Navigation – Plan du site
Moira Cristiá

Guía del investigador americanista en Ámsterdam

[19/02/2009]

Entrées d’index

Géographique :

Amsterdam
Haut de page

Texte intégral

  • 1  Agradezco a Merijn y a Óscar quienes fueron mis asesores locales en mi primer aventura holandesa. (...)

1Más visitada para explorar vicios allí permitidos, la romántica Ámsterdam también puede ser un delicioso escenario para una estadía de investigación1. Siendo una de las capitales europeas más pequeñas, su carácter compacto, sus múltiples canales, puentes y callecitas, así como sus descampados, permiten una movilidad encantadora (si el buen tiempo lo acompaña…). Los holandeses, quienes hacen de la bicicleta su medio de transporte predilecto, desarrollan un estado físico que les permite llevar en ella paquetes y niños, a la vez que realizan destrezas como hablar por teléfono o desplazarse sosteniendo el paraguas abierto en una mano. Como las lluvias (incluso nevadas) son recurrentes, recomendamos estar preparado con un abrigo impermeable y calzado adecuado. Además de sus encantos naturales y arquitecturales, Ámsterdam posee ciertos puntos de especial interés para el investigador. En particular, nos referimos al Instituto Internacional de Historia Social (Internationaal Instituut voor sociale geschiedenis) del que hablaremos en la sección correspondiente.

Impacto y descubrimiento. Llegada y cuestiones prácticas

2Generalmente, el ingreso a la ciudad es desde su eje principal: la Estación Central. Incluso si eligió el avión (la línea nacional es la KLM, aunque siempre es recomendable visitar los numerosos comparadores de vuelos online para adquirir el más conveniente), la forma más simple de acceder a la ciudad es en tren (desde el aeropuerto 20 minutos, € 3,60). Por lo tanto, el primer paso en Ámsterdam suele hacerse desde su punto de mayor concentración y congestión, donde se congregan las bicicletas, las diferentes líneas de tranvía, bus y metro, así como los automóviles y peatones. De manera que su paisaje urbano nos golpea desde el primer instante en la capital holandesa.

3Elegir donde alojarse depende obviamente del presupuesto y los requisitos personales. Sin embargo, para mínimos recursos, puede optar, por ejemplo, por el hotel « Amigo » a mitad de camino entre el centro de la ciudad y el Instituto de Historia Social. Las comodidades son la ubicación, el acceso a Internet gratuito y el desayuno incluido, pero sepa que se encontrará en un ambiente contrastante con el del trabajo. El olor a marihuana y los ruidos nocturnos pueden ser recurrentes en este tipo de albergues para jóvenes. En todo caso, si elige compartir habitación, prefiera aquellas de cuatro personas que multiplican la comodidad por una mínima diferencia de precio.

4Finalmente, tenga en cuenta que los comercios se rigen con horarios “norteños”: de lunes a viernes de 9 a 18 hs. (salvo los jueves que pueden permanecer abiertos hasta las 21) y sábados de 9 a 17 hs.

Pasear en dos ruedas o sobre rieles

5¿Cómo trasladarse dentro de la ciudad? Un rápido vistazo ilumina esta pregunta. La bicicleta es la favorita, contando con sendas especiales, correctamente señalizadas con carteles, semáforos y reglas de tránsito que la mayoría cumple (anticipar los movimientos, llevar luces, etc.). Existen numerosos puntos de alquiler de bicicletas y espacios especialmente preparados para encadenarlas por toda la ciudad. Asegúrese de hacerlo correctamente (incluso con doble seguro) porque los robos son usuales.

6En segundo lugar, sobresalen los tranvías, pero lo cierto es que no son siempre prácticos y bastante caros en comparación. El precio del transporte es de €1,60 el pasaje o €6,90 un vale por 15 unidades (un viaje puede requerir dos unidades, según las distancias). En cambio, las bicicletas pueden rentarse por alrededor de €6 por día, aunque los precios varían por la cantidad de días, por el modelo y por la contratación de un seguro contra robo.

Veloces datos para colorear el paisaje

7Ámsterdam se encuentra dividido en diferentes barrios, cada uno con sus propias características y atmósferas. Más allá del famoso barrio rojo (conocido por sus vitrinas de prostitutas), podemos nombrar la ciudad vieja (desde la estación central a la plaza Dam o centro histórico), el Rembrantplein (parte central de la ciudad), el Waterlooplein, Plantage y Oost (antigua zona judía y residencial, donde hoy se encuentra el zoológico), el barrio chino, el pijp (ex barrio obrero, ahora a la moda para los jóvenes profesionales y artistas), el Jordaan (noroeste), etc.

8Algunas cifras pueden ilustrarnos sus particularidades: se trata de una ciudad de 750.000 habitantes y 600.000 bicicletas, posee 165 canales, 1.281 puentes, 110 casas-barco, 6 molinos de viento, 51 museos, 141 galerías de arte, 1.400 cafés y bares, así como 15.854.000 turistas por año.

Investigar en Ámsterdam

9El Instituto de Historia Social, originado en 1935, se especializa en conservar legados culturales contestatarios de regímenes autoritarios. En tanto en dichas situaciones las producciones de la oposición suelen neutralizarse e incluso destruirse, esta institución se propone rescatarlos del olvido para promover su análisis científico. Libros, panfletos, materiales visuales, archivos personales y de organizaciones opositoras son preservadas en este magnifico edificio. De hecho, uno de sus objetivos primordiales es fomentar la memoria de movimientos sociales y políticos, asegurando su acceso para la investigación histórica. El principal campo de interés es el relativo al mundo del trabajo, así como a los movimientos utópicos, feministas, de estudiantado activista, y de ocupaciones ilegales de espacios privados (movimientos “okupa”, “squatters”, etc.).

10El IISH posee una historia sumamente apasionante. Antes del inicio de la segunda guerra mundial el instituto rescató colecciones en peligro de la Alemania nazi, Austria y España, así como del Este europeo, Turquía, Mediano Oriente y Asia. Por otro lado, entre sus colecciones más renombradas se encuentran aquellas personales de Kart Marx y Friedrich Engels. En lo que aquí nos concierne, el creciente interés en la Historia de las Ideas y los movimientos sociales de los años setenta, fue el escenario en el que se captó numerosos archivos provenientes de América Latina.

11Por ejemplo, en lo que relativo a la Historia argentina, el IISH cuenta con valiosas colecciones que describiremos brevemente invitando a seguir el hipervínculo para conocer detalles:

  • La colección Dr. H. Cano contiene sobre todo revistas y periódicos, así como algunos afiches y materiales sueltos (boletines, volantes, informes), todos datados entre 1968 y 1989.

  • La colección Teresa Nalé contiene publicaciones, correspondencia oficial de Montoneros en el exilio, recortes de diarios, lista de víctimas de la represión, etc. entre los años 1970 y 1988.

  • El archivo Joe Baxter reúne documentos relacionados al movimiento trotskista argentino (el PRT) y chileno (PSR) entre 1972 y 1974.

  • El archivo de Política obrera consta de documentos sobre el movimiento trotskista de Argentina, sobre la situación económica en dicho país y materiales educativos de la Universidad de Buenos Aires. Los mismos rondan los años 1977-1981.

  • Finalmente, allí se encuentra la colección privada de Horacio Sormani. Profesor de Economía de la Universidad de Buenos Aires, Sormani se exilió en Holanda en 1980, tras tres años de prisión por razones políticas en su país de origen.

Instituto Internacional de Historia Social

12En cuanto a la dinámica de trabajo en el IISH, si bien es cierto que la jornada se encuentra limitada por el cierre relativamente temprano del Instituto (abierto de 9 a 17 hs.), la misma se contrarrestará con un aumento de productividad por la inyección de energía de los recorridos en bicicleta. La sala de lectura posee una serie de escritorios enfrentados a un gran ventanal que no sólo brindan la luz natural tan benéfica para la producción intelectual, sino que le permitirá descansar la mirada en un canal con barcos y patos, ideal para los momentos de reflexión. Además del acceso a Internet, fotocopiadora, reproductores de microfilms, computadoras y un servio rápido y efectivo, el instituto cuenta con actividades culturales. A su vez, entre sus instalaciones se encuentra la cafetería (abierta de 12 a 14 hs.), para disfrutar de un almuerzo liviano a precios simbólicos.

Vista desde la sala de lectura del Instituto de Historia Social

13Otros puntos de interés para el investigador son:

14Si quiere adquirir libros, tenga en cuenta que:

  • La placita y la calle Het Spui (detrás de la principal calle comercial Kalverstraat) es el centro del negocio de libros. Grandes librerías se encuentran allí (Nieuwscentrum Athenaeum, American Book Center, Waterstone's).

  • Allí mismo, los días viernes se realiza una feria de libros.

  • Muy cerca, en el Koningsplein, se encuentra la librería más grande de la ciudad (Selexyz-Scheltema).

  • A cinco minutos de la plaza Dam, en Nieuwe Zijdse Voorburgwal puede visitar la enorme librería De Slegte.

  • Cerca del museo Rembrandt, se encuentra Fort van Sjakoo, una librería especializada en literatura de ideas radicales y libertarias.

Algunas recomendaciones de donde y qué comer en Ámsterdam

15Solo algunas elecciones personales para compensar las largas horas de trabajo:

  • Pekelhaaring”, restaurante italiano con nombre Dutch ubicado en el barrio pijp. Esta zona, antiguamente residencia obrera, se ha tornado el punto de encuentro de jóvenes profesionales, generando una explosión de bares y restaurantes de nuevo cuño. El recientemente inaugurado restaurante se caracteriza por estar completamente vidriado, con su sección bar/pub e incluso cocina totalmente integrada al espacio, generando una transparencia completa desde la calle hasta las sartenes y elegantes cocineros.

  • Otro restaurante sugerido es Harkema cerca de la plaza principal de Ámsterdam. Tras recorrer una angosta callecita tranquila, encontrará esta brasserie moderna, de ambientación íntima a pesar de la amplitud del espacio. El color negro dominante, su cielorraso alto y el muro principal donde reposan las numerosas botellas de vino, se completa con una iluminación a velas y la abertura hacia la cocina.

  • Si prefiere simpleza, la pizzería Yam yam, en el barrio Jordaan, puede ser una excelente opción.

  • Una particularidad llamativa de la capital holandesa es la cantidad de parillas argentinas (Gauchos, El rancho, A la argentino, Los argentinos)

  • Hacia el sur de la ciudad, en el Heinekeinplein, puede optar por El cantinero, taberna para cenar, ir de tapas y bailar salsa.

  • Continuando la cultura latina, puede agasajarse con un mojito o con cervezas a dos euros en el café Cuba (en el centro de la ciudad, en la plaza Nieuwmarkt). Además de los modestos precios y atmósfera relajada, este bar cuenta con una decoración al estilo de la Havana de los años cincuenta, con fotografías de Hemingway, publicidades de Rum y sillas de caña.

  • Bajo un antiguo Molino (y muy cerca del Instituto), Bierbrouwerij 't IJ le ofrece una selección de las mejores cervezas artesanales de la ciudad. Particularmente visitado por los locales.

  • Finalmente, puede ir por algo caliente al Café y cine Kriteriom, el cual se caracteriza por ofrecer películas de calidad y poco proyectadas en los ciclos comerciales.

16En general, el servicio suele ser lento (los holandeses son conocidos por tomar las cosas con calma, algo que denominan gezelling). Además, la cocina local no parece brillar por su variedad, siendo sus especialidades más populares las croquetas (que pueden comerse dentro de un sándwich) y las gruesas papas fritas servidas con mayonesa. En cuanto al postre más reconocido (y muy recomendable) es la infaltable appeltaart: deliciosa tarta de manzanas servida con crema batida.

Recreación cultural

17No desaproveche esta oportunidad para enriquecer su experiencia holandesa. Ámsterdam le brinda una oferta de consumos culturales no despreciables para variar en su estadía. Sin lugar a dudas, se trata de una ciudad con una enorme diversidad de atracciones, aqui sólo nombraremos nuestra mini-lista de imperdibles para seguir descubriendo a través del enlace al sitio oficial:

Centro de ciencias NEMO

18Dicho todo esto, solo resta agregar… ¡que disfrute de su viaje y de su estadía de investigación!

Haut de page

Notes

1  Agradezco a Merijn y a Óscar quienes fueron mis asesores locales en mi primer aventura holandesa. A ellos debo valiosos datos así como agradables momentos compartidos.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/55545/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 768k
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/55545/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Instituto Internacional de Historia Social
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/55545/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 572k
Légende Vista desde la sala de lectura del Instituto de Historia Social
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/55545/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/55545/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Légende Centro de ciencias NEMO
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/55545/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 135k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Moira Cristiá, « Guía del investigador americanista en Ámsterdam », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Guide du chercheur américaniste, mis en ligne le 19 février 2009, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/55545 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.55545

Haut de page

Auteur

Moira Cristiá

EHESS – moicristia[a]hotmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page