Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

La vie des autres (Das leben der anderen)

Florian Henckel Von Donnersmarck, Alemania, 2006, 02h17
[15/03/2007]

Entrées d’index

Mots clés :

espionaje, RDA, Stasi

Chronologique :

siglo XX

Palabras claves :

resistencia
Haut de page

Texte intégral

1La vida cotidiana de un par de personas es interesante porque está llena de indicios y de detalles que tienen sentido. Ese sentido se construye a partir de la lectura anticipada que se hace de la potencialidad atribuida a ese par de sujetos. Si uno de ellos se ha vuelto objetivo de alguien con poder institucional suficiente como para considerarlo una presa, todo lo que esa presa haga o diga deviene en señal pertinente. Por lo tanto importa conocerla tanto como sea posible, rodearla, olfatearla, escucharla, reconstituir sus rutinas, fotografiarla. Normalmente el cazador instala su red y espera, acosa en silencio, vigila y adiciona datos, concluye y cuando puede, ataca. Normalmente la presa así cercada no tiene escapatoria.

2Esta película muestra que si hay escapatoria, y que ésta puede depender de la sensibilidad de quien vigila. Que toda la tecnología y todo el soporte de instituciones concebidas para hacer del cazador un profesional excelente no bastan para asegurar la permanencia de la voluntad de destrucción. Que está en el interior de cada uno de esos espías cazadores la facultad de utilizar las mismas técnicas y los mismos elementos para contribuir a modificar el destino de los espiados. Que la persecución más sofisticada puesta originalmente al servicio de la sospecha puede desviarse del camino si el espía tiene la autonomía y el coraje de no informar qué está haciendo la presa e inventar otra realidad verosímil y útil a los intereses del perseguidor.

3La vie des autres recuerda que en todo sistema totalitario sobreviven hombres y mujeres que piensan y deciden desde sus corazones, desde sus sentimientos y desde sus voluntades. Que el riesgo es una decisión personal, que elegir no obedecer es posible y que además crear las condiciones para concretar una rebeldía inteligente es una posibilidad al alcance de muchos. Que no hay excusa para plegarse porque plegarse es una decisión, no una obligación.

4El matiz es potente así como también resultan potentes las variaciones de humanidad que ofrece el director. De un lado, un ministro corrupto y bestial, repulsivo en su brutalidad y sadismo evidentes, junto a un mando medio perverso, maquiavélico y terrorífico en su perfecta y sana apariencia. El mensaje es claro: los opresores tienen estilos, no se puede generalizar en ningún caso, incluso el mal personificado tiene escalas de graduación y maneras de escenificarse que sobrepasan la simple caricaturización. Del otro lado hay intelectuales sobrepasados y sumidos en la angustia vital extrema, otros de una ingenuidad y un optimismo ligeros, otros de una impulsividad corrosiva pero infatigable. No hay estereotipos de la resistencia porque ésta también tiene matices. La vie des autres aporta esa diversidad al interior de los bandos opuestos y además muestra que la interacción es posible: no hay una sola forma de ser miembro de la Stasi ni hay una sola forma de ser intelectual crítico en la RDA. Así como no hay una sola forma de ser activista político contrario a una dictadura latinoamericana cualquiera y tampoco hay una sola forma de ser miembro de los servicios de inteligencia de esas mismas dictaduras. La película nos sumerge en esas miles de alternativas y nos recuerda que los héroes y los malvados en realidad no son siempre buenos ni lúcidos (para el caso de los primeros) ni solamente pérfidos (los segundos). Y que no siempre reciben, esos héroes, condecoraciones ni esos malvados, castigos ejemplares, porque a veces basta con que unos pocos “sepan” para torcer subterráneamente destinos que de otro modo no tenían futuro.

5Además de todo lo anterior, esta película invita a reflexionar a historiadores y a cientistas sociales: aborda aquello que sucede con las personas que saben escuchar la vida de los demás (el espía conoce y deduce a través de los micrófonos) y con aquellos que insistimos en hurguetear los registros documentales a la búsqueda de pistas del pasado. Recurrir a esas palabras dichas y escritas es un modo de asir la humanidad que fluye y también es un motor que genera decisiones: ayudar a la actriz y a su pareja ya sentenciados por el ministro, agradecer al espía que protegió lo que debía delatar. Porque ambos, el espía y el escritor, podrían haber tejido otra historia a partir de los mismos datos así obtenidos. Como si fuera poco, La vie des autres recuerda por último, que los discursos y los documentos nunca son neutros, dependen siempre de lo que quiere decir quien les da forma; por lo tanto, siempre seran ficcionales, fragmentos de la realidad que permiten múltiples lecturas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « La vie des autres (Das leben der anderen) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2007, mis en ligne le 15 mars 2007, consulté le 18 août 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/3786

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page