Navigation – Plan du site
Colloques | 2010
Influencias y confluencias: la Revolución Francesa /la Revolución de Mayo en el Rio de la Plata. Historia y memoria  / Influences et confluences: la Révolution française /la Révolution de Mai. Histoire et mémoire
Carmen Bernand

Los olvidados de la revolución: el Rio de la Plata y sus negros

Forgotten actors of the revolution : the Rio de la Plata and its Blacks
[07/01/2010]

Résumés

Les Noirs et des mulâtres du Rio de la Plata, aussi bien esclaves qu’hommes libres, participèrent activement dans une série de combats de nature « patriotique » qui débouchèrent dans les guerres d’Indépendance. La première intervention de ces hommes eut lieu sous les ordres de don Pedro Cevallos, contre un ennemi étranger, en l’occurrence le Portugal, et s’acheva par la prise de Colonia de Sacramento et l’instauration en 1777 de la vice-royauté du Rio de la Plata. Par la suite, les invasions des Anglais et la défense de Buenos Aires, donna l’occasion aux hommes de couleur de réaliser des actes d’héroïsme qui leur valurent un prestige certain. Lors des luttes pour l’Indépendance, nombreux hommes d’origine africaine furent recrutés dans l’Armée des Andes. Cette participation soutenue et patriotique, reconnue à l’époque, fut omise ou sous-estimée par l’histoire officielle. Malgré leur comportement loyal, ces hommes de couleur furent intégrés difficilement à la nation émergeante et l’abolition de l’esclavage ne fut pas l’œuvre de la Révolution de 1810.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Este artículo prolonga el que C. Bernand publicó en esta misma revista, el 18 de enero de 2006, «  (...)

1¿Cuál fue la participación de los esclavos en los acontecimientos que desencadenaron la revolución porteña de 1810? Este interrogante podría extenderse a los indios y a los mestizos, tema complejo que no podemos tratar en estas líneas. La iconografía oficial de los manuales de historia para uso de la enseñanza primaria y secundaria, muestra al pueblo soberano agolpado frente al Cabildo de Buenos Aires el 25 de mayo de 1810, a pesar del fuerte aguacero que cae sobre la Plaza, « el pueblo quiere saber de qué se trata », dice la frase legendaria, generalmente vinculada con los cuadros que plasman ese momento. El « pueblo » de la versión oficial, vestido como « gente decente », muestra una uniformidad de rasgos físicos de tipo europeo, a pesar de que los negros (pero también los mestizos) intervinieron activamente en esos eventos patrióticos. Los miembros de las castas son los grandes olvidados de la revolución, y este texto propone una relectura « negra y parda » de los hechos1.

  • 2  Martha Goldberg y Silvia Mallo : « La población africana en Buenos Aires y su campaña. Formas de v (...)
  • 3  Andrews, George Reid, Afrolatinoamérica, 1800-2000, Iberoamericana, Vervuert, Madrid, 2007, p. 41.
  • 4  Florencia Guzmán, « Africanos en la Argentina. Una reflexión desprevenida », Andes, Salta,n°17, 20 (...)
  • 5  Andrews, op.cit., p. 46.
  • 6  Empleamos la expresión « negros » por ser la que se utiliza en la época. Jamás se habla de « afroa (...)
  • 7  Miguel A. Rosal, “Diversos aspectos relacionados con la esclavitud en el Rio de la Plata a través (...)
  • 8  Sigue siendo una referencia el artículo de Abelardo Levaggi, “La condición jurídica del esclavo en (...)

2Recordemos rápidamente la importancia demográfica de la « gente de color », para utilizar una expresión de la época. En 1778, en que se instaura el virreinato del Rio de la Plata, los negros de Buenos Aires constituyen el 28.4% de la población, porcentaje al cual se suman mulatos, pardos y castas indefinidas2.  Hacia 1800, la trata negrera alcanza su punto culminante, desde la supresión por España de las restricciones al tráfico en 17893. Buenos Aires se convierte en un puerto de amplia  circulación negrera, y paradójicamente, esta africanización se desarrolla pocos años antes de la abolición de ese comercio humano - en 1810, 18 buques entran en el Rio de la Plata4. Nuevas naciones, como las originarias de Mozambique, son introducidas en el Rio de la Plata, y entre 1790 y 1806 encontramos registrados en Buenos Aires 4800 esclavos de esa nación, más 4000 originarios de África occidental y 2700 de Congo y Angola5, que se suman a las poblaciones negras que vivían en el puerto desde hacía varias décadas. En Buenos Aires viven también negros libres, cuyo número es superior al de los esclavos6. La ciudad les brinda  oportunidades de ascenso social, mediante la adquisición de terrenos, inmuebles y también esclavos, lo cual los convierte en vecinos, como puede verse claramente en los registros de las notarías estudiados por Miguel A. Rosal7. Por otra parte los esclavos pueden rescatarse a si mismos, aún cuando el amo no esté de acuerdo8.

3Durante la segunda mitad del XVIII el crecimiento demográfico de Buenos Aires es el más fuerte de todo el continente, no sólo debido a la introducción de esclavos (legales e ilegales) sino también a causa de las migraciones diversas, de españoles, de europeos y de habitantes del Alto Perú, de Paraguay, Cuyo, y Córdoba, oleadas que aumentan el número de forasteros y en particular los procedentes de las « provincias de arriba » (es decir del Alto Perú, hoy República de Bolivia, región integrada en el virreinato del Rio  de la Plata). Según una queja del Síndico procurador en 1791, los « arribeños », en su mayoría mestizos, son « la polilla de los pueblos » y este funcionario pide al virrey que no autorice el ingreso de migrantes de aquellas regiones. De ahi que para los extranjeros que visitan Buenos Aires, los habitantes sean percibidos como amestizados.

1. Los negros de Pedro Cevallos

  • 9  Tulio Halperin Donghi, « Revolutionary militarization in Buenos Aires, 1806-1815 », Past & Present (...)
  • 10  Agn, ix-8-10-2. Bandos,  libro 2, 1753, fols. 22-23; 1762, fol. 312. IX-36-4-3 Tribunales, leg. 74 (...)
  • 11  Maité Klachko-Rotman, “Le rôle de l’armée dans le processus de libération des esclaves au Rio de l (...)

4El primer episodio significativo de la participación patriótica de los negros es la toma de Colonia de Sacramento en 1777. Estos hechos prefiguran en nuestra opinión la militarización de la sociedad rioplatense, que Tulio Halperin Donghi sitúa a partir de 18069. Varios años antes, en 1762, el entonces teniente general Pedro Cevallos, que había sido nombrado gobernador y capitán general de las provincias del Rio de la Plata en 1755, había ocupado la pequeña ciudad portuguesa, anticipándose de pocos días a una flota inglesa que, con la complicidad de Portugal, tenía la intención de utilizar esta ciudad como base a partir de la cual lanzar un ataque sobre la incipiente Buenos Aires. Los cañones de Cevallos hunden la nave almirante, y obtienen la única victoria española durante la guerra que la opone a Inglaterra. Menos conocido es el hecho que Cevallos había reclutado esclavos y pardos libres en la compañía de dragones. En distintas causas protagonizadas ulteriormente por negros y pardos, se menciona la participación de soldados morenos en la batalla de Colonia. Varios años después estos combatientes lo recuerdan10. Esto no es inusual puesto que las milicias de negros y pardos  existían en toda América colonial a pesar de la prohibición de portar armas hecha a estos grupos11.  

  • 12  Liniers regresa a España después de la toma de Colonia de Sacramento y vuelve a América (Montevide (...)
  • 13  Tratado preliminar de paz , ms 11225 (1-10-1777) de la Biblioteca Nacional de Madrid,

5En 1777, después de dos años de conflicto con Portugal, España envía nuevamente a don Pedro Cevallos,  nombrado el año anterior primer virrey del Rio de la Plata, al mando de una poderosa flota, con la misión de recuperar los territorios del sud del Brasil. Pedro Cevallos retorna a América en verdadero “libertador”, ocupa Santa Catarina y reconquista Colonia de Sacramento. En la flota de Cevallos llega también el alférez Santiago Liniers, francés, cuya carrera militar en la armada española se inicia en 177512. En la guerra contra Portugal, Cevallos se sirve de los negros desertores de los portugueses para obtener informaciones militares, y escribe al gobernador Vértiz en febrero de 1777, que es fundamental contar con gente de confianza, ya sea algún habitante, contrabandista o « los desertores de la tropa  y los negros que se pasaren »  darán « muchas noticias de lo que hay y se trabaja en la Plaza ». Colonia se rinde en julio de 1777. Los 342 negros y pardos de esa ciudad son enviados junto con sus amos a Buenos Aires. El 1 de octubre de 1777 el tratado de San Ildefonso es firmado con Portugal, por el cual las fronteras fluviales entre los dos reinos son fijadas después de varios siglos de incertidumbre. El artículo n°19 estipula la existencia de un territorio neutral entre las dos potencias. Las dos coronas se comprometen en perseguir a los esclavos fugitivos para que el hecho de cambiar de dominio no sea pretexto para obtener la libertad. Portugal cede a España dos islas de Guinea ecuatorial, Fernando Poo y Annobón, con lo cual puede participar directamente a la trata negrera13.

  • 14  AGN, IX-21-1-5, Gobierno.
  • 15  Relación exacta de lo que ha sucedido en la expedición de Buenos Aires, que escribe un sargento de (...)

6El Cabildo felicita al victorioso capitán por la « segunda » conquista de la Colonia de Sacramento, que constituye « un nuevo motivo para que toda esta América meridional rinda a Vuestra Excelencia los homenajes de gratitud que debe como a su libertador »14. Pedro Cevallos es el « héroe restaurador de las usurpaciones portuguesas », como lo declara el Cabildo de Santiago de Chile. Unas décimas dedicadas a ensalzar al general comandante, compuestas en 1778 por un sargento de la comitiva a una misteriosa Señora, equiparan a don Pedro Cevallos con varios héroes bíblicos e históricos: « en lo esforzado un Sansón », « en la ciencia un Salomón, un Carlo Magno en prudencia, pues dicen por experiencia, los  españoles vasallos, que con don Pedro Cevallos, nadie tiene competencia »15.

7Pedro Cevallos es un jefe carismático respetado por los negros y los mulatos. Su entrada triunfal en Buenos Aires para asumir su alto cargo, el 15 de octubre de 1777, es saludada en particular por los « negros de la nación conga », que le dedican música y danzas. El nuevo virrey – cuyos días están contados,  ya que fallece en 1778 – es el primer « leader » nacional moderno del Rio de la Plata, que debe su prestigio a una operación militar contra un país vecino, extranjero y enemigo hereditario. Cevallos inaugura una relación populista con las clases bajas, modelo que se repetirá en 1806 con Santiago de Liniers, en 1813, con la política de la Asamblea Constituyente, y también en el transcurso de las luchas por la independencia y en los años 1830, con Juan Manuel de Rosas.  

  • 16  agn-a-ix -3-1-5, Gobierno, Solicitudes de esclavos, 1777.
  • 17  Hacia 1774, David, un metodista negro de Charles Town, formado en Inglaterra y enviado a las tierr (...)

8La gente de color ve en el capitán victorioso y nuevo virrey, un “amparo de pobres desvalidos” y su popularidad se refleja en el número elevado de solicitudes que los negros y los mulatos, por intermedio del Defensor de Pobres, le elevan, con la esperanza de ver su lealtad recompensada con la libertad o con una mejora de su situación. Algunos ejemplos ilustran esas expectativas:“Francisco del Rosario, postrado a las plantas de Vuestra Excelencia, y todos los siervos de esta república”, presenta una solicitud colectiva que indica una toma de conciencia proto-nacional. Como portavoz de los esclavos, bendice al virrey por su victoria sobre el enemigo, “que bien podemos decir con el profeta Zacarías, Bendito sea el Señor Dios de Israel que envió nueva redención a su pueblo”16. El objetivo de la solicitud es de reducir el precio de venta de los esclavos, para que éstos puedan rescatarse fácilmente, pero Cevallos no les concede el pedido. Notemos los acentos metodistas de la frase citada, transmitidos probablemente por vía marítima17.

  • 18  Agn, IX-36-5-3, Tribunales, Autos de Maria Eulalia Valdivia, mulata libre, contra doña Manuela Sán (...)

9El año de la asunción del poder del nuevo virrey, una mulata libre produce un documento que argumenta sobre su voluntad de rescatar a su propia hija: “Nosotros, los más humildes vasallos de Vuestra Majestad, inclusive todos los esclavos que al presente nos hallamos en esta ciudad de Buenos Aires”, en el cual suplica que el rey le conceda “algún alivio a nuestra opresa servidumbre18

2. En nombre de la libertad

10Esas solicitudes están redactadas por los Defensores de Pobres, nombrados por el cabildo para atender las causas en las cuáles está implicada la gente del pueblo. Generalmente el esclavo no pone por escrito sus quejas, ya que no sabe hacerlo y necesita pasar por un escribano o por algún otro intermediario, que puede ser un pardo libre capaz de “hacer un memorial para que el amo dé papel de venta”.

  • 19  Después de la revolución el título de este funcionario fue « Defensor General de pobres y protecto (...)

11El papel desempeñado por estos magistrados es sin duda alguna fundamental en la difusión de las ideas relativas a la libertad. El « Defensor de Pobres » es por lo tanto el responsable de la retórica del documento destinado al virrey, “padre de pobres esclavos y director de ricos”, quien  puede poner una apostilla en la margen del documento o bien remitir el litigio a los jueces de primer o segundo voto, para que hagan una encuesta detallada y sentencien. Lo que se quiere destacar aquí es la utilización (y la banalización) por parte del Defensor de Pobres19, de un vocabulario que trasluce las ideas liberales de la época, hostiles a la esclavatura (o en todo caso a los abusos que suscita). Es probable que en la ciudad periférica y abierta a las ideas modernas procedentes de Europa que era por entonces Buenos Aires, la influencia de estos hombres de ley haya sido mayor que en otras regiones más tradicionales, como el Perú. Falta aún un estudio comparativo sistemático sobre este tema.

  • 20  Agn, ix-3-1-5, abril 1778.

12La crítica ilustrada del sistema esclavista, en nombre del derecho natural y la humanidad, asoma en esos documentos: « jamás le trata como a racional, y no pudiendo ya el que representa tolerar semejante servidumbre »20. O bien:

  • 21  Agn, ix-56-12, Tribunales,: Autos seguidos a instancia de Joseph Atanasio, esclavo de don Antonio (...)

Mi amo, en que contra los sentimientos más íntimos del derecho natural se opone a que yo compre mi libertad y la adquiera por medio del dinero en que puedo ser vendido, cuando todos deben conspirar a abolir la esclavitud como repugnante a nuestra religión21.

13Ese lenguaje, impregnado de derecho natural y de « humanidad », aunque provenga del Defensor, llega a los esclavos, que multiplican las solicitudes de cambio de dominio, a veces bajo pretextos que pueden parecer nimios, como ser el mal genio del amo o su indiferencia afectiva. El número de pedidos y de causas contribuye a la difusión de valores, que en 1810 serán el centro de los debates. Después de 1810, el régimen colonial será equiparado con la esclavitud.

  • 22  AGN-A, IX-36-1-5. Tribunales, Criminales contra Luis Dumont [...] sobre rumores de una sedición po (...)
  • 23  Ibid., fols. 204-205.

14El impacto de la revolución francesa y en particular la abolición del sistema esclavista en 1792, medida tomada in extremis para evitar la extensión de la insurrección de los esclavos de Santo Domingo de 1791 así como la ejecución de Luis XVI, introducen una aceptación más matizada de las ideas ilustradas. En efecto todos los protagonistas ulteriores de la revolución de mayo participan de una manera u otra a la « economía servil » del Rio de la Plata.  En 1795 se descubre en Buenos Aires un complot concebido por un grupo de comerciantes franceses, residentes en esa ciudad, que tratan de atraer a su causa a los esclavos, proponiéndoles la libertad a cambio de su ayuda. En esta conjuración que fue denunciada a tiempo por los criados negros de los conjurados ante las autoridades, el nombre de Liniers es evocado junto con otros participantes de estatus social mucho más bajo, y que serán apresados22. La reacción de los esclavos refleja un sentimiento « patriótico » de lealtad hacia la ciudad y hostil a las insinuaciones de los extranjeros. Como bien lo explica el defensor de pobres, estos negros libres están integrados a la sociedad colonial, como lo señala un informe de 179523:

Una constante experiencia hace ver, que a poco tiempo de venidos los negros de Guinea y de abrazada nuestra sagrada religión, pierden su rusticidad y ferocidad, y hasta el amor del suelo patrio.

  • 24  Paul Groussac, Santiago de Liniers, Buenos Aires, Ed. Estrada, « Clásicos Argentinos », 1947 [107] (...)

15Según él, los esclavos del Rio de la Plata gozan de una situación mucho más suave que en otras partes de América. Pero lo más importante de su argumentación reside en la afirmación del vínculo estrecho de estos hombres de condición servil con la « patria » de adopción. La insistencia de los investigadores contemporáneos en la permanencia de pautas africanas, ha dejado de lado el arraigo « patriótico » de estos hombres; en el caso del Rio de la Plata este vínculo, estimulado como pensamos por las campañas de Cevallos, se refuerza a partir de las invasiones inglesas. Santiago de Liniers, cuyo nombre queda asociado a esta asonada fallida, es nombrado gobernador de Misiones en 1796 y alejado de la capital. Como bien comenta Paul Groussac, « no mereció de la Corte señal alguna que le diese esperanza en el porvenir »24.

3. Las invasiones inglesas (1806-1807)

16En 1806, los ingleses envían desde la ciudad del Cabo, en África del Sur, que acaban de ocupar, seis navíos que cruzan el Atlántico sur y arriban a Quilmes en el mes de julio (según un plan elaborado en colaboración con el revolucionario Francisco Miranda). El general Carr Beresford reúne bajo sus órdenes una tropa de 1500 hombres. Los españoles disponen de pequeños efectivos y el virrey Sobremonte huye de Buenos Aires, para instalarse en Córdoba. Desde Montevideo, donde está establecido con su hermano, Santiago Liniers organiza la reconquista de  Buenos Aires. Para ello recurre a la movilización de milicias urbanas. Un destacamento de 1000 hombres sale de Colonia en pequeñas embarcaciones, y cruza el Rio de la Plata hasta el río de las Conchas (llamado desde entonces Reconquista). Desde San Isidro, las tropas avanzan hasta Chacarita y de allí a la plaza de Miserere (plaza Once), pero Beresford no se rinde. Se lucha en las calles del centro, tramo a tramo, y finalmente (sin entrar aquí en los detalles de la batalla) los habitantes de Buenos Aires obtienen la victoria. Con las armas recuperadas del enemigo, se organizan varios batallones: patricios, arribeños, patriotas de la Unión, indios, pardos, morenos, artilleros, vizcaínos, montañeses, esclavos. La simple  enumeración muestra claramente la importancia de las castas en la resistencia armada.

17Al finalizar la primera invasión inglesa, un cabildo abierto es celebrado el 14 de agosto  de 1806, en el cual los representantes de la corona son unánimemente criticados. Los españoles desconfían de Liniers, acusado de haber armado al pueblo, pero la situación política crítica, y la popularidad del héroe hacen difícil el enfrentamiento: « por más criminal que sea el marqués, mas sería imprudencia exponernos acaso a mayores males », dice el procurador criminal de la Audiencia, Antonio Caspe y Rodríguez. Según él, y para calmar la efervescencia popular, hay que suprimir las escarapelas y otros emblemas adoptados por las milicias de Liniers, « cuyos nombres y bisoñerías de Patriotas y otras cosas por el estilo pueden influir insensiblemente para aflojar el respeto al monarca y en la subordinación de la tropa ».

  • 25  José Torre Revello : « Cómo se llegó a mayo ? » Revista de Humanidades, Buenos Aires, año 1, tomo (...)

18Liniers, según el procurador, es incapaz de contener el desorden: « el pueblo es la tropa »25. El virrey Sobremonte da también la alarma en una carta dirigida al príncipe de La Paz: « se creen futuros héroes en la defensa del país y no hay más voluntad que la del pueblo armado ». Los españoles tratan a esos insumisos de « patriotas ». De hecho las milicias criollas al suplir a la ineficiencia del ejército, restringen la autoridad y la acción de éste. De Inglaterra y de la ciudad del Cabo, en África del Sur, llegan refuerzos para las tropas invasoras, y en enero de 1807, Montevideo es tomada. Desde ese puerto tres columnas avanzan sobre Buenos Aires. Los ingleses ocupan Retiro pero en las calles del centro la resistencia es muy fuerte y finalmente Whitelocke se rinde.

  • 26  ANCG (Archivo Nacional de Chile, Capitanía General), vol. 819, fols13-15, 1808.

19En esta segunda defensa de la ciudad, Martin de Alzaga, alcalde de primer voto, desempeña un papel muy importante, pero es Liniers, su rival, que se cubre de gloria y que es nombrado virrey interino del Rio de la Plata. La popularidad de Liniers es inmensa, no sólo entre los porteños sino también mas allá de las fronteras del virreinato del Rio de la Plata. Temiendo nuevos ataques, Liniers pide ayuda al gobierno de Chile. A pesar de que « los valerosos habitantes de las márgenes del Rio de la Plata se ven en estado de no poder resistir a nuevos ataques » y que todos « somos hijos de una misma madre e individuos de una misma familia », esta ayuda en numerario le es negada por el Cabildo, invocando la pobreza de la capitanía de Chile26.

  • 27  Vicente Gesualdo : « Los negros en Buenos Aires y en el interior », Historia, Buenos Aires, III, t (...)

20En la defensa de Buenos Aires, los negros, no siempre a instancias de sus amos, participan en la defensa de la ciudad. Un hombre moreno, José María, forma un cuerpo de esclavos y propone juntar unos 4000 hombres, con la condición  que se les reparta armas, lo cual le es concedido27. Otros realizan actos heroicos que los amos respectivos atestiguan. La conducta valiente desmiente los prejuicios  de los oficiales respecto a las milicias de color, que consideraban que los milicianos sólo eran aptos a cuidar los caballos y a brindar pequeños servicios.

21El 23 de agosto de 1808, don Martin José Medrano, capitán de primera compañía del primer batallón de Patricios, certifica que el moreno llamado Joaquin Alzaga, « hallándome destinado en la azotea del señor alcalde de primer voto don Martin de Alzaga, se me presentó ofreciendo todo auxilio para la gente que estaba a mis órdenes; asimismo me dijo que él tenía fusil y todo lo demás necesario para a mi lado hacer fuego en caso necesario ».

  • 28  AGN, IX-24-10-1808.

22Pero el combatir contra el enemigo puede también tener consecuencias catastróficas. Tal es el caso, por ejemplo, de Antonio Decoto, « moreno, soldado de las Compañías reales », que ha servido nueve años a la Corona. Decoto deja a su mujer, esclava de un oficial portugués, en Colonia, después de haber concertado el rescate  « y yendo el que suplica a entregar el dinero al oficial y rescatar a su mujer, ya éste, con la prisa de su embarque al Jeneiro (Rio de Janeiro), la había vendido a Bartholomé Montserrat, vecino del Campo de San Carlos »28.

23Este ejemplo es significativo de la incertidumbre que siempre pesa sobre los esclavos y negros libres. Toda promoción social, todo logro, pueden desvanecerse según las circunstancias.

  • 29  José Luis Lanuza : Morenada. Una historia de la raza africana en el Rio de la Plata, Buenos Aires, (...)

24Después de la victoria, el Cabildo decide recompensar a los esclavos y propone un sorteo que permitirá a los que han servido con « fidelidad y amor » el obtener la libertad. Esta es otorgada a los heridos y a los mutilados, a quienes se les asigna una pensión anual de 6 pesos. Las recompensas son financiadas por los vecinos y los representantes de la Corona, pero sólo 70 hombres obtienen la libertad29.  La ceremonia tuvo lugar en la Plaza de la Victoria (actual Plaza de Mayo) y fue la primera fiesta patriótica de Buenos Aires.

  • 30  AGN, IX-13-1-5, febrero 1809. Solicitudes de esclavos, Gobierno.
  • 31  Antología de literatura virreinal, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1967, pp. 74-77.

25En este contexto es interesante leer los testimonios de los combatientes negros, que reivindican su amor a la patria y se levantan contra los extranjeros que la amenazan. .Las promesas de libertad hechas en el momento más candente de la batalla, no siempre fueron cumplidas; para retener a sus esclavos, los amos invocaban problemas de salud y achaques de la vejez, que necesitaban la ayuda de esta servidumbre, sin la cual no podían subsistir30. Sin embargo la participación de los esclavos en la defensa de Buenos Aires tuvo como consecuencia inmediata la identificación de los negros y de los mulatos con el pueblo. Los héroes fueron ensalzados en cantos y poemas31. Las circunstancias excepcionales que habían agitado la ciudad favorecieron una visión romántica de la gente de color, probablemente única en América, con la excepción de Venezuela.

  • 32  AGN, Bandos, 1806, fols. 270-271.

26Pero para la « gente decente », es decir los vecinos de caudal y rango, la visibilidad de las castas, « ensoberbecidas » por la victoria, es el comienzo de la anarquía. Un bando del 3 de septiembre de 180632  señala los desórdenes ocasionados por varios  jóvenes « y personas de menor edad » pero de todas clases, que se juntan para imitar en juego « el  ataque y reconquista, usando en él de pólvora, balas, piedras y  palos[...] y siendo urgentemente preciso cortar de raíz tal desorden que influya también en partidos y enemistades entre los individuos de distintos barrios o  cuarteles, ordeno a los padres tutores, amos o encargados de las indicadas  personas [...] cuiden de separarlas de él ». Corrillos en los cafés, tumultos, juntas, así como esta versión patriótica de los tradicionales « Moros y cristianos », reflejan la efervescencia de esos tiempos.

27La noticia de la abdicación de Carlos IV en favor de su hijo Fernando VII provoca una conmoción general. La posición ambigua de Liniers, francés de origen pero fiel a la corona de España, es el pretexto para que el alcalde español Martin de Alzaga, exija la deposición del virrey, con el apoyo del gobernador de Montevideo. Una Junta de patriotas criollos concebida según el ejemplo de las juntas de España, reemplaza a Liniers por Baltasar Hidalgo de Cisneros. En 1809 Cisneros llega al Rio de la Plata, pero el nuevo virrey se revela incapaz de restablecer el orden. Los jefes de las milicias criollas están a favor de la independencia. Cuando Napoleón invade toda la península ibérica con excepción de Cádiz, sede del gobierno español, el hasta entonces moderado Cornelio Saavedra juzga la situación madura para pensar en la independencia.

4. La revolución de mayo

  • 33  Tulio Halperin Donghi, Tradición política española e ideología revolucionaria de mayo, EUDEBA, 198 (...)
  • 34  Jeremy  Adelman, Republic of Capital. Buenos Aires and the Legal Transformation of the Atlantic Wo (...)

28La revolución, como afirma Tulio Halperin Donghi, es una nueva manera de ver la historia, una nueva categoría para pensar la realidad política. Es el triunfo de la utopía de libertad y de justicia y por lo tanto, un mito33. El 25 de mayo marca efectivamente el comienzo de una nueva era. El Cabildo de Luján declara, el 9 de junio de 1810, que se vive una  « feliz aurora de un día tan glorioso para todo este vasto continente ». Un nuevo sistema político emerge basado en el patriotismo. El virrey Cisneros es destituido, pero la lealtad de la Junta hacia Fernando VII es reafirmada. La prudencia de los patriotas concierne en gran parte la agitación de las castas, a pesar de que el sistema estamental fue muy criticado en los años anteriores. Castelli, el más intransigente de los próceres, recompensa a un oficial negro por los servicios rendidos a la patria, pero no toma decisiones osadas que podrían desestabilizar el orden social. Castelli reconoce que el dicho capitán de morenos es un hombre virtuoso, pero ¿acaso es oportuno dar « a uno de castas » el título « don » y la calidad de « distinguido »? ¿Qué opina la Junta? « Sin su resolución no me atrevo » (noviembre 1810). El espectro de la insurrección de Santo Domingo explica esas vacilaciones. Los miembros del Cabildo deben mantener el equilibrio económico y fomentar el patriotismo colectivo para legitimar la revolución, sin impugnar el orden establecido. Por ejemplo, el sufragio universal que en principio se extendía a todos los hombres libres según la Constitución, podía ser restringido en función de la situación económica, excluyendo a los jornaleros y a los que no eran propietarios34 .

29Sin embargo, y a pesar del peligro que eso supone, el apoyo de los esclavos a la causa patriótica  es fundamental. Desde Córdoba, Cisneros escribe:

  • 35  Documentos referentes a la insurrección de la ciudad de Buenos Aires en el año 1810, MS 7225, Bibl (...)

Llos dos conventos de dominicos y mercedarios son los mas acérrimos partidarios de la independencia y se asegura que la infame junta, en la desesperada, piensa valerse de los negros y mulatos esclavos de los españoles, dándoles libertad con tal de que se hagan soldados y ciertamente ésta es mucha mejor milicia que la del país35.

  • 36  Ibid., fols. 7-8.

30Cisneros se lamenta de la situación de una ciudad « entregada al popular » [...] « como puede subsistir, acertar y obrar bien una muchedumbre que llevada de la codicia de ensalzarse o de igualarse, aborrece la virtud, envidia la honra y [...] una vez alterada o desenfrenada, no tiene poder bastante ni autoridad legítima que lo contenga ». Cisneros teme la guerra civil y se pone bajo las órdenes del virrey del Perú, don José de Abascal36. En agosto de 1810, Santiago Liniers organiza una  ofensiva contra la junta y es fusilado en Cabeza de Tigre.

  • 37  Biblioteca Nacional de Buenos Aires, BN 213, n°2334, 1822.
  • 38  Ver Klachko-Rotman, op. cit., pp. 291-293, que analiza el expediente 884 de AGN, IX, 23-8-3, 1813.

31La rebelión de los « orilleros » del 5 y 6 de abril de 1811, protagonizada por Cornelio Saavedra, presidente de la Junta, para imponer la integración de los delegados provinciales, contra la opinión de los « morenistas », propulsa nuevamente a la plebe en la revolución, movilizada por los caudillos de Saavedra. Años después estos acontecimientos serán descritos por Gervasio Posadas (que integraba el grupo de los opositores morenistas) como el producto de la manipulación de « los seres oscuros [que] se reúnen en los momentos de peligro público a la simple reseña de un jefe revolucionario »37. Ese mismo año, el general Rondeau, miembro del poder revolucionario de Buenos Aires, asedia el puerto de Montevideo, bastión de los realistas, y promete a los Negros la libertad a cambio de la integración en los ejércitos. Estos nuevos reclutas entran en Buenos Aires pero al término de las negociaciones que siguieron con sus amos, que reclamaban a sus esclavos, los negros fueron devueltos38.

  • 39  Gaceta de Buenos Aires (1810-1821), Edición fac-simil, Tomo III, años 1811-1813), Buenos Aires, Co (...)

32El temor a la plebe que años más tarde mencionará Posadas, es indudable. El 3 de diciembre de 1811, la reconquista de Cochabamba por los patriotas suscita el entusiasmo de la población de Buenos Aires, que sale a festejar la victoria dispuesta a pasar la noche « entonando himnos de alegría y gratitud al Ser Supremo ». Uno de estos vecinos, que describe los hechos en la Gaceta de Buenos Aires, se topa en la Plaza Mayor con una « multitud de soldados, chusma y gente de color, unos y otros con visajes y demostraciones  groseras, (que) en vez de gritar a la patria, llenaban el aire de expresiones tan obscenas, que ni el papel puede sufrir » [...]. Esta chusma impide escuchar la música ejecutada en el centro de la plaza « con sus horrorosos aullidos ». Para no oír esas obscenidades, la gente decente se retira39.

33Pero la opinión respecto a las castas oscila de un extremo al otro. Las conmemoraciones patrióticas del 25 de mayo son la ocasión de liberar a algunos esclavos. Se hacen donaciones a las madres, hijas y esposas de los caídos en el campo de honor:

  • 40  Ibid., 29 de mayo de 1812, pp. 206-207.

Últimamente infelices esclavos cuyo destino personal hace gemir la naturaleza, conseguirán el bien precioso de que un absurdo y bárbaro sistema los había despojado, y por lo mismo concebirán todos las altas y firmes esperanzas de que en suelo americano desaparecerá en lo sucesivo la imagen aflictiva del más cruel infortunio y degradación del hombre40.

34A partir de 1812 las Provincias Unidas del Sud prohíben el tráfico negrero, y a  comienzos del 1813, la Libertad de Vientres es decretada. Los hijos de madres esclavas nacidos después del 31 de enero de 1813 se convierten en libertos, con la obligación de vivir en la casa del amo de la madre hasta que alcancen la mayoría de edad (20 años para los varones, 16 para las mujeres) o hasta que se casen. Pero en 1814 se permite nuevamente la entrada de esclavos africanos si éstos acompañan a sus amos en calidad de "criados", aunque éstos no pueden ser vendidos.

35El aniversario de la Revolución de mayo de 1813 es celebrado con un sorteo por el cual algunos esclavos son liberados. La integración simbólica de los hombres de color se manifiesta en el curso del aniversario de 1815, en el cual  se inauguran en la plaza cuatro estatuas representando las cuatro partes del mundo y que llevaban las inscripciones siguientes:

  • 41  Lanuza, p. 70

África hasta aquí lloró, a sus hijos en prisiones, que la crueldad aprobó. Su amargo llanto cesó, desde que el americano, con su libertad ufano, compasivo y generoso, prodiga este don precioso, al infeliz africano41.  

  • 42  Gaceta de Buenos Aires del 14 de febrero de 1812, p. 128.

36Si la esclavitud es considerada como un residuo de la época colonial, esto no implica su abolición, a pesar de la contradicción que esta comparación supone. El problema esencial es el de la ciudadanía. La Gaceta de Buenos Aires del 14 de febrero de 1812 plantea esta cuestión. ¿Quién debe gozar de esos derechos? Todo hombre mayor de 20 años « que no esté bajo el dominio de otro ni se halle infamado por un crimen público plenamente probado, y acredite que sabe leer y escribir y se exercite en alguna profesión, sea de la clase que fuere ».  Por primera vez se integran a los que ejercen las « artes mecánicas » y que pertenecen en gran parte a las castas. Se exige de los ciudadanos el haber vivido más de un año en el territorio de las Provincias Unidas, « sin que haya la más pequeña diferencia entre el europeo, el asiático, el africano y el originario de América ». Aunque se reconoce que los que están « bajo dominio de otro » sufren injustamente de la esclavitud, contraria a los « los derechos del hombre », las circunstancias y el estado mismo de esa porción miserable « no permiten darles parte en los actos civiles hasta que mejore su destino »42. En 1817, después de la declaración de la Independencia de las Provincias del Sur, esta cláusula perderá su rigidez, a pesar de que los amos reivindican el derecho de propiedad:

  • 43  AGN IX-23-8-6.

Si han habido leyes que sancionando el derecho de la esclavitud influían en la inviolabilidad del dominio del amo, hoy [...] paralizan sus preceptos como opuestos diametralmente a  los principios y al sistema de igualdad que se ha proclamado. No hay objeto más espantoso que volver la vista al orden de donde vino a ser esclava esa porción subalterna de la especie humana, ni que repugne tanto a la felicidad de un pueblo libre como privar el gozo de la igualdad. Bien ha podido el Supremo gobierno proscribir para siempre ese ultraje que se hace a la misma naturaleza43.

  • 44  Ibid., pp. 56-57.

37En 1812, el español don Martin de Alzaga urde un complot contra el gobierno patriota. El plan es revelado por la La Gaceta de Buenos Aires  del 1 de junio de ese año. Alzaga había sido Defensor de pobres en 1785 y conocía bien las injusticias sufridas por los esclavos. Sin embargo declaraba que después de la victoria de los realistas, los criollos, así como los indios, las castas y los negros serían enviados a Montevideo y la capital quedaría limpia de todo individuo que no fuese español peninsular. La conjuración fracasó porque un esclavo llamado Ventura escuchó una  conversación privada e informó a su ama, que los denunció ante el Triunvirato. Alzaga fue ejecutado y el esclavo fue liberado y reclutado en el regimiento n° 2.  En la manga derecha de su uniforme llevaba cosido un escudo que decía « fiel a la patria »44.  En esos tiempos muchos esclavos tomaron el nombre de "Patria" y actuaron en favor de los patriotas denunciando, como lo hiciera Ventura, los planes subversivos, que debido a su condición de domésticos, escuchaban.

38A pesar de la lentitud de las disposiciones y de la presión ejercida por los propietarios de esclavos, la esclavitud es impugnada por muchos y algunas mejoras de la condición servil son implementadas.  

5. Los soldados de la libertad

  • 45  AGN X-32-10-1, fol. 160 ; AGN X-43-6-7. Ver también Klachko Rotman, op.cit.

39A partir de 1813, y dada la ofensiva realista en todo el sur de América, el Gobierno facilitó el rescate de esclavos, en primer lugar los de los españoles, para aumentar el número de soldados. Los amos se negaron por lo general a entregar a sus siervos, ocultando parte de ellos a las autoridades, hecho que fue denunciado por los mismos esclavos. Los ciudadanos patriotas hacen donativos de esclavos – en algunos casos se separan de los mas insumisos o de los borrachos. Con la progresión de la guerra, muchos esclavos huyen de sus amos para alistarse en el ejército. Después de 5 años de leales servicios, los esclavos podían ganar la libertad. El Supremo Director decreta una leva de todos los esclavos de edad de 16 a 30 años que pertenecen a europeos españoles residentes en estas provincias. « Al concluir el exercicio de la guerra quedarían libres »45.

  • 46  Ibid., fol. 123.

40Los vagos y ociosos constituyen también futuros soldados, y en abril de 1814 el gobierno pide que « se recojan y apliquen al servicio militar para reemplazar la grande falta que tienen los regimientos de músicos y tambores. Asimismo, y habiéndose decretado por el Director Supremo la formación de dos compañías veteranas de pardos y morenos libres con destino al Regimiento de Infantería, sírvase VS prevenir [...] a quienes manden las partidas del celo de la ciudad para que se aprehenda todo individuo de esta clase y se le destine a completar la fuerza  dicha, bien entendido que son exceptuados los que fueran dueños de tiendas o talleres públicos, siempre que por si lo manejen »46.

  • 47  AGN X-43-6-9, Policía, Libertos.

41El 14 de enero de 1815, el Supremo Director decreta una leva de todos los esclavos de edad de 16 a 30 años que pertenecen a españoles europeos, con la promesa de liberarlos « al concluir el ejercicio ». En 1817, 406 esclavos son rescatados para integrar el Batallón de Cazadores. La lista de los nuevos reclutas indica que, a pesar de que la ley impedía que se alistaran los jóvenes menores de 16 años, varios niños formaron parte del dicho batallón, como Miguel Pestana, de 10 años de edad, o Antonio Moslera, de sólo 8. El rescate costó poco dinero y los chiquillos fueron considerados « aptos para el servicio de las armas »47. Es probable que hayan figurado como « tambores », aunque nada lo precisa.

  • 48  Un cuadro pintado por Tomás Vandorse en 1850, y expuesto en el Museo Histórico de Santiago de Chil (...)
  • 49  Gesualdo, p. 39.
  • 50  Lanuza, pp. 8-9.
  • 51  Pistone, p. 56.

42A pesar de las reticencias de los amos que, por lo general, se opusieron a los rescates, los esclavos y los pardos libres constituyeron un contingente importante de los regimientos patriotas de infantería. Los Batallones de Cazadores 7 y 8 (éste último compuesto de libertos) del Ejército de los Andes, participaron en los combates de  Chacabuco48, Cancha Rayada y Maipú. Los que sobrevivieron formaron en el Perú el regimiento del Río de la Plata49. La revolución tuvo sus héroes negros, entre los cuales el más célebre fue Antonio Ruiz « Falucho », veterano de Chacabuco y Maipu, que se negó en Lima a saludar la bandera realista y fue fusilado por su cuerpo – los soldados se habían rebelado porque no recibían sueldo. La leyenda cuenta que murió al grito de  « ¡Viva Buenos Aires! »50. En la expedición de San Martin para auxiliar a Manuel Belgrano, después de la derrota de Ayohuma (1813), había 800 libertos integrados en el batallón 751.

  • 52  Marcos Estrada : Argentinos de origen africano, Eudeba, Buenos Aires, 1979, pp.,79-84.

43Otros nombres de patriotas negros fueron salvados del olvido. Todos no eran criollos, pues también los hubo "bozales", como Andrés Ibáñez, del 8° Batallón de Cazadores, que había nacido en Africa y había sido vendido a la edad de 15 años. Obtuvo el grado de capitán y ganó cinco medallas. Después de las guerras de independencia se instaló en Buenos Aires y abrió una pulpería. Manuel Macedonio Barbarin, de nación Calivali, había llegado a Buenos Aires a fines del siglo XVIII. Como muchos otros esclavos, peleó en la defensa armada de la ciudad y en 1810 obtuvo el grado de capitán de milicias. Posteriormente Barbarin combatió en favor de la independencia y cuando murió en 1836, la Gaceta Mercantil publicó una « Canción fúnebre a la sensible muerte del benemérito teniente coronel don Manuel Barbarin» para deplorar « la pérdida funesta e irreparable de un militar valiente y memorable»52.

  • 53  Klachko Rotman, op. cit., pp. 288-289.

44Por decreto del 3 de noviembre de 1821 se pone un término al rescate de esclavos para el ejército. Entre 1813 y 1818, 2074 esclavos se convierten en libertos. Estos constituyen los contingentes más importantes si se tiene en cuenta que en la batalla de Sipe Sipe, cerca de Cochabamba (noviembre de 1815), los dos batallones de negros y de mulatos libres fueron prácticamente aniquilados53. Las consecuencias demográficas de las guerras de independencia explican en parte la paulatina desaparición de la gente de color de Buenos Aires. Sin embargo, para estos hombres de baja condición social, las armas fueron indudablemente una vía de promoción social. En lo que respecta a la integración de la gente de color a la nueva nación, ésta fue paulatina y difícil. El temor de las élites a la plebe explica que al finalizar las guerras de la independencia, los negros, mulatos y pardos se encontraron divididos en numerosas sociedades africanas (grupos de ayuda mutua unidos por vínculos culturales y religiosos) controladas por la policía. El desarrollo tardío de decenas de asociaciones rivales, fue una manera política de diluir la identidad popular de los descendientes de africanos en una serie de rasgos « étnicos ». Pero ésta es una historia que retomaremos en otra ocasión.

Haut de page

Notes

1  Este artículo prolonga el que C. Bernand publicó en esta misma revista, el 18 de enero de 2006, « De lo étnico a lo popular : circulaciones, mezclas, rupturas ».

2  Martha Goldberg y Silvia Mallo : « La población africana en Buenos Aires y su campaña. Formas de vida y de subsistencia » (1750-1850), Buenos Aires, Facultad de Filosofía y  Letras, Temas de Africa y Asia 2, 1993, pp. 15-69. AGN-A, IX-37-1-6. Tribunales, leg.116, exp. 33.

3  Andrews, George Reid, Afrolatinoamérica, 1800-2000, Iberoamericana, Vervuert, Madrid, 2007, p. 41.

4  Florencia Guzmán, « Africanos en la Argentina. Una reflexión desprevenida », Andes, Salta,n°17, 2006, pp.201-202.

5  Andrews, op.cit., p. 46.

6  Empleamos la expresión « negros » por ser la que se utiliza en la época. Jamás se habla de « afroargentinos », término moderno que implica una unidad que nunca existió en el pasado. Si en cambio de « africanos » después de 1810, para distinguirlos de los « americanos ». Sin contar que la « Argentina » como tal tampoco existe en esa época.

7  Miguel A. Rosal, “Diversos aspectos relacionados con la esclavitud en el Rio de la Plata a través del estudio de testamentos de afroporteños, 1750-1810”, Revista de Indias, lvi, n°206, enero-abril 1996, pp. 219-235 y, del mismo autor, “Negros y pardos proprietarios de bienes raíces y de esclavos en el Buenos Aires de fines del período hispánico”, Anuario de Estudios Americanos, lviii, 2, 2001, pp. 495-512. A estos artículos hay que agregar su último libro, Africanos y afrodescendientes en el Rio de la Plata. Siglos XVIII-XIX, Prólogo de Silvia C. Mallo, Buenos Aires, Editorial Dunken, 2009.

8  Sigue siendo una referencia el artículo de Abelardo Levaggi, “La condición jurídica del esclavo en la época hispánica”, Revista de Historia del derecho, 1, Buenos Aires, 1973, pp. 83-175.  

9  Tulio Halperin Donghi, « Revolutionary militarization in Buenos Aires, 1806-1815 », Past & Present, n°40, jul. 1968, pp. 84-107.

10  Agn, ix-8-10-2. Bandos,  libro 2, 1753, fols. 22-23; 1762, fol. 312. IX-36-4-3 Tribunales, leg. 74, exp. 10,  Información hecha para esclarecer lo que expone Farias en su Memorial contra Pablo Agüero, ambos a dos negros, hecha en B.A. a 23 de enero de 1787.

11  Maité Klachko-Rotman, “Le rôle de l’armée dans le processus de libération des esclaves au Rio de la Plata : le cas des libertos de Buenos Aires, 1806-1820”, in C. Bernand & A. Stella, D’esclaves à soldats. Miliciens et soldats d’origine servile, XIII-XXIe siècles, Paris, L’Harmattan, 2006, pp. 279-300.

12  Liniers regresa a España después de la toma de Colonia de Sacramento y vuelve a América (Montevideo) en 1788, en compañía de su hermano, con el cual desarrolla actividades industriales. Liniers se dedica también al tráfico negrero como consta en varios documentos, por lo menos desde 1793 (Biblioteca Nacional 215, Doc. 2348, enero 1793).

13  Tratado preliminar de paz , ms 11225 (1-10-1777) de la Biblioteca Nacional de Madrid,

14  AGN, IX-21-1-5, Gobierno.

15  Relación exacta de lo que ha sucedido en la expedición de Buenos Aires, que escribe un sargento de la comitiva a una Señora en este año de 1778, MS 10942, Biblioteca Nacional de  Madrid.

16  agn-a-ix -3-1-5, Gobierno, Solicitudes de esclavos, 1777.

17  Hacia 1774, David, un metodista negro de Charles Town, formado en Inglaterra y enviado a las tierras calientes de South Carolina, pronuncia, ante una asamblea de esclavos, un sermón en el cual « the children of Israel were delivered out if the hands of Pharo and he and all his Host were drowned in the read Sea and God will deliver his own people from slavery », in Ira Berlin, Many thousands gone. The first two centuries of slavery in North America, The Belknap Press of Harvard University Press, Mass. & London, 1998, , p. 175. Esta temática es frecuente en esa época, y la crisis que afecta Inglaterra se ve reinterpretada en términos bíblicos.  La crisis política aparece mezclada con concepciones milenaristas sobre la salvación de los negros.

18  Agn, IX-36-5-3, Tribunales, Autos de Maria Eulalia Valdivia, mulata libre, contra doña Manuela Sánchez Villavicencio, 1777.

19  Después de la revolución el título de este funcionario fue « Defensor General de pobres y protector de criados ».

20  Agn, ix-3-1-5, abril 1778.

21  Agn, ix-56-12, Tribunales,: Autos seguidos a instancia de Joseph Atanasio, esclavo de don Antonio Vélez sobre querer le de este su libertad, 1777, fol. 15.

22  AGN-A, IX-36-1-5. Tribunales, Criminales contra Luis Dumont [...] sobre rumores de una sedición popular , 1795, leg. 60, fol. 207.

23  Ibid., fols. 204-205.

24  Paul Groussac, Santiago de Liniers, Buenos Aires, Ed. Estrada, « Clásicos Argentinos », 1947 [107], p. 11.

25  José Torre Revello : « Cómo se llegó a mayo ? » Revista de Humanidades, Buenos Aires, año 1, tomo 1, 1961, pp. 11-28

26  ANCG (Archivo Nacional de Chile, Capitanía General), vol. 819, fols13-15, 1808.

27  Vicente Gesualdo : « Los negros en Buenos Aires y en el interior », Historia, Buenos Aires, III, tomo 2, n°5, mayo 1982, p. 39.

28  AGN, IX-24-10-1808.

29  José Luis Lanuza : Morenada. Una historia de la raza africana en el Rio de la Plata, Buenos Aires, Ed. Schapire p. 64-66.

30  AGN, IX-13-1-5, febrero 1809. Solicitudes de esclavos, Gobierno.

J. Catalina Pistone, La esclavatura negra en Santa Fe, Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe, 1996

31  Antología de literatura virreinal, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1967, pp. 74-77.

32  AGN, Bandos, 1806, fols. 270-271.

33  Tulio Halperin Donghi, Tradición política española e ideología revolucionaria de mayo, EUDEBA, 1985, pp. 108-120.

34  Jeremy  Adelman, Republic of Capital. Buenos Aires and the Legal Transformation of the Atlantic World. Stanford University Press, 1999, pp. 81-83.

35  Documentos referentes a la insurrección de la ciudad de Buenos Aires en el año 1810, MS 7225, Biblioteca Nacional de Madrid, fol. 3.

36  Ibid., fols. 7-8.

37  Biblioteca Nacional de Buenos Aires, BN 213, n°2334, 1822.

38  Ver Klachko-Rotman, op. cit., pp. 291-293, que analiza el expediente 884 de AGN, IX, 23-8-3, 1813.

39  Gaceta de Buenos Aires (1810-1821), Edición fac-simil, Tomo III, años 1811-1813), Buenos Aires, Compañía Sudamericana de Billetes de Banco, 1911, pp. 35-36.

40  Ibid., 29 de mayo de 1812, pp. 206-207.

41  Lanuza, p. 70

42  Gaceta de Buenos Aires del 14 de febrero de 1812, p. 128.

43  AGN IX-23-8-6.

44  Ibid., pp. 56-57.

45  AGN X-32-10-1, fol. 160 ; AGN X-43-6-7. Ver también Klachko Rotman, op.cit.

46  Ibid., fol. 123.

47  AGN X-43-6-9, Policía, Libertos.

48  Un cuadro pintado por Tomás Vandorse en 1850, y expuesto en el Museo Histórico de Santiago de Chile, representa la batalla de Chacabuco. En él toda la infantería de las Provincias Unidas es mulata o negra.

49  Gesualdo, p. 39.

50  Lanuza, pp. 8-9.

51  Pistone, p. 56.

52  Marcos Estrada : Argentinos de origen africano, Eudeba, Buenos Aires, 1979, pp.,79-84.

53  Klachko Rotman, op. cit., pp. 288-289.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Bernand, « Los olvidados de la revolución: el Rio de la Plata y sus negros », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 07 janvier 2010, consulté le 22 octobre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/58416 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.58416

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page