Navigation – Plan du site
Colloques | 2008
Familia y organización social en Europa y América siglos XV-XX Murcia-Albacete 12-14 diciembre 2007
Mª Pilar Molina Gómez

Juventud y sexualidad : actitudes y conflictos entre "mozos" y "doncellas" en el marco social y familiar. Algunos ejemplos del siglo XVIII en el suroeste de Albacete.

[16/04/2008]

Résumés

Este estudio pretende aproximarse a un terreno tan problemático como el de la sexualidad juvenil prematrimonial, y a las dificultades e impedimentos que experimentan estos jóvenes para acceder al matrimonio. Todo ello inserto en un régimen patriarcal y androcéntrico propio de la sociedad del Antiguo Régimen del suroeste de Albacete en el siglo XVIII. Partiendo de la historia social de la familia y del análisis de género se intentará vislumbrar las diferentes prácticas amorosas y sus vinculaciones con las normativas vigentes –legales, morales o eclesiásticas-. Sin olvidar la literatura de la época como instrumento para penetrar en el contexto socio-cultural de la sociedad moderna.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

España, Albacete
Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Desde los años 90, y sobre todo a partir del año 2000, la edad se está convirtiendo en un objeto c (...)

1Tradicionalmente se ha tendido a asociar el periodo de la adolescencia y juventud con la falta de control de las pasiones sexuales y el pecado, aunque no por ello signifique que se trate de una materia exclusiva de este momento del ciclo vital. Así, al realizar un estudio que verse exclusivamente de los jóvenes, y de sus comportamientos y actitudes prenupciales, son los conceptos de edad y género los que pasan a ocupar una posición central. Estos conceptos han comenzado a estar presentes como objetos de estudio en nuestra historiografía desde épocas muy recientes, y más concretamente, desde las décadas finales del siglo pasado1. Edad y género han sido considerados a lo largo de la historia como principios universales de organización social, cuando en realidad no son sino construcciones socio-culturales elaboradas por los propios seres humanos en un periodo y espacio determinado.

  • 2  Ortega López (1997 : 66).

2Uno de los principales propósitos de nuestro estudio se concreta en entender las relaciones que se establecen entre los sexos en el periodo de la juventud en una sociedad preindustrial como la del Antiguo Régimen. Para ello, el ámbito familiar constituye una referencia indispensable como elemento clave para comprender las relaciones entre hombres y mujeres dentro de la casa, lugar donde se sustentaban las bases de la educación y del comportamiento social2.

3A través, por tanto, de la institución familiar y del análisis de género,nos aproximaremosa un terreno tan problemático como el de la sexualidad juvenil prematrimonial y sus transgresiones, así como a los conflictos y dificultades que experimentan estos jóvenes –ya sean familiares, sociales o eclesiásticos- durante el noviazgo para acceder al matrimonio. Todo ello, inmerso en un sistema de tinte patriarcal y androcéntrico en el que la supremacía de lo masculino se oponía a la debilidad e inferioridad femenina, y en el que la dependencia de los jóvenes al pater familias coartaba en gran medida su libertad de actuación.

  • 3  López Cordón (1998 : 109); Sánchez Ortega (1991 : 5).
  • 4  En este sentido algunos autores nos señalan como podemos asumir la producción literaria como un do (...)

4Son muchas las cuestiones que se nos plantean al iniciar un estudio de estas características en el que los comportamientos sexuales han sido tratados muy por encima en nuestra historiografía3. Además, las mujeres han sufrido un acusado proceso de invisibilización en la historia que queda materializado en su escasa aparición en los documentos de carácter público. Por ello, en nuestro estudio haremos referencia a diversas fuentes de carácter judicial y oficial del siglo XVIII en algunas villas del suroeste albaceteño, en la que se nos ofrece una visión directa de los afectados : dispensas matrimoniales, demandas por incumplimiento de palabra y procesos por estupro. También haremos alusión a los discursos de moralistas y eclesiásticos así como a obras literarias de la época, pues ambos documentos pueden ayudarnos a contextualizar de una manera más acertada en la sociedad del Antiguo Régimen4. Intentaremos, por tanto, poner en relación ficción y realidad, pues como veremos en ocasiones podemos encontrar más elementos de ficción en la propia realidad que en la ficción misma.

  • 5  El término doncella era utilizado por los moralistas para dirigirse a las adolescentes todavía no (...)
  • 6  Chacón Jiménez (1995).

5La conjunción de esta diversidad de fuentes nos ayudará a vislumbrar hasta qué punto coincidían los discursos mayoritarios y las leyes oficiales en torno a los comportamientos sociales y sexuales de los jóvenes con los realmente existentes. ¿Estos discursos silenciaban o más bien reflejaban la realidad? Asimismo, nos interesaremos por el papel que las jóvenes ejercían en la sociedad, ¿se ajustaban completamente al modelo de mujer contenida, pasiva y sumisa que propugnaban los moralistas como propio de las doncellas?5 Por otra parte, es interesante cuestionar el papel que el amor desempeñó en la formación del noviazgo y el protagonismo de los jóvenes a la hora de la elección de la pareja.Y todo ello sin olvidar que estamos ante una sociedad donde la lógica predominante de las familias es la utilización de las alianzas matrimoniales como tácticas de reproducción social6.

1 Entre la teoría y la práctica : las relaciones de pareja anteriores al matrimonio.

  • 7  Croveet- Pavan (1996 : 217).

6A la edad de la debilidad del cuerpo y de los primeros aprendizajes le seguía la de la fragilidad, la debilidad del alma y de la razón7 .Esta imagen general que la sociedad tenía de los jóvenes en la época moderna la podemos ver reflejada en multitud de obras literarias de la época, un ejemplo ello lo tenemos en El sí de las niñas. Don Diego, un caballero de 59 años y con posibles económicos, se refiere a la juventud de su prometida, Doña Paquita de tan sólo 17 años, en los siguientes términos :

  • 8  Fernández de Moratín (2006 : 55).

 “Precisamente en esa edad son las pasiones algo más enérgicas y decisivas que en la nuestra, y, por cuanto la razón se halla todavía imperfecta y débil, los ímpetus del corazón son mucho más violentos8.

  • 9  Del mismo modo, la obediencia y la sumisión al marido debían aprenderse en la más temprana juventu (...)

7Por este motivo, la sexualidad y comportamientos de los jóvenes durante el Antiguo Régimen constituyen el principal foco de atención por parte de los discursos moralistas y eclesiásticos. En ellos los estereotipos de género fueron bastantes pronunciados y gran parte de los tratados se dedicaron exclusivamente al control del sexo femenino. Asimismo, Juan Luis Vives señala que las principales cualidades morales de la mujer debían ser la castidad, la obediencia y la sumisión. La virginidad es el tesoro que toda joven debe conservar y no hay mejor lugar para su guarda que el hogar, “en donde la joven deberá vivir en la ignorancia de los hombres y de la sexualidad, manteniendo así su doncellez”9.

  • 10  Ortega López (2000 : 225).
  • 11  Ortega López (2005 : 320).

8La salvaguarda de la virginidad de las jóvenes, así como la vigilancia y protección de su honor era el elemento central de la política individual y colectiva de cada familia10. Esta vigilancia hacia las muchachas se intensifica con la llegada de la menstruación, puesto que el honor de la familia dependía estrechamente de la sexualidad y virtud femenina. A partir de este momento se hace posible la tarea a la que estaban física ymoralmente destinadas las mujeres  : la reproducción11.

  • 12  Vives (1528); De Mora (1589); De la Cerda (1599).

9Para evitar cualquier atentado sobre el pudor de la doncella y sobre la honra del marido o padre, los moralistas recomendaban la vida honrosa y discreta de las jóvenes sin excederse en las salidas extradomésticas12. Este modelo de joven modosa, retraída y encerrada también aparece en la literatura, particularmente en las obras cervantinas. Así Teodosia, una de las protagonistas de la novela ejemplar Las dos doncellas nos narra su experiencia :

  • 13  Cervantes Saavedra (2004 : 180). Sobre el encierro doméstico en la literatura también podemos cons (...)

 “a mi me tenían en su casa –los padres- a donde me criaba con el recogimiento y el recato que su virtud y nobleza pedían, y yo, sin pesadumbre alguna, siempre les fui obediente, ajustando mi voluntad a la suya sin discrepar un solo punto”13.

  • 14  Wiesner- Hanks (2001 : 113-114).

10Los varones, por el contrario, en este caso los “mozos solteros”, disfrutaban de mayores cotas de libertad sexual. Teóricamente debían ser castos al igual que las doncellas, pues las instituciones eclesiásticas, sobre todo a partir del Concilio de Trento, sólo autorizaban las relaciones sexuales dentro del matrimonio con la procreación como principal y única justificación14.

11Estos eran, sin duda, los discursos y representaciones que los jóvenes debían seguir en la sociedad moderna, algo especialmente acentuado en el caso de las féminas. Sin embargo, la documentación notarial nos muestra diferentes fórmulas paralelas de los comportamientos afectivos de estos jóvenes, que aunque no insertos totalmente en el discurso imperante son hechos reales de la vida cotidiana. Fuentes judiciales como los procesos de estupro y los incumplimientos de palabra, que veremos más adelante, así como los expedientes de dispensa matrimonial,nos darán muestra de una mayor libertad en las relaciones amorosas del siglo XVIII.

  • 15  Debemos aclarar que el 99% de las dispensas solicitadas se deben a impedimentos relativos al paren (...)
  • 16  García González (2000 : 197).

12Tanto es así, que de los 205 expedientes de dispensa recogidos en la Sierra del Segura Albacetense15, podemos observar como en algo más del 20% de los casos los individuos declaran abiertamente haberse conocido carnalmente antes de la celebración del sacramento matrimonial16. Así en el expediente de Tomas Gómez y Lorenza Rivero, ambos de la edad de 19 años y vecinos de la villa de Letur, parientes en cuarto grado de consanguinidad, el propio contrayente declara que :

“haviendo contrahido esponsales de futuro matrimonio con Lorenza Rivero vecina de esta dicha villa sabiendo que era su parienta se trataron y comunicaron familiarmente con este motivo, y que llevados del apetito sensual de la carne se conocieron carnalmente y no teniendo presente mas cosa alguna que su pasión por no haberlo echo con el animo e intención que por este medio su santidad le concediese mas fácilmente la gracia de la dispensazion que solicitan”.

13En esta misma línea, también observamos como en casi un 46% del total de las dispensas existe sospecha de que haya existido trato ilícito, algo que es negado por los propios contrayentes. De este modo, Joaquín García Vianos de 24 años, natural y vecino de la villa de Chinchilla, y Juana García Vianos de 25 años vecina de la villa de Férez, declaran que :

“es cierto se han tratado y comunicado con el finde contraher matrimonio, siempre que su Santidad se dignase el dispensarles en dicho impedimento, pero que nunca ha sido su animo e intención, el que por dicho trato y comunicación mas fácilmente su Santidad les dispensara en dicho Parentesco, y que la nota y sospecha que contra ellos resulta es falsa, pues no se an concocido carnalmente”.

  • 17  Este comportamiento también ha sido observado en la Encomienda de Socovos (García González, 2000 : (...)

14A partir deesta documentaciónpodemos comprobar como en no pocas ocasiones el acto ya se presentaba consumado con anterioridad a la celebración del matrimonio. Algo que demuestra claramente un notorio porcentaje de transgresiones en las normas canónicas y de las relaciones de pareja que establecía la Iglesia. Sin duda, la humana fraxilidad y el cariño sería uno de los principales motivos que llevaban a los jóvenes a actuar de este modo, aunque también podía ser una excusa para reforzar la solicitud de dispensa, algo que parece justificarse por el interés de testigos ynovios de aclarar en sus argumentos que en ningún caso se buscaba que se le dispensara más fácilmente17.

  • 18  Rodríguez Ortíz (2003 : 33).

15En aquellos casos en que existe sospecha o claras evidencias de que ha existido contacto íntimo entre los novios, es decir en casi un 67% de los expedientes analizados, las jóvenes son las que se llevan la peor parte. Sobre ellas recae toda la presión familiar y social al no ajustarse sus comportamientos a la norma estipulada : "si no se casan la susodicha quedaria infamada e incansable y se seguirian graves escandalos entre las familias". El papel de las mujeres se ratifica como portadoras de la honra familiar, pues es su honor y el de toda su familia el que queda trastocado,mientras que las escasas alusiones que se hacen de los varones en estas fuentes nos lleva a pensar en una cierta tolerancia social, e incluso desde el Derecho, a la incontinencia sexual masculina18.

  • 19  Morant Deusa (2002 : 242).

16A través de los manuales de confesores también podemos contemplar la extensión de este tipo de conductas entre los miembros más jóvenes de la sociedad, sobre todo en aquellas zonas más alejadas de los focos de poder. Asimismo, el manual de Francisco Farfán del siglo XVII nos enseña como era costumbre entre los hombres solteros la práctica de relaciones sexuales antes del matrimonio y los casos de simple fornicación -amor entre solteros-19.

  • 20  Morant Deusa (2003 : 131).

17Estos comportamientos también pueden ser observables en la obra de J. de Timoneda titulada El Patrañuelo. Aquí la imagen de los jóvenes solteros libres, divirtiéndose con los amigos, podrían ser descriptivas de la realidad20. Con la soltería a los hombres se les permitía hacer ciertas cosas como “correr las calles” y divertirse con hombres y mujeres solteras, mientras que la virginidad y castidad de las jovencitas constituían el bien más venerado. Existía, por tanto, una doble moral entre ambos sexos, pues lo que se exigía en uno era lo contrario de lo que se esperaba del otro, una contradicción generadora de no pocos conflictos en la sociedad del Antiguo Régimen.

  • 21  Algo parecido ocurre en la sociedad extremeña del siglo XVII, ya que la cohabitación sin unión sac (...)

18Todas estas prácticas no hacen sino explicar relaciones amorosas nunca erradicadas del todo por la moral tridentina, pues en muchos de estos casos se elude la ritualización del matrimonio católico para llevar a cabo relaciones íntimas. Estas relaciones amorosas plenas no fueron infrecuentes antes del Concilio de Trento, pues la promesa de matrimonio o palabra de futuro suponía para muchos un vínculo tan estrecho que en ocasiones se convertía en motivo suficiente para establecer unas relaciones más íntimas. Esto, como hemos podido comprobar,todavía sigue presente en las sociedades del siglo XVIII en el suroeste de Albacete21.

19Las medidas que la Iglesia tomaba para atajar la libertad moral y sacralizar el ritual civil eran variadas. En el caso concreto de nuestra zona geográfica objeto de estudio la penitencia que se solía imponer para aquellos que habían consumado el acto carnal antes de la celebración del matrimonio era la siguiente :

“en el día tres de este presente mes de febrero Francisco Moreno Lecegui y Antonia Ferrer, deudos y parientes en doblado tercer grado de consanguinidad con afinidad han cumplido la sentencia publica de estos en la misa mayor el dicho Francisco Moreno sin capa, y la dicha Antonia descubierta la cabeza, y el manto por el cuello ambos de pie derecho sin arrodillarse sino a la elevación del Santísimo Sacramento y Caliz Consagrado, y habiendo confesado ambos; al fin de la misa comulgaron y después con humildad hincados de rodillas pidieron perdon en voz clara al sacerdote, y absolución de las censuras que abian incurrido y fueron absueltos, durante las ceremonias portaron velas en las manos a modo de penitencia”.

20Es evidente que la vergüenza pública de los contrayentes era uno de los principales fines que la Iglesia perseguía, en lugar de otro tipo de castigos, para dar ejemplo a los demás vecinos de lo que no se debía hacer sino querían pasar por esa situación tan vergonzante, pues el honor y la honra se constituían en uno de los bienes más preciados por esta sociedad. Asimismo, y para evitar este tipo de situaciones las autoridades eclesiásticas recomendaban una intensa vigilancia familiar sobre los jóvenes para impedir que se quedaran solas antes del sacramento, y una reducción de la fase de noviazgo y con ella del componente amoral.

  • 22  López Cordón (1998 : 109).

21Por tanto, la vida amorosa de nuestros jóvenes antepasados debió ser algo más alegre y desenfadada, a pesar de los riesgos y prescripciones, de lo que los moralistas y eclesiásticos pretendieron22.

2 Los conflictos familiares e impedimentos matrimoniales

  • 23  Testón Núñez (1985 : 55).

22Los matrimonios efectuados durante la Edad Moderna respondían más a intereses materiales por parte de la familia y de la comunidad que a intereses sentimentales de los propios cónyuges. El individuo desdeel momento del nacimiento se encuentra atrapado en un entramado de redes sociales y familiares que van a determinar en cierto modo su futuro. Durante la adolescencia y la etapa juvenil la intervención familiar actúa con mayor fuerza para determinar el destino de sus individuos, así que disponen con quien deben casarse, cuando y donde, llegando incluso a oponerse a la voluntad de los hijos23.

23Por ello, los noviazgos son consecuencia de acuerdos y alianzas familias denominadas “esponsales”, bendecidas en una segunda fase por el párroco en la ceremonia eclesiástica. Estas alianzas entre familias podían responder a toda una serie de intereses económicos, políticos, simbólicos y materiales, que contribuyesen a consolidar la posición, fortuna y prestigio social de la familia, es decir, a asegurar la reproducción social.

  • 24  Lorenzo Pinar (2002 : 164).

24La extrema dependencia paterna a la que los jóvenes estaban sometidos tiene su justificación en la institución de la patria potestad, acentuada en mayor medida en el ámbito femenino. El poder paterno, en muchos de los casos, alcanzaba cotas ilimitadas, que se prolongará en mayor o menor medida en función de la clase social en la que nos encontremos. Así, aunque la Iglesia desde el Concilio de Trento cimentara el vínculo matrimonial en el consentimiento interior y libre voluntad de los contrayentes, concederán a los padres ciertos márgenes de actuación a través de la prohibición de los matrimonios clandestinos, la publicación de la ceremonia a través de las amonestaciones e incluso la capacidad para desheredar o rebajar la dote de los hijos casados en contra de su voluntad24.

  • 25  Guevara (1782 : 83); Arbiol (1714).

25Moralistas y autoridades eclesiásticas consideraron como pecado mortal vulnerar la libertad de los jóvenes a la hora de casarse. Atribuían el mal funcionamiento de los matrimonios a las imposiciones paternas. Aunque, por otra parte consideraban inoportuno alejarse de la supervisión paterna25. Otros manuales y tratados jurídicos consideran una falta grave contraer nupcias sin el consentimiento paterno. Sin embargo, con la pragmática de 1776 la escasa capacidad de decisión de los jóvenes se reduce hasta su mínimo exponente al no permitirse el matrimonio sin consentimiento paterno de los hijos menores de 25 años.

  • 26  Ago (1996 : 393).

26Ante este panorama es inevitable cuestionarnosel protagonismo que ejercieron los jóvenes a la hora de elegir a sus parejas, o si quedaba algún resquicio para el amor en una sociedad económicamente inestable y de subsistencia, en la que la lucha por la supervivencia dependía en muchas ocasiones de las estrategias desarrolladas con la propia descendencia. Generalmente, los jóvenes al llegar a la adolescencia habían interiorizado de tal forma los intereses familiares que solían aceptar las decisiones paternas a la hora de decidir su futuro26. Esto es particularmente acentuado en el caso de las doncellas, cuya educación basada en los principios de la obediencia, recato y sumisión a los dictámenes paternos podemos ver magníficamente ejemplarizados cuando Don Diego, en la obra moratiniana de El sí de las niñas, se queja de los frutos que el proceso de socialización ha dado en su prometida, pues es incapaz de conocer si ella realmente quiere casarse con él :

  • 27  Fernández de Moratín (2006 :102-103).

“Ve aquí los frutos de la educación. Esto es lo que se llama criar bien a una niña : enseñarle a que desmienta y oculte las pasiones más inocentes con una pérfida disimulación. Las juzgan honestas luego que las ven instruidas en el arte de callar y mentir. Se obstinan en que el temperamento, la edad ni el genio no han de tener influencia alguna en sus inclinaciones, o en que su voluntadha de torcerse al capricho de quien las gobierna. Todo se les permite, menos la sinceridad. Con tal que no digan lo que sienten, con tal que no finjan aborrecer lo que más desean, con tal que se presten a pronunciar, cuando se lo manden, un sí perjuro, sacrílego, origen de tantos escándalos, ya están bien criadas, y se llama excelente educación la que inspira en ellas el temor, la astucia y el silencio de un esclavo”27.

  • 28  Ortega López (2000 : 227).

27No obstante, a través de las informaciones llevadas a cabo ante los tribunales diocesanos podemos conocer algunos casos de insubordinación familiar en el que las jóvenes enamoradas, en contra de los preceptos paternos, se fugaban para forzar un matrimonio. Probablemente influenciadas por la mayor libertad amorosa que la literatura sentimental del siglo XVIII, la literatura roussoniana y las comedias de Fernández de Moratín impulsaban sobre ellas28.En estos casos el amor aflora por encima de lo material y de los preceptos sociales establecidos.

28Un caso concreto en el que el futuro destino matrimonial de una joven tiene poco que ver con la sumisión y aceptación de las estrategias matrimoniales paternas lo tenemos en la villa de Ayna en el año 1735. Pedro Sánchez Ortega, un joven de 24 años vecino de Ayna y Pascuala González de 20 años, vecina de las Peñas de San Pedro, tenían tratado de contraer esponsales, por lo que el contrayente acompañado de su padre se trasladó a la heredad de Pascuala para solicitar el consentimiento paterno, “quienes no gustaron de dicho matrimonio”,. Aún así, Pascuala expresó que quería cumplir lo que tenía tratado y su deseo de marcharse esa misma noche a la villa de Ayna con su prometido :

 “y hablaron con dicho Silvestre (padre de Pascuala) sobre si queria dar su ixa en casamiento a que respondio que no; y con efecto el que declara se paso en casa de una hermana casada de dicha pascuala que vive en dicha eredad aunque en casa aparte de su padre y envio a llamarla y en la presencia de la hermana se hablaron y se dieron palabra y mano de casamiento, y le dijo dicha Pascuala que ella se queria ir ayna porque no le estorbasen el que se casara que ella se saldria aquella noche. Y que la aguardasen en el camino a poco de la casa y con efecto lo izieron asi el que declara y el dicho su padre, y a poco vino dicha Pascuala y se fueron juntos a aina y ella se fue a casa de dicho Pedro Gonzalez con animo de vivir y permanecer en dicha villa de Ayna”

  • 29  Tras la prohibición de los matrimonios clandestinos, principal arma para la lucha contra el dirigi (...)
  • 30  Lorenzo Pinar (2002 : 170).

29No hay duda de que estos jóvenes deseaban ser felices por eso luchaban contra matrimonios impuestos, y el caso femenino poco tiene que ver con el modelo de joven pasiva y silenciosa que se propugnaba en la época. De este modo Isabel Testón nos indica como los jóvenes supieron reivindicar su derecho al matrimonio por amor y utilizar todas las armas que estaban a su alance, aunque los éxitos no debieron ser muy frecuentes29. Algo parecido opina Francisco Lorenzo Pinar al señalar que la escasez de procesos conservados relativos a presiones familiares nos lleva a pensar en que entre la mayoría de los jóvenes solía existir una conformidad con las estrategias familiares30.

  • 31  De la Pascua (2005 : 298).

30El amor, por otro lado, no estaba ausente del discurso eclesiástico, aunque sus connotaciones diferían en gran medida a las quela sociedad pudiera tener. De hecho, la Iglesia considera el amor humano como una manifestación del amor divino, atribuyendo un carácter negativo al amor-pasión por su poder de distracción sobre la razón31. Estamos ante una construcción cultural del amor en el que se refuerza la subordinación de las mujeres al quedar relegadas al plano de la domesticidad y a una sexualidad pasiva y negativa. Por ello, no es de extrañar que a lo largo del siglo XVIII surgieran algunas voces femeninas, aunque muy aisladas, que manifestaban que este sentimiento no era posible sin la igualdad entre sexos.

  • 32  Fonseca (1620 : 277-336).
  • 33  Arbiol (1715 : cap. IV).

31Los tratados moralistas también abogaban por la presencia del amor como algo necesario en el enlace conyugal. Así, Cristóbal Fonseca en su Tratado de Amor aduce a que el matrimonio sin amor es un gran calvario, y que el poder del amor es tan grande que rompe todas las convenciones sociales32. Algo parecido podemos encontrar en La familia regulada de Antonio Arbiol, en donde la necesidad de que el amor afectuoso presida la relación entre los esposos ocupa un primer plano, aunque lejos de excesos y desórdenes33.

  • 34  “Una de las cosas que más deseaban las mujeres, aparte de ser hermosas, era casarse” (Vigil, 1995  (...)

32En cualquier caso, en los procesos analizados no aparece tan claro que el amor fuese el elemento central de la relación. En algunos casos porque los matrimonios eran consecuencia de las decisiones paternas, y en otros por la propia educación que recibían las jóvenes en el arte de callar, del disimulo y de la sobriedad. De lo que no hay duda es que para muchas mujeres obtener promesa de matrimonio constituía el elemento central de sus vidas34. Esta unión suponía para las muchachas una especie de liberación, un ingreso en la edad adulta y una forma de emancipación de la autoridad paterna. Aunque en realidad, no era otra cosa que el paso de la dependencia y autoridad del padre a la del marido. Aún así, algunas mujeres estaban dispuestas a cualquier cosa para conseguirlo, llegando incluso a acceder a relaciones íntimas antes del matrimonio.

  • 35  Gaudemet (1993 : 228,229).

33Por otra parte, existían muchos otros impedimentos desde el derecho canónico, aparte de la oposición familiar, a los que tenían que hacer frente los jóvenes de la sociedad moderna para acceder al sagrado vínculo. J. Gaudemet realiza una clasificación de los impedimentos eclesiásticos en los siguientes términos : dirimentes, que acarreaban la nulidad; prohibitivos, que ocasionaban una sanción sin prohibición del vínculo; absolutos, que impedían el matrimonio a la persona sobre la que recaían; yrelativos, que prohibían el vínculo entre dos personas, pero no existía obstáculo entre éstas y una tercera persona35.

  • 36  Impedimentos absolutos : menores de edad (12 para mujeres y 14 para hombres), impotencia del marid (...)

34Dentro de los impedimentos relativos el parentesco es el más numeroso, pues el 99% de los expedientes analizados responden a esta causa. En el suroeste de Albacete también hemos encontrado algunos casos de impedimentos absolutos como consecuencia de un matrimonio con un hereje36. Así en la villa de Socovos en 1754 asistimos a un suceso que no sólo envuelve a las familias de los contrayentes sino a toda la comunidad. Antonio José Flor al tratar de contraer matrimonio con su prometida ve sus deseos frustrados por la oposición popular al considerar “que el dicho novio es de raza de judíos, y que no era razon se manchase la limpieza de sangre de la novia”. Lo que este suceso tiene de interés se concreta en que las amenazas no fueron solamente dirigidas a los propios contrayentes sino también al sacerdote que oficiaría la ceremonia :

“Al salir de misa mayor se sublevaron muchas personas de dicha villa amenazando con armas si se efectuaba el matrimonio entre los susodichos y que asimismo abia muchos hombres con armas en el camino de socovos para impedirlo, lo que habia motivado a dicho cura el impedimento que habia para aquel alboroto, a que respondieron todos a una vez en la puerta de la Iglesia, no havian de permitir se efectuase dicho matrimonio, pq el contraiente era nieto de un judio que sentenció a muerte el Santo Tribunal de Murzia, por lo que dicho cura habia procurado sosegarlos diciéndoles no los casaría hasta dar cuenta a su merced”.

  • 37  Impedimentos prohibitivos : esponsales anteriores al matrimonio con otra persona, periodos en que (...)

35Evitar la celebración de un matrimonio por la ejecución de un crimen por parte de uno de los contrayentes formaba parte de los impedimentos prohibitivos de la Iglesia37. En Yeste hemos encontrado un suceso de estas características en el que se acusa a Melchor Fajardo, boticario de dicha villa, de envenenar a su mujer Brígida, mientras corrían rumores de que mantenía trato ilícito con una joven a la que había dado palabra de futuro antes de la muerte de su esposa. Finalmente, el vicario y juez ordinario de la villa de Yeste da consentimiento para que se efectúen las amonestaciones necesarias para llevar a cabo el matrimonio, pues se carece de las pruebas necesarias para inculpar a Melchor.

36Sin embargo, algunas veces los novios consiguieron que las amonestaciones se suprimieran total o parcialmente con el objeto de no ver interrumpido el proceso matrimonial, sobre todo si habían mantenido relaciones sexuales. Así, Pedro García de 24 años y Sebastiana María de 21 años, vecinos ambos de la villa de Yeste, se tienen dada palabra de matrimonio desde hace tres años “la que quieren cumplir pues no tienen impedimento alguno que los embaraze”, aunque se encuentran con el inconveniente de que Pedro está preso en la cárcel pública“con el ánimo de llevarlo al servicio de Rey con otros sujetos que al mismo fin se hallan presos y que esto a de ser con la mayor brevedad”. Ello implicaba una falta de tiempo suficiente para publicar las amonestaciones, por lo que solicitaron que se le dispensaran de tales amonestaciones para evitar la pérdida de la honra de Sebastiana : “y que de no efectuarse este la susodicha quedará difamada por las frecuentes entradas que asi de dia como de noche a echo dicho Pedro García en sus casas”.

3 La seducción o “pecado de luxuria” : mujeres burladas y abandonadas

  • 38  Farge (2001 : 542).

37La importancia que la sociedad de la Edad Moderna otorga al honor la podemos ver reflejada en el trasfondo que poseen todas las causas aquí presentadas : la salvaguarda del honorpersonal y familiar. Algo que dista mucho de ser privativo de los nobles, pues abarca a los diferentes estratos sociales38. El concepto de honra aparece estrechamente ligado al de virginidad y castidad, virtudes éstas esencialmente femeninas aunque su titularidad corresponde a los varones casi de manera exclusiva. En este sentido, podría decirse que las mujeres no son dueñas de sí mismas, carecen de una identidad propia, pues su integración en la sociedad se realiza a través de su pertenencia a una determinada familia.

  • 39  El término estupro nos aparece definida por Francisco Tomás y Valiente como una relación basada en (...)

38En este ambiente social una de las mayores virtudes de las doncellas se concreta en mantener su estado de pureza intacto hasta la consecución del matrimonio. Esto, sin duda, choca con los intereses de los mozos solteros, pues la actitud más permisiva de la sociedad ante la sexualidad masculina y el prolongado periodo de tiempo transcurrido entre la pubertad y el matrimonio –unos diez años aproximadamente- les impulsaban a utilizar toda una serie de tácticas para conseguir los favores de la carne de manera relativamente sencilla. No son ocasionales, por tanto, las escapadas de los jóvenes varones al prostíbulo mientras llegaba la edad de casamiento o de independizarse del grupo familiar, así como los estupros39 y el recurso a la promesa de matrimonio para eliminar la resistencia de las jóvenes y obtener relaciones sexuales de una manera rápida.

39Para esta sociedad de cultura oral, las palabras y promesas de las personas eran tan importantes como cualquier documento notarial. Además, el que dirán constituía una pieza clave en la vida de los individuos, y principalmente entre las mujeres, pues de su estima y reputación dependían poder acceder a un matrimonio “de bien” y ocupar una posición normalizada dentro del sistema. Una mala fama y reputación podría ser motivo de discriminación y soltería, situación apenas comprendida socialmente. Todo esto, generaba en algunas ocasiones que las jóvenes y familias afectadas persiguieran a los varones olvidadizos de sus promesas, e incluso los demandaban, sin otro particular más que el de la reconstitución del honor perdido.

  • 40  Ortega López (1997 : 83).
  • 41  Sánchez González (2006 : 49).

40El estupro concernía a mujeres vírgenes y viudas con las que había mediado cópula o acciones deshonestas. Sin embargo, este era el término jurídico utilizado por extensión en la mayoría de las violaciones40. De los diferentes tipos de estupro existentes en las sociedades del Antiguo Régimen, los incumplimientos de palabra y aquellos que tienen como consecuencia un embarazo ilegítimo son los más abundantes en la documentación notarial41.

  • 42  Lorenzo Pinar (1999 : 57).

41En relación a los incumplimientos de palabra matrimonial, las razones que pueden llevar a los jóvenes a no cumplir su promesa pueden ser muy variadas. Entre las más recurridas, la propia oposición familiar por cuestiones de gran diferencia de edad entre los novios, afinidad/consanguinidad o una reputación dudosa, y la intención de casarse con otra persona al ser mejor partido económico. El incumplimiento de condiciones pactadas, la diferente nacionalidad o precedencia geográfica de alguno de los cónyuges,o las promesas forjadas en situaciones extremas, son otras de las muchas causas que podemos encontrar en los pleitos42.

42Isidra Jerónima Losada, vecina de la villa de Nerpio y de 20 años de edad, demanda a Pedro García por haberle dado fe y palabra de matrimonio hace unos seis días y “que llevados de la fraxilidad humana an coabitado, y ahora el dicho Pedro García pretende substraerse de dicha palabra sin causa, ni razón en perjuizio y desonra de la dicha Isidra”. El demandado, por su parte, declara no conocer a Isidra y niega haberle otorgado palabra de casamiento. Los testigos afirman que los han visto compartir cama pero que no saben si es cierto que se dieron palabra de casamiento. Sin duda, el poco tiempo que llevan prometidos y la negación posterior del varón nos induce a pensar en que el deseo de acceder a unas relaciones íntimas rápidas constituye el principal detonante de esta relación.

43Sin embargo una relación más duradera es la que parece que mantuvieron María Buendía Tamayo y José Pérez, vecinos ambos de la villa de Férez. Hace tres años tienen tratados esponsales de futuro con el beneplácito de sus familias. Sin embargo, María se ha enterado de que su pareja tiene tratado contraer matrimonio con otra persona “en grave daño de su honradez y sin el reparo de la obligación que conmigo tiene contraida sin tener motivo justificado”. El hecho de haber encontrado José una pareja probablemente con mayores posibles económicos lleva a María a interponerle un pleito judicial.

  • 43  Uno de los sectores sociales más afectados por el incumplimiento de palabra y los estupros fueron (...)

44Al analizar los testimonios de los afectados en los procesos analizados el tema de la honra está siempre presente. Tanto es así, que las propias víctimas y sus familiares solían asegurar que eran “doncellas honestas, recogidas y virtuosas”, presa fácil para jóvenes ávidos de placer. Por el contrario, los inculpados solían poner en duda la reputación de la mujer con expresiones como “no la halló doncella”, “sin especial resistencia” o “ha sido mujer común que ha tenido otros tropiezos”, puesto que las penas económicas y judiciales eran menores cuanto más humilde fuera la procedencia de la mujer y más dudosa fuera su reputación43.

  • 44  Cervantes (1990 : 80).

45Las jóvenes tras ser estupradas o violadas solían optar por el silencio y así evitar que el ultraje y la deshonra se conociera en su entorno social y familiar. En La fuerza de la Sangre así queda de manifiesto cuando los padres de Leocadia, confusos por el rapto de su hija, no sabían si informar a la justicia de su desgracia o esperar para no ser ellos el principal instrumento de publicar su deshonra44. Sin embargo, cuando estos engaños y agresiones sexuales iban acompañados de embarazos se hacía público lo inocultable. En estos casos ellas o sus padres o tutores notifican lo ocurrido y demandan averiguación de la paternidad, castigo para el autor y reparación para la afectada.

46El caso más significativo de estupro acompañado de un embarazo ilegítimo, pues implica a un religioso, lo encontramos en 1760 en Bogarra. Antonia Hortera,de estado doncella, dio a luz a un niño desconociéndose el “tutor de tan enorme y atroz delito que a causado y causa en el pueblo público escándalo”. Inmediatamente se puso en marcha el aparato judicial en busca del autor, “y proviniendo de pronto remedio, y poder proceder al condigno castigo contra quienes resultasen culpables”.La víctima asegura que el padre de la criatura no es otro que Felipe Cuerda, sacerdote de dicha villa, y que ambos mantienen trato ilícito desde hace más de un año :

“estando en cama con unas terciarias, y su tío Don Jose de Ortega, en las Aldeas de Vegallera y Cañada del Provencio a decirles misa y recoger la limosna que le daban, y sola en su casa, entro dicho Felipe Cuerda, y quiso entrarse en la cama con ella : no lo consintio, pero tuvo tocamientos malos y manuseandole todo su cuerpo, y fundamentalmente le daba besos. A los ocho dias volvio dicho Felipe Cuerda a procurar con según su pretensión, y resistiendose la que declara, la dijo dicho Felipe después, que tengo fornicadas tantas mujeres, como tienen tejas estos tejados, no me ha sucedido con ninguna lo que contigo, y yendose muy enojado sin embargo volvio a otro dia, y agarrandola fuertemente la echo sobre la cama”

  • 45  Ortega López (1997 : 87).

47El revuelo y escándalo que ocasionó esta causa al implicar a un religioso lo vemos reflejado en el gran número de testigos, unos 10 aproximadamente, los cuales defendían al teniente de cura “por ser persona de tan noble calidad” y culpaban al tío de la víctima, aunque las declaraciones apuntaban a que Felipe Cuerda visitaba la casa de Antonia con más frecuencia de lo habitual. Como es de esperar, no es posible conocer como se resolvió este caso, lo que si está claro es que el párroco aprovechó su superioridad para solicitar y satisfacer su sexualidad con una hija de confesión. Los magistrados, por otra parte, perseguían echar tierra sobre este tipo de asuntos, impidiendo de este modo la formación de escándalos que no favorecieran la perpetuación de aquel sistema de privilegio45.

48La mayoría de las querellas interpuestas por las mujeres del Antiguo Régimen no eran sino una reivindicación social de la buena fama de la burlada. La restauración de la honra sólo era posible si una vez reconocido oficialmente el engaño, el demandado accedía a cumplir su contrato de matrimonio, o en su defecto, compensaba económicamente a la ofendidapara que pudiera constituir una atractiva dote para otro casamiento.

49Las denuncias de incumplimiento de palabra y estupro ante el tribunal en ocasiones derivaban en larga prisión para el demandado. En los casos conocidos en el suroeste de Albacete el embargo de bienes y el encarcelamiento del inculpado era el primer paso dado por la justicia. En algunos casos la privación de libertad y cadenas acababan venciendo la voluntad de estos individuos por lo que accedían a cumplir el matrimonio. Otras veces, este repentino cambio de opinión no era más que una excusa para liberarse de la cárcel y darse a la fuga.

50En la mayoría de los procesos la culpa recaía sobre el varón, al que se atribuía siempre la iniciativa sexual. Las mujeres, por el contrario, asumían el papel de víctimas. Sin embargo, la presencia de algunos estupros en la documentación no eran tales al existir relaciones no inmediatas sostenidas en el tiempo y con el consentimiento femenino. Estas jóvenes consentidoras seguramente veían alguna contrapartida interesante aunque nunca aparecen explicitadas en los pleitos.

Conclusión

51La frecuencia de las relaciones carnales entre los jóvenes que se reflejan en las fuentes, y la naturalidad con la que en muchas ocasiones se habla de ellas, nos sugiere una sociedad probablemente más libre y desinhibida en el terreno sexual fuera del matrimonio de lo que, desde una perspectiva más contemporánea, se pudiera pensar. Así, el recurso a la promesa de matrimonio seguía siendo en algunas ocasiones una vía de acceso a relaciones amorosas completas a pesar de los avisos sociales y las recomendaciones de la Iglesia de evitar este tipo de contactos íntimos antes del matrimonio según lo establecido en el Concilio de Trento.

52El tema de la honra y de la sexualidad a través de los estupros e incumplimientos de palabra nos conducen por los diferentes caminos de la construcción de la identidad personal y social de las mujeres, proceso en el que es evidente que no se puede hablar de pasividad femenina ni de comportamientos completamente ajustados al discurso oficial. Estas jóvenes mostraron sus conflictos sentimentales y afectivos con sus demandas e intentabansolucionarlos en contra de la fórmula de silencio existente.

Haut de page

Bibliographie

Ago, R. (1996), “Jóvenes nobles en la época del absolutismo : Autoritarismo paterno y libertad”, en Levi, G., Schmitt, J.C. (dirs.) : Historia de los jóvenes. I De la Antigüedad a la Edad Moderna, Madrid, 365-408.

Arbiol, A. (1714), La familia regulada con la doctrina de la Sagrada Escritura y Santos Padres de la Iglesia Católica, Barcelona.

Chacón Jiménez, F. (1995), La historia de la familia. Debates metodológicos y problemas conceptuales”, Revista Internacional de Sociología, Tercera Época, 11, 5-20.

Chacón Jiménez, F. y Hurtado Martínez, J. (1992), “Matrimonio y consanguinidad en Lorca y su comarca, 1723-1850”, en Chacón Jiménez, F. y Hernández Fraco, J. (eds.), Poder, familia y consanguinidad en la España del Antiguo Régimen, Barcelona, 215-250.

Croveet-Pavan, E. (1996), “Una flor del mal : los jóvenes en la Italia Medieval (Siglos XIII al XV)”,en Levi, G., Schmitt, J.C. (eds.), Historia de los jóvenes. I De la Antigüedad a la Edad Moderna, Madrid, 215-278.

De Cervantes, M. (2004), Novelas ejemplares, II, Madrid.

De la Cerda, (1599), Libro intitulado vida política de todos los estados de las mujeres, Alcalá de Henares.

De la Pascua, M.J. (2005), “Las relaciones familiares. Historias de amor y conflicto”, en Morant Deusa, I. (dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina, Vol. II : El mundo moderno, Madrid, 287-315.

De Molina, T. (2001), Los tres maridos burlados, Madrid.

De Mora, J. (1589), Discursos Morales, Madrid.

Farge, A. (2001), “Familias. El honor y el secreto”, en Ariès, P., Duby, G. (dirs.), Historia de la vida privada, Vol. 3 : Del Renacimiento a la Ilustración, Madrid.

Fauve-Chamoux, A. (2002), “El matrimonio, la viudedad y el divorcio”, en Kertzer, D.I., Barbagli, M. (Comp.), Historia de la familia europea, Vol 1 : La vida familiar a principios de la era moderna (1500-1789), Barcelona.

Fernández de Moratín, L. (2006), El sí de las niñas, Madrid.

Fernández Valencia, A. (2004), “Deseo y honra de las mujeres en la España Moderna. Ficción y reclamaciones del amor burlado”, en De la Pascua, M.J. et al. (eds.), Mujer y deseo : representaciones y prácticas de vida, Cádiz, 485-499.

Fonseca, C. (1620), Tratado de amor a Dios, Madrid.

García González, F. (2000), “Matrimonio y consanguinidad en una encomienda de montaña de la Orden de Santiago (Socovos, 1700-1814)”, en López-Salazar Pérez, J. (coord.), Actas del Congreso Internacional Las Órdenes Militares en la Península Ibérica. Edad Moderna, Cuenca, 181-220.

- (2005), Vejez, envejecimiento y sociedad en España, Siglos XVI-XXI, Cuenca.

Gaudemet, J. (1993), El matrimonio en Occidente, Madrid.

Guevara, A. (1782), Epístolas familiares, Madrid.

Lerner, G. (1990), La creación del Patriarcado, Barcelona.

López-Cordón, M.V. (1998), “Familia, sexo y género en la España Moderna”, Studia Histórica. Historia Moderna, 18, 105-184.

Lorenzo Pinar, F.J. (1999), Amores inciertos, amores frustrados. (Conflictividad y transgresiones matrimoniales en Zamora en el siglo XVII), Zamora.

(2002), “Actitudes violentas en torno a la formación y disolución del matrimonio en Castilla durante la Edad Moderna”, en Fortea, J.I. et al. (eds.), Furor et rabies. Violencia, conflicto y marginación en la Edad Moderna, Cantabria, 159-182.

Morant Deusa, I. (2002), Discursos de la vida buena. Matrimonio, mujer y sexualidad en la literatura humanista, Madrid.

- (2005), “Hombres y mujeres en el discurso de los moralistas. Funciones y relaciones”, en MORANT DEUSA, I. (dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina, Vol. II : El mundo moderno, Madrid, 27-65.

Ortega López, M. (1997), “Protestas de las mujeres castellanas contra el orden patriarcal privado durante el siglo XVIII”, Cuadernos de Historia Moderna, 19, 65-90.

- (2000), “Protagonistas anónimas del siglo XVIII : mujeres burladas, seducidas o abandonadas”, en Pérez Cantó, P. y Postigo Castellanos, E. (eds.), Autoras y protagonistas, Madrid, 219-233.

- (2005), “Las edades de las mujeres”, en Morant Deusa, I. (dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina, Vol. II : El mundo moderno, Madrid, 317-350.

Rodríguez Ortíz, V. (2003), Mujeres forzadas. El delito de violación en el Derecho Castellano (Siglos XVI-XVIII), Almería.

Rodríguez Sánchez, A. (1992), “El poder familiar : la Patria Potestad en el Antiguo Régimen”, Chronica Nova, 18, 365-380.

Sánchez González, R. (2006), Sexo y violencia en los Montes de Toledo. Mujeres y justicia durante la Edad Moderna, Toledo.

Sánchez Ortega, M.H. (1991), La mujer y la sexualidad en el Antiguo Régimen. La perspectiva inquisitorial, Madrid.

Scott, J.W. (1993), “El género : una categoría útil para el análisis histórico”, en Amelang, J.S. y Nash, M. (eds.) : Historia y Género. Las mujeres en la Europa Moderna y Contemporánea, Valencia.

Testón Núñez, I. (1985), Amor, sexo y matrimonio, Badajoz.

Tomás y Valiente, F. (1990), “El crimen y pecado contra natura”, en Tomás y Valiente, F. et al., Sexo barroco y otras transgresiones premodernas, Madrid, 33-55.

Vigil, M. (1994), La vida de las mujeres en los siglos XVI y XVII, Madrid.

Vives, J.L. (1528), Instrucción de la mujer cristiana, Valencia.

Wiesner-Hanks, M. (2001), Cristianismo y sexualiad en la Edad Moderna. La regulación del deseo, la reforma de la práctica, Madrid.

Haut de page

Notes

1  Desde los años 90, y sobre todo a partir del año 2000, la edad se está convirtiendo en un objeto central de reflexión por parte de la historiografía (García González, 2005 : 21). Por su parte, el concepto de género surge algo antes, en los años 80 de la centuria pasada, con el objetivo de elevar a las mujeres a la categoría de sujetos históricos (Scott, 1993 : 28).

2  Ortega López (1997 : 66).

3  López Cordón (1998 : 109); Sánchez Ortega (1991 : 5).

4  En este sentido algunos autores nos señalan como podemos asumir la producción literaria como un documento histórico, puesto que la literatura encuentra sus referencias en la sociedad de su tiempo y al mismo tiempo ofrece a esa sociedad modelos de comportamiento y escala de valores. (Fernández Valencia, 2004 : 485).

5  El término doncella era utilizado por los moralistas para dirigirse a las adolescentes todavía no casadas, y por ello inocentes, que eran obedientes y seguían los designios paternos para establecer su futuro. (VIGIL, 1994 : 18)

6  Chacón Jiménez (1995).

7  Croveet- Pavan (1996 : 217).

8  Fernández de Moratín (2006 : 55).

9  Del mismo modo, la obediencia y la sumisión al marido debían aprenderse en la más temprana juventud y en la casa del padre (Morant Deusa, 2005 : 44). Aunque a partir del siglo XVIII se modifican las ideas en torno al comportamiento femenino. El modelo de joven recatada, sumisa y pasiva ya no era el único posible. Ahora se busca una mayor educación e instrucción, mayores relaciones de amistad y sociabilidad,… (Ortega López, 2005 : 333).

10  Ortega López (2000 : 225).

11  Ortega López (2005 : 320).

12  Vives (1528); De Mora (1589); De la Cerda (1599).

13  Cervantes Saavedra (2004 : 180). Sobre el encierro doméstico en la literatura también podemos consultar otras obras como El Quijote en la que Dorotea compara su encerramiento con la vida en un monasterio (Cervantes Saavedra, 1958 : 321), citado por Mariló Vigil (1995 : 22). Algo parecido ocurre con Doña Paquita, la protagonista de El sí de las niñas, con la diferencia de que ésta si es realmente encerrada en un convento hasta el momento de contraer matrimonio (Fernández de Moratín, 2006). Otro ejemplo, aunque ya referente a una mujer casada, lo tenemos en Los tres maridos burlados, en donde un marido celoso apenas permite que su mujer, “la malcasada”, salga de la casa (De Molina, 2001).

14  Wiesner- Hanks (2001 : 113-114).

15  Debemos aclarar que el 99% de las dispensas solicitadas se deben a impedimentos relativos al parentesco, mientras que en el 1% restante se solicita la dispensa de las amonestaciones. Durante el Antiguo Régimen la Iglesia se ocupa de todos los asuntos concernientes en materia matrimonial, así como al control de los vínculos de afinidad o parentesco, por lo que queda establecido en el Concilio de Trento la prohibición de contraer matrimonio entre parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad y afinidad (Fauve- Chamoux, 2002 : 349-354).

16  García González (2000 : 197).

17  Este comportamiento también ha sido observado en la Encomienda de Socovos (García González, 2000 : 198) y para el caso de Lorca (Chacón Jiménez, Hurtado Martínez, 1992 : 239).

18  Rodríguez Ortíz (2003 : 33).

19  Morant Deusa (2002 : 242).

20  Morant Deusa (2003 : 131).

21  Algo parecido ocurre en la sociedad extremeña del siglo XVII, ya que la cohabitación sin unión sacramental era una costumbre arraigada que el control eclesiástico no logró evitar. “No podemos hablar de un pueblo rebelde, sino de unas gentes con fuerte apego a sus tradiciones que, a pesar de su ancestral origen, solían mantenerse vivas e incluso las aceptaban como base de su idiosincrasia histórica” (Testón Núñez, 1985 : 39).

22  López Cordón (1998 : 109).

23  Testón Núñez (1985 : 55).

24  Lorenzo Pinar (2002 : 164).

25  Guevara (1782 : 83); Arbiol (1714).

26  Ago (1996 : 393).

27  Fernández de Moratín (2006 :102-103).

28  Ortega López (2000 : 227).

29  Tras la prohibición de los matrimonios clandestinos, principal arma para la lucha contra el dirigismo familiar, los jóvenes hacían uso de los “matrimonios en la clandestinidad”, en el cual se respetaban los dictámenes del Concilio de Trento, en tanto en cuanto estaban presentes los testigos y el clérigo, pero se omitían las amonestaciones. (Testón Núñez, 1985 : 75).

30  Lorenzo Pinar (2002 : 170).

31  De la Pascua (2005 : 298).

32  Fonseca (1620 : 277-336).

33  Arbiol (1715 : cap. IV).

34  “Una de las cosas que más deseaban las mujeres, aparte de ser hermosas, era casarse” (Vigil, 1995 :78)

35  Gaudemet (1993 : 228,229).

36  Impedimentos absolutos : menores de edad (12 para mujeres y 14 para hombres), impotencia del marido, pertenencia a órdenes sagradas, matrimonio anterior no disuelto, diferencia de religión, matrimonio con un hereje (Gaudemet, 1993 : 229-236).

37  Impedimentos prohibitivos : esponsales anteriores al matrimonio con otra persona, periodos en que no debería celebrarse el matrimonio y crímenes graves como incesto, asesinato y rapto prometida (Gaudemet, 1993 : 253).

38  Farge (2001 : 542).

39  El término estupro nos aparece definida por Francisco Tomás y Valiente como una relación basada en el engaño, en la que no existía una adhesión libre y voluntaria entre ambas partes. Siempre se entiende que la engañada es la mujer (1990 : 37). Según los documentos de la época el estupro consistía en el acto de violentar la voluntad de una mujer menor de edad y virgen con el objetivo de satisfacer apetitos o instintos sexuales, aunque también se utilizó el término para quienes habían sido desfloradas, al perder su honra y virginidad, y para las mayores de edad (Lorenzo Pinar, 1999 : 75,76).

40  Ortega López (1997 : 83).

41  Sánchez González (2006 : 49).

42  Lorenzo Pinar (1999 : 57).

43  Uno de los sectores sociales más afectados por el incumplimiento de palabra y los estupros fueron las criadas, pues constituían uno de los grupos más desprotegidos (Lorenzo Pinar, 2002 : 171).

44  Cervantes (1990 : 80).

45  Ortega López (1997 : 87).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mª Pilar Molina Gómez, « Juventud y sexualidad : actitudes y conflictos entre "mozos" y "doncellas" en el marco social y familiar. Algunos ejemplos del siglo XVIII en el suroeste de Albacete. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 16 avril 2008, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/30556 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.30556

Haut de page

Auteur

Mª Pilar Molina Gómez

Becaria de Investigación FPI (Formación de Personal Investigador) en el Departamento de Historia Moderna de la Universidad de Castilla- La Mancha. 

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page