Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Indigènes

Rachid Bouchareb, Francia, 2005.
[12/06/2007]

Texte intégral

1El insomnio visito implacable mi noche después de ver esta magnifica y valiente película. El ahogo de los sueños y la manipulación de la esperanza a través del riesgo de la vida y el desangramiento de las mejores cualidades que se poseen es una de las realidades que, sin un ápice de religiosidad fanática, debieran catalogarse de pecado capital y de crimen contra la humanidad. Debiera haber un tribunal que identifique y juzgue la manipulación y la usura que se ha hecho, se hace y seguramente se seguirá haciendo de todos los hombres “enganchados” para pelear una guerra ajena disfrazada de propia. La movilización persuasiva que abusa de las nociones de “patria” y de “todos juntos” debiera ser acusada inexcusablemente como uno de los peligros más graves que corroen a la humanidad.

2La zalamería y las promesas hipócritas rodean a este grupo de soldados argelinos, magníficamente interpretados por un grupo de actores premiados colectivamente en Cannes 2006. No se conocen entre ellos pero comparten la fe en todo lo que se les ofrece a cambio de ayudar a Francia, la patria en apuros. Son los “indígenas” de las colonias francesas de África, que integran el ejército aliado y que son groseramente despreciados y discriminados, especialmente los de piel negra. A pesar de todo se muestran valientes y comprometidos: están convencidos de compartir un pacto con la “madre patria”: ellos arriesgan la vida y a cambio podrán por fin acceder a la “igualdad” prometida. No hay opción, en todo caso: el camino de regreso a casa es muy difícil y la deserción se paga con la muerte.

3El desgarramiento y la frustración son gigantescos, siderales, enloquecedores. La muerte desperdiciada, la conciencia de ser valorados nada más que como carne de cañón, la imposibilidad de lograr una posteridad decente y cerca de los suyos, el quedar atrapados en las categorías tan masculinas de la competitividad y el heroísmo –que no deja salida alguna entre la valentía, la cobardía, el honor, el éxito y el fracaso– todo se devela con fineza y con abrumadora potencia, todo se conjuga para comprender que la trampa no fue casual y la descarada utilización sirvió a fines ajenos. Elevados, ya que había que combatir a Hitler y al nazismo, pero ajenos. Que nunca, pero nunca, tuvieron que ver con ellos.

4La empatía surge espontánea al mismo tiempo que la impotencia, y sobre todo, aparece la conciencia de que esta realidad de soldados discriminados en el seno de sus propios ejércitos no fue una exclusividad de los franceses ni una realidad vigente sólo hasta la Primera Guerra Mundial, como se ha querido hacer ver en alguna parte. Los prejuicios y las exclusiones amparadas en diferencias de clase y raza, entre otras, suceden en todos lados, incluidos los momentos extremos en que se supone –nunca he sabido bien por qué– que todo ello se dejará de lado en función del fin superior, salvar un país, una patria, una nación. Como si de repente, porque estamos en guerra contra un enemigo común, se purificaran todas las mentes y corazones, se limpiaran todas las suciedades previas para ser todos santos, mártires, los mejores. Y no pues: los altos mandos no se ensucian nunca las manos del mismo modo que la infantería, los “verdaderos franceses” no arriesgan el cuerpo como los “indigènes”.

5Los cuerpos y sentimientos de unos valen menos, claramente, que los de otros. Pero la idea es olvidar esa distancia y convencer a los que van a morir primero que todos los cuerpos unidos antepondrán el pecho y el corazón para “defender a la patria”, idea abstracta de una madre sufriente que “vela por todos sus hijos” con el mismo amor y devoción. No hay falacia más peligrosa que ésa, y esta película lo muestra  magníficamente. Porque no hay coherencia: ni antes ni después de la guerra la “madre patria”, dirigida por el cuerpo resguardado de la dirigencia política, militar y social, se acuerda verdaderamente de las urgencias y de las promesas hechas a los cuerpos arrojados al frente.

6La crueldad está en todos lados: las canciones envolventes, la brutalidad de los actos, la palmada de animo en el hombro, los pies congelados, la palabra de honor lanzada al boleo, la resistencia solitaria jamás valorada como se anticipó, la foto oficial mentirosa y cínica, el descanso vedado, la comida negada… todo se va develando cuando ya es demasiado tarde: los soldados están atrapados y no queda mas solución, para hacer que el viaje haya valido la pena, que inmolarse valientemente. Al menos puede quedar la memoria de sus sacrificios.

7La misma institución que exigió de ellos entrega absoluta se antepuso y censuró incluso sus deseos mas íntimos. Dos personas enamoradas murieron creyendo haber sido olvidadas sin saber que los intereses de gobierno así lo querían: el eximio tirador nunca supo que la marsellesa que lo amaba no podía recibir sus cartas porque había una oficina destinada a leerlas y obstruirlas, las suyas y las de ella: se les advirtió, antes de atravesar el Mediterráneo, que una cosa era ir a defender la madre patria con sus vidas y otra muy distinta era involucrarse con las mujeres francesas. Una era un deber y lo otro una interdicción. El soldado talentoso y esforzado jamás corrió en la carrera militar porque nunca supo, a pesar de que lo alentaron precisamente a esforzarse para ascender, que las cuotas previamente definidas no contemplaban la posibilidad de que un indígena llegara a ser algo más que un capataz de cuadrilla, el cabo siempre debajo del sargento. Como ellos, cientos de ejemplos.

8La película dice que los argelinos liberaron un pueblo alsaciano de la ocupación alemana; el reconocimiento para el único sobreviviente de una feroz carnicería fueron los aplausos solitarios, no más de diez, de algunos agradecidos ancianos locales. Al mismo tiempo, los militares del alto mando, que ni siquiera reconocieron militarmente su valor y tenacidad, posaban estudiadamente para fotografías oficiales que circularían por el mundo mintiendo acerca de los verdaderos autores de la liberación. La desproporción es devastadora.

9Es un estremecimiento ver esta película a pocos días de iniciado el mandato del nuevo presidente electo de Francia. Han pasado 65 años y pareciera que hay cosas que no cambian, que incluso se hacen más sórdidas y crueles, sin necesidad de guerra de por medio. Espero, muy sinceramente, equivocarme con esta percepción.

10Y sobre todo, deseo con mucha fuerza que filmes como éste ayuden a recordar, especialmente en Latinoamérica, que los discursos y las prácticas sintonizadas con el código del honor esconden y desplazan realidades durísimas y muy complejas, todas singulares, que involucran cuerpos y sentimientos de miles, tal vez millones de personas que creen y esperan que las cosas sucedan como ese discurso dice que sucederán. ¿Es un error de comprensión de parte de los sujetos completamente implicados… o es que es un discurso atomizador y falseador en el mismo origen?

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/5630/img-1.png
Fichier image/png, 49k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Indigènes », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2007, mis en ligne le 12 juin 2007, consulté le 25 juin 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/5630

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page