Navigation – Plan du site
Les films post-11 septembre – Le regard du cinéma sur un changement d'époque
Manuel Gárate

Battlestar Galactica (2004)

De Ronald D. Moore (creador), Estados Unidos, 2004-2008 (4 temporadas)
[19/04/2008]

Texte intégral

1Si el interés por la historia cultural permite abrirse a todas las manifestaciones culturales (ruego perdonar la repetición), entonces la televisión y particularmente las populares series norteamericanas pueden y deben ser analizadas a partir de esta perspectiva. En esta ocasión y dentro del tema de las películas post 11 de septiembre 2001, hemos elegido una serie perteneciente al género de la ciencia ficción: Battlestar Galactica. Esta producción está basada en la original del mismo nombre emitida en 1978 (muchos de los que viven la treintena la recordarán perfectamente), aunque en esta ocasión, si bien la trama central permanece, los temas de nuestro tiempo la hacen muy diferente de la primera.

2En términos generales, Galactica (como suelen denominarla sus seguidores) es la historia de una astronave de combate perteneciente a una lejana civilización humana que habitaba en 12 colonias en algún lejano punto del universo, y que huye de su propia creación: la raza de las máquinas, más conocida como cylones. Estos últimos prácticamente han borrado todo rastro de sus creadores, salvo por esta  resistente nave que guía a un grupo de sobrevivientes en búsqueda de una lejana y mítica 13ª colonia; la Tierra. Hasta aquí la trama sigue casi sin alteraciones la historia original. Sin embargo, lo distintivo, y a nuestro juicio lo más interesante, se haya en los giros y el guión particular de cada uno de los episodios, el cual es dirigido por un realizador diferente, generando una unidad interpretativa distinta en cada mini-historia. Es aquí donde deben buscarse las claves de los cuestionamientos que se hace la sociedad norteamericana sobre su presente actual. Los temas de la guerra, la sobrevivencia, o incluso la necesidad de la tortura como medio de salvar a la población han sido temas transversales en la serie. La misma idea de haber creado a los actuales enemigos no sólo plantea un cuestionamiento hacia los alcances insospechados de la tecnología, sino que también respecto de la política. ¿O es que los talibanes y Saddam Hussein no fueron también, de alguna manera, creaciones de los gobiernos norteamericanos en la época de la Guerra Fría?  En Galactica también existe una constante tensión sobre la supuesta “humanidad” del enemigo, y el trato que merecen en cuanto tales ¿Qué tan diferentes son de nosotros? ¿Por qué nos odian? ¿Cuánto de ellos hay en nosotros? ¿Podemos considerarnos mejores? ¿Es posible vivir en Paz? Ni que decir de las discusiones en torno el poder: ¿Cuán democrático se puede ser en tiempos de guerra? ¿Se justifica la dictadura militar y el sacrificio de los civiles por las necesidades bélicas? El episodio con la historia paralela de la astronave Pegasus (gemela de Galactica) y su comando militar dictatorial son un digno ejemplo de lo anterior.

3En. América Latina el éxito de la serie no ha sido menor, teniendo en cuenta que uno de los protagonistas es de origen latino y se trata nada menos que del líder militar de Galactica: el Almirante William Adama (Edward James Olmos). Esta cercanía  e incomprensión entre los poderes civil y militar en tiempos de crisis no nos resulta extraña en el continente, pues las disputas constantes sobre quien controla el destino de los colonos es un tema permanente de la serie. La cuestión de la sobrevivencia de la especie  y de los sacrificios necesarios para ello, especialmente la pérdida de libertades, nos parecen también elementos interesantes para el análisis.

4Al mismo tiempo que se discutía sobre las prisiones de Abu Ghraib (Irak) y Guantánamo (Cuba), la serie nos mostraba la tensión en torno a la necesidad de descubrir a los cylones de apariencia humana a través de la tortura y todo tipo de interrogatorios y pruebas médicas. La comparación con la mirada que existe desde la sociedad norteamericana respecto del mundo árabe y el Islam -en general- nos parece evidente.

5En 2004 la crítica pública a la guerra en Irak y a la “guerra contra el terrorismo” era mucho menor que en la actualidad. En Hollywood la autocensura y el aislamiento de los actores y directores críticos al gobierno de Bush fue una realidad y hasta el día de hoy siguen existiendo algunos tabúes. Sin embargo -ciencia ficción mediante- Galáctica pudo mostrarnos de manera oblicua parte de esta crítica. La sociedad norteamericana vive hoy temerosa, huye hacia adelante pensando que su relato histórico es el único correcto, que su superioridad moral es incuestionable, pero sin reconocer que también ha sido la creadora de muchos de sus fantasmas. Estos amenazan su sobrevivencia y para combatirlos todos los medios resultan válidos. Sin embargo, cuando los enemigos resultan ser no tan distintos de sus creadores, el drama de la guerra se muestra en toda su amplitud. Galáctica es una saga sobre mundos distantes, pero que refleja las preguntas, miedos y esperanzas de una parte del mundo, pero sobretodo de los estadounidenses. Y es aquí donde la ficción puede darnos excelentes pistas interpretativas sobre lo que se produce en las sociedades en guerra, aunque los muertos estén a miles de kilómetros de distancia.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/30616/img-1.png
Fichier image/png, 63k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Battlestar Galactica (2004) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 19 avril 2008, consulté le 16 août 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/30616

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page