Navigation – Plan du site
Débats | 2009
Historizar los cuerpos y las violencias. América Latina, siglos XVII-XXI – Dossier coordinado por María José Correa Gómez y Romané Landaeta Sepúlveda
Oliva López Sánchez

Dos en uno y cada uno en dos” : La imagen del cuerpo monstruoso en la teratología del siglo XIX en México

Two in one and each one in two” : The image of the monstrous body in the nineteenth century medicine, Mexico
[29/11/2009]

Résumés

Le développement des sciences biomédicales a été renforcé par des technologies issues d’autres disciplines. C’est le cas de la photographie, considérée comme un pas vers l’objectivité scientifique nécessaire au registre de l’anatomie humaine. L’utilisation de la photographie dans la tératologie du 19e siècle, spécialisation de la médecine destinée à l’étude des malformations humaines, représenta une grande avancée technologique pour la communauté scientifique. Cela permit de mettre en évidence les analyses tératologiques qui contribuèrent à l’étude, au classement et à l’exclusion de l’anormal, du registre de son anatomie et de sa physionomie monstrueuse. Malgré le désir d’objectivité exprimé par les médecins, l’étude du monstre représenta l’ambivalence de la peur et de la fantaisie d’arriver à connaître son origine. L’examen des individus qui échappent à l’ordre du « naturel » est à n'en pas douter un acte de violence symbolique et de violence de fait.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

México
Haut de page

Texte intégral

 “Oh mujeres preñadas cuyo afán y cuidado es

tener descendencia en buena condición,

 Cuidáos de todo aquello que miráis y pensáis”.

Abad Claude Quillet, Callipaedic

  • 1  Órgano de difusión de la Academia Nacional de Medicina de México que se publica de manera ininterr (...)
  • 2  Las citas textuales que acompañan al texto respetan la ortografía original de los documentos consu (...)
  • 3  Ver López Sánchez, O., “Imágenes y representaciones del himen. Un estudio médico legal del siglo X (...)
  • 4  López Sánchez, O., Enfermas, mentirosas y temperamentales. La concepción médica del cuerpo femenin (...)

1El objetivo de este ensayo es evidenciar cómo el uso de la imagen fortaleció el análisis de los estudios teratológicos publicados en La Gaceta Médica de México1 y otras revistas médicas en la segunda mitad del siglo XIX2. Se pretende hacer un análisis de cómo la imagen – fuese dibujo, grabado o fotografía – posibilitó la sistematización y objetivación del conocimiento médico sobre las enfermedades, particularmente las referidas a las deformaciones y malformaciones humanas abordadas por la teratología, especialidad médica orientada a estudiar y clasificar las monstruosidades del cuerpo. Los médicos mexicanos decimonónicos fueron formados bajo la guía y los conocimientos de la medicina de ultramar, siguiendo las clasificaciones teratológicas de Tardieu, Krafft-Ebing y principalmente Geoffroy Saint-Hilaire. El deseo de los galenos por aportar nuevos datos a la ciencia médica, promovió investigaciones originales entre la comunidad médica mexicana, entre las que podemos citar el estudio sobre el himen llevado a cabo por Francisco de Asís Flores y Troncoso en 18853 o la primera cesárea practicada en una mujer viva por Juan María Rodríguez y otros médicos prominentes4. Ambos trabajos considerados aportaciones nacionales a la medicina universal, dieron cuenta de una indagación agresiva en los cuerpos de quienes sirvieron de cobayas.

2La educación de la mirada médica precisó de datos contundentes que diferenciara los estados normales de los patológicos ; en este escenario la imagen fue uno de los principales recursos para observar los aspectos anatomo-fisiológicos en su exacta existencia. Especial énfasis nos merece el uso de la fotografía, la cual tuvo un doble uso : como herramienta tecnológica en el campo médico para difundir el conocimiento sobre la clasificación teratológica y como evidencia irrefutable de los análisis y las nuevas clasificaciones médicas.

La fotografía y la ciencia : un aporte en la objetivación de la patología

  • 5  López Sánchez, O., “Imagen y sexualidad : el uso de la fotografía en el campo de la medicina legal (...)

3El uso de la fotografía en el contexto de la medicina practicada en la ciudad de México durante el último tercio del siglo XIX fue escaso, como lo dejan ver las revistas médicas de la época. Se empleaban con mayor frecuencia el grabado, el dibujo y las gráficas. Excepcionalmente la fotografía aparecía en los artículos médicos y tesis de medicina ; no obstante las imágenes localizadas nos han permitido llevar a cabo el análisis de su uso tecnológico en el campo de la teratología5.

  • 6  Ruvalcaba, I., “Notas sobre el origen y práctica de la fotografía científica en México”, Alquimia,(...)
  • 7  López y Muñoz, R. M., “Biología general, Normal y Patológica”, La Gaceta Médica de México, T. X, N (...)

4Existe una relación estrecha entre la fotografía y la ciencia, pues la primera debe ser entendida como una creación científica con elementos de la física y la química6, que vino a reforzar el proceso de la objetividad en el campo de la investigación. En particular, el uso de las imágenes fotográficas y grabados en la ciencia se hizo más frecuente hacia el último tercio del siglo XIX, periodo en el que los galenos discutían la diferencia entre la biología normal y la patológica7. Las imágenes facilitaron el estudio de la anatomía patológica en ausencia de la pieza morbosa, lo que posibilitó la discusión entre la comunidad médica mexicana y con sus pares en el extranjero. Con frecuencia los artículos publicados en las revistas médicas aludían al intercambio de imágenes entre los galenos, las cuales les permitían debatir sobre la nosografía y sobre algunas clasificaciones patológicas. A decir verdad, la imagen no sólo respondió a una necesidad de ilustrar objetivamente las investigaciones médicas, también funcionó como una suerte de sustento de las nuevas aportaciones o refutaciones.

  • 8  Thompson L., La fotografía como documento histórico : la familia proletaria y la vida doméstica en (...)

5Las fotografías, al igual que otras imágenes y representaciones gráficas son textos cargados de códigos y mensajes, de significados y significantes, que se conjugan y se recrean para dar lugar a una red de significaciones8. Desde la perspectiva “realista”, la fotografía es una imitación perfecta de la realidad, es decir, es una réplica exacta del objeto real. Esta perspectiva objetivista empató perfectamente con la lógica de la epistemología positivista que permeó el pensamiento científico de la segunda mitad del siglo XIX. En el caso de la medicina mexicana decimonónica, el uso de las imágenes, fueran estos grabados, dibujos o fotografías, funcionaron como evidencia y una muestra real de las características de los individuos anormales : locos, enfermos, desviados y criminales. Para los casos teratológicos que se analizarán, las imágenes fotográficas y grabados, además de servir como un recurso de “evidencia objetiva” de una anatomía anormal, nos permiten analizar otros mensajes relacionados con el desarrollo de la ciencia médica nacional y con la construcción de un conocimiento sobre el cuerpo estrechamente vinculado a las exigencias del contexto social y cultural, que requería de individuos sanos, normales y productivos.

  • 9  Foucault, M., Los anormales, México, FCE, 2001.

6La pericia médico-legal del siglo XIX finisecular europeocomo asegura Foucault, estuvo encaminada a establecer la categoría de los anormales, entendida como la degradación de lo normal9. En este contexto, el uso de la fotografía y el grabado resultó crucial porque era la prueba objetiva que sintetizó un sin fin de clasificaciones teratológicas, en las que se mostraba la evidencia anatómica que sustentó dichas clasificaciones.

De lo honorífico a lo represivo : el uso de la fotografía y el retrato en el siglo XIX

  • 10  Pultz, J., La fotografía y el cuerpo, Madrid, Akal/Arte en contexto, 2003, p.13.

“La fotografía y el cuerpo se cruzaron por primera vez en la producción de retratos”10.

  • 11  Freund, G., La fotografía como documento social, Barcelona, Ed. Gustavo Gili. Col. Fotográfica, 20 (...)

7Antes de la expansión del retrato fotográfico, éste era exclusivo y distintivo de una determinada clase social. Un retrato hecho por un pintor o un dibujante cumplía con ciertos imperativos ideológicos, por un lado fomentó el culto a la individualidad y por el otro, se convirtió en un medio de expresión del ascenso social. El retrato, privilegio de la nobleza, pronto se extendió como una práctica social de la burguesía en ascenso y como promotor del ideal del nuevo burgués11. Esta evolución trasformaba tanto la producción artesanal del retrato en una forma más mecanizada de los rasgos humanos hasta llegar al acto fotográfico que se considera como la culminación mecánica de dicho acto. Pronto, el uso de la fotografía formó parte de la vida cotidiana, la práctica de los retratos dejó de ser un acto artístico al servicio de la alta burguesía y fue empleado por otros sectores sociales y posteriormente se le dio un uso de control social para identificar a todo aquel que era diferente. Al extenderse, el uso de la fotografía dejó de ser un objeto de la clase burguesa para ser objeto de clasificación estatutaria.

  • 12  Secula, A., “The body and Archive”, en Bolton, R. (ed.), The context of meaning. Critical Historie (...)

8Así como la fotografía sirvió para identificar a los iguales, también cumplió con la tarea de establecer y delimitar el terreno de la otredad en la que se encontraban los enfermos, las mujeres, los no blancos, los peligrosos y todo lo que personalizaba lo indigno. Se comenzó a definir las tipologías y contingentemente a registrar la desviación y la patología social12.

  • 13  Ver Olivier Toledo, C., “Con el alma en el cráneo. Estudio de Plotino Rodakanathi”, en Memorias de (...)
  • 14  Franz Joseph Gall, neuroanatomista del siglo XVIII, pionero en la localización de las funciones me (...)
  • 15  En E.E.U.U. la frenología y el uso del retrato se dieron a la par. Secula, A., “The body and Archi (...)

9De ahí surgió la fisonomía y la frenología, teorías que suponían que la forma del cuerpo especialmente la cara y la cabeza ofrecían signos del carácter de los individuos ; a través de la inspección y palpación de las protuberancias craneales que se suponían relacionadas con localizaciones hipotéticas de aquellas facultades en el encéfalo. La craneoscopia fue el método de inspección de la frenología13. La frenología surge en la primera década del siglo XIX con el médico vienés Franz Josef Gall14. En los años de 1850 el retrato ayudó a la identificación y clasificación de los rasgos fisonómicos y frenológicos15.

  • 16  Pachecho, J., Esposisión sumaria del sistema frenológico del Doctor Gall, México, Ignacio Cumplido (...)
  • 17  Ver Castels, R., C., Según la frenología, México, Vicente Torres, 1876.
  • 18  Olivier Toledo, C., op. cit.

10Los estudios sobre la frenología, desde el campo de la medicina – en 1835 – son las primeras indagaciones seculares que se hacen en el país sobre los afectos, carácter y cualidades psíquicas del sujeto, se trata de los primeros estudios laicos sobre mundo psi. En México, José Pacheco16 fue uno de los médicos que promovió los estudios que señalaban al cerebro como el lugar donde los procesos psíquicos y comportamentales se hospedaban. Con el tiempo se produjo una expansión de literatura que sostenía la tesis17. La frenología debe ser considerada como la precursora de la idea sobre el cerebro como lugar del alma que se prolongará hasta los estudios de la psicología en la lógica y que será el punto de tensión y crítica contundente en el trabajo de Plotino Rhodakanaty18.

11Los signos del cuerpo sirvieron para organizar y sobrevalorar la actividad intelectual sobre la manual. Por lo tanto, la frenología y la fisonomía contribuyeron a fortalecer la ideología hegemónica capitalista que estableció la división jerárquica del trabajo y promovió el individualismo.

  • 19  Padilla Arroyo, A., De Belem a Lecumberri. Pensamiento social y penal en el México decimonónico, M (...)
  • 20  Uno de los fundadores de la escuela bioantropológica fue Cesare Lombroso, 1876 ; Enrico Ferri 1900 (...)
  • 21  Malvido, E., y López, O., “La concepción del cuerpo en el siglo XIX : cuerpo como sujeto de delito (...)

12Se creó el cuerpo del criminal, un cuerpo diferente del burgués por su moral y por su biotipo. Así surgieron los archivos fotográficos de los delincuentes que fueron empleados por la policía. Tengamos en cuenta que durante la segunda mitad del siglo XIX en México, el pensamiento criminológico giró en torno a dos posturas ; la escuela liberal clásica, respaldada en la filosofía política liberal de la Europa del siglo XVIII y mediados del XIX, que postulaba al delincuente en el sentido jurídico, es decir, como violación de la ley y del pacto social19. En cambio, la escuela criminológica positiva incorporó el método científico para explicar la criminalidad ; desde esta lógica se consideraban otros factores que incluían la naturaleza del delincuente porque no aceptaban la definición jurídica que lo concebía como un individuo que actuaba bajo su libre albedrío. Desde este enfoque, la criminalidad era resultado de factores bioantropológicos20. Al reconocer la existencia de rasgos y características antropológicas que explicaban el comportamiento del criminal se crearon biotipos basados en las clasificaciones como la de Cesar Lombroso quien distinguía al criminal nato del de ocasión21. En este contexto científico, el uso de la fotografía para identificar los rasgos fisonómicos del al criminal resultó fundamental.

  • 22  Secula, A., “The body and Archive”, op. cit
  • 23  Felipe Teixidor nació en España y murió en el D. F., México (1895-1980). Bibliógrafo e Historiador (...)
  • 24  Ver Massé Zendejas, P., La fotografía en la Ciudad de México en la segunda mitad del siglo XIX (La (...)

13Pronto el contenido de la fotografía fue homologado con el lenguaje universal de la estadística porque la fotografía ofrecía detalles del cuerpo del criminal o anormal y podría clasificarse en términos cuantitativos22. De ahí la importancia de darle imagen a lo peligroso y a lo monstruoso como un acto de distanciamiento, de diferenciación y clasificación. En México, existen archivos fotográficos de delincuentes que datan de 1870 y se encuentran en el fondo Felipe Teixidor23 de la Fototeca Nacional del INAH24.

  • 25  Juan María Rodríguez perteneció a la segunda generación de médicos obstetras que incursionaron en (...)
  • 26  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple, nacido en Durango el año de 1868”, (...)

14Los médicos mexicanos del siglo XIX coleccionaron, tal como lo hacían los anticuarios de la época, piezas en sus gabinetes particulares, y con frecuencia se prestaban los ejemplares para realizar estudios comparativos que buscaban conseguir una acertada clasificación, y con ello, un avance en la ciencia médica. En 1870, por ejemplo, el médico Cristóbal Palacios radicado en Durango le mandó al Dr. Juan María Rodríguez25. Un ejemplar de un monstruo humano, cuádruple de cinco meses de gestación, que conservaron en alcohol para que fuera estudiado con la siguiente relatoría26.

  • 27 Idem., p.18. Las cursivas son nuestras.

“El referido caso, además de raro, me parece tan útil para el estudio de la gestación y de la circulación de la sangre del feto, que se lo remito para que haga V. un estudio de él, suplicándole me comunique sus observaciones. Dos norteamericanos hicieron grandes esfuerzos porque se los vendiera para llevarlo a los Estados Unidos ; pero calculando que mi patria era digna también de poseer una tan curiosa monstruosidad me resolví á preferirla, por lo que aquellos señores hubieron de conformarse con llevar únicamente algunas docenas de fotografías que mandaron hacer á sus expensas”27.

  • 28 Idem., p.19.

15En otras ocasiones, como lo deja ver la cita anterior, lo que circularon fueron las fotografías o dibujos, los cuales servían de referencia para sus estudios y clasificaciones. La mayoría de los estudios eran solamente descripciones detalladas de los monstruos, que no sólo terminaban ubicados dentro de la clasificación teratológica ; también fueron empleados para resolver las interrogantes sobre embriología, lo que según los galenos mexicanos, daría algunas luces acerca del origen del monstruo humano y animal28.

El campo teratológico

  • 29  El caso de Julia Pastrana, “la mujer mono” es un ejemplo, otro es el de las “Hermanas Húngaras”. V (...)
  • 30  Santiesteban, H., Tratado de monstruos. Ontología teratológica, México, Plaza y Valdés-UABCS, 2003

16La medicina reclamó como suyo el estudio del monstruo, figura que ha acompañado al ser humano en su paso por el mundo. La imagen de una corporeidad mixta resulta monstruosa y representa lo sobre natural, lo que nos remite a la existencia de seres diferentes cuyas ubicaciones espacio-temporales rebasan el orden habitual y pueden llegar a cumplir funciones importantes en la memoria de un grupo. El monstruo ha funcionado como un elemento nemotécnico fundamental que asegurará el recuerdo de ciertos mensajes y simbolismos. A lo largo de la historia, el monstruo ha representado una significación determinada. Portador de catástrofes, malos presagios o eventos inminentes. La rareza del monstruo también ha servido para despertar el morbo de algunos y enriquecer los bolsillos de otros29. La figura de la mujer barbuda, el hombre elefante, los hermanos siameses son tan sólo algunos de esos fenómenos circenses30.

  • 31 Idem., p.23.

17El significado del fenómeno de lo monstruoso cambia según la disciplina que lo aborde. “El monstruo es ambivalente y variable. De esa misma manera dialógica, el ser en cuestión produce dos sentimientos encontrados : repulsión y fascinación. El monstruo tiene varias aristas ; es algo más de lo que vemos, e incluso de lo que nos imaginamos ; tiene un porqué un para qué, depende si lo que muestra es pasado, presente o futuro. Es causa, es efecto, y algunas veces, es fin en sí mismo”31.

18El ámbito de lo maravilloso ha sido el contexto de recreación de la monstruosidad ; aparece en la pintura, la literatura, la escultura. También aparece en libros de todo tipo : mitológicos, tratados científicos, libros de viajes y poesía, por lo que es difícil establecer los límites de participación de cada disciplina. Estamos ante el problema de los universales pues los monstruos aparecen en las diferentes culturas sin que medie relación alguna. En el caso de los tratados teratológicos, éstos han establecido una clasificación al servicio de la comunidad médica sin importar la procedencia. El ordenamiento y categorización de los monstruos en el campo teratológico es la evidencia de esa universalidad ; ésta atraviesa culturas y tiempos que irremediablemente alude a las semejanzas de identidad que guardan los diversos especimenes entre sí.

19Las implicaciones teratológicas de la monstruosidad llevaron a los médicos del siglo XIX a realizar una extensa y detallada clasificación de las posibles deformaciones humanas, pues al parecer, el estudio del monstruo ayudaría a una mejor comprensión de la naturaleza biológica, la cual se dividía en normal y patológica. Si a partir de lo conocido se aprehendía y describía lo desconocido, el cuerpo humano normal debía constituir sin duda alguna el elemento para conocer lo monstruoso. En cualquier caso, el monstruo aparecerá de manera ocasional pero siempre con el mensaje de existencia y recordatorio de que pervive en lo humano.

  • 32  Saint-Hilaire, G. I., Traité de Teratologie, Bruselas, Edic, III Tomos, 1837.

20Durante el siglo XIX la figura de Geoffroy-Saint-Hilaire (padre) fue fundamental en la organización teratológica de los hallazgos que sobre la temática se registraron en la medicina occidental, y México no fue la excepción. Los galenos mexicanos emplearon el manual de clasificación de este médico francés para comparar sus piezas y especímenes a fin de encontrarles un lugar en la ciencia32. Uno de los médicos que más sobresalió en estos estudios fue Juan María Rodríguez, médico prominente que igualmente hizo importantes aportaciones a la gineco-obstetricia. De esta manera, Rodríguez reflexionaba sobre aspectos teratológicos, tocológicos y médico-legales.

  • 33  Ver López Sánchez, O., De la costilla de Adán al útero de Eva. El imaginario médico y social del c (...)
  • 34  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano diplogenésico, monocéfalo, autoritario, onfal (...)

21La sección de teratología de La Gaceta Médica de México registraba casos de polidactilia, anomalías corporales y monstruosidades diplogenésicas y cuádruples, así como de fetos onfalósitos. De igual manera se consignaron casos de hermafrodismo33. La mayor parte de ellos estuvieron acompañados de imágenes. Fotografías y grabados, que servían no sólo de evidencia de las deformaciones y monstruosidades humanas, sino que además funcionaron como el sustituto de la pieza en el momento del estudio. Era frecuente que la comunidad médica de la Academia Nacional de Medicina intercambiara la información sobre sus gabinetes de curiosidades, por lo que las imágenes sirvieron para fortalecer la comunicación e intercambio con médicos del interior del país y con algunos extranjeros. La imagen del monstruo representó una estrategia de investigación y comunicación en la investigación teratológica. Es importante mencionar que, a pesar del uso que la fotografía tuvo hacia finales del siglo XIX, no siempre lo que aparecían en las revistas médicas eran imágenes fotográficas, en muchas ocasiones se trataba de dibujos de las piezas o de dibujos de las fotografías de las piezas, aspecto que llama nuestra atención34. Probablemente se debió a un problema de recursos, o bien a la costumbre de contar con el apoyo de los dibujantes para representar la anatomía humana.

Ontología teratológica del monstruo y su clasificación médica

  • 35  Foucault, M., Los anormales, op. cit., p. 61.

22El monstruo ha tenido un lugar dentro de las cosmovisiones y existe en los distintos niveles de la creación : desde el divino hasta el mineral, pasando por el animal y el humano. Una pregunta asaltó a los estudiosos del tema : ¿El monstruo tenía una existencia real o imaginaria? Para la medicina el monstruo es un ser real, producto de la equivocación de la naturaleza, por lo tanto tiene una dimensión humana que le exige tener cierta identidad en términos jurídicos, o una existencia como afirma Foucault : “[…] lo que define al monstruo es el hecho de que, en su existencia misma y su forma, no sólo es violación de las leyes de la sociedad, sino también de las leyes de la naturaleza. El campo de aparición del monstruo, por lo tanto es un dominio al que puede calificarse de jurídico biológico”35.

  • 36  Santiesteban, H., op. cit.
  • 37  Ver, López Sánchez, O., “La medicalización de la sexualidad a finales del siglo XIX en México”, en (...)

23El monstruo es un ser liminal en todos sentidos ; puede ser estudiado tanto en su dimensión biológica como en la mítico-religiosa. El monstruo también representa la otredad, lo ajeno a nosotros o lo que queremos alejar. No obstante, una paradoja es que el monstruo aparece íntimamente relacionado al hombre, a tal grado que bien puede ser como su espejo. El monstruo ha salido de las entrañas humanas en sentido propio y figurado36. Existen diversos tipos de monstruosidades y deformaciones. Los seres híbridos pertenecen más a la mitología, tal es el caso del centauro y el unicornio ; mientras que, cuando de deformaciones se trata, el monstruo puede ser remitido al campo de la ciencia para ser estudiado en su composición, investigación que buscará clasificarlo en su dimensión biológica y posteriormente regular sus derechos civiles y jurídicos37.

24Al respecto, a la teratología le ha importado identificar la unicidad del monstruo. Cuando nacen seres que poseen fragmentos de otros, criaturas que nacen unidas en sus cuerpos, dos cuerpos y una cabeza, dos cabezas en un cuerpo o un ser que sale de otro, la medicina tuvo que enfrentar una problemática biológica, pero sobre todo jurídica. Los médicos debieron dilucidar si se trataba de un monstruo o de más de uno, o sea, de un ser o de varios seres. En esas circunstancias, se interrogaron sobre qué tipo de derechos legales podían aspirar, pues al nacer vivo, el desorden natural materializado en el cuerpo del monstruo trastornaba el orden jurídico.

25Es evidente que no sólo se trataba de la individualidad de los monstruos, sobre todo se trataba del problema del individuo, del latín significa indivisible. ¿Sería posible dividir a un individuo? ¿Se trataba de más de un individuo unido y deformado como resultado del error de la naturaleza? La individuación de un ser es justamente su no división, pero un ser puede prescindir de ciertas partes del cuerpo y sigue siendo un individuo ; pero un individuo no puede prescindir de su cabeza. El peso que se le ha dado a la razón como característica humana llevó a ubicar la cabeza como la parte del cuerpo que no sólo está por encima del resto, también es la parte que confirma la individualidad.

El ruiseñor de dos cabezas

  • 38  Monstruo doble de dos cuerpos unidos, con dos ombligos separados y dos cordones umbilicales.
  • 39  Rodríguez, J. M., Teratología. Noticias relativas á Millie-Christiner pygópago de la Carolina del (...)

26Clasificadas como monstruos ensomfalianas38, Millie-Christine, las gemelas de Carolina del Norte, fueron estudiadas por distinguidos médicos extranjeros y por el mexicano Juan Ma. Rodríguez, quien en 1894 viajó a los Estados Unidos para conocerlas. Las gemelas llamaron la atención de los teratólogos del mundo occidental por la rareza a la que pertenecían : aunado a su condición anatómica, eran un par de cantantes que recorrieron Europa, México y por su puesto su propio país. Rodríguez las conoció en una exhibición en la ciudad de México, realizada en enero de 1894, y a los cuatro meses, con ayuda de los Drs. Francisco Grande Ampudia y Luis Troconis Alcalá, y con el apoyo de las investigaciones de un discípulo suyo, el Dr. Antonio Ruiz Erdozain, llevaron a cabo un opúsculo de dichas gemelas. En el informe se discute justamente el problema de la organización anatómica, fisiológica y psicológica de estas mujeres, para saber si se trataba de un ser doble con funciones idénticas o distintas39.

27Lo interesante de la observación es la discusión en la que entra el médico. El debate es justamente que, al tratarse de la unión de dos seres casi completos, y por lo tanto diferenciados, paradójicamente no podían ser separados, puesto que la unión de los cuerpos, que estaba al nivel del sacro, originó que solamente tuvieran un ano y una vagina. Intrigado por su organización fisiológica y psicológica, Rodríguez observó que ambas defecaban y orinaba al mismo tiempo por los mismos orificios ; aunque tenían aparatos digestivos independientes, ambos coincidían en el tubo de la excreción. No obstante, tenían reacciones emocionales diferentes y puntos de vista incluso opuestos ; sus reacciones tanto fisiológicas como emocionales también eran completamente distintas.

  • 40 Idem., p. 306.

28Frustrado por la limitaciones que los médicos estadounidenses impusieron en su observación, Rodríguez se basó en otros casos de engendros ensomfalianos y concluyó que, aun siendo independientes en casi todas sus funciones, Millie-Chistine estaban destinadas a morir casi simultáneamente, como había ocurrido en los casos de Elena y Judith, las hermanas húngaras, y de los gemelos Siam. Ambos casos, documentados por otros teratólogos, mostraban la muerte sucesiva, uno después del otro, a pesar de que también se había comprobado una independencia fisiológica y emocional, incluso en el caso de las gemelas que excretaban y menstruaban en tiempos distintos, lo que aumentaba su grado de independencia. Así, Juan Ma. Rodríguez concluyó que Millie-Christine estaban condenadas a morir una después de otra y que no llegaría a sobrevivir ninguna muerta la otra. Los gemelos Siam tuvieron una vida plena, según se cuenta : se casaron con dos hermanas, tuvieron 22 hijos y se resalta la armonía en los acuerdos y el compañerismo que les caracterizaba, lo que sintetizaron en la siguiente frase : “dos en uno y cada uno en dos”40.

29En efecto, las historias de los denominados monstruos ensomfalianos no sólo nos lleva al campo de lo médico y el terreno de la moral, definitivamente nos coloca de lleno en el problema jurídico. ¿Cómo se podía explicar que teniendo dos cuerpos casi completos y con funciones y comportamientos independientes, Millie-Christine fueran tratadas como seres monstruosos y prácticamente sin derechos, pues desde temprana edad se las exhibió por todo el mundo? Rodríguez describe la inspección, que se presume se hizo con todo detalle, al grado que explica las reacciones de los cuerpos al tacto en el momento de la exploración.

  • 41  Monstruo fetal doble pegado por las nalgas.
  • 42  Rodríguez, J. M., Teratología. Noticias relativas…, op. cit., p. 303.

“Examinadas y observadas durante sus viajes por todo lo que Europa contaba entonces de fisiólogos, anatómicos, psicólogos y naturalistas, multitud de veces descritas y figuradas en obras importantes como la “Historia Natural” de Buffon y las “Transacciones filosóficas” ; celebradas aún por muchos poetas, en primer lugar por el ilustre Pope ; mencionadas, en fin, sin excepción, en cuantas obras teratológicas han aparecido de un siglo acá, Elena y Judit son un perfecto y acabado tipo de pygopagia41 precursor de este otro formado por Millie-Christine. Antes de estas se contaban sólo seis ó siete casos de pygopagia ; lo que prueba lo raro que este género de monstruos entre los hombres y aun entre los animales. Más vale así ; nadie puede desear ; ni estar conforme mucho menos, en que vengan al mundo seres condenados á vivir á perpetuidad en compañía de un confidente, insoportable”42.

30Después de leer la historia aparece un dato relevante que tiene que ver con la discriminación positiva de la que fueron objeto estas gemelas y se vincula con una situación jurídica. En su condición de hijas de esclavos, fueron compradas y obtuvieron una posición económica que en su contexto social no habrían conseguido jamás. Además, hablaban varios idiomas y consiguieron una fama que las llevó a recorrer el mundo, pues eran exhibidas al público a través de conciertos musicales. Si bien es cierto que sus vidas dependían de lo que convenía a quien las manejaba, a través de las exhibiciones, tanto públicas como ante las comunidades médicas, las gemelas consiguieron una condición social diferente a la de sus padres.

31No se aborda el tema de las retribuciones económicas ni cuáles eran sus ganancias directas de las gemelas al ser exhibidas, tema que Foucault trató en sus sesiones sobre los anormales cuando analizó el problema jurídico de la sucesión de bienes. Al parecer, estas mujeres tenían en su contra la monstruosidad ensomfaliana y su condición de esclavas, lo que posibilitó la exhibición de su condición física. En ellas el canto es un dato accesorio, no fundamental. Por otro lado, en su caso se hablaba de dos personas, lo que aludía a una independencia en términos jurídicos : se desconocen otros datos al respecto. Los informes registrados nos llevan a suponer que se trató de dos mujeres, pues eran referidas como “las hermanas”, aunque su nombre aparecía unido con un guión, como el sacro que las unía.

  • 43  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple, nacido en Durango el año de 1868”, (...)

32También existieron otros casos, cuyas clasificaciones más reconocidas fueron propuestas por médicos de la talla de Isidoro Geoffroy Sain-Hilaire, Hubert, Malacarne, Buffon, Blumenbach, Meckel, Breschet, Charvet, Serres y Devergie, entre otros. Pero los hallazgos de los médicos mexicanos no fueron divulgados, a pesar de que éstos hicieron aportaciones a las clasificaciones teratológicas a partir de las imágenes de las piezas monstruosas que pudieron construir para sus investigaciones. Tal es el caso del análisis realizado por Juan María Rodríguez en 1870, el cual hemos citado antes y que refiere un monstruo humano cuádruple43. Después de un largo análisis, Rodríguez concluyó que con dificultad algunos médicos aceptaban las monstruosidades triples, mientras que otros como el afamado Dr. Saint-Hilaire sólo reconocía las dobles, pues las triples y con mayor razón las cuádruples pertenecían al mundo de la fantasía, en el que se aparecían monstruos humanos de siete cabezas o serpientes con piernas. Pero, venciendo el escepticismo, Rodríguez concluyó lo siguiente :

  • 44 Idem, p. 32.

“[ …] es el primer monstruo cuádruple auténtico que ha existido ; su advenimiento al mundo contraria la generalidad absoluta con que prematuramente han sido aceptados hasta hoy ciertos principios relativos á la union similar de los monstruos dobles. Las clasificaciones anteriores á la de Mr. Geoffroy Saint-Hilaire, como es sabido, casi no tenian otro objeto que formar cuadros en los cuales las anomalías se fuesen acomodando con cierto orden convencional, á fin de que pudiera fácilmente encontrarse cualquiera de ellas entre las demas. Uno de los clasificadores mas distinguidos decia : no reconozco en las clasificaciones otra importancia, que facilitar el estudio y poner en órden las ideas”44.

33Reconociendo que este sistema de clasificación tenía muchas dificultades y limitaciones, Rodríguez se atrevió a proponer una nueva clasificación :

  • 45  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple…”, op. cit., p. 34.

“[ …] fijándome solo en los caracteres del tipo específico existente, me propongo erigir una nueva familia, y agregarla á la Tribu III del órden II que comprende á los monstruos parasitarios del cuadro de Mr. Geoffroy Saint-Hilaire. El nombre de dicha familia seria EXOCIMIA (del griego producto de generación, o feto) El género se llamaria stomatócymo. La clasificación de este monstruo cuádruple seria entonces : TETRA-PARASITARIO, STOMA-TRI-EXÓCYMO”45.

34Lo que a nuestro análisis interesa es que el estudio del monstruo sirvió para comprender los secretos de las formaciones orgánicas y para entender sus efectos sucesivos, pues el hecho de que aparecieran fecundaciones dobles, triples y hasta cuádruples llevó a los galenos a adentrarse en el estudio de la embriogenia, o embriología, como se le conoce actualmente. Así, en palabras de Foucault, el monstruo permitió estudiar el mundo de lo imposible y lo prohibido. La existencia del monstruo representó una violación doble : a la naturaleza y la ley misma. “El monstruo es, en cierto modo, la forma espontánea, la forma brutal, pero, por consiguiente, la forma natural de la contranaturaleza. Es el modelo en aumento, la forma desplegada por los juegos de la naturaleza misma en todas las pequeñas irregularidades posibles. […] el monstruo es el gran modelo de todas las pequeñas diferencias”.

  • 46  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano diplogenésico…”, op. cit.

35Como afirma Foucault, el estudio del monstruo es pues un problema tautológico e inteligible, puesto que en el monstruo mismo se buscó la explicación de su condición. Es decir, los principios de explicación remiten a sí mismo. Esta hipótesis de Foucault la vemos confirmada en una declaración de Juan Ma. Rodríguez a propósito del análisis de un monstruo humano diplogenésico, monocéfalo, autoritario, onfalósito, no viable46 que ya hemos referido y que dice :

  • 47 Idem, p.153.

“Es tal la regularidad que la naturaleza ha establecido aun en estas singulares anomalías, que puede decirse que el naturalista ve y palpa la degradación del estado normal al monstruoso y viceversa, lo cual está comprobado por las pequeñas diferencias, ó mejor dicho, por las cortas distancias que separan ambos estados. En el estudio de las anomalías se observa un órden nuevo que reemplaza al normal, aunque algunos aseguren lo contrario. Ya está puesto fuera de toda duda que las monstruosidades no son las obras del acaso ; y la prueba más concluyente es para mí, el que puedan producirse artificialmente porción de monstruosidades especialmente unitarias”47.

  • 48  López Sánchez, O., De la costilla de Adán al útero de Eva.El cuerpo femenino en el imaginario médi (...)

36Por otro lado, el estudio del monstruo también permitió conocer procesos que, hasta finales del siglo XIX, intrigaban a los galenos ; entre otras cosas, los estudios teratológicos les permitieron indagar sobre la organización anatómica y fisiológica de la reproducción. Este aspecto fue por mucho tiempo desconocido por la medicina, que por mucho tiempo consideró que el cuerpo de la mujer era un cuerpo masculino defectuoso e invertido por su anatomía sexual48.

“El estudio de las monstruosidades está llamado á esparcir la luz en las mas elevadas condiciones de la organización. [ …] en aquella época (finales del s. XVIII) nacieron, casi al propio tiempo, la anatomía patológica y la anatomía de los seres monstruosos. Llegó la ocasión de preguntar á esos entes escepcionales lo que necesitaba saberse, y ellos contestaron con la mayor sinceridad. Con razón el naturalista portugués Correa de Serra, escribia á Mr. Geoffroy Saint-Hilaire : Me pongo contento, y me instruyo con vuestros monstruos ; á la vez que amables son muy platicadores : cuentan sabiamente las maravillas de la organización, diciendo con oportunidad lo que es, y lo que no debe ser. ¡Que mejores delatores, en efecto, para lograr saber sus mas recónditos misterios, que la misma organización en su estado de irregularidad, que la naturaleza, vacilante é impotente, en su momento de supina extravagancia!

  • 49  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple….”, op. cit., p.35.

Por el camino de la evolución normal era difícil, tal vez imposible, comprender cómo se verifican ciertos actos de la economía viviente : por el de la evolución anormal se ha entrado en posesion de muchas verdades demasiado fecundas”49.

37El cuerpo monstruoso resultó ser el portador de la verdad de su origen, por tal razón su imagen se convirtió en causa y consecuencia de su existencia, Más allá de las explicaciones que colocaron a la madre como la principal responsable del accidente anatómico, ya fuese a causa de su imaginación o por la falta de irrigación de la madre al feto, el monstruo hablaba a través de su deformación. Esta última ofreció la comprensión de lo sano y la organización del monstruo había llevado, en palabras de los teratólogos, a dar cuenta de la estructura normal del cuerpo humano.

Reflexiones finales

38La importancia de darle imagen a lo monstruoso para diferenciarlo de lo normal fue, sin duda alguna, el antecedente de la regulación higiénica del cuerpo de los individuos. El monstruo es el antecedente del anormal en su aspecto anatómico, fisonómico y moral. Al igual que los médicos se preguntaban ¿Qué hay atrás del monstruo? esas mismas preguntas se las formuló Lombroso cuando se vio ante los delincuentes y se inquirió ¿Cuál es el monstruo natural que se perfila detrás del ladrón de poca monta?

39Desde entonces la imagen y los retratos aparecieron como elementos inseparables en los archivos policíacos y médicos. Seguirán siendo los rasgos faciales y craneales los que revelarían la naturaleza física y moral de cada individuo. En los estudios teratológicos, las imágenes sirvieron como sustitutos de los engendros y evidencia de su clasificación así como las fotografías de los delincuentes, las prostitutas y los locos se convirtieron en un dato insoslayable de la identificación de esos otros que transgredieron las normas naturales, sociales y jurídicas. Identificar al otro equivale a anticipar sus actos, casi siempre fuera de la norma moral, del orden social y biológico.

40La medicina en conjunto con algunas teorías biológicas ha ejercido una violencia simbólica y en acto que termina por etiquetar y excluir a los individuos que por su biotipo y tal vez ahora su genotipo irrumpan con lo normal para convertirse en lo patológico.

Haut de page

Bibliographie

Barthes, R., La cámara lúcida. Notas sobre la fotografía, Barcelona, Paidós Comunicación, 1989.

Bondeson, J., Gabinete de curiosidades médicas, México, Siglo XXI, 1998.

Castels R., C., Según la frenología, México, Vicente Torres, 1876.

Lombroso, C., El delito y sus causa, Madrid, Librería General de Victoriano Suárez, 1902.

Foucault, M., Los anormales, México, FCE, 2001.

Freund, G., La fotografía como documento social, Barcelona, Ed. Gustavo Gili, Colección Fotografía, 2006.

Guerrero, J., Génesis del crimen en México, México, Librería de la Vda. De Ch. Bouret, 1901.

López Sánchez, O., Enfermas, mentirosas y temperamentales. La concepción médica del cuerpo femenino durante la segunda mitad del siglo XIX en México, México, Plaza y Valdés, 1998.

____________, “La medicalización de la sexualidad a finales del siglo XIX en México”, en Aguilera, G. (et. al.), Cuerpo, identidad y psicología. México, Plaza y Valdés, 1998.

____________, “Imágenes y representaciones del himen. Un estudio médico legal del siglo XIX mexicano”, Memoria, nº 189, 2004, p. 42-47.

____________, “Imagen y sexualidad : el uso de la fotografía en el campo de la medicina legal durante la segunda mitad del siglo XIX mexicano”, Revista de Estudios de Antropología Sexual, Primera época, Vol.1, nº 1, enero-diciembre, 2005.

____________, De la costilla de Adán al útero de Eva. El imaginario médico y social del cuerpo femenino en el siglo XIX, México, FES Iztacala-UNAM, 2007.

López y Muñoz, R. M., “Biología general, Normal y Patológica”, La Gaceta Médica de México, 1875,T. X, nº 2, 4 y 5, p. 34-38, 51-59, 72-76, 87-91.

Malvido E., y López O., “La concepción del cuerpo en el siglo XIX : cuerpo como sujeto de delito”, en Peña Sánchez, E. Y. (coord.), Memoria de la II Semana de la diversidad sexual, México, INAH, 2005.

Massé Zendejas, P., La fotografía en la Ciudad de México en la segunda mitad del siglo XIX (La Compañía Cruces y Campa),Tesis de Maestría, México UNAM-FFyL, 1993.

Olivier Toledo, C., Plotino Rhodakanaty. La propuesta de un Hombre olvidado. México, Tesis de licenciatura, México D. F., UNAM, 2000.

_____________, “Con el alma en el cráneo. Estudio de Plotino Rodakanathi”, Memorias del XI Congreso de Historia de la Ciencia y la Tecnología, México, SMHCYT, 2008.

Pachecho, J., Esposisión sumaria del sistema frenológico del Doctor Gall, México, Ignacio Cumplido, 1835.

Padilla Arroyo, A., De Belem a Lecumberri. Pensamiento social y penal en el México decimonónico, México, Archivo General de la Nación, 2001.

Pultz, J., La fotografía y el cuerpo, Madrid, Akal/Arte en contexto, 2003.

Rodríguez, J. M., “Millie-Christine”, Gaceta Médica de México, Tomo XXXI, 1º de agosto de 1894, nº 15, p.293-307.

Rodríguez, J. M., Cuadros Sinópticos de Obstetricia, una Guía del Arte de los Partos y un Manual del Arte de los Partos, 1870.

______________, “Descripción de un monstruo humano cuádruple, nacido en Durango el año de 1868”, Gaceta Médica de México, Tomo V., 1º de marzo de 1870, nº 2, p. 17-32.

______________, “Descripción de un monstruo humano cuádruple, nacido en Durango el año de 1868”, Gaceta Médica de México, Tomo V., 15 de marzo de 1870, nº 3, p.34.

______________, “Descripción de un monstruo humano diplogenésico, monocéfalo, autoritario, onfalósito, no viable”, Gaceta Médica de México Tomo IV, 15 de mayo de 1869, nº 10, p.145-155.

______________, “Teratología”, Gaceta Médica de México, Tomo XXXI, México 1º de Agosto de 1894, nº 15, p. 295-307.

Roumagnac, C., Los criminales en México : ensayo de psicología criminal, México, imprenta Fénix, 1904.

Ruvalcaba, I., “Notas sobre el origen y práctica de la fotografía científica en México”, Alquimia, Primavera-verano, año 5, nº 14, 2002.

Saint-Hilaire, G. y I., Traité de Teratologie, Bruselas, edic, III Tomos, 1837.

Santiesteban, H., Tratado de monstruos. Ontología teratológica, México, Plaza y Valdés-UABCS, 2003.

Secula, A., “The body and Archive”, en Bolton, R. (ed.), The context of meaning. Critical Histories of Photography, Massachusetts, The MIT Press, 1993, p.343-389.

Thompson, L., La fotografía como documento histórico : la familia proletaria y la vida doméstica en la ciudad de México, 1900-1950, s/r, 1998.

Haut de page

Notes

1  Órgano de difusión de la Academia Nacional de Medicina de México que se publica de manera ininterrumpida desde 1864.

2  Las citas textuales que acompañan al texto respetan la ortografía original de los documentos consultados por lo que no debe tomarse como errores ortográficos.

3  Ver López Sánchez, O., “Imágenes y representaciones del himen. Un estudio médico legal del siglo XIX mexicano”, Memoria, nº 189, 2004, p. 42-47.

4  López Sánchez, O., Enfermas, mentirosas y temperamentales. La concepción médica del cuerpo femenino durante la segunda mitad del siglo XIX en México, México, Plaza y Valdés, 1998, p. 104 y passim.

5  López Sánchez, O., “Imagen y sexualidad : el uso de la fotografía en el campo de la medicina legal durante la segunda mitad del siglo XIX mexicano”, Revista de Estudios de Antropología Sexual, Primera época, Vol. 1, nº 1, enero-diciembre, 2005, p. 175-192.

6  Ruvalcaba, I., “Notas sobre el origen y práctica de la fotografía científica en México”, Alquimia, Primavera-verano, año 5, nº 14, 2002, p.7.

7  López y Muñoz, R. M., “Biología general, Normal y Patológica”, La Gaceta Médica de México, T. X, Núms. 2, 4 y 5, 1875, p. 34-38, 51-59, 72-76, 87-91.

8  Thompson L., La fotografía como documento histórico : la familia proletaria y la vida doméstica en la ciudad de México, 1900-1950, en s/r, 1998.

9  Foucault, M., Los anormales, México, FCE, 2001.

10  Pultz, J., La fotografía y el cuerpo, Madrid, Akal/Arte en contexto, 2003, p.13.

11  Freund, G., La fotografía como documento social, Barcelona, Ed. Gustavo Gili. Col. Fotográfica, 2006.

12  Secula, A., “The body and Archive”, en Bolton, R. (ed.), The context of meaning. Critical Histories of Photography, Massachusetts, The MIT Press, 1993, p.343-389.

13  Ver Olivier Toledo, C., “Con el alma en el cráneo. Estudio de Plotino Rodakanathi”, en Memorias del XI Congreso de Historia de la Ciencia y la Tecnología, SMHCYT, México, 2008.

14  Franz Joseph Gall, neuroanatomista del siglo XVIII, pionero en la localización de las funciones mentales del cerebro.

15  En E.E.U.U. la frenología y el uso del retrato se dieron a la par. Secula, A., “The body and Archive”, en Bolton, R. (ed.), The context of meaning. Critical Histories of Photography, Massachusetts, The MIT Press, 1993, p.343-389.

16  Pachecho, J., Esposisión sumaria del sistema frenológico del Doctor Gall, México, Ignacio Cumplido, 1835, en Olivier Toledo, C., Plotino Rhodakanaty. La propuesta de un Hombre olvidado. México, Tesis de licenciatura, México D. F., UNAM, 2000.

17  Ver Castels, R., C., Según la frenología, México, Vicente Torres, 1876.

18  Olivier Toledo, C., op. cit.

19  Padilla Arroyo, A., De Belem a Lecumberri. Pensamiento social y penal en el México decimonónico, México, Archivo General de la Nación, 2001, p. 97 y passim.

20  Uno de los fundadores de la escuela bioantropológica fue Cesare Lombroso, 1876 ; Enrico Ferri 1900. Ver Lombroso, C., El delito y sus causas. Madrid, Librería General de Victoriano Suárez ; Guerrero, J., Génesis del crimen en México, México, Librería de la Vda. De Ch. Bouret, 1902.

21  Malvido, E., y López, O., “La concepción del cuerpo en el siglo XIX : cuerpo como sujeto de delito”, en Peña Sánchez, E. Y. (coord.), Memoria de la II Semana de la diversidad sexual, México, INAH, 2005.

22  Secula, A., “The body and Archive”, op. cit

23  Felipe Teixidor nació en España y murió en el D. F., México (1895-1980). Bibliógrafo e Historiador, que se naturalizó mexicano en 1928. Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

24  Ver Massé Zendejas, P., La fotografía en la Ciudad de México en la segunda mitad del siglo XIX (La Compañía Cruces y Campa),Tesis de Maestría, México, UNAM-FFyL, 1993. Se puede consultar Roumagnac, C., Los criminales en México : ensayo de psicología criminal, México, imprenta Fénix, 1904. Texto que incluye fotografías de criminales.

25  Juan María Rodríguez perteneció a la segunda generación de médicos obstetras que incursionaron en nuevos métodos y de los que más escribieron sobre el ramo. Además de sus cuantiosos artículos en las diferentes revistas médicas de la época, están sus libros Cuadros Sinópticos de Obstetricia, una Guía del Arte de los Partos y un Manual del Arte de los Partos, obra que presentó en 1879 a la Academia Nacional de Medicina de México y que le fue aprobada y galardonada, la cual sirvió como texto de cabecera durante varias generaciones. Los temas que investigó estuvieron relacionados con la obstetricia, la medicina legal y la teratología.

26  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple, nacido en Durango el año de 1868”, Gaceta Médica de México, Tomo Vol. 1º de marzo de 1870, nº 2, p. 17-32.

27 Idem., p.18. Las cursivas son nuestras.

28 Idem., p.19.

29  El caso de Julia Pastrana, “la mujer mono” es un ejemplo, otro es el de las “Hermanas Húngaras”. Ver Bondeson, J., Gabinete de curiosidades médicas, México, Siglo XXI, 1998. Rodríguez, J. M., Teratología Gaceta Médica de México, Tomo XXXI, México 1º de Agosto de 1894, nº 15, p. 295-307.

30  Santiesteban, H., Tratado de monstruos. Ontología teratológica, México, Plaza y Valdés-UABCS, 2003.

31 Idem., p.23.

32  Saint-Hilaire, G. I., Traité de Teratologie, Bruselas, Edic, III Tomos, 1837.

33  Ver López Sánchez, O., De la costilla de Adán al útero de Eva. El imaginario médico y social del cuerpo femenino en el siglo XIX, México, FES Iztacala-UNAM, 2007.

34  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano diplogenésico, monocéfalo, autoritario, onfalósito, no viable”, Gaceta Médica de México, Tomo IV, 15 de mayo de 1869, nº 10, p.145-155. El artículo comienza con una nota aclaratoria sobre la imagen : “La lámina adjunta está copiada de la fotografía que el Sr. Lucio, Presidente de la Sociedad Médica, tuvo la bondad de mandar sacar.”

35  Foucault, M., Los anormales, op. cit., p. 61.

36  Santiesteban, H., op. cit.

37  Ver, López Sánchez, O., “La medicalización de la sexualidad a finales del siglo XIX en México”, en Aguilera, G. (et. al.), Cuerpo, identidad y psicología, México, Plaza y Valdés, 1998, p.33-56.

38  Monstruo doble de dos cuerpos unidos, con dos ombligos separados y dos cordones umbilicales.

39  Rodríguez, J. M., Teratología. Noticias relativas á Millie-Christiner pygópago de la Carolina del Norte (E.U.A). Apuntes sobre su vida, organización anatómica, fisiológica y psicológica. Paralelo entre este caso y otro semejante llamado “Las Hermanas Húngaras”, con objeto de aclarar ciertas dudas sobre algunos puntos importantes que ha sido imposible averiguar en el caso de “Millie-Christine”, Gaceta Médica de México, Tomo XXXI, 1º de agosto de 1894, nº 15, p. 293-307.

40 Idem., p. 306.

41  Monstruo fetal doble pegado por las nalgas.

42  Rodríguez, J. M., Teratología. Noticias relativas…, op. cit., p. 303.

43  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple, nacido en Durango el año de 1868”, en Gaceta Médica de México, Tomo V, 15 de marzo de 1870, nº 3.

44 Idem, p. 32.

45  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple…”, op. cit., p. 34.

46  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano diplogenésico…”, op. cit.

47 Idem, p.153.

48  López Sánchez, O., De la costilla de Adán al útero de Eva.El cuerpo femenino en el imaginario médico y social del siglo XIX, MéxicoFES Iztacala UNAM, 2007.

49  Rodríguez, J. M., “Descripción de un monstruo humano cuádruple….”, op. cit., p.35.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Oliva López Sánchez, « “Dos en uno y cada uno en dos” : La imagen del cuerpo monstruoso en la teratología del siglo XIX en México », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 29 novembre 2009, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/57824 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.57824

Haut de page

Auteur

Oliva López Sánchez

Profesora Investigadora de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala-UNAM, Doctora en Antropología con especialidad en Antropología Médica. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores y del Consejo de la Sociedad Mexicana de Historia de la Ciencia y la Tecnología, olivalopez[at]campus[point]iztacala[point]unam[point]mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page