Navigation – Plan du site
Débats | 2009
Valentina Ayrolo

El sermón como instrumento de intermediación cultural. Sermones del federalismo cordobés, 1815-1852

The sermon as instrument of cultural intermediation. Sermons from the Federalist era in Cordoba, 1815-1852
[13/11/2009]

Résumés

El presente trabajo propone la observación de los sermones pronunciados en la Córdoba de la primera mitad del siglo XIX vinculándolos con tres de sus características: su condición de canalinformativo,yaque vehiculizó explicaciones acerca del mundo social, político y “celeste”; su condición de herramientatanto eclesiástica como política y por último su calidad de signo de los cambios que excedían las fronteras locales. En esta ocasión, para el análisis, se toman una docena de sermones pronunciados por el clero cordobés durante épocas del federalismo (1815 - 1852) cuyos fundamentos servirán como base moral del sistema político.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

Argentina, Córdoba

Chronologique :

Siglo XIX

Palabras claves :

discurso, federalismo, mediación, sermón
Haut de page

Notes de l’auteur

Una primera versión de este trabajo fue presentada en el Tercer Congreso Internacional CELEHIS de Literatura, (Literatura española, latinoamericana y argentina), Mar del Plata, Argentina del 7 al 9 de abril de 2008. Agradezco muy especialmente a Rosalía Baltar por su experta lectura y sus comentarios a mi texto.

Texte intégral

Introducción

  • 1  Cf. Fray Diego de Estella (1951), Modo de predicar y Modus concionandi, estudio doctrinal y edició (...)

“... el predicador no olvidará nunca el cometido final del sermón compendiado, de antiguo, en tres requisitos fundamentales: enseñar, deleitar y mover (docere, delectare et movere)” 1.

  • 2  Cf. El Sacrosanto y ecuménico Concilio de Trento (1785), Traducido al idioma castellano por Don Ig (...)
  • 3  Cf. El Sacrosanto y ecuménico (...) op. cit. p. 32.
  • 4 Archivo del Arzobispado de Córdoba, (en adelante AAC) fondo: Libros-Facultades Ministeriales (1780- (...)
  • 5  Por ejemplo, se recomendaba: “la gente labradora es rústica. No tiene capacidad para tomarlo todo (...)

1Como sabemos, a raíz de la reforma protestante, la predicación fue uno de los temas discutidos en el Concilio de Trento. Iniciando el cónclave, la quinta sesión, capítulo II, del año 1546, se ocupaba “De los predicadores de la palabra divina, y de los cuestores”.2 La prédica por parte de sacerdotes capaces debía ser edificante y correspondía impartirse los domingos y en días festivos, por lo menos. Era también una recomendación del Concilio predicar “según su capacidad, y la de sus ovejas”, “anunciándoles con brevedad y claridad los vicios que deben huir, y las virtudes que deben practicar, para que logren evitar las penas del infierno, y conseguir la eterna felicidad”.3 A punto de cerrarse la reunión, el 11 de noviembre de 1563, durante la 24º sesión en el capítulo 11 encargaba al clero que explicara “en lengua vulgar” los misterios de los sacramentos y las escrituras “como otras máximas saludables”. Las listas completas de permisos para confesar y predicar que suelen encontrarse en los archivos nos indican el cumplimiento de dichas pautas aunque, como lo veremos, no siempre fueron una garantía.4 Así, si el objeto de los sermones era, como lo recordaba el franciscano Fray Diego de Estella, enseñar, deleitar y conmover, no todos los públicos recibían el mensaje de la misma manera y era por eso que en Trento se había insistido mucho en atender las diferencias.5

  • 6  Cf. Carlos Herrejón Peredo (2003), Del sermón al discurso cívico.  México, 1760-1834. México, Cole (...)

2Los sermones, como bien lo ha señalado Carlos Herrejón, constituyen un fenómeno histórico y literario -en tanto presentan un desarrollo ligado a las circunstancias de cada época-, e integran, junto a la catequesis y la homilía, una de las formas de la predicación cristiana. Los temas de los sermones pueden ser variados y, por ende, los hay dogmáticos, morales, de rogativas, eucarísticos, etc...6

3El presente trabajo propone la observación de este tipo de discurso en la jurisdicción de Córdoba del Tucumán de la primera mitad del siglo XIX vinculándolo, sobre todo, con tres de sus características: su cualidad de canalinformativo,yaque vehiculizó explicaciones acerca del mundo social, político y “celeste”; su condición de herramientatanto eclesiástica como política y, por último, su calidad de signo de los cambios que excedían las fronteras locales. En esta ocasión, para mi análisis, tomo una docena de textos producidos por el clero cordobés durante épocas del federalismo, esto es, entre 1815 y 1852.

Marco contextual: Córdoba federal

4Como se recordará, a finales del siglo XVIII, como parte de un vasto programa de reformas, los Borbones españoles decidieron la creación de nuevas unidades administrativas entre las que se contó el virreinato del Río de la Plata fundado en 1776. Al mismo tiempo, se establecieron nuevas divisiones internas: las gobernaciones-intendencia. La ciudad de Córdoba será cabecera de una de ellas y además sede de la diócesis del Tucumán (desde 1699), convertida en 1806 en diócesis de Córdoba.

  • 7  Tulio Halperin Donghi (1972), Revolución y Guerra, Buenos Aires, FCE, p. 137-138.

5Brevemente repasemos la historia de la región en esas primeras décadas del siglo XIX. Luego de la organización de los nuevos espacios administrativos, la invasión inglesa a las costas del Río de la Plata marcará un verdadero hito para la región ya que, como lo ha señalado Tulio Halperin Donghi “les enseñó entonces a descubrir una nueva dimensión más estrictamente política para las actividades de corporaciones y magistraturas, nada de lo que ocurrió hasta 1810 podría invitarlos a dudar de la verdad esencial de este descubrimiento”.7

  • 8  Remito a la obra de Tulio Halperin Donghi (1980), De la revolución de independencia a la confedera (...)
  • 9  Esas atribuciones le fueron concedidas por las Provincias al efímero presidente Bernardino Rivadav (...)

6En mayo de 1810 se produce la llamada Revolución de Mayo en Buenos Aires que llevará finalmente a la conquista de la Independencia en 1816.8 Una vez obtenida la Independencia, las denominadas Provincias Unidas del Río de la Plata se gobernarán de forma unificada hasta 1819-1820 cuando se produzca la caída del poder central (con sede en Buenos Aires). A partir de allí, las jurisdicciones que, en su calidad de ciudades (cité) tenían cabildo, fueron re-asumiendo una a una su soberanía, de forma tal que, entre 1820 y 1852, las Provincias se gobernaron de forma autónoma depositando esporádicamente -en el presidente Bernardino Rivadavia (1826) o en el gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas (1835-1852)- las facultades de defensa externa (Paz y Guerra) y relaciones exteriores.9

  • 10  La definición del federalismo es un asunto complejo. Sin embargo, podríamos sintetizarlo como la t (...)

7Entre los años 1820 y 1852 las Provincias Unidas del Río de la Plata (les diremos en adelante Provincias Unidas) se debatirán entre dos tendencias políticas diferentes, llamadas unitarismo y federalismo.10 La historiografía argentina se ha ocupado extensamente de este asunto; aquí diremos solamente que las diferencias entre ambas tendencias políticas no fueron forzosamente ideológicas sino, más bien, de grupos de intereses creados. Justamente, fueron estas divergencias las que motivaron y sustentaron el sistema de autonomía provincial.

  • 11  Los gobernadores del período fueron: Juan Batista Bustos (1821-1829), José María Paz (1829-1831), (...)

8Durante el período 1820-1852, en Córdoba se sucedieron cuatro gobiernos. El “espíritu político” que animó a tres de ellos fue el del federalismo. Uno sólo fue unitario, la breve administración de José María Paz (finales 1829 y principios de 1831). Soberana y autónoma, la República federal de Córdoba si en la letra parecía inspirada en la república federal fundada en los Estados Unidos de Norteamérica, por sus prácticas se parecía más a la antigua República de Venecia. Un ejecutivo fuerte, una legislatura adicta y un poder judicial casi inexistente resumen la estructura de gobierno de la Provincia. Federal por el enunciado de su credo político, Córdoba no fue siempre federal de la misma forma. El federalismo en 1820 no fue el de 1831, ni el de 1835 porque, en realidad este principio político tendrá valores diferentes según la época y según el contexto histórico. Durante el período que estudiamos, sin embargo, y pese a las diferencias conceptuales, la sociedad aparece igualada bajo el federalismo. Ser federal era condición necesaria para ocupar cargos políticos y administrativos, para gozar de beneficios tanto políticos como sociales, en síntesis, para vivir con cierta tranquilidad.11

  • 12  Recomendamos sobre este tema, el clásico estudio de Benedict Anderson (1993), Comunidades Imaginad (...)
  • 13  Ver al respecto el trabajo de José Carlos Chiaramonte “Ciudadanía, soberanía y representación en l (...)
  • 14  Son muchos los autores que han llamado la atención sobre los pilares simbólicos y concretos de est (...)

9Con todo, la necesidad de “modernizar” las sociedades llevó a la sanción de constituciones provinciales que incluyeran los derechos y deberes de una ciudadanía imaginaria.12 Pero, ¿quiénes eran esos ciudadanos para los que había que gobernar y qué derechos los asistían? Esa fue una de las cuestiones que llevó más de un siglo resolver. Afirma José Carlos Chiaramonte que “el lenguaje del período registra un uso frecuente del término ciudadano”, pero que “las formas de participación política predominantes son distintas”13 a las de un régimen republicano moderno; por eso, es importante destacar que, pese a la letra escrita, no estamos hablando de una sociedad moderna en términos políticos. De esta comunidad imaginada dan cuenta los sermones pronunciados por el clero: ocasiones propicias para trasmitir la idea de unidad del cuerpo social y armonía de intereses entre religión, sociedad y política.14

Un nuevo púlpito

10En el marco de las reformas católicas del siglo XVI, se produjeron importantes modificaciones en la doctrina de la Iglesia romana que apoyaron el desarrollo de un nuevo tipo de clérigo que, de alguna manera, compitiese en la arena religiosa, principalmente con luteranos y calvinistas. El Concilio en Trento tomó algunas resoluciones en este sentido. Como señalamos al comenzar, se resaltó el valor de la prédica y del adoctrinamiento de los fieles pero, además, se atendió a los ministros en tanto operarios de esta nueva misión evangelizadora. Fue por ello que una de las preocupaciones de la reunión fue la reafirmación y redefinición del carácter y de las funciones del sacerdote católico romano en tanto “cura de almas”. Entre las resoluciones que nos interesan -ligadas directamente con la prédica- se encuentran los siguientes puntos: 1) las fuentes de la fe son las Sagradas Escrituras y la tradición de la Iglesia; 2) las Sagradas Escrituras deben ser interpretadas por la Iglesia -esto es por los clérigos- y 3) la fe es necesaria para la salvación, pero también lo son las buenas obras.

11A su tiempo, el mensaje acerca de la importancia del sermón y de la prédica llegará a América. En el rico curato de Famatina, en la jurisdicción de La Rioja, su cura Luis Severino de las Cuebas explicaba en 1824 cómo entendía la función y la responsabilidad pastoral:

  • 15 AAC. Leg. 42, T.I La Rioja, Famatina, Sarmientos, 26 de abril de 1824.

“Estoy persuadido de la necesidad de la palabra divina en la época presente[hace referencia a la situación de inestabilidad política] y (...) la he sembrado, haciéndola extensiva a los demás lugares de este curato: no he atendido a la algarabía de las pasiones, sí al bien de estos fieles; y bajo este principio cuente Vuestra Señoría seguramente conmigo, que a pesar de la escasez de mis luces, me empeñaré en regar la viña del Señor”.15

12El texto resalta la importancia del sermón y la prédica de la enseñanza de la doctrina cristiana, pero también del ejemplo, cuestiones todas que no escaparon a las autoridades curiales y a una parte de los eclesiásticos.

13La resolución de publicar un catecismo que recogiese toda la doctrina del Concilio y una nueva edición corregida del Misal y del Breviario se acompañará de disposiciones tendientes a la formación de seminarios para normar y homogenizar a los nuevos clérigos. Además se establecieron concursos para cubrir todos los beneficios eclesiásticos que vacaran (parroquias, lugares en el cabildo catedral, en las iglesias más importantes, etc). Vale la pena resaltar estas cuestiones, porque dan una idea de la necesidad que tendrá la Iglesia post-tridentina de preparar mejor a su personal y dotarlo de herramientas efectivas para mantener a los seglares dentro de la comunidad católica no reformada.

  • 16  Desarrollo este punto en “Concursos curados como espacios de ejercicio de poder. Estudio de caso: (...)

14En este contexto, los seminarios debían ejercer las funciones que hasta ese momento habían cumplido las universidades y los colegios en manos de clérigos regulares. Dentro del grupo de materias en las que debía formarse un clérigo, la retórica (o el arte de la persuasión) tenía un lugar importante. Esto mismo se reflejaba en la preparación y sustanciación de los concursos para cubrir curatos, donde uno de los ejercicios era el desarrollo de una plática sobre algún tema del evangelio.16 Todas estas medidas evidencian la existencia de una intención clara de reforzar la tarea pastoral desplegada por los clérigos y de fortalecer la comunicación a través del sermón.

La estructura del sermón

  • 17  Este punto, pese a ser importante, es difícil de reconocer en los documentos. Como dice Herrejón P (...)
  • 18  Silvano Benito Moya, “In Principio Erat Verbum. La escritura y la palabra en el proceso de producc (...)

15Si bien podemos decir que los sermones constaban de dos partes, una escrita y una oral, por cuestiones lógicas aquí sólo desarrollaremos la primera dejando librada a la imaginación del lector la oralidad.17 Los sermones solían componerse de un tema, que podía ser una frase del evangelio, luego un exordium, después la prima pars y secunda pars, para terminar con las conclusio.18 Sus contenidos generales incluían abundancia de ejemplos bíblicos, históricos e incluso imágenes de la naturaleza citados a los fines de ilustrar y hacer inteligibles situaciones que luego se relacionarían con acontecimientos locales. Por ello, la utilización de lo que los propios sermones denominan “semejanzas” fue usual y, su fin, netamente pedagógico y/o intimidatorio. Veamos un ejemplo. En un sermón de 1846, para mostrar cómo identificar las señales que indicarían el día del juicio final, un predicador enumera una serie de fenómenos terribles:

  • 19 Colección Documental “Mons. Dr. Pablo Cabrera” del ex Instituto de Estudios Americanistas (en adela (...)

“La confusión de toda la naturaleza, el universo sepultado entre sus ruinas todos los entes creados reducidos a un puñado de cenizas; los astros sin luz, la luna ensangrentada, el sol cubierto de tinieblas; todo esto nos está anunciando suficientemente la omnipotencia del Señor (...) Y les digo una semejanza: mirad la higuera, y todos los árboles: cuando ya producen de sí el fruto entendéis qué cerca está el Estío. Así también vosotros cuando viereis hacerse estas cosas sabed que está cerca el reino de Dios (...)”.19

  • 20  Sobre las características de esta feligresía en particular trabajé en “La construcción de los vínc (...)

16Como consecuencia del impulso dado al sermón desde Trento, éste se convirtió en una herramienta adecuada para difundir y popularizar las doctrinas cristianas, apuntando a resaltar la práctica de las buenas obras. Para ello, la utilización de imágenes y de ejemplos, como los señalados, fue vital. La importancia dada a las imágenes radicaba en las ventajas que éstas tenían para catequizar a un público feligrés poco instruido, y como forma fácil y didáctica para llegar a él.20El púlpito era el espacio ideal para explicar las verdades del evangelio, para mostrar cómo resolver situaciones de la vida diaria moviendo a la feligresía a actuar según los ejemplos de santos y mártires. Era un lugar desde el cual la palabra se jerarquizaba y conmovía estimulando la vinculación de la religión con la experiencia de vida cotidiana.

17Otro ejemplo de cómo las imágenes penetran en la experiencia cotidiana es el uso de representaciones cargadas de simbolismo, como la cruz. El sermón antes mencionado utiliza la figura de la cruz como foco discursivo. El orador hace girar alrededor de ésta, todo su discurso sermonario. Así, señala el significado de la muerte de Cristo en la cruz, pero también lo que ésta simboliza y cómo es posible relacionarse con ella en la religión cotidiana, en vistas de juicio final. En el apartado Thema ut Supra se utiliza una pregunta como disparador de la argumentación sustentada en la figura de la cruz de Cristo:

  • 21 IEA- nº 11532 op. cit.

“¿Qué señal es ésta del Hijo del hombre que tanto ha de brillar entre la resplandeciente nube que ha de servir de trono a Jesucristo en el último día de los siglos? Nadie puede ignorarlo responden los Santos Padres esta señal es su cruz, el instrumento de nuestra salud, el altar en donde se sacrificó por nosotros, (...) así la cruz es el instrumento que escogió para expiar nuestros pecados” 21

  • 22  Cf. Carlos Herrejón Peredo (1994), “La oratoria en Nueva España”, Relaciones. Estudios de historia (...)

18La cruz se erige en signo de consuelo para aquellos que viven en la fe y de destrucción para los que han pasado sus días terrenales apartados de ella. Para que el mensaje quedase claro, repite hasta el hartazgo la idea de lo que significó la muerte de Cristo en la cruz, pero también de lo que representa la cruz: imagen omnipresente en la vida diaria, y parte necesaria de la religión cotidiana. Es por ello que los sermones sirvieron para educar y evangelizar a los fieles. En este sentido, el momento de la prédica, en la que tanto el predicador, a través de su presencia, de sus gestos, de su voz, de su postura corporal, etc..., como el propio sermón (la palabra escrita, la palabra dicha y la imágenes a las que se apela, las metáforas, etc.) son los instrumentos que materializan la intermediación cultural.22

Breves apuntes sobre la confección y forma de los sermones de Córdoba

19Antes de pasar al análisis de los sermones federales vale la pena anunciar que los sermones de Córdoba que llegan hasta nosotros han sido escritos y/o copiados y/o adaptados para ser pronunciados mayormente en la catedral de Córdoba, en las 4 iglesias de la ciudad, y son pocos los registros de sermones pronunciados en la campaña diocesana (utilizamos la denominación de campaña por ser la forma en que los propios documentos denominan a la zona rural). Por otro lado, no todos están completos. Tenemos los datos de autor, de algunos pocos, pero de otros sólo se ha conservado el texto o parte de él.

  • 23  Miguel Calixto del Corro (1849), Varios sermones panegíricos, de las principales festividades de l (...)

20Entre los clérigos cordobeses del período 1815-1852, según nuestro conocimiento, sólo uno alcanzó a publicarlos compendiados. Se trata de un sermonario “autóctono” de Miguel Calixto del Corro impreso en Estados Unidos a pedido del propio autor.23 Para este trabajo hemos tomado sermones manuscritos, y sólo en un caso trabajamos sobre dos copias del mismo sermón, una manuscrita y la otra édita: se trata del sermón de Miguel Calixto del Corro pronunciado en 1843 en la catedral con motivo del festejo del 25 de mayo.

21Si bien no podemos decir mucho acerca de la formación de los oradores, por ser difícil su identificación para todos los casos, tenemos algunos indicios que, aunque sueltos y heterogéneos, resultan interesantes para dar una idea de las características de la tarea de pronunciar sermones, su forma de emprenderla y su puesta en práctica.

  • 24 Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba (AHPC), Fondo Gobierno, año 1817, t. 53, fs. 109 a 113 (...)

22Respecto a cómo se confeccionaban los sermones, sabemos que existían sermonarios que circulaban como modelos que luego el cura adecuaba a su lugar, pero ¿cómo saber qué textos eran y en que espacios estaban? En la frontera con los indios pampas, en el Río IV al sur de Córdoba, un fraile mercedario capellán del fuerte dejó en su testamento varios libros entre los cuales figuran “cinco tomos de sermones panegíricos; un libro grande de moral; sermones morales; (...) un libro grande viejo Verda­des católicas; otro de vida de santos quatro breviarios; (...) un libro manuscrito de sermones; otro libro portugués de sermones”.24 Estos datos nos permiten pensar que existirían obras de referencia y consulta para preparar los sermones, no sólo en las ciudades sino también en los espacios bien alejados de ellas.

  • 25 AAC, La Rioja, Chilecito, Leg. 16. “Carta de Pedro Antonio de la Colina a Luis Severino de las Cueb (...)

23En este mismo sentido, hemos encontrado otro dato de interés en el consejo que le dio el Vicario Foráneo de La Rioja a uno de sus curas cuando en 1836 le escribía una carta a propósito de su tarea pastoral. Allí, le sugería: “(...) nútrase en la lectura de los venerables libros de Dios, Luis de la Puente, Luis de Granada, Juan de Ávila, Eusebio de Nieremberg, Pablo Señeri, Pedro Calatallud, y Padre Barcia- Es verdad, que no es tan aseada tarea del estilo pero el licor que propinan es suavísimo” y agrega que le desaconsejaba totalmente “(...) los libros pintorescos del día, con ellos se trabaja y no se saca fruto porque el común de los fieles no lo entiende”.25

24Estas referencias ilustran acerca de la existencia y circulación de textos de referencia que servirían a los fines de confeccionar los sermones. Estos autores, no es casual, son los clásicos y los más usados para los sermones y los que el Vicario llama “del día” eran las tan temidas novedades del siglo. También advertimos la perdurabilidad de lo transmitido en Trento, esto es, la idea de adecuar los sermones y la prédica a la calidad del público atendiendo así sus necesidades. De forma tal que una vez más, en este aspecto la situación de Córdoba es análoga a la de otros espacios geográficos durante el siglo XIX.

Voces federales

  • 26  Este aspecto puede ser considerado como un indicador de secularización. Si bien el tema importa mu (...)

25El discurso del clero cordobés, en la primera mitad del siglo XIX habla del cruce entre religión y política en el espacio provincial.26 Los sermones de los primeros años del siglo XIX son encendidamente revolucionarios. Esta característica se mantiene a medida que se avanza en la construcción del estado provincial, adecuándose a los nuevos tiempos, esto es, al “color” político.

  • 27  Los sermones de la independencia para el caso de Revolución de Mayo han sido analizados por Jaime (...)

26Los textos de los sermones que se pronunciaban en los años de la Independencia son alegatos a favor de la libertad y están teñidos de alegorías al éxodo de Egipto y de evocaciones a las conductas ímprobas de griegos y romanos en su lucha por sostener y defender sus derechos, entre los que la libertad es el más invocado.27

27Un bello ejemplo lo proporciona el largo “sermón para el jueves de quaresma, del 16 de febrero de 1816”, meses antes de declararse la Independencia. Allí, el orador, viendo la cercana Independencia, dedica su sermón a la libertad. El ejemplo que toma es el de la ocupación de Roma por parte de los Tarquinos. La elección del acontecimiento histórico permite al predicador realizar un parangón con la etapa colonial resaltando la necesidad de semejar la respuesta criolla a la que los romanos dieron a los tarquinos. El compromiso del pueblo todo parece necesario a la hora de poner fin al dominio español, y en esto las madres se imponen como actores clave por su influencia social en tanto centro amoroso del núcleo de las sociedades: la familia. Es por eso que la arenga apunta a las madres. Son ellas las que, en coyuntura de guerra justa, debieran olvidar “hasta el amor de sus hijos”, como lo hicieron las romanas:

  • 28  Autor desconocido, IEA, nº 11770.

“¡Oy si tuviéramos muchas madres en nuestras Provincias, como ésta, que lejos de llorar y esconder a sus hijos, cuando los reclutan los exhortaran a ir a pelear con valor en defensa de nuestra Patria! ¡Si tuviéramos compatriotas este proceder, esta conducta y estos sentimientos generosos! ¡Ay! no veríamos como vemos con dolor a nuestra Patria en tan triste situación.”28

28La representación de esta República al estilo romano es la imagen dominante durante la primera mitad del siglo XIX en Córdoba. Allí, la sociedad se denomina y se representa a sí misma como una República, pero esa República poco tiene de las modernas, democráticas y liberales y mucho más de las antiguas.

  • 29  Carlos Herrejón Peredo, Del sermón al discurso cívico (...) op. cit. p. 10.
  • 30  Miguel Núñez Beltrán (2002), “Predicación e historia. Los sermones como intepretación de los acont (...)
  • 31  Sobre este tema puede consultarse Silvano Benito Moya (2000), Reforma e Ilustración. Los Borbones (...)
  • 32 IEA, nº 11634, “Sermón panegírico del Seráfico Patriarca San Francisco de Asís, predicado el año 18 (...)

29Pero si los sermones debían enseñar, deleitar y conmover no debe olvidarse que, como lo indica Herrejón Peredo, “(...) el objeto de cada uno de estos discursos no es primordialmente la persuasión, sino el ofrecimiento de lo indiscutible, de valores absolutos.”29 Los sermones fueron medios muy adecuados para transmitir explicaciones sobre la historia pasada y para reinterpretar el presente, representando estrategias discursivas que reafirmaban el papel del clérigo como mediador entre Dios y los hombres tal como lo deseaba Trento. Esta condición les otorgaba autoridad para decodificar las señales divinas que permanecían ocultas para los fieles, quienes, además, estaban inhabilitados para interpretarlas. Así, la posibilidad de “leer” cómo lo divino y lo humano, sin mezclarse, se reunían en un mismo cauce en el que Dios manifestaba su poder era la tarea del sacerdote.30 En este sentido, la formación escolástica del clero cordobés del siglo XIX31 les proporcionará elementos para convencer a su feligresía de la justeza de su interpretación dado que “nada sucede por acaso” sino que “en los libros eternos estaba escrito con caracteres indelebles (...)”.32

  • 33  Miguel Núñez Beltrán, “Predicación e historia (...)” op. cit. p. 290.
  • 34 IEA, nº 11844.

30Para destacar las particularidades de los sermones de épocas federales conviene recordar que en años anteriores, los de la Revolución y la Independencia (1810-1816), lo que prevalece en los púlpitos es un tipo de mensaje apologético, con tonos de mucha exaltación que traían a la memoria no sólo la propia historia, sino la del pueblo de Israel ejemplo de un devenir humano cuyo sentido parecía único.33 Así sucede, por ejemplo, con el texto del “Sermón histórico, crítico, académico, y moral en acción de gracias a la Divina Providencia, por la libertad é independencia de la Patria” de 1817 que utiliza imágenes de la historia de José, hijo de Jacob, identificándolas con la historia vivida en el Río de la Plata entre la colonia y la Independencia, historia que el orador sintetiza como la de “nuestra esclavitud”. Al hacerlo, se exhorta a la feligresía a seguir el ejemplo que “ha mostrado la injusticia de nuestra esclavitud y con esta misma luz ha presentado los medios más suaves, y proporcionados para sacudir este yugo”.34

  • 35  Expresión tomada de un expediente iniciado contra el cura Jerónimo de Zarza por su sermón del 15 d (...)
  • 36 IEA, nº 243.
  • 37 IEA, nº 243.
  • 38  Un sector del federalismo de Córdoba va a acompañar y sostener al general oriental José Gervasio d (...)
  • 39  En lo político Córdoba había adherido a Artigas separándose de Buenos Aires, y en lo eclesiástico (...)
  • 40  Lo mismo ocurría en España donde el púlpito servía a las élites cortesanas, como muestra Álvarez O (...)

31La “Cátedra del espíritu Santo”,35 como se llamó al púlpito, no fue sólo un espacio para la explicación de la propia historia sino también uno de los lugares predilectos para legitimar o denostar al poder civil. En 1815, el clérigo Miguel J. de Zarza fue obligado por el juez eclesiástico a abstenerse de “proferir conceptos que siendo incompatibles con el púlpito puedan instar los ánimos del auditorio pues ningún ministro debe sazonarse tanto con la sal de la prudencia como el de orador Evangélico”.36 Aparentemente, en su sermón del 15 de octubre, el cura se había permitido pedir que Dios favoreciera al gobernador de Córdoba (Javier Díaz) agregando “dadle la inocencia de un niño de un año, como David, para que no se deje sorprender de algunos espíritus acaso poco bien intencionados”.37 Las palabras del cura deben entenderse en el marco de una sociedad atravesada por una gran conflictividad social y política surgida del enfrentamiento entre los grupos artiguistas y centralistas.38Es por ello que el juez que entendió en la causa dijo que las palabras de Zarza “aunque en otras circunstancias nada tendrían de sospechosas, y censurables” sí lo eran en las circunstancias “del día”.39 En consecuencia, el contexto político va marcando los contenidos del sermón. Suponemos que también los tonos empleados para hablar y los gestos del orador acompañarían de manera importante la transmisión del mensaje. Por ello también debemos decir que este tipo de arenga sirvió para transparentar, instalar o desinstalar luchas facciosas.40

  • 41  Según Roberto Di Stefano en Buenos Aires la situación parece haber sido distinta. Las reformas ecl (...)

32A los cambios que trajo aparejada la Independencia se sumaron los de la modernidad política y las nuevas ideas acerca del lugar que debía caberle a la religión dentro del diseño estatal. Esta situación denota la presencia de indicadores de secularización que en Córdoba sólo se verán plasmados en acciones concretas luego de mediados del siglo XIX.41

33Pese a que Córdoba no se hizo eco de las que consideraba “innovaciones sacrílegas” el solo hecho de reconocer su existencia más allá de sus fronteras alentó nuevamente sermones de corte apocalíptico que tenían como objetivo señalar a los fieles, con claridad, los límites que no se podían franquear. Por eso y más que nunca, los sermones tenían una función correctiva.

  • 42  La Provincia de San Juan, dependiente de la diócesis de Córdoba pero autónoma en lo político, esta (...)

34En 1822, el cura Uribe exponía claramente la situación cuando, en el marco de las Reformas al clero que se habían practicado en Buenos Aires (1822) y que luego se copiarían en San Juan (en 1824), decía: “(...) ya querrá [Del Carril, gobernador de la Provincia de San Juan] que sólo se predique el Evangelio a la letra sin deducir moralidad alguna contra los vicios, malas costumbres y opiniones herético liberales”.42

35En 1825, en plena época de reformas en varias Provincias, en Córdoba el sacerdote encargado del sermón de San Jerónimo manifestaba abiertamente los peligros que acechaban a la sociedad cuando se confundía el rumbo:

  • 43 IEA, nº 11611- “Sermón de Sn. Geronimo pronunciado por el R.P.M y Dr Fr. Felipe Serrano en esta Igl (...)

“El aire de independencia que entroniza a la depravación, y de allí la hace descender a todas las clases como un torrente, que sale de madre: todo esto generalizado en nuestro estado las innovaciones sacrílegas, las doctrinas perniciosas el bello espíritu con que los Pueblos se creen hacerse brillantes imitando los desordenes que deshonran al que los promovió”.43

  • 44  Con federalismo rosista nos referimos a la tendencia federal que fue hegemónica durante los años 1 (...)
  • 45  Carlos Herrejón Peredo, Del sermón al discurso cívico (...) op.cit.
  • 46 IEA, nº 11611. 1825

36El alto contenido moral de los sermones de la pos-independencia parece vinculado a la necesidad de reencausar una sociedad que los clérigos temen, podría perder los parámetros morales. De allí que estos discursos, pero sobre todo aquellos de la época del federalismo rosista44 cordobés (entre 1835 y 1852), presenten el giro ilustrado del que habla Herrejón Peredo para el siglo XIX.45 Son consistentes, fundamentados, prácticamente no tiene citas en latín y destacan las virtudes morales por sobre todo tratando de demostrar la factibilidad de imitar las conductas de los santos como lo señalaba el sermón de San Jerónimo; “Acciones que se sobreponen a la esfera de la naturaleza son las que chocan y sorprenden. Pero al mismo tiempo son una lección práctica que nos persuade que su imitación no es imposible”.46

  • 47  Aunque hay procesos por herejía anteriores importa señalar que en 1844 se descubren unas cajas con (...)

37Es por ello que se recalcaba que la “modestia, la justicia, y la piedad sean las virtudes que formen el plan de nuestro fervor”. Estas virtudes unidas a la idea de un plan o modelo a alcanzar parecen hablar de la verdadera preocupación del siglo que se une ahora a los obstáculos para materializarlo, entre los que se cuentan ya no sólo las sectas sino y fundamentalmente el impacto de la des-cristianización de la sociedad.47 Idea que aparece claramente enunciada en el Sermón del juicio final predicado en la catedral en 1846:

  • 48 IEA- nº 11532.

“(...) no es un solo hereje el que reconoce sus errores y llora su resistencia a las maternales amonestaciones de la Iglesia, y no es un solo político el que descubre la vanidad de sus ideas, y de sus proyectos y se entristece de haber preferido la locura del siglo a la sabiduría del evangelio; sino todos incrédulos enemigos... de la cruz / todos los mundanos (...)”48

38La aparición de este tipo de preocupación en los sermones indica a las claras su carácter de signo de los cambios de época y, al mismo tiempo, su condición de producto cultural. Entonces, los sermones como parte de las solemnidades político-religiosas, denominación utilizada por el clérigo Del Corro en su sermón del 25 de mayo de 1843, transmitían mensajes y exhortaban:

  • 49  Miguel Calixto del Corro, “Varios sermones panegíricos (...)”. Versión manuscrita en IEA, nº 11724 (...)

“Un orden de sucesos admirable, y un enlace de acontecimientos los más felices, nos han conducido como por la mano a este estado de prosperidad y engrandecimiento en que nos hallamos. El, por lo mismo, no puede ser sino obra del Cielo, porque ninguno de nosotros, y menos el acaso, pudo haberlos dispuesto tan sabiamente, ni tan en nuestro favor”.49

  • 50  Si bien Rosas es gobernador de la Provincia de Buenos Aires por dos períodos (1829-1832 y 1835-185 (...)

39En los discursos del período federal rosista (1835-1852)50 están presentes tanto los temores generales de la época así como también la situación política local, aunque presentados de forma diferentes. Por un lado, los anticristos, los ateos, los impíos aparecían rodeados de una serie de imágenes que involucraban a los oyentes en tanto parte de la humanidad que podía ser arrastrada por esas tendencias “modernas” y cuyas consecuencias se consideraban dramáticas. Por otro, los sermones debían ser federales ya que era el color político requerido. Por eso, algunos apoyan en sus arengas al gobernador de turno por temor y obligación, más que por convicción.

40No podemos dejar de señalar que posiblemente existiera una vinculación directa entre el predicador, su color partidario, y el lugar que ocuparía en el sermón el sistema de federación. Sobre todo considerando que, en los textos analizados, la figura del gobernador, de Rosas o bien de la Federación, se presenta en un contexto que parece hijo más de las circunstancias y de la obligación que de convencimientos. Así encontramos en todos los casos una súplica por el gobernador o por el sistema al final del discurso:

  • 51 IEA, nº 11634, “Sermón panegírico del Seráfico Patriarca San Francisco de Asís, predicado el año 18 (...)

“Vos glorioso Patriarca [se refiere a Francisco de Asís] alcanzadnos del Señor la gracia, que necesitamos, para imitaros dignamente. Interponed hoy nuestras súplicas ante el trono del Altísimo por el bien de la Santa Iglesia, y de su Suprema Cabeza el soberano Pontífice de Roma, esta parte de su sagrado rebaño, y por el digno Pastor a quien se halla encomendada. Pedid también al Dios de las misericordias, que renueve ahora las que tantas veces ha concedido a esta nuestra afligida Patria, que aleje de ella los males, que la amenazan, que haga se estrechen cada vez más los vínculos, que unen a toda esta República en el saludable sistema de Federación, para que asegurando así en ella el orden interior esté menos expuesta a las asechanzas, que de fuera se intentasen con ella. Pedid al Señor, que asista con su especial protección al esclarecido jefe de la provincia, que presida a sus consejos, ilustrándolo en ellos para su mejor acierto, que lo libere de todos sus enemigos interiores, y exteriores, y que lo dirija en toda sus deliberaciones, para que logre sus vehementes deseos de restablecer la antigua felicidad de nuestra Patria. Alcanzándonos por último a todos el santo temor de Dios, para que gobernándonos por él en todas nuestras operaciones merezcamos así la eterna gloria, amén”.51

  • 52 AAC, Lég. 34, T IV.

41Pero cuando los pastores faltaban a esta obligación, podía ocurrir lo de 1849: el revoltoso presbítero Salustiano de la Bárcena fue expulsado de la Provincia por haber “insultando del modo más atrevido, atroz y bárbaro a todas las clases del estado” en el sermón de la función solemne de Nuestra Señora del Rosario.52

A modo de cierre

42Pese a que nos sería imposible marcar categóricamente épocas o etapas en los sermonarios cordobeses observamos algunas diferencias entre aquellos que fueron pronunciados inmediatamente después de la Independencia, los que se dijeron luego de la disolución del Estado central en 1820, y los del federalismo rosista.

43Según hemos podido observar, los primeros sermones parecen claramente hijos del fervor patriótico. Son más entusiastas, se invocan figuras propias del clima de Revolución, sus expresiones comunes son “tiranos, esclavitud, libertad, cadenas, etc.” Además, en su forma se presentan como verdaderas arengas políticas, sermones político-religiosos destinados a exhortar y convencer para la causa patriota.

  • 53  Acá nos referimos a la tibia separación de esferas que se insinúa en algunos espacios de las Provi (...)

44Los sermones de los años veinte se dieron también en un contexto de gran agitación política y social, pero esta vez en una coyuntura que ponía a los enemigos de la religión dentro de las fronteras de las Provincias Unidas. Eran enemigos “conocidos” y si bien se pintaban como contrarios a la Iglesia, se sabía que lo que buscaban era una redefinición de los espacios sociales.53 Esto ocurriría en la coyuntura de las reformas eclesiásticas practicadas en las jurisdicciones de Buenos Aires, San Juan y Mendoza las que motivaron gran preocupación en gran parte del clero local y la necesidad de pronunciarse en contra de ellas mismas. Los sermones producidos en ese momento permiten observar otro tipo de pasiones, esta vez vinculadas directamente con la religión y unidas a lo que preocupaba allende el mar, el anticristianismo. En este caso la preponderancia de la voz de algunos clérigos conservadores se hizo sentir. Así, la realidad de aquel momento se leyó y explicó en clave apologética y orientada a determinados personajes considerados responsables de las modificaciones introducidas.

  • 54  Sobre el discurso rosista ver Jorge Myers (1995), Orden y Virtud. El discurso republicano en el ré (...)

45Luego de 1835, con la instalación de Rosas en el poder de la Provincia de Buenos Aires y la de gobernadores satélites en casi todas las Provincias, los sermones parecen volver a un cauce “colonial”.54 Los contenidos se ajustan a los temas del día y nuevamente vemos aparecer con profusión citas bíblicas, ejemplos histórico-teológicos, mezclados con algunas frases “federales” y sólo al final de alguna locución aparece, figura obligada, alguna cita en favor del sistema político del federalismo. Como aquella que agregara Miguel C. Del Corro, partidario y colaborador estrecho del general unitario Paz en su ya citado sermón del 25 de mayo 1843:

“Sacerdote Santo Ministro del Señor (...) interponed vuestros ruegos por el acierto, y prosperidad del digno Jefe que nos preside, por la paz, y tranquilidad de este pueblo, y de toda la Confederación Argentina por la exaltación de nuestra Santa fe, y su conservación y pureza en todo el país para que después de haber gozado los bienes, y ventajas de nuestra independencia, adornados, y enriquecidos con las virtudes propias del cristianismo logremos también al fin poseer eternamente la mansión dichosa de la Gloria, Amen”.

46De esta manera podemos decir que en paralelo con la preocupación del clero por exhortar a los feligreses a cultivar una moral cívica vinculada a la religión y la patria, cuyas bases pueden encontrarse en las virtudes cristianas, durante las primeras décadas del siglo XIX se irá incluyendo otro componente a esa moral de corte puramente político. Este elemento será el federalismo. De la mano de este nuevo ingrediente, el sacerdote podrá seguir ostentando el título y el rol de mediador entre Dios y los hombres haciéndose imprescindible en un mundo que cada vez más ponía en duda su lugar.

Haut de page

Notes

1  Cf. Fray Diego de Estella (1951), Modo de predicar y Modus concionandi, estudio doctrinal y edición crítica por Pío Sagüés Azcona, Madrid, CSIC, Instituto Miguel de Cervantes, t. 2, p. 120. La ortografía de todas las citas de este trabajo se ha modernizado para permitir su mejor lectura.

2  Cf. El Sacrosanto y ecuménico Concilio de Trento (1785), Traducido al idioma castellano por Don Ignacio López de Ayala. Agrégase el texto original corregido según la edición auténtica de Roma, publicada en 1564. Madrid, Imprenta Real, p. 31.

3  Cf. El Sacrosanto y ecuménico (...) op. cit. p. 32.

4 Archivo del Arzobispado de Córdoba, (en adelante AAC) fondo: Libros-Facultades Ministeriales (1780-1861).

5  Por ejemplo, se recomendaba: “la gente labradora es rústica. No tiene capacidad para tomarlo todo de una vez así es menester decírselo muchas veces y de muchas maneras” cita por Sáez, Ricardo (2002) “Preludio al sermón”. CRITICÓN, Toulouse, 84-85, p. 49.

6  Cf. Carlos Herrejón Peredo (2003), Del sermón al discurso cívico.  México, 1760-1834. México, Colegio de Michoacán- Colegio de México, p. 11.

7  Tulio Halperin Donghi (1972), Revolución y Guerra, Buenos Aires, FCE, p. 137-138.

8  Remito a la obra de Tulio Halperin Donghi (1980), De la revolución de independencia a la confederación rosista, Historia Argentina, Tomo 3, Buenos Aires, Paidós.

9  Esas atribuciones le fueron concedidas por las Provincias al efímero presidente Bernardino Rivadavia, para la guerra con el Brasil. Al Gobernador Rosas le fueron otorgadas y las ejerció, por ejemplo, durante los bloqueos francés e inglés al puerto de Buenos Aires, en 1845 y en 1849-1850.

10  La definición del federalismo es un asunto complejo. Sin embargo, podríamos sintetizarlo como la tendencia política hegemónica durante la primera mitad del siglo XIX en el Río de la Plata. Sobre el particular aconsejamos la lectura de José Carlos Chiaramonte (1993), "El federalismo argentino en la primera mitad del siglo XIX" en Marcello Carmagnani (coord.), Federalismos latinoamericanos: México, Brasil y Argentina, México, F.C.E., pp. 81-132.

11  Los gobernadores del período fueron: Juan Batista Bustos (1821-1829), José María Paz (1829-1831), José Vicente Reynafé (1831-1835), Manuel López (1835-1852).

12  Recomendamos sobre este tema, el clásico estudio de Benedict Anderson (1993), Comunidades Imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del Nacionalismo, México, FCE y el excelente estudio sobre México de Fernando Escalante Gonzalbo (1992), Ciudadanos Imaginarios, México, ed. Colegio de México.

13  Ver al respecto el trabajo de José Carlos Chiaramonte “Ciudadanía, soberanía y representación en la génesis del estado argentino (1810-1852)” (1999), en Hilda Sábato (coord.) Ciudadanía política y formación de las naciones, FCE, México, pp. 94-116, en el que se analiza la relación entre un lenguaje que parece moderno y un uso que remite a una representación “antigua” de la soberanía. También recomiendo la lectura de François-Xavier Guerra, “De la política antigua a la política moderna: algunas proposiciones”, Anuario IHES, 2003, nº 18, pp. 201-212.

14  Son muchos los autores que han llamado la atención sobre los pilares simbólicos y concretos de esta comunidad imaginaria que serviría de sustento a las proyecciones de una nueva nación. En este sentido, y a modo de ejemplo dos textos incluyen interesantes reflexiones sobre el caso “argentino”, Luis Alberto Romero -coord.- (2007), La Argentina en la escuela. La idea de Nación en los textos escolares, Buenos Aires, Siglo XXI, y recientemente Raúl Fradkin - Juan Carlos Garavaglia, La Argentina Colonial. El Río de la Plata entre los siglos XVI y XIX, Buenos Aires, ed. Siglo XXI, 2009.

15 AAC. Leg. 42, T.I La Rioja, Famatina, Sarmientos, 26 de abril de 1824.

16  Desarrollo este punto en “Concursos curados como espacios de ejercicio de poder. Estudio de caso: los de la sede cordobesa entre 1799 y 1815”, Hispania Sacra, nº 122, volumen LX (julio-diciembre 2008).

17  Este punto, pese a ser importante, es difícil de reconocer en los documentos. Como dice Herrejón Peredo “La oralidad adquiere diverso significado gracias a la modulación e impostación de la voz, y se acompaña de otros medios de expresión, como lo son los ademanes, la gesticulación, la mirada, actitud toda del cuerpo y de la persona”, op. cit. p. 19.

18  Silvano Benito Moya, “In Principio Erat Verbum. La escritura y la palabra en el proceso de producción del sermón hispanoamericano”. XIº Jornadas Inter-escuelas-Departamentos de Historia. Tucumán, septiembre de 2007.

19 Colección Documental “Mons. Dr. Pablo Cabrera” del ex Instituto de Estudios Americanistas (en adelante IEA) nº 11532- “Sermón del juicio predicado en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba el día 29 de noviembre”, 1846.

20  Sobre las características de esta feligresía en particular trabajé en “La construcción de los vínculos entre el clero y la feligresía”, en Valentina Ayrolo (2007), Funcionarios de Dios y de la República. Clero y política en las autonomías provinciales. Buenos Aires, BIBLOS, y también en “Entre los fieles y Dios, hombres. Observaciones acerca del clero secular de la Diócesis de Córdoba en las primeras décadas del siglo XIX”, en Valentina Ayrolo (comp.) (2006), Estudios sobre clero iberoamericano, entre la independencia y el Estado-Nación, Salta, Centro Promocional de las Investigaciones en Historia y Antropología (CEPIHA), Universidad Nacional de Salta.

21 IEA- nº 11532 op. cit.

22  Cf. Carlos Herrejón Peredo (1994), “La oratoria en Nueva España”, Relaciones. Estudios de historia y sociedad, 57, Vol. XV, Michoacán, pp. 62-73.

23  Miguel Calixto del Corro (1849), Varios sermones panegíricos, de las principales festividades de la iglesia católica, 2 Tomos, Filadelfia, Collins. También pueden contarse los sermones del franciscano Fray Pantaleón García quien, nacido en Buenos Aires, pasa la mayor parte de su vida en Córdoba. Aquí no los consideramos por tratarse de sermones anteriores al período tomado en este trabajo. Pantaleón García (1810), Sermones panegíricos de varios misterios, festividades y santos, Madrid, Collado, (8 tomos). Sobre sus virtudes oratorias y su desempeño se puede consultar: Jorge Troisi Melean (2008), “Redes, Reforma y Revolución: Dos franciscanos rioplatenses sobreviviendo al siglo XIX (1800-1830)” Hispania Sacra, nº 122, volumen LX (julio-diciembre 2008) y Rosalía Baltar (2009), “Autores y auditorios en los sermones patrios: autoridades, libros prohibidos, colonia y revolución (1810-1820)” Coloquio “Lecturas de la cultura argentina: 1810-1910-2010”, Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS)-IDES, Buenos Aires, 27 y 28 de agosto de 2009. Ponencia (inédita).

24 Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba (AHPC), Fondo Gobierno, año 1817, t. 53, fs. 109 a 113 “Vto. / Inventario que forma la Comisaría Gral. de Frontera de todos los bienes, dinero, Papeles, y demás muebles se han encontrado en la /Casa del finado Fr. Miguel Medina Capellán Castrense de la / Com/. Partida., los que se manifiestan en la forma siguiente”.

25 AAC, La Rioja, Chilecito, Leg. 16. “Carta de Pedro Antonio de la Colina a Luis Severino de las Cuebas”, 27 de diciembre de 1836. La cursiva es mía.

26  Este aspecto puede ser considerado como un indicador de secularización. Si bien el tema importa mucho, no es intención de este trabajo abordarlo especialmente. Sobre el particular, y para el Río de la Plata, puede consultarse: Valentina Ayrolo, “El clero y la vida política durante el siglo XIX. Reflexiones en torno al caso de la Provincia-diócesis de Córdoba” en Gabriela Caretta, y Isabel Zacca (2008), Para una historia de la iglesia. Itinerarios y estudios de caso, Salta. CEPIHA, UNSalta, pp. 119-133, y los recientes trabajos de Roberto Di Stefano (2008), “Anticlericalismo y secularización en Argentina”, Boletín de la Biblioteca del Congreso de la Nación, Nº 124, “Creencias y sociedad”, pp. 15-24, (2008) “Ut unum sint. La reforma como construcción de la Iglesia (Buenos Aires, 1822-1824)”, Rivista di Storia del Cristianesimo, Nº 3 (2008), pp. 499-523.

27  Los sermones de la independencia para el caso de Revolución de Mayo han sido analizados por Jaime Peire y por Roberto Di Stefano considerando sus contenidos y los vínculos de éstos con las lecturas bíblicas, advirtiendo como los sermones sirven para inscribir la Revolución dentro de la historia de la Salvación. Jaime Peire, (2000), El taller de los espejos, Buenos Aires, Claridad, y Di Roberto Stefano (2003), “Lecturas políticas de la Biblia en la revolución rioplatense (1810-1835)”, Anuario de Historia de la Iglesia, España, Universidad de Navarra, XII (2003), pp. 201-224.

28  Autor desconocido, IEA, nº 11770.

29  Carlos Herrejón Peredo, Del sermón al discurso cívico (...) op. cit. p. 10.

30  Miguel Núñez Beltrán (2002), “Predicación e historia. Los sermones como intepretación de los acontecimientos”, CRITICON, Toulouse, p. 279

31  Sobre este tema puede consultarse Silvano Benito Moya (2000), Reforma e Ilustración. Los Borbones en la Universidad de Córdoba, Córdoba, Centro de Estudios Históricos “Carlos Segreti”.

32 IEA, nº 11634, “Sermón panegírico del Seráfico Patriarca San Francisco de Asís, predicado el año 1838.

33  Miguel Núñez Beltrán, “Predicación e historia (...)” op. cit. p. 290.

34 IEA, nº 11844.

35  Expresión tomada de un expediente iniciado contra el cura Jerónimo de Zarza por su sermón del 15 de octubre de 1815, IEA, nº 243.

36 IEA, nº 243.

37 IEA, nº 243.

38  Un sector del federalismo de Córdoba va a acompañar y sostener al general oriental José Gervasio de Artigas y su proyecto de Pueblos Libres. A esa facción adhirió el gobernador J. Díaz hasta julio de 1816, en que envió a los diputados al Congreso que juraría la Independencia en Tucumán.

39  En lo político Córdoba había adherido a Artigas separándose de Buenos Aires, y en lo eclesiástico el obispo había sido removido por el gobierno acusado de refractario al sistema. Zarza había sido acusado de apoyar al obispo.

40  Lo mismo ocurría en España donde el púlpito servía a las élites cortesanas, como muestra Álvarez Ossorio, para dirimir conflictos y hasta el rey recibía consejos de cómo gobernar. Cf. Antonio Alvarez-Ossorio Alvariño (2004), “Facciones cortesanas y arte del buen gobierno en los sermones predicados en la capilla Real en tiempos de Carlos III”, CRITICON, Toulouse, p. 90.

41  Según Roberto Di Stefano en Buenos Aires la situación parece haber sido distinta. Las reformas eclesiásticas pensadas para la Provincia de Buenos Aires en 1822/23 fueron retomadas en esencia por Rosas, quien hizo posible la romanización de la Iglesia local y “la clericalización de la Iglesia, la conformación de la institución eclesiástica como entidad separada de la sociedad”, Roberto Di Stéfano (2004), El púlpito y la Plaza. Clero, sociedad y política de la monarquía católica a la república rosista. Buenos Aires, XXI, p. 248.

42  La Provincia de San Juan, dependiente de la diócesis de Córdoba pero autónoma en lo político, estaba gobernada por el liberal Salvador María del Carril. Éste había sancionado una reforma al clero en 1824 que más tarde sería abolida. IEA nº 7175. San Juan, 1822.

43 IEA, nº 11611- “Sermón de Sn. Geronimo pronunciado por el R.P.M y Dr Fr. Felipe Serrano en esta Iglesia Cathedral de Córdoba” puede ser c. 1825

44  Con federalismo rosista nos referimos a la tendencia federal que fue hegemónica durante los años 1835 y 1852.

45  Carlos Herrejón Peredo, Del sermón al discurso cívico (...) op.cit.

46 IEA, nº 11611. 1825

47  Aunque hay procesos por herejía anteriores importa señalar que en 1844 se descubren unas cajas con libros calificados de protestantes y se llamaba la atención porque estas “obras contrarias a nuestra Santa Religión, con un espíritu anticatólico, y con el título de cristianos” “se han puesto en pública venta”, AHPC, Gobierno, Tomo 193 (c), ff 104 y 330.

48 IEA- nº 11532.

49  Miguel Calixto del Corro, “Varios sermones panegíricos (...)”. Versión manuscrita en IEA, nº 11724. (ambas versiones son iguales en este párrafo).

50  Si bien Rosas es gobernador de la Provincia de Buenos Aires por dos períodos (1829-1832 y 1835-1852), el segundo mandato es claramente el más importante ya que allí define un estilo de hacer política, “federal rosista”. Ver: Jorge Gelman, (2009), Rosas bajo fuego. Los franceses, Lavalle y la rebelión de los estancieros. Buenos Aires, Sudamericana.

51 IEA, nº 11634, “Sermón panegírico del Seráfico Patriarca San Francisco de Asís, predicado el año 1838”.

52 AAC, Lég. 34, T IV.

53  Acá nos referimos a la tibia separación de esferas que se insinúa en algunos espacios de las Provincias Unidas desde las experiencias políticas de 1820.

54  Sobre el discurso rosista ver Jorge Myers (1995), Orden y Virtud. El discurso republicano en el régimen rosista, Buenos Aires, Universidad de Quilmes.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Valentina Ayrolo, « El sermón como instrumento de intermediación cultural. Sermones del federalismo cordobés, 1815-1852 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 13 novembre 2009, consulté le 22 juillet 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/57521 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.57521

Haut de page

Auteur

Valentina Ayrolo

CONICET- Universidad Nacional de Mar del Plata vayrolo[at]mdp.edu.ar

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page