Navigation – Plan du site
Eduardo Flores Clair

Escenario de la guerra de Independencia

[30/09/2009]

Résumés

Se presentan los sucesos de la guerra de Independencia de Nueva España en la región de Veracruz; se examina el papel de los cuerpos militares tanto en su integración como en su participación efectiva en las diversas contiendas. Se destaca la contribución de las milicias “jarochas” en los triunfos insurgentes y la intervención de los distintos actores en la política del México Independiente.

Haut de page

Notes de l’auteur

Entrevista realizada en la ciudad de Veracruz, el 27 de noviembre de 2008

Texte intégral

  • 1  Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Noticias Secretas de América, España, Ediciones Istmo, 1988, p. 164 (...)

1En las Noticias Secretas de América, Jorge Juan y Antonio de Ulloa recomendaron al rey integrar a las castas americanas al ejército español. Hasta mediados del siglo XVIII, habían permanecido al margen de las operaciones de guerra. Según ellos, podía aprovecharse la abundancia de este tipo de población y evitar el envío de militares europeos, quienes después de un tiempo desertaban en busca de mejores oportunidades. Los “mestizos” y “mulatos” tenían una “vida ociosa y perezosa”, eran propensos a los pleitos, “no se casan y viven escandalosamente”. A pesar de sus “vicios”, tenían cualidades muy importantes: conocían muy bien la geografía local, estaban adaptados al clima y eran de buena talla para las labores militares. La idea de Jorge Juan y de Antonio de Ulloa consistía en enviar a estas castas a la metrópoli para que se prepararan y adquirieran los conocimientos necesarios para hacerse cargo de las plazas de armas americanas. Tenían la convicción de que esta política acarrearía beneficios positivos para la seguridad de los territorios americanos y concluían que “la tropa formada con esta gente, aunque en el color no fuese toda igual, y alguna pareciese más morena que los españoles, no dejaría de ser tan lúcida y buena como la mejor de Europa”.1

  • 2  Fernand Braudel, La Identidad de Francia, El espacio y la historia, España, Gedisa, 1993, p. 172-1 (...)

2Al parecer, Jorge Juan y Antonio de Ulloa no se equivocaron en la efectividad de las tropas americanas. El libro de Juan Ortiz Escamilla comprueba que el ejército de “los jarochos” fue clave para conseguir los triunfos insurgentes. De una manera lúcida y muy bien documentada, Ortiz Escamilla narra setenta y cinco años de conflictos sociales en la región veracruzana. A través de tres actos y un epílogo, el autor relata una historia que tiene leves pasajes de comedia, pero la mayor parte del tiempo explica la tragedia de una gran parte de los protagonistas en un territorio trascendental de nuestra historia, donde concurren una serie de fuerzas políticas que imponen su capacidad de mando.2

3En el escenario de la guerra, el autor vincula espacio, población y tiempo con el fin de reconstruir el contexto cultural donde se llevaron a cabo las acciones militares de la guerra de Independencia. Con el fin de identificar a las fuerzas políticas y rastrear sus itinerarios, Ortiz Escamilla analiza con detalle al abanico étnico en la sociedad veracruzana y sobre todo aquellos elementos que constituyeron el ideario político. La diversidad regional se explica por sus rupturas y discontinuidades; desde los planes de defensa militar de las reformas borbónicas, hasta convertirse en una tierra de oportunidades, donde el comercio internacional permitió generar enormes riquezas; custodiados por milicias de negros, mulatos y pardos que, con el paso del tiempo, la autoridad colonial, como bien afirma el autor, fue incapaz de “someter del todo a estos grupos marginales”.

4El libro da cuenta desde los primeros acercamientos al movimiento insurgente de Hidalgo, a través de las protestas, surgimiento de los líderes locales, las primeras escaramuzas, la represión realista y la negociación política. De manera notable, Ortiz Escamilla hace un seguimiento puntual de lo sucedido entre la declaración de Independencia hasta la capitulación de las fuerzas españolas acantonadas en San Juan de Ulúa. Con base en una amplia gama de fuentes, el autor reconstruye una historia inédita de gran complejidad por los diversos actores involucrados y una guerra que no encuentra su fin.

  • 3  Juan Ortiz Escamilla, El Teatro de la guerra Veracruz, 1750-1825, Castellón, España, Universitat J (...)
  • 4  La entrevista se realizó en el marco del V Congreso Internacional, Los procesos de Independencia e (...)

5Para dar una mayor explicación sobre su libro3, Juan Ortiz Escamilla, nos concedió una entrevista.4

6Eduardo Flores Clair.- Veracruz era una región geoestratégica, donde concurría el comercio europeo e intercontinental. La Corona se preocupó por el sistema de seguridad y a lo largo de la época colonial realizó cuantiosas inversiones para rechazar los ataques de los enemigos.

7Juan Ortiz Escamilla.- Voy a citar una frase con la que inicio la introducción. Es muy simple, pero me dio mucho trabajo construirla, y de alguna manera refleja el contenido del libro: “En la época colonial Veracruz miraba al mar y el altiplano central se veía como su traspatio.” Llevo muchos años estudiando la guerra de 1810 desde una perspectiva regional, pero no había considerado a Veracruz. No por falta de interés, sino por lo difícil que resultaba entender el significado de la guerra en un territorio tan complejo y porque la información se encuentra dispersa en varios archivos y países. Desde 1986, Brian Hamnett en su libro, Raíces de la insurgencia en México, manifestó esta inquietud. La guerra en Veracruz había sido un tema evadido por la historiografía por lo difícil que resulta explicarla en toda su complejidad. Este territorio está conformado por un sistema de cuencas hidrológicas y cada una tiene su propia dinámica y estructura económica, social y cultural. No es lo mismo que estudiar Zacatecas, Valladolid o Guanajuato, donde existía una jerarquía territorial, como la definió José Antonio Serrano para éste último. Aquí hay muchas regiones, históricamente Veracruz ha sido un territorio muy difícil de gobernar, incluso hoy en día, principalmente por su geografía. Apenas en la década de los años 60, se construyó la primera carretera asfaltada que cruza todo el estado. Antes los viajeros lo hacían en pangas. En términos de defensa militar, hasta 1762, las potencias enemigas como Francia o Inglaterra no tenían interés en ocupar unos territorios como el de Nueva España, cuyos litorales estaban deshabitados por las enfermedades endémicas propias del trópico. Sin embargo, desde el momento en que los ingleses y los franceses empezaron a ocupar posesiones españolas en los territorios americanos, hubo la necesidad de crear una estructura militar para su defensa. Lo interesante fue que todos los proyectos se hicieron pensando que el enemigo atacaría por Veracruz. Ello explica la formación de las milicias costeras, la remodelación de la fortaleza de San Juan de Ulúa, la construcción de un moderno edificio en el pueblo de Perote para almacenar todo el equipo militar del virreinato, la conversión del muelle en un verdadero puerto, la construcción del camino real de Veracruz a México, así como la instalación de “puestos de vigía” a lo largo del litoral veracruzano.

8Efc.- Es conocida la insalubridad del puerto que se convirtió en un obstáculo para consolidar la ciudad. ¿Pero la insalubridad fue el único problema que enfrentó esta región?

9Joe.- La población que habitaba las planicies del golfo de México prácticamente desapareció tras la conquista española. Con el tiempo se fue repoblando con fugitivos que huían de la justicia, de esclavos que abandonaban las plantaciones y de los expulsados de los pueblos de indios. El precio que tenían que pagar por su “libertad” era sobrevivir en este confinamiento, expuestos a las mortíferas enfermedades tropicales, a las fieras y animales ponzoñosos. En estos territorios sólo podían sobrevivir los más fuertes y hábiles. Por otro lado, antes de la primera mitad del siglo XVIII, no eran tantos los galeones que anualmente llegaban Veracruz procedentes de España. Sería en la segunda mitad del siglo, con el incremento el comercio internacional y el nuevo sistema de defensa militar, cuando se iniciaron los trabajos de modernización de las estructuras portuarias y de la defensa de Veracruz. Antes de 1794, existía un muelle, que recibía las mercancías para luego enviarlas a Xalapa para su comercialización. Se trataba de una maniobra que era muy costosa, porque además de las pésimas condiciones del camino, había que cruzar varios ríos en unas pangas administradas por los nativos, no siempre con ganas de hacer el servicio. En vano el gobierno virreinal y los comerciantes habían patrocinado varias iniciativas para construir un camino que agilizara el tránsito de personas y de mercancías. Los que se construían sobre la costa pronto desaparecían por efecto de los vientos del norte. Cuando aparecían los vientos se paralizaba toda actividad económica, y el camino quedaba cubierto por la intensa lluvia de arena. De un día a otro no quedaba ni rastro del camino. Los viajeros también podían hacer uso del camino del interior, como se le llamaba, menos expuesto a los vientos, pero quedaban a merced de ladrones y de fieras salvajes. Ambas rutas llegaban hasta el caudaloso río de La Antigua. En 1806 finalmente se construyeron los puentes que cruzaban los ríos. El más importante fue el llamado Puente del Rey, en el río de La Antigua. Además, desde mediados del siglo XVIII, la corona fomentó la colonización regular en las costas de Veracruz. En 1766, junto a la playa de Chachalacas, en tierras propiedad del mayorazgo de La Higuera, se fundó el pueblo de San Carlos con los indios yamases y apalachines procedentes de la Florida. También se fundó el pueblo de Acazónica en la antigua hacienda jesuita, y cuya población era en su mayoría negra. Durante la guerra de 1810, estos pobladores conformaron la principal fuerza insurgente. A los realistas les fue muy difícil someterlos, ya que, por cada incursión emprendida, una tercera parte de los soldados enfermaba y moría.

Haut de page

Notes

Efc.- ¿Otra dificultad fue la amenaza constante de los europeos?

Joe.- Desde que se concibió el sistema de defensa militar para Nueva España se le dio el carácter de preventivo, más que de ofensivo o defensivo. Sin embargo, cuando los ingleses invadieron La Habana en 1762, se pensó que Veracruz sería su siguiente objetivo y que el ataque a la ciudad no sería de frente al mar, sino por las costas de Antón Lizardo para luego cercar la ciudad.

Efc.- Esa medida simbólica fue muy efectiva, ¿por mucho tiempo no se dio ningún desembarco?

Joe.- Era difícil que los enemigos de la corona se atrevieran a invadir Nueva España. Podían ocupar el Puerto y bloquear su comercio, pero no se iban a atrever a incursionar por un territorio para ellos desconocido y buena parte despoblado. Es decir, sin víveres para alimentar a los soldados. De ser así, los ejércitos tenían que cargar raciones de comida para sobrevivir por lo menos cinco días. Los Borbones nunca previeron una posible insurrección en el interior, estaban muy confiados con la lealtad de los novohispanos.

Efc.- ¿Las reformas borbónicas tuvieron éxito en esta región?

Joe.- Sí, en la ciudad de Veracruz y en regiones muy específicas. Como ha sucedido con todas las reformas en este país, me refiero a las de Porfirio Díaz y a las actuales, fueron selectivas, excluyentes, es decir, solamente se financió y fortaleció a ciertas corporaciones y sectores económicos, como los consulados de comerciantes, los azucareros y tabacaleros de Córdoba y de Orizaba. La ciudad de Veracruz fue la que más se benefició por las obras arquitectónicas como las remodelaciones de la muralla, de San Juan de Ulúa y de algunos servicios de sanidad, lo que permitió el establecimiento de casas comerciales dentro del recinto. Otra obra digna de reconocimiento fue la fortaleza de San Carlos, en el pueblo Perote, un edificio de 64 mil metros construidos.

Efc.- ¿En la sociedad veracruzana existía una arraigada lealtad hacia la Corona?

Joe.- Sí. No olvidemos que históricamente la población española y criolla del centro de Veracruz había sido la más beneficiada de las relaciones entre Nueva España y la metrópoli. Principalmente por el comercio, por el monopolio del tabaco, por la producción de azúcar en Córdoba, el algodón en Acayucan, el palo del tinte en el sur y la vainilla en el norte. Ellos controlaban la economía de Veracruz.

Efc.- ¿Y, los otros grupos?

Joe.- Hacia 1810 la intendencia de Veracruz tenía una población que no llegaba a 200,000 habitantes. Como te señalé anteriormente, se trataba de un territorio despoblado. La mayor parte de sus habitantes se concentraban en zonas montañosas, alejados de la costa. Por su calidad étnica dominaban los indígenas, seguidos de las castas, los españoles (peninsulares y criollos) y de un reducido número de negros esclavos y libertos. Obviamente las relaciones entre grupos eran de fuertes tensiones, las mismas que se van a reflejar una vez iniciada la guerra. Por ejemplo, pueblos de indios contra cabeceras de partido habitadas por población no indígena, y partidas de negros contra pueblos indios. En algunas regiones se presenta una verdadera lucha de castas. Resulta muy difícil encontrar un mismo patrón que permita definir lo que fue la guerra de en Veracruz, porque cada región tiene su propia dinámica.

Efc.- Es algo paradójico en el sentido de que España siempre vive amenazada por las potencias europeas y los servicios de seguridad fallan, ¿jamás se percatan de que el enemigo vive dentro del territorio?

Joe.- La corona no desconfiaba de la lealtad de los novohispanos. Sí estaba consiente de que podría haber algún motín o protesta social por problemas domésticos, pero no por deslealtad al monarca. Para el caso de Veracruz, un aspecto que rescato en el libro es el papel de los afroamericanos avecindados en las costas; de cómo este grupo social, durante la época colonial, por las condiciones de guerra, adquirió un protagonismo, a veces desdeñado por la historiografía: de “negros y mulatos”, como se les llamó hasta mediados del siglo XVIII, cambiaron a “morenos y pardos”. Luego, durante la guerra de 1810, a los soldados insurgentes se les calificó como “blanco”, “trigueño” y “rosado”, y después de 1820 a todos habitantes de la costa por igual se les denominó “jarochos”. Los ingenieros que diseñaron el programa militar se dieron cuenta de que esta población era la más adecuada para formar la primera línea de combate en caso de que hubiese una invasión. Para lograr dicho objetivo, había que sujetar a unos pobladores dispersos y escurridizos, para instruirlos en el arte de la guerra. Hasta cierto punto, los oficiales lograron sus objetivos: los morenos y pardos aprendieron el oficio de miliciano, pero sus conocimientos no los usaron como la corona hubiese querido, es decir, en defensa de la monarquía. Sucedió todo lo contrario, éstos fueron los primeros en iniciar la destrucción del orden colonial en la intendencia de Veracruz.

Efc.- ¿Cuál es tu opinión sobre las conmemoraciones del centenario y del bicentenario? ¿Propones una nueva periodización para entender nuestra historia?

Joe.- Estoy de acuerdo contigo en utilizar el término “conmemoración” y no el de “festejar” muy socorrido en estos tiempos. ¿Vamos a festejar las matazones entre mexicanos ocurridas por la desesperación y desesperanza de los miles de pobres que tuvieron que irse a la guerra para acabar con unos políticos prepotentes e insensibles a sus demandas? Los centenarios son lecciones de vida que debemos tener presentes para no volver a cometer los mismos errores. Es el momento de reflexionar sobre nuestro pasado de una manera colectiva, como la sociedad que somos. Los historiadores llevamos muchos años trabajando y reflexionando sobre la guerra de 1810, no sobre el bicentenario. Sin embargo, considero de vital importancia estudiar estos procesos ante la crisis social y política que padece el pueblo mexicano. Por ejemplo, el actual sistema educativo, divido entre la instrucción pública y la privada. Mi generación no la padeció, a las mismas preparatorias y universidades asistían alumnos de todos los estratos sociales. En estos espacios coexistían e interactuaban “todos los México”. En cambio, ahora con la privatización de la educación, que atiende a estudiantes que pueden cubrir las altas colegiaturas, se ha creado una brecha cultural y una peligrosa polarización de la sociedad.

Efc.- ¿Cuál fue la periodización que utilizaste en tu nuevo libro?

Joe.- En el libro analizo la puesta en marcha del nuevo modelo de defensa militar para Nueva España, es decir, en la década de 1750, y termino en 1825 con la rendición del último bastión español en México. Fue en este año cuando terminó, ahora sí, la guerra por la independiente nacional. Lo que sí deberíamos celebrar los mexicanos es el final de la guerra y haber alcanzado la tan deseada independencia.

Efc.- ¿Sin embargo, tu libro aborda la reconciliación nacional?

Joe.- Para una mejor compresión de la última etapa de la guerra, es necesario revalorar la participación de los pueblos, villas y ciudades, porque ellos fueron los primeros en independizarse de la monarquía española desde el momento en que juraron el Plan de Iguala y formaron gobiernos autónomos. Si bien el 15 de septiembre es el día en que los mexicanos celebramos nuestra independencia de España, las poblaciones debieran celebrar su propia independencia en el aniversario de su jura al Plan de Iguala.

Efc.- ¿Qué es lo que viene ahora después de concluir este libro, cuáles son los proyectos que están en camino?

Joe.- Realmente yo empecé hace ya muchos años a trabajar la guerra de Independencia en México. Todavía tengo una asignatura pendiente, como se dice: la biografía de Félix María Calleja del Rey. Es un proyecto que inicié en 1993, que por distintas razones he ido relegando a un segundo plano. Por otro lado, llevo diez años trabajando en nuevos proyectos de investigaciones relacionadas con la geohistoria, el medio ambiente y los estudios interdisciplinarios, como los realizados la cuenca del río Tepalcatepec, en Michoacán, y el de próxima aparición, el Atlas del patrimonio natural, histórico y cultural del estado de Veracruz. No son trabajos personales, sino de coordinación y de trabajo colectivo. Con ello intentamos plantear alternativas de solución a los problemas regionales de México, a partir de las cuencas hidrológicas. Esto no quiere decir que me haya desvinculado de manera tajante de la historia de la guerra de 1810.

1  Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Noticias Secretas de América, España, Ediciones Istmo, 1988, p. 164-177.

2  Fernand Braudel, La Identidad de Francia, El espacio y la historia, España, Gedisa, 1993, p. 172-173.

3  Juan Ortiz Escamilla, El Teatro de la guerra Veracruz, 1750-1825, Castellón, España, Universitat Jaume I, 2008, 290 p.

4  La entrevista se realizó en el marco del V Congreso Internacional, Los procesos de Independencia en la América Española, Crisis, guerra y disolución de la Monarquía Hispánica, en la ciudad de Veracruz, México, el 27 de noviembre de 2008.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eduardo Flores Clair, « Escenario de la guerra de Independencia », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Mémoires de l'américanisme, 2009, mis en ligne le 30 septembre 2009, consulté le 23 avril 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/57149

Haut de page

Auteur

Eduardo Flores Clair

DEH-INAH

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page