Navigation – Plan du site
El "Che Guevara" de Steven Soderbergh (2009)
Manuel Gárate

Che Argentino (1) y Che Guerrilla (2). Reflexiones en torno a un interesante intento fallido

De Steven Soderbergh, Estados Unidos, 2009, 134 y 131 min.
[11/06/2009]

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1Escribir sobre un ícono de la cultura popular y específicamente sobre la cultura de izquierda resulta de por sí un desafío, especialmente si no se desea caer en la posición panfletaria o simplemente en la caricatura. Lo mismo sucede con los realizadores que se lanzan en la tarea de recrear la vida de los denominados “grandes personajes de la historia”. A Esta altura, no cabe ninguna duda que el “Che Guevara”, más que Ernesto Guevara de la Serna, constituye uno de los íconos fundamentales del imaginario revolucionario del siglo XX, adoptando ciertos rasgos crísticos y sacrificiales que hacen aún más difícil trabajar su biografía desde una perspectiva histórica. Su imagen (tanto positiva como negativa dependiendo de sus críticos) supera con creces todo aquello que se pueda decir sobre el hombre real, sus vivencias, dudas y contradicciones. Quien desee trabajar sobre su figura e influencia histórica, debe asumir la carga estética e incluso de ícono de la cultura pop que signifíca el Che Guevara a nivel global.

2Steven Soderbergh intenta reconstruir a la manera de un documental lo que es esencialmente una ficción sobre un período específico de la vida de Ernesto Guevara, es decir, el lapso de tiempo que trancurre desde a formulación y puesta en práctica de la campaña de la Sierra Maestra -incluyendo el triunfo de la Revolución Cubana- hasta la aventura de Bolivia y el trágico fin del comandante guerrillero en 1967. El trabajo del realizador fue dividido en dos películas de un poco más de dos horas cada una, si bien fue pensado como un relato único de largometraje. En él se nos presenta a un hombre prácticamente sin dudas (con excepción de las breves escenas de su paso por México) y decidido a llevar a cabo una lucha intercontinental a favor de los desposeídos y desheredados de la tierra. No encontramos jamás ni la más mínima mala intención en sus acciones, e incluso la violencia o la brutalidad aparecen siempre justificadas. El Che de Soderbergh es un gran soldado, excelente estratega, fiel compañero, valiente guerrero, siempre dispuesto y, por sobre todo, un juez severo pero justo. Su violencia siempre parece necesaria e incluso equilibrada, como una suerte de Jesús enfurecido frente a los mercaderas del templo. Pero bien sabemos que la guerra es otra cosa, y la guerra de guerrillas peor aún, donde siempre las víctimas suelen ser los campesinos y sus familias, quienes sufren la presión y la represión de lado y lado. Tampoco se dice nada sobre las ejecuciones sumarias ordenadas por Guevara tras el triunfo de la revolución ni menos sobre los combates y purgas internas luego del alineamiento de Castro con la Unión Soviética. Aquello que ensucia el mensaje del ícono es dejado de lado, restándole lo humano que posee el sujeto real. Soderbergh le hace un flaco favor al Ché histórico al alimentar -una vez más- la leyenda crística e inmaculada de alguien que (equivocado o no) escogió el camino de las armas para luchar por los oprimidos del mundo.

3Técnicamente la película es irreprochable, así como el vestuario, el arte y la fotografía en general, además del buen desempeño actoral. El director logra evocar con éxito las dificultades de la campaña en Bolivia y la soledad y abandono en que terminaron las escuálidas tropas del Che huyendo del ejército altiplánico y los rangers norteamericanos. Probablemente es aquí donde se logran los mejores pasajes de la película, pues el autor no intenta documentalizar una realidad, sino que intenta recrearla con su imaginación, y es justamente ahí donde surge lo realmente creativo de la obra. Ambas películas son interesantes, pero dejan bastante que desear para quien mira desde la historia y busca nuevas respuestas o incluso ficciones, y no tanto una canonizacion como la que nos propone el filme. En definitiva, se trata -aunque resulte paradógico- de un buen intento fallido, y probablemente uno de los mejores, especialmente respecto de un tema para el cual hacer cine es y será una dificultad mayor.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/56103/img-1.png
Fichier image/png, 104k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Che Argentino (1) y Che Guerrilla (2). Reflexiones en torno a un interesante intento fallido », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2009, mis en ligne le 11 juin 2009, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/56103

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page