronterizos pueden desarrollarse porque la frontera aún existe, porque la sociedad la reinventa cada día cortando los puentes que la franquean, cortando lo que une los territorios.

59Aquí cabe preguntarse: ¿cómo construyen las sociedades sus fronteras -ya sean las simbólicas o las territoriales- en el imaginario y en el espacio? Lo que antes eran “pueblos hermanos” se pueden transformar en un pueblo enemigo cuando el contacto se hace masivo o perjudicial para ciertos grupos sociales. La hermandad, como otra ficción social, se olvida en las sombras de la “nación”, de la “identidad”, detrás de esa trinchera que reconstituye la frontera, ahora simbólica, con los otros. En el caso de Posadas-Encarnación, se podría plantear la existencia de un juego de múltiples fronteras, o por lo menos de tres bien diferenciadas. Por un lado, una frontera territorial cada vez más permeable gracias a las políticas estatales de integración y apertura internacional, una frontera que a su vez coincide con otra, con una frontera simbólica movible, variable. Esta frontera simbólica, que marca el límite entre lo “nacional” y lo “extranjero”, se observa coincidiendo con la territorial, pero también en las calles de la ciudad de Posadas, cuando las paseras llegan a la Plaza a vender sus productos paraguayos. En tercer lugar, hay también una frontera interna, frontera que se forma a partir de los reclamos sociales no satisfechos por el Estado34, por todas las promesas de gobierno incumplidas, por la ausencia del Estado frente a la precarización de los niveles de vida de la población fronteriza. En este juego, las sociedades fronterizas forman un “nosotros”, una categoría común que pueda sacarlas de la estrechez entre fronteras, por supuesto eligiendo, construyendo una identidad que sea afines a sus intereses, construyendo ella misma sus fronteras, los límites desde donde pelear. Por eso en Posadas, mientras sea conveniente, el reclamo reconstituye categorías identitarias basadas en lo nacional, volviendo así a la legitimación como “argentinos” para obtener alguna respuesta de su gobierno.

60Y aquí observamos además una dinámica sumamente interesante que es característica de las zonas transfronterizas: la originalidad de esta zona reside en las conjunciones posibles de la relación Estado-Sociedad-Territorio. Las zonas transfronterizas son, en efecto, un espacio donde el equilibrio entre la sociedad, el territorio y el Estado puede ser puesto en jaque en cualquier momento, con consecuencias sumamente controvertidas. Peter Sahlins dona un ejemplo de este tipo de situaciones cuando describe un evento que tuvo lugar en la década del 80 en la Cerdeña española. El gobierno central de Madrid había decidido suspender el servicio de trenes hacia Puigcerdá, ciudad fronteriza con la Cerdeña Francesa. Como respuesta a esa decisión, la Municipalidad de Puigcerdá, mediante una carta oficial acompañada por la firma de miles de habitantes de la ciudad, declara que si el servicio se cortara, ellos pedirían al gobierno de Paris de transformarse en una ciudad francesa, amenazando así con cambiar de nacionalidad, no sólo los ciudadanos, sino también el territorio en su totalidad. Si bien la carta fue tomada como una broma, finalmente el servicio de trenes no fue cortado.35

61Todo caso fronterizo estudiado deberá tener en cuenta la relación compleja entre el gobierno central y sus dependencias provinciales y locales, las sociedades fronterizas y la frontera misma, el territorio. La frontera, sobre todo cuando está alejada del centro político estatal, es siempre una zona de tratamiento diferencial. Si los componentes tradicionales del Estado-Nación –según la geopolítica clásica36– son el territorio, la población y el gobierno, es en la frontera donde al menos dos de estos elementos adquieren un sentido especial. Es en la frontera donde el territorio estatal encuentra sus límites, donde el Estado muestra sus puntos estratégicos geopolíticos, su fuerza o su vulnerabilidad. Por otra parte, las poblaciones fronterizas tienen sus propias representaciones sobre el territorio y sobre el gobierno central. Sus prácticas, experiencias y valores se constituyen según su manera de “vivir en la frontera”, de su relación con el espacio fronterizo. Desde allí construyen sus identidades, sus relaciones con la “Nación”, con el Estado, con los “otros”. Y desde el punto de vista del encuentro, las sociedades fronterizas han vivido siempre frente a los “otros”, los extranjeros, pero no siempre estas relaciones han sido conflictivas. Las relaciones transfronterizas se expresan en las relaciones comerciales, en los casamientos mixtos, en la práctica cotidiana del cruce, del contrabando.

62Estas prácticas deben ser tenidas en cuenta por el gobierno central a la hora de definir su política estratégica territorial, sobre todo poner especial atención en aquellas políticas que puedan afectar tanto la economía como la territorialidad de los habitantes de frontera. En el equilibrio entre la sociedad nacional y el territorio nacional, el Estado no puede estar ausente ni en momentos de baja conflictividad ni aún menos en las situaciones de conflictos transfronterizos.

63Porque, como pudimos observar en nuestro caso de estudio, las movilizaciones de un grupo social puede influenciar no sólo en la política interna del gobierno central del país al cual pertenece, sino también en la del gobierno central del país vecino. Y aquí se vuelve a comprobar la necesidad del Estado de estar presente de alguna manera en estas zonas – sin que esto signifique volver a la omnipresencia del pasado –, ya que no sólo debe ejercer funciones como administrador de las zonas fronterizas sino que también actúa como mediador político a través de los gobiernos locales y de su política exterior. Porque cuando los conflictos entre las sociedades fronterizas afectan directamente al gobierno central del país vecino –como en el caso del jefe de Aduana Mac Lean, por ejemplo –, éste se transforma en un conflicto interestatal, y las cancillerías de ambos países deben entrar en escena a fin de articular y desarticular los dispositivos sociales. Y las intervenciones tendrán que ver no sólo con el ámbito político doméstico sino también con la prioridad estratégica de la integración económica del Mercosur. Para comprender el rol del Estado en el actual conflicto de las Papeleras, así como en el de Posadas- Encarnación, habría que reflexionar sobre las prioridades de la política de Estado en cuanto al MERCOSUR y la adecuación de las políticas económicas y sociales aplicadas en las zonas de frontera. Mientras la porosidad de las fronteras continúe en aumento por los avances del MERCOSUR, las políticas fronterizas tendrán repercusiones que se harán sentir sobre todo en donde el límite se transforma en unión: en los puentes internacionales. Las hermandades comienzan y terminan abruptamente en tiempos de integración, por lo que quizás sea el momento de reorganizar las figuras estatales dentro de este equilibrio endeble entre territorio, sociedad y Estado.

Haut de page

Notes

1 En Mayo de 2007, el bloqueo del puente General San Martín, que une las ciudades de Gualeguaychú (Argentina) con Fray Bentos (Uruguay) lleva seis meses ininterrumpidos. Por otra parte, el puente internacional que une Posadas con Encarnación, en la frontera argentina-paraguaya, ha sido cortado en promedio cuatro veces por año desde 1992.
2 El puente lleva el nombre del padre San Roque González de Santa Cruz, uno de los primeros jesuitas criollos nacido en Asunción en 1576. Además de ser reconocido por su tarea evangelizadora y por su dominio del idioma guaraní, el padre González funda en 1615 “Nuestra Señora de la Anunciación de Itapúa” (en el actual sitio de Posadas), la cual abandona para trasladarla a la otra orilla del río Paraná y rebautizarla bajo el nombre de “Nuestra Señora de la Encarnación (hoy Villa Encarnación). Si bien el sitio de Posadas estuvo abandonado por más de dos siglos, la acción del padre González en la zona es vista como el símbolo de la integración entre las dos ciudades.
3 Extraido del discurso del presidente Carlos Menem el día de la inauguración del puente internacional. Diario El territorio. Posadas. 2 de Abril 1990.  
4 Yacyretá es una obra hidroeléctrica de gran magnitud construida conjuntamente entre Paraguay y Argentina luego de un acuerdo firmado en 1974. La propuesta de la construcción de Yacyretá fue una respuesta geopolítica argentina frente al montaje de la central hidroeléctrica de Itaipú entre Paraguay y Brasil. En el marco de estos acuerdos, se negocia en 1978 la construcción del Puente González de Santa Cruz.
5 Las “paseras” son mujeres paraguayas, generalmente de origen indígena (Guaraní), que se dedican a una práctica de larga data y tradición histórica, que se remonta a la establecimiento definitivo de la frontera argentina-paraguaya después de la Guerra de la Triple Alianza, práctica  consistente en “pasar”, transportar a través de la frontera pequeñas cantidades de mercancías para su posterior venta en la ciudad de Posadas.
6 Pavon, Héctor, “La frontera dibujada. Vivir del contrabando”, artículo publicado en Diario Clarín, Suplemento Zona, Buenos Aires, Argentina,  20/02/2000.
7 Grimson, Alejandro, “Fronteras, migraciones y MERCOSUR. Crisis de las utopías integracionistas”, Apuntes de Investigación del CECYP, Año V, 2001, N° 7, p.69.
8 Se utilizó, en algunos medios gráficos paraguayos, el término guaraní “curepi”, que quiere decir “piel de cerdo”, para referirse a los argentinos en general. Diario Clarín, 31/07/2003, El Mundo.
9 Diario El Territorio, Posadas, Misiones, Argentina, 28/05/2007.
10 Diario Clarín, Buenos Aires, Argentina, 01/07/1996.
11 Diario El Territorio, Posadas, Misiones, Argentina, 28/05/2007.
12 Touraine llama antimovimientos sociales a aquellos que se identifican completamente con una apuesta cultural, rechazando al adversario como su enemigo. Eso sucede cuando la defensa de la identidad se vuelca sobre sí misma y se convierte en afirmación de una diferencia cultural, étnica o histórica. Touraine, Alain, Podremos vivir juntos?, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 1997, p.122.
13 David Held señala la importancia que cobró la expansión de los vínculos transnacionales, sobre todo como factor de creación de nuevas formas de toma de decisiones. Held, D., “Political Theory Today”, Cambridge, University Cambridge Press, 1992.
14 Foucher, Michel, Fronts et Frontières. Un tour du monde géopolitique, Fayard, Nouvelle édition, Paris, 1991, p. 609, p. 38.
15 Dimeo, Guy, Géographie Sociale et Territoire, Editions Nathan, Paris, 1998, p. 31.
16 Ver Ansia, Fernando, “La frontera: ¿límite protector de diferencias o espacio de encuentro y transgresión?”, Revista América Latina. Historia y destino, UNAM, México, 1992, p.79-98 ; y Diesbach de Rochefort, N., “Frontera :¿Muro Divisorio o Tejido de Relaciones?”, Estudios Fronterizos, vol. 3, n°5, 2000, p.9-42.
17 Claval, Paul, La Géographie Culturelle, Editions Nathan, Paris, 1995.
18 Grimson, A., Op. Cit., p. 26.
19 Con respecto a la identidad nacional, Sahlins refuerza la idea de la diferenciación más allá de los atributos considerados específicamente “nacionales”. « National identity is a socially constructed and continuous process of defining “friend” and “Enemy”, a logical extension of the process of maintaining boundaries between “us” and “them” within more local communities. », en Sahlins, Peter, Boundaries. The making of France and Spain in the Pyrenees, University of California Press, Los Angeles, California, 1989, p. 271.
20 Ver Laclau, Ernesto, La guerre des identités. Grammaire de l’émancipation, traduit de l'anglais par Claude Orsoni, La Découverte/M.A.U.S.S., Paris, 2000, p.144, y Sahlins, Peter, Op. Cit.
21 Entre los años 1754 y 1756 se llevaron a cabo las Guerras guaraníticas que enfrentaron  a los indígenas guaraníes misioneros con España y Portugal, y fue originada a partir de la cesión de los siete pueblos de las Misiones Orientales (pertenecientes a España) a favor de Portugal y la obligación de trasladarse al occidente del río Uruguay.
22 Velut, S., Op. Cit. p. 58.
23 Jaquet, Héctor Eduardo, “Los historiadores y la producción de la frontera. El caso de la provincia de Misiones (Argentina)”, Publicado por el Programa MOST, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, París, 1998, p.33, p. 10. http://www.unesco.org/most
24 Cozzani de Palmada, María Rosa, “Inmigrantes limítrofes en Argentina. ¿Tolerancia o rechazo?”, Amérique Latine Histoire et Mémoire, N°1, 2000, Dossier Migrations en Argentine.
25 Sassone Susana, « Les Frontières de l’Argentine: changements de politique dans le contexte de la mondalisation et de l’Intégration », en Musset, Alain et Soria, Victor (dir), Alena-Mercosur. Enjeux et limites de l’intégration américaine, IHEAL, Paris, 2001. p. 118.
26 Jaquet, H., Op. Cit., p. 17.
27 En este sentido, la situación de tensión militar con los países vecinos llega a su cumbre en 1978 con la movilización de tropas en contra de Chile por la demarcación de la frontera sur patagónica. Años más tarde, el mismo gobierno dictatorial daría inicio a la Guerra de Malvinas contra Inglaterra por la posesión de las islas.
28 Ver Apéndice en Escudé, Carlos, Contenido nacionalista de la enseñanza de la Geografía en la República Argentina, 1879-1986, Ministerios de Relaciones Exteriores y Culto, República Argentina, 2000. On line :  www.argentina-rree.com/documentos/contenido_nac2.htm
29 Claude Raffestin, al preguntarse sobre las disparidades en el desarrollo de algunos países, establece que frente a la diferenciación entre centro y Periferia, algunos Estados han tenido estrategias de desarrollo destinadas a superar estas disimetrías, entre ellas nombra el caso argentino anterior a 1970: « On peut susciter la compétition des vendeurs et n’acheter que ce qui est strictement nécessaire ou encore substituer le plus possible des composants techniques nationaux. Cette politique est appliquée en Inde pour la sidérurgie et en Argentine pour l’industrie atomique. » Raffestin, Op. Cit., p. 225.
30 Sassone, S., Op. Cit., pp. 134.
31 Pavon, Héctor, “La frontera dibujada. Vivir del contrabando”, artículo publicado en Diario Clarín, Suplemento Zona, Buenos Aires, Argentina,  20/02/2000.
32 Schweitzer, Alejandro, « Frontières, réseaux et politiques régionales à l’heure de l’intégration : la région de Misiones », en Musset, Alain y Soria, Victor, Alena-Mercosur. Enjeux et limites de l’intégration américaine, IHEAL, Paris, 2001.
33 Una de las características específicas del MERCOSUR es que no cuenta con un órgano político- jurídico supranacional con carácter vinculante. Según muchos analistas, ésta es la diferencia más importante que tiene este proceso de integración con la experiencia europea, diferencia imposible de superar si no se concreta una entidad supranacional en el corto plazo.
34 Ernesto Laclau sostiene que la formación de una frontera interna es una dicotomización del espectro político local que se origina a través del surgimiento de una cadena de demandas insatisfechas. La creación de la frontera interna es según el autor una de las dos precondiciones del populismo. Laclau, E., La razón populista, Fondo de Cultura Económica, México, 2005, p. 99.
35 Sahlins, P., Op. Cit., p. 290.
36 Raffestin, Claude, Pour une géographie du popuvoir, Litec, Paris, 1980, p.247, p. 24.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Dolores Linares, « Las fronteras argentinas en el contexto de la integración regional: el caso Posadas-Encarnación », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 17 janvier 2008, consulté le 22 juillet 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/16372 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.16372

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page