Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

It’s a Free World: o como la ideología de la flexibilización puede sacar lo peor del ser humano

De Ken Loach, UK, 2007, 96 min.
[15/01/2008]

Texte intégral

1El realismo puede parecer en ocasiones demasiado fantástico, sin embargo, en tanto realidad histórica, suele estar a la vuelta de la esquina. Esto es uno de los tantos temas que el cineasta inglés Ken Loach nos plantea en su última película It’s a Free World. Es bien sabida la animadversión del realizador hacia los supuestos beneficios de la globalización, pero su aguda crítica no cae en los clichés panfletarios que suelen colarse en el cine de denuncia. Por el contrario, aquí estamos frente a una historia que podría ocurrir en cualquier parte del llamado primer mundo, pero que bien conocemos en Latinoamérica y en otras latitudes.

2En todo lugar donde la flexibilización laboral es ideología y la protección de los trabajadores un tabú, reina y campea la subcontratación y toda la consecuente cadena de abusos que ella conlleva. De ahí, se está a sólo un paso de la explotación y de la total falta de escrúpulos con el dolor y el sufrimiento de los otros, especialmente si estos son tan vulnerables como los trabajadores inmigrantes o los indocumentados.

3Loach nos introduce con crudeza y sin tapujos en la vida de Angie, una joven mujer de 33 años, cuya vida se encuentra tensionada entre el abuso laboral, las deudas económicas y un hijo del cual no es capaz de hacerse cargo. Sin embargo, lo más notable de la película es el camino de degradación moral de la protagonista, de explotada a explotadora, aprovechando todas las “posibilidades” que le ofrece un sistema pro-flexibilidad y donde los controles estatales son burlados de manera sistemática, pues el nuevo “sentido común” dicta que se debe seguir siendo cada vez más competitivo, o que siempre habrá alguien que produzca más barato en alguna parte de mundo. Esto lo justifica aparentemente todo, especialmente en el rubro de la subcontratación, donde directamente se trafica con el esfuerzo humano.

4Como bien sabemos en Chile, donde hasta las empresas del Estado hacen gala de la subcontratación a todo nivel, la piedra angular del discurso sobre el “mercado laboral” es: “cualquier trabajo es siempre mejor que no tener trabajo”. Esta premisa sirve incluso para limpiar conciencias e interpretar la expoliación como una oportunidad que los virtuosos entregan a los necesitados ¿No es éste justamente el principal argumento de Angie para justificar sus excesos e intentar explicar a su padre lo indecible? Si incluso ella llega a decir: ¡deberían agradecernos por darles la posibilidad de trabajar y alimentarse! Cuántas veces no hemos escuchado el mismo comentario (pero en privado) de tantos “emprendedores” y supuestos benefactores de la economía. La diferencia es que ahora el aire de los tiempos sopla a su favor, y el sentido común adopta la forma de la competitividad a cualquier precio. La filosofía maniquea de los lobos y corderos parece justificarlo todo. Angie no quiere volver a ser una oveja, y por eso la única salida que vislumbra es convertirse en lobo, en una suerte de juego de suma cero.

5Probablemente una de las escenas mejor logradas del filme es cuando junto a su socia, al interior de una discoteca, se ponen de acuerdo para disponer de la “carne fresca” masculina que administran en tanto contratistas de mano de obra extranjera. Interesante mirada de Loach, quien pone a estas mujeres como controladoras de un juego sexual que ellas manejan en tanto poseedoras de un poder jerárquico. Es imposible no dar una lectura desde el análisis del género a esta vuelta de tuerca del director: no hay esencialismo que valga, las conductas humanas son culturales y contextuales. No hay ninguna naturaleza o capacidad supuestamente femenina o masculina que sea naturalmente más sensible al dolor humano1.

6En una época donde el fetiche de la flexibilidad laboral circula en el discurso tanto de las izquierdas como de las derechas políticas, y surge como la panacea del crecimiento, resulta urgente mirar la otra cara de la moneda y dejar de comulgar con nuevas ideologías, esta vez propias del más descarnado economicismo. Free to Choose2 (el texto más difundido de Milton Friedman) parece demasiado próximo al nombre de esta película. Probablemente estemos cada día más cerca de su utopía: “Alabados sean los lobos, porque de ellos será el reino de esta tierra”.

Haut de page

Notes

1 Sobre el rechazo a todo esencialismo de origen natural, recomendamos ver: Bourdieu, Pierre, Questions de sociologie, Les Éditions de Minuit, Paris, 2002.
2 Friedman, Milton and Rose Friedman, Free to Choose: a personal statement, Harcourt, United States, 1980.
Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/18453/img-1.png
Fichier image/png, 37k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « It’s a Free World: o como la ideología de la flexibilización puede sacar lo peor del ser humano », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 15 janvier 2008, consulté le 24 mai 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/18453

Haut de page

Auteur

Manuel Gárate

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page