Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

Fuga

De Pablo Larraín, Chile, 2006, 1h50
[15/05/2006]

Texte intégral

1Precedida de un nivel de publicidad pocas veces visto en Chile, el estreno de la reciente película Fuga, del joven realizador Pablo Larraín, tiende a generar un alto nivel de espectativas antes de entrar a la sala de cine, y eso suele jugar en contra de una propuesta que cuenta con elementos interesantes. En cuanto a lo técnico, el cuidado tratamiento de las imágenes y del montaje, especialmente en lo que se refiere a las locaciones externas, refleja el alto nivel de profesionalismo alcanzado por la producción cinematográfica chilena, sobre todo, si se trata de un filme dirigido a un público amplio, y ojalá internacional.

2En síntesis, la película trata sobre la obsesión de dos hombres por una melodía, una supuesta pieza maldita que carga con la muerte en sus partituras. Eliseo Montalbán, joven y prometedor director de orquesta pierde la razón al tomar conciencia de la peligrosidad de su obra recién estrenada y termina internado en un hospital siquiátrico. Años después un intérprete ambicioso, Ricardo Coppa, intenta reconstruir la pieza « maestra » sin medir los peligros que implica tal aventura.

3Las citas, los guiños e incluso los homenajes a otros filmes y realizadores resultan, por momentos, demasiado evidentes, tal y como sucede con las secuencias finales, que no pueden dejar de traer a la memoria las escenas finales de Azul Profundo de Luc Besson1. Ocurre algo similar con el mundo del hospital siquiátrico, donde las referencias a Atrapado sin salida de Milos Forman2 o más aún, Hombre mirando al Sudeste de Eliseo Subiela3, reflejan justamente la miseria del sanatorio público latinoamericano y el desdén de nuestros pueblos hacia el más miserable de los miserables: el enfermo mental pobre. No obstante, uno de los instantes mejor logrados del filme se produce justamente en este espacio y en la interesante actuación de Alfredo Castro, quien juega el papel de un interno maníaco, homosexual, rebelde y de izquierda; una suerte de « multimarginal » a imagen y semejanza de la figura creada por el notable escritor chileno Pedro Lemebel.

4Ocurre algo similar con el mundo de la música docta en Chile, representado en su precariadad material extrema, y el esfuerzo de los músicos por sobrevivir en una sociedad que apenas valora su arte. Probablemenbte es en la representación de estos dos mundos donde la película alcanza sus mejores pasajes. No ocurre lo mismo con las secuencias filmadas en Valparaíso, donde la representación del mundo popular cae en los clichés tradicionales de la « pobreza » en Chile (lenguaje exagerado, brutalidad, violencia, materialismo), sumado a esto la elección de actores que ya parecen encasillados en la representación de tales estereotipos y que hemos visto demasiadas veces en roles similares. No obstante, el trabajo de Pablo Larraín y su equipo destaca por su pulcritud y por la intención de hacer un cine que trascienda el localismo y la pretensión estilista del cine chileno de las últimas dos décadas.

Haut de page

Notes

1 Le Grand Bleu, de Luc Besson, France, 1988.
2 One Flew Over the Cuckoo's Nest, de Milos Forman, USA, 1975.
3 Hombre mirando al Sudeste, de Eliseo Subiela, Argentina, 1986.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Fuga », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2006, mis en ligne le 15 mai 2006, consulté le 18 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/2235

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page