Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Fernando Vicente Albarrán

De parientes a vecinos : evolución de las redes de parentesco y la solidaridad familiar en un espacio urbano en transformación: El Ensanche Sur de Madrid (1860-1905)1

[24/03/2008]

Résumés

From mid century XIX, the Spanish capital’s accelerated population increase originated deep changes in its morphology and its structure like city, as well as in the social realities that welcomed. The guidelines of behaviour between the social individuals, families and groups experienced great transformations at a time of great changes and rooted traditions, to the time that the familiar strategies varied based on the time and of the social class. In order to analyze social behaviours in constant evolution, the information provided by the municipal registers of 1860, 1878 and 1905 of South Extension of Madrid will be analyzed. Madrilenian Extension, and in individual their South zone, is a privileged scope of study, because it meant an ambitious project that opened to Madrid to the outside, and a new space where a population arrived that left its old habits of life in the heat of to integrate in a city transformation.

Haut de page

Texte intégral

1Esta comunicación forma parte de un ambicioso proyecto de investigación, cuyo objetivo es la reconstrucción histórica del proceso de integración a la ciudad de Madrid de sus respectivas zonas de Ensanche2, arrabales que habían surgido en sus afueras a mediados del siglo XIX y que, a la altura de los años 30 del siglo XX, eran barrios característicos de la capital en el momento de su cristalización como metrópoli, como auténtica ciudad de masas. El profesor Otero Carvajal3 ha resaltado, recientemente, el importante impulso a la historiografía española por parte de la microhistoria, de la reducción de escala en la investigación histórica, especialmente en el periodo comprendido entre el último tercio del siglo XIX y el primero del siglo XX, cuando confluyen la consolidación de la sociedad liberal con la emergencia de la sociedad de masas. Una etapa de transformación y grandes cambios, una época de largas pervivencias. En este cruce de caminos tuvo una singular importancia el incremento de la movilidad interior de la población hacia los núcleos urbanos, que comenzaron a renacer de sus cenizas y a rememorar tiempos pasados de mayor esplendor. Efectivamente, la centuria decimonónica supuso el pistoletazo de salida para un vertiginoso proceso urbanizador a escala global. Fue sin duda una de las consecuencias más evidentes de los cambios que se derivaron de la crisis del Antiguo Régimen. La ciudad se erigió no sólo en receptáculo de masivos movimientos centrípetos de población, sino en el centro rector del territorio articulado en torno a ella, así como en un faro de nuevas pautas culturales y de comportamiento social, de progresos científico-técnicos que desencadenaban un profundo impacto en la vida diaria de las personas. Por ello, la historiografía española, en sus diversas vertientes (económica, demográfica, social, política y cultural), ha visto en la ciudad un objeto de investigación central4, un privilegiado escenario de análisis de la sociedad decimonónica. La ciudad no sólo permite su estudio como marco privilegiado de las transformaciones sociales, sino que en ella pueden aplicarse diferentes metodologías y líneas de investigación interdisciplinares que puedan abrir nuevas sendas de investigación de la sociedad contemporánea.

2En este sentido, la ciudad de Madrid desempeña un papel crucial para entender los procesos de cambio y continuidad de la sociedad española del siglo XIX y principios del siglo XX, no sólo por su centralidad política como capital de la nación, sino por su enorme peso demográfico y su atractivo económico para capas de población con diferentes aspiraciones socioprofesionales. A pesar de la existencia de notables obras pioneras5 o del impulso de los Coloquios de Historia Madrileña6, la capital española ha sufrido un silencio casi absoluto en cuanto a nuevas aportaciones investigadoras se refiere, algo que resulta inconcebible7 para la comprensión global del siglo XIX y XX español. Desde mediados del siglo XIX, Madrid estaba recibiendo flujos migratorios desde las zonas rurales cada vez más intensos que, por un lado, alimentaban su propio crecimiento económico y demográfico pero que, por otro lado, amenazaban con desbordar la capacidad de absorción de su viejo casco urbano. Al igual que otras muchas grandes ciudades del momento, Madrid acabó por decidirse a saltar la valla que la encerraba y expandir su cuerpo urbano, de forma racionalizada, a través del plan de Ensanche que elaboró Castro en 1860.

3Este proyecto aspiraba a solucionar los problemas que tenía planteados Madrid, de hacinamiento y salubridad pública, como capital del nuevo Estado liberal y como ciudad que pugnaba por dejar atrás sus ropajes preindustriales. Es muy conocido el modelo de crecimiento inmigratorio que permitió el notable despegue de Madrid, a pesar de soportar altísimas tasas de mortalidad8. Una lluvia de personas que sustentaba el crecimiento económico de la ciudad. El Ensanche madrileño apareció, además, como una oportunidad de oro para una economía débil en el tránsito del Antiguo Régimen al Estado liberal: por un lado, se lograba emplear al gran número de inmigrantes sin cualificación que estaban llegando; por otro lado, se daba rienda suelta a la inversión especulativa de la burguesía. Aunque el Ensanche demostró, con el tiempo, que fue una condición sine qua non para el camino de Madrid hasta su condición de metrópoli, no resolvió los problemas para los que había nacido. Todo lo contrario, los perpetuó y aun acentuó en algún caso, debido en gran medida al sistema de financiación del proyecto y al respeto absoluto por la propiedad privada, que acabaron por contravenir todos los principios ideados desde posturas higienistas. Así, se acentuó la principal aportación del Ensanche en cuanto a la concepción de la ciudad y de la vida social que en ella tenía lugar: la segregación social del espacio.

4El Ensanche Sur (actual distrito madrileño de Arganzuela) era una zona poco adecuada para la edificación en el momento de la aprobación del terreno. Un panorama de huertas, tierras de labor y descampados, cortado por profundos barrancos y desniveles, entre los que correteaban regueros de inmundicias procedentes de las alcantarillas de la ciudad, hasta desaguar en las orillas del río Manzanares. Un idílico paisaje cuya cara se transformó, no tanto por la puesta en marcha del proyecto de ampliación de la ciudad, sino por la llegada del ferrocarril, el bufante medio de locomoción del siglo XIX. El tren y sus palacios de acero trastocaron el aspecto general de la zona y su funcionalidad dentro del marco general de la ciudad de Madrid. La progresiva inundación de talleres, almacenes, estaciones ferroviarias e industrias asociadas, dieron un aire industrial indiscutible a toda la zona, imponiéndose incluso a todo tipo de planeamiento llegado desde la regla y el cartabón de Castro9. Sin embargo, no hay que pensar en un espacio de uso económico exclusivamente, sino más bien mixto, con espacios reservados a uso residencial. El Ensanche Sur se convirtió en el rincón de Madrid por antonomasia donde el hombre y la máquina, el hogar y el taller, compartían un mismo espacio para vivir. De hecho, antes de la puesta en marcha del proyecto de Ensanche, el futuro distrito de Arganzuela contaba con un pequeño núcleo de población en torno al arrabal de las Peñuelas. Nacido en torno a los años 30 del siglo XIX, estaba compuesto por casas bajas, de construcción barata y de mala calidad, que brotaron de manera un tanto irregular, como alternativa residencial para aquellos que tenían enormes dificultades para sufragar los gastos de la vivienda en el casco interior. En ellas se alojaban labradores, trabajadores y gentes de bajo nivel social, marginados y desocupados, así como los primeros inmigrantes de una ola que se incrementaría con el transcurso de los años.

5A la altura de 1860, cuando todavía no habían hecho acto de presencia las grandes fábricas, talleres o almacenes que menudearían por todo el sector en las siguientes décadas, el Ensanche Sur se mostraba como una de las zonas de mayor crecimiento demográfico de la capital. Las afueras madrileñas eran tierra de inmigrantes, sobre todo varones, que llegaban en solitario desde sus lugares de origen10, pero especialmente de familias, de matrimonios relativamente jóvenes con uno o dos hijos que ansiaban un mejor futuro para sus vidas, o aquellos otros que habían visto frustrado su deseo de prosperar en la capital y eran ahuyentados por los elevados alquileres de las viviendas del interior. En el último tercio del siglo XIX, el humo del ferrocarril parecía dejar, a su paso por el sur de Madrid, una estela de oportunidades para todo aquel que aspirara, o se permitiera, emprender algún negocio; de trabajo para todo el que lo buscase. Un rastro que tampoco puede obnubilar un panorama de miseria, donde amplios sectores de la población vivían bajo la amenaza de la pauperización definitiva y la marginación.

6A lo largo de las décadas finales del siglo XIX y principios del siglo XX, los alrededores del Sur asomaban en todas las descripciones y estudios de médicos higienistas, arquitectos, urbanistas o periodistas, así como en el imaginario colectivo de los madrileños (como describe magistralmente la literatura de la época), como una zona particularmente insalubre, degradada y perniciosa para la salud de las personas, debido a la carencia absoluta, en su mayor parte, de cualquier tipo de acondicionamiento, así como a unas viviendas de ínfima calidad que reproducían muchos de los males del interior. El problema de la vivienda obrera suscitó infinidad de enconados debates, polémicas y proyectos que, luego, tuvieron una raquítica puesta en práctica. Por tanto, unas condiciones ambientales que componían el perfecto caldo de cultivo para que se repitiesen los cíclicos azotes epidémicos y una alta mortalidad propia del modelo demográfico antiguo. Pero el Ensanche Sur no se estancaba, todo lo contrario, experimentaba un fortísimo crecimiento. Entre 1860 y 1905 la población creció un 716,9%, aunque fue más pronunciado en las dos primeras décadas, 324%, que en las siguientes, que se redujo a un 92,5% (Ver Gráfico 1 en anexo).

7En los albores del siglo XX, el Ensanche Sur había dejado atrás su traje de arrabal extramuros y era un barrio más de la ciudad, con sus propias características y funcionalidad. La reducción en el ritmo de crecimiento demográfico no era debida tanto a las malas condiciones higiénicas, o a la falta de los más elementales servicios municipales, circunstancia que compartía con el resto de los barrios bajos de la ciudad (y no digamos ya su Extrarradio), sino a la confluencia de dos factores de índole estructural. Por un lado, su definitiva configuración como la zona “industrial” de Madrid, gracias al fuerte desarrollo del ferrocarril. Hay que recordar que la capital era el centro neurálgico de toda la red nacional de comunicaciones. Esto implicaba una mayor apropiación de terrenos destinados a las industrias que crecieron bajo la férula del gigante de hierro, en perjuicio de las viviendas proyectadas. Por otro lado, el Ensanche había perdido el papel protagonista a la hora de acoger a las riadas de inmigrantes que continuaban acudiendo al atractivo que poseía Madrid como capital del Estado y como la mayor ciudad española, con más de medio millón de habitantes. El testigo lo había recogido el Extrarradio, donde se multiplicaban casas bajas de mala calidad, la mayoría temblorosas chozas construidas por los mismos a los que cobijaban, sin ningún tipo de reglamentación urbanística, al margen de toda legalidad. Este fenómeno era el más palpable ejemplo de la incapacidad del Ensanche para ofrecer acomodo a una población en pleno auge, pues aún existían grandes extensiones de terreno que tardarían años en colmatarse.

8Aunque el Ensanche Sur parecía perder el empuje de sus primeros años, su crecimiento demográfico continuaba siendo notable, como veíamos en la tabla anterior. La cercanía a los centros de trabajo y la baratura de los alquileres, menores que en las otras dos zonas de Ensanche, constituían alicientes con la suficiente fuerza como para atraer a un flujo permanente de personas. Pero era una inmigración un tanto diferente. El inmigrante o la familia recién llegada perdían importancia paulatinamente (empujados seguramente al Extrarradio) por otra inmigración cuya presencia en la ciudad se remontaba en el tiempo. (Ver gráfico 2 en anexo).

9Era una población que podemos suponer más integrada en la ciudad, en el conocimiento de los circuitos laborales y los mecanismos de entrada a ellos, en el uso de la tupida red asistencial que actuaba por los barrios, en la participación de actividades políticas o reivindicativas, en el disfrute de las oportunidades de ocio y diversión que ofrecía la gran capital, con sus escaparates deslumbrantes, el trasiego endiablado de tranvías, carruajes y coches, y las noches sin fin para muchos que no habían conocido más que la taberna del pueblo. El Ensanche iba perdiendo el carácter periférico con el que nació, como tierra de aluvión de inmigrantes recién llegados que buscaban cobijo en los arrabales que brotaban fuera de la ciudad. El número de éstos descendía sensiblemente y eran más numerosos los que llevaban varios años en la capital o los madrileños de origen, gran parte de ellos hijos de inmigrantes. En todo caso, la mayor culpa del dinamismo del Ensanche Sur seguía recayendo sobre esta población que había dejado atrás sus lugares de origen, y que lo había hecho, de forma mayoritaria, en familia. Movimientos de población que no habían supuesto una ruptura abrupta de los lazos familiares, sino que en muchos casos implicó su robustecimiento. Sin poder extendernos en profundidad en las causas de este fenómeno, parece plausible afirmar que respondía tanto a factores de índole general o macroeconómicos (véase los diversos procesos de desamortización, sistemas hereditarios y de propiedad de la tierra, cambios en la organización socioeconómica, etc.), como otros de carácter sociocultural o microhistórico, según se desprende de las nuevas e interesantes aportaciones que se están ofreciendo desde la demografía histórica11, y que tendrían que ver más con el contexto vital de las propias familias en el momento de su decisión de emigrar y la existencia de vínculos en el lugar de llegada (parentesco, amistad) que facilitasen ese momento crítico en la vida de las familias.

10El siguiente cuadro nos confirma la escasa presencia de personas que vivían solas (solitarios) o que lo hacían con individuos con los que no compartían ningún lazo de sangre (realquilados sin núcleo familiar), un fenómeno que se reforzó con el transcurso de los años y el desarrollo y crecimiento demográfico de la zona. En más del 90% de los hogares había, al menos, una familia o personas que no constituían un núcleo pero que sí tenían lazos de parentesco. Ahora bien, estas familias adoptaban diversas y cambiantes formas para adaptarse a una realidad en transformación, muy distinta a la que habían dejado en sus lugares de origen. Aquí, la propiedad, el sistema hereditario o las leyes sucesorias ya no eran los elementos determinantes en la lógica familiar, como sí podían ser en el campo o en las pequeñas ciudades del interior. Madrid era una gran ciudad que comenzaba a bullir bajo una capa de aparente calma. Los que llegaban se veían con problemas para encontrar una vivienda, pasaban graves aprietos para pagar el alquiler diario y descubrían que la capital no era El Dorado, la tierra prometida de las oportunidades, sino que debían apañárselas con un mercado laboral con intermitentes crisis por falta de trabajo, o la jornalerización de las clases populares, con todo lo que ello implicaba en cuanto a inseguridad y escasa remuneración. Aquellos que desearan casarse y fundar su propio hogar debían hacer frente a esta serie de escollos que dificultaban el ansiado acceso a la independencia. De esta manera, se hacía inevitable la entrada a escena de la solidaridad familiar en sus más variadas formas (Ver cuadro 2 en anexo).

11La familia nuclear era la situación más frecuente (como en la mayor parte de España y del resto de Madrid), pero no era la única forma de organizarse que tenían los hogares, unidades dinámicas que estaban abiertas a la entrada y salida de personas del círculo familiar, especialmente las que requerían mayores ayudas (infancia y vejez). De esta manera, la configuración de una red de solidaridades familiares, en función de estrategias de supervivencia coyunturales, por parte de parientes más o menos cercanos, era una práctica habitual e inherente al funcionamiento de la familia nuclear. La capacidad de flexibilización de la familia nuclear era universal y se ajustaba a cada coyuntura socioeconómica con el fin de solucionar problemas, como la viudedad u orfandad, o alcanzar aspiraciones del grupo de parentesco. Las peculiares características de una gran ciudad como Madrid, expuestas anteriormente, explicarían cómo familias sin lazos entre sí, pero dentro de la lógica nuclear, se aliaban de forma coyuntural para salvar las graves dificultades que ocasionaba el escaso y caro alojamiento, especialmente en momentos de crisis o de fuerte inmigración (familias múltiples realquiladas en 1878).

12La solidaridad familiar no se reducía exclusivamente al marco del hogar, ésta podía expresarse sin la necesidad de compartir el mismo techo. Por ello, es necesario llegar al grupo de parentesco en su conjunto y las interrelaciones que se establecen entre ellos, para aprehender el funcionamiento real de los sistemas familiares12. Hasta el momento, este tipo de relaciones habían tenido como marco de investigación a pequeñas ciudades de provincias o pueblos, debido a que su reducido tamaño demográfico permitía controlar al conjunto del vecindario, lo que facilita esta clase de estudios. En ciudades del tamaño de Madrid las dificultades para afrontar un rastreo de este tipo crecen proporcionalmente a sus dimensiones demográficas. ¿Existían en la gran ciudad grupos de parentesco, familias extendidas que actuaban ocultas tras la cortina de la clasificación familiar al uso?; si existían, ¿se perpetuaron en el tiempo?, ¿hasta qué punto los cambios observados en la población inmigrante incidían en este comportamiento familiar?

13Para dar respuesta a estos interrogantes, se ha procedido a un seguimiento exhaustivo de la población a través de los tres padrones utilizados en la investigación (1860, 1878 y 1905), con el fin de evitar un retrato fotográfico, coyuntural, de comportamientos dinámicos, unidos al ciclo de vida de las personas. En un mar de casi 50.000 personas (la población total de los tres padrones unidos) se han detectado a 14 personas que aparecen en las tres fuentes consultadas, lo cual nos da una primera imagen de la extrema movilidad de las personas en estos espacios en construcción y su profunda transformación. Un análisis inicial nos revela el fuerte componente familiar de estas personas en sus primeros pasos en la gran ciudad (tan sólo una persona no tenía vínculos familiares con las personas de su hogar, era realquilada, mientras que el resto eran hijos, en su mayoría, y tres que ya estaban casados). El tipo de familias en el que se insertaban seguía las pautas de la clasificación general, en porcentajes similares, es decir, había un predominio de las formas nucleares (50%) y una amplia gama de solidaridad familiar (familias extensas, extensas colateral, múltiple y troncal) y extrafamiliar (pseudoextensa), sin que ninguna cobrase una importancia significativa.

14El interés de su comportamiento no se hallaba en el interior de sus casas sino más allá del umbral de la puerta, en quiénes eran los que rodeaban a la familia. En la casi totalidad de los casos nos encontramos con familias de parientes, más o menos cercanos, que vivían muy próximos entre sí o familias del mismo lugar de origen. Si la inmigración era la arteria que alimentaba a Madrid, y ésta tenía un tono claramente rural, es lógico pensar que estas personas intentasen continuar, en la medida de lo posible, con sus pautas de comportamiento, con la manera de hacer las cosas, de relacionarse, aprendida en sus lugares de origen. En sus pequeños pueblos todo el mundo se conocía, algo imposible en ciudades de estas dimensiones. Por ello, vivir cerca unos de otros cobraba un gran sentido en un momento difícil en la vida de las personas, como era mudar una aldea, o una diminuta ciudad de provincias, por la gran capital, donde los sentimientos de inseguridad o temor ante lo desconocido serían naturales. Un buen ejemplo de amplia parentela y paisanaje es el de Lorenzo Jiménez Delgado. En 1860 era un joven recién casado de 30 años, procedente de Auñón (Guadalajara), corredor de vinos y con pocos años de estancia en la capital. Vivía en un bajo del nº 11 de la Ronda de Atocha, por el que pagaba 15 pts al mes (la media en ese año era de 10 pts). Compartía hogar con su joven esposa, Manuela Rodríguez, de 24 años, y su suegra, Francisca Cascales, de 48 años, viuda y procedente de Alcantarilla (Murcia). Hasta aquí nada fuera de lo normal, una joven pareja que acoge a la suegra en el momento de enviudar, una situación de apuro sin duda. Pero si miramos un poco más allá, descubrimos que en el bajo del mismo edificio vivía la hermana de la suegra de Lorenzo, María, también viuda y dos de sus hijas, de 23 y 27 años, todas de Alcantarilla, y una de ellas casada con Patricio, un carretero también de Alcantarilla. Muy cerca, en el nº 3 de la misma calle, su hermana mayor, Remigia, vivía con su esposo, Juan Antonio Picazo y la hija de ambos, Josefa. Juan Antonio era un propietario nacido en Tarazona (Albacete) cuyos negocios (desconocemos cuáles eran) debían ser medianamente prósperos, pues mantenía a tres criados y a dos empleados, los cuales también procedían de Tarazona (una buena muestra de la actuación de las redes de paisanaje para la introducción en los mercados laborales). Aunque ya no era familiar directo, Lorenzo podía relacionarse con el cuñado de su hermana, Alfonso Picazo, que vivía en el nº 1 de la misma Ronda de Atocha, junto a su esposa y a dos sobrinitas de 24 y 11 años llegadas de Tarazona. Recapitulando, nos encontramos con una serie de familias que, analizadas individualmente, no pasarían de mostrar un tipo de solidaridad clásica o habitual (una suegra viuda o sobrinas jóvenes, acogidas por parejas sin hijos o con hijos pequeños). Sin embargo, si las consideramos en conjunto, nos encontramos a una gran familia extendida que había convertido una importante calle de la capital en un espejismo de sus pueblos de origen, donde todos se conocían. Familiares, paisanos, quizá amigos, con los que compartir tiempos y espacios de ocio y trabajo, momentos de intimidad, preocupaciones y apoyo en los momentos difíciles. (Ver Plano en anexo).

15En 1878 Lorenzo Jiménez seguía casado con Manuela, pero ya no aparece su suegra, quizá fallecida unos años antes. Vive muy cerca de su antigua casa, en el nº 7 de la Ronda de Atocha. Aunque afirma ser jornalero, sospechamos que esa denominación ocultaba una realidad socioprofesional más agraciada, pues regentaba un figón por el que pagaba 47,5 pts al mes y 17 pts de contribución. Una modesta taberna en la que seguramente ayudaban con la clientela diaria sus hijos Vicenta, de 19 años, Maximiliano, de 18 años, y Francisco, de 15, que afirman ser jornaleros. Además tiene a otro pequeño de 5 años, Mateo. El negocio familiar era una poderosa razón de permanencia en el mismo lugar, pues figones o tabernas, el ramo de la hostelería en general, precisa de estabilidad para afianzar a la clientela. En cambio, no encontramos a ninguna de las personas que conformaban aquella gran familia de 1860, ni familiares ni paisanos de esos pueblos de Guadalajara, Murcia o Albacete.

16En 1905 Lorenzo continúa viviendo en el nº 7, en su tiendecita de vinos, o taberna. Su esposa ya ha fallecido y él es un anciano que se dedica a “trabajos domésticos” según su propia declaración. Su edad le impide dirigir el negocio, ahora en manos de su hija Vicenta, con la que vive. A sus 46 años ya ha enviudado y se ha convertido en el cabeza de la familia: es la tabernera y lleva el antiguo figón que abrió su padre, por el que paga 240 pts de contribución industrial. Con ella y su padre viven el hijo de éste, Mateo, soltero y jornalero (posiblemente trabaje en el negocio familiar) y una nieta de 13 años, María, de la que no sabemos quién es el padre (puede ser Mateo, o los dos hijos de Lorenzo que ya no viven con ellos: Maximiliano o Francisco).

17El grupo parental extenso que veíamos al principio ha desaparecido definitivamente. Hemos seguido a Lorenzo a lo largo de diversas etapas de su vida, desde sus primeros años en la capital como corredor de vinos, en los que ofreció un cobijo a la madre de su joven esposa, hasta su etapa de vejez, cuando él mismo era el beneficiario de la solidaridad de su hija, heredera del negocio. Lo que había cambiado era la desaparición de esa extensa red de parentesco  y paisanaje que pululaba por la misma calle, desvanecida en la muchedumbre de la gran capital. Pertenecer a una gran familia no siempre era una garantía de asistencia en el futuro. Imprevistos de todo tipo, la muerte, riñas familiares, repentinos cambios de domicilio por cuestiones de trabajo, caídas en la delincuencia, etc., podían concluir en una vejez triste y solitaria. En 1860, José Pastor Lillo era un jornalero de 27 años, casado con Paula Zapater, una mujer de su mismo pueblo, San Vicente (Alicante), con la que tenía un hijo pequeño de un año, Manuel. No habían emigrado juntos, sino que cada uno lo hizo con su familia, pues José llegó a Madrid con 16 años y Paula lo había hecho en 1852, con 21 años, junto su madre Vicenta Lillo y su hermano Vicente, los cuales vivían ahora en su casa, un bajo del nº 10 de la Ronda de Segovia. Una familia amplia, en la que actuaban evidentes mecanismos de solidaridad familiar y que se extendía al bajo contiguo, donde vivían los padres de José, Vicente, jornalero de 60 años, y Antonia, también de 60. Con ellos convivían tres hijas (y hermanas de José) casadas (Antonia con Ramón Lido; María con Félix Molina; y Josefa con Salvador Pastor), una hija soltera (Encarnación), dos hijos solteros que trabajaban como jornaleros (Manuel y Antonio) y un nieto de 14 años, también jornalero, Félix, hijo de María y de Félix Molina. Por si la casa se les quedaba grande, aún quedaba un hueco para José Sopir, un jornalero de 32 años realquilado (aunque podía tratarse de la pareja de la hija soltera, Encarnación, de 30 años). Todos, incluido este último, eran del pueblo alicantino de San Vicente.

18Por tanto, una familia extensa y otra troncal viviendo pared con pared. Dieciocho personas de una misma familia que podría parecernos como algo excéntrico. Sin embargo, lo interesante no radica este tipo de organización, que desprende un aire coyuntural (sobre todo en el caso de la familia troncal), sino en la abrumadora presencia de hogares con los mismo orígenes que estas personas. Sólo en el mismo bloque nos encontramos con nueve familias oriundas de tres pueblos de Alicante (Aspe, Monforte y San Vicente), un total de 29 personas. Si extendemos nuestro campo de visión algo “más lejos”, a los edificios contiguos (números seis, ocho, doce, catorce o dieciséis, por ejemplo), detectamos a 14 familias más procedentes de Alicante, cuatro de ellas del pueblo de origen de José Pastor. Es decir, un auténtico hormiguero alicantino en donde nuestro protagonista hallaría una red de apoyos envidiable ante situaciones de dificultad. A la altura de 1878, José se había trasladado a un principal del nº 9 del Paseo Imperial. Su esposa Paula había fallecido y se había vuelto a casar con Bárbara Savater, también de San Vicente y cinco años más joven que él. Vivía en Madrid y, por tanto, el mercado matrimonial al que tenía acceso José era infinitamente superior al que hubiera dispuesto de permanecer en su pueblo, pero el hecho de casarse de nuevo con una paisana nos da una pista de cuáles eran sus principales redes de socialización. Por su trabajo de carretero obtenía una remuneración diaria de 2 pts (el más común en esa época). Su hijo Manuel trabajaba como cajero en la calle San Bernabé (casco antiguo de Madrid) y ganaba idéntico salario. Además, tenía a dos hijas más: Teresa, de 13 años, y Alfonsa, de 6 años.

19La extensa red de parentesco y paisanaje que veíamos anteriormente había menguado de forma considerable. En 1878, en el entorno inmediato a la vivienda de José descubrimos sólo a su hermana María Pastor, que continua casada con Ramón Lido. No hay rastro de más familia ni de aquellos alicantinos que abarrotaban el edificio de la Ronda de Segovia. A lo sumo nos topamos con alguna familia en calles aledañas, pero más bien de forma desperdigada, sin formar grupos extensos. En ese momento de la vida de José, podíamos augurarle un futuro de cierta tranquilidad en cuanto a la asistencia que podía recibir en su vejez, después de años de sacrificios y duro trabajo. Nada más lejos de la realidad. En 1905, nos encontramos con un anciano de 72 años que vive solo, en un solar del Paseo de Sta. Mª de la Cabeza, en el otro extremo del Ensanche Sur, y que no tiene ningún trabajo conocido. No es difícil imaginarle en una situación de miseria y necesidad. Desconocemos las razones que actuaron en su triste final (José murió en 1908 en ese mismo lugar, solo), pero el hecho incuestionable es que los apoyos familiares se habían difuminado, bien por la muerte de las personas, bien porque se habían trasladado de residencia y habían perdido el contacto entre sí. Una solidaridad familiar que, no obstante, seguía funcionando en muchos otros casos, como atestiguan los datos del cuadro nº 2, gracias a la capacidad de la familia nuclear para amoldarse a las diferentes coyunturas vitales de las personas que la componían. Sin embargo, las redes paisanales comenzaban a difuminarse en los albores del nuevo siglo, al compás de unas transformaciones que no sólo afectaban al espacio, sino a las personas que en ellos habitaban y su manera de organizarse en sociedad. Los hilos que conectaban los lugares de origen con los de llegada seguían funcionando, todavía contaba y mucho tener a un familiar o conocido que guiase los primeros pasos en la capital, pero los grandes grupos de paisanaje, de amplias familias extendidas, parecían condenados a extinguirse. Los hilos parecían estrecharse al ámbito estricto de los lazos de sangre. Lejos quedaban los tiempos en los que Lorenzo o José se tropezaban por doquier con familiares directos, lejanos parientes llegados del pueblo o amigos de la aldea cercana. Madrid apabullaba con su incontenible inmensidad y trocaba la familiar figura del pariente o del paisano por la del vecino.

Haut de page

Bibliographie

Bahamonde Magro, Ángel: “El mercado de mano de obra madrileño (1850-1874)” en Estudios de Historia Social, 15, 143-175, 1980.

Bahamonde Magro, Ángel y Otero Carvajal, Luis Enrique: La sociedad madrileña durante la Restauración (1876-1931) 2 Vols., Alfoz-Comunidad de Madrid-UCM, Madrid, 1989.

Brandis, Dolores: El paisaje residencial en Madrid, MOPU, Bilbao, 1983.

Carballo Barral, Borja: Los orígenes del Moderno Madrid. El Ensanche Este (1860-1878), E-PrintsUCM: oai:www.ucm.es: 6336, 2007.

Fernández García, Antonio: Historia de Madrid, Editorial Complutense, Madrid, 1993.

García Abad, Rocío: Historias de emigración. Factores de expulsión y selección de capital humano en la emigración a la Ría de Bilbao (1877-1935), UPV, Bilbao, 2005.

González Portilla, Manuel y Zárraga, Karmele: Los movimientos migratorios en la construcción de las sociedades modernas, Universidad del País Vasco, Bilbao, 1996.

Mendiola Gonzalo, Fernando: Inmigración, Familia y Empleo. Estrategias familiares en los inicios de la industrialización, Pamplona (1840-1930), Universidad del País Vasco, Bilbao, 2002.

Muñoz López, Pilar: La familia en la España de la Restauración, Marcial Pons-UAM, Madrid, 2001.

Otero Carvajal, Luis Enrique: “La reducción de escala y la narratividad histórica” en Cuadernos de Historia Contemporánea, Vol. Extraordinario, Universidad Complutense de Madrid, 245-264, 2007.

Pallol Trigueros, Rubén: El distrito de Chamberí 1860-1880. El nacimiento de una ciudad, E-PrintsUCM: oai:www.ucm.es:6237, 2004.

Pérez Moreda, Vicente: “La población de la ciudad de Madrid, siglos XVIII al XX” en Alvar Ezquerra, A. (Coord.) Visión histórica de Madrid (siglos XVI al XX), Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, Madrid, 185-213, 1991.

Reher, David Sven: La familia en España. Pasado y presente, Alianza Universidad, Madrid, 1996.

Suárez Japón, J. M.: “Población y ciudad. Reflexiones teóricas y metodológicas”, en IV Congreso de la Asociación de Demografía Histórica. Vol. I, Universidad del País Vasco, Bilbao, 51-65, 1999.

Toro Mérida, Julián: “El modelo demográfico madrileño” en Historia 16, nº 59, Madrid, 44-51, 1981.

Vicente Albarrán, Fernando: Los albores del nuevo Madrid: el distrito de Arganzuela (1860-1878). E-Prints Complutense, oai:www.ucm.es: 6238, 2006.

Vicente Albarrán, Fernando, Pallol Trigueros, Rubén y Carballo Barral, Borja: “Hacia una ciudad segregada. Rasgos comunes y diferenciales del primer desarrollo del Ensanche madrileño en sus tres zonas (1860-1880)”, VIII Congreso de la ADEH, sesión 19ª, Mahón, 2007.

Haut de page

Notes

1 Este artículo fue presentado en el Congreso Internacional: Familia y Organización Social en Europa y América, celebrado entre el 12 y el 14 de diciembre de 2007 en Murcia y Albacete.
2 Dirigido por el profesor Dr. Luis E. Otero Carvajal, se lleva a cabo con los trabajos de Fernando Vicente Albarrán para el Ensanche Sur, Borja Carballo para el Ensanche Este y Rubén Pallol para el Ensanche Norte.
3 Otero Carvajal, L. E.: “La reducción de escala y la narratividad histórica” en Cuadernos de Historia Contemporánea, Vol. Extraordinario, Universidad Complutense de Madrid, 2007, pp. 245-264.
4 Bahamonde Magro, A.: “La historia urbana”, en FUSI, J. P. (ed.): La historia en el 92. Ayer, nº 10. Marcial Pons, Madrid, 1993.
5 Fernández García, A.: Historia de Madrid, Editorial Complutense, Madrid, 1993; Mas Hernández, R.: El barrio de Salamanca. Planteamiento y propiedad inmobiliaria en el Ensanche de Madrid, Instituto de estudios de Administración local, Madrid, 1982
6 Bahamonde Magro, A. y Otero Carvajal, L. E.: La sociedad madrileña durante la Restauración (1876-1931) 2 Vols., Alfoz-Comunidad de Madrid-UCM, Madrid, 1989.
7 Se han aducido razones de tamaño demográfico para justificar lo inabordable del proyecto y decantarse por ciudades provinciales de dimensiones más reducidas. Sin embargo, Londres, por ejemplo, lo sería igual o aún más que Madrid, y en cambio, dentro de la historiografía inglesa, no sólo resulta una figura central, sino que además es de donde surgen continuamente los impulsos más dinamizadores para la historia urbana, social, demográfica e incluso de género.
8 Como ha señalado el profesor Fernández García, se debe tener en cuenta que en Madrid actuaban diferentes modelos demográficos que explican una acusada divergencia entre zonas urbanas de la misma ciudad, con una mortalidad mayor (o un efecto más acusado de los azotes epidémicos) en los barrios habitados mayoritariamente por las clases populares, frente a aquellos otros en los residían las clases altas y burguesas de la sociedad.
9 Vicente Albarrán, F.: Los albores del nuevo Madrid: el distrito de Arganzuela (1860-1878), E-Prints Complutense, oai:www.ucm.es: 6238, 2006.
10 Reher, D. S.: La familia en España. Pasado y presente, Alianza Universidad, Madrid, 1996.
11 García Abad, R.: Historias de emigración. Factores de expulsión y selección de capital humano en la emigración a la Ría de Bilbao (1877-1935), UPV, Bilbao, 2005.
12 Muñoz López, P.: La familia en la España de la Restauración, Marcial Pons-UAM, Madrid, 2001.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Fernando Vicente Albarrán, « De parientes a vecinos : evolución de las redes de parentesco y la solidaridad familiar en un espacio urbano en transformación: El Ensanche Sur de Madrid (1860-1905) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 24 mars 2008, consulté le 26 juillet 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/29862 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.29862

Haut de page

Auteur

Fernando Vicente Albarrán

Investigador en formación del Dpto. de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, fernando.vicente[at]ghis.ucm.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page