Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

There will be blood (Petróleo Sangriento)

De Paul Thomas Anderson, Estados Unidos, 2007, 1h58.
[28/02/2008]

Entrées d’index

Mots clés :

Estados Unidos

Keywords :

petróleo

Palabras claves :

magnate
Haut de page

Texte intégral

1En una época donde la épica del emprendedor es difundida como la moral por excelencia y el modelo a imitar, resulta interesante ver una historia donde se nos recuerda el origen bastante controvertido de casi todas las grandes fortunas. No por nada los grandes “Capitanes de la Industria” norteamericana de fines del siglo XIX y la primera parte del XX gastaron ingentes recursos en poner en marcha fundaciones con sus nombres y crear universidades para preparar sus edulcoradas posteridades. Es así como la leyenda de hombres como Andrew Carnegie, Cornelius Vanderbilt, Jay Gould, J.P Morgan o John D. Rockefeller y la Standard Oil son evocadas indirectamente en la última realización de Paul Thomas Anderson.

2La actuación notable de Daniel Day Lewis, como el empresario petrolero Daniel Plainview, bien la valió la estatuilla del Oscar al mejor actor en rol protagónico. Lewis es capaz de transmitir esa ambición desmedida del pionero que no trepida ante nada para controlar lo que su fuerza y energías le permitan. En esta caso se trata de los yacimientos petroleros del oeste norteamericano a comienzos del siglo XX, cuando este producto se convirtió en la nueva fuente de energía de la segunda Revolución Industrial.

3La combinación de codicia, perseverancia y religión puritana forman una mezcla que hace de por sí interesante la mirada del realizador. Aquí no hay ni héroes ni villanos, sólo seres que luchan por un espacio en el nuevo El Dorado que generó el descubrimiento del oro negro en tierras despreciadas por la civilización. Se trata de un mundo de marginales, donde la promesa de la fortuna está abierta a los fuertes; los que no tienen contemplaciones con nada ni nadie. Evocando al título de otra película, es justamente en este mundo tan lejos de la deidad civilizadora donde no hay espacio para los débiles. La misma figura de Dios es utilizada por los protagonistas para justificar sus planes personales, y es aquí probablemente donde la crítica irónica de Thomas Anderson se hace más fuerte. Ni siquiera se salva el valor de la paternidad, la cual parecía salir indemne a lo largo del filme. Al final no queda nada, sólo la fortuna material y sensación que se ha matado una vez más al Dios del los falsos profetas. Si alguna vez fue el oro, el petróleo, el automóvil y ahora la informática y el entretenimiento… pareciera que en el origen de toda gran fortuna siempre hay un pecado original. Sólo hay que saber dónde, cómo y cuándo drenar.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/25712/img-1.png
Fichier image/png, 52k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « There will be blood (Petróleo Sangriento) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 28 février 2008, consulté le 23 mai 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/25712

Haut de page

Auteur

Manuel Gárate

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page