Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Epopeya

Cristian Aylwin (TVN), Chile, 2007.
[12/06/2007]

Texte intégral

1Este documental de la televisión chilena se difundió atrasado y precedido de la más insólita polémica que haya sido dado imaginar. Con excelente financiamiento y respaldo, preparado de modo serio y riguroso, con una propuesta pluralista y amplia, muy documentado y cuidadoso en evitar fanatismos y maniqueísmos, con la participación de decenas de profesionales involucrados en los niveles más variados, su estreno fue de pronto suspendido por algunos políticos locales porque “podía levantar animosidades” y “no era conveniente” para la estabilidad geopolítica de la región. Es necesario decir estos pormenores para comprender cómo todavía es difícil imaginar una reflexión seria y profunda, en un contexto de tranquilidad y asertividad constructiva, acerca de temas delicados del pasado chileno.

2Chile, Perú y Bolivia protagonizaron una guerra a fines del siglo XIX, que se conoció allá en América con el nombre “del Pacifico” y en el resto del mundo como “del Salitre”. La pelea de fondo tuvo que ver con la posesión de las tierras donde estaba el yacimiento del mineral, enorme riqueza de la época. Los resultados dejaron a Chile como el gran vencedor. Bolivia quedó sin acceso al océano Pacifico y Perú perdió enormes extensiones de territorio. La guerra duró oficialmente cinco años, se peleó en mar y en tierra con todo tipo de armamentos y miles de muertos poblaron el desierto y las sierras, incluso las costas. Fue un acontecimiento mayúsculo para los tres países involucrados y un asunto de suma importancia para muchos otros, como Inglaterra, Estados Unidos o Alemania. Hablar de ella entonces aparece como una realidad evidente, tanto como se habla de cualquier otro conflicto bélico del pasado en otras partes del mundo. Sobre todo si sucedió hace más de un siglo.

3Pero en Chile las cosas no son tan sencillas, especialmente para el mundo político, atarantado y demasiado pendiente de no herir susceptibilidades que eventualmente pudieran significar algun conflicto. El impasse, justificado por sus defensores con las permanentes demandas de Bolivia por una salida al mar, se superó menos mal al tiempo después, lo que nos permite conocer el documental. Sin embargo, el sabor amargo y torpe de la censura ejercida (después de financiado, realizado e incluso promocionado por el mismo canal que lo iba a transmitir) en pleno siglo XXI y en plena democracia, no se borra fácil. Este documental es un aporte contundente a la reflexión de la sociedad, a la mirada otra que la oficial, sea nacionalista o belicista, y sobre todo diferente que la tibia y prudente que intentan los políticos, meticulosos, precavidos y anticuadamente perseguidos: el mensaje que queda es que a los políticos les interesa sobre todo que nadie se vaya a molestar, que nadie vaya a tocar temas delicados, lo mejor es no decir, no ver, no pensar. Y a ciertos historiadores, en cambio, nos interesa que la sociedad piense, pregunte, critique, reflexione y construya interpretaciones. Por sí misma.

4El documental es de una factura excelente. Los temas se abordan seria y francamente, el ritmo  es dinámico, hay claridad de ideas, amplitud de recursos, variedad notable de actores y de discursos. La propuesta mezcla, entre otras cosas, y siempre en los tres países involucrados, encuestas callejeras, entrevistas a personalidades e intelectuales, incursiones en salas de escolares, visita de los sitios reales donde sucedieron las batallas y los combates, recreación de algunos de éstos e incluso incursiones submarinas para visitar buques hundidos. La tecnología permite el inteligente uso de mapas, la reconstitución de objetos, de momentos y de realidades, como por ejemplo la durísima vida de los soldados enganchados en el desierto. Se hermana la presencia de los chilenos, peruanos y bolivianos comunes y corrientes de la actualidad con la presencia y participación en la guerra de miles de hombres, muchos de ellos muy jóvenes. Se hace cercana, vívida, comprensible, más allá de las estrategias militares más o menos acertada y de las opiniones eruditas, más o menos atinadas, de algunos historiadores. De hecho, la visión única y oficial conocida hasta ahora por los telespectadores, la chilena triunfante, se matiza ampliamente con la consulta constante, en un paralelo muy dialogante, de especialistas peruanos y bolivianos.

5La calidad es indesmentible y el aporte sustantivo. Es realmente un enorme avance para el tipo de documentales que se realizaban hasta ahora en Chile, y sinceramente felicitamos a todos los responsables, junto con animar a quienes desean seguir en esta línea de trabajo, incursionando de ese modo en temas de la historia chilena.

6Sin embargo, hay aspectos que chocan y que no podemos soslayar: ¿Cuál era la necesidad de filmar e incluir un ejercicio militar chileno que recrea, con armamento y equipamiento contemporáneo, el desembarco de Pisagua? Ese solo elemento hace pensar, de golpe, que el documental es en realidad una excusa para jugar al combate, para recrear instantes de guerra, para desplegar y mostrar ante los telespectadores, nacionales y vecinos, la potencia que Chile es hoy en ese tema. Un bemol importante y casi inquietante, sobre todo cuando vivimos este siglo XXI amenazados por la escasez de recursos de primerísima necesidad, como el gas natural y cuando conocemos ejemplos de potencias que se destripan por el control de otro recurso menos urgente pero enormemente rentable, como el petróleo.

7Lo segundo es la palabrería del final. Hasta ahí no había énfasis glorioso ni rememoración heroica ni ninguna cosa suficientemente fuerte que hiciera sospechar de la finalidad otra que ofrecer múltiples visiones acerca de un tema espinudo pero necesario de abordar. Las alusiones a la “patria” y al “destino de Chile” en el concierto local continental están completamente demás y oscurecen toda la luminosidad desplegada en sus tres capítulos. Sinceramente esperamos que quiénes utilicen este valioso trabajo en sus aulas sepan matizar esas afirmaciones, que parecen concesiones a intereses corporativos y que contradicen de un plumazo la tremenda variedad de voces y puntos de vista mostradas cuidadosamente hasta entonces, incluida la de un soldado chileno cuyo cuerpo fue hallado por azar en el Perú y cuya libreta de anotaciones sirvió de guía para seguir sus pasos en las campañas del desierto. De hecho, ése es otro acierto del guión y del concepto de fondo, que se nutre también, lo sabemos, del aporte variado de muchos historiadores jóvenes que desde sus nuevas formas de interrogar al pasado refrescan interpretaciones anquilosadas que en buena hora se están comenzando a remover.

8Finalmente, lo tercero tiene que ver con introducir de verdad el género como categoría sin por eso pensar en que ello es sinónimo de poner un par de cantineras caminando al final de la tropa, cocinando y sirviendo la comida o curando enfermos, ni mostrar a una mujer embarazada y luego pariendo, llorando de miedo junto a los heroicos soldados. A estas alturas del siglo, esa grotesca y mínima inclusión simplemente ofende. La reflexión acerca de las masculinidades y femineidades bullentes y activas en este tipo de situaciones es muy fructífera y además muy posible y tal vez queda como tarea para los futuros documentales o realizaciones que de seguro vendrán. Este ha sido un pionero y a la vez una vara muy alta que necesariamente habrá que emular.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/5616/img-1.png
Fichier image/png, 28k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Epopeya », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2007, mis en ligne le 12 juin 2007, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/5616

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page