Navigation – Plan du site
Colloques | 2006
Heridas en el cuerpo, heridas en el alma. Injurias, violencias y sensibilidades (siglos XVIII-XIX), simp HIST 26, 52 ICA, Sevilla 17-21 de julio de 2006.
Rosalina Estrada Urroz

Los gestos de la violencia y la restitución del honor. Puebla en el porfiriato

[19/11/2006]

Résumés

Sous le regard de la loi, la société et la police, les gestes de la violence populaire font échantillon de la barbarie. Néanmoins cette interprétation, les procès judiciaires montrent une partie cachée, cette partie obscurcie apparaît dans la protection de l’honneur, la jalousie et l’expression de l’amour possessif. Au Méxique du Porfiriato ces gestes révèlent l’existence des affects, d’amours et de rancunes. Dans la violence quotidienne l’alcool explique ou occulte d’une façon répétée les gestes de la colère ou de l’amour mal vécu. L’injure physique arrache le sens aux mots, la plaie dans la figure, la tempe ou le cou passe au premier plan. La dispute a lieu entre hommes et femmes et là, même pour un instant, les règles normées par le genre sont transgressées.

Haut de page

Entrées d’index

Keywords :

fight, honour

Palabras claves :

México
Haut de page

Texte intégral

1A los ojos de la legislación, la sociedad y la policía, los gestos de la violencia popular del México porfiriano son una muestra de barbarie. En las palabras dichas y los gestos enunciados aprehendemos  una parte oculta, retenida, que es posible dilucidar. Esta parte sombreada se muestra en  la salvaguarda del honor, el celo y  el posesivo amor. En la violencia diaria el alcohol es uno de los velos que opaca los gestos de la ira o el desamor. Con la injuria física las palabras pierden importancia, es la herida en la cara, en la sien o en el cuello las que se sitúan en primer plano. La riña entre distintos sexos  traspasa por un momento las reglas de género y al  jugar roles agresivos que muestran rebeldía, las mujeres son mal vistas por la sociedad. La madre se encuentra  al lado de la hija para protegerla,  la desvalida también es objeto de  misericordia y de ayuda, salvar el alma sigue siendo un imperativo.  De todas maneras si no se trata de un desenlace fatal, entre  los sexos  existe un momento de estallido que llega a la calma cuando la amasia o la esposa, sin otra posibilidad perdonan.

2Los archivos judiciales son una de las pocas fuentes que nos proporcionan datos sobre el comportamiento de los sectores populares en la vida diaria, a través de ellos es posible recuperar no sólo la riña, sino también la procedencia, dedicación, edad y lugar de habitación de aquel que ejerce la agresión. Desde una nueva mirada podemos reconstruir la geografía de la violencia, en la cual el patio de vecindad es el teatro de todas las expresiones y la cantina o la pulquería el lugar de desahogo donde se da rienda suelta a las pasiones.

Entre lo cotidiano y lo extraordinario

3Para la prensa los gestos de la violencia se manifiestan de manera cotidiana, son narrados de manera detallada, con calificativos que caracterizan a los sectores populares con el imaginario a mano, cómo si los gestos de la violencia, por su “falta de educación”, sus “tendencias orgánicas”, su propensión al “vicio”, les perteneciesen sólo a ellos. La riña, a pesar de su repetición es un acontecimiento extraordinario, los que habitan espacios constreñidos ya sea la casa de vecindad, cantina, burdel y hasta la cárcel comparten también momentos de esparcimiento, de paz, en los cuales la risa esta presente. Este carácter extraordinario se encuentra en los mismos procesos judiciales.

4La herida en el cuerpo o en el alma es parte de la vida social de los sectores populares, aunque no le sean exclusivas. Los gestos de la violencia se expresan sin subterfugios,  no se trata de la esgrima intelectual, o de la intriga, acá las diferencias se dirimen con las armas que están a mano y la injuria se acompaña del golpe. Es un acto momentánea, algunas veces entre gente aparentemente desconocida. Qué impulsa la agresión, qué la provoca,  si escudriñamos detrás del acontecimiento encontraremos valores, sentimientos, pasiones que aunque en su desarrollo tienen un carácter singular, también  pertenecen a la colectividad. Es la violencia, de palabra y obra y su carácter de intolerable que pone en riesgo la integridad corporal. Es también la muerte con su contundencia que no permite eufemismos. Como lo señalan Bourdelais y Bassin lo intolerable se sitúa en  el “cuerpo maltratado, cuerpo sufriente, cuerpo violado, cuerpo del individuo marcado en lo más profundo de su carne”.1 Pero el hecho singular, al contrario de lo que podríamos pensar nos sitúa en el cuerpo colectivo, cuerpo humillado, contaminado, eliminado, cometido muchas veces en nombre de la nación, amparado por leyes, amparado por el poder.2

5Los gestos de la violencia tienen un carácter ambiguo. Algunas veces se manifiestan de manera directa y recaen en una persona, la agresión entonces tiene un motivo, la sospecha es una de sus causas, ésta aparece en los expediente como una aparente suspicacia y se transforma en el desarrollo del proceso en certitud. La violencia se acompaña de gestos y voces, voces que pueden ser susurros, palabras dichas a medias, o gritos de ofensa o de dolor. El tono juega su papel, no se trata de una suave melodía, sino del volumen de la agresión, ante la injuria de puta se responde con una palabra del mismo peso y quizá con el golpe acompañante. Se recurre a lo que está a la mano, puede ser una piedra, un gancho y hasta una botella. Pero estos gestos tienen diversas significaciones y a la  vez son parte de la agresión o parte de la defensa.

6Cuando se reconstruyen los hechos es cuando  aparece la contradicción en el todo que acontece en pocos minutos. Se desmenuza en partes ínfimas y conocemos  “lo que me dijo y lo que le dije”, cómo me agredió y cómo respondí, a la par  los testigos componen,  recomponen y reconstruyen. El mensajero juega un papel esencial, es el correo de voz, el que propaga el rumor, el que da la información: en la cantina tal, dos se pelean; hay una mujer tirada en tal calle: un hombre yace mal herido en la otra, su función dar parte del acontecimiento, la urgencia de su carrera se encuentra determinada por la gravedad del conflicto.

7La ofensa es un acto extraordinario, en él se quebrantan las reglas de  convivencia y se crean nuevas formas de relacionarse en las cuales tiene que intervenir un tercero para que se establezca de nuevo el lugar que cada quien ocupa en el espacio social, en la vecindad o en la calle. No importan las características de la agresión, puede tratarse de la injuria premeditada, de golpes de diferente naturaleza o de ambos que se acompañan, de todas maneras el pleito no se resuelve con un arreglo amistoso de las partes sino que tiene un carácter que rebasa las relaciones interpersonales.

8El caso se lleva a los juzgados sobre todo cuando existen lesiones visibles, a pesar de ello en la mayoría de los procesos estas lesiones tienen un carácter leve, según la ley la mayoría “sanan en menos de quince días”. Pero las “heridas” tienen un doble significado, el primero se presenta en el corto plazo y traduce las condiciones de conflictividad en que se desarrolla la agresión. El segundo marca, se traduce en la herida en el rostro, la mejilla o la sien, en muchos casos señas permanentes que aparecen grabadas de manera indeleble y se constituyen en un estigma para el que las porta. Ser víctima es un punto de partida pues al calor de la riña no existe pasividad, mujeres y hombres responden ante el ataque sin que encontremos un afán por terminar el encuentro con un entendimiento que permita resolver la conflictividad sin problemas.

Las palabras dichas

9En estos procesos, las palabras dichas se componen de manera heterogénea, ofensas e injurias, se potencian mutuamente. Salpicadas de adjetivos, se les da énfasis, de les da color, la metáfora no sustituye califica y aunque aparezca de manera poco frecuente,  lo hace con modismos propios, son mexicanismos que con el tiempo varían en sus significados. Dos diccionarios alejados en el tiempo el de Santamaría 1959 y el de Féliz Ramos y Duarte 1895,3 nos dan indicios sobre la utilización de las palabras en el tiempo. Pero las palabras no pueden aislarse de la circunstancia, del discurso de la adjetivación, así que independientemente del significado buscamos el tono,  la melodía que acompaña y la agresión que omnipresente, que en muchos casos es física. Sin embargo, como diría Farge, las palabras dichas no tienen sentido sino son articuladas a un grupo social, tomarlas de manera individual solo nos dejan ver el curso del lenguaje de un individuo. Si bien es necesario trabajar sobre la palabra y el colectivo que la genera, también es necesario verla de una manera histórica y como en cada época se genera una articulación igual o distinta.4

10Al recobrar las palabras dichas, nos apropiamos de un mundo de rebeldía, de resistencia a la agresión, de los días de espera, pero también de inconformidad y de ajuste de cuentas, con la injuria se recobra el derecho a maltratar al otro, a echarle en cara su situación para compararse, para decirle que no es gran cosa, que es una puta o que chingue a su madre, ahí entonces se establecen distancias para situar a cada quien en su lugar. Los criminólogos, médicos y moralistas, de época nos dirían es ahí donde el “yo bruto se impone al yo racional”. Pero qué otro lugar queda entonces para afirmar la defensa, para afirmar el lugar, el grito y la riña, les pertenece y les hace pertenecer. En el lenguaje de la pelea que se reconstruye en el juzgado, la metáfora aparece  pero calificando, no en lugar de puta, “libélulas del vicio”5 las llamaría Lara y Pardo, sino después del epíteto feroz. Así abundan los vocablos repetidos que enfatizan.

11Podríamos dividir las palabras dichas en tres grandes grupos, aquellas que ofenden a la mujer, en las que predomina puta con sus diferentes calificativos;6 las que se refieren a la madre, que es la ofensa más grave hecha en el transcurso de la riña y las dirigidas al sexo masculino las cuales muestran una gama más amplia, ellos son cabrones, huevones o pendejos. Como lo diría Cela: “La linde que separa las voces admisibles de las no admisibles, o las admitidas de las no admitidas, es siempre movediza…”7, en este mundo las palabras fluyen sin que existan restricciones, son las que la gente llamada “civilizada” no puede externar, contradicen el léxico,  la gramática, la entonación correctos. Se manifiestan con pasión  en  frases cortas que adquieren un carácter ofensivo. Si en el discurso médico y moralista el eufemismo, que “evita la palabra vulgar”8 tiene una gran presencia, en las palabras dichas no se trata de embellecer el lenguaje sino de darle la fuerza para que ofenda y provoque la herida que daña al igual que la piedra, la daga o el puñal.

12No vamos hacer acá una disertación sobre  la palabra puta, nos interesa mucho más ver como se califica, pues casi siempre está acompañada de otros epítetos, como guajolota, alcahueta, vieja, muchas veces éstas la sustituyen transformándose en sinónimos. El significado de guajolota es ambiguo, para el diccionario Ramos y Duarte, significa concubina manceba, si lo comparamos con otras acepciones, guajolote significa perro común que come mucho, o bobo, tonto y necio. El diccionario de Santamaría define guajolota como la hembra del guajolote, considera guajolotada,  acción torpe o necia, en alusión a la “proverbial sandez del guajolote”. De todas maneras es claro que guajolota tiene un sentido despectivo. Es una palabra repetida en el porfiriato y  los diccionarios la señalan como regionalismo, tenemos muchos indicios para pensar que la palabra se constituye en sinónimo de puta y por ello se convierte en una ofensa grave. El calificativo potencia la agresión, así como otras expresiones entre las que se encuentra muerta de hambre y desgraciada.

13Por ejemplo Luisa Pérez es remitida por el gendarme con una herida contusa en la región parietal izquierda, lesión que no pone ni puede poner en peligro la vida y tarda en sanar menos de 15 días, la afectada señala que:  sin motivo alguno una mujer le gritó “usted seguro es una de las putas de la Conchillos”  y con una piedra la lesionó, que la heridora huyó, que los hecho tuvieron lugar en la calle de las Damas, y lo presenciaron varias vecinas; que la mujer de referencia riñó con otra mujer a quien la deponente conoce de vista, se ratificó y no firmó por no saber escribir.9 Luisa Pérez no expresa ninguna opinión sobre su participación o no como pupila de la Casa de la Conchillos, burdel muy conocido en la época que tiene más de treinta pupilas, sin embargo podemos asumir por la calle en la que ocurre el acontecimiento que es posible que Luisa Pérez ejerciera de la profesión en la Casa de la Conchillos, sin embargo a pesar de que el proceso no sea por injuria, el ser llamada en público, puta con un tono fuerte y a la vista de todos, es una ofensa para la misma mujer que ejerce la prostitución.

14En el espacio donde se desarrolla la riña existen una serie de elementos que la fomentan, la vecindad nos es propicia para la vida privada, es fácil el intercambio de miradas y de palabras y el constante ir y venir de un lado a otro y la existencia de servicios comunes establecen una cierta promiscuidad. El buen comportamiento, la honra de esposas, hermanas e hijas se encuentra con frecuencia en entredicho, los hermanos celosos responden al esteriotipo vigente de lo que debe ser una  mujer y cual es el comportamiento que debe observar.

Los atentados al pudor ¿Una cuestión de honor?

15El pudor es un valor presente en los procesos que estudiamos, en el pudor se basan los pleitos en que hombres y mujeres riñen por el otro. Se reclama por la aproximación al amasio, amasia, hermana o amigo. Se exige a la hermana que se vista y actúe con recato y que resista a los peligros de la seducción. Convertidos en conflictos, las desavenencias se hacen públicas, vecinos y vecinas atestiguan y dan su aporte para la construcción de la historia.  Los atentados al pudor tienen un carácter  violento se sitúan en el ámbito de lo intolerable pues afecta lo más íntimo del cuerpo, el desarrollo y las formas que adquiere la denuncia tienen un carácter  secreto, privado, aunque para restituir el honor haya que probar la resistencia de la víctima para preservar la reputación del afectado y la afectada..

16En el siglo XIX códigos y leyes han cambiado, estamos lejos de la época en que el estupro es considerado como el  concúbito voluntario con mujer doncella o viuda de buena fama. El estuprador podía ser  acusado por cualquiera del pueblo, e incurría en la pena de confiscación de la mitad de sus bienes si fuere honrado, y en la de ser acusado públicamente y desterrado por cinco años si fuere civil, sin que le sirviera de excusa el decir que intervino el consentimiento de la mujer.10  El código penal de 1871, que rige los años que estudiamos define estupro como “la cópula con mujer casta honesta, usando la seducción y el engaño para alcanzar consentimiento” y comete violación el que por medio de violencia física o moral tiene cópula con una persona sin la voluntad de ésta, sea cual fuere el sexo. Quien tiene que probar el estupro es la persona que lo alega e  intervienen en esta prueba circunstancias especiales. El diccionario  de Escriche señala: “Las pruebas pueden ser morales o materiales. Son pruebas morales; la confesión aunque se extrajudicial, o la jactancia del acusado, la declaración de testigos, la frecuente conversación y trato del hombre y la mujer estando solo en parajes retirados, el ir juntos en un carruaje con las cortinas corridas…”.  A su vez se consideran pruebas materiales y físicas:

 los vestigios y señales que deje el estupro en la estuprada y que consisten en la desfloración, en las violencias y lesiones sobre los órganos sexuales u otras partes del cuerpo. En las discusiones al respecto parece claro como lo señalamos ya que sólo losl facultativos son capaces de dar al juez un dictamen ilustrado que con otros indicios o adminículos pueda conducirlo al descubrimiento de la realidad de los hechos.11

17Otro problema que se manifiesta a la par de pruebas morales y físicas es el de la  violencia, para que haya verdadero delito es necesario que se presenten una serie de circunstancias, que hacen casi imposible que se falle a favor de la que ha vivido la violación, ésta tiene que  tiene que manifestarse contra ella misma y no sólo “contra los obstáculos intermedios”; la resistencia de la mujer debe ser constante “hasta el fin; pues si no hubiese habido más que los primeros esfuerzos, no habría caso de fuerza, ni lugar por consiguiente a la pena de este crimen.” Por lo general la ley abarca a las vírgenes de doce años y más de edad y no considera a los que no son púberes, el delito es independiente de la violencia cuando se “trate de muchacha de edad tan tierna y tan escasa de juicio, que por solo eso debe presumirse violencia cuando no ha llegado a la pubertad, aun cuando se alegue su consentimiento.” Sin embargo como lo dice el mismo comentarista el delito no es fácil de comprobar y entre los argumentos se señala que: “Tan difícil es cometer delito de fuerza como probar su comisión, por la mujer está dotada por naturaleza de más medios para defenderse, que el hombre para atacar y vencer la resistencia que le opone, pero como la perpetración de tal crimen, aunque difícil no es imposible, no deben desecharse las acusaciones que se presenten, aunque debe ponerse el mayor estudio en examinar las pruebas para no sufrir equivocaciones.” 12

18En los procesos por violación se esgrimen una serie de argumentos que justifican de parte del agresor la consumación del hecho, cualquier favor otorgado justificaría la toma por la fuerza de la mujer, hija o ahijada. Aquella que ha pedido dinero se sitúa en una posición endeble si no puede devolverlo. Sin embargo estos argumentos, esgrimidos por los atacantes o por los mismos defensores, pasan a segundo plano si el examen médico comprueba la agresión y la violencia con que esta se realiza. Defender el honor de las mujeres de la familia, es una función de la madre, pero de una manera primordial de los hermanos, los padres en estos procesos aparecerían como los grandes ausentes.

19Las pruebas son contundentes se producen por medio de los exámenes practicados, exámenes que van más allá de una descripción médica y condensan las condiciones sociales de la víctima. En estos espacios la denuncia se constituye en un mérito, en el espacio social estrecho se resguarda el honor, intervienen los vecinos, los amigos, los hermanos, quienes buscan como preservarlo a través de la denuncia. El grito es la muestra del honor, “ella pegaba gritos”, es la evidencia  de que se ha puesto resistencia, refleja la firmeza, la falta de complacencia ante aquél que con engaño trata de lograr lo que siempre ha querido, es una muestra que no se ha accedido, a la vez los exámenes confirman, la violencia con que ha sido penetrada, el himen desgarrado y las consecuencias que ello tiene para sus genitales.

20Los antecedentes no significan ninguna justificación, pero a través de ellos el agresor se otorga el derecho de poseer. El 18 de septiembre de 1890 Julian Ponce solicita orden de detención para el hombre que se encierra con su hermana Bonifacia Ponce, el acusado Teodoro Ortega es presentado ante la comisaría por el guardia No. 105. El denunciante señala que “que hará como una media hora mandaron a Bonifacia, su hermana, a que fuera a traer carbón; y que a poco rato llegó un individuo que no conoce a su casa y le dio parte a la madre de la declarante que fuera a ver a su hija que estaba encerrada con el dueño de la carbonería que está situada en la calle de las vacas y que estaba dando de gritos. Que en el acto salió la madre del que habla y ocurrió a la carbonería que estaba cerrada, que el declarante corrió en busca de un gendarme y los condujeron a este juzgado”. Bonifacia tiene catorce años de edad y fue bautizada en la parroquia del Sagrario, el denunciante asienta que sobre la conducta moral de la agredida podrían declarar Guadalupe Jácome, Soledad Sánchez y Rosario García. Ratifica la demanda y no firma pues expresa que no sabe hacerlo. La madre Petra Galicia ratifica los hechos y asienta que un desconocido le avisa que  su hija mayor:

Bonifacia estaba con el dueño de la carbonería encerrada y que estaba dando de gritos; que la declarante al escuchar estas palabras, salió a fuerza de carrera y su hijo Julián salió en busca de un gendarme; que antes de llegar a la carbonería se encontró con una mujer desconocida y le preguntó a ella si estaba cerrada la carbonería de esa calle, a lo que le contestó que sí, por lo que apuró el paso y cuando llegó ya estaba abierta; que le dijo al carbonero que qué la había hecho a su hija a lo que le dijo que nada le había pasado, y sacando dos pesos de la bolsa todavía le dijo ese hombre que no hiciera escándalo y que los tomase. En eso llegó su hijo con el gendarme y los condujeron a este juzgado. Que su hija Bonifacia nunca sale a la calle y no ha tenido tratos con ningún hombre. Retificada y leída que fue su declaración, dijo que era la verdad y no firmó por no saber hacerlo.

21Por su lado Bonifacia declara el 19 de septiembre de 1890 “que ayer como a eso de las tres de la tarde la mandaron de su casa a traer carbón; que como la carbonería de la calle primera de la Soledad estaba cerrada, se le ocurrió ir a la que está en la calle de las Vacas, que entró y pidió el carbón al hombre que estaba allí y que estaba solo y le ofreció  plátano y como ella le hubiera dado las gracias, y le dijera que le despachara pues tenía que irse, entonces el hombre le dijo que entrara más adentro y ella no creyó que el hombre fuese hacerle nada, pero cuando el hombre vio que ella entro más adentro inmediatamente lo que hizo fue cerrar la puerta con llave y la jaloneó a fin de que se acostara con él y a fin de tanta fuerza del hombre logró vencerla y enseguida tuvo acto carnal con ella; que la que habla gritaba mucho, que el hombre le decía que le daría dos pesos, y que ya no se fuera para su casa, pero Bonifacia  no aceptó ni una ni otra cosa; que cuando llegó la madre de la declarante ya había pasado todo; que ésta se dirigió al hombre diciéndole que qué había hecho con su hija, a lo que el respondió que nada le había pasado, que no hiciera escándalo, que le daría dos pesos; también agrega que es la primera vez que conoce al referido hombre, que no estaba ebrio, afirma también que a poco rato llegó su hermano Julián con un policía y los condujo al juzgado. Que lo dicho es la verdad y no firmó por expresar no saber.

22Extraído de su prisión el detenido, dijo llamarse Teodoro Ortega, natural de Acajete y vecino de la ciudad con habitación en el siete de la calle de la Santísima, casado, cervecero, de 20 años de edad. Preguntado por el motivo de sus detención dijo que será porque lo acusan de haber forzado a la joven que presentan, pero niega el hecho y relata que en efecto ayer como cosa de las tres y media de la tarde fue a su carbonería Bonifacia Ponce y le pidió medio kilo de carbón prestado y que el declarante no tuvo inconveniente en dárselo; que ayer le habló a Bonifacia de que “quería tener acto carnal con ella”, pero que ella se rehusó diciendo que no podía porque estaba enferma y que otro día sería; que se puso a platicar con Bonifacia y en esto llegó la madre de esta, tanto que le dio un jalón en un hombro que le rompió la manga del saco, que no es cierto que él, ayer, haya tenido y consumado acto carnal con ella, y también ignora quién le haya puesto las piernas moradas a Bonifacia. También afirma que la madre de Bonifacia ha dado motivo para que él le platicara con su hija, tanto que el viernes 13 del actual lo fue a ver y le pidió un peso para desempeñar un rebozo que tenía empeñado, pues Bonifacia no tenía rebozo para salir a la calle y que “más antes le había prestado dos reales y luego le llevaba una sábana pero que el se rehusó a tomarla”; que la semana pasada le dio un peso a Bonifacia; que las más de las veces le iban a pedir carbón fiado y se los daba; y que la primera vez que la madre de Bonifacia le pidió un peso para sacar le rebozo de Bonifacia y el declarante le dijo que sí,  que no tenía inconveniente en dárselo siempre y cuando su hija condescendiera con él, entonces la señora se echó a reír; que no es cierto que haya cerrado la puerta de la carbonería ni que hubiera tenido acto carnal con Bonifacia por la fuerza, pues esta lo hubiera mordido y hubiera dado de gritos; que ayer le regaló otro peso a Bonifacia y que no es cierto que ayer le hubiera ofrecido a la madre de Bonifacia dos pesos. Que lo dicho es la verdad y no firmó por no saber. En el careo entre Bonifacio y Teodoro cada quien ratifica su versión.

23Por su lado los exámenes médicos revelan que la joven:

…tiene los caracteres de la nubilidad, estatura, pechos desarrollados, ojos expresivos, facciones animadas, sus vestidos desaseados; en el cuerpo, brazos y piernas no hay huellas de violencia. Los genitales están como sigue: pubis con vellos grandes, labios hinchados y enrojecidos, pequeños labios con ligeras excoriaciones, himen desgarrado en su lado izquierdo, vagina caliente con pliegues; la introducción del dedo produjo molestia y el cuello del útero al tacto se presentó cerrado, blando y pequeño; separado un poco los grandes labios se vio un líquido sanguinolento saliendo de la vagina; no se pudo aplicar el espejo por el dolor que producía.

24Del examen se deduce que en el cuerpo de Bonifacia no existe señal alguna de violación; pero si  hay las huellas de una reciente desfloración producida probablemente por un coito, que se debe haber verificado 3 o 4 días a lo más antes de la fecha.   En Puebla a 21 de septiembre de 1889 el juez segundo dicta la sentencia: como resultado de la denuncia y a pesar de que Teodoro Ortega niega  haberlo verificado en su misma declaración, el estado de la ofendida y por las declaraciones de testigos aparece que puede haber tenido acceso carnal con Ponce por medio de la fuerza y considerando que el delito de violación lo pena el artículo 795 del Código respectivo lo mismo que el 797 y con castigo que da lugar a la prisión preventiva; que de lo referido puede presumirse la existencia del dicho delito como la responsabilidad criminal del detenido por lo expuesto en los artículos 2217, 2218 del Código de Procedimientos se decolara la formal prisión de Ortega acusado del delito de violación.13 En estos casos la intervención de los expertos puede determinar el camino que sigue el proceso, como lo confirma el código de procedimientos judiciales en su Arto. 62 “En los delitos contra el pudor, la descripción se hará por peritos, para lo que pueden ser requeridos por el agente de la policía judicial que esté practicando las primeras diligencias, los médicos de cárceles, los de comisaría o los médicos legistas, estando todos estos obligados a obedecer de inmediato el requerimiento.”14

25Dos circunstancias salvan el honor de la familia, el grito de Bonifacia -que se esgrime en el proceso como una prueba fiel de que ha sido tomada por la fuerza-, los testigos y el examen médico. Aunque él último no revela señales de violencia en el cuerpo, deja ver que la afectada ha sido deflorada en el pasado inmediato. Otras circunstancias se manejan también y nos revelan como se desarrolla el mundo de las relaciones sociales y de barrio, en la práctica Teodoro insiste en su derecho de poseer a Bonifacia, su argumento principal: ha dado crédito a la familia en carbón y ha realizado  préstamos para solventar las necesidades de la joven. Aunque nunca sabremos si Bonifacia cedió al asedio de Teodoro una cosa si es clara que la afectada en el marco de la vida vecinal, salva su honor con el grito que revela que fue tomada por la fuerza, gritos atestiguados por desconocidos de los que tampoco sabemos nombres o declaraciones. Interviene también en este caso la figura masculina que resguarda el honor de las mujeres, es el hermano, el correo, el que busca al gendarme y el que contribuye para que el proceso salga adelante.

26De la suerte de Bonifacia no sabremos nunca, pero en sus catorce años salva el honor, en una circunstancia  dolorosa para la joven y para la familia, a pesar de que haya jugado como consignan los exámenes médicos con los “ojos expresivos” y las “facciones animadas”. Esta descripción nos revela también que desde la mirada médica, el examen rebasa su función específica, no sólo se reconocen los genitales de la afectada o si tiene golpes en el cuerpo, sus ojos, sus facciones y  el estado de higiene son también objeto de análisis. Con este dictamen de alguna manera se insinúa que Teodoro podría haberse dejado llevar por la sensualidad de Bonifacia y la agresión se explicaría por “la inevitable lujuria masculina”.15  En la introducción al libro de Ambroise Tardieu, Les attentats aux moeurs de 1857, Vigarello sostiene que los médicos legistas “no pueden callar las obsesiones de su cultura, cuando describen el cuerpo de las víctimas y los acusados.” Al mezclar su moral a las observaciones, el  médico fabricaría los estigmas físicos, “traicionándose con sus juicios de valor”.16

27En los casos que analizamos la figura del estupro aparece raramente,  sin embargo existen algunos procesos cuya resolución sigue un camino no uniforme y del que es difícil sacar conclusiones.  Las violaciones son doblemente penadas si el agresor tiene una relación de parentesco, o de tutoría, sin embargo en pocas ocasiones encontramos denuncias de este tipo,  que según el código irían contra el orden natural.17 El delito de estupro o violación también es muy difícil de comprobar, no sólo es necesario que se produzca la introducción del pene en la vagina, sino también que existan evidencias de la presencia del semen del agresor. Semen y sangre aparecen como la pareja que entorna las faltas al pudor, ambos  fluidos son vistos con valorados con criterios diferentes, de la sangre se sospecha que proviene del ciclo menstrual, la presencia del semen es obligada para comprobar el crimen.

28Otros casos que son denunciados como faltas al pudor tienen un desarrollo totalmente distinto, cuando se trata de una mujer que tiene un amasio y se ve comprometida por otro que quiere gozar de sus virtudes, en general  el caso no tiene trascendencia y termina en una simple denuncia que se deja en suspenso por no tener ninguna prueba del delito.  En 1890 María de Jesús Solís se queja de que  el cabo de policía Paulino Rodríguez la aborda y quiere tener relaciones con ella después que su amasio deja la casa, el acusado considera que esta es una venganza y a pesar de las declaraciones de María de Jesús no se considera que existan suficientes elementos para declarar el delito.18

Y hasta la muerte por culpa del pasado

29No se trata de una novela, pero el honor y el amor compiten en el desenlace de hechos que en apariencia  no tienen relación entre sí. Son los gestos de la violencia que aparecerían como espontáneos, pero se encuentran determinados por los antecedentes y las circunstancias que los entornan. El 24 de agosto de 1890 el gendarme No. 221 da aviso de que el Callejón de Naturales, se encuentra una mujer herida por arma de fuego. El  personal del juzgado constata que en una accesoria de la casa 11 a la derecha de la puerta de entrada y acostada en el suelo se ubica  una mujer herida y en el  rincón una cama de madera y trastos corrientes. La afectada  dice llamarse Guadalupe Cortéz, de este origen y vecindad,  habita en la Casa Pública de la Calle la Choluteca, de la que no sabe el número, es soltera y tiene dieciocho años. Recostado en la cama,  Prisciliano Galindo  solicitaba a la deponente,  como no accede a sus deseos, se incomoda y dispara, causándole la herida que tiene. El actuario certifica que Cortéz  tiene una herida en el pescuezo, detrás de la oreja derecha. La afectada insiste en que no tiene ningún antecedente de enemistad con el agresor, pues alguna vez fueron novios, agrega  que el hecho lo presenció Juana Beltrán  y afirma que lo dicho es la verdad y no firma. Por su parte el acusado dice llamarse Prisciliano Galindo, originario de Tehuacán, con domicilio en el cuartel del 10º regimiento, soldado, soltero, de 24 años de edad, dice: que está detenido por haber lastimado a una mujer pero que esa no fue su intención; que siendo muy niños conoció a Guadalupe y siendo jóvenes  entraron en simples relaciones de novios,  tratándola siempre con el mayor respeto, que tuvo que separarse de ella para ir al lado de su padre y cuando regresó se encontró con que Guadalupe era una mujer pública y que por ese motivo ella había perdido para con él las buenas maneras que antes tenía. Sostiene que hoy por casualidad pasaba por el Callejón de Naturales y encontró  en la puerta de una accesoria a Guadalupe, quien lo llamó y lo hizo entrar y adentro vio que había un problema entre los tíos de Guadalupe cuyos nombres y apellidos desconoce, que en ese momento tocaron la puerta de la accesoria cuando el deponente estaba recostado en la cama y Guadalupe reclinada sobre él,  al ruido del toquido, ella dijo: “ese es mi querido” y comenzó a decirle frases insultantes. La tía intercede por Guadalupe ante el recién llegado, pero él hombre desconocido, da un empellón y se le va encima con un  arma, entonces él saca su pistola y dispara, pero hiere a Guadalupe. Se sale a la calle y un grupo de mujeres lo detiene, en el transcurso llega un policía.

30Por la diferencia en las declaraciones se realiza el careo entre Cortéz y Galindo,  la agredida sostiene que la tarde de los hechos estaba tomada y no recuerda bien lo que pasó, tampoco  si algún hombre entró y si dijo y que era su querido, que lo expresado es cierto. Galindo ratifica todo lo declarado y agrega que ignora porque Guadalupe se hace llamar Cortéz cuando su apellido es Salcedo, y porque no quiere dar el nombre del individuo que  dice su querido. No lográndose más se suspende la diligencia. Galindo queda en calidad de bien preso y a disposición del juzgado el 28 de agosto de 1890,  Guadalupe Cortez muere el 30 del mismo mes.19

31Este hecho revela no sólo la situación que prevalece en el mundo de la prostitución, donde la seguridad es precaria y en muchas ocasiones la vida pende de un hilo. También encontramos formas de pensar e imaginarios construidos sobre la mujer prostituta, la defensa de Galindo enumera las características poco honorables de Guadalupe por dedicarse a la prostitución y señala como poco creíble la negativa de Cortéz para acostarse con Galindo pues  al ejercer este oficio no tiene ninguna inhibición para dar sus favores a cualquier hombre. El defensor expresa: “La Cortéz asegura que sólo porque le negó sus favores a Galindo este le disparó su pistola, esto no puede creerse señor Juez si se atiende a que Cortéz además de ser una mujer pública estaba unida con Galindo con relaciones amorosas, y una mujer de costumbres deshonestas como Cortez, condesciende no sólo con su amante sino con otro cualquiera que pague aquello en que la desgraciada ramera aprecia su vergüenza y pudor.”

32El que fuesen  novios en el pasado y que el agresor haya tenido con Cortéz una relación de respeto es un elemento singular que caracteriza el caso. Podemos observar entonces  una tendencia a considerar el afecto como atenuante para el agresor, que se enfrenta al drama de encontrar a su amada en un burdel. Este argumento se reitera a favor de Galindo, quien señala que ha sido por defenderse de un tercero que utiliza su pistola, sin embargo nada prueba lo declarado  y es condenado. Guadalupe muere a los ocho días y la pena que recibe el matador es de diez años de prisión. Cuantas mujeres dedicadas a la prostitución viven situaciones similares, el golpe, la herida en la cara, el maltrato y la muerte las envuelven. En el careo podemos ver los diferentes sentimientos que se esgrimen, Galindo insiste en la relación que en el pasado ha tenido con ella, pero también en que no le tiene mala voluntad pues fue su novia, de manera implícita parecería decir que ahora no merece tal trato, por su lado Cortéz niega lo vivido y dice no recordar.

Para terminar

33A través de este texto hemos hecho muchas preguntas que han quedado sin respuesta, pero en especial dos me han martillado con mayor insistencia ¿Cómo varían los umbrales de tolerancia con respecto al cuerpo?, ¿Cómo la legislación a pesar de su modernidad establece culpabilidades diferentes entre el hombre y la mujer? El umbral de tolerancia se construye desde el cuerpo mismo, desde las palabras dichas, desde los gestos cometidos, y si bien no encontramos una concepción clásica de valores como el honor, la gallardía o el pudor, éstos se manifiestan en la práctica a través de pequeñas brechas. Los gestos de la violencia generan otros gestos, los de la preservación o restitución del honor, también los de la posesión, así el sexo masculino intenta tener el femenino. Cortéz había sido su novia, la encuentra en el burdel, y la mata. Belén es asesinada por celos, el joven extranjero la apuñala. Bonifacia venía con frecuencia a comprar carbón y él le fiaba, el derecho de tomarla es casi natural.

34Aunque la palabra honor no se use en los argumentos para culpar al agresor, forma parte de las razones que explican la insistencia de denunciar y reconstituir las circunstancias en que se producen los pleitos. Elster entiende honor como el coraje o valor en aquellos momentos en los que intentamos dañar  a alguien que, a su vez, pretende hacernos lo mismo. Pero para que este comportamiento honorable se haga evidente es necesaria la presencia de una tercera persona que observe la  valentía y la avale.20 A la par del honor existe la búsqueda de justicia para que se castigue la violencia que incluso ha podido ocasionar la muerte.

35Los gestos de la violencia son variados, responden a la agresión y la defensa, las palabras acompañan al grito al  pataleo,  a la injuria, a la pedrada. Al reconstituirse sin embargo conforman un todo y no se disocian de las circunstancias que los ocasionan y la cronología con que se suceden. Las armas de la agresión aparecen atadas al cuerpo, son la parte que permite la injuria o la defensa del honor. Devolver el honor es también reconstituir el proceso de la ofensa, dejar claro cómo esta se realizó, cómo los testigos pueden ratificar los hechos y señalar que ella es inocente, que él lo hizo por defender el honor de su familia, o que él agredió porque su mujer lo engañaba con otro. En estos procesos se trata de la valentía de aquel que no se deja y se restituye como hombre o mujer honorable. No es una restitución a muerte como Elster lo señala para la antigua Grecia, pues “para ganarse el elogio final era necesario ganar o morir”.  Pero la vigilancia no es sólo individual, la preservación del honor es social, su pérdida desencadena las emociones de desprecio entre los observadores y la vergüenza del sujeto, emociones que guardan una estrecha relación con las normas, por ello, independiente de las razones legales, los procesos tienen un entorno, exigen el concurso de testigos, vecinos amigos y partidarios.

36Con esta especie de disección que se realiza en el juzgado se pierde el todo que acontece casi siempre en pocos minutos, los hechos se suceden en cascada sin que medien ripios o digresiones, pero  en el proceso las partes se recomponen se dividen los gestos, se ratifican o rectifican las palabras, se agregan otras y se corrigen. La riña tiene una unidad, en su curso es difícil determinar la existencia de trozos, es un todo que fluye, es un hito en el tiempo, entre el antes y el después las cosas son diferentes, años guardando el amor, los celos, o el deseo y en un minuto cambia la vida, algunas veces para siempre. En la descomposición se establecen lógicas que convienen a la ley, para que la pena sea menor, para que sea liberado de cargas o para liberarse de los mismos.

37El examen médico  fracciona el daño, y lo decompone sin guardar su continuidad, como si una cosa no tuviese que ver con lo otro, es el eclecticismo que se manifiesta y da cuerpo a la argumentación, en el caso de Bonifacia, los “ojos expresivos”  tienen que ver con el himen roto o con la suciedad de sus vestido, el examen crea significados que no se encuentran en la finalidad misma de la función del perito, determinar en el caso de la violación, violencia física, golpes, y estado de los genitales. El acto violento se cercena en una infinidad de partes, cuando es una unidad, palabras y gestos se acompañan, se potencian, son ofensa y defensa, el grito, el alarido, las palabras soeces, son voces y gestos inseparables. Escondidos entre la piedra y la pistola se encuentran las emociones,  los sentimientos que también  construyen el hecho, determinan su curso, su bondad o su tragedia.

Haut de page

Notes

1 Didier Fassis y Patrice Bourdelais, La constructions de l’intolérable, Études d’antrhopologie et d’histoire sur les frontieres de l’espace moral,  La Decouverte, Paris, 2005, p. 9.
2 Idem.
3 Ramos y Duarte, Féliz, Diccionario de mejicanismos; colección de locuciones i frases viciosas, con sus correspondientes críticas i correcciones fundadas en autoridades de la lengua; máximas, refranes, provincialismos i remoques populares de todos los estados de la República mediana, México, Imprenta de E. Dublán, 1895. Francisco Javier Santamaría, Joaquín García Izcabalceta, Diccionario de mejicanismos: razonado, comprobado con citas de autoridades, comparado con el de americanismos y con los vocabularios provinciales de los más distinguidos diccionarios hispanoamericanos, Editorial Porrúa, México, 1974 (Primera Edición 1959)
4 Farge, Arlette, Des Lieux pour l’histoire, La Librairie du XXe Siècle, Seuil, France, 1997, pp. 67-81.
5 Lara y Pardo, La Prostitución en México, Ch. Bouret, París, México, 1908, p. 51.
6 En Santiago de Chile un estudio sobre la injuria a finales del siglo XVII  e inicios del  XVIII revela la frecuencia de la injuria de puta, la que jamás se dirige a los hombres, pues no existe puto en ninguna acepción ya sea a través de eufemismos. Ver Albornoz, María Eugenia, “La injuria de palabra en Santiago de Chile, 1672-1822”, en Nuevo Mundo, Mundos Nuevos, N.4 – 2004, disponible en http://nuevomundo.revues.org/document240.html
7 Cela, Camilo José, Diccionario secreto (uno), Alianza Alfaguara, España, 1975.
8 Ibid., p. 27.
9 Archivo Histórico Judicial, INAH Puebla, 1906, paquete 2, expediente 137, juzgado 1° correccional. Proceso instruido en averiguación del delito de lesiones cometido en la persona de Luisa Pérez.
10 Joaquín Escriche, Diccionario Razonado de Legislación civil, penal, comercial y forense. México. Impreso en la oficina de Galván a cargo de Mariano Arévalo, 1837. [Edición facsimilar, UNAM, 1993]
11 Blas J. Gutiérrez Flores Alatorre, Lecciones teórico prácticas de los procedimientos judiciales en los fueros común y de guerra o códigos de procedimientos penales y de justicia militar, explicados, suplidos y con observaciones por el General Abogado Blas J. Gutiérrez Flores Alatorre, Tomo I, México, 1883, Imprenta de Gregorio Horcasitas.
12 Escriche, op. cit.
13 AHJl, INAH 1890, paquete 2, exp 104, 18 de septiembre de 1890, Juzgado 1º de Sentencia. En averiguación del delito de violación de que está acusado Teodoro Ortega.
14 Código de Procedimientos Penales del Estado de Puebla. Edición Oficial. Imprenta de la Escuela de Artes y Oficios. 1904.
15  Rosalina Estrada, “La inevitable lujuria masculina, la natural castidad femenina”, en Laura Cházaro y Rosalina Estrada (editoras), En el umbral de los cuerpos, COLMICH, ICSYH-BUAP, México, 2005.
16  Georges Vigarello, introducción al libro de Ambroise Tardieu, Les Attentats aux moeurs, 1857, Jerome Millan, Grenoble, 1995.
17 Código Penal para el Distrito Federal y Territorio de la Baja California sobre delitos del fuero común y para toda la República sobre delitos contra la federación, el cual código se adoptó para el estado de Puebla por decretos del 10 de diciembre de 1875 y 2 de diciembre de 1876. Puebla, 1923, Linotipia de la Escuela de Artes y Oficios.
18 AHJl, INAH, 1890, paquete 1, expediente 184, juzgado tercero de sentencia. En averiguación del delito de atentados al pudor de que se quejó Ma de Jesús Solis.
19 AHJ, INAH Puebla, 1890, paquete 1, expediente 132, juzgado tercero de sentencia. En averiguación del las lesiones de que se queja  Ma Guadalupe Cortez.
20 John Elster,  Alquimias de la mente, La racionalidad y las emociones, Paidós, Barcelona, 2002, p. 173-249.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rosalina Estrada Urroz, « Los gestos de la violencia y la restitución del honor. Puebla en el porfiriato », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 19 novembre 2006, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/2854

Haut de page

Auteur

Rosalina Estrada Urroz

Doctora, Investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla restrada47@yahoo.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page