Navigation – Plan du site
Colloques | 2007
Organización de partidos en América Latina: procesos competitivos y prácticas informales. Congreso de Latinoamericanistas Europeos (CEISAL), Bruselas, 11-14 de abril de 2007
Anne Sutter

Partidos nuevos, normas políticas y cambio democrático en México

[16/05/2007]

Résumés

Mexican electoral law establishes a series of criterias organizations that each group that wants to register a “national political party” in the Federal Electoral Institute has to fulfil in order to participate in electoral processes. From the study of the “México Posible” Party (PMP registered in 2002) and the comparison with its heir: the “Alternativa Socialdemócrata y Campesina” party (PASC registered in 2005), this work analyses the impact of party and electoral mexican rules on the building of a party project, its territorial structuring and its internal life. Contrary to the other new parties formed by dissidents from existing parties, the PMP has been created by feminist, human rights or ecologist activists who came with a project of “new politics” and wanted to combine practices and organizational forms they experimented in NGO’s with party politics in order to democratize political life. But they also had to abide by electoral rules. The comparison between the PMP which didn’t attract a 2% of the voters -a legal condition to maintain the status of political party- and the PASC which obtained them allows to study the strategical changes this group made to his project in order to gain these votes and the political socialization of these new political actors, and to analyse how the electoral rules influence their project.

Haut de page

Texte intégral

1Este trabajo analiza la construcción de un proyecto partidista por parte de un núcleo de feministas en alianza con otros actores. Esta corriente feminista se organizó dentro de la asociación política Diversa en 1996 y obtuvo su registro como Agrupación Política Nacional (APN) en 1999. Hizo dos intentos para conformar un partido: el primero con el Partido México Posible (PMP) que empezó a gestarse pocos días después de las elecciones de julio del 2000 y obtuvo el registro el 3 de julio del 2003 ante el IFE pero no obtuvo el 2% de los votos necesario para conservarlo; el segundo intento empezó después de las elecciones del 2003, alcanzó el registro en agosto del 2005 como Partido Alternativa Socialdemócrata y Campesina (PASC) y acaba de refrendarlo logrando más del 2% de los votos emitidos en las últimas elecciones de julio del 2006. Por lo tanto, el análisis abarca un corto período en la conformación del partido (entre tres y cuatro años).

2Al igual que los demás partidos nuevos, el PMP y el PASC tratan de legitimar su presencia en el sistema partidista argumentando que vienen a renovar una política que la gente desprecia a consecuencia de las prácticas sucias de los partidos “tradicionales”. Pero lo que caracteriza el grupo promotor del PMP, es su origen: el activismo en ONG’s y en particular en organizaciones del movimiento feminista y del movimiento lesbico-gay1. Entre los partidos que obtuvieron su registro ante el IFE desde la reforma electoral de 1996, el PMP es el único que no ha sido conformado por grupos procedentes de otros partidos: Convergencia (CPD), el Partido Fuerza Ciudadana (PFC), el Partido Liberal Mexicano (PLM), el Partido Centro Democrático (PCD) y el Partido Nueva Alianza (Panal) han sido fundados por ex priistas; el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y el Partido Sociedad Nacionalista (PSN) son secuelas del PARM, antiguo partido satélite del Partido Revolucionario Institucional (PRI); el Partido Alianza Social (PAS) es una secuela del Partido Demócrata de México (PDM), partido conformado por ex panistas y sinarquistas. El Partido Democracia Social (PDS) quizás sea el único sin una identidad partidista tán fuerte pero la dirigencia nacional viene de antiguos partidos de izquierda (como el Partido Comunista de México). El PDS es un antecedente del PMP y un aliado de la APN Diversa en el proceso electoral del 2000. Ambos se definen como socialdemócratas y grupos del ex PDS incorporan el PMP poco después de que obtenga sur registro ante el IFE. Algunos vuelven a participar en el PASC desde su conformación. Por lo tanto, el discurso del PMP y el PASC tiene un interés particular justamente porque son los únicos cuyos militantes no estaban en la clase política sino en otros espacios (ONG, movimiento social, asociación cívica) con reglas del juego, prácticas, formas de organización y de interacción o prioridades diferentes. Estos grupos desarrollaron una relación particular al mundo político y partidista, entre rechazo (movimiento feminista en los años 70) e intentos de cooperación o alianza. Ahora, los fundadores del PMP y el PASC dicen querer construir un nuevo tipo de partido cuyas raíces se encuentran en la cultura organizacional y de militancia que desarrollaron en estos movimientos y ONG’s.

3Pero al entrar en la competencia partidista, también tienen que tomar en cuenta las reglas formales e informales propias de este espacio empezando por las normas establecidas en el código electoral mexicano (COFIPE) para registrar un partido ante el Instituto Federal Electoral (IFE). El COFIPE rige el acceso a la competencia electoral, enumera una serie de requisitos que cualquier grupo tiene que cumplir para obtener o conservar su registro de “partido político nacional”, imponiendo cierta definición de lo que es un partido político y delineando etapas en la construcción del proyecto partidista. Pero esta visión del partido sólo es una visión peculiar, que no corresponde del todo con la visión promovida por estas feministas y sus aliados, y que podríamos calificar de « juridicista »2. Michel Offerlé define el “cauce (o bies) juridicista” como un punto de vista que consiste en considerar el partido –de la misma manera que un Estado- como una entidad dotada de personalidad moral, capaz de actuar en forma unitaria, dotada de fronteras bien delimitadas juridicamente por lo que constituye un objeto “listo para el uso”. El partido, al igual que un Estado, tiene su constitución (estatutos), sus organos centrales que toman decisiones, sus organos desconcentrados o decentralizados, sus posiciones (programas); gobierna una población libremente constituida (afiliados y electores); tiene relaciones con su entorno (sindicatos) y tiene misiones bautizadas “funciones”. Según Michel Offerlé, esta visión no es ilegítima a priori pero reifica al partido transformándolo en un actor dotado de realidad y voluntad sin interrogarse sobre su modo de conformación y de existencia. Se vuelve un objeto predefinido por los que hablan de él o en su nombre. Como lo vamos a ver más adelante, la definición que el COFIPE da de los partidos se asemeja a esta visión juridicista descrita por Offerlé, y tiene mucho peso en la vida política mexicana.

4Así, estudiar el intento de conformación de un nuevo tipo de partido y su confrontación con las normas electorales permite por un lado analizar el impacto de estas normas sobre el comportamiento de los actores: ¿Comó reorientan sus estrategias, sus prácticas, formas de organización e interacción para obtener su registro ante el IFE y convencer a un 2% de los electores para su primera participación en la contienda electoral? ¿Qué logran implementar y conserverar de su proyecto inicial? ¿La cultura militante y organizativa de las ONG’s, asociaciones cívicas o de los movimientos sociales tiene cabida en el sistema partidista? No se trata de inducir que las reglas electorales determinan en forma mecánica el comportamiento, el discurso o las estrategias de los actores sino de analizar de qué manera estos actores tratan de conciliar su proyecto partidista con las obligaciones legales, comó perciben e interiorizan estas reglas, comó las interpretan, las adaptan o comó adaptan su proyecto a estas reglas. En fin es el estudio de un proceso de socialización a la política partidista, donde normas culturales y legales interactuan. La comparación entre el proyecto inicial del PMP y el segundo intento del PASC tiene como propósito aprehender este proceso, determinar una evolución y una reorientación eventual en el proyecto partidista y sus vínculos con la norma electoral. Por otro lado, partir de un proyecto partidista que difiere de la visión legal permite deconstruirla y analizar la construcción del partido a partir de una temporalidad y criterios diferentes de los del COFIPE (plazos de registro).

La definición legal del partido político3

5El COFIPE define una serie de criterios que regulan tanto la conformación del partido como su vida interna o la competencia electoral. Con respecto a su conformación, podemos clasifícarlos en dos tipos de reglas que definen dos etapas: el registro ante el IFE, producto del esfuerzo para cumplir ciertos requisitos; la obtención del 2% de la votación para refrendarlo. Así, la definición legal del partido tiene dos vertientes: la primera es organizacional y considera el partido como una estructura nacional con presencia y organos en la mayor parte de las entidades de la República; la segunda es electoral y define el partido como una agrupación política capaz de competir con otras para lograr cierto porcentaje de votos emitidos. El grupo que demuestra estas dos características está legalmente considerado como un “partido político nacional”. Casí todas las normas que rigen la figura de partido tienen que ver con una u otra de estas definiciones. Por lo que corresponde al partido como organización política con presencia y estructura en todo el territorio nacional, hay una serie de requisitos cuantitativos o de estructuración interna que los grupos tienen que cumplir dentro de plazos determinados. Aquí, hay que señalar que el PMP y el PASC no tuvieron que cumplir los mismos requisitos, ya que la reforma electoral de diciembre del 2003 los duplicó. Antes de la reforma, los partidos tenían que demostrar la existencia de afiliados (0,13% del padrón electoral, lo que representa 77 460 afiliados para el 2002) y una presencia en una tercera parte del territorio, haciendo asambleas en 100 de los 300 distritos electorales o 10 de los 32 Estados de la República con un mínimo de 300 asistentes en el primer caso y 3000 en el segundo caso. Y  para obtener el registro de partido en el 2004, se necesitan por ejemplo 169 876 afiliados. Además, sólo las APN’s pueden pedir el registro de partido político, lo que significa de plano un esfuerzo anterior de organización, aunque los criterios son bastante flexibles para registrar una APN: 5000 asociados en 7 Estados, comprobando la existencia de un domicilio social en cada entidad. Las demás reglas establecidas en el COFIPE son: un nombre, un emblema, colores, documentos básicos y la existencia de ciertas instancias de dirección: una asamblea nacional o equivalencia, un comité nacional, comités estatales, un organo responsable de las finanzas y procedimientos para sancionar los miembros y para que éstos puedan defenderse.

6Hay que seguir un procedimiento y plazos estrictos para tramitar un registro ante el IFE: primero, hay que manifestar su “voluntad de registrar un partido” en el IFE entre el primer de enero y el 31 de julio del año que sigue un proceso electoral, luego, si el IFE acepta esta manifestación de voluntad (si los documentos entregados están completos), hay que cumplir los requisitos haciendo asambleas entre el primer de agosto, y el 31 de enero del año siguiente. Luego, el IFE tiene un plazo legal de varios meses para revisar el cumplimiento de los requisitos. Así, como los procesos electorales federales tienen lugar cada tres años en México, los partidos tienen su registro legal unos meses antes del inicio legal de la campaña electoral y un año antes del día de la elección. Un grupo político pasa sin transición de la no existencia como partido político a la competencia interpartidista.

7Por lo que corresponde al partido como organización capaz de competir en los procesos electorales, la norma más importante que condiciona la existencia misma del partido es la obtención del 2% de los votos en cada proceso electoral federal. Con la reforma de diciembre del 2003, los partidos nuevos ya no pueden conformar coaliciones: tienen que alcanzar este porcentage de votos solos. Las demás reglas rigen esta competencia. Son normas para hacer alianzas, para el uso, la repartición, y el acceso al financiamiento o a los medios de comunicación. Los partidos tienen que definir normas de postulación de candidatos en sus estatutos y elaborar una plataforma electoral difundida por sus candidatos.

El proyecto partidista de Diversa y sus aliados

8Por su lado, el grupo de Diversa4 definió su proyecto de partido y construyó su oferta política de acuerdo con su experiencia anterior en las ONG’s, su lucha a favor de la agenda feminista, su experiencia anterior de participación política desde estas ONG’s o más recientemente desde una APN. Pero también hay que considerar este proyecto en su dimensión estratégica, como un discurso de posicionamiento, de legitimación de la existencia del partido ante el electorado. Y por fin, no hay que perder de vista que el partido también fue el fruto de negociaciones entre Diversa y sus aliados. Los miembros de Diversa no son los únicos portavoces y negociadores en la definición del partido y del proyecto político, y ni siquiera dentro de Diversa, hay una visión totalmente compartida con respecto a este proyecto que voy a describir tomando el PMP como punto de referencia pero haciendo referencia al PASC también.

El proyecto de nueva política y de nuevo partido en el discurso:

9El discurso de posicionamiento del PMP o del PASC es similar al de los demás partidos de recién registro ante el IFE: se definen como actores nuevos, sin antecedentes políticos, y por lo tanto no contaminados por los viejos vicios de la política “tradicional”. Todos invocan fenómenos como el abstencionismo para concluir que los ciudadanos están cansados de la política y resaltar que se necesitan nuevas opciones más cercanas de la ciudadanía. Este discurso de legitimación retoma opiniones difundidas por periodistas o analistas sobre la política partidista. El periodista Rafael Abascal5 escribe por ejemplo poco después de la reforma electoral de diciembre de 2003, que hay una crisis de identidad, representatividad y legitimidad de los partidos políticos mexicanos, la cual según el periodista, viene del hecho de que los partidos no saben responder a la sociedad y están alejados de ella. En el caso particular del PMP o del PASC, una de las expresiones recurrentes de sus voceros es “Venimos a dignificar la política” (es la tercera de una serie de doce propuestas hechas durante la presentación del Consejo Consultivo del PASC ante los medios de comunicación el primer de julio de 2005). Se identifican a la izquierda “moderna” y “progresista” o “la izquierda de valores”6. Reivindican su voluntad de impulsar una nueva forma de hacer política.

10En cuanto al contenido de esta nueva política, hay una serie de valores, conceptos o mecanismos frecuentemente mencionados por los cuadros de los partidos. Son los que quieren implementar en la construcción de un nuevo tipo de partido. Muchos de estos conceptos o mecanismos ya se estaban discutiendo dentro de la APN a partir de los valores y las reflexiones de esta corriente feminista con respecto a la política, y otros se forjaron en el aprendizaje de la política dentro de la APN y de los partidos. Una de las primeras ideas expresadas es la de una agrupación o un partido abierto a la ciudadanía, dándole espacios de participación y de decisión. Es una de las principales metas definidas por el presidente del PASC, Alberto Begné, para el diseño de los nuevos estatutos del partido. Y para atraer la atención de los ciudadanos en la política, hay que hacer propuestas y no ataques personales o golpes bajos. También hay que capacitar a los ciudadanos. Ambos partidos siempre se definieron como espacios de formación y aprendizaje. Y finalmente, defender al ciudadano supone oponerse a la política clientelista y al corporativismo autoritario (horizontalidad, democratización de la toma de decisiones, mecanismos de democracia directa). En fín, quieren invertir el equilibrio entre incentivos selectivos e incentivos colectivos7 para construir una nueva forma de militancia. En el programa que expone para el 20078, Alberto Begné señala que quieren un partido de puertas abiertas lo que no significa:

“...crear una estructura burocrática, pues el reto de Alternativa es tener una estructura que no sea costosa y que permita una mejor vinculación con la sociedad. ¿De qué estamos hablando? De comités que no confundan la militancia con la ocupación de un cargo. Creemos que puede haber militancia activa sin cobrar un sueldo o estar trabajando en el partido de tiempo completo.”

11Otro valor que cobra cada vez más fuerza en el discurso de este grupo es el respecto de la institucionalidad: reglas del juego claras para recuperar la confianza en los acuerdos. Y para eso, hay que implementar mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, mecanismos para hacer acuerdos y resolver conflictos (trato a las minorías). Cobró fuerza porque una serie de conflictos dividió tanto a Diversa como al PMP o al PASC lo que los llevó a dar mayor consideración al tema. Pero el problema de la institucionalidad ya era muy fuerte dentro de esta corriente feminista. Finalmente, hablando del PMP con la prensa, Patricia Mercado resume el carácter novedoso de su partido de la siguiente manera: es nuevo en su relación con la sociedad civil, sus reglas internas, su plataforma política y sus prioridades, su agenda, sus causas.

12Pero al contrario de los demás partidos recién registrados, el PMP puede sustentar su discurso en la trayectoria de sus cuadros y militantes: casi todos son activistas de asociaciones cívicas u ONG’s ambientalistas, feministas, de la diversidad sexual y de derechos humanos. El único grupo que no tiene esta trayectoria pero que se incorporó después del registro es un grupo de ex militantes del PDS. Los dos principales promotores son “Diversa” y activistas de los derechos humanos. Los ambientalistas también se incorporaron después como aliados. Además, todas estas ONG’s y asociaciones cívicas comparten una misma experiencia en relación con la política partidista: cuando trataron de influir en la agenda de estos partidos durante los procesos electorales, siempre fueron ignorados. En el 2000 por ejemplo, muchas organizaciones hicieron un esfuerzo para definir una agenda amplia y negociarla con los partidos. Este esfuerzo se llamó Poder Ciudadano. Pero no prosperó. Y todod coïnciden en la conformación de un partido con una misma meta: llevar por sí mismos sus propuestas y demandas a la esfera de toma de decisiones. De ahí su afán de establecer como partido, una nueva relación con la sociedad civil como lo indica su representante en el IFE. Por lo tanto, este discurso sobre la nueva política tiene aspectos novedosos que ningún otro partido retomó y que voy a estudiar en dos niveles: la oferta política y la organización interna.

La oferta política

13Primero, el origen de los cuadros del partido permea en el discurso: cuando, en la sesión del Consejo General del IFE el día que el PMP recibe su registro, su representante declara que quieren un partido para la vida cotídiana, no es sin recordar el lema del movimiento feminista: “lo personal es político”. Y en un principio, el PMP se pensó como un partido feminista. Así lo anunció Patricia Mercado, entonces presidenta de la APN Diversa, justo después de la elección federal del 2000 en la prensa9. En realidad, toda la trayectoria política de este grupo de feministas se resume en la voluntad de estar presente en los espacios de toma de decisiones. Desde 1988, un puñado de ellas empezó a pensar la forma de hacerlo, ya que consideraban que desde las ONG’s no estaban tomadas en cuenta. Su meta era impulsar su agenda y sus cuadros en la política, y en el 2000, cuando Patricia Mercado anuncia la conformación del partido, sigue siendo la meta. Pero el PMP es el producto de una alianza entre varios grupos y por lo tanto, hubo que ampliar el discurso: la agenda feminista no podía ser el eje central de la propuesta. Sin embargo mantuvieron la misma lógica: las diferentes causas de estos grupos son la columna vertebral del proyecto y del discurso partidista.

14Esta idea tiene su finalidad en los conceptosde “partido de ONG’s” o de “partido de causas”. En un artículo, Sergio Aguayo considera que hay que mezclar las culturas de las ONG’s y de los partidos y convertirse en instrumento de las diferentes causas que hay en la sociedad10. Según varios cuadros de Diversa, lo que caracteriza el trabajo de las ONG’s es el compromiso, la cercanía con las necesidades de la gente y su “realidad”, los pocos recursos. Son valores que quieren llevar a la política. En una conferencia de prensa para presentar las candidatas del PMP, Patricia Mercado declara que México Posible no tiene experiencia en la política corrupta y Sergio Aguayo añade que las candidatas del partido no son profesionales de la política ni de la busqueda del poder por el poder sino mujeres que saben lo que busca y quiere la gente11. Las características más frecuentemente atribuidas a sus candidatos son las siguientes: “son nuevos en la política”, “tienen una experiencia de trabajo con la sociedad”, “tienen el diagnóstico”. Para dar sustento a esta definición del partido, difundieron ampliamente su origen durante la campaña electoral, basandose en el hecho de que en los Esdados en los que tenía presencia, casí todos sus candidatos (muchos de ellos externos) venían de las ONG’s (sólo en los Estados donde estaba ausente como Michoacán, se seleccionó a gente que no tenía este perfil). Para dar un ejemplo, en el Distrito Federal de la Ciudad de México (D.F), ambientalistas, feministas y activistas de la diversidad sexual conformaron la mayoría de los candidatos. También hubo algunos activistas de derechos humanos e indígenas. Sus dirigentes estatales y candidatos eran más jóvenes que en los demás partidos. Hay que añadir que se respectó la paridad entre hombres y mujeres para las candidaturas.

15Pero no sólo pusieron en evidencia su trayectoría sino también buscaron establecer relaciones con “la sociedad civil”. Sus aliados firmaron desplegados de apoyo y de llamado al voto por el PMP (los ambientalistas el 26 de junio de 2003 por ejemplo). El partido definió en sus estatutos, que destinaría el 40% de su presupuesto a proyectos sociales y culturales en beneficio de la comunidad, lo que hizo hasta cierto punto. También realizó foros para recabar las propuestas de ONG’s e incluirlas en su plataforma (foros sobre los derechos de las mujeres en Oaxaca o Chiapas por ejemplo). Y firmó un “contrato con la ciudadanía” que varias ONG’s apoyaron el 25 de junio de 2006. Con el contrato, presentaron la plataforma del partido y los candidatos mejor ubicados se comprometían en impulsarla en el Congreso. Con este trabajo, construyían una legitimidad para reivindicar la defensa de las causas no tomadas en cuenta hasta ahora por los partidos. Este discurso fue retomado de Diversa: en una entrevista con Alejandro Brito12, Particia Mercado explica que las propuestas de Diversa se nutren de numerosas ONG’s que trabajan sobre el aborto, la salud sexual y reproductiva, el sida, la educación sexual y reproductiva, los derechos humanos, el medio ambiente, el trabajo. Quiere ser la expresión y la presión a favor de estas propuestas para incluirlas a la agenda política mexicana. Estos temas son tán poco retomados por los partidos existentes, que varias veces, el PMP logró atraer la atención de los medios de comunicación: con su propuesta de despenalizar el aborto por ejemplo. Tal vez sin quererlo, logró contornear una regla muy apremiante de la competencia partidista: más dinero tienes, más acceso a los medios de comunicación alcanzas.

16La idea de partido de causas se concretó en su plataforma y sus propuestas. El partido se empeñó en promover las causas de las ONG’s afines y su campaña electoral estuvo enfocada casí exclusivamente en estos temas. Así, el 30 de junio del 2003, dos días antes de la elección, el PMP presentó propuestas para las trabajadoras del sexo, sector totalmente olvidado por los demás partidos pero con el que las ONG’s feministas trabajan de manera privilegiada. Son medidas y propuestas de políticas públicas muy concretas, elaboradas a partir de la experiencia de activistas sociales. Sus propuestas más difundidas tienen que ver con los derechos humanos (los derechos de las mujeres, sexuales y reproductivos en particular), la laïcidad o la legalización de la mahijuana. De hecho, Patricia Mercado declara en una entrevista para Cimac el 5 de julio de 2002, que la bandera del PMP es la agenda feminista, de los derechos humanos, ambientalista, más que una “macro propuesta”. Para elaborar esta plataforma, usó tres instrumentos: las propuestas hechas por las ONG’s en foros o directamente al partido (declaración de las propuestas feministas del siglo XXI difundida en marzo de 2003 o plan de desarrollo sostentable por ejemplo); el apoyo de un consejo consultivo compuesto de personalidades o especialistas en diversos temas; y en menor medida los foros temáticos de su página Internet.

17Sin embargo, los líderes del partido trataron de dar un mínimo de coherencia a estas causas a veces muy distintas, articulándolas en un discurso sobre la defensa de las minorías y de los excluidos de la política. Pusieron el acento en la lucha por la diversidad. Los términos más frecuentemente empleados por sus voceros son los de “equidad”, “derechos para todos”, “inclusión”, “pluralismo”, “diversidad”. Estos conceptos les permiten incluir todos los grupos y las causas en un mismo proyecto: es el partido de las minorías que no están representadas en los demás partidos: indígenas, mujeres, descapacitados, jóvenes, ambientalistas, y estas minorías juntas conforman mayorías. Según Patricia Mercado, la cuestión es imaginar una idea repúblicana de la representación en la que cada sector representa sus intereses y a partir de ahí, construir pactos económicos, sociales y políticos nacionales13.

Una organización partidista causal:

18A nivel de la organización interna, el PMP intentó plasmar sus deseos de democratización de la vida política y aterrizar el concepto de partido de causas en su vida interna. Y la principal innovación fue el intento para definir un nuevo tipo de organización vinculado con otra forma de concebir el activismo partidista, que aumenta los incentivos colectivos con respecto a los selectivos. Imaginaron una doble lógica en la estructuración partidista: la lógica tradicional que es la territorial con delegaciones locales y sus respectivos padrones de militantes y la lógica causal con la conformación de colectivos temáticos: diversidad sexual, jóvenes, deudores, adultos mayores etc. Esta estructura se imaginó en realidad en Diversa, con la incorporación de cuadros del movimiento lesbico-gay de varios Estados. Estos cuadros que ingresaron individualmente en una APN conformada en su abrumadora mayoría por feministas, quisieron formalizar su existencia como grupo dentro de la APN y propusieron la conformación de colectivos a la dirigencia de Diversa, la cual aceptó. Nació el primer colectivo, el colectivo de la diversidad o lesbico-gay. Tuvo una vida propia dentro de la agrupación organizando sus reuniones, conformando su agenda, impulsando sus cuadros. Tuvo bastante autonomía: por ejemplo, Diversa no participó en la conformación del PDS mientras el colectivo lo hizo. Pero también buscó y obtuvó una representatividad dentro de los organos directivos de Diversa con la elección de su principal líder en una secretaría de la APN (secretaría de equidad social). Arturo Díaz, uno de los principales impulsores del colectivo lesbico-gay dentro de Diversa, indica que lo que interesaba el movimiento lesbico-gay era que había la posibilidad de trascender la temática sexual para incluirla a una propuesta más amplia. La defensa de la diversidad incluye la lucha por los derechos de los Indígenas, de las mujeres, culturales etc. El colectivo les permitía construir un proyecto político desde la identidad sexual pero cobijado por un proyecto más amplio en Diversa. Y la conformación en colectivos también permitía a este grupo que compartía ciertas luchas pero minoritario, pedir una representación dentro de la dirección. Para Arturo Díaz, el colectivo abre un nuevo horizonte porque ya no se trata de la organización territorial que es una visión muy anclada...14. La apertura dada al colectivo dentro de Diversa se manifestó en la inclusión de los cuadros del colectivo en las negociaciones y la incorporación de una quincena de candidatos del lesbico-gay en la alianza con el PDS. El problema de la ausencia de esta lógica causal o temática (los colectivos) en la política partidista está muy concreto para la comunidad lesbico-gay, porque muchos de sus miembros todavía callan su preferencia sexual y es muy difícil por esta razón, ubicar un voto lesbico-gay al nivel territorial. Es una de las razones por las que el movimiento de la diversidad sexual tiene problemas para negociar su agenda con los partidos. La relación con el PRD por ejemplo, fue muy caótica: según Arturo Díaz está conformado por “tribus” que están localizadas territorialmente en una lógica clientelista. Y cuando un partido postula a un gay, lo postula en el distrito de la “Zona Rosa”, cuando este lugar sólo es un lugar de encuentro para gays que viven y votan en otras partes de la Ciudad de México.15. Por lo tanto, el colectivo es a la vez una formula de organización alternativa a la territorial y una forma de luchar en contra del clientelismo. Después, varios colectivos se conformaron dentro de Diversa, los más exitosos siendo él de los jóvenes y el de la masculinidad.

19El partido decidió retomar esta lógica. Los colectivos podían organizarse en su seno con miembros activos pero también con meros simpatizantes que no tenían ninguna participación en su vida orgánica. La principal meta de los colectivos era conformar su agenda. Adela Muñiz, secretaría de promoción y redes ciudadanas del PASC, y ex dirigente del PMP y de Diversa, coïncide con Arturo Díaz en el hecho de que los colectivos son una alternativa al clientelismo y al corporativismo: señala que el PMP no quería ser corporativo y por eso impulsó una suerte de organización temática con comités: un comité para la diversidad sexual, el sida, las mujeres, las pensiones. Ciertos comités sólo hacían manifestaciones, otros firmaban desplegados. Cada comité escogía su tipo de activismo dentro del PMP. Podían adherir o no al partido. Trabajaban sobre todo de manera temática16.

20Otro mecanismo para repensar la militancia partidista es el consejo consultivo, organo que el PASC retomó y que tuvo un papel de asesor y mucho peso en la conformación de la plataforma del partido, a lo menos en el PMP. Pero tuvo más peso en ciertos temas que en otros. Por ejemplo, Olac Fuentes, ex subsecretario de educación pública, tuvo mucha influencia en la propuesta educativa. También participaron Marta Lamas, intelectual feminista, Ricardo Pascoe, ex embajador de Cuba, Guadalupe Morfín y Marieclaire Acosta activistas de los derechos humanos, René Drucker, investigador de la UNAM entre otros. No todos pertenecían al partido. Es una forma de repensar la relación entre el partido y esta categoría de actores. En el PMP, tuvo un papel fundamental ya que estuvo encargado de eligir a los candidatos del partido para el Congreso de la Unión a partir de su CV y de entrevistas. La dirección nacional del partido sólo avaló los candidatos escogidos. En el PASC, elaboró los criterios para la selección del candidato a la elección presidencial. También participó en la elaboración de la plataforma del PASC junto con el centro de estudios del partido, pero su participación fue menor que en el PMP.

21Hubo otros intentos de democratización, o de innovación pero no fueron tán novedosos. Son aspiraciones o ambiciones anunciadas por muchos partidos mexicanos. Por ejemplo, tenían planeado un proceso de decentralización. Querían alentar la autonomía local. Pero esta idea tuvo más repercusión en el PASC donde de entrada crearon organos federativos, a lo menos de nombre. También quisieron impulsar la transparencia y la rendición de cuentas. El PASC publicó declaraciones patrimoniales de dirigentes o sus informes financieros y simulaciones de presupuesto en su página Internet por ejemplo. Trataron de alentar la capacitación de los miembros y de la ciudadanía en general. Como ya lo vimos, el PMP organizó foros sobre los derechos de las mujeres o el medio ambiente por ejemplo. El PASC realiza foros de orientación ideológica de tipo “¿Qué izquierda para el siglo XXI?” “¿Qué tipo de partido queremos?”. También usa su página Internet para propiciar el uso de foros virtuales. En los estatutos del PMP, hubo una cláusula que indicaba que para ser militante del partido con derecho a participar en asambleas y votar, había que asistir a un curso de capacitación de 18 horas y pasar un examen.

22Y por fin, podríamos mencionar ciertas innovaciones hechas durante las campañas electorales como el rechazo de la propaganda de plástico o de propaganda que daña al medio ambiente en la Ciudad de México, el uso de Internet y la creación de varios blogs en el PASC (estrategía importante para un partido que dice querer atraer a los 14 millones de jóvenes que votan en el país), la voluntad de promover las propuestas, lo que le valió a Patricia Mercado una buena crítica después de su intervención en el primer debate presidencial.

La confrontación entre el proyecto partidista y la definición legal del partido:

23Pero este partido de causas o de ONG’s y su propuesta de organización temática no coïnciden con la descripción del partido impulsada por la ley. Y sin embargo, para obtener su registro, este grupo tiene que cumplir los criterios legales. Y si el PMP logró cumplir los requisitos de registro ante el IFE, no logró pasar la prueba electoral. Pero tampoco lo lograron los demás partidos de nuevo registro, que sin embargo no eran tán nuevos como lo vimos en un principio, y que no tenían esta concepción novedosa de la política y del partido. Y de hecho, el PMP fue el partido que más votos atrajó. Entonces ¿Es compatible un partido de causas con las restricciones u obligaciones normativas? Este grupo intentó de nuevo conformar un partido, y esta vez, logró el 2% de los votos para conservar su registro. ¿Qué cambios hizo en el PASC para obtener este resultado? ¿Estos cambios ponen en peligro, reorientan el proyecto inicial o significan su abandono? ¿Comó evolucionó el proyecto de nueva política y de nuevo partido que sigue anunciado en el discurso de sus voceros?

Un nuevo pragmatismo en las alianzas:

24Lo que quizás tuvo más impacto en la conformación del partido hasta ahora es la reforma electoral del 2003 que duplicó los requisitos para el registro. Incitó a este grupo de feministas a buscar alianzas pragmáticas con grupos que ya no eran afines. Valoraró que no podía cumplirlos solo. Diversa intentó juntar muchos grupos de la corriente socialdemócrata que hasta este entonces habían participado en organizaciones diferentes, y lo logró hasta cierto punto: se unieron a Diversa, la APN Izquierda Democracia Social encabezada por Teresa Vale, ex miembros del PDS, ex miembros del PFC (entre ellos los miembros de la APN Iniciativa XXI). Estos grupos habían intentado conformar un partido cada quién por su lado en el 2003 (uno no lo logró por un problema de documentos básicos). Pero aun juntos, buscaron una alianza más amplia, lo que significaba incluir a otros sectores. Y se unieron a la APN Sentimientos de la Nación conformada por líderes campesinos que habían participado en el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y luego en el Partido Frente Cardénista de Reconstrucción Nacional (PFCRN), ambos cobijados por Rafael Aguilar Talamantes en los años 80 y 90. Están organizados en la Comisión de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (Coduc). Este grupo reivindica la ideología marxista y es un primer problema si uno recuerda que tanto Diversa como el PMP se reivindican de una izquierda socialdemócrata y progresista. Y mientras el programa del partido presentado el primer de julio de 2005 indica que su concepción de la economía es: tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario, Ignacio Irys, líder del grupo campesino anuncia que ser de izquierda es luchar por un Estado fuerte. De hecho, Ignacio Irys reconoce la situación el día de la asamblea nacional constitutiva del partido, diciendo en conferencia de prensa que hay grandes diferencias entre los campesinos quie vienen de la izquierda socialista y los socaldemócratas que son de la izquierda capitalista. Todos, tanto en Sentimientos de la Nación como dentro del grupo socialdemócrata, consideran que es una alianza pragmática, fruto del aumento de los requisitos. Desde un principio, el partido ha sido pensado como la alianza entre dos columnas muy distintas y separadas. La repartición de los puestos de dirección, del dinero y de las candidaturas se pactó durante la conformación del partido, en función del número de asambleas realizadas por cada grupo (campesinos y socialdemocátas). Finalmente, acordaron distribuir el 50% de los puestos y las candidaturas, acuerdo a favor de los campesinos que no habían logrado realizar tantas asambleas como el grupo de la socialdemócracia. El grupo socialdemócrata incluso consideró hacer su propia plataforma antes de discutir con los campesinos el programa del partido. Según algunos cuadros, la idea en un principio era ir juntos con los campesinos en la elección y una vez obtenido el 2% de los votos, considerar la conformación de un partido unido o separarse. Ciertos grupos que habían participado en el PMP rehusaron la alianza con los campesinos y se retiraron del proyecto partidista como fue el caso de los ambientalistas precisamente por no estar de acuerdo con su pragmatismo.

25Varios analistas habían expresado sus inquietudes después de la reforma electoral. Por ejemplo, Jacqueline Peschard17, ex consejera del IFE, escribe que con el aumento de los requisitos para conformar un partido, se cierra prácticamente el registro a organizaciones honestas de ciudadanos interesados en representar ciertas corrientes de opinión política: los únicos grupos capaces de cumplir con las nuevas exigencias de la reforma electoral del 2003 son los grupos con recursos importantes o con ligas fuertes con poderes establecidos. José Antonio Crespo llega a la misma conclusión: duplicar los requisitos de registro tiene un efecto contraproducente porque son justamente los partidos negocios que tienen la mayor capacidad organizativa y financiera mientras partidos auténticos como el PMP o el PDS no tienen los fondos para comprar afiliados18. En otro artículo, indica que los únicos partidos que mantienen su registro son los que tienen una maquinaría, o sea presencia en los Estados. Los partidos que tratan de construirse sobre programas y propuestas no funcionan19.

Adiós al partido de ONG’s:

26Hubo también un cambio fundamental en la identidad del PASC: ya no está definido como un partido de ONG’s y se renunció a mezclar las dos lógicas consideradas incompatibles. Los voceros del PASC todavía retoman esta estrategía que consiste en subrayar la trayectoria y la historia de los militantes. Patricia Mercado empieza todas las entrevistas que da como candidata a la elección presidencial mencionando su origen y su trabajo anterior de activista social y lo valora como una fuente de conocimiento y de cercanía con las necesidades de la gente. También indica que ciertas propuestas del PASC han sido retomadas de la sociedad civil como la propuesta de centros de investigación regionales impulsada por cientítifcos y académicos. Sin embargo, el PASC insiste mucho más en la crítica hacia los demás partidos, entre otras razones porque está compitiendo en una elección presidencial más polarizada y donde una sola figura puede atraer votos para su partido. En su página Internet20, el partido está presentado de la siguiente manera :

“Tienen una experiencia política y social y vienen de APN’s, de partidos políticos locales y nacionales que tuvieron el registro legal y de organizaciones de la sociedad civil, unidos por el afecto que tienen para México. Su plataforma es la de “una efectiva alternativa frente a la penosa, lamentable y condenable situación en que han hundido al país, gobiernos ineptos y corruptos.”

“Queremos que la sociedad mexicana no apueste a esa continuidad, sino a un partido nuevo como el nuestro, que construye las prioridades del partido a partir de lo local, de lo cotídiano que viven las personas en cada región, y a partir de la diversidad del país.”

27Pero para empezar, la relación con las ONG’s fue más dificíl en estas elecciones que en las anteriores elecciones intermediarias. La elección presidencial se polarizó mucho entre un candidato de izquierda y un candidato de derecha, ambos con posibilidades de ganar. Por lo tanto, varios grupos que habían apoyado al PMP en el 2003 decidieron apoyar a uno de estos dos candidatos por considerar que había una lucha entre dos proyectos, uno cercano a sus causas y el otro opuesto. Fue el caso de activistas feministas y del lesbico-gay por ejemplo. De hecho, Raúl Trejo Delarbre ya había expuesto sus dudas con respecto a esta idea de mezclar la lógica partidista y la de las ONG’s: para el analista el PMP iba a alejarse del ámbito de las ONG’s a pesar de haberse nutrido de la experiencia y del líderazgo de organizaciones sociales y la transición de la sociedad civil a la sociedad política podía volverse una de las principales contradicciones del partido21.

¿Rebasar la lógica temática o conciliarla con la lógica territorial?

28El partido también cambió su forma de pensar y de concebir su proyecto: en el PMP, las causas eran el eje para articular el proyecto de partido. En el PASC, el proyecto es el eje para articular las causas. De ahí el abandono del concepto de partido de causas. Un problema fundamental con esta concepción del partido fue precisamente articular estas causas. Las feministas habían tenido una reflexión desde hace tiempo sobre la forma de defender su agenda, y desde su movimiento, trataron de impulsar la idea que los derechos de las mujeres son transversales, o sea que en toda política pública, que sea para la educación, económica, tecnológica o rural, había que contemplar la cuestión de estos derechos (presupuesto etiquetado para las mujeres en cada secretaría por ejemplo). El problema es que hasta ahora, no se habían aliado con otros sectores en un proyecto político y tampoco habían tenido que elaborar una plataforma partidista. Es decir su lucha siempre se enfocó en la defensa de los derechos de las mujeres siguiendo la lógica causal y siempre habían hablado únicamente de derechos para las mujeres. Y en un partido con vocación de gobierno, se necesita un proyecto de gobierno. En el PMP, cada causa se superponía, cada grupo luchaba con sus candidatos por sus demandas sin mezclarse. Intentaron articularse bajo la idea de la defensa de minorías marginadas de la política o bajo el tema de los derechos humanos, pero ni siquiera dentro del partido lograron afirmar esta visión y la transversalidad de cada causa. Por ejemplo, para Martha Delgado, líder del movimiento ambientalista y legisladora del PMP en la Asamblea Legislativa del D.F., en el partido, había causas muy minoritarías como la diversidad sexual mientras numerosos sectores de la sociedad civil organizada como los derechos humanos no veían sus causas representadas en el PMP22. Ella no vincula la lucha por la diversidad sexual con la lucha más amplia por los derechos humanos y en contra de la discriminación. Hubo un compartimentaje de las causas: las feministas hablaban de derechos de las mujeres, los ambientalistas de ecología etc. En el PASC, intentaron revertir este problema implementando esta idea de transversalidad: el partido tiene una plataforma más desarrollada sobre muchos temas fundamentales en la contienda electoral como el sector energético, y los derechos de las mujeres están contemplados dentro de las propuestas para cada tema. El discurso de los voceros del partido sigue la misma lógica. Cualquier tema tocado por la candidata presidencial o los cuatro diputados federales del PASC contempla la cuestión de las mujeres.

29Este cambio es en parte el producto de la interiorización de reglas de la competencia electoral. Una de las primeras reorientaciones para adaptarse a la competencia electoral tiene que ver con el discurso sobre la defensa de las minorías por ejemplo. El PMP recibió muchas críticas por construir su discurso de legitimación sobre la defensa de minorías y sectores hasta ahora excluidos del poder, porque este discurso no coïncide con una de las principales metas de cualquier partido: tratar de presentarse como una opción de gobierno para atraer los votos de una mayoría de los electores. Una organización cuyo fín es competir por el poder y eventualmente ejercerlo no puede definirse como un partido que representa a las minorías. En el PASC, si todavía se habla de defensa de las minorías de vez en cuando, el eje rector del discurso es la defensa de sectores marginados que juntos, conforman mayorías. Y cuando el PMP insistía en la lucha por la diversidad, el PASC retoma la bandera de la lucha en contra de la desigualdad. En fin, el PASC tuvo que hacer un esfuerzo para trascender hacia un proyecto de nación.

30Y finalmente, la lógica de organización temática fue desplazada por la lógica territorial. Fue una consecuencia directa de la alianza con los campesinos: en un principio, los colectivos habían sido contemplados en los estatutos del partido, pero los campesinos los rehusaron. Según ciertos cuadros feministas, los grupos campesinos nunca entendieron la idea de los colectivos, siempre quisieron la lógica territorial para la repartición del poder: cada grupo hacía sus asambleas de distrito y los puestos de dirección o las candidaturas se repartirían en función de esto.

31Pero apostar a la lógica territorial también fue una opción estratégica dictada por la necesidad de obtener el 2% de los votos. Después de la perdida del registro en las elecciones del 2003, Patricia Mercado pusó de relieve que una de las principales causas del fracaso del PMP en atraer los votos fue precisamente la falta de estructura territorial: el PMP era más una red de organizaciones sociales, civiles u ONG’s que un partido con una estructura territorial y eso no le permitió hacer un trabajo para atraer los votos, saber donde estaban sus votantes y alentarlos a votar el día de la elección. Y no habían planificado la organización de un aparato electoral: tenían estructuras de campaña de 15 o 20 personas en cada distrito según ella, pero no tuvieron representantes de casilla.23. En realidad, el PMP no tuvo comités de campaña en todos los distritos. En Michoacán por ejemplo, estuvo ausente. En otras regiones, tenía una estructura y candidatos en todos los distritos, pero decidió apoyar al distrito que tenía la mayor posibilidad de atraer votos exclusivamente, como fue el caso en Quintana Roo. Y en el D.F., no diseñaron campañas y no instalaron comités en cada distrito sino en cada una de las 16 delegaciones, para todos los candidatos (diputaciones, jefes de delegación) con la meta de optimizar los pocos recursos que tenían. La falta de apoyo a las delegaciones es una de las críticas públicas de SUMA, grupo que salió del partido por no haber sido reconocido como corriente interna. En desplegados publicados en la prensa, indicaba que las delegaciones estatales tenían un promedio de 40 000 pesos por mes para desarrollarse y hacer campaña, lo que correspondía al sueldo mensual de un dirigente nacional. También acusaba al Comité Ejecutivo Nacional de no darle seguimiento al desarrollo de los comités locales y no favorecer el crecimiento de líderes locales. Adela Muñiz también subraya las debilidades de la lógica causal o temática con respecto a la dinámica electoral: el problema es que en el momento del voto “formal”, como todo está circunscrito al territorial, no pudieron identificar sus bases de electores. El partido no tenía bases en términos de la política tradicional. En cambio, el PASC es más territorial24. Según Gloria Chalé, actual secretaría de educación, cultura y tecnólogia del PASC, toda la visión del COFIPE es una organización territorial y burocrática: ellos quieren un partido abierto a la ciudadanía y que puede hacer alianzas o tener redes con ONG’s o APN’s pero no lo pueden porque la ley les impide conformar frentes. Lo experimentaron desde la APN y ahora lo experimentan desde el partido. Por lo tanto, el PASC debe jugar con dos lógicas: tener una estructura territorial porque condiciona el reconocimiento institucional y tener un tejido de redes y colectivos de causas que es la experiencia que les viene de las ONG’s, la sociedad civil25. Pero hasta ahora en el PASC, los comités temáticos tomaron la forma de redes de apoyo a la campaña de Patricia Mercado.

32Por otra parte, de por sí, la estructuración en colectivos tenía ciertos límites que se manifestaron desde la época de Diversa. No favoreció la comunicación interna y también propició cierto compartimentaje que el hecho de tener una representación en la dirección nacional no logró revertir. El único momento de encuentro entre estos grupos era durante las asambleas nacionales que sólo tenían lugar cada 3 años en la APN. En general, una sola persona hacía el vínculo entre el colectivo y la dirección nacional. Se encargaba de pedir financiamiento, de ejercerlo por ejemplo. Pero la falta de comunicación no fue una consecuencia directa de la organización en colectivos. El contacto entre las delegaciones estatales y la dirección nacional también fue muy deficiente. La lógica de los colectivos sólo la propició en el sentido qu estos colectivos reivindicaban cierta autonomía dentro de la APN y la ejercían y también porque sólo se preocupaban de sus temas de predilección y no participaban en las demás actividades. De hecho, en Diversa según Arturo Díaz, hubo muchos debates sobre la aceptación o no de la lógica de colectivos porque temían crear ghettos que no ayudarían en la construcción de la APN.26.

33Una de las mayores razones de esta falta de comunicación es en realidad la falta de institucionalidad debido a una forma de ejercer el liderazgo muy personal como lo vamos a ver. Sin embargo, lo que nunca hubo, fue un sistema de puentes entre los comités que nunca se mezclaron. Por otro lado, la autonomía organizacional de estos colectivos contrastaba con su dependencia financiera con respecto a la dirección nacional que fue la única en manejar el dinero. La vida de los colectivos fue caótica por no tener espacios permanentes de reunión por ejemplo.

Temporalidad, incentivos e institucionalidad

34El problema de la falta de respecto a la institucionalidad fue quizás uno de los mayores problemas de la APN y de los partidos, y su mayor fuente de conflictos. Intelectuales del movimiento o investigadores han concluido que las feministas se organizan en grupo identitarios donde desarrollan una “lógica amorosa - todas nos queremos, todas somos iguales - que no les permite aceptar conflictos y diferencias.”

“La vivencia de las mujeres como idénticas en el campo de lo indiscernible socialmente, obstaculiza el diferenciarlas y el diferenciarse. ¿Si todas somos iguales, cómo ‘distinguir’ a una como líder? La negativa a concentrar en unas la voz de todas, a designar representantes, enmascaró un afán competitivo, cargado de sentimientos negativos, y se convirtió en un freno del desarrollo político de algunas compañeras. La resistencia para aceptar liderazgos se hizo un problema crónico.”

“Muchas siguen atrapadas en rivalidades absurdas, pues restos de la lógica identitaria confrontan a compañeras con múltiples coincidencias políticas sólo porque pertenecen a redes o instancias distintas.”27

35Este rechazo de las jerarquías institucionales llevó de facto a la aceptación de liderazgos carismáticos informales, lo que no favoreciá la transparencia y la democracia en los procesos de toma de decisión cuando lo que buscaban precisamente era la horizontalidad. Y de hecho, todos los cuadros de Diversa consideran que el líderazgo de Patricia Mercado es muy fuerte y está en la base de la toma de decisiones aun cuando ya no está en la dirección de Diversa. Este tipo de interacción quizás funcione en una ONG de mujeres donde hay pocos activistas y donde los recursos colectivos (meta, ideología) son más importantes que los incentivos selectivos (retribución, carrera, puesto, candidatura) pero en un partido, no favorece la convivencia ya que como lo indican varios cuadros de Diversa, en la política hay que enfrentar el problema de la distribución del dinero, de los puestos de dirección, de la retribución de los militantes, y además, no se trata sólo de trabajar para la ciudadanía sino también de atraer votos.

36Y aquí, la ley electoral mexicana tiene cierta especifícidad que no ayuda un partido que quiere crear nueva forma de militancia basada en el compromiso y la participación voluntaria (como en las ONG’s): la cantidad inedita de financiamiento público que se distribuye a cada partido político. El dinero fue un problema fuerte en el PMP. Y lo fue porque la mayoría estos actores que venían de las ONG’s no estaba acostumbrada en manejar tales cantidades y en las ONG’s los presupuestos se ejercen por proyectos y no en forma permanente. La influencia del dinero en el comportamiento de los actores llevó Sergio Aguayo a decir que el dinero corrompe la política e impide implementar un proyecto de nueva política. Considera que con el PMP, fracasaron “en crear una forma de participación política que refresque la corrupción que existe en el sistema partidista mexicano”. “Porque la tragedia de la vida pública y política de México es el exceso de dinero”. 28 De por sí, el movimiento feminista no era muy familiar de la rendición de cuentas por razones mencionadas antes. Según Elena Tapia, en el movimiento feminista, rechazaban la idea de someterse a una estructura orgánica, jerárquica, y para ellas, ajustarse a estos estandardos de funcionamiento, estas reglas, recibir dinero del sistema político y responzabilizarse con respecto a su uso era un reto29. Y según Jorge Yañez, dirigente de Diversa, los modelos de la nueva política que intentan implementar en Diversa no vienen del movimiento feminista sino de organizaciones que trabajan sobre la cultura cívica como Alianza Cívica o Causa Ciudadana: explicitar sus compromisos, darles seguimiento, presentar resultados. No son prácticas comunes en el movimiento feminista que tiene más bien una lógica de planificación estratégica30. Varios cuadros del PMP criticaron el sueldo de los dirigentes nacionales, entre otros Sergio Aguayo que renunció al suyo. Para él, los sueldos pagados en los partidos son demasiado elevados y los del PMP fueron dos veces más altos que en una ONG. Y eso ocurre en un país donde hay mucho desempleo. Por eso y porque crecío muy rapidámente, el PMP se transformó en un partido que defendía las causas de la sociedad civil, pero cuya estructura interna no pudo desarrollar los mecanismos internos de democracia. Y también hay la disputa por las candidaturas. No pudieron resolverlo en el PMP y una parte estaba en la vía de transformarse en partido tradicional. La política es un ritual diferente donde hay que manejar mucho dinero para los viáticos, las comidas en restaurantes, y no podían espera que en un régimen de partidos tán corrupto como el mexicano, se aceptarán las reglas imperantes en las ONG’s... Es otra cultura política. No hicieron adecuadamente la transición de las ONG’s al partido político. No lograron renovar la cultura política31. Durante la presentación del consejo consultivo del PASC, Patricia Mercado dijó que había que cambiar las reglas políticas porque el dinero hace ganar las elecciones y él que no tiene, difícilmente gana. La paradoja es que el partido logró demostrar que se podía alcanzar el 2% de los votos soló a partir de la promoción de su candidata presidencial, ya que desde marzo, su dinero estuvo congelado a petición del grupo socialdemócrata, por un presunto desvío de fundos por parte del secretario de finanzas miembro del grupo de Ignacio Irys. Los dirigentes ya no cobraron sueldos sino más bien invertieron su propio dinero en el activismo partidista. El riesgo en cambio, era eligir a candidatos según el criterio del dinero ya que el partido no podía pagar la campaña. Fue lo que detonó el conflicto entre el grupo de Ignacio Irys que proponía Víctor González Torres, empresario millonario para la elección presidencial mientras los demás (incluso varios campesinos) proponían la candidatura de Patricia Mercado. El dinero fue el argumento de Ignacio Irys durante el congreso donde los miembros del consejo político iban a escoger su candidato(a): Patricia Mercado no tiene dinero y una elección se gana con dinero. Sin embargo, en la elección de su candidato al gobierno del D.F., el partido escogió a un empresario con mucho dinero pero sin nunguna relación con el partido y las causas que dice defender.

37El último efecto de la norma electoral en el comportamiento de estos actores, sus estrategias, la vida interna del partido, su organización, es la temporalidad, el ritmo que impone la ley a la construcción del proyecto partidista. Varios cuadros del PMP consideraron la falta de tiempo como uno de los factores que más afectó la vida del partido. Sergio Aguayo dijo: “El PMP ha sido nuevo en los temas, en la retórica, pero nunca pudo innovar en la práctica porque carecío de tiempo. A partir del momento en que recibe su registro, un partido tiene un año para prepararse a las elecciones”32. El partido experimentó que los tiempos políticos y electorales no son los tiempos para la capacitación y el trabajo sobre el cambio de cultura: tuvieron que reconsiderar la norma estatutaria que consistía en dar un curso de 18 horas al afiliado para que se vuelva miembro con pleno derecho al voto y a participar en las asambleas o ser delegado. En el PMP, nunca tuvieron tiempo para organizar estos cursos en forma masiva. En el PASC, la capacitación está contemplada pero ya no está vinculada con los derechos de los militantes. Pero tanto el PMP como el PASC están basados en una estrucura provisional hasta la conclusión del proceso electoral: todos sus comités locales son provisionales y sus dirigentes han sido designados por la dirección nacional. En los estatutos, las verdaderas dirigencias electas por asambleas están previstas hasta después de las elecciones, y en este momento, el PASC está en este proceso. También está haciendo un trabajo de revisión profunda de los estatutos. Es una evidencia de que los plazos establecidos por ley no tienen absolutamente nada que ver con el ritmo de conformación de cada organización (que de hecho no tiene por que ser el mismo para todas). En realidad, un partido que obtiene el registro tiene que entrar en la competencia electoral inmediatamente después del registro y se le quita todo el tiempo para otros tipos de proyectos. No tienen tiempo para afianzar sus bases en los Estados.

Conclusiones:

38Así, podemos ver que para cumplir los requisitos legales, este grupo de feministas reformuló sus estrategias, su discurso pero también de su identidad y de sus metas en un plazo muy corto. La norma electoral ejerce una fuerte influencia en el comportamiento de los actores Si bien el objectivo principal y original de impulsar la agenda y los cuadros feministas todavía está presente, este grupos cambió muchas cosas en su relación con la política y su manera de concebir su proyecto, y eso en muy poco tiempo. Si Diversa con su figura de APN no tuvo mayor problema en conservar una identidad y una meta causal, en cambio, el PMP y más aún el PASC no pudieron concretar el partido de causas o de ONG’s que estaba demasiado alejado de la definición legal de los partidos que no es causal sino territorial y electoral.

39Por otra parte, pudimos ver que en realidad, los requisitos que la ley impone para identificar qué organización es un partido y qué organización no lo es, no son criterios confiables para la definición que quiere imponer: una organización con presencia nacional y capaz de competir en las elecciones. En muchos casos, los partidos registrados (incluso los más establecidos) no tienen esta presencia nacional. En el caso del PASC, el IFE registró una suerte de frente o híbrido de dos cabezas con una vida orgánica voluntariamente puesta en suspenso el tiempo del proceso electoral. Y esta conclusion es lógica: un ley no puede substituirse a un proceso histórico de conformación organizacional y tampoco puede imponer ciertos criterios si no hay una voluntad por parte de los actores de respectarlos. Si bien ningún actor puede entrar en la competencia electoral sin el aval del IFE, muchos contornearon los criterios que pretendía imponer usando prácticas como el acarreo o la compra de listas electorales para realizar sus asambleas.

40Podríamos concluir con las palabras del secretario de jóvenes del PASC: Andrés Lajous, que considera que hoy en día, su partido tiene graves problemas de organización, lo que atribuye a tres cosas que estuvieron presentes desde su fundación entre las que: “Somos más un registro que un partido”.33Entonces, ¿Qué provecho sacó este grupo al entrar en la política partidista? Quizás el más importante tenga que ver con su agenda original. Estos temas como el aborto o la diversidad sexual que estaban ausentes de las contiendas electorales antes del PMP ahora se vuelven temas de interés sobre los que cualquier partido tiene que posicionarse. El partido permitió a las feministas y sus aliados introducir sus causas en la agenda política y en las mentes de manera mucho más rápida y eficaz que la APN o las ONG’s.

Haut de page

Notes

1 La mayoría de los militantes de Diversa no tienen militancia en un partido político. A nivel local, cada grupo tiene un perfil particular: académicos en Quintana Roo, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Coahuila; activistas del movimiento lesbico-gay en Aguascalientes, D.F., Querétaro o Jalisco; feministas en Baja California, Sonora, Oaxaca, D.F.; luchadores sociales en el Estado de México por ejemplo. Los Estados donde hay simpatizantes o ex militantes de partidos son Coahuila, Sonora, Zacatecas, Baja California. Lo que buscaba la mayoría de estos militantes en Diversa era precisamente poder participar en la política sin incorporarse a un proyecto partidista y a partir del eje de la participación ciudadana y de la agenda feminista.
2 Offerlé, Michel, Les partis politiques, Paris, PUF, coll. Que sais-je, 1997, pp.8-9.
3 Sobre la ley electoral, ver Becerra, Ricardo, Salazar, Pedro et Woldenberg, José, La reforma electoral de 1996: una descripción general, México, FCE, 1997.
4 Considero que Diversa es el núcleo en la construcción del PMP porque un 70% de los delegados en la asamblea constitutiva venía de la APN o de grupos afines (movimiento feminista y lesbico-gay) y si bien Diversa no pidió el registro directamente para no sacrificar su registro de APN (conformaron una asociación civil para pedir el registro), fue la plataforma de lanzamiento del partido. Fue la única organización que padeció el efecto de la conformación del partido en su vida orgánica: se vació de sus cuadros), mientras las demás organizaciones participaron como aliadas y no tán directamente: ciertos cuadros incorporaron el partido a título personal. Incluso ONG’s trabajando sobre la salud sexual y afines a Diversa ayudaron a realizar las asambleas pero muchos de sus miembros que se afiliaron al partido ya no participaron como militantes activos.
5 Abascal, Rafael, “Partidos políticos en crisis”, Milenio Semanal, 4 de enero de 2004.
6 Discurso de Patricia Mercado, candidata del PASC a la presidencia, el 7 de abril de 2006 en la plaza de las tres culturas en Tlatelolco: “Una izquierda de valores”. Estos valores son: justicia (lucha en contra de la desigualdad), libertad, autonomía, tolerancia y respecto de la diferencia, laicidad, competencia. Es un discurso fundamental que plasma muchas de las ideas difundidas por el PASC.
7 Hirschman, Albert, Bonheur privé, action publique, Paris, Fayard, 1983; Gaxie, Daniel, “Economie des partis et rétribution du militantisme”, Revue Française de Science Politique, 1977/1.
9 Ver entrevista de Patricia Mercado con Sara Lovera en Cimac del 2 de julio del 2000.
10 Aguayo, Sergio, “Van por un cambio en política”, Reforma, 9 de abril de 2003.
11 Reforma, “Va México Posible con 100 activistas”, 9 de marzo de 2003, p.11.
12 Jornada, suplemento Letra S, Alejandro Brito, “Diversa: el segundo despertar de la política feminista”, 6 de febrero de 1999.
13 Ibid.
14 Entrevista con Arturo Díaz Betancourt, 12 de junio de 2006.
15 Ibid.
16 Entrevista con Adela Muñiz, 22 de mayo de 2006.
17 Peschard, Jacqueline, “Los partidos cierran el club”, El Universal, 30 de diciembre de 2003.
18 Crespo, José Antonio, “Partidos-negocios”, El Universal, primer de enero de 2004.
19 Crespo, José Antonio, “Balance electoral”, El Universal, 10 de julio de 2003.
20 www.alternativa.org.mx
21 Trejo Raúl, “Partido-ONG? Seria posible?”, Sociedad y Poder, 10 de julio de 2002.
22 Entrevista con Martha Delgado, 21 de junio de 2006.
23 Lourdes Godínez, “Admite México Posible descuidos en su estrategia electoral”, Cimac 7 de julio de 2003.
24 Entrevista con Adela Muñiz, 22 de mayo de 2006.
25 Entrevista con Gloria Chalé, 10 de junio de 2006.
26 Entrevista con Arturo Díaz Betancourt, 12 de junio de 2006.
27 Lamas, Marta, “De la identidad a la ciudadanía. Transformaciones en el imaginario político feminista”, Cinta de Moebio n°7, marzo 2000.
28 Entrevista con Sergio Aguayo, 26 de abril de 2006.
29 Entrevista con Elena Tapia, 28 de febrero de 2006.
30 Entrevista con Jorge Yañez, 15 de febrero de 2006.
31 Entrevista con Sergio Aguayo del 26 de abril y y 14 de junio de 2006.
32 Ibid.
33 Lajous, Andrés, “Enjambre ; no Panal”, //andreslajous.blogs.com
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Anne Sutter, « Partidos nuevos, normas políticas y cambio democrático en México », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 16 mai 2007, consulté le 01 août 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/4720 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.4720

Haut de page

Auteur

Anne Sutter

Doctoranda CREALC-CSPC, Universidad Aix-Marseille 3 (IEP Aix-en-Provence). annesutter[at]yahoo[dot]fr

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page