Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

XXY

De Lucia Puenzo, France / Espagne / Argentine, 2007, 86 min.
[12/02/2008]

Texte intégral

1Todos los días nacen niños con algun tipo de defecto corporal. La ciencia y la medicina han hecho progresos como para terminar lo que la “naturaleza” dejo a medio hacer, en un desafío constante por completar lo que aparece imperfecto, en una carrera hacia la norma, hacia la semejanza, hacia el estándar. Pero hay veces en que lo distinto, eso que escapa al modelo, eso que desborda las posibilidades esperadas y que espanta, porque se yergue audaz en su diferencia, interroga las prioridades y nubla los caminos que se ofrecen para elegir.

2Es lo que sucede con el hermafroditismo en pleno siglo XXI, cuando ya no es necesario dejar que solamente la apariencia social (dada por la vestimenta, los modales, los comportamientos, los códigos de relación social) disfrace/oculte/mienta acerca de lo que viene dado en doble. Habiendo cirugías que pueden eliminar el equívoco, esa ambigüedad genital como llama la ciencia al hecho de tener pene y vagina a la vez, no tiene ya razón de ser. Se puede intervenir el sexo del bebé y se puede definir, antes de su crecimiento, la identidad sexual, social y cultural que éste tendrá.

3Esa es una alternativa más ante la encrucijada –que existe porque hay presión social y cultural para mirar esa situación como tal–, alternativa que sin embargo es tenida por “evidente” en esta sociedad nuestra que no soporta otredades estridentes, que no sabe cómo vivir con diferencias, que no sabe incorporar lo ambiguo, lo mutable, lo libre. En algun momento se impuso el fanatismo de la igualizacion y se dejó de aceptar que todos tienen derecho de ser y de estar con el cuerpo que les tocó en gracia. No se trata de la libertad estética ni del derecho a la juventud eterna (eso de operarse las arrugas, rehacerse los párpados, sacarse trozos de grasa, etc.) Tampoco se trata de solucionar problemas graves de salud mediante trasplantes ni de propiciar embarazos artificiales, que finalmente revelan la búsqueda desesperada de vida con lo poco que queda de cuerpo saludable. Acá se trata de intervenir un cuerpo sano, que funciona bien, que incluye dos “aparatos reproductores” y que por eso mismo, por no ser uno sino ser los dos al mismo tiempo, molesta y escandaliza. La monstruosidad, la repulsión y la morbosidad afloran instantáneos, así como la censura, la persecución y las resoluciones tomadas “en nombre de” cuando en realidad el problema no es del cuerpo a operar sino de todos quiénes saben de su existencia.

4Y ahí empiezan los dilemas éticos mayores, esos que permiten a todo el mundo pontificar desde sus valores sacrosantos pero que llegado el momento de tomar una decisión in situ, frente a un bebé hermafrodita, fomentan la huida, porque no es fácil hablar de la propia experiencia (“mi bebé no es niño ni niña”) ni tampoco decidir qué hacer. Lo habitual es que los padres “opten” en nombre del futuro protegido del hijo y siguiendo consejos médicos introduzcan medicinas en el cuerpo del bebé para definir (el verbo marca su propósito) lo que la naturaleza no ha sabido hacer. Lo normal es que los padres, frente a un cuerpo doble, definan de inmediato si será varón o hembra, si lo educarán como niño o como niña, si será socialmente un hombre o una mujer. Porque no puede ser de otro modo, porque la sociedad no resiste lo doble, lo superlativo, lo plural en un solo singular. Pero, y ahí está la intriga de la película, hay padres que no hacen eso y que se arriesgan a crecer con un bebé así.

5Las identidades de género libres y mutables, entonces, en esta sociedad que lucha por derechos individuales, todavía están fuertemente amarradas a los imperativos de la felicidad vaticinada al momento de nacer. Aunque los padres de Alex huyan del país y busquen riberas fronterizas supuestamente menos intrusivas que un Buenos Aires liderado por el fanatismo de la apariencia, la soberbia de los dictados de la moda y de la estética, siguen atrapados por el juicio ajeno. Sea el de los pueblerinos, que cuando saben que Alex es hermafrodita dejan caer la persecución, la agresión y la curiosidad malsana por un ser que se mira desde entonces como un fenómeno de feria. Sea el de los amigos de la capital que invaden la vida de los padres, que opinan y se entrometen, que con la mejor voluntad del mundo (tantas guerras tienen esa premisa por principio) trizan, resquebrajan y horadan un equilibrio precario y frágil pero auténtico y acordado.

6En muchas otras sociedades el hermafroditismo fue interpretado como una bendición del cielo, una señal de los dioses que marca el talento sobrenatural. En otras, como la nuestra, se asume justamente como lo opuesto: implica una falla, una aberración, una imposibilidad insolente que si sigue siendo, ofende lo que se dice es “el orden natural de las cosas”. Dejarla ser es un tremendo equívoco que implicará, se repite, la total infelicidad del que porta en su cuerpo la doble posibilidad. Surge poderosa la pregunta si acaso el fantasma de la infelicidad no mana primero y sobre todo del público espectador que no resiste tanta osadía ni tanta libertad del cuerpo, que no sabe cómo dar un espacio sin censura y sin violencia a alguien que es así tal y como le toco ser.

7La película está muy bien hecha, no por nada en el último festival de Cannes, N°70, del 2007, recibió el “Grand Prix de la Semaine de la critique”. Los actores están formidables, comenzando por Ricardo Darin en el rol del padre de un bebé que no es como los demás y al cual quisiera proteger de la maldad del mundo, del juicio del entorno que con sus reacciones despavoridas hacen que cada niño hermafrodita sienta miedo de su propio cuerpo. Miedo de despertar todos los días con un cuerpo que los demás agreden porque no saben qué hacer frente a él: no saben si seducirlo, si conquistarlo, si protegerlo, si admirarlo, no saben qué pulsión interna seguir porque la elección los cuestiona a ellos en sus propias identidades sexuadas. ¿Las mujeres atraídas por un hermafrodita serán menos mujeres? ¿Los hombres atraídos por un hermafrodita serán menos hombres? La imposición fija, rígida, asfixiante de roles sexuados que obligan a vivir identidades de género cercanos a las cárceles doradas son las que tiemblan y resbalan en sus pedestales cada vez que se “deja ser” a un cuerpo que no responde a la forma unívoca. Y también esta excelente Inés Efron, que da el matiz justo de una adolescente vital, enérgica y reflexiva, que explora su cuerpo y su entorno como puede sin por eso renunciar a las alternativas que su cuerpo, y también su espíritu, su mente y todo lo que ella es, mas allá de ese cuerpo, le ofrecen.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/24812/img-1.png
Fichier image/png, 25k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « XXY », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 12 février 2008, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/24812

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page