Navigation – Plan du site
Iris Gareis

Extirpación de idolatrías e identidad cultural en las sociedades andinas del Perú virreinal (siglo XVII)1

[25/01/2007]

Résumés

Cet article se penche sur le processus de l’extirpation de l’idolâtrie dans les sociétés andines pendant l’époque coloniale, dans le vice-royaume du Pérou, en particulier dans les provinces de Huarochiri et Cajatambo. Il s’intéresse également aux diverses réactions des sociétés indigènes face à l’assaut du pouvoir colonial mené contre les croyances et les cultes de la population indigène, que les colonisateurs ont qualifiés de matériels ou de spirituels telle l’idolâtrie.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Notes de la rédaction

In Boletín de Antropología, Vol. 18 No. 35, Departamento de Antropología, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia, Año 2004, pp. 262-282; el artículo forma parte del Dossier: Investigaciones alemanas en América Latina, coord. por Sol Montoya Bonilla

Texte intégral

"...que el dios de los españoles no les da nada a los yndios y asi no le deben adorar sino a sus malquis y guacas porque estos les dan aumentos de yndios chacaras y lo demas y aunque el s[eñ]or obispo les quemo algunos malquis e ydolos los deben adorar y aser sachrificios porque las almas destos dichos viben son ynmortales y bajan al sachrificio que les hacen sus hijos."

Hernando Hacas Poma 1657, Cajatambo2

I. Introducción a la problemática

1La conquista española de los Andes que comenzó en 1532, dió inicio al doble proyecto de evangelización e hispanización de la población indígena, dado que la empresa evangelizadora fue uno de los títulos jurídicos de la conquista española. Es decir que la cristianización de los indígenas desde el comienzo estaba vinculada a la colonización de los pueblos americanos. Además, algunas autoridades coloniales, en especial el virrey Francisco de Toledo, pensaban que sería necesario hispanizar a los indígenas antes de poder realizar la tarea evangelizadora. La importancia que se otorgó a la evangelización de la población indígena en el plan colonial se plasmó en los esfuerzos de un número considerable de misioneros y doctrineros. Sin embargo, parece que la labor de los misioneros y eclesiásticos, no dió enseguida los resultados esperados, ya que reiteradamente se encuentran quejas en la correspondencia de la época sobre el poco fruto que hasta finales del siglo XVI había dado la evangelización de los pueblos andinos.3

2En 1608, el cura doctrinero de Huarochirí, Francisco de Avila puso las autoridades coloniales en alerta al denunciar sus feligreses andinos de proseguir clandestinamente con los cultos precolombinos. Avila afirmó que los indígenas de su parroquia, pese a ser bautizados desde hace mucho tiempo, eran idólatras y rendían culto a las deidades andinas como antes de la conquista. El así llamado "descubrimiento de la idolatría" por Francisco de Avila desencadenó en el arzobispado de Lima la primera campaña para extirpar la idolatría.4 Poco después de dar la alarma, en 1610, Avila fue nombrado el primer juez extirpador de idolatrías por el arzobispo de Lima. En adición a Avila, otros extirpadores fueron nombrados en los años siguientes y la extirpación de idolatrías pronto quedó institucionalizada en el arzobispado de Lima.5 Varias campañas de extirpación siguieron en el transcurso del siglo XVII. Durante las mismas fueron condenadas miles de personas, destruída gran cantidad de representaciones de deidades andinas, llamados "ídolos" por los extirpadores, e incineradas parafernalia y momias de los antepasados.6

3Aunque las cifras mencionadas en los escritos de los extirpadores son impresionantes y al parecer sugieren un fuerte impacto de las campañas de extirpación, es de advertir que las visitas para extirpar la idolatría no se efectuaron con igual intensidad en todas las provincias andinas. Las grandes campañas de extirpación del siglo XVII se limitaron al arzobispado de Lima. Por lo tanto, los efectos de esta represión institucionalizada de las religiones autóctonas se hicieron notar sólo en las regiones adonde habían llegado los extirpadores.7 En consecuencia, aunque la Extirpación impactó mucho en los pueblos donde se realizó, sólo logró controlar algunas regiones del vasto territorio del virreinato peruano. Vale decir que en vista de los esfuerzos realizados mediante varias campañas de extirpación y durante casi un siglo, las expectativas asociadas a esta institución no se consumaron. En esto la Extirpación institucionalizada se asemejaba bastante a la Inquisición, otra institución mucho más poderosa. No es demás recordar aquí que tampoco la Inquisición llegó a ejercer un control total sobre la población, ni siquiera en España (Bennassar 1979: 65). Todavía menos pudo en el virreinato del Perú, en donde el control de los tribunales de la Inquisición en general estaba limitado a las ciudades coloniales (Escandell Bonet 1983-84: 109 y sgs.).

4De ahí se hace notar cierto desfase entre la limitada eficacia de la Extirpación y las expectativas enormes que obviamente reinaban en la fase inicial acerca de lo que podrá obrar la nueva institución. De hecho, el gran interés que otorgaron a la Extirpación tanto las autoridades eclesiásticas como el mismo virrey del Perú, demuestra que se la consideraba un eficaz medio de control de la población indígena y que era una institución al servicio del gobierno colonial.8 Resulta evidente que la lucha institucionalizada contra la así llamada "idolatría" andina no se hallaba restringida al campo religioso. El hecho que el virrey del Perú calificó a la Extirpación un asunto de primer orden para el gobierno colonial, pone de relieve que la creación de la nueva institución tenía dos objetivos: en un primer paso llevaría a cabo la evangelización de los indígenas, contribuyendo en el segundo paso a concluir la colonización de los Andes.9

5La destrucción de los "ídolos", tejidos finos y parafernalia apuntaba a desarraigar los cultos autóctonos, pero al mismo tiempo equivalió a una perdida sensible en la herencia cultural de los pueblos andinos. Más aún, en las culturas autóctonas se consideraba que el culto a los antepasados y a las deidades andinas era esencial para asegurar, además del bienestar individual, la pervivencia de todo el grupo social.10 Por eso, la destrucción de las representaciones de dioses y de las momias afectó sobremanera a las sociedades andinas que la sufrieron: Las campañas de extirpación de idolatrías por consiguiente no sólo atentaron contra las religiones andinas, sino también contra la identidad cultural de los pueblos afectados.

6Aquí analizaremos las reacciones de sociedades andinas del virreinato del Perú frente a esta amenaza, tomando como ejemplos las provincias coloniales de Huarochirí y de Cajatambo, ya que en estas dos regiones se realizaron varias visitas de extirpación a lo largo del siglo XVII. Además, se conservaron una serie de testimonios históricos de estas visitas que permiten una comparación de los datos. Estas dos regiones además se prestan para estudios de caso por su posición geográfica, ya que la distancia que separa Huarochirí de Lima, que son aproximadamente 111 kilómetros, es la mitad de los 222 kilómetros que dista el pueblo de Cajatambo en el centro de la provincia colonial de la ciudad Lima.11 Es decir que estas dos regiones probablemente dejarán entrever variaciones en la reacción de los lugareños a las campañas de extirpación de las idolatrías causadas por la relativa cercanía o distancia a la capital del virreinato.

II. Dos casos ejemplares

  1. La extirpación de idolatrías en la provincia de Huarochirí

7En primer lugar nos ocuparemos de la provincia de Huarochirí en el hinterland de Lima, donde —como acabamos de señalar— se había originado la Extirpación de idolatrías institucionalizada, luego del descubrimiento que hizo en 1608 el doctor Francisco de Avila de la supervivencia de cultos precolombinos. Al recordar estos acontecimientos en 1648, Avila advirtió que se había enterado de la existencia de creencias y ritos precolombinos por algunos feligreses indígenas de su parroquia, especialmente por el principal Don Cristóbal Choquecaxa. Gracias a las informaciones puestas al alcance de Avila por el principal Choquecaxa, el cura pudo lanzar el primer golpe contra los adictos a la religión precolombina, amonestándolos en una prédica.12 Según el relato de Avila, los indígenas, por consejo de una famosa sacerdotisa, trataron de sacárselo de encima, poniéndole algunos capítulos (acusaciones). Aunque parece que el resultante proceso contra Avila fue anterior al "descubrimiento de la idolatría"13, y por lo tanto su gran "descubrimiento" no era sino una reacción a los capítulos, es importante señalar que sólo la disensión entre los indígenas de Huarochirí hizo posible que el cura tuviera éxito en sus acciones. Avila supo a su vez aprovechar con gran astucia las informaciones que recibió. Cuando Hernando Paucar, un sacerdote mayor de la religión andina, cayó en sus manos lo puso preso, dándole a entender que los indígenas lo habían denunciado. Enfurecido por la delación, Paucar se convirtió en testigo principal para las acusaciones de Avila (1918: 67-68). Durante una misa realizada en presencia de todo el pueblo, Paucar confesó publicamente haber sido sacerdote de la religión antigua y denunció a todos los indígenas como idólatras (Avila 1918: 70).

8Esta confesión debió irritar mucho a los habitantes de Huarochirí y causar gran confusión. Incluso parece haber afectado profundamente las creencias indígenas, porque poco después, luego de la muerte súbita de otra sacerdotisa indígena, los feligreses de Avila precipitadamente acudieron a la casa del cura para entregarle todas las parafernalia y representaciones de dioses penates etc. que poseían (Avila 1918: 69-71). De modo que en un par de horas, Avila tuvo en su poder más de 200 ídolos (Avila 1918: 71).

9Por el relato de Avila parecería que la conversión de sus feligreses hubiese sido perfecta y que ya no quedaba ningún rastro de la "idolatría" antigua. Sin embargo, documentos de una visita de idolatrías posterior a la de Avila, sugieren otra interpretación. Después de la actuación de Avila por muchos años no hay noticias de campañas de extirpación en la provincia de Huarochirí.14 Recién en 166015 el visitador de idolatrías Juan Sarmiento de Vivero inició una nueva serie de procesos contra "idólatras". Como en otras ocasiones, Sarmiento de Vivero se destacó también aquí como un juez de idolatrías muy experimentado y extremadamente tenaz y astuto. Comenzó la visita de Huarochirí en enero de 1660 con la lectura del edicto general en la iglesia del pueblo. El edicto amonestó a los lugareños a descubrir sus "idolatrías" y delatar a los "idólatras". Pronto le llegaron las primeras denuncias y Sarmiento inmediatamente llevó presos a los delatados. Aplicando refinadas técnicas de interrogación, logró arrancar a los presos confesiones y más delaciones. De manera que cuando terminó su visita cinco meses después, a fines de mayo (28.V.1660), pudo condenar a 32 personas.16 Además fueron incinerados 17 "camisetas de cumbi pintadas", 32 tamborillos, 30 queros de palo, es decir vasos de madera, dos atados de parafernalia ("Guayacas (=talegas) de hechisos"), "ydolos que se quebraron" y momias o huesos de antepasados, reverenciados por los indígenas porque se les consideraba responsables del bienestar del grupo social. Las cenizas fueron recogidas y echadas al río para evitar que se proseguiera su adoración.17 Varios objetos de plata utilizados en los rituales andinos, fueron abollados y así se devolvieron a las autoridades locales. Otros fueron secuestrados y entregados a la iglesia del pueblo.18

10Resulta interesante contrastar las informaciones de Avila y de Sarmiento en cuanto a las cifras de personas condenadas y objetos de culto destruídos: Aunque Avila no precisó las cifras para la provincia de Huarochirí, es evidente que una cantidad significativa de los 18.000 ídolos movibles y 2.000 ídolos fijos que había destruído en sus primeros años de visitador de idolatrías, provino de la provincia de Huarochirí.19 En comparación con estas cifras, los 32 individuos condenados y el pequeño número de parafernalia incineradas por mandado de Sarmiento de Vivero, parecen indicar que por esta fecha (1660), los cultos autóctonos ya habían entrado en plena decadencia o por lo menos habían disminuido de manera alarmante. También existe una diferencia entre las visitas de Avila y de Sarmiento respecto a los cargos formulados en los procesos. Avila descubrió varios sacerdotes mayores de cultos andinos, mientras que la mayor parte de los procesados por Sarmiento no eran sacerdotes de culto importantes sino más bien especialistas religiosos, que cumplían sus tareas en un ámbito individual: eran adivinos o curanderos y su función principal consistía en ocuparse de problemas personales y cotidianos de los habitantes del lugar. Sólo algunos individuos son calificados de "dogmatistas" e "idólatras", lo que equivale a sacerdotes de los cultos autóctonos.20

11Estos datos pueden ser interpretados de dos maneras: o bien que la disminución de la idolatría en la visita posterior muestra que la lucha contra los cultos autóctonos había sido eficaz y que éstos se hallaban en decadencia, o bien que en 1610, Avila pudo lanzar un golpe de sorpresa, pero que en 1660, los habitantes de Huarochirí ya tenían más experiencia con respecto a las visitas de idolatría, y habían elaborado estrategias para ocultar sus creencias verdaderas.

12Esta última interpretación se ve apoyada por el hecho que Sarmiento de Vivero descubrió que los cultos antiguos no habían sido abandonados por completo. Inquiriendo sobre el culto a una huaca (deidad andina, lugar de culto) antigua, la primera acusada sólo le respondió que esta huaca había sido destruída por Avila y que desde entonces ya no se sabía nada más de aquel antiguo lugar de veneración.21 Otra acusada, luego de tres meses de prisión, confesó que esta misma huaca todavía era venerada por los miembros del ayllu al que pertenecía.22 Además, a lo largo de varios interrogatorios a los cuales fue sometida, otorgó muchas informaciones acerca de diferentes personas que poseían y veneraban "ídolos". En suma, podemos colegir de su confesión que las religiones autóctonas no habían sido abandonadas por completo, sino que poco a poco los cultos andinos habían sido adaptados a la situación represiva. Así por ejemplo, se desprende de otro documento, que una huaca de piedra pintada que había sido raspada y enterrada por mandado de Avila, había vuelto a ser pintada. Otra huaca había escapado a la atención de Avila y en 1660 se proseguía con su culto como de costumbre.23 Cuando Sarmiento finalmente con gran concurso de gente fue al campo a reconocer los lugares de culto de los diferentes ayllu, en todas las huaca encontró restos de ofrendas, muestra que aún se llevaban a cabo los antiguos cultos.24

13En cuanto a la reacción que las actividades de los extirpadores produjeron dentro de los grupos locales afectados por la visita, es de notar que tanto en tiempos de Avila como también durante la visita de Sarmiento surgieron disensiones entre los lugareños. Parte de éstos decidieron respaldar al visitador, mientras que otros trataron de ocultar sus verdaderas creencias, esforzándose además por defender como podían los cultos autóctonos.25 Tanto Avila como Sarmiento no hubieran descubierto absolutamente nada sin la ayuda de delatores, que los proveían de las informaciones necesarias. Avila no hizo ninguna referencia a consecuencias que hubieran tenido las delaciones en su tiempo. Por el contrario, sabemos que durante la visita de Sarmiento hubo varios sucesos violentos como consecuencia de la actuación de algunos miembros de la comunidad en favor del visitador. Así, el alguacil mayor de la visita fue atacado por un joven principal mestizo, (probablemente un pariente del curaca del lugar), quién inculpó al alguacil de haber "hablado mal" de él.26 Asimismo la viuda del gobernador anterior y madre del curaca actual se resistió a entregar una amiga suya al fiscal mayor de la visita, el cual también era un principal del mismo pueblo.27 Este hecho que el fiscal mayor fuera a buscar a una mujer sospechosa de ser hechicera a la casa de la viuda del cacique provocó una serie de enfrentamientos entre los ayudantes del visitador y varias autoridades del pueblo. Sarmiento puso fin a la resistencia aprisionando a diferentes autoridades del pueblo, entre ellos a un español y al cura doctrinero de Huarochirí.28

14Mientras que algunos lugareños ofrecieron una resistencia más o menos abierta, otros instigaron a los presos a no confesar nada y ocultar cuanto podían.29 La división entre los lugareños se reprodujo hasta en las filas del aparato represivo. El mismo intérprete y defensor nombrado de la visita informó a los habitantes del pueblo, quién eran los presos que habían hecho delaciones, lo cual ejerció presión sobre los delatores, atemorizándolos.30 La resistencia que opuso parte de los habitantes de Huarochirí a las inquisiciones de Sarmiento parece confirmar nuestra hipótesis que el visitador no tuvo más éxito en su visita porque los indígenas lograron ocultar buena parte de sus costumbres. El hecho que Sarmiento en comparación con Avila había descubierto pocas "idolatrías", como hemos visto, de todas maneras no significa que las creencias autóctonas incriminadas hubieran desaparecido por completo.

15Es de notar que eran las autoridades del pueblo y en especial la familia del curaca de Huarochirí quienes se opusieron con más vigor al visitador y, sobre todo, a sus ayudantes indígenas. Esto señala una vez más el rol importante de los curaca y autoridades tradicionales respecto a la religión y la cohesión de los grupos locales y étnicos. Por otro lado, las disensiones entre los lugareños de Huarochirí que surgieron a causa de la visita del extirpador Sarmiento de Vivero dejan entrever la presión enorme que pesaba sobre la comunidad. Los conflictos entre la comunidad indígena muestran además que la autoridad de los curaca o caciques tradicionales fue puesta en tela de juicio por la visita y sobre todo fue amenazada por lugareños colaboradores del juez eclesiástico. Aunque la religión autóctona fue defendida por los habitantes del lugar, la persecución la debilitó. La necesidad de tener que ocultarla, no solamente delante de las autoridades españolas, sino también delante de una parte de los pobladores indígenas, hizo imposible organizar como antes las antiguas fiestas para las deidades andinas, a las cuales concurrían todos los miembros del grupo social porque los dioses eran tenidos por progenitores y creadores del grupo.31 Ya en la época de Francisco de Avila, es decir a principios del siglo XVII, los feligreses indígenas tuvieron que recurrir a diversas estrategias para poder cumplir con sus deberes con las deidades andinas. Así por ejemplo, bailaba un grupo de hombres en las grandes fiestas del ciclo anual para los dioses más importantes de la región, especialmente para el dios Pariacaca. Este oficio de huacsa según la creencia fue instaurado por Pariacaca, quien había escogido un hombre de cada linaje para bailar en su honor (Taylor 1987, Ritos [1608] Cap.9: 169). Las tradiciones orales de Huarochirí constan que ninguno de los huacsa hubiese osado de no cumplir con su deber de bailar en la fiesta de Pariacaca (ib.175). Temían que el dios los castigaría por la falta con la muerte. Por otro lado, también tuvieron que tomar precauciones para evitar que el cura se diera cuenta de sus actividades de huacsa en los cultos antiguos. Con el fin de disimular su papel en el culto a Pariacaca, encargaron a un niño o a un adulto para bailar en su lugar (ib.177). Para las comunidades indígenas de Huarochirí Pariacaca era el dios más importante. Representado por un nevado de la región, fue tenido por el creador de los lugareños y responsable para el bienestar de la comunidad.

16Al identificar los dioses locales con la comunidad de sus feligreses, al mismo tiempo se vinculó la identidad del grupo a estas deidades. Estas fiestas, por lo tanto, ejercían una función de cohesión sobre los grupos étnicos, ya que en estas ocasiones se reunían todos los pueblos a festejar los dioses más importantes de la región para renovar los lazos entre la comunidad y las deidades. A medida que, debido a la persecución de las religiones autóctonas, cesaron estos festejos, disminuyó también la cohesión del grupo social. Cuando se prosiguió con los cultos antiguos a escóndidas, esto debió ser de forma más bien individual y por lo tanto la práctica de culto que se rendía a las deidades antiguas durante la Colonia ya no pudo cumplir con todas las funciones sociales como lo hacía antes. La individualización de los cultos andinos, como consecuencia de la clandestinidad, ya no dejó lugar a confirmar periódicamente los lazos entre los miembros del grupo mediante la comunión con las deidades locales.32

b) Las campañas de extirpación en la provincia colonial de Cajatambo

17Como para Huarochirí, también para la provincia de Cajatambo contamos con documentos de diferentes campañas de extirpación de idolatrías. Estas se realizaron a principios del siglo XVII, entre 1617 y 1622 por Fernando de Avendaño33 y posteriormente, entre 1656 y 1663 por Bernardo de Noboa.34 Esta última visita de idolatrías proporciona varios datos interesantes respecto a la visita anterior de Avendaño. Además de estos textos, contamos también con la documentación procedente de la visita de Juan Sarmiento de Vivero, visitador general de la idolatría en el arzobispado de Lima, el cual ―luego de haberse dedicado a la extirpación de los cultos autóctonos en Huarochirí― en 1662 llevó a cabo la visita del pueblo de Ambar en el corregimiento de Cajatambo.35

18Como había sido el caso en la provincia de Huarochirí, tampoco en Cajatambo la destrucción de representaciones de deidades hecha por el visitador Avendaño a principios del siglo XVII dió fin a la veneración de las huacas. En algunos pueblos se prosiguió con los cultos a las huacas quemadas, adorando las cenizas y a veces se restituyeron las representaciones de las huacas quemadas por otras piedras.36 Además de lo acontecido en Huarochirí, en Cajatambo se dió otro proceso sugestivo como consecuencia de la destrucción de huaca. En el lugar donde Fernando de Avendaño, en su visita de principios del siglo, había destruído las representaciones de cinco conopa (=dioses penates), tres decenios después el visitador Bernardo de Noboa encontró diez "ídolos".37 Este proceso de proliferación de huaca originado por la destrucción de la representación de una deidad se produjo en varias ocasiones en las provincias de Cajatambo y de Huamachuco en la sierra norte del Perú. Para la región de Huamachuco (actualmente Depto. de La Libertad), al norte de Cajatambo, este proceso de proliferación de representaciones de dioses luego de la destrucción de la estatua de una deidad importante, ya está documentado para el siglo XVI. Alrededor de 1560, los primeros misioneros agustinos reportaron un proceso parecido luego de haber incinerado los restos de la estatua de la deidad Catequil cuya representación había sido quebrada y el santuario devastado por primera vez en la época precolombina por un soberano inca. Cuando los misioneros a mitad del siglo XVI terminaron con el aniquilamiento del santuario y restos de la estatua, aparecieron en los pueblos de la región "hijos de Catequil". Se trataba de piedras encontradas por feligreses de Catequil en el campo que luego fueron identificadas como representaciones de "hijos" de la deidad. De manera que el culto a un dios importante para toda la región había cedido paso a la veneración de multitud de deidades adoradas en sus respectivos grupos locales, proceso que en última instancia llevó a un fraccionamiento del culto suprarregional en cultos meramente locales.38

19Si bien estas medidas adoptadas por los indígenas impidieron que se extinguieran los cultos autóctonos por completo, se produjeron modificaciones en las creencias. Aunque de esta manera se prosiguió con la veneración de los dioses antiguos, el aniquilamiento de las representaciones de deidades andinas impresionó mucho a los feligreses indígenas. Así por ejemplo, en la provincia de Cajatambo se veneraba al dios Guari, a quién se consideraba responsable de la salud, alimentación y bienestar de los grupos locales.39 Después de la destrucción de la representación de Guari por el visitador Fernando de Avendaño se siguió venerando al dios, pero las oraciones recogidas en la visita de Noboa recordaban la destrucción del "ídolo", la que se había producido unos treinta años antes. El sacerdote indígena se dirigía al dios, llamándolo: "...señor padre quemado...".40 Además, parece por las oraciones que los indígenas relacionaban la escasez de alimentos directamente con la destrucción de la representación de su dios Guari.41

20Como en otros lugares de los Andes, también en Cajatambo se consideraba muy importante la veneración de los malqui, los cuerpos momificados de los antepasados, puesto que se relacionaban con la fertilidad de los campos.42 Relación que sugiere la misma palabra quechua malqui que significa "la planta tierna para plantar".43 Además de ello, el bienestar del grupo local estaba estrechamente vinculado a los malqui, porque se creía que éstos al sentirse desatendido por sus descendientes enviarían enfermedades y matarían todo el linaje.44 En consecuencia, las momias eran objeto de una lucha tenaz entre los visitadores, que trataron de ubicar los malqui en los lugares de culto y los habitantes de Cajatambo, quienes intentaban ocultarlos, para impedir su aniquilamiento. Este duelo que se desplegó entre lugareños y extirpadores por los cuerpos momificados de los antepasados y que seguiría adelante por más que un siglo, al parecer se inicia con un proceso de hechicerías llevado a cabo en 1604 contra un principal del pueblo de Mangas en la provincia de Cajatambo por haber sacado el cuerpo de su hermano difunto de la iglesia.45 Este conflicto en torno a los malqui característico de las visitas de idolatrías también se plasmó en los informes sobre la primera visita a la región realizada por Fernando de Avendaño a partir de 1617. El texto redactado en 1619 proporciona la cifra de un total de 1.365 cuerpos momificados que se habían descubierto en la visita hasta este momento. También ofrece una relación de las momias localizadas en cada lugar.46 En cuanto a esta lucha por los malqui, el visitador Noboa recogió a mitad del siglo XVII referencias acerca de un suceso que se produjo en otra visita anterior, llevada a cabo por Felipe de Medina, y que muestra las estrategias empleadas por los indígenas para defender su antigua religión.47 De la actuación de Medina en la visita de idolatrías de la provincia de Cajatambo ha quedado un documento del año 1652, el cual contiene las sentencias pronunciadas por Medina contra varios lugareños. Entre los desterrados a Lima figuró también un principal acusado de haber ocultado varios cuerpos en las visitas anteriores.48 Un par de años después, los testigos de Noboa reportaron que cuando vino el visitador Medina habían sacado los cuerpos momificados de las cuevas donde se guardaban y veneraban, poniéndolos en la iglesia. Al abrir unas tumbas en la iglesia, el visitador encontró allí los cuerpos y se contentó pensando que estaban debidamente enterrados. Al marcharse el visitador, la gente del lugar sacó los cuerpos de la iglesia y los restituyó a los lugares de culto.49

21En tiempos del visitador Avendaño los lugareños todavía habían recurrido a otra estrategia: Desenterraban los cuerpos de la iglesia y antes de que llegara el visitador llevaban las momias a los antiguos cementerios en cuevas apartadas y lugares de difícil acceso.50 Sin embargo, Avendaño también había buscado y descubierto malqui escondidos, y envió a un mulato, ayudante suyo, para que los destruyera. En una acción de solidaridad, los habitantes del respectivo pueblo juntaron plata y la entregaron al mulato, para que no los quemara. De manera que en esta ocasión los indígenas pudieron salvar muchos de sus malqui de la destrucción.51 Al parecer, también en Cajatambo los intentos de contrarrestar los efectos de la extirpación de idolatrías eran alentados y apoyados por los curaca y otras autoridades indígenas.52

22Tanto Juan Sarmiento de Vivero como Bernardo de Noboa recorrieron el campo y sobre todo los viejos pueblos abandonados a causa de la reducción de los indígenas en aglomeraciones que más fácilmente podrían ser controladas por las autoridades coloniales. En muchos de los antiguos asentamientos encontraron residuos de ofrendas y frecuentemente incluso dieron con santuarios, momias y representaciones de dioses. En su información de servicios, Bernardo de Noboa proporcionó datos de su visita de Cajatambo. Entre otras muchas referencias a malqui, huaca y otras representaciones de seres sobrenaturales, reprodujo los apuntes que hizo en la visita del pueblo de San Gerónimo de Copa, anejo a la doctrina de Mangas, llevada a cabo en enero de 1663. Todos los ayllu del pueblo mantenían santuarios con huaca, conopa y malqui en los pueblos antiguos, donde

"...te/nian muchos ydolos malquis que son/ cuerpos difuntos progenitores suyos/ a quienes dauan culto y beneraçion y otros/ muchos ydolos comunes y particulares..., y Domingo Mirca Capcha docmatiça/dor ministro de ydolos manifesto tres/ sepulcros de piedras como a manera de/ Bobeda en que estauan tres ydolos mal/quis ... que heran cuerpos gentiles y en dho se/pulcro estauan nuebe ydolos conopa/ quatro de forma y manera de Carneritos/ de la tierra [llamas y alpacas] para aumentos de Car/neros de la tierra y otro de hechu/ra de vna maçorca de maiz ... los qual ydolos Referidos mocha/van el susso dho Domingo mirca capcha// Con todos los yndios de su ayllu ...".53

23Es sugerente que en todos los santuarios recorridos por Noboa, los malqui fueran acompañados de conopa que representaban animales domésticos o frutos como mazorcas de maíz y papas. De manera que la relación de los malqui con la fertilidad de la tierra y de los animales domésticos quedó patente. Los pueblos antiguos en general quedaban en lugares algo apartados y por eso se prestaban para poder efectuar los ritos religiosos clandestinamente y para guardar los objetos de culto, huaca y malqui. En adición al aislamiento de los pueblos antiguos que aventajaba la clandestinidad, fueron la sede de santuarios porque relacionaban los lugareños con sus orígenes y les dieron arraigo. La geografía y los fenómenos de la naturaleza unían a los lugareños a sus deidades, las cuales fueron veneradas en montes, nevados, rocas y semejantes puntos de referencia. Es decir, los dioses estaban presentes en los fenómenos naturales alrededor de los pueblos antiguos. Los visitadores de idolatrías estaban conscientes de la suma importancia que los cuerpos de los antepasados tuvieron en la región de Cajatambo. En esta región se produjo frecuentemente una fusión entre deidad local y antepasado, de modo que los malqui al mismo tiempo tenían la calidad de huaca. Al identificarse como descendientes de estas deidades, los feligreses indígenas al mismo tiempo adquirieron una identidad cultural inconfundible, distinta para cada grupo local.

III. Conclusiones

24Resumiendo las reacciones de los indígenas frente a la extirpación de idolatrías, es de notar que tanto los habitantes de Huarochirí como los de Cajatambo se resistieron a la destrucción de sus cultos locales, adoptando diversas estrategias para contrarrestar los efectos de la persecución institucionalizada.

25En ambos casos el aniquilamiento de representaciones de deidades andinas no tuvo gran éxito: Los indígenas prosiguieron con la veneración de éstos dioses. Esto demuestra que Cristóbal de Albornoz, un extirpador de idolatrías muy experimentado del siglo XVI, estaba equivocado al afirmar que era muy importante destruir los "ídolos" en presencia de los feligreses indígenas porque entonces dejarían de rendirles culto.54 Hemos visto, que al contrario del pronóstico de Albornoz, la veneración de estos dioses no disminuyó, y en algunos casos la destrucción incluso aumentó el número de deidades veneradas, asegurando así la supervivencia del culto. Albornoz y otros partidarios del aniquilamiento de las representaciones de los huaca obviamente no sabían que estas piedras, o estatuas labradas no eran otra cosa que una especie de asiento, al cual bajaban los dioses cuando se les rendía culto.55 Eran, pues, meras representaciones, las piedras no eran los dioses. En cuanto a los malqui, la conceptualización era parecida. Aunque en este caso se trataba de los cuerpos momificados de los ancestros de los lugareños, la incineración de la momia no siginificaba el aniquilamiento del alma del muerto. Como indícan las palabras de Hernando Hacas Poma, uno de los sacerdotes mayores de Cajatambo, reproducidas en el epígrafe, las almas de los huaca y malqui eran consideradas inmortales y por lo tanto no podían ser aniquiladas por los visitadores de idolatrías.56 Los testimonios de los feligreses nativos recogidos en las visitas de idolatrías, además señalan que los malqui, no eran solamente cuerpos momificados, sino que en cierto sentido seguían viviendo. Era otra forma de existencia, por cierto, pero las momias de los antepasados muertos incluso daban vida a los miembros de su grupo local, porque alentaban con su fuerza vital la vida de sus descendientes. Los malqui y en muchos casos también los huaca fueron considerados ancestros de los grupos locales que los veneraban. Estas deidades, por consiguiente, relacionaban el grupo social con la tierra y les dieron arraigo. Al ser representados en montes, nevados, peñas, fuentes y manantiales, los huaca vinculaban sus feligreses con una cierta región, les daban un lugar en el mundo. Tanto la condición de ancestros de los miembros del grupo local, como también el hecho que estas deidades fueron percebidas en los fenómenos de la naturaleza física que formaba el mundo en que vivían sus feligreses, contribuían a la formación de una identidad cultural, única en cada uno de los grupos locales. De ahí la importancia enorme de la religión autóctona en las culturas andinas y el afán de cumplir con los deberes de culto que inspiraba la resistencia tenaz que presentaron los grupos locales a la extirpación de idolatrías.

26Al comparar las dos visitas de la segunda mitad del siglo XVII, la de Sarmiento en Huarochirí y la de Noboa en Cajatambo, llama la atención el aspecto pobre que a primera vista dan los cultos autóctonos en Huarochirí. Por los documentos de la visita de Sarmiento parece como si ya estuvieran atenuados y apenas hubieran quedado en pie. Por el contrario, la documentación de la visita de Noboa proporciona informaciones sobre Cajatambo que atestiguan la fuerza vital de los cultos autóctonos. Es posible que la evolución en Huarochirí haya sido diferente debido a la relativa cercanía de esta provincia a la ciudad de Lima. Los habitantes de Huarochirí no podían proseguir con la veneración de los dioses antiguos de igual manera como lo hacían los habitantes de Cajatambo, los cuales evidentemente lograron ocultar las pruebas de los antiguos cultos ante muchos de los visitadores de idolatrías.

27En todo caso, Noboa descubrió que en Cajatambo se celebraban aún los rituales colectivos, lo que en esta época ya no era posible en esta medida en Huarochirí. Por lo tanto parece que los cultos andinos en Huarochirí habían entrado en un proceso de individualización, dando lugar a la paulatina disminución de la cohesión étnica, ya que las fiestas colectivas en honor a los dioses andinos habían sido un medio tanto para refortalecer la coherencia del grupo social como también para renovar el pacto entre grupo étnico y deidades andinas. Como consecuencia de esto, también menguó la capacidad de las religiones autóctonas de actuar como factor integrante de la identidad cultural —a lo menos a nivel de la etnia. Pero, hay que resaltar que también los habitantes de Huarochirí lograron conservar sus religiones autóctonas a nivel de los ayllu, o sea a nivel de los núcleos socio-políticos. Es decir que las campañas de extirpación de las idolatrías tuvieron un éxito parcial, al fraccionar los grandes cultos regionales pero no lograron destruir ni hacer desaparecer totalmente a las religiones andinas. Éstas, según parece, más bien se acomodaron en el nicho que les había quedado.

28Quisiera concluir retomando una sugerencia de Carlo Ginzburg: en su libro sobre el aquelarre de las brujas, el historiador italiano nos hizo recordar la importancia de las creencias y pensamientos para la conservación de la identidad cultural. Cuando los acusados en los procesos de brujería interiorizaron el modelo del sabbat estereotipado que propusieron los cazadores de brujas, entonces —dice Ginzburg (1990: 20)— perdieron su propia identidad cultural. Por lo tanto, quizá no sea demasiado aventurado concluir respecto a las sociedades andinas que éstas, al lograr defender sus religiones antiguas —aunque fuera de forma modificada— lograron asimismo conservar su identidad cultural.

Bibliografía

Siglas

29AAL Archivo Arzobispal de Lima

30AGI Archivo General de Indias, Sevilla

31IH Sección: Idolatrías y Hechicerías

32Lima Audiencia de Lima

Haut de page

Bibliographie

Des DOI (Digital Object Identifier) sont automatiquement ajoutés aux références par Bilbo, l'outil d'annotation bibliographique d'OpenEdition.
Les utilisateurs des institutions abonnées à l'un des programmes freemium d'OpenEdition peuvent télécharger les références bibliographiques pour lesquelles Bilbo a trouvé un DOI.
Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.
Referencias bibliográficas

Acosta, Antonio (1979). El pleito de los indios de San Damián (Huarochirí) contra Francisco de Avila 1607. Historiografía y Bibliografía Americanistas XXIII, pp.3-31.

____________. (1987). Francisco de Avila. En: Gerald Taylor, Ritos y tradiciones de Huarochirí..., pp.551-616

Arriaga, P. J. [1621] (1968). Extirpación de la idolatría del Perú (Biblioteca de autores españoles 209) Atlas, Madrid.

Avila, Francisco de [1648] (1918). Prefación al libro de los Sermones, o homilías en la lengua castellana y la índica general quechua. (Colección de libros y documentos referentes a la historia del Perú XI, ed. de H. H. Urteaga y C. A. Romero) Sanmartí, Lima, pp.57-98.

Bennassar, Bartolomé avec la collaboration de Catherine Brault-Noble, Jean-Pierre Dedieu, Claire Guilhem, Marie-José Marc, Dominique Peyre (1979). L’Inquisition espagnole XVe-XIXe siècle. Hachette, Paris.

Burga, Manuel (1988). Nacimiento de una utopía. Muerte y resurrección de los incas. Instituto de Apoyo Agrario, Lima.

Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Duviols, Pierre (1967). Un inédit de Cristóbal de Albornoz: la instrucción para descubrir todas las guacas del Pirú y sus camayos y haziendas. Journal de la Société des Américanistes 56:1, pp.7-39.
DOI : 10.3406/jsa.1967.2269

____________. (1967). La idolatría en cifras: una relación peruana de 1619. Études Latino-Américaines [Aix-en-Provence] 3, pp.87-100.

____________.(1971). La lutte contre les religiones autochtones dans le Pérou colonial. L'extirpation de l'idolâtrie entre 1532 et 1660. (=Travaux de l' Institut Français d'Etudes Andines 13). Institut Français d'Etudes Andines, Lima-Paris, s.f. (i.e. 1971).

____________. (1986). Cultura andina y represión. Procesos y visitas de idolatrías y hechicerías, Cajatambo, siglo XVII. (=Archivos de Historia Andina 5). Bartolomé de las Casas, Cusco.

Escandell Bonet, Bartolomé (1983-84). Caracteres de la Inquisición española en Indias. Annuario del Istituto Storico Italiano per l’Età Moderna e Contemporanea 35/36, pp.97-114.

García Cabrera, Juan Carlos (1994). Ofensas a dios, pleitos e injurias: causas de idolatrías y hechicerías. Cajatambo siglos XVII-XIX. (Cuadernos para la historia de la evangelización en América Latina, 10. Monumenta idolatrica andina, 1) Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas, Cusco.

Gareis, Iris (1987). Religiöse Spezialisten des zentralen Andengebietes zur Zeit der Inka und während der spanischen Kolonialherrschaft. (=Münchner Beiträge zur Amerikanistik 19) Klaus Renner Verlag, Hohenschäftlarn.

____________. (1989). Extirpación de idolatrías e Inquisición en el Virreinato del Perú. Boletín del Instituto Riva-Agüero No.16, pp.55-74.

____________. (1991). Transformaciones de los oficios religiosos andinos en la época colonial temprana (siglo XVI). En: M. Ziólkowski (ed.), El culto estatal del imperio inca, Memorias del 46º Congreso Internacional de Americanistas, Amsterdam 1988, (=Estudios y Memorias 2) Warszawa: Universidad de Varsovia, CESLA, pp.113-126.

____________. (1991). La metamorfosis de los dioses: cambio cultural en las sociedades andinas. Anthropologica 9, pp.245-257.

____________. (1994). Una bucólica andina: curanderos y brujos en la costa norte del Perú (siglo XVIII). En: Luis Millones y Moisés Lemlij (eds.), En el Nombre del Señor. Shamanes, demonios y curanderos del norte del Perú. Biblioteca Peruana de Psicoanálisis, Lima, pp.211-230.

____________. (1999). Repression and cultural change: the “Extirpation of Idolatry” in colonial Peru. En: Nicholas Griffiths y Fernando Cervantes (eds.), Spiritual Encounters. Interactions between Christianity and native religions in colonial America. The University of Birmingham Press, Birmingham, pp.230-254.

____________. (2002). Religione e identità tra gli Indiani del Perù coloniale. En Paolo Prodi y Wolfgang Reinhard (eds.), Identità collettive tra Medioevo ed Età Moderna. Convegno internazionale di studio (Quaderni di Discipline Storiche 17) CLUEB-Università di Bologna, Bologna, pp.125-146.

Ginzburg, Carlo (1989) (1990). Hexensabbat. Entzifferung einer nächtlichen Geschichte. Klaus Wagenbach, Berlin.

González  Holguín, Diego [1608], (1952). Vocabvlario de la lengva general de todo el Perv llamada lengua Qquichua o del Inca. (Ed. de R. Porras Barrenechea) Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima.

Greenleaf, Richard E. (1985). Inquisición y sociedad en el México colonial (Colección “Chimalistac” de libros y documentos acerca de la Nueva España, 44) Porrua Turanzas, Madrid.

Griffiths, Nicholas (1998). La cruz y la serpiente. La represión y el resurgimiento religioso en el Perú colonial. (Trad. de C. Baliñas Pérez). Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.

Gutiérrez Arbulú, Laura (1992). Indice de los documentos de la Sección «Hechicerías e Idolatrías» del Archivo Arzobispal de Lima, Lima. Manuscrito.

Huertas Vallejos, Lorenzo (1981). La religión en una sociedad rural andina, siglo XVII. Univ. San Cristóbal de Huamanga, Ayacucho.

Marzal, Manuel M. (21988) [1983]. La transformación religiosa peruana. Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.

Medina, José Toribio (1887). Historia del Santo Oficio de la Inquisición de Lima 1569-1820, 2 ts., Imp. Gutenberg, Santiago de Chile.

Pease G.Y., Franklin (1968). El Príncipe de Esquilache y una relación sobre la extirpación de la idolatría. Cuadernos del Seminario de Historia, Instituto Riva-Agüero, VII:9, pp.81-92.

Solórzano Pereyra, Juan de [1648] (1930). Política Indiana. 5 ts. Compañía Iberoamericana de Publicaciones, Madrid.

Spalding, Karen (1984). Huarochirí. An Andean Society under Inca and Spanish Rule. Stanford Univ. Press, Stanford.

Taylor, Gerald (1987). Ritos y tradiciones de Huarochirí. Manuscrito quechua de comienzos del siglo XVII. (Historia Andina 12) IEP, IFEA, Lima.

Haut de page

Notes

1 Agradecemos la lectura del manuscrito a nuestra amiga María Susana Cipolletti. Este texto se remonta a una ponencia presentada en el 47º Congreso de Americanistas que tuvo lugar en Nueva Orleans en 1991. Quisiera agradecer a Elio Masferrer Kan, director del simposio, los comentarios y sugerencias. Mis investigaciones archivísticas en España y Perú así como la participación en el 47º Congreso Internacional de Americanistas han sido posibles gracias a una beca de la DFG (Deutsche Forschungsgemeinschaft – Asociación Alemana para la Investigación Científica).
2 Citado del testimonio de Hernando Hacas Poma, sacerdote de la religión autóctona en la provincia de Cajatambo, en el norte del Perú. La cita proviene de un proceso de idolatrías que el visitador de idolatrías Bernardo de Noboa llevó a cabo en el pueblo de San Pedro de Hacas en enero de 1657. El documento se conserva en la Sección Hechicerías e Idolatrías del AAL de Lima. Transcripciones del testimonio fueron publicados por Duviols (1986: 143) y Huertas Vallejos (1981: 107, f.9v).
3 Véanse Duviols (1971: 45-48, 75 y sgs., 174; 1986: XXVII-XXXI) y Gareis (1987: 3-5, 371-382; 2002: 125-126, 128-130).
4 Los antecedentes que motivaron el "descubrimiento" de la idolatría por Avila fueron analizados en las obras de Duviols (1971: 149-150, 174-175) y Acosta (1979: 5, 10 y sgs.; id. 1987: 571 y sgs., especialmente 584-585). Es de notar que también en el siglo XVI se llevó a cabo una visita de extirpación de idolatrías en la sierra central del Perú, dirigida por Cristóbal de Albornoz. Posiblemente ésta más tarde sirvió de modelo para las campañas del siglo XVII.
5 Sobre las primeras etapas de la institucionalización de la extirpación véanse Duviols (1971: 153-160; id. 1986: XXXI-XXXIII), Gareis (1989: 59-61) y Marzal (1988: 59-61, 213-234).
6 Aquí no es posible sino citar sólo algunos trabajos sobre la Extirpación de las idolatrías. Véanse sobre todo las obras de Pierre Duviols (1971: 187 y sgs.; id. 1986: passim); para otras citas bibliográficas v. Gareis (1987: 382-393, 412-413; 1999) y Griffiths (1998). Una idea de la cantidad de "ídolos" destruídos y de las cifras de condenados da la "Relación de los medios que se an puesto para la extirpacion de la ydolatria de los yndios deste arçobispado de los Reyes y de los pueblos que se an visitado en el tiempo que a que gouierna el ex.mo s.or Principe de Esquilache y de los buenos efectos que se an seguido." s.f., 1619. (AGI, Lima 38, n.2, lib.IV, fs.392-397, cita en f.397). Según este texto, en la primera campaña de Extirpación se absolvió de la idolatría el total de 28.893 personas, 1.618 personas fueron condenadas por ser sacerdotes andinos. Además habían sido descubiertos 1.769 "ídolos principales", 7.288 "dioses penates" como también 1.365 "cuerpos", es decir momias de los antepasados. La "Relación de los medios" fue publicada al mismo tiempo por Duviols (1967, La idolatría en cifras) y por Pease (1968). El extirpador Francisco de Avila se jactó de haber derribado más de 800 "ídolos fijos" y 20 mil "ydolos manuables y movibles" (Información de servicios 1607-1613, AGI, Lima 326, s. fol. <f. 1>). Fernando de Avendaño, otro extirpador famoso, alegó en su información de servicios de 1618-1620 (AGI, Lima 327, s.fol. <f. 2v>) que había penitenciado más de mil "maestros dogmatizadores y quemado y derriuado muchos millares de ydolos".
7 Basta revisar el catálogo efectuado por Huertas Vallejos (1981: 121-146) o el cuadro que da Burga (1988: 153) de los documentos provenientes de las visitas de idolatrías reunidos en el Archivo Arzobispal de Lima para darse cuenta que la extirpación de idolatrías aún en su forma institucionalizada nunca pudo llegar a ejercer un control perfecto sobre toda la población indígena.
8 Para una discusión más detalla, también con respecto al papel que jugaba la unidad religiosa en la política de la corona española, véase Gareis (1989: 60-61; 2002: 128-131).
9 Respecto a esto es interesante notar que la Extirpación institucionalizada obviamente fue creada para complementar a la Inquisición como instrumento de control de los indígenas peruanos, ya que éstos no estaban sujetos a la Inquisición (Duviols 1971: 217-218; Gareis 1989: 55, 58, 61). A diferencia de la situación en México (virreinato de la Nueva España), donde la población indígena inicialmente estaba sujeta a la Inquisición episcopal (Greenleaf 1985: 2-3), los indígenas del Perú desde el principio y durante toda la época colonial siempre quedaban exentos de la jurisdicción inquisitorial (Medina 1887 (I): 17, Instrucción Nº17; Solórzano Pereyra 1930 [1648]: Lib.IV, cap.XXIV, 364 Nº18). Hubo, sin embargo, intentos por parte de algunas autoridades coloniales y eclesiásticas de extender la jurisdicción del tribunal de la Inquisición de Lima también a los indígenas peruanos. Pero los que abogaban por someter a la población indígena andina bajo el control de la Inquisición nunca lograron convencer a la corona española. Así por ejemplo, pidió el domínico fray Francisco de la Cruz al Rey que se sometiera a los indígenas peruanos al tribunal de la Inquisición de Lima (Carta de 25 de enero de 1566, Lima; AGI, Lima 313). Pedido reiterado por el Virrey Francisco de Toledo en numerosas cartas al Rey (Cusco, 25.III.1571, AGI, Lima 28 A, n.49, lib.II, fs.29r, 42r-42v; Cusco, 24.IX.1572, AGI, Lima 28 B, lib.IV (actualmente Nº2), f.345v; La Plata, 3.VI.1573, AGI, Lima 29, lib.I, fs.134r-134v).
10 Por supuesto se hace notar una diferencia entre los efectos que la Extirpación de idolatrías causó en la comunidades indígenas rurales y en los indígenas de los centros urbanos. La población indígena de las ciudades coloniales que vivía en un ambiente multiétnico, frecuentemente desarraigada desde hace tiempo de sus comunidades de origen, no concibió las actividades de los extirpadores de la misma manera como las comunidades agrarias de la sierra (tierras altas) del virreinato. Dependientes de lo que brindaba el suelo, consideraban imprescindible de proseguir con los cultos a las deidades asociadas con la fertilidad de la tierra y de los animales domésticos. De ahí que el bienestar, la procreación del grupo y por lo tanto la identidad étnica estaba estrechamente ligada a la religión (Gareis 2002: 135-142).
11 Esto se colige de un informe que el arzobispo de Lima mandó al Rey: "El Arçobispo de Lima informa delas do-/trinas de Yndios de su distrito y sobre si sus curas las pueden o no seruir." Lima 20.11.1664. Fs.18. AGI, Lima 304. Según este informe, la distancia entre el pueblo de Cajatambo y Lima son 40 leguas (f.5v), mientras que los pueblos de Huarochirí y de Quinti, en donde el visitador Sarmiento de Vivero realizó varios procesos de idolatrías, distan 20 leguas de la capital (f.14v). Una legua española equivale a 5,5727 kilómetros. Actualmente los dos pueblos de Cajatambo y de Huarochirí forman parte del Depto. de Lima.
12 Avila 1918: 63-64; Duviols 1971: 149. Algunos párrafos de las tradiciones orales de Huarochirí, redactadas a instancia de Francisco de Avila alrededor de 1608, hacen resaltar el rol importante del principal Choquecaxa en la lucha contra la así llamada idolatría (Taylor 1987: cap.20: 303-313; cap.21: 315-325).
13 Ya nos referimos a este asunto en la nota 4. Parece que la cronología de los acontecimientos sugerida por Avila es inversa a la verdadera evolución de los hechos. Según las investigaciones de Duviols (1971: 175-176) y Acosta (1979: 5, 10 y sgs.; 1987: 571 y sgs., 584-585) Avila fué capitulado por los feligreses de su parroquia y sólo después se le ocurrió de "descubrir" la idolatría.
14 Por la documentación existente en el Archivo Arzobispal de Lima parece que se produjo sólo un proceso en el año 1642: "Causa criminal contra Isabel Guanay hermana de Juan Aucañaupa cacique de Huarochirí, por hechicera" (AAL, Idolatrías y Hechicerías Leg.2 Exp.VIII) (Título citado según el catálogo redactado por Huertas Vallejos 1981: 124. Agradecemos una transcripción del documento a Javier Flores). Alrededor de 1991, la actual directora del Archivo Arzobispal de Lima (Archivo Histórico del Arzobispado de Lima), Laura Gutiérrez Arbulú llevó a cabo una reorganización de la sección de Idolatrías y Hechicerías. En adelante se proporcionan las nuevas signaturas de los documentos de esta sección luego de las antiguas signaturas, reproducidas en el catálogo de Lorenzo Huertas Vallejos. El documento citado aquí se encuentra actualmente en el Leg.II Exp.2.
15 Por el año 1653 ó 1654 debió ser nombrado visitador de idolatrías de la provincia de Huarochirí Diego Barreto, el cura de San Damián (El Arzobispo de Lima (Pedro de Villagómez) al Rey, Lima 22-VII-1657, AGI Lima 303 <f.6v>). Desafortunadamente parece que no se conservó información de sus actividades de extirpador en Huarochirí, además de las noticias sumarias que de ello dió el Arzobispo en sus cartas al Rey. En otra del 29-VIII-1658 (AGI, Lima 303 <f.8v-9r>) notó por ejemplo, que Barreto había quitado muchos ídolos a los indígenas e instalado una "reclusion para recoger en ella a los Idolatras hechizeros, y perniciosos".
16 "Fallo sobre varias personas", Huarochirí 1660. (AAL, IH Leg.2 exp.XVI; actualmente Leg.IIA Exp.6, fs.1r-3r).
17 "Fallo..." Huarochirí 1660. (AAL, IH 2:XVI; actualmente Leg.IIA Exp.6, fs.4v-5r)
18 "Fallo..." Huarochirí 1660. (AAL, IH 2:XVI; actualmente Leg.IIA Exp.6, fs.3r-3v, 5v)
19 Avila 1607-1615, "Petición para nueva ynformaçion de nuevos méritos..." (AGI, Lima 326, f.27r).
20 "Fallo..." Huarochirí 1660 (AAL, IH 2:XVI; actualmente Leg.IIA Exp.6, fs.1r-3r).
21 "Causa criminal de hechicera fecha de officio contra Maria Poma Ticlla del pueblo de Huarochirí y de Catalina Chuqui Ticlla". San Lorenzo de Quinti 1660. Fs.13 (AAL, IH 4:XXXII; actualmente Leg.III Exp.15, f.7r)
22 "Causa criminal de hechisera contra María Guanico mestisa del pueblo de Quinti y Sicilia Cancho Suyo del ayllo de Curitupi." San Lorenzo de Quinti, 1660. Fs.11. (AAL, IH 2:XXI; actualmente Leg.IV Exp.13, cita en f.8v). De la misma huaca encontramos noticias parecidas en la confesión de otra condenada: "Memoria que hace una india temerosa de los castigos de Dios, sobre actividades de los indios e indias hechiceras." San Lorenzo de Quinti, 1660. Fs.6. (AAL, IH 3:I; actualmente Leg.IV Exp.20, cita en f.3v).
23 "Memoria ..." San Lorenzo de Quinti, 1660. (AAL, IH 3:I; actualmente IV:20, cita en f.2r)
24 "Memoria..." Quinti 1660. (AAL, IH 3:I; actualmente IV:20, cita en fs.5r-6r)
25 Karen Spalding (1984: 255 y sgs.) trazó muy bien las diferentes esquemas de reacción durante la visita de Sarmiento en Huarochirí.
26 "Cabesa de proceso contra don Sebastian Quispe Runavilca de oficio." San Lorenzo de Quinti, 1660. Fs.3 (AAL, IH 2:XIII; actualmente IV:21, cita en fs.3r-3v). Al margen del documento hay una nota indicando que el principal se llama Quispe Runavilca (f.1r), pero en el texto siempre es llamado Quispe Ninavilca.
27 "Expedientes de los autos fulminados contra doña Francisca Melchora de Castillo viuda de don Sebastián Quispe Ninavilca, sobre desacato de la autoridad cuando fue a prenderla por hechicera." San Lorenzo de Quinti, 1660. Fs. 6 (AAL, IH 4:XXV; actualmente III:17). "Causa ... contra María Poma Ticlla..." (doc. cit. en nota 21) (AAL, IH 4:XXXII; III:15, passim).
28 "Causa criminal por querella del Fiscal de la Visita contra el licenciado Juan Bernabé de la Madris, Melchor Lumbria y doña Francisca Melchora mestiza del pueblo de Huarochirí." San Lorenzo de Quinti, 1660, Fs.21 (AAL, IH 4:XXXIII; actualmente no está, citas en fs.1r, 2v, 4r, 6r, 9r). Algunos principales del pueblo irrumpieron en una sesión de interrogatorio, armados y con un grupo de seguidores, amenazando a arremeter contra Sarmiento, el cual finalmente es socorrido por los alcaldes (ib. fs.11r-v).
29 "Causa ...contra María Guanico." Quinti 1660 (doc. citado en nota 22) (AAL, IH 2:XXI; actualmente IV:13, cita en f.7r)
30 "Causa...contra María Guanico." Quinti 1660. (doc. citado en nota 22) (AAL, IH 2:XXI; actualmente IV:13, cita en f.7r)
31 Todavía en tiempos de Avila se festejaron estas deidades bajo el velo de las fiestas católicas (Avila 1918: 63-64, 77).
32 En cuanto a estas consecuencias de la persecución de los cultos a las huaca es sugestivo un documento de la visita de Sarmiento: Una mujer es denunciada que cuando sube a un cerro a rendir culto a la huaca de ayllu, lo hace llevando una disciplina y un rosario para disimular. ("Cabesa de proceso de hechisera de oficio contra Maria Chumbi Ticlla del pueblo de San Pedro del ayllo Chancayanac." San Lorenzo de Quinti, 1660. Fs.3. AAL, IH 2:XXII; actualmente IV:14, citas en fs. 2r, 3r).
33 F. de Avendaño, "Testimonio de la uisita de/ la extirpacion de la ydolatria/ en que absoluio el doctor Fer.do/ de Auendaño doce mill y cien/to y treinta personas en/ ocho años que uisito como/ consta de la ultima hoja deste testimonio/ 1623 años", AGI, Lima 329, s.fol. El jesuita Pablo José de Arriaga figuraba entre los acompañantes de Avendaño en la visita de Chancay y Cajatambo (1968: 193) y proporciona en su manual para extirpadores de idolatrías publicado en 1621 también informaciones sobre las creencias vigentes en la provincia de Cajatambo (ib., cap.I: 199-200).
34 La documentación de la visita de Noboa, conservada en el AAL, fue publicada en parte por Duviols (1986), García Cabrera (1994) y Huertas Vallejos (1981).
35 Varios documentos nos han quedado de la actividad extirpadora de Sarmiento en Cajatambo. Forman parte de la sección Idolatrías y Hechicerías del AAL. Una parte de los documentos procedentes de procesos de idolatrías llevados a cabo por Sarmiento de Vivero en Cajatambo fueron publicados por García Cabrera (1994: 393-482). Resulta especialmente interesante un documento en el cual Sarmiento reunió informaciones acerca de una mujer delatada como hechicera afamada. Dado que la mujer se había huido no le quedó otro remedio que recurrir a los testimonios que prestaron testigos. Esto significa que todos los datos sobre supuestas hechicerías cometidas por Francisca Leonor, no tenían más fundamento que los rumores que corrían por el pueblo. En una página insertada a manera de un borrador se encuentran notas para un interrogatorio, según parece de la mano de Sarmiento de Vivero. Las preguntas elaboradas sobre la base de los rumores dan una idea como, bajo ciertas circunstancias, los rumores y la mala fama de una persona se podían convertir en graves acusaciones ("Causa criminal por querella de Agustín Capcha, fiscal eclesiástico contra Francisca Leonor india", Ambar 1662. Fs.12, AAL, IH 6:XIX, actualmente Leg.IV:10; cita en f.12r). Este documento también se encuentra entre la edición de fuentes de García Cabrera (1994: 461-472).
36 Esto se puede colegir del testimonio de Domingo Nuna Chaupis, encargado del culto y ofrendas al dios Guari (Documento publicado por Duviols 1986: 112-113). La documentación de la visita llevada a cabo por Bernardo de Noboa abunda en testimonios que confirman la restitución de las representaciones de deidades quemadas por otras (véanse los testimonios reproducidos en Duviols 1986: 102, 113, 121). En una información sobre su visita de Cajatambo, Noboa reportó que encontró en un adoratorio "...ceniças de gue/sos de difunto quemado y por dha/ ynterpretaçion dijo [el testigo] que aquellas çeni/ças heran del malqui llamado/ Carco yanac que hera el Primer fun/dador del ayllo copa que saco y quemo en/ La plaça el señor visitador osorio/ y sus çeniças Boluieron al dho sitio..." ("Información y testimonio de la visita de idolatrias en Cajatambo." Los Reyes [Lima], 22.XI.1664. Fs.34. AGI, Lima 333, s.fol.). Alonso Osorio visitó la provincia de Cajatambo en la época de Fernando de Avendaño, es decir alrededor de 1618 ("Información de servicios, 1640." AGI, Lima 331, citas en f.14r). Para evitar la veneración de las cenizas, Arriaga [1621] (1968: cap.X: 234) recomendó en su manual para extirpadores de idolatrías que se echasen los restos que quedaban de la incineración a los ríos. Huertas Vallejos (1981: 64-65) hace referencia a la veneración de las cenizas de malqui y huaca en la época colonial y sugiere una relación con los hallazgos arqueológicos en la misma región de muchos huesos pintados. En efecto, también en la visita de Noboa algunos lugareños exhibieron huesos de sus antepasados que en ciertas épocas del año fueron adornados y recibieron sacrificios de sus descendientes (ib.65).
37 Testimonios de Domingo Nuna Chaupis, especialista religioso encargado del culto a estas deidades (12.III.1656) y de Juan Yana Rupay (13.III.1656) (Documentos publicados por Duviols 1986: 11, 15).
38 De éste fenómeno ya me he ocupado más detenidamente en dos artículos: Gareis 1991, "Transformaciones ...", y 1991, "La metamorfosis de los dioses..." (v. especialmente págs. 248-249).
39 Según el testigo Domingo Nuna Chaupis, el cual prestó testimonio en marzo de 1656, la sacerdotisa que le había introducido en el oficio le dijo: "que toda su vida hiziesse lo mismo ... la dicha ofrenda al dicho ydolo Dios Guari porque este antes que ubiesse yngas y apoes ... se aparecia en forma de un español con barbas biejo y les repartio todas las chacaras y azequias en todos los pueblos y parcialidades ... y que este era que les daba las comidas y aguas..." (publicado por Duviols 1986: 11). Muy parecido reza el testimonio de Domingo Rimachin, alcalde de otro pueblo de la región de Cajatambo (ib. 113).
40 Citado del testimonio de Domingo Nuna Chaupis (marzo de 1656) publicado en la edición de fuentes de Duviols (1986: 11).
41 Así reza el texto de una oración: "...Señor padre quemado que tiene azequia que tiene agua que tiene chacara dame agua dame chacara dame comida desde que estas quemado morimos de hambre y no tenemos comida...", testimonio de Domingo Nuna Chaupis (marzo de 1656), editado por Duviols (1986: 11).
42 Arriaga [1621] (1968: Cap.II: 203; Cap.VIII: 222), uno de los acompañantes de Avendaño en la primera visita del norte del Perú y también de la provincia de Cajatambo, afirmó que los indígenas incluso tenían los malqui en más estima que los huaca. Los habitantes de varios pueblos de la provincia de Cajatambo declararon que a la muerte de un pariente solían efectuar diversos ritos ofreciéndole sangre de animales (llamas, cuies), coca y papas. Véanse los testimonios de la visita de Noboa editados por Duviols (1986: 63 y sgs., 72-73, 92, 100, passim) y Huertas Vallejos (1981: 60-68).
43 González Holguín [1608] (1952: 224). Con respecto a la importancia de los muertos en las religiones andinas, véase también Huertas Vallejos (1981: 60-68).
44 Hernando Hacas Poma, el sacerdote mayor de Cajatambo y uno de los testigos principales en la visita de Bernardo de Noboa, declaró que adoraban a los malqui porque en caso contrario padecerían de enfermedades, sequías y otras calamidades. Según el sacerdote, un malqui había amonestado mediante un oráculo a sus descendientes "...que ellos se moririan muy presto si no asian lo mismo que era aser onras a sus malquis y parientes y adorar sus guacas ..." (citado en Huertas Vallejos 1981: 113, f.13r). Otro testigo de Noboa dijo que adoraba al cuerpo de su abuelo difunto porque "si no lo adoraba se auia de morir y tener muchas enfermedades y que no auia de tener chacaras ni que comer..." (testimonio citado en la edición de fuentes de Duviols 1986: 87; para otro testimonio parecido veáse ib. 90).
45 "Autos contra don Carlos Callan y sus her[man]os sobre aver sacado el cuerpo de don Domingo su her[man]o de la yglessia de este pueblo de San Fran[cis]co de Mangas donde le enterro Diego Garcia Hermosa cura de este pue[bl]o." Juez Juan Perez de Segura, Mangas 1604. AAL, IH 6:I, actualmente I:14.
46 "Relación de los medios..." (véase nota 6). Según parece por el texto, en todos los pueblos visitados del Corregimiento de Cajatambo se hallaron malqui escondidos. Además, los visitadores dieron con gran cantidad de "ydolos y adoratorios principales", sin hablar de los centenares de "ydolos y dioses penates". También es interesante que a diferencia de otros lugares visitados, en la región de Cajatambo aunque sí se encontraron muchos sacerdotes de los cultos antiguos, al parecer no hubo "brujos maléficos" (citas en fs.393v-395v).
47 Ya en 1644 Felipe de Medina, entonces cura y vicario del pueblo de Gorgor (Cajatambo), es mencionado como juez de idolatrías en un proceso llevado a cabo contra el cacique principal y governador del corregimiento de Cajatambo (véase la transcripción de los documentos del proceso publicada por García Cabrera 1994: 171-347). También debe haber pasado en condición de visitador de idolatrías por la provincia de Cajatambo en el año 1652 según parece por las cartas del arzobispo de Lima, a la sazón Pedro de Villagómez. El arzobispo escribió al rey en 16.VIII.1652 (de Lima) que: "...Y continuando mi relaçion con ... el visitador Phelipe de Medina/ acabo de visitar lo q. restaba de los llanos/ y subio a la prou.a de Caxatambo y la a visitado/ toda ...//... a descubierto mu/chos idolos, guacas y adoratorios muchas idola/trias formales muchissimas superstiçiones y errores/ y muchas reinçidençias de reconciliados en las/ visitas gen.s passadas de mis antecessores y algunas/ de las visitas particulares de mi tiempo...". AGI, Lima 303, fs.1r-v. En 26 de agosto del mismo año, el arzobispo volvió a escribir al rey informándole que Felipe de Medina prosiguió su visita a pesar de padecer graves problemas de salud. En este momento el visitador tenía 56 años (AGI, Lima 303, fs.14r-v). Sin embargo, cuando el arzobispo mencionó a Medina dos años después es para dar al rey la noticia de la muerte del visitador (Lima 28.VIII.1654. AGI, Lima 303, f.6r).
48 "Testimonio de las sentençias de la visita de ydolatria de Cax[atamb]o de los indios q. ban desterrados a Lima." San Agustín de Cahacay, 22.V.1652. Fs.2. AAL, IH 6:IX, actualmente III:4; García Cabrera (1994) publicó un documento con el mismo título, pero se trata de otras sentencias de la visita que Medina llevó a cabo en Caujul y Andajes. En el AAL los dos documentos tienen la misma signatura y según el catálogo (Gutiérrez Arbulú 1991: 4) el testimonio de la visita de Cajatambo debería tener 5 fs. Sin embargo, en el año 1989 yo di solamente con 2 fs.
49 Testimonio de Domingo Nuna Chaupis recogido en la visita de Noboa en el pueblo de Cajamarquilla en 12.III.1656, publicado por Duviols (1986: 14).
50 Testimonio de Domingo Nuna Chaupis, véase la nota anterior.
51 Testimonio de Andres Chaupis Yauri, fiscal de Otuco. Otuco 25.VII.1656. Documento publicado en la edición de fuentes de Duviols (1986: 53); confesión de Pedro Rimay y Malqui, Otuco 11.VIII.1656 (ib. 80).
52 Testimonio de Ysauel Poma Cargua, 19.IV.1656, editado por Duviols (1986: 44); confesión de Juan Chuchu, 8.VIII.1656 (ib. 95). Según la declaración de una testigo, el curaca del pueblo azotaba a los que no rendían culto a los huaca y malqui (ib. 44).
53 Los otros ayllu del pueblo también enseñaron al visitador sus malqui y conopa. "Información y testimonio de la visita de idolatrias en Cajatambo." Los Reyes [Lima], 22.XI.1664. (véase nota 36).
54 Véase el texto de Albornoz publicado por Duviols (1967, Un inédit: 37).
55 Esto queda muy claro en el testimonio de un alcalde indígena de la región de Cajatambo recogido en la visita de Bernardo de Noboa en el año de 1656. Al referirse al dios Guari, el hombre dijo que "tenía un asiento de piedra para que se asentasse y que quando biene es como un biento fuerte y grande". Testimonio de Domingo Rimachin, Santa Catalina de Pimachi 25.IV.1656, publicado por Duviols (1986: 113). La idea que la deidad se presenta en forma de viento se encuentra muy difundida en el norte del Perú. Para la región de Trujillo, en la costa norte, la deidad se solía asentar en forma de viento en la mesa con los objetos sagrados, cuando el curandero la llamó. Las fuentes históricas que datan del siglo XVIII y principios del siglo XIX, reproducen los nombres de cerros de la región para los vientos que asistían al curandero y que fueron los que curaban al enfermo. Además, es interesante notar que en la actualidad los cerros todavía se hacen presentes en forma de viento en la sesión curanderil (Gareis 1994: 215-223).
56 Testimonio de Hernando Hacas Poma, San Pedro de Acas 20.I.1657, publicado por Duviols (1986: 145) y Huertas Vallejos (1981: 107 f.9v). Los testimonios de la visita de Cajatambo efectuada por Bernardo de Noboba a mediados del siglo XVII, son muy sugerentes en este sentido. Otra testigo explicó en 1656 al visitador que "aunque los abia quemado el dicho bisitador [Hernando de Avendaño] haciendoles el dicho sachrificio baxariam los dichos ydolos y les oyerian los que les pedian" (citado en Duviols 1986: 7). Avendaño realizó la primera visita de idolatrías a la provincia de Cajatambo. Visitó los pueblos anejos a la doctrina de San Pedro de Acas en junio del 1618 (Avendaño, "Testimonio de la uisita ...", AGI, Lima 329, s.fol., véase nota 33).
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Iris Gareis, « Extirpación de idolatrías e identidad cultural en las sociedades andinas del Perú virreinal (siglo XVII) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Bibliothèque des Auteurs du Centre, Gareis, Iris, mis en ligne le 25 janvier 2007, consulté le 24 octobre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/3346 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.3346

Haut de page

Auteur

Iris Gareis

Docente privada del Instituto de Antropología, Frankfurt am Main

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page