Navigation – Plan du site
Alrededor de La Nana, de S. Silva (Chile, 2009)
Aude Argouse

La Nana o Chile, país « al borde » de la reconciliación

La Nana, de Sebastián Silva, Chile, 2009, 95 min.
[28/11/2009]

Entrées d’index

Géographique :

Chile
Haut de page

Texte intégral

1El filme chileno de Sebastián Silva, La Nana (Sebastián Silva, Chili, 2009, 95 min.), es una alegoría viva y pertinente del Chile contemporáneo y de su capital, Santiago, luego de veinte años de Concertación política.

2La película comienza con un registro que es rápidamente abandonado : el de las barreras sociales y de su devenir en la relación urbana patrón/empleado doméstico. En efecto, cuando los empleados domésticos viven con la familia que los emplea, la territorialidad de los espacios sociales al interior de la casa adquiere toda su importancia: la cocina es el territorio de la nana, quien prepara allí la comida para todos. Es en ese espacio – que le está reservado y que al mismo tiempo construye la estructura de su existencia – que Raquel se repliega al comienzo del filme, mientras que la familia, compuesta por el padre Mundo, la madre Pilar y los tres hijos, celebra su cumpleaños. Al pasar, notamos que la elección de los nombres de los padres convierte a esta familia estereotipada de la burguesía urbana en la base de la estructura social de Santiago de Chile (“pilar del mundo”…)

  • 1  Luis Buñuel, Le journal d’une femme de chambre, Italie, France, 1964, 98 mn.

3En esa primera escena, Raquel sale por un breve instante de esta cocina, en la que su condición la mantiene, y es llevada por Lucas, adolescente sin ideología particular, para ir a soplar las velas de su torta de cumpleaños. Y Raquel se devuelve apenas puede. La evocación de Journal d’une femme de chambre, suscitada por el título del filme, se acaba rápidamente porque la cuestión que se aborda no es la burguesía ni las relaciones de clase1. De hecho, nunca se toca el tema del dinero. Se trata más bien de comprender el peso de la estructura social y política, encarnada por esta familia de Santiago, en el conjunto del país luego de la instalación de la Concertación, el 11 de marzo de 1990 (consecuencia de la elección presidencial de diciembre 1989, que puso término a la dictadura de Augusto Pinochet). El tema de la reconciliación nacional puede leerse en filigrana a lo largo de toda la película.

4El conjunto de la casa de familia, de la que descubrimos poco a poco las piezas, conforma un espacio social en el que cada uno asume un rol según un lugar dado. Hace veinte años que eso existe, ya que hace veinte años que Raquel está al servicio de la familia, como nos enteramos desde el inicio, es decir, casi tantos años como la Concertación en el poder, desde el fin de la Dictadura. La situación está entonces instalada y durante buena parte del filme, este interior doméstico sirve de alegoría de la sociedad de Santiago y de la estructura política que gobierna el país.

5En el seno de la casa, y en lo que la concierne, toda toma de decisión está constantemente postergada, sea por un mañana esquivo, ofrecido bajo otros auspicios, sea por la confesión de la imposibilidad de asumir las consecuencias que dicha decisión acarreará. En el conflicto que opone a la hija mayor Camila con Raquel, la nana, la actitud de Pilar, la madre, es sintomática de una persona que, con conocimiento de causa, rechaza enfrentar cara a cara el problema. Sin ser hipócrita, ya que no hay ninguna maldad en las actitudes de los personajes, una forma de ceguera tranquilizadora se apodera de estos seres en su propia residencia. La abuela llega incluso a pedir que no se hable de un problema porque eso le provoca dolor de cabeza, instaurando así un consenso inmediato.

6El modelo familiar se mantiene solamente porque cada uno de los miembros de la familia se calla, como Mundo, el padre, quien sale a jugar golf pero quiere que su esposa no lo sepa; o Lucas, el adolescente, quien mancha sus sábanas con poluciones nocturnas y confía en la nana para que las cambie sin que su madre se dé cuenta. Ningún escándalo estalla cuando la nana cambia sus sábanas, pero la tentativa de conversación que ensaya Pilar choca con el rechazo del hijo, quien dice secamente “no quiero hablar de eso” y, en cambio, se contenta con ir a buscar a Raquel para lanzarle un “gracias” irónico y dirigirle toda la rabia que puede contener un par de ojos entrecerrados.

7Si las mujeres tienen a cargo el funcionamiento integral de la casa administrando también la palabra y el secreto, los hombres aparecen apenas bosquejados en esta película. Del padre sólo veremos una pasión infantil por una maqueta de barco y su silueta, que desaparece cada vez que ve llegar el menor tema que lo enoja. Cuando su maqueta es destruida por la nana, estima que es exagerado despedirla y concede que no se trata más que de un juguete, como si él mismo desautorizara su propia pasión. El tío Eric, que interviene más tarde en la película, confiesa que no hace nada durante el día y que tampoco sabe qué hacer con su vida. Los hombres son niños sin responsabilidades. Así funciona el hogar y el realizador parece querer decir que así funciona el país entero, sobre la base de múltiples e indiscriminados rezos cristianos. La crítica del realizador se dirige de hecho a un catolicismo de fachada, que en Navidad encuentra a los niños y a la abuela poniendo en el pesebre una “niño Jesús” sin cabeza acompañado de dinosaurios multicolores.

8La nana, que viene del norte del país, está creada a imagen del alma de los santiaguinos. Estructurada y rígida al extremo, la felicidad y la alegría de vivir parece que le fueran ajenos o que le estuvieran prohibidos. Solamente cuenta su trabajo y la obsesión de la limpieza, que le garantiza el tener trabajo, por siempre.

  • 2  Claude Chabrol, La cérémonie, France, Allemagne, 1994, 111 mn.

9 Sin embargo, en las actitudes de Raquel aparecen signos de neurosis. Se muestra posesiva de un modo enfermizo con Lucas, llena de odio contra la hija mayor y desinfecta la ducha con grandes dosis de productos químicos que afectan incluso su salud. Sus signos son traducidos hábilmente por el realizador en la elección de las secuencias – cuando Raquel cambia las sábanas manchadas de Lucas; cuando la madre descubre, en el álbum de fotos de Raquel, que ella ha borrado sistemáticamente la cabeza de Camila de toda imagen en la que aparece – y por la actuación extremadamente contenida y física de Catalina Saavedra. Todo el cuerpo de la actriz parece estar al borde de una implosión que se anuncia y que acerca este filme a La Cérémonie de Claude Chabrol, debido a la tensión que pone en escena2. Pero Raquel se enferma de un mal que no es nombrado y que termina impidiéndole trabajar.

10Raquel soporta muy mal que se busque inmediatamente el modo de remplazarla y se muestra capaz de una tremenda dureza hacia dos nuevas mujeres, contratadas sucesivamente. Esta es la ocasión para que el realizador evoque, de manera sutil, el tema del racismo en la sociedad chilena, ya que la primera nana es peruana : Raquel la encierra la encierra sistemáticamente afuera y desinfecta todo tras su paso. Sin embargo, el racismo de Raquel no está ligado a la nacionalidad de Mercedes, ya que actúa del mismo modo con la siguiente nana. La sanción es idéntica: encierro afuera de la casa y desinfección. El racismo de Raquel está, en consecuencia, estrechamente ligado a su miedo paranoico de encontrarse despojada del trabajo y de perder su utilidad en el seno de la sociedad. Raquel estigmatiza a los trabajadores que vienen del norte, de Perú y de Bolivia, y sus ataques se concentran en un registro esperable. Ese registro logra ser presentado por el realizador, quien también es el guionista del filme, de un modo cómico.

11El mundo de afuera es percibido por Raquel como inquietante. Ella cierra las puertas, se aísla en una interioridad que le da seguridad pero que al mismo tiempo la confina. Este encierro la empuja a la locura, que Catalina Saavedra expresa a través de miradas impresionantes.

  • 3  Agustín Gómez-Arcos, L’agneau carnivore, Stock, Paris, 1976, 305 p.

12A pesar de todo lo anterior, este filme nos remite especialmente al libro del desaparecido escritor español, quien residiera por largos años en Francia, Agustín Gómez-Arcos, L’agneau carnivore3. Este libro describe la infancia y la adolescencia de un niño enfermo de un mal jamás nombrado, mantenido por su madre en una casa con las persianas cerradas. La casa simboliza la España franquista, comandada por un padre enfermo de cáncer, esa “muerte crónica” que permite vivir un tiempo más en un estado que se vuelve cada vez más aterrador. El exterior, siempre lleno de sol, simboliza el resto del mundo, un afuera que permite no volverse loco y hacia el cual huye el narrador una vez adulto.

13Este afuera, necesario para Raquel, aparece con la llegada de Luci, cuyo nombre significa literalmente luz. Luci sale a trotar escuchando música y sabe que no será una nana toda su vida. Frente al comportamiento de Raquel, no toma la opción de la huida tranquilizadora, ni tampoco la actitud del paternalismo político, ni la del disciplinamiento de los cuerpos y de las escrituras, sino que plantea simplemente una pregunta: “¿qué te han hecho?”. La respuesta hay que buscarla, más que nunca, en los veinte años que acaban de pasar.

14Raquel la encierra afuera, como a las otras. Pero Luci sabe atraerla hacia el exterior y le hace descubrir las alegrías de ese afuera desconocido: el resto de Chile. El descubrimiento de ese amor del resto del sí mismo, de todo eso que no está ligado al trabajo y al mantenimiento de las estructuras sociales, está representado en un viaje que las dos mujeres hacen al sur del país. Van a pasar la Navidad con la familia de Luci, que está estructurada de modo diferente que la de Mundo y de Pilar en Santiago. Raquel siente la posibilidad de otra vida que aquella que el orden le impone. Al mismo tiempo, la reconciliación con su madre, quien está en el otro extremo de Chile, es posible solamente bajo esta condición. Este gesto no tiene sentido sino cuando es realizado desde el interior de cada persona y por el conjunto del país : el perdón que Raquel pide por teléfono marca con fuerza esa movilización profunda en su interioridad.

15El filme de Sebastián Silva y la actuación de la actriz Catalina Saavedra han sido premiados en muchos festivales en el mundo. Es sin duda una de las películas más logradas, que logra criticar en el fondo de un modo bastante duro a una clase política que continúa apegada a los valores católicos de la familia, a las virtudes del trabajo y a un modelo de gobierno, la Concertación, que descansa con frecuencia en el compromiso permanente y rechaza el diálogo sobre varios temas “que enojan”.

Haut de page

Notes

1  Luis Buñuel, Le journal d’une femme de chambre, Italie, France, 1964, 98 mn.

2  Claude Chabrol, La cérémonie, France, Allemagne, 1994, 111 mn.

3  Agustín Gómez-Arcos, L’agneau carnivore, Stock, Paris, 1976, 305 p.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/57466/img-1.png
Fichier image/png, 311k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Aude Argouse, « La Nana o Chile, país « al borde » de la reconciliación », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2009, mis en ligne le 28 novembre 2009, consulté le 22 septembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/57466

Haut de page

Auteur

Aude Argouse

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page