Navigation – Plan du site
Eduardo Flores Clair

Santa Anna, ¿una figura necesaria en el México independiente? Entrevista a Will Fowler

[10/01/2008]

Entrées d’index

Mots clés :

Santa Ana

Géographique :

México, Veracruz

Palabras claves :

Independencia
Haut de page

Notes de la rédaction

Entrevista realizada el 22 de noviembre de 2007

Texte intégral

1Durante noviembre del presente año, el Dr. Will Fowler, de la Universidad de San Andrews, en Escocia, impartió una serie de conferencias en distintos centros académicos de nuestro país con el fin de dar a conocer su más reciente libro publicado en los Estados Unidos, Santa Anna of Mexico (University of Nebraska, 2007). El tema principal fue la biografía de Antonio López de Santa Anna. Fowler es un especialista en la historia y el pensamiento político de México de las primeras décadas del siglo XIX. Es conocido por sus trabajos dedicados a José María Tornel y Mendivil, quien ocupara diversos cargos en los gobiernos independientes. Igualmente ha coordinado un libro dedicado a las biografías de los presidentes de México, cuya segunda edición está a punto de salir. Respecto al perfil de Santa Anna, nos había adelantado algunas de sus exploraciones en las Fiestas santanistas: la celebración de Santa Anna en la villa de Xalapa, 1821-1855 y en el libro colectivo, coordinado por Pilar Gonzalbo Aizpuru y Verónica Zárate Toscano Gozos y sufrimientos en la historia de México, (2007) donde publicó "Los placeres y pesares de Antonio López de Santa Anna (1794-1876)". Aprovechando la oportunidad, le realizamos la siguiente entrevista:

2Eduardo Flores.-¿Cuál fue tu interés por Antonio López de Santa Anna?

3Will Fowler.- A mí lo que me interesó de Santa Anna, es que es un personaje que se ha mostrado como uno de los monstruos de la Historia de México. Es una figura vilipendiada, representada como un traidor, como un vende patrias, como un dictador, como un chaquetero. Sin embargo a mí lo que me interesaba era, de alguna manera, empezar a entender cómo podría ser eso cierto, todas estas acusaciones, porque si verdaderamente teníamos un individuo tan terrible, pues no se entendía cómo durante tres décadas de la historia de México, tantos mexicanos, una y otra vez, insistían en que volviera al poder. Entonces había dos alternativas: la mayoría de los mexicanos de esa época eran masoquistas y les gustaba tener un hombre repugnante como gobernante o finalmente, había un mito en la lista negra que había que empezar a descifrar y ver cuál era la realidad.

4E.F.- Para la historia de México, Santa Anna es un personaje polémico, odiado, pero sobre todo traidor.

5W.F.- Esto es cuestión de mirar los documentos, entonces hay diversos momentos en su carrera política donde pareciera ser que sí, que traicionó al país, pero una vez que se miran los documentos de cerca resulta que no. Por ejemplo, en el episodio de Texas, cuando fue apresado y firmó el Tratado de Velasco. En ese acto no reconoce la Independencia de Texas. En la guerra contra los Estados Unidos, de 1846 a 1848, aunque entra en negociaciones con Polk, de hecho lo que hace es engañar a Polk, para que le permita entrar y volver a México. En ese momento, en lugar de negociar la paz y de alguna manera permitir que los Estados Unidos se lleven todo el territorio, sin tener que luchar, hace todo lo contrario. A partir de ahí organiza la defensa de México. Entonces la acusación de que él vende a la patria o que la traiciona, tampoco es cierta. Donde, tenemos un caso de venta del territorio mexicano, es el Tratado de la Mesilla. Pero no es un hecho de traición, es una venta muy polémica. Hay que tener en cuenta el contexto al que se enfrentó Santa Anna, nuevamente, las opciones eran muy escasas.

6E.F.- ¿En esta situación, entonces, tú crees que la venta fue justa?

7W.F.- No creo que fuera justa, ni creo que tampoco yo pueda sentenciar a Santa Anna. Pero sí creo que, en el caso de la venta de La Mesilla tenemos una situación donde hay una movilización de tropas de los Estados Unidos, en la frontera y han dejado claro que quieren ese territorio para poder construir el ferrocarril que los llevará hasta California, lugar en el que han descubierto oro. Con el trauma de la derrota, los mexicanos sienten temor de que ese territorio lo va a tomar por la fuerza el ejército norteamericano. Santa Anna tiene el interés de cobrar La Mesilla; se firma la venta, el 30 de diciembre de 1853. Durante al menos seis meses, intentó negociar con las grandes potencias europeas, con el fin de impedir la venta del territorio. Entra en negociaciones con diplomáticos españoles, les pide ayuda y les advierte que la suerte de La Mesilla, puede ser el destino de Cuba, sin embargo, por desgracia para él, en ese contexto no consigue el apoyo de las potencias y finalmente se ve obligado a vender. Se vende por una cifra, que él considera de hecho muy beneficiosa para México. Pero Santa Anna se enfrenta al problema de la corrupción, que provocará que los beneficios que se hubieran podido obtener, gracias a esa venta, se desperdicien completamente, porque el dinero nunca llega a utilizarse para el bien de la nación.

8E.F.- ¿Podríamos hablar de un concepto de corrupción política equivalente al de la actual?

9W.F.- Es muy difícil, es importante hacer distinciones en el vocabulario político, tanto para ahora como para entonces. De hecho el problema de manejar ciertos términos conduce a anacronismos que de alguna manera nos reduce nuestra comprensión de esa época. Eso lo he visto yo, de manera que se han manejado términos como derechas o izquierdas, o conservadores y liberales. Cuando en ciertos contextos no existen esas variaciones. En el caso de corrupción, hay que distinguir la malversación de fondos y robo institucional; estos hechos sí se dieron. Yo sospecho que durante el siglo XIX, ellos no necesariamente usaban la palabra corrupción, sin embargo, hablaban de que Santa Anna era un ladrón o que se robaba los fondos públicos y generaba un escándalo por el mal manejo de los recursos, cuando se impusieron una serie de impuestos, de manera muy dramática, en los gobiernos que van de 1841 a 1844. Santa Anna era propietario de casi todas las tierras que iban desde el puerto de Veracruz hasta Jalapa. La mayoría de los miembros del gabinete santanista, habían comprado haciendas por doquier, mientras que la recaudación de impuestos no había tenido ningún impacto significativo en la sociedad. Dicha situación provocará una rebelión contra Santa Anna, conocida como la “revolución de las tres horas”. Se da un rechazo muy dramático, en el sentido de que se están robando el dinero de la Hacienda Pública. Fanny Calderón de la Barca lo describiría como "un ladrón enérgico" y el dramaturgo español José Zorrilla, cuando vino a México en 1855, dijo: que en México no hay ladrones cuando gobierna Santa Anna, porque es al único que se le permite robar. Bueno entonces si que hay corrupción, obviamente quizá no de la manera en que la tenemos ahora. No de una manera tan sutil, pero sí que existía.

10E.F.- Tu libro pone en tela de juicio el modelo reduccionista entre liberales y conservadores y hoy en día, entre algunos historiadores, se sigue repitiendo hasta el cansancio. ¿Cómo se puede romper el reduccionismo de liberales y conservadores y, de qué manera podemos superar la idea falsa de que en la primera mitad del siglo XIX reinaba la anarquía?

11W.F.- Sí, bueno para empezar los liberales y conservadores como tal, no surgen verdaderamente hasta que se forman esos partidos. El partido liberal y conservador hasta 1849. Y aún entonces, dentro de esos partidos hay muchas facciones, los conservadores algunos son monarquistas, otros no lo son. En los liberales hay una distinción entre los radicales, los puros o los moderados. La idea de partidos homogéneos y monolíticos no es cierta. Antes de 1849, emergen múltiples facciones que son fluctuantes, donde las personas van cambiando, en parte hay una evolución política en respuesta a… y en reacción a.. los diferentes problemas a los que se tienen que enfrentar de manera coherente. Yo creo que lo que es importante para poder entender la política de esa época, es de alguna manera, intentar entender los términos que ellos mismos usaban, por ejemplo en la década de 1820, los yorkinos, escoceses y  novenarios, imparciales, estos son los términos que debemos manejar. Después, los bustamantistas, los santanistas, los gomezfaristas y gomezpedracistas esos son los términos que ellos manejan. Todos son liberales, a todos les ha inspirado de alguna manera la Constitución de Cádiz, todos han entrado a ese juego que después irán cambiando, con y dentro del tiempo. En cuanto a la anarquía ha sido muy exagerada; no digo que fuera un periodo de estabilidad. Pero la anarquía, en buena parte, durante el porfiriato se exageró, para resaltar la idea de orden y estabilidad. Mirando a los gobiernos de esa época, del México Independiente, los ministerios cambian muy frecuentemente. Aparte de Guadalupe Victoria, quien concluye su mandato presidencial, la mayoría de los presidentes no lo llegan a completar. Todo indica que hay una severa inestabilidad, pero por otro lado, debemos mirar la realidad del día a día de la gente; en el sentido de que puede ser que los gobiernos caigan, vengan o cambien, la realidad de muchos mexicanos que no se percataban de esa inestabilidad, ellos vivían en cierta manera, con orden y estabilidad, fue un hecho de que el país avanzó.

12E.F.- Es bien sabido que Santa Anna cambió de bando según sus intereses, ¿podríamos explicar que fuera un chaquetero por la diversidad de facciones que existían?

13W.F.- Sí, bueno, en parte, eso viene en base a que de hecho fueron diferentes facciones las que le invitaron a que él entrara en la política. Claro que lo que yo veo con Santa Anna, es lo mismo que he visto con la mayoría de los políticos de aquella época. Aunque partan de diferentes puntos, todos tienen una evolución política. Entonces la idea de que Santa Anna fue federalista, después centralista, después federalista o que es imperialista y después republicano, se ha de entender en términos evolutivos. De hecho, lo que he analizado de su carrera en forma detallada, dándole la importancia a la cronología que se le debe dar, encuentro una evolución política; es un personaje que en la década de los veinte es un liberal, es un federalista, es un republicano, tiene tendencias populistas. Por lo general, es un hombre constitucionalista, pero pasamos de una etapa de esperanza a una de desilusión, a una idea de decepción profunda y finalmente una de desesperación. Para la década de los cincuenta, es una persona que ha dejado de creer en las constituciones, o que los mexicanos deban tener derecho al sufragio masculino universal; las tres décadas anteriores con sus correspondientes fracasos constitucionales lo han marcado. Partiendo de una visión desesperada, llega a la conclusión de que los mexicanos no estaban listos para determinar lo que es bueno para ellos y necesitan tener a un dictador ilustrado que les ayude. Hay una evolución, no es una persona que un día esta diciendo que es federalista y al otro que es centralista. Obviamente hay esos momentos de coyunturas que tiene que tomar, acuerdos que son claramente pragmáticos por razones circunstanciales, pero esto obviamente se entiende en cualquier contexto político y la mayoría de políticos lo llevan a cabo en este tipo de situaciones.

14E.F.- En este panorama ¿podría decirse que la figura de Santa Anna era necesaria en este sistema político?

15W.F.- Yo creo con la Independencia se creó un vacío y resultaba imprescindible restaurar el orden legítimo, constitucional. Había que tener una autoridad respetada; en este contexto, alguien como Iturbide logró de repente proclamarse emperador y cualquier otra persona lo hubiera podido hacer. Era un momento donde todavía las instituciones no habían sido forjadas; la población no tenía la costumbre de respetar un orden de elecciones. Donde hay temores a todo lo nuevo y temores a lo que pueda ser, a las potencias extranjeras. Donde hay por lo tanto una percepción de inestabilidad. En esta clase de coyuntura normalmente se busca al individuo, al héroe, para resolver dichas circunstancias. En este caso, Santa Anna tuvo la habilidad y contó con la ayuda de otras personas para presentarse ante esa sociedad, como un gendarme necesario. Esa figura mesiánica que podía salvarles y rescatarles en los diversos momentos que llegaran a un callejón sin salida. Él jugó de manera eficaz, para no comprometerse con ninguna de las facciones; esta situación le dio la posibilidad de presentarse como alguien que estaba por encima de los partidos, que era un mediador, un árbitro. Proclamar que le interesaba el país y no los partidos políticos. Hablando desde la teoría de Max Weber, en el libro se busca desentrañar la relación carismática que se forja en sociedades cuando entran en crisis. La comunidad tiende a buscar soluciones en un individuo que es capaz de proveerlas y no las vías institucionales. Una vez que ese orden se restablece, siguiendo a Weber, entonces ya no se necesita la ayuda del gendarme, la figura de ese político se vuelve obsoleta.

16E.F.- ¿Cuál fue el destino del conjunto de representaciones que se crearon a lo largo de la época colonial, con la Guerra de Independencia desaparecen?

17W.F.- No, no, no de ninguna manera, lo que pasa es que, existía un orden basado en el rey en España. A partir de esa figura de donde emana el poder y la soberanía; en el momento que se pierde esa representación hay un vacío y reemplazarlo es un enorme problema. En este contexto todo es posible, hay una sensación de ¿por qué tenemos que respetar a esta persona, quien ahora nos quiere gobernar y no otra? De repente se abre una serie de posibilidades y permite, por ejemplo, que personas de extracción de clases medias bajas y militares, que en el contexto virreinal jamas tenían acceso al poder, durante el siglo XIX tendrán la oportunidad, a través de las armas, de encumbrarse. Después de la guerra de Independencia se abrió toda una serie de posibilidades de movilidad social.

18E.F.- ¿Crees que el vacío de poder tenga el mismo impacto en la capital de la república como en las distintas entidades?

19W.F.- Las provincias, supongo que puede variar, porque hay que tener en cuenta que para muchas personas, en aquella época, no tienen necesariamente una relación de nación y ¿a quién obedecen?. Aunque está el mítico rey allá en España, sin embargo, a nivel local, a quienes obedecen son a las autoridades locales, al jefe político de turno o al hacendado. Esta es la persona a quien ellos obedecen, pero se crea toda una serie de contextos con base en esa ruptura con ese orden y se abre una serie de posibilidades. Yo creo que tanto en las provincias como en la capital. Y finalmente habrá un impacto de lo que está pasando a nivel de la política nacional y ella sí que afecta a las regiones. Eso es lo que hemos visto en los trabajos de Peter G. Guardino1, que nos muestra cómo, en el contexto de Guerrero, aunque el vocabulario cambie, a nivel regional y a nivel de los pueblos de indios, se están usando los términos liberales que se están usando en la capital.

20E.F.- ¿Cuál es tu opinión sobre las múltiples entradas y salidas de Santa Anna de la presidencia?

21W.F.- Considero que Santa Anna de hecho no busca el poder, lo que a él le interesa, sobre todo, es quedarse en Veracruz y cuidar de sus haciendas. Creo que no hay que verle como un presidente o como un líder, yo lo veo más, por un lado, como un hacendado y por otro lado como militar. Un militar que le gusta la excitación de la batalla. No se queda en la capital, se va a luchar y cuando interviene en la política, participa como mediador; viene a restaurar el orden y la paz, pero tan pronto como puede se retira a sus haciendas. No tiene la vocación de un líder que piensa quedarse en la capital, hacerse con el poder y de alguna manera dirigir la nación con mano fuerte por un periodo largo. Esta situación es su gran ventaja y desventaja como figura política, en el sentido de que por no estar en la capital, no se mancha de la suciedad de los políticos y de sus maquinaciones. Eso le permite ser invitado, ser la tentación de todos los partidos. Lo quieren como de presidente, pero Santa Anna no se queda en la capital, nunca se queda lo suficiente para imponer un proyecto como el que querían imponer sus seguidores más fieles, los santanistas, específicamente los de los gobiernos de 1841 al 1844.

22E.F.- ¿Cómo se puede explicar que Santa Anna fuera como una especie de comodín político ante la diversidad de posiciones que existían en las primeras décadas del siglo XIX?

23W.F.- Santa Anna se convierte en la aceptación de todos los partidos por varias razones, controla la región de Veracruz y ese elemento lo hace un jugador clave para todos. Porque si hubiera sido el caudillo de Oaxaca no hubiera tenido la posibilidad de chantajear al gobierno como lo hace desde Veracruz. Domina la aduanas y controla lo que entra y sale de la república; por esta situación, resulta importante controlar a Santa Anna o cuando menos contar con su apoyo. De hecho, Santa Anna controla el camino fundamental que va del puerto de Veracruz a Jalapa, él sabe que lo puede usar a su favor y explica que los diferentes partidos y facciones lo quieren tener de su parte. Por otro lado es uno de los héroes más celebrados, él tiene a un propagandista en la capital, que es José María Tornel, quien promueve su imagen y ninguno de los otros generales de su época tiene a un escritor tan elocuente y creó una historia muy convincente de su figura. Asimismo se le considera un buen militar, se le recuerda más por sus victorias de Tampico de 1829 y Veracruz de 1838, más que por sus derrotas; ese hecho implica un prestigio que otros militares carecían. Otro elemento que considero es que Santa Anna se presenta como alguien que está por encima de las facciones, que lo único que le interesa es el bien de la patria, es un discurso que funciona con la certidumbre de sus clientelas fundamentales. Pero es un discurso que permite que los diferentes partidos entren a alianzas con él, alianzas de conveniencia no porque tengan afinidades ideológicas.

24 

25E.F.- Santa Anna contó con un equipo de publicistas para exaltar su imagen, pero de manera paralela, otro equipo alimentó el imaginario de la leyenda negra.

26W.F.- Sí.

27E.F.- En este caso tu libro, de alguna manera pone en la balanza de lo justo a los grupos que lo exaltaban y a aquellos que fueron sus detractores

28W.F.- El equipo santanista fue fiel, es un grupo específico y se dedican a promoverle porque creen en su importancia y tienen una fe absoluta en él. Hay gente como Tornel que considera que Santa Anna es la única persona en la república que puede darle al país la dirección que hace falta y de ahí su gran desencanto en 1844. Cuando Santa Anna con la Constitución del 1843, se acepta que el presidente tendrá mayores posibilidades de maniobrar sin tener que someterse totalmente al poder del legislativo. En ese momento, Santa Anna se queda en sus haciendas y no viene a gobernar. Para los santanistas es la gran tragedia. Ellos elaboran una propaganda muy eficaz y era un contexto donde había una predisposición por parte de la población para aceptarla y creer en ella. Ya después, el problema es que pesa sobre él la derrota contra los Estados Unidos, se le responsabilizará por ser el presidente de la nación en ese momento, aunque no es una traición lo que conlleva a esa derrota. Sin embargo, esa derrota sí hará que empiece a surgir una acusación y también motivada por los manejos turbios en los que entró con los Estados Unidos; pero como perdió, se quedó un sentido de traición y además el hecho de que su último gobierno fue una dictadura terrible, acompañado de una represión, como yo creo, no hay otro gobierno de México durante el siglo XIX. Es una dictadura que tiene otro elemento: la venta de La Mesilla, de la que hemos hablado. Aquí se sumará la acusación de vende patrias y ese momento coincide con la muerte de Tornel. Es curioso que ya una vez muerto Tornel, Santa Anna ya nunca más podrá volver al poder. Su propagandista era el que le tenía informado sobre lo que pasaba en la capital cuando él se ocupaba de sus haciendas, era el que conspiraba para él. Sin su operador Santa Anna pierde el norte. Pero también creo que hay un cambio generacional, en la década de los cincuenta pocos de los contemporáneos de Santa Anna quedan vivos; quienes ahora se le enfrentan, son personas que nacieron después de 1810, los cuales no tienen una memoria empírica de lo que fue la colonia, eran niños cuando fue el héroe de Tampico. Santa Anna no tiene la resonancia para ellos como para sus contemporáneos y lógicamente ya con el triunfo de Juárez, se consolidará la leyenda negra, y una vez ya fraguada,  ira creciendo y repitiéndose hasta el día de hoy.

29E.F.- ¿Tu crees que tu libro contribuye a pintar, cuando menos en gris, a la figura de Santa Anna?

30W.F.- Bueno a mí me gustaría, me gustaría pensar que con este libro, si se lee, se pueda reconsiderar la figura de Santa Anna y de alguna manera entender mejor una época que hasta ahora ha sido muy difícil de comprender; especialmente porque con todos esos mitos y todas esas leyendas se ha ofuscado nuestro entendimiento del acontecer histórico de ese momento. No pretendo que el aeropuerto de Veracruz se le cambie el nombre por aeropuerto de Antonio López de Santa Anna y tampoco promuevo las estatuas de Santa Anna en Jalapa. Espero que el libro contribuya para que se dejen de repetir las ideas de que: Santa Anna vendió la mitad del país, que era un traidor y que al menos, en aquellas decisiones más polémicas, al menos se intente entender el contexto en que fueron realizadas. Creo que es importante, finalmente, dejar atrás ya de una vez, esa visión maniquea de la historia de héroes y villanos, es el momento de empezar a entenderla como un paisaje en el que las personas intentan mejorar su situación personal, pero también en muchos casos, como en el de Santa Anna, mejorar las relaciones de su país y si fracasaron, fracasaron por errores que cometieron o por las circunstancias, no consiguieron lo que buscaban, pero eso no implica que hubiera necesariamente maldad o una actitud diabólica, que se ha repetido hasta ahora.

31E.F.- La posición maniquea de la historia es frecuente en los gobiernos fracasados, pero puede existir mayor manipulación en aquellos gobiernos considerados de estabilidad o en definitiva triunfalistas ¿Cuál es tu opinión sobre la figura de Santa Anna en comparación a la de Juárez?

32W.F.- Juárez en los últimos años, ha habido un intento de verlo como esa estatua de bronce, de aquellas que se encuentran en las plazas; no tanto como el héroe impecable, se ha intentado verlo como una figura política importante, que tuvo éxito en muchas de las empresas que llevó a cabo, pero era un político que podía llegar a fallar. Mientras, Santa Anna no fue tan villano como se le pinta y Juárez tampoco fue tan perfecto como se ha pretendido creer; existen aspectos de su carrera política que también son cuestionables. La manera en que usó esa ley de la Constitución de 1857, que le permitió atribuirse poderes de emergencia y le permitió de alguna manera gobernar de forma autoritaria, pero constitucional. Entonces fue autoritaria la presidencia de Juárez y hasta cierto grado de crueldad. Cuando en 1867, Juárez exigió que se procesara a Santa Anna y se le aplicara la ley del 25 de enero de 1862. Ley que se aplicó a Maximiliano, Mejía y Miramón. El proceso se llevó a cabo en Veracruz y terminó en el exilio de Santa Anna y no en su ejecución. Juárez en un arrebato de lo que pareciera ser de rabia, encarceló a los seis militares que lo procesaron, en San Juan de Ulúa, por seis meses por no haberle obedecido. Es un aspecto de ese Juárez que nos muestra un rostro alejado de la imagen de santo, no institucional. De todas maneras también se entiende por qué a Juárez se le quiere tanto, porque tuvo éxito contra la intervención francesa y es responsable de la Reforma.

Haut de page

Notes

1 Peter G. Guardino, Campesinos y política en la formación del Estado nacional en México, Guerrero 1800-1857, México, Gobierno del Estado de Guerrero, 2001.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eduardo Flores Clair, « Santa Anna, ¿una figura necesaria en el México independiente? Entrevista a Will Fowler », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Mémoires de l'américanisme, 2008, mis en ligne le 10 janvier 2008, consulté le 27 mai 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/16902

Haut de page

Auteur

Eduardo Flores Clair

DEH-INAH

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page