Navigation – Plan du site
Magdalena Candioti

Elías J. Palti, El tiempo de la política. Lenguaje e historia en el siglo XIX, Buenos Aires, Siglo XXI, 2007, 328 p.

[29/03/2009]

Entrées d’index

Géographique :

América latina

Chronologique :

Siglo XIX
Haut de page

Texte intégral

1Por una historia de los lenguajes políticos latinoamericanos

2El siglo XIX ha sido decididamente El tiempo de la política. Un siglo a lo largo del cual los principales interrogantes sobre la organización de la sociedad por sí misma han quedado planteados y en el que un largo abanico de respuestas posibles ha sido ensayado. Un agudo análisis de las categorías con las cuáles los hombres del diecinueve pensaron ese complejo momento de cambio político y, a su vez, de las aporías inherentes –esto es, el carácter problemático- de esas formas históricas de pensar la realidad, nos es presentado por Elías Palti en este libro.

3El libro comienza realizando un recorrido crítico de las grandes tradiciones que han signado la historia intelectual latinoamericana y reseñando la diversidad de sus miradas y aportes. El autor, en este breve estado del arte, no sólo procede deshaciendo tópicos consagrados de la historia de ideas (como el énfasis en la pervivencia de patrones sociales e imaginarios tradicionales capaces de explicar las contradicciones de la historia del continente o el carácter “derivativo” de las ideas en Latinoamérica en relación a un modelo externo y siempre más coherente que el local) sino que desnuda, y pone en cuestión, el núcleo epistemológico sobre el que aquella historiografía se ha montado. Es el trabajo en este plano de los supuestos epistemológicos subyacentes de las miradas históricas el que le permite a Palti señalar los límites, no sólo de la historiografía de ideas tradicional, sino también del más novedoso giro que hizo la historia intelectual en América Latina de la mano de los estudios culturalistas y revisionistas.

4A continuación, se despliega el nudo del libro en cuatro capítulos en los que se delinea y pone en práctica una original propuesta teórica y metodológica de historia de los lenguajes políticos. En diálogo con las más consagradas vertientes de historia política (como la historia contextual anglosajona, la historia conceptual alemana y la historia intelectual francesa), pero sin conformarse totalmente con ninguna de estas propuestas, Palti nos ofrece una historia intelectual de características propias. Una historia intelectual en la que América Latina no “sale sobrando” sino que recupera todo su valor como objeto de análisis, como espacio de articulación de respuestas y de intervención sobre un contexto siempre cambiante. Una historia en la que se combina el análisis de las dimensiones sintáctica, semántica y pragmática del lenguaje político en tanto discurso y práctica incomprensible por fuera del contexto histórico en el que se inscribe.  

5¿Qué significa hacer historia de los lenguajes políticos? ¿Qué son los lenguajes políticos? ¿Cómo se ligan con las ideas? Y en todo caso, ¿Cómo se estudian? La historia de los lenguajes políticos no es sólo la historia de las ideas o conceptos en uso en un contexto específico y, ciertamente, no es la tarea de analizar su imperfección o inadecuada aplicación en el mismo. Los lenguajes, sostiene Palti, “son entidades objetivas que se encuentran públicamente disponibles para diversos usos posibles por distintos interlocutores, y existen de manera independiente de su voluntad” (p. 73), no son “entidades autocontenidas y lógicamente integradas, sino histórica y precariamente articuladas” (p. 55). Por lo tanto, para escribir su historia es necesario ir más allá de la descripción de los contenidos ideológicos de los textos, y del análisis de los cambios de sentido que sufren las distintas categorías, para penetrar en la lógica que las articula. La historia de los lenguajes es entonces la historia de un modo característico de producir conceptos, no sólo de los cambios de sentidos en esas categorías sino del “sistema de sus relaciones recíprocas” (p. 17). Esta tarea se monta sobre un supuesto filosófico y epistemológico fundamental que consiste en concebir a los sistemas conceptuales como formaciones históricas contingentes, constitutivamente incompletas, dislocadas respecto de sí mismas. Es este supuesto el que habilita la apertura de todas estas formaciones discursivas (sean americanas o europeas) a la interrogación. La apuesta fuerte de Palti lleva a cuestionar no sólo las condiciones locales de aplicabilidad del tipo ideal (de la modernidad, del liberalismo) sino a interrogar el tipo ideal mismo.

6En el primer capítulo, Historicismo/Organicismo/Poder Constituyente, Palti comienza el análisis de la primera alteración en las condiciones objetivas de enunciación de los discursos que se produce como consecuencia de la vacancia del trono en 1808. Su contribución muestra dos aspectos poco explorados de este proceso. En primer lugar, reflexiona sobre el carácter contingente del lazo tanto entre el liberalismo español, su atomicismo (su visión “unitaria” de la nación española) y el colonialismo, así como entre el tradicionalismo americano, el organicismo (su visión “plural” de la monarquía) y autonomismo. En segundo lugar, muestra cómo la idea de la preexistencia de la nación fue una premisa clara del proceso gaditano y la fuente de la que los poderes representativos tomaron su legitimidad. En América no habría sucedido lo mismo. Palti lúcidamente demuestra que el común nacimiento a la política moderna de los dos grandes espacios imperiales no implicó la emergencia simultánea de las mismas cuestiones. En las colonias, la vacatio regis, generó la necesidad de crear en el mismo acto de constitución del orden político, la entidad a la que éste debía representar, la nación. Esta segunda ruptura en el nivel de las problemáticas subyacentes implicó una nueva inflexión conceptual que estuvo en la base de la dinámica diferencial entre la península y las colonias y signó los debates de las décadas siguientes.

7Quizás convenga aquí introducir un paréntesis y realizar una breve reflexión sobre un aporte central del libro. Palti claramente participa de la crítica –alentada por Skinner y también por Koselleck- a la vieja idea de la existencia de “cuestiones perennes” o de preguntas universales que atravesarían, inmodificadas por siglos, todos los contextos. La contestación de este tópico -tan caro a la filosofía política y una tradición de historia de ideas que legitimaba su tarea por el hecho de rastrear, en diversos autores, su contribución a tales cuestiones ahistóricas- no lo lleva a rechazar, sin embargo, la existencia de “problemáticas subyacentes” que articulan los discursos de una época. En este sentido, si bien rompe con la idea de la continuidad histórica de los interrogantes, su trabajo es capaz de mostrar que históricamente se van configurando cuestiones y preguntas que son las que movilizan a los actores y sobre las que deben intervenir. Y si la modernidad implica la apertura de una serie de interrogantes e incertidumbres sobre la institución de la sociedad por sí misma, Palti nos muestra que todas estas preguntas no emergieron simultáneamente. Es uno de los aportes más originales del libro, mostrar los desplazamientos sucesivos a través de los cuáles se fueron desplegando las diversas preguntas (sobre el sujeto, la sede y el fundamento de la soberanía) en contextos concretos.

8El segundo capítulo se abordan, precisamente, las múltiples reflexiones sobre el sujeto de la soberanía que la ruptura de su evidencia provocó en los antiguos espacios coloniales. Palti reseña con detalle el modo en el que no fueron ideas radicalmente nuevas sobre la soberanía las que permitieron socavar la legitimidad regia sino el trabajo sobre las contradicciones inherentes de los fundamentos conceptuales de la monarquía. El desafío fundamental de los contemporáneos residió en elucidar por qué se producía el pacto una vez cuestionada la idea de la sociabilidad natural. Esta pregunta misma desnudó el fundamento decisionista de toda formación institucional y el carácter radicalmente contingente (y en última instancia arbitrario) de los fundamentos del orden político. En este contexto se ubicaron los esfuerzos, de la mano del romanticismo, por negar la eventualidad de los orígenes de la nación. Tematizando el desarrollo natural de lo social –de la nación- los pensadores románticos de la segunda generación post indepedencia lograron conjurar las incertezas provocadas por idea de la génesis convencional de lo social. La nación pudo de esta forma volver a ser la verdad autoevidente, el principio explicativo de todo desarrollo histórico, que nunca debería haber dejado de ser.

9El tercer capítulo, “Opinión pública / Razón / Voluntad general”, se aborda la cuestión de los cambios en el concepto de opinión pública y sus articulaciones con la idea de razón y voluntad general. El autor dibuja los rasgos de la idea de publicidad de antiguo orden, concebida como garantía de rectitud moral, ligada a un espacio público tradicional en el que no cabía la diversidad de pareceres. Con la crisis imperial nació un nuevo modelo de opinión pública, “jurídico” o “forense”, en el que el disenso cobró una relevancia incontestable y la verdad se tornó más oscura y difícil de alcanzar, vuelta un resultado de la política y ya no en su premisa. Lanzados a la tarea de regir su vida social, serían los propios sujetos quienes deberían priorizar valores y construir las normas sociales. Este concepto deliberativo de la opinión pública contenía, sin embargo, una contradicción inherente: presuponía la idea de una Verdad objetiva en la que todos podían converger pero, si ésta existiera, la apelación a la opinión pública no tendría sentido y habría más bien que confiar a los expertos la resolución de las cuestiones. La profundización de este problema llevaría al surgimiento de lo que el autor llama una noción “estratégica” de la opinión pública y la sociedad civil. La existencia de una diversidad de opiniones particulares y la indecidibilidad sobre su pertinencia que habría profundizado la idea de la inmanencia del poder. De la mano de la percepción del vínculo conflictivo e irresoluble entre razón y voluntad, todo el lenguaje político se recompuso y la esfera pública latinoamericana se transformó.

10Es el capítulo siguiente en el que Palti aborda el nuevo problema de la “reducción a la unidad de la pluralidad de voluntades particulares a fin de constituir la voluntad general de la nación” (p. 204). El problema de la representación, demuestra el autor, no es otro que el de la brecha insuperable entre sociedad y política, del exceso de lo social irreductible al orden de la política. ¿Cómo representar lo social? ¿Cómo reducir a la unidad esa heterogeneidad distintiva de lo social? Estas son algunas de las preguntas que a finales del siglo XIX intentaron ser respuestas. Sin embargo, muestra Palti, la posibilidad de pensar la institución de un orden ya desprovisto de todo fundamento objetivo, de toda verdad, se situó más allá del horizonte pensable en el XIX y la idea de una democracia representativa no alcanzó a naturalizarse en el lenguaje político del período. Ella sería entonces la fisura por la que el concepto forense de la opinión pública comenzó luego a dislocarse.

11Sería erróneo, o al menos injusto, sostener que El tiempo de la política presenta sólo un análisis original de la construcción de la política moderna en el siglo XIX latinoamericano. Los frentes en los que “combate” el libro, los debates en los que interviene, son tantos como aquellos en los que innova.   

12De hecho el libro concluye con una reflexión que rompe con la preocupación por el “problema de la verdad”, de la relación adecuada entre enunciados y realidad. El libro problematiza el viejo tópico –de origen dependentista- de la existencia de “ideas fuera de lugar”. Palti enfatiza la necesidad de poner en juego la dimensión pragmática de los discursos a la hora de analizarlos (ya que el sentido de éstos no preexistiría a sus propias condiciones de inteligibilidad); resalta que centros y periferias no son algo fijo y estable sino variable en tiempo y espacios y que existe un insoslayable desajuste de las ideas respecto de sí mismas cuyo sentido no se puede definir en función de un código particular. Opera, a su vez, una original distinción entre “ideas” y “lenguajes” que le permite resolver un viejo problema de la historia intelectual: la cuestión de la existencia de significados que son universales, abstractos, y de sentidos que son necesariamente locales, históricos e inescindibles de los contextos en los que se enuncian.

13En definitiva es un libro que profundiza la conciencia –agudizada por el linguistic turn- de que sólo se puede pensar en el lenguaje, y de que éste es histórico y no es sólo un instrumento para la expresión del pensamiento. La historicidad del lenguaje, en este trabajo, no sólo se proyecta hacia el pasado (exigiendo la comprensión contextual de los vocabularios históricos) sino que invade el presente haciendo de los conceptos utilizados por el historiador también un problema central. De esta manera El tiempo de la política nos invita reflexionar sobre la historicidad de problemas y conceptos así como la de los relatos del investigador.

14Es de esperar que este minucioso trabajo que concluye en las postrimerías del siglo XIX continúe desentrañando las mutaciones en los lenguajes del también convulsionado siglo XX. Dudo de que tales sean las intenciones del autor pero no por ello dejo de exhortarlo a ello, más con curiosidad por ese otro (posible) relato sobre el siglo veinte que con certezas de lograr su ejecución.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Magdalena Candioti, « Elías J. Palti, El tiempo de la política. Lenguaje e historia en el siglo XIX, Buenos Aires, Siglo XXI, 2007, 328 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 29 mars 2009, consulté le 02 septembre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/55800

Haut de page

Auteur

Magdalena Candioti

mcandiot@unsam.edu.arUniversidad Nacional de San Martín Universidad Nacional del Litoral Consejo Nacional de Investigaciones Científicas  y Técnicas

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page