Navigation – Plan du site
Batallas en el cielo
Elizabeth Burgos

Sodoma y Gomorra: todos viven en el pecado.

[03/02/2006]

Entrées d’index

Mots clés :

Mexique, cinéma, Mexico, Reygadas
Haut de page

Texte intégral

1Carlos Reygadas no deja estrato de la sociedad mexicana sin ser tocado por la abyección. Enmarcado entre dos felaciones, la trama de la película transcurre bajo el signo de la transgresión: transgresión de la moral, transgresión de las distancias etnico-sociales. Marcos, hombre de extracción popular, chofer de un general – representación por excelencia de la institucionalidad –, le confiesa el asesinato de un niño raptado para cobrar un rescate, a una angelical Ana, hija del general, personificación de la juventud de la clase privilegiada, sumida en el colmo de la depravación: Ana ejerce la prostitución por placer. El país que muestra Reygada causa grima y ese parece ser su propósito: propinar una bofetada al espectador, al mexicano en particular, y lo logra a cabalidad. La voluntad de herir hasta los límites de lo soportable el sentimiento nacional mexicano y la estima  de sí, sin respetar procedencia ni origen social, ni dejar asidero para una posible remisión dentro del marco de lo social: lo político está ausente.

2La trama se desliza dentro de los vericuetos del inconsciente, otorgándole al fantasma la categoría de lo real. La mediación de la censura queda abolida, la sublimación simbólica queda sin recursos; el monólogo interior del inconsciente, esa manera de soñar en estado de vigilia, cobra el estatus de lo tangible: el acto prohibido se impone como realidad. La realización del fantasma al transgredir los límites marcados por la internalización de la censura da paso a la perversión. Tal parecería que para Reygadas, la sociedad mexicana no posee los códigos para enfrentar las perturbaciones de las nuevas ofertas de modelos de conducta que de manera violenta han irrumpido n su seno, perturbando el modelo tradicional. Tal parecería que a los ojos del realizador, la sociedad mexicana ha hecho un regreso a la niñéz y sería equiparable al niño perverso polimorfo de Freud, que no es capaz de percatarse de la diferencia entre la sublimación del fantasma y la realización del acto.

3La visión de Reygadas refleja la tensión que impera en el seno del sistema de representaciones que enfrenta hoy la sociedad mexicana sometida al reto de lograr la sintesis entre el paso, sin transición, de la moral tradicional a un nuevo sistema de representaciones. El personaje de Ana sería el producto de un feminismo, tal y cómo se le ha interpretado, de una mujer “liberada” que busca la igualdad con el hombre y que toma como modelo el machismo más tradicional. La igualdad comprendida como el hecho de ser “igual” al hombre – adoptando un modelo de machismo al revés, una suerte de hembrismo que conduce a la imitación de la conducta del hombre, que es al mismo tiempo un juego de proyección de imágenes, ya que, en el fondo, su conducta se adapta al fantasma masculino de la figura de la mujer que oscila entre la virgen y la prostituta.

4Su relación sexual con el mestizo Marcos, sirviente de la familia – la transgresión etnico-social –, es la demostración más palpable de la rebelión de Ana ante la ley y su propensión a mancillarse. La figura del padre, general del ejército, es tanto más presente por cuanto está ausente de la trama, en una sociedad que todavía conserva rasgos tradicionales: el honor del hombre pasa por la “honestidad” de la mujer.

5Marcos también transgrede las leyes de la moral tradicional. Representa la clase de los mestizos, producto del exodo rural, convertido en citadino, con aspiraciones de ascenso económico. Rapta, con la complicidad de su mujer, al hijo de una vecina, y le da muerte, con la que mantenían relaciones de amistad: ruptura de la solidaridad de clase, de la solidaridad entre vecinos.

6Creyó que al confiar a Ana su crímen y por el grado de intimidad física al que habían llegado, ésta lo secundaría en su caída pues había decidido entregarse a las autoridades. Ambos compartían el secreto de sus crímenes: ella, el de protituirse, él, el del asesinato. En lugar de conmiseración, encuentra a otra Ana, esta vez instalada en la casa que comparte con su compañero permanente – un niño bien como ella – con el que parece compartir la complicidad de su vida doble. ¿Acaso Marcos sintió que se había equivocado? ¿Que había sido un simple objeto de los fantasmas de Ana y por ello se decide a clavarle el cuchillo con el que antes el compañero de Ana estaba cortando una sandía – símbolo por excelencia del sexo femenino – cuando Marcos ingresa al apartamento? Deja dudas la certeza de la simple instrumentalización de Marcos por Ana ¿Acaso Ana no expresó signos de verdadera ternura mientras hacía el amor con Marcos? ¿Y por qué esa lagrima que corre por sus mejillas mientras se libra al acto de mayor intimidad en una relación erótica en la que parecería quedaban abolidas las diferencias de origen? La ambivalencia que gobierna el comportamiento de Ana deja en suspenso la respuesta.

7A Ana no le quedaba otra opción que la de pagar con su vida sus pecados. Eva/Malinche pecadora que induce al hombre al pecado no tenía salvación. Ana-Eva/Malinche, hiere el honor del país, del hombre, del padre. La decadencia de lo masculino a manos del hembrismo no tiene expiación.

8Marcos cargado con el peso de dos crímenes va en busca de la expiación de sus pecados apoyándose en los valores tradicionales: lo religioso. Emprende el camino del calvario, arrastrándose de rodillas a través de las calles de la ciudad moderna, exhausto, moribundo, accede al santuario de la Guadalupe y muere ante la virgen, habiéndo expiado sus pecados. El crímen puede expiarse y conducir a la salvación del alma. La moral tradicional queda a salvo. Marcos gana la batalla y va al cielo.

9Se trata de un filme eminentemente religioso fiel a la lógica cristiana en donde el poder universal, el del hombre, queda a salvo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elizabeth Burgos, « Sodoma y Gomorra: todos viven en el pecado. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2006, mis en ligne le 03 février 2006, consulté le 28 mars 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/1807

Haut de page

Auteur

Elizabeth Burgos

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page