Navigation – Plan du site
Felipe Castro Gutiérrez

Google Books

16/05/2007

Google Books es un proyecto “beta” (es decir, aún oficialmente “en fase de pruebas”) para ofrecer a toda persona con acceso a Internet la versión digitalizada de libros existentes en prestigiosas bibliotecas públicas, universitarias (Harvard, Stanford, Oxford, California, Texas, Complutense de Madrid, entre otras), y de editoriales que acceden a ingresar al programa.

El plan inicial era incluir la versión completa de todos los libros de esas bibliotecas, lo cual provocó protestas y amenazas de costosas demandas legales. La discusión ha enfrentado a quienes consideran que la cultura y el conocimiento científico son patrimonios universales, contra quienes defienden los derechos de los autores y (sobre todo) de las compañías editoras (véase http://news.bbc.co.uk/2/hi/business/4576827.stm); Desde luego, tener todos los libros relevantes sobre todas las áreas del conocimiento disponibles gratuitamente en cualquier computadora conectada a Internet es una utopía que muchos compartimos. Pero, por otro lado, hay realidades concretas de los mecanismos de producción y distribución de la producción intelectual que tampoco pueden ignorarse impunemente, al menos mientras nuestra realidad socioeconómica sea la que es. Google, por su cuenta, ha intentado demostrar que su objetivo es trabajar con las editoriales, y no en su contra (ver https://books.google.com/partner/?hl=es&hl=es ). Sólo el tiempo demostrará si ha sido suficientemente convincente

Para consultar este proyecto, debe acudirse a http://books.google.es/ (o bien a las versiones equivalentes de Google en cada idioma). La búsqueda estándar revisa todos los campos disponibles (incluyendo el cuerpo del texto en sí). La opción "Búsqueda avanzada" permite elegir entre fechas de publicación, autor, editorial y título. Debido a los problemas legales ya mencionados, la visualización de los libros viene en tres versiones: fragmentos de 2 o 3 líneas, vista previa restringida (o sea, páginas aisladas) y versión completa.

Los resultados son muy impresionantes. El sistema puede ubicar cadenas de textos en todas las obras registradas, de manera que puede hallarse información en publicaciones insospechadas, en las cuales un investigador no habría normalmente buscado. Y aun cuando el texto completo no esté disponible, es posible conocer en qué biblioteca se encuentra (escogiendo por área geográfica) o, en algunos casos, donde puede adquirirse un ejemplar. Aparecen, asimismo, las obras afines existentes en el proyecto que pueden ser de interés para el lector

Por otro lado, las limitaciones legales han derivado en que, al menos por ahora, los textos de las últimas décadas estén modestamente representados. En cambio, hay un verdadero tesoro de libros raros y antiguos (por ejemplo, la edición de 1841 de la Recopilación de leyes de los reinos de las Indias) particularmente atractivos para historiadores, historiógrafos y bibliófilos. Al ser la versión digital de una obra impresa, puede verse la encuadernación original y, en ocasiones, anotaciones manuscritas marginales que nos remiten a la historia particular de un ejemplar.

En muchos casos, es posible no solamente leer los textos en línea, sino “descargar” o “bajar” el texto en la propia computadora, en formato PDF. Así, cualquier persona puede disponer cómodamente de una colección digital de obras antiguas que sería la envidia de muchas bibliotecas especializadas. Desde luego, una conexión de regular velocidad es una buena ayuda, porque los archivos son voluminosos. Una nota que debe tenerse en cuenta: por alguna rareza técnica, pueden hacerse búsquedas del contenido de los libros en la versión “en línea”, pero no es factible realizar lo mismo con los textos descargados. 

El proyecto tiene sin duda algunos defectos menores: la calidad de la digitalización a veces es desigual, los libros no siempre están correctamente clasificados, y en ocasiones hay problemas de edición (páginas repetidas o faltantes). Véase al respecto
http://blog.historians.org/articles/204/google-books-whats-not-to-like Otras objeciones se relacionan con la dominancia inicial de obras en inglés y también con los problemas generales de la edición digital: la lectura de textos largos en pantalla no es precisamente placentera, tanto por razones técnicas como, sospecho, por motivos emocionales. Pero sin duda  esta iniciativa tiene dos grandes e innegables virtudes: es gratis (a pesar de que los costos de procesamiento han de ser considerables) y al parecer pondrá poco a poco las principales bibliotecas del mundo a nuestro alcance. Para el investigador, es una nueva e invaluable herramienta de trabajo.

Haut de page