Navigation – Plan du site
Débats | 2004
Debate en torno al colonialismo
Juan Carlos Garavaglia

La cuestión colonial

[08/02/2005]

Entrées d’index

Géographique :

América latina

Chronologique :

siglo XVIII

Palabras claves :

Colonialismo, cuestion colonial
Haut de page

Texte intégral

1Abordar el tema de esta discusión sobre la cuestión colonial exige primero una aclaración de mi parte: es obvio que el uso del termino “periodo colonial”, o “época colonial” para hablar de todo el lapso que va desde 1492 á 1825, si bien es una convención generalmente aceptada por los historiadores de ambos lados del Atlántico, poco nos dice sobre los cambios y permanencias que la(s) sociedad(es) en cuestión ha(n) tenido en esos tres largos siglos. Es una convención, pero su grado de conceptualización como hito de demarcación y sobre todo, como forma de periodización, es igual a cero.

2El problema que quisiera tratar aquí es otro y a él me quiero referir. Es decir, ¿existe algo que podemos llamar “relación colonial”, sea que lo analicemos desde el punto de vista político, sea que lo estudiemos desde una mirada estrictamente económica? Este es, para mí, el punto más relevante y desde el cual se deberán leer las páginas que siguen. El autor lamenta dos cosas y desde ya se disculpa frente a los potenciales lectores: primero, la mayor parte de lo que sigue resulta de una obviedad absolutamente desarmante, pero es evidente, en el marco de esta discusión, que es indispensable recordar determinados hechos; segundo, la extensión es excesiva, pero nos pareció necesario tratar algunos aspectos con cierto detalle.

1. El “descubrimiento” de América y la formación de la economía mundo en el XVI

3Si bien es indudable que los europeos estaban animados por exigencias complejas y con­tradictorias en este primer viaje colombino, lo que impresiona en los relatos del propio Almirante durante sus primeros días en la islas caribeñas, es su monomanía aurífera: el tema del oro aparece una y otra vez en sus primeras cartas, confirmando así uno de los elementos centrales que se hallaban en el corazón de los intereses castellanos. Escribe Colón el sábado 13 de octubre (¡al día siguiente de haber avistado tierra americana!):

  "Yo estava atento y trabajava de saber si havia oro y vide que algunos de ellos traian un pedazo colgado en un agujero que tienen en la nariz. Y por señas pude entender que... estaba por alli un Rey que tenia grandes vasos de ello..."

4Así, desde el inicio mismo de la aventura americana, los metales preciosos ocuparon un papel fundamental en flujo mercantil América / viejo mundo. Durante más de tres siglos y medio –es decir, incluso más allá de la ruptura del vínculo colonial-el metal precioso sería la mercancía por excelencia en las relaciones entre las nuevas colonias y Europa. Hasta fines de periodo colonial, alrededor del 75% del valor de lo exportado desde América consistió en plata y oro. Los castellanos llegan tarde a esta carrera por el oro y la plata. Ya desde 1457 el rey portugués acuña los primeros cruzados de oro, que mantendrían su encaje durante casi un siglo (los venecianos lo llamarían “el rey del oro”). A la muerte de Enrique el Navegante [1460], Portugal poseía un vasto "imperio" que incluía sus posesiones en las islas y la costa africana. Y ya desde mediados del siglo XV hay constancias de la introducción de esclavos negros en el Portugal. Fue este mismo tráfico, según Charles Boxer, el que ayudó a financiar el costo de los viajes en la costa africana. São Jorge da Mina, en la llamada -no casualmente-"Costa del Oro", será el ejemplo típico de esa factoría en donde se intercambiaban mercancías europeas por oro, esclavos, marfil y otros productos africanos.

5Esta avidez europea por el oro se explica en gran parte por el hecho de que, habiendo descendido los precios de las mercancías, sobre todo expresadas en oro, el metal amarillo se había valorizado en relación a esas mercancías. Pero, además, dado que la economía europea estaba transitando una nueva etapa de crecimiento, la exigencia de medios de pago era un también un sólido acicate para la búsqueda de nuevas fuentes de aprovisionamiento en metálico.

6En los inicios de la irrupción castellana en América los metales preciosos tenían dos fuentes fundamentales: los placeres, es decir, los lavaderos de oro de origen aluvional y los tesoros (objetos rituales y adornos) acumulados durante siglos por las sociedades indígenas. Las primeras grandes minas de extracción solo aparecen varias décadas más tarde del último viaje colombino [entre 1538 y 1546 se ponen en actividad Porco y Potosí en el Perú, al igual que Taxco, Pachuca y Zacatecas en México] y será con ellas que la plata dominaría ampliamente sobre el oro desde los años cuarenta en adelante. De todos modos, algunas regiones como la Nueva Granada, seguirá albergando importantes centros de producción aurífera de carácter aluvional que la convertirían en la primera área de producción de oro durante el siglo XVI.

7En los primeros tiempos, el oro fluía desde el Caribe (unos 30.000 kilos habrían llegado a la Península desde 1492 hasta 1520, cuando la casi total desaparición de los indígenas agotó esta primera fuente aurífera). Pero, si en la década de 1521-1530 llegan casi 5.000 kilos de oro a Sevilla (es interesante notar que el flujo portugués de oro sobrepasaba todavía en los años 1510­1520 los 700 kilos anuales) y sólo se cuentan 148 kilos de plata, en el largo plazo, la plata dominará en forma total. Veamos algunas pocas cifras: de 1500 à 1650, el tráfico legal implicó el envío desde América de 181 toneladas de oro –o sea, un poco más de 1.200 kilos anuales-en cambio, se embarcó desde el Nuevo Mundo a España la cantidad, realmente fabulosa, de 16.000 toneladas de plata, o sea, casi 110.000 kilos de plata cada año (promedio para todo el periodo que supera a las cantidades anuales máximas producidas en las minas de Europa central en sus mejores momentos, es decir, los años 1526-1535). Y estamos hablando aquí sólo del tráfico legalmente registrado (tampoco hemos tomado en cuenta en este cálculo el flujo directo hacia Oriente, vía Acapulco). Por supuesto, dado que llega mucho más plata que oro, ello da como resultado inevitable la lenta desvalorización de la primera respecto al segundo, proceso que se arrastrará durante todo el periodo colonial.

8El papel que tenía hacia fines del siglo XVI la exportación de metales preciosos americanos en el marco de la economía mundo en formación, queda en evidencia si observamos el cuadro siguiente, en el cual presentamos las principales importaciones europeas para los años 1591-1600 según Peter Kriedte (hemos redondeado los valores para facilitar la lectura):

Importaciones europeas (promedios anuales): 1591-1600

Región de origen

Mercancía

Peso en toneladas

Valor en toneladas de plata

 Báltico

cereales

 126.109

 87

 Asia

especias

 2.712

 137

 América

metales preciosos

 288

 309

9Como vemos, comparando los cereales importados desde el Báltico y los metales preciosos americanos –es decir, plata y oro-se observa que hay una relación inversamente proporcional entre valor y peso (las especias asiáticas ocupan un lugar intermedio). Pero, sobre todo, queda claramente expuesto el papel superlativo de la relación mercantil con América, pues –recordando que además de estos flujos mercantiles existen otros que deberían también tenerse en cuenta- parece claro que aproximadamente la mitad del valor de las importaciones europeas está constituida por los metales preciosos llegados del Nuevo Mundo en esos años.

10Otro dato cuantitativo servirá también para mejor situar el papel de las posesiones americanas en la economía peninsular: a mediados del siglo XVI, los ingresos procedentes de las Indias constituían –con un total de 367 millones de maravedíes- el rubro más relevante de todas la rentas de la Real Hacienda castellana (le seguían las “alcabalas-tercias” peninsulares con una cifra de 333 millones de maravedíes). Por supuesto, estos ingresos de Real Hacienda procedentes de América, no siempre estaban presentes cuando se les necesitaba –como sí ocurría con las alcabalas interiores- y por ello, eran considerados ingresos no fijos, pero, ello no obsta para sopesar la importancia que había adquirido en el sistema hacendístico castellano. Todavía a fines del XVI, los almojarifazgos sevillanos, el almojarifazgo mayor y el de Indias eran las más cuantiosas de las rentas arrendadas, según señala Gelabert. En ese momento, las posesiones americanas de Castilla enviaban a Europa –de acuerdo a los datos presentados en el libro editado por Ernst Van den Boogaart y sus colaboradores- unos 13 millones de pesos anuales, frente a los 4 millones llegados desde Asia, los 3,750 millones que envía el Brasil, quedando muy atrás el África con 0,750 millones. En el total de las exportaciones llegadas de América se calculan para ese entonces 2 millones en productos americanos y 11 millones en metálico.

11Obviamente, la economía europea sufriría un enorme impacto con la irrupción de esa masa enorme de metales preciosos. Esto nos obligará a evocar muy brevemente el problema de la relación entre el metal americano y la economía europea durante el periodo. A partir de los años 1500/ 1503, los precios europeos detienen su evolución negativa;  así desde esa primera década y sobre todo, desde mediados del siglo XVI, una ola inflacionaria sacudiría ahora a la economía europea; ésta se convertiría, poco a poco, en uno de los centros más dinámicos de la economía­mundo en formación. En 1934, Earl Hamilton, publicó en inglés su libro El tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650; mediante este estudio, al relacionar la inflación europea con la llegada del metal americano, reforzó notablemente a los sostenedores de las teorías cuantitativistas de la moneda (mayor llegada de metales desde América durante el XVI, mayor inflación y a contrario, a menor llegada de metales, deflación y crisis durante el siglo XVII). Hoy sabemos que las cosas fueron un poco más complejas -sin ir mas lejos, varios estudios puntuales europeos muestran que la inflación se disparó en determinados lugares antes de la masiva irrupción del metal americano- e incluso, algunos autores, ante la discrepancia en el tempo de la evolución de los precios entre productos alimenticios y productos manufacturados (la inelasticidad de la demanda de los precios de los alimentos -frente una población que está creciendo-hace que esos precios se adelanten en el movimiento alcista) elaboran hoy una sucesión de acontecimientos completamente distinta a la imaginada hace setenta años por Hamilton: mayor actividad económica -sobre todo, en el mercado interno > mayores precios > creciente demanda de metales preciosos > mayor actividad minera. Y es necesario señalar que, en las primeras décadas del siglo, el naciente mercado americano estaba todavía bastante ligado la economía peninsular.

2. Metales preciosos, el mercado interno en América y el mercado mundial

12¿Cual es la relación entre ese flujo externo de metálico hacia la metrópoli y el funcionamiento del mercado interno colonial? Ante todo es interesante señalar que la mayor parte del metálico que llega a la península por las vías legales -como, obviamente, todo el que lo hace mediante el contrabando- transita a través de mecanismos comerciales: podríamos calcular en forma aproximativa que menos de un cuarto del total de lo enviado legalmente durante gran parte del periodo está compuesto por remesas realizadas a cuenta del estado metropolitano (producto de impuestos y exacciones varias). El resto, es decir, más de las tres cuartas partes de ese total, es el resultado de los envíos privados, realizados por traficantes y otros particulares. Ello nos muestra la importancia que tiene el estudio de la economía interna de las colonias, verdadero eje sobre el que rueda toda la maquinaria colonial. Y dentro de ese marco, la relevancia de la minería como "polo estructurador" de los flujos económicos internos y "primer motor" de todo el sistema.

13Todos los grandes cronistas y conocedores de la realidad americana, señalaron esta relación entre minería y economía general de las colonias. Valga como un ejemplo muy temprano –decenas más se podrían citar-un párrafo de la relación que el primer virrey de Nueva España, don Antonio de Mendoza, deja alrededor de 1550 a su sucesor, don Luis de Velazco, "el Viejo":

"Lo que al presente parece que da ser a la tierra y la sostiene son las minas. Tenga especial cuidado de favorecer a los que tratan en ellas, porque si estas caen, todas las demas haciendas de la tierra vendrán en muy grande disminución..."

14Casi dos siglos y medio más tarde y también en México, el segundo conde de Revillagigedo, otro gran virrey novohispano, después de mostrar con detalladas cifras el incremento de los diezmos de todos los obispados de México hasta 1790, dice:

"Es imposible que haya dejado de aumentar la Agricultura al paso que ha aumentado la Minería, pues no habiendose hecho progresos considerables en ésta en utensilios o maquinas que ahorren o economicen el sebo, cueros, mulada y caballada y los granos necesarios para mantener a esta y a los operarios, es preciso que el consumo de aquellos efectos o enseres, productos de la crianza y labranzas sea proporcional a la mayor saca de metales."

15En los centros mineros se da un fenómeno muy especial que ya había llamado la atención de los estudiosos y economistas de la época, como es el caso del ingeniero y especialista de la minería de fines del siglo XVIII en México, Fausto de Elhuyar: el metal precioso, medida de todos los valores, pero a su vez, mercancía, abunda y por lo tanto, es relativamente barato. Las restantes mercancías escasean y por ende son relativamente caras. Así, en los reales de minas, tanto los trabajadores mineros que han recibido su salario o su “partido” (el metal que ellos mismos podían extraer de la mina a partes con el dueño), como los propietarios de las minas, dan el metálico "por nada". Alguna crónica del periodo temprano, nos muestra a un minero que andaba de casa en casa, acompañado de un indio cargado de barras de oro, abonando sus deudas… Sumémosle a ello la presencia de los "rescatadores", los individuos que rescataban el metálico de propietarios y trabajadores -a éstos le trocaban, a tasas de cambio claramente desfavorables, sus "partidos" (México) o la “corpa”, como se lo llamaba en Potosí; por supuesto, esos “rescatadores” también eran compradores de mercancías (no pocas de ellas, serán justamente las que después terminaban en manos de los trabajadores mineros).

16Esta inflación se transmite, mediante la "cinta transportadora" de los intercambios mercantiles a todo el espacio colonial, pero, tiene en los reales de minas su punto más alto. De este modo, se establecían centros económicos de diversa "presión" -es decir, con niveles de precios distintos­que eran los puntos de redistribución de mercancías hacia el interior del espacio colonial y de metal precioso hacia el exterior del mismo. Esos centros, a su vez, eran tributarios de Sevilla y ello permitía que gran parte del metálico tomara a fin de cuentas el camino de la península. Evidentemente, no todo el metálico producido era exportado, pues una parte era tesaurizada por la Iglesia y por los particulares (en especial, por los mercaderes locales), otra parte -y no pequeña- era utilizada en gastos de defensa internos. Volvía así al proceso de circulación –salarios de soldados y oficiales, compras de alimentos para la tropa y adquisición de insumos militares-para reiniciar a su vez nuevamente ese camino. Y finalmente, un porcentaje, bastante escaso por cierto, funcionaba como circulante. Sumémosle a este mecanismo de diferencia de precios, el hecho de la existencia de pagos en concepto de servicios "invisibles", como los seguros, riesgos de cambio, fletes y otros gastos. Comprenderemos ahora porque el oro y la plata fluían hacia Sevilla. Allí, una vez amonedados, si habían llegado en barra, comenzaban desde las gradas sevillanas una nueva etapa de su viaje.

17Pues, es interesante señalar que este mismo mecanismo se volvía a repetir en la ciudad andaluza: aquí también el metal americano era relativamente barato y las mercancías, que llegaban desde toda Europa, relativamente caras. Obviamente, esto condujo al conocido fenómeno de la fuga del metálico hacia las ciudades y centros económicos de la Europa más avanzada que, en ultima instancia, eran quienes lucraban aprovisionando, por intermedio de Sevilla, al mercado americano. Alberto Marcos Martín, lo dice con toda claridad “no caben apenas dudas sobre el carácter claramente deficitario de la balanza de pagos española con Europa”. Ya desde la segunda mitad del siglo XVI (hasta ese entonces, los productos peninsulares –en especial, alimenticios- ocupan un lugar destacado en los embarques para América) esto parece ser una realidad insoslayable. De este modo, ya sea por efecto de las mercancías destinadas a América, como gracias a los mecanismos financieros descriptos, gran parte del metálico americano seguía su camino, pero, tampoco se detenía demasiado en el espacio económico de Europa occidental ­particularmente, Francia, los Países Bajos, los estados alemanes, Génova e Inglaterra-pues en gran medida terminaba su largo viaje en Oriente, en especial, gracias a la intermediación otomana y a los viajes portugueses por el Cabo de Buena Esperanza en la ruta abierta desde 1498 por el viaje de Vasco da Gama.

18Desde 1550, los reales de a ocho castellanos recibirían el nombre de guru_ en el Imperio Otomano y a partir de 1570, se les reconoce ya oficialmente el carácter de medio de pago en el marco del Imperio. Desde allí continuarán su viaje atravesando Persia hacia el sur de Asia y la India. Ahora, ya en el lejano oriente, tal como lo muestran los trabajos de Subrahmanyam y otros, la expansión de la circulación de esta moneda castellana -que sería conocida bajo diversos nombres, entre los cuales, el de larins (en realidad lari, originalmente, una moneda local)- en todo el área mercantil del océano Indico, se acentúa fuertemente desde mediados del XVI, no solo por efecto de las ya mencionadas vías tradicionales de tráfico entre Occidente y Oriente (sea gracias a las caravanas, como mediante la vía marítima de la Carreira da India por la ruta del Cabo), sino también, a partir de los primeros contactos directos –vía Manila-entre América y Asia que se iniciarían a partir de la expedición de Legazpi. La relación oro/plata –que era entonces de 1:12 en Europa-descendía a 1:6 en China y ello explica esa fuga del metal hacia Oriente; mas, no es nada sencillo dar cuenta de las causas profundas de esta sobre valoración argentífera y varias son las explicaciones propuestas: balanza comercial desfavorable a Europa, efectos de la conversión al plata del sistema monetario chino, mayor valor de uso del metal precioso (es decir, apreciación de la plata estrictamente como una mercancía). Desde ya que todas estas causas no son necesariamente contradictorias.

19Pero, volvamos ahora a América. ¿Cómo es el sistema laboral en las minas? En la Nueva España nos encontramos con dos realidades diferentes. La de las minas del centro (Taxco, Pachuca, Sultepec, Temascaltepec, Zimapán, Ixmilquilpan, Tlalpujagua, etc.), donde la presencia del trabajo forzado a través del repartimiento es importante y la de las minas norteñas, donde éste casi no existe. En lo que se refiere a las minas del centro, una fuente de 1580 nos da los siguientes datos: esclavos negros 1100, naborías 2600 e indios de repartimiento 800. Es decir, sobre un total calculado de 4500 trabajadores, tenemos un 58% de indios libres, un 24% de esclavos negros y un 18% de trabajadores forzados. El área obligada a enviar trabajadores indígenas de repartimiento a algunas de las minas –tal el caso de Pachuca, por ejemplo- podía extenderse a más de cien de kilómetros a la redonda. Pero en las minas de Norte, extendidas en un enorme territorio y cuyo papel en la producción total de la Nueva España terminó siendo más relevante, las condiciones eran radicalmente diversas. La causa consistía en la situación ex-céntrica de estos reales de minas respecto a la gran masa de población indígena de México. Aquí no había en las proximidades indios a quienes obligar al repartimiento y fue necesario acudir a otros mecanismos. Tomemos el caso de Zacatecas hacia fines del siglo XVI. Allí (estamos hablando de una aglomeración minera que no tenía probablemente más de 6.000/7.000 habitantes) trabajaban unos 400 esclavos negros, mulatos e indios -se trata de los indios de guerra que fueron cautivados y posteriormente esclavizados por los europeos-y unos 1.500 trabajadores naborías (indígenas libres) originarios de las mas diversas regiones de la Nueva España. Si estas cifras, muy estimativas, fuesen correctas, tendríamos una relación de 20/22 % de trabajadores no libres y el resto constituido por fuerza de trabajo “libre” enganchada. Por supuesto que es necesario hablar del sistema de enganche para comprender un poco más como funcionaba esto realidad.

20La mayor parte de los trabajadores viven en la hacienda de beneficio de su patrón y constituyen su cuadrilla de operarios. Los trabajadores deben cumplir su obligación de jornada (el tequio) y después pueden extraer la pepena: esta era la cantidad de mineral de alta calidad que se permitía a los trabajadores recoger en una bolsa, una vez finalizado el tequio -equivaldría a la "corpa" potosina. Esta pepena tenia, al menos teóricamente, tres destinos posibles: el trabajador lo vendía a su patrón, lo negociaba en el mercado de la ciudad o lo fundía el mismo. La potencial movilidad de los trabajadores en la minería -el constante avance hacia el Norte y los nuevos descubrimientos hacían que los trabajadores mineros más especializados intentaran muy frecuentemente buscar nuevos horizontes con minas más ricas y por lo tanto, pepenas potencialmente más valiosas-hizo necesario que surgiera rápidamente la figura del peonaje por deudas, que de esta forma y por mecanismos fundamentalmente no económicos, ataba al productor directo a la unidad de producción. También debió ser importante en estas minas la presencia de trabajadores libres mestizos y de las diversas castas. En una palabra: aquí la mano de obra forzosa esta constituido legalmente solo por la esclavitud, que no supera probablemente el 25% del total, y el resto seria mano de obra libre; pero, el sistema de peonaje por deudas, en realidad, da nacimiento a una forma de trabajo semi libre. De todos modos, hay que subrayar que las peculiares condiciones laborales (es decir, el muy frecuente aislamiento de los trabajadores en los reales de minas respecto a las ciudades y villas en donde las alternativas al trabajo minero y las posibilidades de escapar a la presión de la deuda eran mayores), hacen que la real libertad de los indios naborías sean muchas veces bastante ilusoria, dada la presión ejercida por el mecanismo de endeudamiento compulsivo a través del peonaje. Cada vez que hablemos de “trabajadores libres” en este contexto colonial durante este siglo –ya sea que nos estemos refiriendo a los trabadores mineros, a los indígenas de los obrajes textiles o a los peones de las haciendas-todas estas consideraciones deben tomarse en cuenta a la hora de evaluar la verdadera “libertad” de esos hombres.

21Vayamos ahora a Potosí y a su célebre mita. El sistema original establecido por el virrey Toledo en el siglo XVI, ordenaba que los mitayos (en aquellos primeros momentos, más de 14.000 individuos) debían realizar sus mitas mediante un complejo sistema. La mita estaba compuesta por un “turno” de cuatro meses de obligación laboral compulsiva. Es decir de 16 semanas de trabajo forzado, pero, dado que no todos los mitayos podían estar trabajando durante ese lapso, se establecieron tres turnos (los “tercios”) rotativos de una semana de trabajo compulsivo y dos semanas de trabajo libre; de esta forma se combina un turno de trabajo obligatorio, destinado en aquellos primeros tiempos al pago de la renta monetaria de la encomienda y un periodo de trabajo voluntario, destinado a mantener -parcialmente- al trabajador. Finalmente, la composición del año de trabajo para cada mitayo era la siguiente: 16 semanas de trabajo compulsivo y 32 semanas de trabajo libre. Es decir, gracias a este sistema de trabajo forzado, los indios debían vivir en Potosí durante todo el año.

22Todo lo dicho nos habla de la existencia de un sistema de combinación de formas en las relaciones productivas dominantes en la minería. Sistema que a fines del XVI, se reparte casi en partes iguales entre trabajo forzado y trabajo “libre”, tomado este con todas las precauciones del caso; y dejando de lado el hecho de que la minería aurífera de la Nueva Granada estaba centrada exclusivamente en el trabajo esclavo. Estos diversos componentes tan peculiares del costo de la fuerza de trabajo en el proceso de producción en la minería explican uno de los ejes centrales de la relación colonial. Porque si la economía campesina indígena está en gran parte financiando a la producción minera –en efecto la producción (y reproducción) de los trabajadores depende mayoritariamente de los recursos de la economía campesina-el costo de la fuerza de trabajo en la minería o en la producción de alimentos (como por ejemplo, en el “reparto de los panes”, es decir la mano de obra indígena forzada que trabajaba en las haciendas trigueras del valle de México y Puebla), resulta  inferior a los valores de mercado –suponiendo que tal cosa pudiese ser una realidad en este primer periodo.

23Pero, volvamos por un momento a los indios sometidos al repartimiento de trabajo y a la mita en las minas novohispanas y peruanas. ¿Por qué estaban obligados a cumplir con ese trabajo? Sencillamente esa obligación impuesta por la fuerza (no sin negociación, por supuesto, pues tenían ellos sus líderes que bien sabían negociar, nadie puede ser tan ingenuo de creer que cada una de estas imposiciones no fue objeto de arduas discusiones) era uno de los resultados del hecho de la conquista, los indios formaban parte de los vencidos en esa conquista militar y –como espero poder mostrar mas adelante-no eran súbditos como los aragoneses o los napolitanos. De los derechos que otorga la conquista militar, a aquellos resultantes de la legitimidad dinástica, hay un campo jurídicamente inmenso. Por lo tanto, llamar a esto subordinación colonial, no parece fuera de lugar.

24Y aquí no hemos mencionado sino uno de los aspectos resultantes de esta subordinación. Tomémonos, casi al azar, algunos ejemplos del trato dado a los pueblos indígenas en la inmediata post conquista. Por ejemplo, el pueblo de Tepetlaoztoc, cabecera localizada al nordeste de Texcoco, en el Valle de México. Este pueblo, en los cinco años inmediatos a la conquista, pasó de mano en mano, a nombre de tres encomenderos y éstos sacaban del pueblo todo lo que podían, verdaderamente sin medida ni "tasa": al primero, le daban en cada año treinta pesos de oro, una carga de mantas finas y 3.000 fanegas de maíz; al segundo encomendero, 120 pesos de oro y 21 cargas de mantas finas; al tercero, 120 pesos de oro, 12 cargas de mantas, 800 cargas de frijoles, 800 cargas de maíz "molido' y 36.600 cargas de maíz común... y así sucesivamente. En los Andes, los kuraka de Chucuito, un gran señorío pre hispánico, podían protestar (y de hecho lo hicieron, negociando cuanto pudieron), pero la tasa de la encomienda -pagadera en plata contante y sonante- pasa de 2.000 pesos en 1553, à 18.000 en 1559 y a 80.000 en 1574, como nos recuerda Nathan Wachtel en La vision des vaincus. Otro ejemplo novohispano : en las siete jurisdicciones del Valle de México y de Puebla que estaban bajo el control directo de la Corona, el monto del tributo pasó de 21.000 fanegas de maíz y 2.000 pesos, a 12.000 fanegas y 70.000 pesos en los años sesenta del XVI después de la visita de Valderrama. Esta transformación progresiva de la renta de la encomienda (que Carlos Sempat Assadourian llamó en su momento “monetización de la renta”) es un hecho impuesto a las sociedades indígenas y está fundado claramente en las necesidades de mercancías y de fuerza de trabajo de la economía minera y urbana creada por los europeos. Los europeos necesitan alimentos y trabajadores y a ello están destinados estos aumentos progresivos de la tasa (renta) de la encomienda, impulsando compulsivamente a los indígenas a acudir al mercado como ofertores de mercancías y de fuerza de trabajo. Pero, aquí no se agota, ni mucho menos, el interminable catálogo de las imposiciones: ¿Será necesario también evocar los repartos de mercancías imperantes en Yucatán? ¿O los obrajes con mano de obra forzada? ¿O la esclavitud de los indígenas en el norte novohispano? ¿O los trabajadores indígenas forzados en los yerbales paraguayos? Et ainsi de suite…

25Pero, volvamos por un momento a lo que decíamos antes acerca de la diferencia entre el derecho de conquista y el de la legitimidad dinástica ¿Es que alguien piensa que los aragoneses o los napolitanos estarían dispuestos a soportar un aumento de los “pechos”, que los multiplicara por 10 ó por 100 en veinte años, como le sucedió a los kuraka de Chucuito? Incluso en una sociedad como la castellana, fundada en ese periodo en la relación renta/privilegio, había límites que no se podían pasar impunemente. Es evidente que en esta “monarquía compuesta”, no todos los que se hallaban bajo su imperium tenían los mismos derechos. Y me refiero específicamente el hecho de la pluralidad jurídica existente en el interior de cada uno de los reinos que componían la monarquía.

26Como es imposible seguir paso a paso en este trabajo toda la evolución del problema que nos ocupa, pasaremos rápidamente al último siglo de la dominación española en América.

3. La relación colonial en el siglo XVIII

27Veamos ahora como presentaba la obra clásica de Canga Argüelles cual era el papel de las diversas colonias en relación a la metrópoli a fines del siglo XVIII. Partimos de estos datos, pues no interesa comprobar como percibían los burócratas y los economistas españoles de la época el papel del comercio colonial en relación a la economía metropolitana. El cuadro 1 nos muestra, expresados en millones de duros, las importaciones y las exportaciones a las colonias vistas desde España.

 Cuadro 1

España: importaciones y exportaciones desde las colonias americanas a fines del XVIII

importaciones

exportaciones

mercancías

metálico

total

Nueva España

9.000.000

22.000.000

31.000.000

22.000.000

Perú

4.000.000

 8.000.000

12.000.000

11.200.000

La Habana / Pto. Rico

9.000.000

-

9.000.000

11.000.000

Río de la Plata

2.000.000

5.000.000

 7.000.000

 3.500.000

Nueva Granada

2.000.000

3.000.000

 5.000.000

 5.700.000

Venezuela

4.000.000

-

4.000.000

 5.500.000

Totales

30.000.000

38.000.000

68.000.000

59.200.000

28Los datos –aproximativos, pero bastante realistas-de Canga Argüelles son claros: la Nueva España representa el 46% de las exportaciones totales a la metrópoli y casi el 58% del metálico enviado. Es el corazón económico y el área más relevante del imperio. El virreinato peruano (sin el Bajo Perú –Charcas-que desde 1776 dependerá del nuevo virreinato creado en Buenos Aires) es la segunda colonia en importancia económica para la Madre Patria. En lo que se refiere a la Nueva Granada, las cifras de Canga Argüelles para el rubro “mercancías” parecen muy altas (según los datos actuales de Colmenares y Jaramillo Uribe). El Río de la Plata se ubica ya en el tercer lugar en cuanto al peso del metálico enviado a España después del Perú (este metal precioso consiste en la plata producida en las minas altoperuanas y en menor parte, en el oro llegado desde Chile) y La Habana ocupa junto con México –pero, siendo una colonia mucho menos importante desde el punto de vista demográfico- el primer lugar como centro exportador de mercancías (se trata sobre todo, de las exportaciones de azúcar que han crecido en forma constante después de los sangrientos episodios de Saint Domingue en ocasión de las rebeliones de esclavos). No olvidemos que a fines del XVIII, la Nueva España tenia alrededor de 6 millones de habitantes, las Antillas españolas no llegaban al millón (800.000 probablemente) y todo el virreinato del Río de la Plata tendría un poco más de un millón de habitantes. Ello quiere decir que lo que podríamos llamar -con todas las precauciones del caso y tomándolo más bien en forma metafórica- “capacidad exportadora per capita” sería de de 5,6 duros por habitante en la Nueva España, de unos 11 duros en La Habana y de 7 duros en el Río de la Plata. ¡Ya vemos bien porque Cuba era considerada la “perla de las Antillas”!

29Pero, estas cifras dan más de si. Si volvemos al cuadro 1, comprobamos que en dos colonias (la Nueva España y el Río de la Plata) la relación metálico/mercancías en las cantidades totales importadas desde la metrópoli es la más alta, siendo además casi exactamente idéntica –un 71% de las importaciones está constituido por el metal precioso. Los datos originales de las fuentes rioplatenses confirman en líneas generales estas cifras aproximativas que da Canga Argüelles tomando las fuentes españolas, pues a fines del siglo XVIII, el metálico representa el 80% de lo exportado desde el Río de la Plata. Pero, quizás estos números de Canga Argüelles se equivocan en algo que nos parece fundamental y el trabajo de Josep Fontana viene aquí en nuestra ayuda con cifras mucho más cercanas a la realidad en lo que se refiere a la relación entre el valor de las importaciones hacia la Madre Patria y el de sus exportaciones en dirección a las colonias. En efecto, para 1792 tenemos 739,6 millones de reales de vellón de importaciones desde América (compuesto de 318 millones en mercancías y 421 millones en metálico) y 429 millones de exportaciones desde España a América. Los datos pormenorizados para el intercambio legal con América durante el lapso 1782/1796 –el mejor momento del tráfico colonial en la etapa del Libre Comercio-estudiados por John Fisher dan una cifra global de 225 millones de pesos fuertes de exportaciones a las colonias americanas contra unos 545 millones de importaciones a la península para todo ese periodo.

30Nuestros propios estudios sobre el comercio rioplatense confirman esta relación entre el nivel de las exportaciones y el de las importaciones o para decirlo más claramente: la metrópoli envía a las colonias menos de lo que recibe de ellas. Y los datos mexicanos tal como los presenta una fuente como la obra de Lerdo de Texada también atestan acerca de esta relación desigual. Hay que señalar que esto debe calcularse tomando en cuenta los precios en España en ambos rubros o en el sentido inverso, los precios en los puertos americanos también para los dos rubros de entrada y salida; es decir, lo que hoy llamaríamos precios FOB (free on board). Dado que no se trata de balanzas comerciales de estados independientes –en ese caso, la diferencia entre lo que se exporta y lo que se importa deberá ser saldada en algún momento en beneficio del país que más envía-existe aquí un flujo constante de valor entre las colonias y la Madre Patria. Evidentemente, la relación colonial se basa en este supuesto obvio.

31En la actualidad, algunos historiadores como Leandro Prados de la Escosura y en menor medida, Enrique Llopis, opinan que el papel de la relación colonial era ínfimo en el marco de la economía española de fines del siglo XVIII. Ya sabemos que especialistas como Patrick O’Brien afirmaron en su momento que “el comercio entre Europa occidental y las regiones de la periferia…constituyen un elemento insignificante en función de explicar el acelerado crecimiento experimentado par el centro del sistema mundial después de 1750”. Recientemente Josep María Fradera ha retomado algunos aspectos de esa polémica en un estudio sobre el colonialismo en el siglo XIX y como veremos, el tema sigue abierto a la discusión.

32En efecto, varios historiadores, como el propio Fradera, Josep Fontana y Carlos Marichal tienen una posición distinta y hasta completamente opuesta. Como también parece ser la opinión de John Fisher que ha realizado uno de los estudios más exhaustivos sobre el comercio colonial en la última etapa del periodo. Comenta Fisher un documento en el que el ministro Diego de Gardoqui en 1794 señala que el déficit comercial español con los restantes países europeos (Francia, Inglaterra, Holanda, los estados alemanes, los estados italianos y Portugal, en ese orden) era de alrededor de 404 millones de reales anuales –es decir, 20 millones de pesos­siendo, además, la mitad de ese déficit atribuible a la importación de mercancías que serían después re exportadas a América. Pero, Gardoqui agrega seguidamente que el tráfico americano dejaba a España unos 184 millones de reales de superávit neto una vez pagado ese déficit con Europa –pues éste, al contrario de lo que ocurría con el superávit colonial, si había que compensarlo en algún momento. En ese mismo documento de 1794, el ministro da cifras acerca de ese superávit español en el intercambio con las colonias hispanoamericanas (exportaciones a América 332 millones de reales, importaciones de América 938 millones de reales) que confirman ampliamente los datos que hemos citado precedentemente de los trabajos de Joseph Fontana y de John Fisher. Cuenca Esteban mostró ya hace tiempo el papel que las entradas monetarias provenientes de las colonias tenían en el marco de los ingresos ordinarios de la monarquía. En todo caso, no hay dudas, por ejemplo, que la historia de la Guerra de Independencia en la península –es decir, la guerra contra los ejércitos napoleónicos-hubiera sido mucho más difícil sin los 30.000.000 pesos que la Nueva España envió (sin ningún tipo de contrapartida) durante esos años a la Madre Patria, tal como lo ha demostrado Carlos Marichal en un libro reciente, con abundantes cifras y datos difíciles de desmentir. Como también es indudable que la llamada “Guerra de América” –es decir la guerra de las colonias norteamericanas contra Inglaterra entre 1779 y 1783, en la cual España participaría contra la potencia europea-fue financiada en gran parte por la plata llegada desde la colonia mexicana. Y que, además, todo el sistema defensivo del Caribe español y las Filipinas también estaban sostenidos económicamente gracias a los situados llegados anualmente desde la Nueva España, al igual del papel similar que cumplían, en otros contextos regionales, las Cajas Reales de Lima (guarniciones chilenas y de Panamá), las de Potosí (gastos y guarnición de Buenos Aires) y las de Santafe de Bogotá y Quito (guarniciones de Cartagena y Guayaquil). Quizás sea cierto que el peso de la relación colonial fuera efectivamente ínfimo en relación al PBI hispano, pero las finanzas imperiales no podían pasarse sin sufrir merma del flujo anual de plata americana.

33En efecto, el papel de las colonias americanas fue relevante en función del mantenimiento de la estructura fiscal imperial durante el último periodo colonial. Podemos decir que una de las consecuencias de las Reformas Borbónicas fue justamente esa. Siguiendo los detallados estudios realizados al respecto por Carlos Marichal y sus colaboradores en lo que hace al papel específico de la Nueva España en este contexto, podemos distinguir tres niveles: primero, la tesorería de la Nueva España tiene una función central en el mantenimiento de sus fuerzas de defensa y de sus respectivo “presidios” (fuertes y destacamentos fronterizos) en todo el ámbito virreinal. Segundo, esta tesorería posee también un papel destacado en toda la estructura defensiva en Asia y el Gran Caribe. En efecto, como ocurría en otras partes del Imperio hispánico, toda esa panoplia de fuerzas militares y fuertes que se extienden a lo largo y a lo ancho del espacio caribeño (llegando a también a Guatemala en algunos momentos) y de las islas Filipinas (incluyendo las Marianas), dependen estrechamente de los situados enviados desde la Nueva España. Sin situados novohispanos no hay Imperio en Asia ni en el Caribe, área vital para la continuidad del dominio colonial español y donde se encontraban algunas de las “joyas” del Imperio hispano, como la isla Cuba (y su producción azucarera). Y tercero, la Nueva España llego a ser responsable a fines del periodo colonial de casi el 75% del total de las remesas enviadas desde las colonias a la Tesorería General de España. Señalemos de paso (volviendo nuevamente sobre la polémica acerca del papel de las colonias americanas en relación a España) que el total de las remesas americanas destinadas a la Tesorería General (es decir, exclusivamente, los envíos en manos del estado) se sitúan alrededor del 25% de los ingresos de esa Tesorería durante la segunda mitad del siglo XVIII –dejando de lado los años de guerra y por lo tanto, de interrupción del tráfico marítimo­llegando incluso a superar el 69% [1809] y el 62% [1810] en los momentos más trágicos de la Guerra de Independencia contra los ejércitos de Napoleón en la Península. Sin ingresos coloniales, la Guerra de Independencia peninsular hubiera sido muchísimo más dura.

34¿De dónde salen estos ingresos en el caso específico de la Nueva España? Primero tenemos los ingresos regulares del sistema fiscal que ha sufrido profundas transformaciones a partir de mediados del XVIII, cuando se inicia la larga serie de innovaciones en la estructura del dominio colonial que conocemos como “Reformas Borbónicas”. Transformaciones destinadas a acentuar la presión fiscal, como lo hemos podido comprobar patentemente en nuestras investigaciones sobre el impuesto a la circulación llamado alcabala. En efecto, en el caso específico de este impuesto, el paso de los arrendamientos al sistema de percepción directa da como resultado un aumento considerable de la recaudación de las alcabalas (efectivamente, éstas pasan de 10.248.444 pesos entre 1762 y 1776 a un total de 26.164.694 pesos en los años 1780-1795). El aumento es imponente y los datos analizados en el capítulo II del libro citado de Carlos Marichal La bancarrota del virreinato, muestran claramente que este crecimiento de la presión fiscal no se agota en este caso específico y da como resultado final un peso de la fiscalidad per capita que resulta incluso superior al de las sociedades europeas de la época. Segundo aspecto que debe ser analizado: los préstamos y donativos que la Corona exigirá a sus súbditos coloniales en forma creciente a medida que la crisis fiscal se acentúe en la Península; entre 1781 y 1800 se colectaron en la Nueva España más de 20 millones de pesos en concepto de esos rubros y recordemos que todos los habitantes (ricos y pobres) debieron hacer frente a esos donativos graciosos, incluidas las comunidades indígenas, cuando ya era evidente que no había más posibilidad de seguir extrayendo ingresos fiscales de otras fuentes. Y last but not least, como si todo lo anterior no fuera ya excesivo, la Corona acudió al expediente –de funestas secuelas para la continuidad del sistema de dominación colonial en la Nueva España- de la llamada “Consolidación de los Vales Reales”.

35Pero, volvamos un poco para atrás. Decíamos antes que existía un flujo constante de valor entre las colonias y la Madre Patria. ¿En que mecanismo se basa ese flujo? Hay aquí una compleja concatenación de causas que es imposible estudiar en este –ya demasiado largo-artículo. Pero, podemos centrarnos en uno de los aspectos más importantes por el papel que juega en la relación colonial, es decir, la producción minera. Ya sabemos cual es el peso de la exportación de metales preciosos en la relación colonial. Veamos ahora algunos aspectos de las formas productivas y del costo de la fuerza de trabajo en esta área tan vital.

36Vayamos a Potosí. El sistema original de la mita había sido alterado mucho durante el transcurso del siglo XVII y en el siglo XVIII ya quedaba poco de él. Ante todo, las cantidades totales sufrieron una baja constante, siendo ya unos 12.000 en 1630, para pasar a unos 4.000 en la época del Duque de la Palata y estabilizarse en una cifra algo superior a los 3.000 indígenas en el siglo

37XVIII. Pero, la mayor alteración y la que va a introducir la forma de explotación más dura de la fuerza de trabajo, tiene que ver con la implantación del sistema de “tareas” en lugar del de la “jornada laboral”. Este sistema eliminaría en la práctica -ya que no en la legislación- la división original entre una semana de trabajo forzado y dos de trabajo libre, pero, sobre todo, fue el que posibilitó que la minería potosina aumentara la cantidad de mineral procesado con un número de mitayos casi constante durante toda la segunda mitad del siglo XVIII. Al incrementar el número de cargas que se exigían de los apiris mediante el sistema de tareas (incremento que con frecuencia resultaba de alteraciones en el tamaño de los sacos en que los mitayos extraían el mineral), los azogueros obligaron de hecho a los mitayos a funcionar como trabajadores forzados durante casi todo el año que permanecían en Potosí; mas, no sólo los mitayos sino también a sus familias que terminaban asumiendo en parte la obligación para “llenar las tareas”. De este modo, una porción sustancial del incremento de las cantidades de plata producida en las minas recayó sobre el trabajo desplegado por los mitayos y por sus familias durante el siglo XVIII (es decir, en última instancia, nuevamente sobre la comunidad campesina indígena que los sostenía) y no fue el resultado de innovaciones tecnológicas de fondo. Todo ello se da en el marco de rendimientos en metal fino que había caído a casi una décima parte de los que imperaban a fines del siglo

38XVI: de 50 marcos de plata pura por cajón, a una cifra que oscilaría entre los 4 y los 8 marcos por cajón.

39Como se ve, una tecnología atrasada para las pautas de la época –a fines del XVIII casi todos los ingenios potosinos estaban, además, en manos de arrendatarios que poco interés tenían en mejorar esas condiciones-con rendimientos decrecientes que se acentúan al llegar a fines del periodo y con  una tasa de sobre explotación (y auto explotación campesina) de la fuerza de trabajo indígena. Así, uno de los misterios (aparentes) de la continuidad de la actividad minera potosina se basa –en gran parte- en costos empresariales muy bajos de reproducción de la fuerza de trabajo y por lo tanto, en un costo final de producción de la plata (mercancía, pero al mismo tiempo, medida de todos los valores) más barato en relación a los europeos de la época. Alexander von Humboldt se había asombrado durante su visita a La Valenciana en Guanajuato al comprobar que con una tecnología tan atrasada respecto a la de Himmelfsfürst en Sajonia (el ilustrado ingeniero prusiano conocía muy bien esa mina, pero los datos cuantitativos que expone en su obra están tomados aquí de la obra de Abuisson de Voisins sobre las minas de Freiberg) se podía producir plata en forma comparativamente más barata, ganando además el doble. ¿Qué hubiera dicho si hubiese descubierto cuales eran las condiciones de producción en las minas de Potosí?

40Mas, sigamos con nuestra argumentación, ¿qué quiere decir en realidad que la plata tiene en América un costo de producción más bajo? Pues bien, eso significa que la plata es más barata y que por lo tanto, todas las mercancías –y en especial, aquellas que han sido importadas desde Europa y Asia-son más caras. Es decir, hace falta más plata para adquirir las mismas mercancías. He aquí la explicación de una parte de misterio de la relación colonial y de porqué entran a Europa más valores de los que salen para América.

41El panorama es idéntico si nos referimos a las mercancías que Europa importa desde los territorios coloniales. Si hablamos de la grana cochinilla habría que mencionar a los “repartos de mercancías” que constituyen el sistema económico que posibilita la continuidad de la producción de esa materia tintórea en la región de Oaxaca en la Nueva España –y los “repartos de mercancías” son la manifestación de un sistema de comercialización que muy poco tiene que ver con los precios de mercado, constituyendo en realidad una forma coactiva de circulación y de producción de mercancías, aunque hoy algunos autores, como Jeremy Basques y A. Ouweneel digan que fueron “beneficiosos”, pues integraron los indígenas al mercado (habría que saber si realmente ellos querían integrarse y esto es quod erat demostrandum). En otros casos (por ejemplo, el de los cueros rioplatenses), nos encontramos ante una forma de producción de campesinos pastores y labradores que funcionan sobre todo a partir de la explotación –y autoexplotación-de la fuerza de trabajo familiar. Otro tanto ocurre con los llamados “poquiteros”, los productores del añil en la región centroamericana del actual Salvador, que constituye así mismo un área de producción campesina. En todas estas situaciones, los productos destinados finalmente a la exportación son adquiridos casi exclusivamente gracias un intercambio de mercancías –es decir, sin acudir al uso del circulante- que se asemeja mucho a formas coactivas de comercialización, con precios inflados y aprovechando (o acentuándolo artificialmente) el aislamiento de las familias campesinas productoras. ¿Y qué decir entonces de la esclavitud imperante en los ingenios cubanos productores de azúcar o en las haciendas cacaoteras de los mantuanos en Venezuela?

42Todo este complejo de formas productivas tan alejadas de cualquier cosa que se asemeje al “mercado libre”, como la producción campesina de los “poquiteros” salvadoreños, la esclavitud de los africanos en Cuba o la producción indígena de grana en Oaxaca a través de los repartimientos, revela las peculiares condiciones de producción y los precios finales de intercambio de esas mercancías cuando entran en contacto con aquéllas, emisarias de los sistemas de producción más avanzados imperantes en Europa. He aquí, nuevamente, otro aspecto que contribuye a explicar ese flujo constante de valor entre la economía colonial y la metropolitana.

4. La cuestión colonial vista desde la política

43Parece claro que, económicamente, las “Indias” eran efectivamente colonias. Veamos qué ocurre si cambiamos la perspectiva.

La conquista y sus derechos

44¿Cuáles son los derechos que tenía la Monarquía Hispana en Nápoles? Son los resultantes de legitimidad dinástica -derecho por el cual los descendientes de Alfonso el Magnánimo reivindican su dominium sobre el reino de Nápoles y sobre sus súbditos. Estos, además, como es público y notorio, pertenecen desde “tiempo inmemorial” al orbe cristiano. Pero, además, tienen sus propios derechos y sus propias costumbres que el soberano (y sus representantes) deben respetar escrupulosamente; en Sicilia, por ejemplo, su Parlamento (lejana herencia normanda, posteriormente hispanizada) era el custodio de esas leyes y costumbres y todos los especialistas de historia siciliana moderna (A. Marongiu, A. Baviera Albanese, etc.), no dudan en afirmar que condiciona “l’autorità regia” representada por el “vicerè; otro tanto dice G. Galasso para el caso napolitano. En Aragón, según lo relata Fernández Albaladejo, un proverbio afirmaba “antes de Reyes hubo Leyes” y las cortes aragonesas no dudaron en recordárselo una y otra vez a quienes representaban a la Real Persona. Cuando el duque de Alburquerque, es recibido como vicerè en Palermo el 5 de diciembre de 1627, lo rodeaban el duque de Terranova, el príncipe de Roccafiorita, el de Pantelleria y otros nobles sicilianos. Alburquerque se convierte en ese momento en la primera cabeza del reino, pero no puede olvidar que en estos reinos de la “monarquía compuesta”, él es sólo un primus inter pares.

45Es obvio que no era esa la situación en América durante el primer siglo de dominación europea. Los pobladores autóctonos habían sido vencidos en una dura guerra de conquista y, por otra parte –y esto en era un detalle en marco de las concepciones políticas imperantes en el siglo XVI-no eran cristianos y había que convertirlos. No es mi intención internarme en las (movedizas) arenas de la discusión que todo esto suscitó, pero las diferencias jurídicas entre los derechos de un señor indígena novohispano y de un noble napolitano en el siglo XVI, son demasiado evidentes como para extendernos demasiado sobre el asunto. La conquista militar de pueblos no cristianos (y lejanos o “exóticos”), otorga unos derechos que son absolutamente incompatibles con los resultantes de la compleja estructuración jurídica que surge en el marco de la sucesión dinástica sobre pueblos cristianos (y europeos). De estas diferencias provienen las imposiciones que eran perfectamente “lógicas” en América y hubieran desatado una rebelión napolitana o aragonesa.

46Desde ya que estas imposiciones, como hemos dicho unas páginas atrás, no podían hacerse efectivas sin un proceso de negociación; nadie es tan ingenuo como para suponer eso. Pero, se negociaba, como se diría hoy, “bajo presión” y todos sabían que había una diferencia enorme en el peso de ambas partes negociantes. No era ésta una discusión entre iguales. Y los señores étnicos debían ser muy cuidadosos en estas negociaciones. Las disímiles historias de don Francisco Verdugo Quetzalmamalitzin Huetzin, señor de Teotihuacan y de don Carlos Ometochin, señor de Texcoco, que nos cuentan Carmen Bernand y Serge Gruzinski, son sintomáticas en este sentido; podemos ver a través de ellas la búsqueda difícil (y trágica en el caso de don Carlos, que termina siendo ajusticiado en la hoguera) de una salida en la estrecha vía que se abría para los líderes étnicos en ese delgado sendero que transitaba entre el respeto a sus costumbres y sus tradiciones religiosas y las exigencias de los europeos. Las palabras de don Carlos Ometochin –que probablemente sellaron su aciago destino- resuenan con claridad “¿Quién son estos que nos deshacen y perturban e viven sobre nosotros y los tenemos a cuestas y nos sojuzgan?”.

47Porque detrás de todo esto están las matanzas que, sin caer para nada en la “leyenda negra”, es inadmisible olvidar. La de Cholula, pedagógicamente ideada por la habilidad política de Hernán Cortés. O la realmente absurda llevada a cabo por el violento Pedro de Alvarado, cuando Cortés lo había dejado por un tiempo al mando de la situación. Este irrumpe en una fiesta religiosa mexica dedicada a Huitzilopochtli –que había sido permitida por el propio Alvarado- arranca violentamente las joyas y ricas vestiduras de los jóvenes oficiantes, a quienes “desnudos, en cueros, con solamente una manta de algodón a las carnes, sin tener en las manos sino rosas y plumas, con que bailaban, los metieron todos a cuchillo.” Las límpidas palabras del padre Durán nos eximen de toda hipérbole al recordar el hecho que se conoce como Matanza del Templo Mayor. ¿Debemos recordar también los hechos similares ocurridos con los guaraníes en la primera época de Asunción del Paraguay, por ejemplo, cuando se levantó en líder Arecayá? ¿O las realizadas contra los muiscas en la conquista de la Nueva Granada? ¿O como relata un cronista como Cristóbal de Molina el accionar de los europeos en Cajamarca y el Cuzco? : "nunca entendieron sino en recoger oro y plata y hacerse todos ricos; todo lo que a cada uno le venía a la voluntad de tomar de la tierra lo tomaba, sin pensar que en ello hacía mal, ni si dañaba o destruía, porque era harto más lo que se destruía que lo que ellos gozaban y poseían". Hay que decir que, en materia de vesanias resultado de la conquista militar, on n’a que l’embarras du choix! Es bajo esta presión que deben negociar en los primeros tiempos los líderes indígenas. Y lo deben hacer, además, en medio de una de las catástrofes demográficas –causada, sobre todo, por los brotes epidémicos- más terribles de la historia escrita de la humanidad.

La situación a fines del XVIII

48Pero, vayamos ahora a fines del siglo XVIII. Es evidente que las cosas han cambiado, en América y en el mundo. Y entramos así en la famosa discusión en la que terciaría Ricardo Levene con su librito Las indias no son colonias. El libro en cuestión, publicado en 1951, pero con el antecedente de un artículo de 1947 y de una surrealista reunión en la Academia Argentina de la Historia en octubre de 1948, en la cual Levene propuso que los historiadores dejasen de utilizar la palabra colonias en sus trabajos, ante el asombro de un historiador de medianas luces, pero sensato, como Emilio Ravignani, quien se animó a decir que “considera la expresión ‘época colonial’ correcta y que la seguirá empleando”. Otro de los académicos, el doctor Pueyrredón, afirmó que “sólo debía decirse ‘periodo español’, suprimiéndose también el vocablo ‘dominación’ ”. En realidad, todo esto debe ser entendido en el marco de la hola de “hispanismo” que fait rage en esos años como respuesta de las elites argentinas frente a la “invasión” de la inmigración europea (especialmente italiana). Fue más o menos en ese momento cuando algunos intelectuales como Leopoldo Lugones, Ernesto Quesada, Ricardo Rojas y Manuel Gálvez descubrieron que el gaucho, en vez de ser un delincuente mestizado y bárbaro –como pensaba Sarmiento- era un auténtico héroe civilizador, profundamente hispano. Menéndez y Pelayo (como Miguel de Unamuno) no dudarían después –en leyendo a los autores citados- y así hablarían del gaucho como “el luchador español que después de haber plantado la cruz en Granada, se fue a América a servir de cruzada a la civilización” [sic]. Remitimos aquí al trabajo de Raul Fradkin, publicado en los Annales, “Les centaures de la pampa…”. En fin, dejemos esto aquí, pues en la misma época que Levene discutía estas cosas, otras trágicas cruzadas estaban en plena acción “civilizadora” en España; esa coincidencia no es en absoluto casual en el marco de esas dos naciones “católicas”, dado que ambas se imaginaron a si mismas en algún momento como constituyendo “el faro de Occidente”, pero no es aquí nuestra preocupación fundamental.

49¿Y cuales son los argumentos que esgrime Levene? La “prueba” que el imaginaba más sólida era la Real Orden de la Junta Suprema de Sevilla de enero de 1809, que había proclamado que « los vastos y preciosos dominios que España posee en las Indias no son propiamente Colonias o Factorias como las de otras naciones sino una parte esencial e integrante de la monarquía española ». Esta Real Orden y aquella otra proclama gaditana del 15 de abril de 1810 “los dominios españoles de ambos hemisferios forman una sola y misma monarquía, una misma y sola nación, y una sola familia y que, por lo mismo, los naturales que sean originarios de dichos dominios europeos o ultramarinos son iguales en derechos á los de esta península”, no son más que manotazos de ahogado y puro cálculo político de un pequeño grupo de liberales (y de una mayoría de conservadores puros y duros) encerrados en la Isla de León, protegidos por las fortificaciones de Puerta de Tierra y por la flota británica. Tanto el asturiano Flórez Estrada, como el ya citado José Canga Argüelles han escrito encendidas páginas para alabar estas liberales decisiones. Pero, pero… Los acontecimientos que le siguieron mostrarían hasta el cansancio cuales eran los límites concretos que estaban dispuestos a permitir los liberales peninsulares en la relación con sus pares americanos y decimos bien a sus pares, pues éstos, o sea, las elites blancas americanas, eran los únicos a los que, a regañadientes, como se verá, se consideraba como iguales.

50Cuando en Cádiz hubo que hacer cálculos electorales, tout d’un coup, la igualdad desapareció rápidamente, en especial, a través de la muy especiosa discusión acerca de los derechos políticos de las “castas” y sobre todo, de los pardos y mulatos (y hay que señalar que en este rubro, los magros representantes de las elites blancas hispanoamericanas no se destacaron justamente por su tolerancia racial). Y llegamos así a una aritmética electoral extraña que otorgó una mayoría aplastante a los peninsulares en las Cortes provisionales de octubre de 1810: más de 200 representantes peninsulares frente a 28 americanos. Hubieran debido ser idealmente 149 á 100 en las Cortes ordinarias elegidas de acuerdo al decreto del 23 de mayo de 1812, pero la guerra insurgente y otras circunstancias impidieron la realización de las elecciones en muchos lugares. De todos modos, América estaría siempre en minoría. Y efectivamente, las Cortes se abren con una escuálida representación americana. Pero, sin hacer historia contrafáctica, ¿cuál habría sido el futuro de esta relación en el –supuesto- caso de que no hubiera habido proceso independentista? ¿Es necesario que recordemos también que pasó con los diputados cubanos en 1837? Josep Maria Fradera publicó en 1995 un trabajo incluido ahora en su libro Gobernar colonias que relata con precisión cómo y porqué fueron expulsados de España esos representantes de las elites blancas de la isla en 1837. Ahora, su libro en preparación sobre el imperio hispano durante el siglo XIX, nos aportará muchos más datos sobre este periodo y ese episodio. Larra, a quien humor no le faltaba, diría lapidariamente en esos momentos que tal parecía que “la constitución no era un género ultramarino”…

51Obviamente, decir todo esto no es olvidar que las elites blancas americanas se sentían a fines del XVIII miembros de todo derecho de la gran nación española. Y por ello en los primeros tiempos de las revoluciones de independencia no se llamaron ni mexicanos, ni chilenos, ni obviamente colombianos, sino “españoles americanos”. Pero, una cosa es ese sentimiento de pertenencia de las elites a la nación española y otra la subordinación colonial.

52En una palabra, todo hace pensar que había una relación “colonial” y que, además, ésta tenía alguna importancia en el marco de la economía española y europea de la época. Suponer que la corona y las elites económicas y políticas metropolitanas –tanto sea que hablemos de los liberales gaditanos, como de los legitimistas más duros- se opusieron con las armas en la mano desde 1810 al movimiento independentista hispano americano, sacrificando hombres y recursos que no sobraban, meramente por deporte o por testarudos, nos parece una forma bastante poco sagaz de pensar un problema histórico. Alguna importancia tendrían que tener estas colonias a ojos de los contemporáneos para que durante quince años se enviara gente a la muerte por intentar preservarlas. Así lo demuestra la percepción de la relación colonial que tenían personajes tan relevantes como Canga Argüelles y Gardoqui; éstos, por las funciones que cumplían, estaban obligados a un conocimiento adecuado del papel del intercambio colonial en el contexto de la economía española de aquellos años. Y un poco más tarde, cuando resultó evidente que Gran Bretaña aspiraba a reemplazar a España en la provisión del mercado americano, sus cabezas dirigentes parecían también apreciar esta cuestión con bastante claridad. Si no, habría que pensar que las guerras coloniales –y no nos referimos solo las que se originaron en el proceso de independencia de ibero América- están motivadas únicamente por la incapacidad de los hombres para entender en que mundo viven y por su perseverante voluntad de ejercer el mal sin razón.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Carlos Garavaglia, « La cuestión colonial », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 08 février 2005, consulté le 24 septembre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/441 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.441

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page