Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

United 93 (Vol 93): una historia de cuerpos.

De Paul Greengrass, Etats-Unis, 2006, 1h51.
[16/09/2006]

Texte intégral

1¿Por qué escribir una reseña sobre una película de “desastres” en una revista sobre historia y antropología? Justamente porque no se trata de una obra tradicional de género, y porque además el filme se abre a una serie de lecturas posibles ¿Por qué escribirla desde el sur del mundo, aparentemente tan lejano de los ataques terroristas, protegido por un aislamiento geográfico y cultural ancestral?

2Habría que decir que United 931 es un trabajo respetuoso del público y las víctimas del 11 de septiembre de 2001, especialmente de aquellas que aparentemente derribaron su avión para evitar una tragedia aún peor. Pero el mayor interés de la obra no está sólo aquí, sino en el tratamiento del relato; en la prescindencia de toda historia paralela edulcorada; destinada al consumo masivo. No hay romances juveniles, súper héroes galanes, redenciones personales ni aditivos emocionales. Como espectadores, seguimos el desarrollo de unos acontecimientos donde conocemos el desenlace. Sin embargo, el director logra transmitir la incredulidad y el asombro de un país que no se convence de ser el blanco de un ataque. Bordeando la pulcritud del buen documental, Paul Greengrass se sumerge en la cotidianeidad de un vuelo local, en los comentarios de los pasajeros, la tripulación e incluso en la rutina inocente de los controladores aéreos, cuya experiencia en secuestros de aviones era nula. La crítica a la inoperancia de los militares y la fuerza aérea surge como un elemento nuevo, sobre todo cuando se sabe el nivel de control que existe en los Estados Unidos respecto del cine comercial, especialmente tratándose de los ataques del 11/9. El país con las fuerzas armadas más poderosas del planeta sólo tenía aquel día 4 aviones caza F16 operativos en la costa este, de los cuales únicamente dos contaban con armamento.

3Personalmente creo que lo más interesante de la película se encuentra en un segundo nivel de lectura, relacionado con la historia del cuerpo y la percepción de lo sensible. Marcel Mauss en un clásico artículo sobre antropología, Les techniques du corps2, planteaba que toda cultura posee una manera tradicional de enseñar a su miembros a servirse de sus propios cuerpos. Ella no tiene nada de “natural” como podría suponerse. Caminar, saltar, nadar comer, incluso respirar son actividades que varían según las culturas, el género, la edad, el estatus social y la historia. El cuerpo “viajante” no es una excepción.

4Los ataques del 11/9 cambiaron radicalmente nuestra manera de relacionarnos con el viaje aéreo. Ya no sólo cabe la posibilidad de convertirse en blanco de un secuestro, sino que directamente en parte de una gran arma de destrucción masiva. El cuerpo como un engranaje menor, insignificante, impotente, casi accidental, formando parte de un “cohete civil” con destino desconocido.

5Pero no sólo eso, sino también las restricciones a las cuales nos vemos sujetos al abordar un avión. Los recientes sucesos de Londres pusieron de manifiesto las medidas de seguridad que se exigen actualmente a los pasajeros de vuelos internacionales, incluso en lugares tan lejanos como Sudamérica. Prohibiciones draconianas, chequeos constantes, imposibilidad de cargar líquidos, objetos con punta, dispositivos electrónicos e incluso cremas de belleza. El cuerpo “viajante” sometido a un chequeo completo, arbitrario, pero “socialmente necesario”. Si el cuerpo mismo puede ser un arma, entonces ¿cuál es el límite? Marcel Mauss hacía hincapié en el error de suponer que una técnica se relaciona siempre con una herramienta exterior al cuerpo. El cuerpo es en sí mismo una herramienta adaptable a diversas situaciones. Así nos lo recuerda cuando menciona que la manera de aprender a nadar a fines del siglo XIX en Francia consistía en la imitación de las paletas de los barcos a vapor de la época. Desplazar una gran cantidad de agua y mantener la cabeza fuera era visto como una “excelente técnica”. Poco después lo que él mismo había aprendido como “correcto” había quedado obsoleto; la nueva técnica tan “antinatural” del estilo crawl se había impuesto como la más eficiente. Hoy en día, aprender crawl es lo natural…

6Esto que parece tan obvio y alejado de una reseña de cine, se aplica a lo que sucede hoy con el viajante aéreo. Generaciones crecieron con una idea del viaje en avión como una experiencia cotidiana como consecuencia de la expansión en los años 1960 del turismo comercial masivo.  En el interior del avión había una relativa libertad de movimiento y control mínimo del equipaje (armas de fuego, productos inflamables y especialmente drogas).

7Hoy en día prácticamente todo artículo está bajo sospecha. El mismo cuerpo es sometido a escáneres y todo tipo de detectores electrónicos, mecánicos e incluso animales. El cuerpo (y en esto incluyo al cerebro) está sometido a nuevas restricciones físicas y sicológicas que obligan al desarrollo de una nueva técnica corporal. El individuo viajante-aéreo debe estar atento a no realizar ningún movimiento que resulte extraño, a manipular sus objetos personales con precaución. De lo contrario puede incluso ser abatido en el acto. Viajar, aunque sea muy lejos de las grandes capitales mundiales, implica que se nos hace ver, desde el momento mismo de embarcar, que somos entes expuestos a convertirnos en sujetos y objetos de destrucción masiva. Pero la película también nos transmite la tensión y el nerviosismo de los atacantes, su sufrimiento corporal y las dudas al momento de realizar el ataque. Aquí no hay automatismos, sino que rostros asustados, cuerpos tensionados frente a una situación extrema.

8Aquellos que vivimos la transición entre la antigua y la nueva manera de viajar, probablemente nunca nos acostumbraremos por completo a esta nueva realidad restrictiva. Protestaremos incluso por medio de una reseña de cine. Para las nuevas generaciones probablemente será algo natural: una técnica del cuerpo aprendida.

9La película nos hace ver la última decisión de un grupo de pasajeros y de parte de la tripulación: recuperar el control de la nave o al menos evitar un ataque contra zonas pobladas. Para ello no tuvieron otra cosa que sus cuerpos.

Haut de page

Notes

2 Marcel MAUSS (1936), « Les techniques du corps », en Journal de Psychologie, XXXII nº3-4, 15 avril 1936, Paris. (disponible directamente en versión francesa desde: http://classiques.uqac.ca/ )
Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/2699/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 58k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « United 93 (Vol 93): una historia de cuerpos. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2006, mis en ligne le 16 septembre 2006, consulté le 26 juillet 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/2699

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page