Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

Tony Manero… “Somos todos de la misma comuna”.

De Pablo Larraín, Chile, 2008, 1h38.
[12/11/2008]

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1Seleccionada durante la última Quincena de los Realizadores de Cannes, el segundo largometraje de Pablo Larraín, Tony Manero, es una película de contrastes y tiempos que no son los del cine de entretención. Elogiada por la prensa internacional1 y local debido a su representación de los años más aciagos de la dictadura militar chilena (la cinta está ambientada en 1978), y por la excelente actuación de su protagonista (Alfredo Castro), el relato es de una oscuridad y pesimismo que hace ostentación de una estética de lo feo, decadente y hasta repugnante.

2Todo se hace patético a ojos del espectador, y la crítica política es apenas apreciable en algunos fugaces pasajes de la historia. Resulta comprensible que, ante tantas alabanzas de expertos, las expectativas resulten demasiado altas para un espectador no iniciado, especialmente cuando la trama se hace lenta y la duración de las escenas excesivamente largas. Si el efecto buscado era el reflejo de una época insoportable para una buena parte de los chilenos, pues entonces el ritmo de la película logra transmitirlo muy bien. Se siente constantemente la inminencia de lo horrible, pero que al mismo parece algo normal en un mundo poblado de seres miserables, sitios eriazos, perros vagos maltratados, sexo frustrante y espacios infernales. La tragedia es, en definitiva, la trama misma; su ambiente, y no su desenlace. Sólo así se explica que ante la pregunta de un periodista francés al protagonista de la película respecto a la violencia del filme, éste haya respondido extrañado que ésta no era comparable a los dramas vividos en Europa durante las dos guerras mundiales. Seguramente el periodista no se refería a la violencia de la dictadura, sino como bien interpretó posteriormente Alfredo Castro, a esta exaltada y violenta estética de la fealdad que domina todo el relato.

3Raúl Peralta, el protagonista de la historia, es justamente quien nos lleva por los escabrosos caminos de un sicópata tercemundista, y quien está obsesionado con ganar el concurso de imitadores de Tony Manero (el papel de John Travolta en Fiebre de Sábado por la Noche, 1977) en un famoso programa de televisión de aquellos años. Sus andanzas por un Santiago gris, deslavado y hasta donde el sol nos parece oscuro, dan cuenta de una dictadura que redujo la cultura a aquello que se consideraba como correcto y cuyo reflejo oficial es el propio Raúl: cobarde, traicionero, despreciable y absolutamente insensible al drama que se vivía en el país por aquellos años.

4Tony Manero no es una película sobre un psicópata individualizado, sino la metáfora sobre una parte del país que miraba para el lado, escondía la cabeza e incluso bailaba al ritmo de los Bee Gees cuando en el mismo momento se  exiliaba, torturaba y se desaparecían personas impunemente. Es probablemente ahí -en su contextualización histórica- donde residen los mayores méritos de esta película, si bien sus cualidades cinematográficas puedan ser discutidas.

Haut de page

Notes

1  Ver las siguientes notas de prensa: La Tercera,  Le Monde, The Guardian.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/44173/img-1.png
Fichier image/png, 42k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Tony Manero… “Somos todos de la misma comuna”. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 12 novembre 2008, consulté le 30 mars 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/44173

Haut de page

Auteur

Manuel Gárate

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page