Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

Tropa de Elite

De José Padilha, Brasil, 2007, 1h58.
[27/02/2008]

Entrées d’index

Mots clés :

favelas

Palabras claves :

Brasil, violencia, narcotráfico
Haut de page

Texte intégral

1Reciente ganadora del Oso de Plata de Berlín 2008, “Tropa de Elite”, del director brasileño José Padilha, retrata con extrema crudeza y realismo la relación entre la población de las favelas de Rio Janeiro y una policía militarizada encargada de la llamada “Guerra contra las Drogas”. La película se sitúa en 1997, cuando se anuncia la visita del Papa Juan Pablo II a la ciudad, y las autoridades políticas exigen a la policía el control de la situación y evitar cualquier desborde de violencia durante el evento. Pero la misión encierra la más alta dificultad cuando se trata de ingresar en una suerte de territorio urbano autónomo –los cerros de Río-, donde el narcotráfico controla el lugar a través de bandas fuertemente armadas y protegidas por una población que vive al ritmo del Ská. La policía carga a su vez con el estigma de la corrupción y la connivencia con la delincuencia y los políticos locales. Es aquí donde aparece la figura de la BOPE, un cuerpo de policía militar, autónomo y encargado de las acciones represivas de fuerza; supuestamente incorruptible y con altos niveles de “eficacia” en acciones de fuerza.

2Este es el marco general para una película que cuenta con tres protagonistas, a pesar que es sólo uno quien relata la historia, el Capitán Nascimento de la BOPE, un hombre cansado de la violencia y en busca de equilibrio familiar, pero agobiado por el deber de buscar un sustituto, capaz de soportar la presión de su trabajo y no tener ningún tipo de condescendencia con los narcotraficantes. Si el perfil de un “duro” no se encuentra fácilmente entre los aspirantes a policía, entonces habrá que modelarlo cueste lo que cueste.

3La película es de una crudeza inédita para contar la historia de un mundo donde no hay inocentes, sobretodo aquellos jóvenes burgueses “idealistas” que intentan hacer trabajo social en las favelas, pues aceptan la ley del narcotraficante, y finalmente son también los principales compradores de estupefacientes. La policía que supuestamente combate el delito sólo evita los desbordes y deja a los traficantes controlar sectores completos de la ciudad a cambio de dinero y drogas, mientras algunos pocos honestos buscan –paradojalmente- financiar la acción policial mediante sobornos y el control de la famosa lotería popular clandestina “El Bicho”. Pero la supuesta policía incorruptible, la BOPE, no es menos inocente al considerar las favelas como una zona de guerra y buscar ganarla a través de acciones militares de comando. La película se construye a través de la venganza y de la justificación del Capitán Nascimento por la violencia y la búsqueda de un reemplazante que pueda actuar con fiereza y frialdad en este medio.

4Con esta obra, Padilha generó una importante polémica en Brasil y en otras partes del mundo. Se lo ha acusado de fomentar la brutalidad policial, y de una suerte de justificación fascista de la seguridad y de una mirada puramente represiva del tema de la delincuencia. Estoy en completo desacuerdo con esta mirada. La película no justifica la violencia, sino que la desnuda al tratar de entender las motivaciones que tienen policías y narcotraficantes para desatar una guerra sin cuartel, pero especialmente las explicaciones que se da la sociedad supuestamente “bien pensante” y moralista para justificar su guerra a las drogas: fuente de prohibiciones, mafias, corrupción, violencia criminal y estatal. El mensaje final del filme es claro: ¿qué sociedad se construye cuando se tolera y justifica una policía comando que utiliza los mismos procedimientos criminales que intenta combatir? El punto es que Padilha no tiene pelos en la lengua para mostrar lo más sórdido de ese mundo policial, pero también de los políticos locales y de una elite carioca que juega a la solidaridad desde su mundo dorado, pero que alienta la guerra entre policías y narcotraficantes al mismo tiempo que consume aquello que desprecia en el discurso.

5Ya lo había mostrado otra película, Traffic, hace algunos años. La llamada guerra contra las drogas es una estupidez, pues mientras haya una demanda que provenga no sólo del mundo marginal, sino que especialmente de la “buena sociedad”, habrá sujetos dispuestos a proveer el producto por todos los medios posibles, generando un efecto corruptor y criminógeno a todo nivel. Padilha sólo puso el dedo en la llaga. Uno se podría preguntar si el realizador nos dejó un irónico juego de palabras: ¿Tropa de Elite o Tropa de la Elite?

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/25672/img-1.png
Fichier image/png, 48k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Tropa de Elite », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 27 février 2008, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/25672

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page