Navigation – Plan du site
Antonio Santamaría García et Consuelo Naranjo Orovio

El 98 en América. Últimos resultados y tendencias recientes de la investigación

[09/02/2005]

Entrées d’index

Mots clés :

1898

Géographique :

América

Chronologique :

siglo XIX, siglo XX

Palabras claves :

historiografía
Haut de page

Texte intégral

Introducción.

A Julio Le Riverend, maestro,
In memoriam

1Más como pretexto que como razón, el centenario de 1898 ha generado una vasta producción científica. Como pretexto, pues al menos desde 1986, por decir una fecha, cuando se celebró la abolición de la esclavitud, se mantiene con intensidad un flujo constante de publicaciones que estudian en un sentido amplio la coyuntura finisecular en los últimos reductos del imperio español en América. Tanto es así que en un trabajo con intención similar al que aquí nos ocupa, E. Hernández Sandoica (1998d: 15) afirma: "Sólo hace diez a os, parecía imposible que el ámbito de los estudios referidos a Cuba, escritos desde España, habría de convertirse en un tema mayor"; no obstante también es cierto, y eso explica tanto su esfuerzo como el nuestro, que "aunque felizmente esto ha sido así, hay que advertir que no se han emprendido todavía las síntesis que permitan dar cuenta, a un público más amplio que el procedente del más estricto americanismo, de los avances producidos".

2Como E. Hernández Sandoica, y para empezar, digno es reconocer el esfuerzo realizado desde España y por españoles, y la calidad y el rigor científico de la mayoría de los trabajos resultantes, poco habitual en un panorama historiográfico nacional caracterizado hasta hace nada más bien por su aislamiento y alejamiento de los debates internacionales (con honrosas excepciones, por supuesto), defecto que, sin embargo, se va superando. Reconocido esto, que es de justicia, además de necesario para explicar la amplia presencia de autores españoles investigando el tema que nos ocupa, debemos decir, empero, que el criterio de selección de nuestro estudio no es la nacionalidad, sino la actualidad. Nos alejamos, asimismo, de los rígidos y ortodoxos nacionalismos que reducen el sentido de la historia y la historiografía a los estudios realizados dentro de sus fronteras; criterio que aplican también a sus fuentes primarias y secundarias, al menos a las explícitas, y que, en ocasiones, merman el valor de los mismos y, como consecuencia, la producción final no obedece en absoluto a una realidad en la que son continuos los intercambios académicos y el conocimiento mutuo que los historiadores tienen del referido debate internacional.

3El incesante flujo de publicaciones ha generado un buen número de análisis historiográficos que, como el citado antes, tratan de organizar un debate desbordado por las voces que están participando en él. Todos ellos han quedado rápidamente desactualizados, incluso algunos que todavía están en prensa, ya que desde finales de 1996 se han editado mas de ochenta obras que, por lo general, son compilaciones y reúnen en su interior casi seiscientos artículos.1

4Como ya dijimos, el criterio de selección de este estudio es la actualidad, pero,  por qué elegimos concretamente los trabajos editados desde finales de 1996?. La respuesta es simple. A partir de esas fechas se comenzaron a publicar algunos estudios representativos del nuevo debate en torno al 98 en América. Uno de ellos, que comentamos en diversos apartados del artículo, es el editado por C. Naranjo, M.A. Puig-Samper y L.M. García Mora (1996), La nación so ada: Cuba, Puerto Rico y Filipinas ante el 98. Los comentarios de que ha sido objeto avalan esta propuesta: "contiene, a no dudarlo, muestras de calidad historiográfica extraordinaria [...] Nadie podrá doblar la esquina del 98 alegando ignorancia sobre las colonias y mucho menos falta de información" [E. Hernández Sandoica (1998a: 145)]. Además, tanto su contenido como el de varias monografías que lo precedieron se examina en los referidos análisis bibliográficos anteriores, a los cuales, partiendo de lo que a salido después de él, el nuestro completa y complementa.

5Aparte de cronológicas, este artículo tiene limitaciones temáticas y muestrales. Su título expresa las primeras: El 98 en América. Aquí no analizaremos más que de soslayo a otros noventa y ocho, como el filipino o el llamado desastre español, que dejamos para especialistas en el tema, pues nosotros no lo somos. Sí haremos referencia, por contra, a otros países americanos aparte de los que surgieron de las últimas colonias de España, incluidos los EE.UU.2 La limitación muestral se debe a que, pesar de la magnitud de lo incluido, quedan excluidos de nuestros comentarios por razones de espacio y de abarcabilidad los artículos publicados fuera de las compilaciones específicamente dedicadas al tema.3

6Gran parte de las obras comentadas aquí, como hemos dicho, reúnen estudios de diversos autores y temas.4 Algunas, además, para tratar de evitar la citada rápida desactualización que han padecido muchos ensayos como éste publicados últimamente, aún están en fase editorial, pero gracias a sus autores, hemos podido tener en primicia el manuscrito, o al menos el índice,5 que en casos fue suficiente debido al conocimiento previo que uno de nosotros tenía de su contenido por haber asistido a los eventos que dieron lugar a muchas de las monografías analizadas. Aun así, somos conscientes de que en breve saldrán como mínimo una decena de estudios que ni siquiera por el procedimiento anterior hemos podido incorporar.6

7El debate en torno al 98 en América se ha expresado sobre todo en obras que contienen trabajos de varios autores debido a la forma en que se ha desarrollado, principalmente a través de reuniones de carácter internacional. Tal procedimiento tiene sus pros y sus contra, pero creemos que el saldo será positivo. A corto plazo puede crear confusión y desorden por lo mucho que en esos foros se ha podido decir -y luego publicar- pero a medio y largo plazo, una vez eliminemos lo superfluo, procesemos, valoremos y ordenemos las diversas contribuciones, lo que quedará será una semilla de diálogo y sana discusión, que esperamos permanezca como rasgo distintivo de esta historiografía. Obviamente, todo ello ha sido posible gracias al esfuerzo de personas e instituciones que convocaron, organizaron, buscaron financiación, moderaron el debate y editaron los libros.7 Sin menospreciar a las demás, pues son muchas las entidades que han abierto espacios de discusión, es justo destacar la cooperación entre las Universidades Complutense y Autónoma de Madrid, Jaume I de Castellón, de La Habana, de Puerto Rico (Recinto de Río Piedras), Michoacana San Nicolás de Hidalgo (México) y el CSIC (España), que además de haber dado buenos resultados, explica la presencia de tantos historiadores mexicanos en las obras que aquí comentamos y la importancia concedida al tema del 98 en México.8

8Aparte de exponer sus límites y alcances, esta introducción pretende apuntar brevemente la estructura del trabajo. Empezaremos examinando el estado del conocimiento acerca del 98 en América inmediatamente antes de la aparición de las obras objeto de estudio, haciendo hincapié en los avances producidos en los últimos a os, de los cuales, como dijimos, son continuación los más actuales. Seguidamente analizaremos éstos, tratando de obtener, para finalizar, algunas conclusiones en torno a lo que hemos avanzado recientemente para mejorar lo que se sabe sobre el tema, a las carencias que todavía tenemos y a las tendencias que parece apuntar la investigación para un futuro próximo.

Estado de la cuestión antes de finales de 1996. Aportaciones más recientes.

9Antes de mediados de los ochenta, el debate historiográfico en torno a la coyuntura finisecular en la América española se había caracterizado por un diálogo escaso entre las partes con historias implicadas debido a problemas como el status puertorrique o dentro de los EE.UU., las difíciles relaciones norteamericanas con Cuba, los cambios interpretativos comunes en las investigaciones cubanas por razones político-ideológicas, como se ala C. Almodóvar (1989: 173-191 y 1993: 62-71), o el citado aislamiento intelectual español. Varios de esos inconvenientes persisten, pero -como dijimos- el efecto de las celebraciones en este caso ha sido positivo y, al menos desde que se conmemoró el centenario de la abolición, las cosas han variado. A continuación revisamos lo que sabemos sobre el tema y cuáles han sido los avances más relevantes en la última década. Para no hacer tediosa la lectura, cuando sea posible citaremos otros trabajos en los que el lector interesado, y sólo él, pueda encontrar las referencias bibliográficas precisas.9

Abolición, inmigración, conflicto racial y una historia social escasa.

10Empezando por la abolición, los estudios acerca del tema, en especial en Cuba, habían insistido sobre todo en sus causas y consecuencias político-institucionales, además de laborales, hasta que los trabajos de R. Cepero (1947), continuados luego por M. Moreno (1978 y 1983) modificaron la perspectiva de investigación. Vinculando el problema con la evolución de la industria azucarera, ambos sostuvieron que la esclavitud desapareció por su incompatibilidad con la modernización de ésta durante la Segunda Revolución Industrial. Nuevas obras escritas en los ochenta cuestionaron dicha tesis. Por ejemplo, R.J. Scott (1985) mostró que también había que ver las cosas desde el otro lado e indagó en las luchas de los negros por su liberación, óptica retomada recientemente por G. García Rodríguez (1996), que examina desde el punto de vista de los siervos sus reivindicaciones y su universo vital. L.W. Bergad (1990), por otra parte, intentó probar que estos últimos no sólo no eran incompatibles con la modernización de los ingenios, sino que su trabajo era más rentable que el de los obreros asalariados. L.W. Bergad et al. (1995), en un ingente trabajo de archivo, además, nos han dejado una reconstrucción del precio de los esclavos.10

11Como la del ciprés, la sombra de la esclavitud es alargada. Partiendo de ella es posible abarcarlo casi todo en el Caribe finisecular. Verbigracia, se puede encontrar una perspectiva más humana del problema o análisis sobre sus implicaciones culturales y antropológicas.11 No por casualidad se habla en las Antillas de una sociedad esclavista y una sociedad postesclavista, aunque de esta última sabemos poco. Contamos con buenos estudios parciales, algunos recientes, acerca del movimiento obrero, el bandolerismo, la prostitución, la criminalidad o la masonería, y en relación con ciertos grupos como la elite socio-económica hispano-cubana o los chinos, y con varias obras generales que se hacen eco de esas carencias, pero no las resuelven.12

12En relación también con la sociedad postesclavista en un sentido amplio, muchas obras han analizado en los últimos a os la inmigración que fluyó hacia Ultramar, sobre todo de España a Cuba, aunque no solamente. Aparte de las compilaciones y trabajos generales, como los de C. Naranjo, coord. (1990), F. Iglesias (1988a), J. Maluqer (1992), C. Yáñez (1994a) o C. Alonso (1993), y de los que han reconstruido las cifras de ese flujo, como los de B. Sánchez Alonso (1990 y 1995) y C. Naranjo (1993) y los dos últimos citados antes, varios estudios han indagado en aspectos vinculados con la historia de las mentalidades [C. Naranjo (1987 y 1988)], en el examen de casos concretos [A. García Álvarez (1994), D. González (1994) o M.A. Marqués (1996a)], o en los efectos económico-sociales del fenómeno migratorio, como las remesas retornadas por los que se fueron [J.R. García López (1992 y 1994)], la reubicación profesional de los españoles en Cuba [C. Naranjo (1994)], la formación de redes familiares y de paisanaje [M. Llordén (1992)] y su influencia en el mercado de trabajo y en el movimiento obrero [A.F. Losada (1995) y O. Cabrera (1993)] o las diferencias de renta entre la población local y la que llegó de fuera, que J. Maluquer (1994: 148) encuentra bastante elevadas a favor de la segunda y que pudo ser motivo de conflictos entre ambas. Éstos son, por otro lado, los temas menos conocidos y que se deben investigar más. Diversas obras, además, coincidiendo con la configuración del Estado Autonómico español, han examinado la relación específica de sus regiones con Cuba y Puerto Rico. Finalmente, mención aparte por su contenido merece el análisis de la emigración cubana a los EE.UU. de R. Álvarez (1986).13

13La demografía histórica también se ha enriquecido recientemente con estudios de carácter general que completan las obras clásicas, como por ejemplo la de J.L. Luzón (1989), que examina la relación economía-población-territorio, y con aportaciones más cualitativas que -según E. Hernández Sandoica (1997a: 154)- predominan actualmente. Lo cierto es que los citados esfuerzos de cuantificación no se agotan en sus resultados, al menos no deben hacerlo, sino que tienen como fin sentar las bases para discutir con mayor precisión sobre aspectos más genéricos y, por ende, más integradores, multidisciplinares y atractivos para el lector no especialista. En ese sentido, el debate abierto más interesante gira en torno a los problemas raciales y de diferenciación social; temas relacionados, por supuesto, con la definición socio-política de los Estados y con la economía, pues en definitiva, fue el crecimiento de ésta la razón que convirtió a Cuba en un país receptor de esclavos y, luego, de población foránea en masa. La política migratoria, el control de la inmigración, que por los motivos citados era en parte de carácter golondrino e indeseable desde muchos puntos de vista, pero idónea para realizar faenas agrícolas poco especializadas en época de cosecha, así como la discriminación de las minorías, sobre todo de color, ha sido objeto de infinidad de análisis y fuertes controversias, por ejemplo, entre A. Helg (1995) y A. de la Fuente (1995 y 1996).14

14La controversia sobre la discriminación social por razones de color, sexo o procedencia enfrenta dos posturas tan irreconciliables como, paradójicamente, complementarias, pues en definitiva se refieren a cuestiones distintas, una a la estructura del sistema social; la otra, a los cambios en su interior, destinados a preservarlo, pero que a la postre pueden llegar a alterarlo. Así, por ejemplo, el hecho de que con el tiempo se evidencien mejoras en la situación de determinados grupos marginados, como se ala A. de la Fuente (1996), no excluye, sino más bien prueba su marginación dentro de dicho sistema, que defiende A. Helg (1995), lo que, a su vez, explica contradicciones como la convivencia de esas mejoras con demostraciones de violencia política. De estas reflexiones se derivan infinidad de posibilidades de investigación, algunas de las cuales han sido exploradas. Verbigracia, una tesis extendida acerca de la finalización del dominio español en las Antillas no se pregunta por qué acabó en 1898, sino por qué no lo hizo antes, y una respuesta probable es que la existencia de la esclavitud hasta mediados de los a os ochenta desalentó la causa independentista en las elites insulares por el temor a que la emancipación provocase cambios revolucionarios en el status quo racial. Obviamente, aparte de la población de color, también preocupaban en ese sentido sectores más integrados, como las clases medias o el naciente movimiento obrero. Otra perspectiva de investigación se ha interesado más por la forma en que se justificó la discriminación y sus resultados en términos de control socio-poblacional, en especial de la inmigración. Al ser esa justificación principalmente científica o pseudocientífica, en los trabajos sobre el tema han colaborado profesionales de distintas disciplinas, como la biología o la medicina, que también han experimentado avances importantes en sus estudios históricos recientemente, algunos de los cuales han conducido hasta la referida colaboración.15

Construcción y definición de la identidad nacional en el contexto internacional de fin de siglo.

15La preocupación por preservar el status frente a los cambios políticos que supuso el fin del dominio español es parte consustancial del tema que ha articulado el debate en torno al 98: la construcción nacional en territorios que hasta entonces fueron colonias y cuya emancipación no desembocó en independencia plena. Por otra parte, así es como ha sido abordado el problema, desde una perspectiva amplia y multidisciplinar, en algunas obras colectivas como la citada de C. Naranjo et al., eds. (1996). La discusión se ha desarrollado, además, en el ámbito de una renovación de las interpretaciones globales sobre el desenvolvimiento de las sociedades antillanas coloniales y postcoloniales, de la que son muestras las obras Historia de Cuba (1989-), J. Ibarra (1992 y 1995a), L. Bethell (1993), IHC (1994-) o M. Moreno (1995) para Cuba, y F. Picó (1988), B.G. Silvestrini y M.D. Luque (1992) o F.A. Scarano (1993) para Puerto Rico. Más que novedades temáticas, todas ellas coinciden en tratar los problemas dentro del contexto internacional, a largo plazo y en términos comparativos, aunque con diferencias destacables. Así, se puede decir que las de J. Ibarra son las más continuistas, y que la de M. Moreno es la que alberga mayores pretensiones de ruptura con los estudios precedentes, no obstante luego no se materializan en el resultado en la misma media en que se nos presentan. Las otras son más compensadas.16

16El contexto internacional del 98 es referencia ineludible para entender la finalización del dominio hispano, la creación de nuevos espacios políticos en las excolonias y el reparto de áreas de influencia entre las potencias mundiales. Precisamente ésa fue en su momento la principal aportación española a la historiografía sobre el tema, con obras como las de R. Mesa (1967), J. Salom (1967 y 1988), J.M. Jover (1979) o J. Pabón (1988), que completaron las tesis clásicas de J.A. Hobson (1920) o V.I. Lenin (1939), continuadas luego por autores como R. de la Torre (1988), L. Álvarez (1988 y 1996), C. Robles (1996) o F. García Sanz (1996), incluso por norteamericanos como A. Pagden (1988). A. García Álvarez (1995a) es quien ha precisado mejor la relación entre todos esos factores para el caso de Cuba. Dice que su tardía independencia la libró de los problemas de inmadurez republicana que sufrieron otros países latinoamericanos. Frente a ellos, afrontó su guerra de liberación con un proyecto de nación, pero la coyuntura en que se dirimió aquélla impidió materializarlo, frustrado por los intereses expansionistas de los EE.UU. que, coincidiendo con los de parte de la burguesía local, determinaron el futuro de nuevo Estado.17

17Dentro del contexto descrito anteriormente, el problema de la construcción de la identidad nacional ha sido abordado desde dos perspectivas complementarias, intelectual y político-institucional. Dentro de la primera, además, encontramos estudios generales y análisis de aspectos concretos, en particular, de determinadas obras. De especial relevancia por su significado son los trabajos de J. Ibarra (1980), P. Estrade (1987 y 1995), N. Martínez Díaz (1986), M.L. Laviana (1988) y ed. (1988), O. Ette y T. Heydenreinch, eds. (1994), R. de Armas (1994), F. López Civeira (1995) o A. Elorza (1996), dedicados a J. Martí, cuya muerte se conmemoró en 1995; los de J. Ferres (1990), A. López Cantos (1991), M. Maldonado-Denís (1992), A. Ruano (1993), M.D. González-Ripoll (1996) o P. Estrade (1993 y 1996) sobre los puertorrique os E.M. de Hostos y R.E. Betances, considerados, junto a J. Martí, padres de la patria y del Antillanismo (proyecto de Confederación Antillana formulado en la década de 1890); los de M.C. Simón (1986), F. Laguna (1991), U. Vicente (1992), L.M. García Mora (1993a), E. Hernández Sandoica (1994b) o A. Serrano de Haro (1996) acerca del español R.M. de Labra, defensor de la abolición, el autonomismo y la reforma colonial, entre otras cosas; incluso el más genérico de J. Ibarra (1972) que indaga en la ideología mambisa, y los de T. Mallo (1996) y L.M. García Mora (1996a) que analizan instituciones como el Ateneo de Madrid, que fue uno de los espacios en que se debatió la cuestión colonial española. Respecto a los estudios generales, lo más interesante quizás es una controversia implícita -pues los autores eluden la polémica- entre los que creen que el conocimiento del tema ha avanzado gracias a las discusiones teórico-metodológicas, y los que piensan, como apuntaba C. Almodóvar (1989: 173-191), que precisamente tales discusiones han impedido hasta ahora ir más allá del planteamiento de interrogantes. Ejemplos de ambas posturas son los trabajos de J. Opatrny (1994), quien sostiene que la dialéctica criollo-europeo, sesgada a favor de lo segundo, definió la idiosincrasia de los nacionalismos antillanos, y de E. Torres Cuevas (1993), quien dice que el examen del problema debe abordarse mediante la interacción de tres conceptos clave: patria, pueblo y revolución, que J. Martí sintetizó y el marxismo permitió instrumentalizar [sic].18

18C. Almodóvar (1995) muestra que proyectos concretos como el de J. Martí no fueron únicos e indiscutibles en su momento, impresión de la que es culpable en gran parte la historiografía. Por ejemplo, E. Trujillo, J.I. Rodríguez o E. Collazo mantuvieron posiciones distintas, incluso enfrentadas con las de aquél. No obstante, polémicas aparte sobre su delimitación específica en uno u otro autor, hay un acuerdo amplio acerca de que los fundamentos intelectuales de la nacionalidad están representados en las obras de los referidos J. Martí, E.M. de Hostos o R.E. Betances y se definen a través de elementos contrapuestos, a veces complementarios, a veces antagónicos, algunos ya citados y que hunden sus raíces en un pasado más o menos remoto (criollo versus europeo, negro versus blanco); otros más novedosos o cuya importancia aumentó en la coyuntura finisecular (natural versus inmigrado, hispano versus anglosajón). Todo ello caracterizó a sociedades que habían alcanzado cierto grado de identidad nacional, mayor sin duda en el caso cubano, aunque aún estaban en proceso de formación poblacional y cultural. Sobre algunos de esos problemas ya hemos analizado lo que sabemos. Por haberlos dejado para más tarde, los otros no son menos relevantes, pero tal vez si más candentes debido al carácter internacional que está teniendo el debate en torno al 98.

Españoles, cubanos y puertorriqueños. Estado colonial y relaciones post '98.

19Entender la evolución de las relaciones cubano-españolas después del 98 requiere hablar antes del Estado colonial. Las citadas obras de E. Hernández Sandoica (1982 y 1994b), iniciadora e impulsara de estos estudios, de C. Sáiz Pastor (1990 y 1994) y A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1992), y las de I. Roldán (1991, 1994 y 1996), J.A. Piqueras (1992 y 1996), J.G. Cayuela (1993, 1994 y 1996) o L.M. García Mora (1993b, 1994a y b y 1996b) insisten en lo peculiar de sus fundamentos. J.G. Cayuela opina que, por su debilidad, el mercado peninsular no absorbió la producción insular, así que su nexo con la metrópoli no lo proporcionó éste, sino la consolidación de una elite económica con poder a ambos lados del Atlántico. Los cambios en el comercio y en las relaciones internacionales a finales del siglo XIX, el fracaso de las reformas que implementó dicho Estado para hacerles frente -según I. Roldán y L.M. García Mora- y, en opinión de este último, su incapacidad para mediar entre los distintos intereses implicados en los asuntos de Ultramar, debido -dice E. Hernández Sandoica- a su falta de autonomía frente al poder económico, explican políticamente la independencia. Todos esos estudios destacan, además de por su contenido, por su excelente factura teórico-metodológica, incorporando al debate instrumentos recientes de análisis historiográfico a nivel mundial, como el concepto de Estado-mediador o la teoría de los grupos de presión. Con una proyección más socio-económica que la de los anteriores, destacan en la aplicación de esa teoría los trabajos de M.C. Barcia (1993) y J.A. Piqueras (1996).19

20El colonialismo decimonónico español fue tan peculiar en el caso puertorrique o como en el cubano, pues, paradójicamente, en el primero las formas de explotación metropolitana respondieron a pautas más convencionales (el café era su principal artículo exportable y su mercado estaba en Cuba y España), pero el control metropolitano fue más débil. La razón estriba, seguramente, en la menor potencialidad de su economía y, por ende, de los intereses económicos implicados. Ahora bien, los estudios sobre el tema insisten igualmente en que el Estado no supo adaptarse a los cambios que conllevó la coyuntura internacional y aunque la revolución independentista tuvo poco éxito, también se desarrolló un sentimiento nacional similar al de la mayor de las Antillas, sustentado en los sectores medios y populares y en la burguesía azucarera.20

21Sea como fuere, la historiografía ha destacado que en Puerto Rico, y aún más en Cuba, las relaciones entre españoles e insulares se restablecieron tras el 98, predominando los elementos de continuidad sobre los de ruptura. Como razones se han se alado el carácter anticolonial, pero no antiespañol con que J. Martí concibió la independencia; la inmigración peninsular, que siguió con más fuerza en el siglo XX; el hecho de que la guerra no acabase con la rendición de un bando frente al otro, sino ante un tercero, los EE.UU., cuya intervención provocó la identidad de ambos en un especie de victimismo (derrota metropolitana, pero también de los proyectos independentistas isle os), además de otro factor, de más raigambre, e igualmente vinculado con la identidad y reforzado por dicha intervención: el sentido de lo hispano por oposición a lo anglosajón.21 Como en otros casos, la investigación ha indagado sobre la dimensión práctica e intelectual de esas categorías. Así, autores como C. García del Pino, aunque en referencia a un momento anterior, han se alado la conexión entre los levantamientos cubano, puertorrique o y español (Revolución Gloriosa) en 1868 y, en un sentido más amplio, los referidos estudios de J.A. Piqueras (1996), han intentado dilucidar hasta qué punto se puede decir que intereses coincidentes en la metrópoli y las colonias hicieron causa común en determinadas circunstancias tratando de imponerse, pues el hecho de que, por ejemplo, el Estado colonial tomase una decisión y no otra sobre un asunto y que esa decisión favoreciese a ciertos grupos no prueba en sí mismo la existencia de una acción de presión colectiva consolidada y consciente.

22La historia intelectual ha destacado también la conexión entre aquellos grupos que, en Latinoamérica y España, abogaron por modernizar sus sociedades y romper con el pasado más atávico, motivo por el que iniciaron una reflexión en busca del sentido de lo nacional y específico de su cultura. Para ellos, la coyuntura finisecular fue un hito, pues evidenció el atraso y debilidad de sus países, fundamentalmente frente a la expansión de los EE.UU. En opinión de uno de nosotros, esa reflexión tuvo como principales referentes en América las obras de J. Martí (1891) y J.E. Rodó (1900) y fue dentro de ella donde se definieron nuevos significados de sus componentes étnico-culturales, tanto indígenas como hispanos.22

Guerra, Revolución e injerencia externa. La construcción de dos Estados de soberanía limitada.

23Recobrando el hilo troncal del discurso, que la complejidad del debate historiográfico obliga a perder en más de una ocasión, debemos recordar lo que dijimos acerca de que el problema de la construcción nacional tenía una dimensión intelectual y otra político-institucional. El análisis de esta última quedó pendiente. Ya anotamos que el fin del dominio colonial en Cuba y Puerto Rico no desembocó en una independencia plena debido en parte a la coyuntura en que se produjo la guerra de liberación. No hay acuerdo acerca de si en 1898, tras tres a os de conflicto hispano-cubano, éste estaba a punto de acabar. Estudios recientes sugieren que no está claro que los mambises lo tuviesen ganado cuando intervinieron los EE.UU., lo que tampoco implica que las tropas metropolitanas estuviesen en condiciones de vencer; por tanto, también se sigue discutiendo si tal intervención fue definitiva, sobre sus motivos o sobre la descompensación entre las fuerzas norteamericanas y españolas que lucharon en el Caribe. No insistiremos en esos asuntos pues requieren un grado de conocimiento técnico que no tenemos, pero, además de citar otros trabajos donde se puede encontrar más información, es preciso comentar que el debate al respecto se ha ampliado últimamente, analizando temas colaterales de lo militar, pero de gran importancia socio-política, económica o poblacional, como la presencia de españoles en las filas rebeldes, la función del ejército como vía migratoria o las consecuencias de ciertas acciones de la guerra como las deportaciones.23

24Aparte de un hecho militar, la intervención de los EE.UU. en la guerra hispano-cubana fue trascendental para la evolución socio-política y económica de Cuba y Puerto Rico. Tras la rendición española, aquéllos impusieron a la primera un gobierno de ocupación que sentó las bases de un futuro protectorado, e incorporaron la segunda con un status impreciso, que aún es fuente de problemas, no obstante se delimitó mejor a os después. En ambos casos, pues, un tercer país determinó en mayor o menor grado la construcción político-institucional del Estado, hecho que la historiografía ha calificado con nombres como la revolución pospuesta [R. de Armas (1975)] o el hilo del laberinto [A. Cubano (1990)]. El programa revolucionario, más o menos definido en cada caso, tuvo que modificarse en función de esa injerencia externa, aunque, y en ello la mayoría estamos de acuerdo, con la aquiescencia de parte importante de la oligarquía local. Además, si bien es cierto que en las dos islas hubo tradicionalmente movimientos anexionistas (a los EE.UU.) con fuerza variable dependiendo de la coyuntura, que junto a los incondicionales (de España), autonomistas e independentistas agruparon las distintas posiciones políticas en la colonia, no sólo los primeros apoyaron dicha injerencia, la cual provocó una redefinición de intereses que explica, por ejemplo, la preservación del poder económico de los españoles al que nos referimos anteriormente.24

25La anexión de Puerto Rico a los EE.UU., matizada y no bien definida, pero anexión al fin y al cabo; el protectorado que impusieron a Cuba; sus relaciones con ambas islas y la construcción político-institucional del Estado neocolonial, han gozado tradicionalmente del interés de la investigación25 y -como cabía esperar- cuentan con estudios recientes numerosos y de gran calidad, como los de L.A. Pérez (1986, 1988a, 1990 y 1991), J.M. Hernández (1992) y C. Planos (1995) para la segunda, y de F. Picó (1987), A. Cubano (1990) y P. Barbosa (1996) para la primera; sin embargo, no insistiremos ahora más en estos aspectos, pues volveremos sobre ellos más adelante. Entonces abundaremos también en otras contribuciones de diversa índole que han quedado fuera de esta apretada síntesis por razones de espacio, a cambio de insistir en lo más general. Para concluir ese propósito sólo nos queda hablar de la economía.

Economía. Azúcar, tabaco, café y sectores vinculados. La ausencia de los grandes agregados.

26Según E. Hernández Sandoica (1997a: 149), la economía ha sido una de las privilegiadas de la historiografía reciente, al menos en España; pero tal impresión se debe a la abundancia de estudios sobre la inmigración, los negocios peninsulares en las Antillas y el comercio hispano-insular. Por otro lado, es indudable que el tema cuenta con obras excelentes sobre esos y más aspectos, antiguas y actuales, y también que los mejores profesionales cubanos le han dedicado su esfuerzo en algún momento, labor en la que les acompa an cada vez más españoles y estadounidenses. Algo similar sucede en el caso de Puerto Rico. Además, de lo dicho en páginas precedentes se deduce que los factores económicos son esenciales para entender el 98, pues por mucho que se quiera matizar, toda relación colonial o neocolonial implica formas de explotación. Nadie discute que su especialización en producir azúcar, cuya venta se concentró progresivamente en el mercado norteamericano desde mediados del siglo XIX, es clave para explicar la guerra de independencia y el protectorado impuesto en Cuba por los EE.UU., que tuvo como contrapartida un tratado comercial que favorecía dicha venta. Tampoco se duda que los beneficios económicos que implicaba la integración en ese último país fue una razón importante para que los puertorrique os la aceptasen.

27Por buenos y abundantes que sean los trabajos para otros temas y a pesar del acuerdo sobre su importancia, el análisis de los factores económicos del 98 es muy deficitario. Citando a la propia E. Hernández Sandoica, cuando analizamos los estudios migratorios dijimos que tras disponer de la necesaria evidencia numérica, el debate ha crecido, transitando hasta latitudes más cualitativas. Con la economía ocurre al revés. La discusión se asienta sobre un enorme vacío al carecer de estimaciones para los grandes agregados (renta, precios, salarios reales, términos de intercambio), en especial para el siglo XIX, incluso de una reconstrucción de la estadística comercial, pues sólo a través de ellas podremos precisar cuán cierto es eso que repetimos tantas veces de que la crisis antecedió a la guerra de independencia de Cuba. Disponer de tal conocimiento seguramente no cambiará lo que ya sabemos grosso modo, pero aportará solidez al debate, le permitirá madurar y abrirá nuevas perspectivas de investigación, como ha sucedido en otros casos.26

28Antes de mediados de la década de 1980 contábamos con buenas obras descriptivas de carácter general y, además de las citadas sobre la inmigración, la esclavitud, la relación colonial y con los EE.UU. y el movimiento obrero, con excelentes estudios acerca de la industria azucarera esclavista, la manufactura tabacalera, las finanzas y el comercio en el siglo XX.27 En los últimos a os se ha avanzado más en el conocimiento de todos esos aspectos gracias en parte a tesis doctorales, aunque no solamente, que han mejorado lo que sabemos de las referidas industria tabacalera en el largo plazo; de la azucarera, particularmente para las primeras décadas del siglo XX; del comercio y las finanzas en el siglo XIX y de otros sectores como el ferroviario. Además, de modo incipiente pero sólido, se han empezado a usar metodologías historiográficas bastante novedosas, como la econometría aplicada a la historia económica, y se han realizado interesantes aportaciones en ámbitos de conocimiento explorados desde hace pocas décadas, como la citada historia de los grupos de presión, la historia económica de la empresa o la historia de la tecnología.28

29En suma, además de la falta de reconstrucciones y de estimaciones estadísticas básicas, los análisis de historia económica de Cuba se han concentrado en el sector externo y las actividades vinculadas con él. Por otro lado, igual que ocurría con la historia social, las últimas décadas del siglo XIX han sido mucho menos investigadas que las precedentes y subsiguientes. Lo mismo, por otro lado, se puede decir del caso puertorrique o, hasta el punto que en los trabajos citados a pie de página se observa una correspondencia temática casi mimética con los referidos para el cubano. Del debate sobre aquél hay que destacar un grado menor de acuerdo reciente en torno a la continuidad o ruptura de las relaciones entre españoles e insulares y, en especial, acerca del mantenimiento de la elite economía peninsular tras el 98. Las obras de J.A. Giusti (1996) y T. Martínez-Vergne (1992) son ejemplos de ambas posturas respectivamente.29

Últimos resultados y tendencias recientes de la investigación.

30Planteado el estado de la cuestión desde una perspectiva amplia, se puede decir sin que el lector menos versado tenga que hacer auto de fe, que los trabajos editados en los últimos meses son continuistas respecto a las tendencias historiográficas precedentes, aunque ciertas polémicas han pasado a segundo plano, han surgido otras, ha mejorado el conocimiento de varios temas y se han abierto unas cuantas líneas nuevas de investigación. En suma, el debate ha crecido y madurado con una rapidez que no hubiese sido posible sin disponer de tantos espacios de discusión.

Generalidades, síntesis, historiografía y fuentes.

31Una de las carencias historiográficas que se alaba E. Hernández Sandoica (1998d) era que no se habían emprendido trabajos de síntesis que diesen cuenta de los últimos avances a un público más amplio que el procedente del americanismo. Varios estudios de carácter general han visto la luz recientemente, unos breves, como los de J. Le Riverend (1997) o A. Cubano (1998b); otros de más envergadura, dirigidos a profesionales de cualquier campo de la historia y las ciencias sociales, a alumnos universitarios, como 1898: el saldo... (1998) o la compilación de J. Casanovas, coord. (1997), o a lectores meramente interesados, como los editados por S. Juliá, dir. (1997-1998) o J. Figuero y C. García Santa Cecilia (1998) en El País y El Mundo. Entre ellos hay contribuciones de todo tipo, cubanas, españolas, puertorrique as o de otros países, como la de J. Opatrný (1998c) sobre la Guerra Hispano-Norteamericana en la prensa checa; con una perspectiva política, como la de A. Elorza y E. Hernández Sandoica (1998); social y militar, como las del IHC (1996) y G. Ojeda, ed. (1998). Incluso hay quien ha repensado el 98 desde la óptica del presente, sobre todo para Puerto Rico [L. Agrait (1998b y c), M.D. Castro (1997a), G.L. García (1998) o D. Sommer (1997)], pues los problemas iniciados entonces (su status y la situación de sus inmigrantes en los EE.UU. o el bilingüismo) siguen siendo temas candentes, pero también intentando extraer lecciones para retos como la integración de los mercados caribe os, lo que preocupa a P. Pérez Herrero (1996). Hay que decir, finalmente, que alguno de esos estudios generales ha procurado generar polémica. Por ejemplo, Ch. Schmidt-Nowara (1998) cree que el colonialismo español post-Ayacucho fue un proyecto moderno y de gran escala, aunque sus argumentos para probarlo son poco convincentes.30

32Aún hay mucho quehacer para que el reciente esfuerzo de investigación llegue a los manuales, y aún más para que deje su huella en la cultura y mentalidad popular, pero las obras citadas anteriormente son un primer paso bastante sólido y además continúan y completan la renovación historiográfica que apuntamos se inició en a os precedentes, caracterizada por abordar los problemas desde una perspectiva amplia, menos prejuiciada que la de algunos de sus antecedentes, comparativa y metodológicamente más refinada. A esa labor coadyuvan, asimismo, los análisis bibliográficos, que también son esfuerzos de síntesis, aunque con intenciones más profesionales, y un buen número de trabajos destinados a proporcionar instrumentos que faciliten la investigación, como las bibliografías de Y. Castillo et al. (1998), F. Moscoso (1998) e I. Roldán (1998a), la reedición de textos de R.M. de Labra y otros hecha por M. Bizcarrondo (1998); las que preparan C. Almodóvar y A.M. Fernández acerca de M. Gómez y J. Martí (ver nota 6), y los CD-Rom de la propia A.M. Fernández, ed. (1998) sobre el 98 en la mayor de las Antillas y de A. García Álvarez y L.M. García Mora (1998), que incluye una bien elegida colección documental (fuentes y estudios de época) para la historia de Cuba hasta 1930.31

Ingenios por centrales y esclavos por colonos. Blanquear la población y preservar el status.

33Empezando por la abolición, para seguir el mismo orden del apartado anterior, los últimos trabajos muestran que el debate aún está abierto. Uno de nosotros, A. Santamaría y L.M. García Mora (1998b), tras analizar los dos censos azucareros de 1860 y 1877, sostemenos que aquélla se explica fundamentalmente por las presiones externas, que coincidieron con un proceso de modernización de los ingenios, sin que por ello se pueda hablar a priori de una relación causa-efecto entre él y la supresión de la esclavitud, mucho menos de la contradicción que decían M. Cepero (1947) o M. Moreno (1978). Ahora bien, obras como la de L.W. Bergad (1990) tampoco prueban satisfactoriamente que aquélla fuese más rentable que el trabajo libre, pues usa datos de salarios en una economía esclavista, poco válidos como contrafactual, de modo que sus cálculos indican dicha mayor rentabilidad, pero no demuestran su hipótesis. En última instancia, además, nuestro trabajo, que es un antecedente de otro más exhaustivo en fase de realización [L.M. García Mora y A. Santamaría (inédito)], apunta algo que la historiografía ha omitido hasta ahora y que es una evidencia de peso a favor de las tesis que defendemos, y es que la industria azucarera decimonónica no reemplazó los esclavos con asalariados, al menos no exactamente, sino que inició una profunda transformación tecnológico-organizativa que, al mismo tiempo, centralizó la producción y descentralizó la oferta de caña [ver A.D. Dye (1998) y A. Santamaría (1995b)].

34Lo que se deduce de conclusiones como la anterior es que la abolición y la modernización de la industria azucarera deben estudiarse dentro de un contexto amplio en el que interactuaron múltiples factores, los mismos que explican el 98 tal y como aquí lo entendemos. El peculiar proceso de transformación de esa industria, único en el mundo, a pesar de lo que sostiene J.A. Piqueras (1998a: 169), respondió a la necesidad de abaratar costes para mantener su competitividad internacional, optimizando el uso de los recursos disponibles: la abundancia de tierra y materia prima y la escasez de trabajo. Para resolver dicha escasez se acudió a la inmigración que, además, seleccionada adecuadamente podía blanquear la sociedad para reducir la importancia del elemento negro heredada de la esclavitud. En A. Santamaría y L.M. García Mora (1998a) y en función de todos esos parámetros, analizamos el colonato, institución resultante de la referida descentralización de la oferta de caña, esgrimiendo que la coincidencia de intereses económicos y socio-políticos se mantuvo mientras no obstaculizó la rentabilidad del sector, pues atrajo inmigrantes blancos, dotándolos de tierra, ligó a ella a los cultivadores y permitió seguir en el negocio a antiguos hacendados venidos a menos y a algunos ex-esclavos; pero también permitió el crecimiento de la producción cuando acabó la guerra y se dispuso del mercado norteamericano para venderla, lo cual, con el inconveniente a adido de la merma poblacional que significó el conflicto, agravó el problema de la falta de brazos, y obligó a recurrir al inmigrante indeseable (negros antillanos principalmente) que, además, ofrecía más barato su servicio, deprimía los salarios y era menos conflictivo al no estar integrado en organizaciones obreras.32

35Por las razones citadas, todos los que hemos estudiado la coyuntura finisecular en Cuba acabamos tropezando con el desconocimiento de la sociedad y aportando alguna contribución necesaria para nuestro trabajo. Así se ha ido completando un panorama que, sin embargo, aún es muy deficitario. Precisamente, el interés de los autores de este artículo coincide en el colonato. Uno llegó desde la economía; la otra desde la inmigración y la política socio-poblacional, aspectos en los que hemos seguido profundizando [C. Naranjo (1996 y 1998d); C. Naranjo y A. García González (1998), y A. García González y C. Naranjo (1998)], especialmente en la relación inmigración-higiene racial como elemento configurador de una identidad nacional en formación y transformación y que, por tanto, podía determinarse políticamente, elaborando un proyecto justificado científicamente. La relevancia de esos temas, además, parece clara para la historiografía, pues ha atraído a muchos investigadores recientemente.

36A. Helg (1998), sin proseguir explícitamente su polémica con A. de la Fuente, dice que los negros se sumaron masivamente a la insurrección cubana esperando mejoras con su triunfo que luego se frustraron, lo que ayuda a entender la connivencia entre la burguesía insular y el gobierno de los EE.UU. a la hora de establecer un régimen de protectorado que preservase el status quo de eventuales pretensiones revolucionarias. Autores como M. Zeuske (1998b y c) se manifiestan en el mismo sentido, y en sus trabajos sobre Puerto Rico, F. Picó (1997a, 1998b y en prensa) se ala que la otra parte implicada vio las cosas de modo similar. Opina que proteger lo puertorrique o de lo español justificó la intervención norteamericana, pero en la práctica ésta protegió lo español frente a lo negro, considerado inferior, ergo, incapaz de asimilar la cultura y civilización anglosajona. Estudios como los de P. Tornero (1998) y S. Labrador (1997) llevan esa perspectiva hasta sus últimos extremos, entendiendo que la estructura económica y la burguesía esclavista y postesclavista fueron un obstáculo para el desarrollo de la nacionalidad cubana que -cree S. Labrador siguiendo a P. Deschamps (1979)-, es negra antes que blanca. Más ponderada, R.J. Scott (1997a), propone un nuevo punto de vista para este aspecto del debate. Se pregunta cómo fue posible la unidad interracial del movimiento insurgente de la que habla A. Helg (1998) y, sólo doce a os después, una guerra de razas, y estima que explicarlo implica revisar la manera en que hemos construido la historia de los problemas raciales en Cuba, insistiendo, precisamente, en ver lo blanco y lo negro como dos extremos, pues quizás, ni la unidad en 1895-1898, ni el sentimiento anti-negro en 1912 fueron tan intensos.33

37La relación entre la ciencia y la formación de la sociedad y de la identidad nacional, donde decíamos coincidían los intereses de varias disciplinas, continua mereciendo la atención de la investigación. Dice M.A. Puig-Samper (1995: 143) que el camino por el que desde hace tiempo avanzan los estudios, tendencia que sigue actualmente, es el de la historia de la peque a ciencia, muy próxima la historia social, alejada de los problemas planteados en los países de los que proceden los grandes descubrimientos, por la ausencia de éstos, exceptuando casos como el hallazgo de la causa de la fiebre amarilla por el cubano C.J. Finlay [ver J. López Sánchez (1987)] o las aportaciones a la neurología de S. Ramón y Cajal en España [ver L. Carandell (1997-1998)]. Aparte de las citadas, entre las obras recientes destacan trabajos de carácter general [P.M. Pruna (1997)], sobre las grandes polémicas [M.A. Puig-Samper (1998) y A. García González (en prensa- a y b)], la relación entre ciencia, regeneracionismo, construcción nacional o ideología revolucionaria en Cuba y España [R. Huertas y R. Campos (1998), M.T. Cortés (1998) y M.A. Puig-Samper y C. Naranjo (1998)], además de los mencionados antes acerca de la justificación de ciertas posiciones xenófobas y favorables al control de la inmigración. En estos últimos, finalmente, es donde más se aproximan el estudio de la ciencia y de la sociedad, como lo hacen la antropología física y social, de modo que también es posible hablar aquí de investigaciones dedicadas a personalidades como J.E. Varona [C. Naranjo (1998a)] o F. Ortiz [R. Quiza (1998), S. Palmié (1998), F. Moulin-Civil (en prensa) y M.A. Puig-Samper y C. Naranjo (en prensa) y C. Naranjo y M.A. Puig-Samper (en prensa)], junto a otras interesadas por científicos más convencionales, como F. de Albear, R. Baldorioty y E. López Giménez [R. García Blanco (1997) y M.T. Cortés (1998a) y M. y L. López Baralt (1998)]. De los textos referidos, los de M.T. Cortés y M. y L. López Baralt son, además, los únicos que analizan el caso puertorrique o. Esperamos que sean los antecedentes de más investigaciones para un tema que ha interesado poco en la isla.

Una historia social en construcción parcial. Fuentes y perspectivas poco explotadas.

38Los estudios cuantitativos sobre la inmigración apenas gozan de espacio en las obras comentadas aquí debido a la exhaustiva labor realizada en fechas precedentes, pero tampoco abundan los referidos a aspectos que requerían más investigación, como el envío de remesas, si exceptuamos un artículo de P. Pascual (en prensa-a); el examen de casos, o las diferencias de renta entre la población local y la que llegó del exterior. Más interés ha despertado el tema de la formación de redes familiares o de paisanaje y el asociacionismo del inmigrante en general. M. Llordén (1996) y J.C. Cabera (1997) analizan el tema y C. Xixirey y J.R. Campos (inédito) preparan actualmente un libro, aunque esos trabajos se refieren únicamente a los asturianos, canarios y gallegos y sólo el segundo se centra exclusivamente en el caso cubano. Más concreto, pero dedicado a un asunto similar, es un artículo de C. González Pérez (1996) acerca de una sociedad de instrucción creada por coru eses en La Habana.

39Aparte de los citados anteriormente, las obras comentadas aquí incluyen algunos estudios de carácter genérico sobre la inmigración. R. Grosfoguel (1998) la analiza en relación con la geopolítica, y R. Serra examina la política española al respecto en sus archipiélagos balear y canario. Precisamente el flujo migratorio entre este último y Cuba es el que más cantidad de trabajos ha generado últimamente. Aunque todavía autores como A.P. Sánchez (1996) y M. Hernández (1998 y en prensa) siguen abordando el tema en términos generales, lo que más abunda son perspectivas peculiares, como la selección de fotografías editada por M. de Paz y F. Guerra (1998), cosa que también existe para los españoles en general [Un último... (1998)], o perspectivas poco exploradas hasta ahora por la investigación, como la dimensión antropológica del problema. En este sentido, los artículos de C.M. Barreto (1997b), M.C. Mateo (1997) y J.C. Rosario y G. Sierra (1997) se preocupan por las tradiciones rituales vinculadas a los procesos sociales, a la medicina popular y a las festividades; los de G. Galbán (1997b), el propio C.M. Barreto (1997a) o M. de Paz (1998), por cuestiones de identidad y adaptación socio-cultural o por la percepción que los isle os tenían de si mismos en Cuba, y los de J.L. Cruz (1997), J.A. Galbán (1997a y c) y M. López Isla (1997) por aspectos menos abstractos como la inserción laboral de los recién llegados, particularmente en el tabaco, que fue uno de los principales sectores de ocupación de los canarios en la mayor de las Antillas, o la vida cotidiana de éstos en localidades como Cabaiguán.

40En relación también con la inmigración o los movimientos de población, A. Bahamonde (1998a) y A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1998) han seguido analizando la elite española en Cuba; M.D. González-Ripoll (1998c) ha examinado la comunidad cubana en los EE.UU., cuyo estudio clásico es quizás el de J. Rivero Mu iz (1958), específicamente los intentos de los cónsules de España por neutralizar su apoyo a los insurrectos durante la Guerra de 1895-1898, y M.C. Barcia (1997a) el caso de los rebeldes de las colonias deportados a Africa y la solidez y mantenimiento de las relaciones que iniciaron allí. Finalmente, algunos autores se han preocupado por el desarrollo de la población en general [F. González (1998)] y por el efecto devastador que en ella tuvo la Guerra de Independencia [A. Marchena (1998), P. Tornero (1998b) y F. Iglesias (1997)], aunque sin aportar muchas novedades respecto a lo se alado por J. Pérez de la Riva (1975).

41Trabajos como los anteriores suponen peque as aportaciones parciales y muy desarticuladas para el conocimiento de la sociedad cubana finisecular, pues -como decimos- falta un estudio que la abarque en su conjunto. M.C. Barcia (1996b, 1997b y 1998a) se ha aproximado al tema y lo resuelve de nuevo lamentando las carencias e intentando un acercamiento desde el examen de sus manifestaciones culturales. Más ambicioso es el libro de la anterior y otras autoras, M.C. Barcia et al. (1998) [ver, además, una síntesis en G. García Rodríguez et al. (1997)], aunque en él se abordan también sólo algunos aspectos del problema. De momento, por tanto, debemos conformarnos con lo que hay y formarnos una idea a través de esas aportaciones parciales, que al menos han mejorado lo que sabemos de lo que L.M. García Mora (1998a) llama la transición de una sociedad de castas a una sociedad de clases, de los inmigrantes, la población negra, los colonos y de algunos otros temas, unos cuantos bastante descuidados hasta ahora, como la mujer, que A. Cairo (1997a), N. Agosto (1998), J.L. González (1998), I. Guerrero (1998), B. Pastor (1998) y R. Vinat (1998) estudian desde diversas perspectivas; o determinados colectivos llegados a la isla, verbigracia, la comunidad hebrea o los chinos, analizados por J. Guache (1997b) y M. Bejarano (1996).

42El estudio del movimiento obrero ha seguido despertando el interés de autores como G. García Rodríguez (1998), J. Casanovas (1997 y 1998a y b) o C. del Toro (1997). Los dos primeros analizan los trabajadores y artesanos urbanos y creen que su importancia socio-política aumentó progresivamente tras los cambios que supuso la paz del Zanjón y la abolición, y se materializó en la creación de muchas asociaciones, en las que, de acuerdo con el segundo, el anarquismo reemplazó al reformismo como principal corriente ideológica. Normalmente esto se había justificado por la fuerte presencia de inmigrantes, sobre todo españoles [ver O. Cabrera (1993 y en prensa)], tesis de la que disiente, esgrimiendo que eso fue así porque aquél ofreció soluciones adecuadas para sus problemas. Finalmente, entiende que aunque los cambios políticos de la década de 1890 redujeron su importancia, dicho sector se sumó al proyecto martiano y fue determinante en la transformación de la sociedad. Los trabajos sobre el colonato y la inmigración selectiva como alternativa también frente a la proletarización laboral, y sobre la preservación del status quo como explicación para la ocupación norteamericana confirman esas tesis.

43La complejidad de una sociedad en formación y transformación al mismo tiempo es sin duda la causa por la que nadie se ha atrevido a analizarla globalmente. La guerra, además, agravó las cosas con su efecto movilizador -que A. Helg (1998) y M. Zeuske (1898b y c y en prensa) explicaban para el caso de los negros- y militarizador, aumentando la presencia de soldados cuya vida, por ejemplo, estudian B. Frieyro (1996), C. Alonso (1996), L. Carandell (1997-1998c) y Y. Díaz (1998c). A esos problemas se unieron las consecuencias de determinadas políticas de represión, exilio y reconcentración, que han merecido la atención de M.C. Barcia (1997a), M.C. Barcia y M. Hernández (1996) y F. Pérez Guzmán (1997b, 1998b y c), y del bloqueo norteamericano, cuya secuela en la vida cotidiana habanera también examina M.C. Barcia (1998a).34 En relación con esto, las acciones bélicas y el ejército han seguido generando trabajos, pero por desconocimiento técnico, salvo en lo referente a los aspectos anteriores, que transcienden de lo meramente marcial, nos limitamos a enumerarlos.35

44Dentro de lo que cabe conocemos mejor la sociedad urbana que la rural, exceptuando la vinculada a la producción de azúcar y tabaco. I. Balboa (1998b y c) intenta resolver esa carencia analizando las protestas campesinas, contraparte de la lucha obrera en las ciudades, aunque con problemas y métodos distintos. Paradójicamente, además, aunque esto está bien estudiado en otros países, aún en situaciones de escasez de brazos y fuerte inmigración como la cubana, sobre todo en momentos de alteración del orden, guerra, vacío de poder o débil control estatal, al menos en ciertas zonas, proliferó el bandolerismo -que también preocupa a I. Balboa (1998a)- aún entre los inmigrantes, lo que en el Caribe tuvo antecedentes en fenómenos como el de los cimarrones durante la esclavitud, tema que cuenta con la obra clásica de M. Barnet (1966), sobre la que reflexiona M. Zeuske (1998b) a la luz de la documentación disponible para la guerra de 1895-1898. Esos trabajos entroncan con una larga tradición de estudios antropológicos en Cuba, iniciada por F. Ortiz (1916, 1975 y 1987a y b) y L. Cabrera (1970 y 1993), cuyas aportaciones más relevantes examinan la cultura y mentalidad de los negros -esclavos y liberados- y las sociedades secreta  á iga o abakuá. En las obras comentadas aquí, autores como R. Quiza (1998), M.A. Puig-Samper y C. Naranjo (en prensa) y F. Moulin-Civil (en prensa) prosiguen esa tradición indagando en el pensamiento del primero.36

45Autores como L. Cabrera (1992) o P. Hulme (1997), que reflexiona sobre la etnología indígena puertorrique a, tema que también ha interesado a M. Ballesteros (1996) y a A. Esteban y A. Moreno (1998) -a estos últimos para el caso cubano-, están a medio camino entre la antropología y la literatura, que la historiografía aún ha explotado poco como fuente, a pesar de que hay quien sitúa el origen de la moderna literatura hispanoamericana en R. Darío y J. Martí [L. Sáinz (1998)]. No obstante, las obras comentadas aquí reúnen buenos trabajos sobre el tema.37 Igual se puede decir del cine, la fotografía, la música, el arte o el urbanismo, que por razones de espacio en estas páginas sólo rese amos,38 y de otras aportaciones más o menos atrevidas en sus propuestas metodológicas y fuentes, algunas de las cuales son objeto de controversia desde hace tiempo. Entre ellas debemos citar la historia oral, otrora frecuentada por muchos investigadores, pero bastante ajena al debate actual; el análisis de la religiosidad en sí misma y como manifestación simbólico-cultural, que sí ha merecido alguna atención en dichas obras, o la opinión pública y la prensa, que tradicionalmente han despertado mucho interés y mantienen su atractivo. Por ejemplo, aunque se discute en qué grado, nadie duda de su papel determinante en la intervención de los EE.UU. en la guerra de Cuba. Para España, R. Sevilla (1996 y 1998a, b y c) ha mostrado de nuevo en trabajos recientes las limitaciones que tiene la segunda para conocer la primera. Dice que incluso en un momento en que se estaban convirtiendo en vehículo de expresión de la burguesía y había libertad para expresar en ellos diversas ideas, los diarios sevillanos no fueron transmisores del sentir popular ante el conflicto colonial, más preocupado por la sangría humana que por la humillación nacional, incluso denunciaron su pasividad.39

Ruptura y continuidad. Transformaciones políticas y relaciones sociales e intelectuales.

46De lo dicho hasta ahora se deduce que entre los trabajos comentados aquí pocos estudian la sociedad finisecular en Puerto Rico. Los autores se han concentrado en los problemas políticos, aunque como veremos más adelante, al abordarlos examinan marginalmente aquélla. Buen ejemplo de ello es un artículo de A. Cubano (1998c) que indaga en los vínculos sociedad-identidad nacional en sí mismos y en comparación con el caso de la Gran Antilla. Para terminar con la historia social, pues, sólo queda hacer referencia a las relaciones entre españoles y cubanos y puertorrique os tras el 98, que han seguido generando muchas obras y nuevas polémicas. Autores como A.M. Fernández (1998b y c), I. Balboa (en prensa) y uno de nosotros, A. García Álvarez y C. Naranjo (1998a y b) perseveramos en la idea de que la inmigración y la tradición hispana, reforzada por la intervención estadounidense, permitieron un rápido restablecimiento de dichas relaciones y el retorno de la convivencia. Frente a ello, E. Hernández Sandoica (1998b) se ala que insistir en el continuismo ha impedido ver los elementos de ruptura. Empero, a lo que ésta se refiere luego para avalar su tesis es a las trasformaciones políticas, y en su libro, A. Elorza y E. Hernández Sandoica (1998: 17), se manifiesta de acuerdo con los anteriores. Además de esas consideraciones de carácter general, varios artículos abordan temas más específicos, como la visión de España en las islas [A. Cubano (1997b) y C. Naranjo (1998e)]; la actitud de J. Martí ante los españoles explicada por la presencia de éstos en las filas mambisas [J.A. Blanco (1996)]; los vínculos de Cuba con algunas regiones españolas, secuela de un aspecto objeto de abundantes trabajos a os atrás por razones explicadas en páginas precedentes, o la Cámara Española de Comercio, analizada por M.A. Marqués (1998a) que, en la línea de las investigaciones de A. Bahamonde y J. Cayuela (1992) para el siglo XIX y de A. García Álvarez (1990) para el XX, prueba que la posición de los integrantes de tal institución frente a distintas coyunturas y situaciones en esa última centuria da fe de su integración en la realidad insular postindependentista, pero no fue óbice para que preservasen fuertes lazos con España por motivos tanto mercantiles como de identidad.40

47Independientemete de la situación en que quedaron los peninsulares en Puerto Rico tras el 98, que además varía en función de las diferencias entre ellos,41 A. Cubano (1997b: 637) cree que la elite insular rechazó la España de las oligarquías y privilegios al tiempo que defendió su origen hispano frente a lo negro y lo norteamericano y justificó la invasión de los EE.UU. como un hecho impuesto por la razón. En esto coincide con los postulados tradicionales de la historia de las ideas a ambos lados del Atlántico, aunque el rechazo de lo negro (o lo indio en otras partes) no siempre está presente. Muchos trabajos recientes abundan en el tema. Verbigracia, J.L. Abellán (1998) vuelve a insistir en la obra de J.E. Rodó (1900) como símbolo de la construcción de una nueva identidad en los países latinoamericanos, cuyo sentido se encontraba en la defensa de los valores culturales hispanos frente a los materiales anglosajones y debía permitir combinar lo mejor de ambos mundos. De la misma forma se expresan J.M. Jover (1997), M. Belrose (1998) o A. Díaz Qui ones (1998), quien ve el pensamiento de M. Menéndez Pelayo el origen de esa nueva concepción de lo español. Resaltando la vigencia actual del problema, R.D. Molinary (1996a) y L. Agrait (en prensa) hablan de Puerto Rico, en ese sentido, como frontera cultural y, de modo más tajante, incluso en ciertos aspectos opuesto a los anteriores, pero con el mismo problema de fondo, F. Puell (1997) cree que el grito de Baire (inicio de la guerra de independencia cubana) supuso la frustración de una vocación europeísta.42

Otros lugares, los mismos hechos. El 98 en América como acontecimiento internacional.

La construcción política e intelectual de la identidad y de la nacionalidad.

48El problema de la construcción nacional sigue siendo pieza clave en la articulación del debate historiográfico en torno al 98 en Puerto Rico y Cuba, aunque quizás con menos preeminencia que en a os anteriores. Al hablar de la inmigración, la desigualdad social, las relaciones entre españoles y cubanos y puertorrique os, la historia de la ideas y el antagonismo hispano-anglosajón adelantamos cuestiones vinculadas con ella. Los estudios más específicos continúan abordando el tema desde una doble perspectiva, intelectual y político-institucional y, dentro de la primera, con una óptica general o centrada en obras concretas. Llama la atención, especialmente en los más generales, la prioridad que conceden a ese último antagonismo y a la oposición criollo-metropolitano en detrimento de la dialéctica negro-blanco (los tres elementos dicotómicos que definían los fundamentos de la nacionalidad), debido sin duda a que éste dispone de un menor acervo erudito-literario para analizarlo y es examinado esencialmente desde el punto de vista socio-antropológico. En ese sentido, los trabajos de A. Gaztambide (1997), L.A. Pérez (1997), A. Cubano (1998c) o M. Flores (1998) analizan desde distintos ángulos la invención y definición de las identidades nacionales caribe as; T. Mu oz (1998), la forja de la cubanidad en el pensamiento español; J. Santana (1997), las ideas en mayor de las Antillas tras la independencia; A. Cairo (1997b), P. Guadarrama (1998) y L.M. García Mora y C. Naranjo (1998), la intelectualidad criolla ante la cuestión nacional en las décadas finales del dominio colonial en esta última y L.M. González (1996 y en prensa) en Puerto Rico.

49Aunque en la misma línea que la de los autores mencionados en el párrafo precedente, más precisa es la preocupación de E. Hernández Sandoica (1997b), que estudia la incidencia que la política metropolitana tuvo en el origen y desarrollo de los nacionalismos antillanos, y la de J. Guanche (1997a), quien examina los aspectos étnico-demográficos de la cubanidad. Mucho más genérico, por el contrario, es el interés de E. Torres Cuevas (1997), que sigue indagando en los fundamentos teóricos de ésta última, así como el de J. Ibarra (1997), el historiador cubano que conserva en estado más puro la tradición marxista, el cual explica la nacionalidad como crisol de los citados elementos dicotómicos y, refiriéndose a las herencias española y estadounidense, sostiene en su último estudio, y matizando lo afirmado en otras ocasiones con respecto a la influencia de la colectividad hispana (a la que calificaba como valladar para la consolidación de la nacionalidad cubana), que mientras esta última es parte consustancial de la identidad popular, la norteamericana sólo fue absorbida parcialmente y en sus aspectos más relacionados con la vida material.

50Algunos estudios en los que se está trabajando actualmente analizan las identidades nacionales de múltiples formas con el fin de esclarecer los factores que se solapan y transcurren en distintas esferas de la sociedad civil y las instituciones públicas y oficiales. Dichos trabajos contribuirán próximamente a enriquecer el debate sobre los elementos de continuidad y ruptura en la coyuntura finisecular, aportando nuevas claves interpretativas acerca de la constitución de la nacionalidad y el imaginario de los pueblos como resultado de la dialéctica de diversos elementos contrapuestos y mestizos. Ejemplos de estos estudios son los artículos de uno de nosotros, C. Naranjo (1998b), de S. Álvarez Curbelo (1998), M. Rodríguez Castro (1998) o M. Valdés (1998), y muchas de las ponencias presentadas al referido congreso celebrado en Puerto Rico en el verano de 1998 y que verán la luz próximamente en un libro de actas.

51Los libros editados en los últimos meses reúnen también nuevos trabajos sobre el Antillanismo; sobre sus perfiles histórico-ideológicos y su definición concreta en obras como la de L. Pales Matos [R. Cassá (1998) y T. Barrera (1998a)]. Y si hablamos de autores concretos, J. Martí y E.M. Hostos siguen siendo los que más interés despiertan en la investigación, junto con S. Brau, E. Roig, J. Marinello, R.E. Betances, C.M. de Céspedes, P. Albizu, R.M. de Labra, F. Ortiz, J.E. Varona, L. Mu oz Rivera y J. De Diego. Quizás es en J.E. Varona donde mejor se aprecia la dicotomía reforma-revolución que caracterizó el pensamiento cubano en las primeras décadas del siglo XX [ver C. Naranjo (1998a)]. De la literatura y política de L. Mu oz Rivera y J. De Diego (actividades que combinaron), W. Binder (1998) opina que fueron reflejo de la situación en que quedó Puerto Rico tras 1898; en especial, del antagonismo español-norteamericano. Ambos -dice- mantuvieron posiciones independentistas, pero en el uno prevaleció la resignación y en el otro un hispanismo belicoso, excluyente de los componentes culturales africanos y contrario a las reformas socio-laborales, exclusiones ambas que hemos analizado desde distintas ópticas como elementos básicos de los proyectos políticos de las elites insulares postcoloniales, radicalmente opuestos a la democracia de base popular en que creyó J. Martí y también E.M. Hostos.43

52La contradicción entre los conceptos de identidad y nacionalidad en E.M. Hostos o J. Martí y en proyectos de una parte de las elites cubanas y puertorrique as y de ciertos intereses extranjeros, como los norteamericanos en el Caribe, es lo que diferencia más el componente intelectual del político-institucional de ambos conceptos. De tal contradicción se hacen eco D. Sommer (1997), C. Fuell (en prensa) o M.D. González-Ripoll (1997, 1997-1998, 1998d y en prensa) para el primero, al que esta última se refiere con términos como las trampas de la utopía, y A. Díaz Qui ones (1997), S. López y M.C. Marial (1997), D. Ramos (1997), C. Vitier (1997), R. Rojas (1997-1998a), A. Anderle (1998), P. Estrade (1998) [edición revisada de su libro publicado en 1987], M. Iglesias (1998) o J. González (en prensa) para el segundo. Todos ellos se preocupan por la modernidad y/o el valor simbólico-mitológico del pensamiento martiano en oposición, pero también como complemento de sus planteamientos y acción política, a lo que prestan más atención R. de Armas y P.P. Rodríguez (1996) o I. Sepúlveda (1996). Incluso hay análisis como el de J. Opatrný (1998b), que descubren premoniciones más o menos fundadas en dicho pensamiento; concretamente en su crítica a las posiciones defendidas sobre Cuba en el Congreso Panamericano por J.G. Blaine, Secretario de Estado de los EE.UU., contra las cuales esgrimió que la influencia económica de ese país en la isla durante la segunda mitad del siglo XIX podría acabar convirtiéndose en influencia política. Finalmente, más específicas son las investigaciones de M. Mourelle (1996) o A. Oliveros (1996) acerca de Hostos y Puerto Rico vistos desde España o en torno al marco cultural y educativo en la trayectoria vital de este último, y de A. Esteban y A. Moreno (1997) e I. Guerrero (1998) sobre J. Martí, la raza indígena y la mujer respectivamente.

53Antes de analizar la historiografía político-institucional en relación con el tema de la construcción nacional debemos referirnos a dos últimos aspectos asociados con el problema de la identidad. Uno de ellos, la cuestión de la lengua, por razones obvias, preocupa sobre todo en el caso puertorrique o, aunque autores como A.M. González y J.J. Fernández (1998) la examinen en el cubano vinculando la formación de la modalidad cubana del español con el proceso histórico de constitución de la nacionalidad. Casi todos los textos de una de las compilaciones comentadas aquí [Puerto Rico... (1996)] estudian aquél primer caso; M. Criado (1996) y V. García (1996) desde una perspectiva panorámica; G. Tribin (1996) y E. Burgos (en prensa) insistiendo en la citada conexión idioma-defensa de la identidad, y E. Suárez-Galbán (1996), I. Mansilla (1996), T. Calvo (1996) y E. Barnach-Calvo (1996) ocupándose de asuntos concretos como la polémica en torno a la poesía puertorrique a en inglés, el intercambio lingüístico-cultural entre la isla y España, el habla como sangre común de los hispanos que viven en los EE.UU., o la dimensión educativa del problema.

54El segundo aspecto al que nos referíamos en el párrafo anterior es la historia de la educación, que en las obras objeto de este estudio ha recibido más atención para el caso cubano que para el puertorrique o. En los dos, no obstante, es un tema poco investigado, tanto en términos generales, como en su relación específica con la formación y desarrollo de la identidad nacional y los proyectos de aculturación que los gobiernos de ocupación norteamericanos ensayaron en ambas islas, asunto este último que acapara la atención de los trabajos más recientes, como sucedía con el tema de la lengua.44

55Igual que dijimos en el capítulo anterior, entre los trabajos recientes de historia política e institucional y por razones obvias, unos examinan los últimos a os de la colonia y otros el inicio del período independiente. Aquéllos abundan más que éstos, pero ambos se caracterizan por su buena factura teórico-metodológica. Las investigaciones con una perspectiva más amplia han seguido profundizando en tesis desarrolladas a os atrás, como las causas por las que Cuba y Puerto Rico permanecieron fieles a España tras la emancipación del resto de su imperio americano, cuestión que analiza A.J. Kuethe (1998); la configuración del Estado colonial, que ha continuado preocupando a J.M. Fradera (1997), J.G. Cayuela (1998a) y E. Hernández Sandoica (1998c), o las razones de la crisis de posesión en ella, en las que profundiza J.J. Figarola (1996).

56Artículos más específicos que los anteriores, como los de A. Sánchez Andrés (1996a y b y 1998c), M. Rodrigo (1997), M.C. Barcia (1998b), J.A. Piqueras (1998e), J. Maestre (1998b), P. Mu oz (1997-1998), O. Zanetti (1998a) o A. Bahamonde (1998a) dedicados a Cuba, y los Ch. Schmidt-Nowara (1997), M.A. Castro (1997b) y M.D. Luque (1997a) para Puerto Rico, aunque también profundizan en tesis desarrolladas a os atrás, ofrecen más novedades. Los cuatro primeros examinan los condicionantes de la política española usando metodologías relativamente recientes, sobre todo en su aplicación a la historia cubana, como la conexión sociedad civil-política, el proceso de toma de decisiones o la acción de determinados grupos de presión. El propio A. Sánchez Andrés y J. Maestre estudian el Estado colonial desde una perspectiva jurídica;45 a P. Mu oz le preocupa el caso concreto del Capitán General C. García de Polavieja, y a A. Bahamonde y a O. Zanetti la relación economía-política, no obstante, igual que los autores precedentes, insisten en la importancia que en ella tuvo la interacción de distintos intereses que, por ejemplo, en opinión del segundo, impidieron resolver los problemas que la isla tuvo que enfrentar a finales del siglo XIX para mantener y mejorar la posición de sus productores en el mercado mundial.

57En concreto, O. Zanetti (1998a) intenta explicar la miopía política de A. Cánovas, que -dice- evitó una reforma profunda que quizás habría permitido un desenlace menos cruento que la Guerra de 1895-1898. La tardanza en aplicar esa reforma y lo inadecuado de las medidas arbitradas en su ausencia para paliar las dolencias del régimen colonial se estudian en trabajos como el de M. de la Torre (1997a y 1998b) sobre los derechos políticos y el problema electoral. Abunda, asimismo, la historiografía que aborda el tema desde el otro lado, el metropolitano, que ya dijimos sólo comentaríamos aquí en su dimensión ultramarina. En ese sentido hay que rese ar aportaciones interesantes de carácter general, como la de A.M. Fernández (1997b), y contribuciones más específicas como las de J. Maestre (1998a) acerca de la vinculación de los dos 98 (guerra de Cuba y desastre nacional); L. Fernández (1998) y P. Pascual (1996) a propósito de la cuestión colonial (las reformas y la guerra) en el Parlamento; P.C. González (1998), C.E. Lida (1998) y S. Hilton (1998a) en torno a la referida posición de ciertos intereses como las derechas, los anticolonialistas o los federalistas, y los artículos de J. Companys (1996), R. Sevilla (1998b), S. Hilton (1998b) y J. Pando (1996) sobre los intentos de paz previos a 1898, la visión de los EE.UU. en España y las conversaciones entre ambos países en relación con la mayor de las Antillas durante su primera guerra de independencia (1868-1870), cuyo estallido, finalmente, examina J.J. Moreno (1997-1998).

58La configuración del régimen colonial puertorrique o, su reforma a finales del siglo XIX y su status político tras el cambio de soberanía, como apuntamos en páginas precedentes, han acaparado prácticamente toda la atención de la historiografía reciente. De hecho, buena parte de los citados trabajos generales sobre el 98, como los de S. Álvarez Curbelo (1997), L. Agrait (1998a) o A. Cubano (1998b), abordaban el problema desde esa óptica. En concreto, es sugerente el modo en que Ch. Schmidt-Nowara (1997 y 1998) plantea la interacción de los elementos que definieron un sistema de dominio político que, por un lado, fue más convencional y menos conflictivo que el cubano y, por otro, precisó reformas que no se aplicaron ni siquiera como estaba previsto y, además, combinadas con demostraciones de fuerza contra aquéllos que, aunque sin excesivo peligro, cuestionaron el status quo o demandaron cambios en el mismo. Ni este autor ni los otros que han examinado el tema han llegado a conclusiones claras debido a la ambigüedad que el 98 tuvo en Puerto Rico en todos los sentidos. Ya dijimos que la isla jugó un papel secundario en el imperio ultramarino español, que su historia estuvo muy determinada por la de Cuba, que se levantó contra la metrópoli en 1895 cuando lo hizo esta última, pero la rebelión fue rápidamente sofocada, y que después, cuando la invadieron los EE.UU., apenas se opuso resistencia militar [" A qué pelear si los de Madrid no nos quieren?", titula M.D. Castro (1997b) uno de sus artículos en las obras comentadas aquí].

59La ambigüedad del 98 puertorrique o se debe a la combinación de varios factores coadyuvantes de naturaleza contradictoria y explica en sí misma porqué casi todos los estudios abordan el tema desde una perspectiva global articulada en trono al análisis político. Por un lado, los lazos mercantiles con España estaban asegurados por la exportación allí o a Cuba del principal producto local, el café; por otro, a finales del siglo XIX se redujo el precio de éste provocando una merma de los beneficios de los cafeicultores que coincidió, por esa y otras razones, con una caída del poder adquisitivo de las clases medias y populares y con un crecimiento de la industria azucarera, cuyo mercado estaba en los EE.UU. Además, y lo mismo que en la Gran Antilla, cuestiones raciales desalentaron la causa independentista que, aunque existente y bien estudiada, no logró una movilización social suficiente para poner en peligro el régimen colonial, a pesar de casi todos los autores están de acuerdo en que su reforma, también como en el caso cubano, no bastó para resolver los referidos problemas socio-económicos que padecía la isla. Según M.D. Luque (1997a), todos esos motivos explican que, por ejemplo, el ejército norteamericano fuese recibido con júbilo por un pueblo que poco antes había hecho lo propio con una infanta española. Dicha ambigüedad, finalmente, no se redujo, sino que aumentó después de 1898 debido a la referida indefinición del status del país dentro de los EE.UU. que además, según mostraba F. Picó (1997a), reforzó el carácter elitista y excluyente del sistema político.

60Específicamente, el asunto político que más atención ha recibido de la historiografía sobre el 98 en Puerto Rico es el tema de la autonomía (aunque como en casos anteriores, también se articula desde su óptica el estudio de aspectos socio-económicos), íntimamente relacionado con el de la reforma del Estado colonial, pues el autogobierno hubiese podido amortiguar algunos de sus problemas -al menos así lo creyeron sus defensores- como la conflictividad criollo-peninsular o las dificultades de acceso de los productos locales al mercado norteamericano, pero cuando finalmente se estableció fue demasiado tarde para ofrecer resultados. Muchos trabajos analizan el tema, aunque con enfoques distintos y resultados muy diferentes, y buena parte de ellos están reunidos en la compilación de J.E. Hernández, ed. (1998), bien desde una perspectiva general, como A. Cubano (1997-1998), M.T. Cortés (1998b), o el propio J.E. Hernández (1998b); bien atendiendo a asuntos más concretos, como los factores precipitantes de la Carta Autonómica; su génesis y práxis, los debates y conflictos entre los autonomistas [H.R. Feliciano (1998), E. Burgos (1997) y A. Cubano (1997c y 1998a)], su gestión al frente del gobierno [R.A. Torrech (1997 y 1998) y J.E. Hernández (1998a)] o el efecto de este último en lugares como la ciudad de San Germán [L. Torres (1998)]. En algunos de los estudios citados, como el de E. Burgos (1997), el autonomismo puertorriqueño es presentado como la forma de gobierno más idónea alcanzada bajo el dominio colonial español; fórmula que se legitima todavía más al contraponerse con la situación creada bajo el gobierno interventor norteamericano.

61Para el caso del autonomismo en Cuba, aunque allí tuvo más peso el movimiento independentista, autores como M. de la Torre (1997c y 1998a), M. Bizcarrondo (1998) o L.M. García Mora (1998b y en prensa) han estudiado distintos aspectos del problema, aunque desde ángulos muy distintos. En el caso de las investigaciones realizadas en Cuba, el tema se ha analizado sin tener en cuenta las últimas aportaciones historiográficas, entendiendolo como un freno al independentismo, carente de otras propuestas. L.M. García Mora, por contra, aplica a su análisis los avances más recientes de la teoría política y se preocupa por aspectos como la razón de sus presupuestos programáticos o de su desempe o práctico en el contexto de la sociedad insular o como la procedencia y capacidad económica de sus miembros, intentando, en definitiva, conocer su representatividad. Tanto él como M. de la Torre, empero, coinciden en un asunto básico: la necesidad de saber más sobre un fenómeno que representó una alternativa hacia la independencia, más o menos sólida, pero sin duda menos cruenta que la guerra, y cuyos estudios clásicos son muy antiguos [ver R. Cabrera (1931) o R. Montoro (1951)]. Por ejemplo, todos los que han examinado el tema están de acuerdo en que un factor desencadenante de ésta fue el hecho de que el Partido Liberal Autonomista decidiese no presentarse a las elecciones de 1891.

62Además del autonomismo, los otros movimientos políticos coloniales han seguido atrayendo el interés de los autores, en un sentido general, como en los trabajos de M.C. Barcia y M. Hernández (1996) y P.P. Rodríguez y R. de Armas (1996) sobre Cuba, o específico, concentrado especialmente en el análisis del anexionismo y el independentismo en esta última [J. Opatrny (1998a) y L.A. Pérez (1997)] y en Puerto Rico [G.L. García (1997a) y J.R. Navarro (en prensa)]. La historia político-institucional postcolonial parece que ha despertado menos interés, pero sólo parece, pues en realidad ello se debe a la ausencia de investigadores foráneos, sobre todo españoles, cuya preocupación por las antiguas dependencias de su país desaparece cuando dejaron de serlo, salvo excepciones entre las que, modestamente, nos incluimos los firmantes de este artículo. Sin duda tal carencia es una de las que convendría resolver en el futuro y seguramente es a ella a lo que se refería E. Hernández Sandoica (1998b) al se alar que insistir en los factores de continuidad en la relación entre españoles y cubanos y puertorrique os impedía indagar en los de ruptura.

63La escasez de investigadores españoles interesados en el período postcolonial provoca, entre otras cosas, una descompensación en el debate, carente en este caso de aportaciones que si gozan otros temas. Hecha esa salvedad, que por supuesto no es un problema actual, sino secular, debemos decir que la más reciente historia política aplicada a los primeros a os de dicho período ha seguido profundizando en algunos asuntos se alados en el apartado anterior, como la revolución confiscada, la incierta victoria cubana o la transición de colonia a neocolonia, objetos de análisis de R. Serge (1998), L. Navarro (1998a), H. Pérez Concepción (1997) o A. García Álvarez (1998d), pero también explorando otros asuntos menos conocidos como la cultura política o los partidos.46

64En general, se puede decir que el problema de la construcción de nuevos espacios políticos en Puerto Rico y Cuba en la coyuntura finisecular, además de análisis institucionales, ha generado reflexiones de diversa índole que intentan explicar la especial relación que tanto los EE.UU. como la ex-metrópoli mantuvieron a partir de 1898 con ambas islas y su evolución en el tiempo, tema normalmente vinculado a la dialéctica atraso-modernidad [ver O. Zanetti (1998d)], que se superpone a la controversia dependencia-independencia. Así, C. Almodóvar (1993) explicaba que la percepción historiográfica de la participación norteamericana en la lucha cubana por la emancipación ha variado a lo largo de los a os, transitando de posiciones relativamente aquiescentes a posturas que la concibieron como un obstáculo, representadas en la obra de E. Roig (1961) y alentadas por la causa revolucionaria a partir de 1959. Lo mismo cabe decir del papel jugado por España en la historia insular, cuya valoración se ha modificado tanto gracias a las aportaciones científicas de los estudiosos del tema, como a los muchos acontecimientos que desde mediados de la década de 1980 han propiciado un acercamiento entre ambos países, y que en lo referente a la historiografía tuvo sus primeras materializaciones en las compilaciones de F. Solano y A. Gimerá, coords. (1990) y de Estudios de Historia Social (1988 y 1989). El caso de Puerto Rico es más complejo si cabe. Trabajos como el de R. Barreto (1997) son una muestra de los muchos interrogantes que plantea. El autor se pregunta por qué los EE.UU. le negaron el autogobierno y, al igual que tantos otros que han examinado el asunto, en sus explicaciones no halla respuesta. Dice que las conclusiones obtenidas al analizar la cuestión están polarizadas entre los que tratan de exculpar a ese país de responsabilidad aludiendo a la falta de preparación de la isla para la independencia, y los que creen que fue una acción deliberada y cuidadosamente decidida como alternativa más conveniente a los intereses norteamericanos. En las obras comentadas aquí, artículos como los de A. Sagardia (1998) o M.R. Urrutia (1998), que examinan las leyes (Actas Foraker y Jones) que dieron origen al especial status político puertorrique o abundan en tales controversias.

Otros temas. La historia económica de siempre y el lento avance hacia una perspectiva más integradora.

65Son muchos los asuntos que por falta de espacio han quedado sin tratar, bien por la dificultad de integrarlos en la estructura con que hemos ordenado en el texto, bien por tratarse de aspectos en que todavía ha abundado poco la historiografía. Algunas cosas, no obstante, si nos parece necesario decir sobre ambos. Por ejemplo, merece la pena destacar que a pesar de la concentración temática de las investigaciones dedicadas al Puerto Rico finisecular de la que hablamos anteriormente, autores como R.N. Velasco (1998) o C. Orozco (1998) nos han regalado análisis acerca de problemas mucho más específicos, pero igualmente interesantes, como la construcción legal de la familia y la beneficencia municipal en Guayama. También hay que mencionar una tendencia creciente en los últimos a os a realizar estudios regionales y locales y de historia comparativa, costumbre antigua y que se ha mantenido entre los historiadores económicos,47 pero que recientemente se ha extendido a los de la sociedad y la política. Ejemplos de esto son la compilación de S. Álvarez Curbelo et al., ed. (1998) para Puerto Rico o los trabajos de M. Zeuske (1998c y en prensa) para Cuba. Sin duda, como ha ocurrido en otros países, examinar las cosas desde esas dimensiones aportará en el futuro nuevas respuestas a ciertos problemas y perspectivas hasta ahora desconocidas.

66Igual que en el apartado anterior, acabamos nuestro análisis hablando de la economía que ha sido, junto con la política, la que más interés ha despertado en las obras comentadas aquí, y eso que casi todos los trabajos se refieren al caso cubano, exceptuando alguno que abarca también el puertorrique o, como la bibliografía azucarera de F. Moscoso (1998) o nuestro estudio del ferrocarril, A. Santamaría (1998d y e). Aparte de estos, unos pocos artículos específicos abundan en tesis desarrolladas a os atrás, como el de J.A. Giusti (1998) acerca del grupo español en la banca y la industria azucarera, o inician la explotación de nuevos problemas, como el de B. Rivera (1998) sobre el puerto de San Juan; el de M. Cintrón (1998) en relación con los comerciantes a escala local, concretamente en la ciudad de Guayama; el de M. García Pedraza (en prensa), que examina los fraudes en las aduanas, y los de M.D. Luque (1998 y en prensa), que indagan en las inversiones extranjeras y en el 98 en el imaginario empresarial criollo. Precisamente, la temática de este último, que aborda la economía en relación con otros asuntos, lo mismo que la del texto de A. Cubano (1997a) dedicado a la interacción comercio-moneda-política, explican la escasez reciente de trabajos de historia económica, pues como ya dijimos, se ha producido una concentración de los intereses de muchos autores en torno a la historia política como articuladora del debate sobre la coyuntura finisecular puertorrique a, a partir de la cual analizan más o menos marginalmente otras cuestiones referentes a la sociedad o a la economía.

67Lo primero que hay que mencionar es que recientemente la historia económica de Cuba ha empezado a ocupar el lugar que por su importancia le corresponde dentro de los principales estudios conjuntos sobre el tema en América Latina, espacio del que habitualmente había estado ausente. No es éste lugar para explicar todas las razones de dicha ausencia, pero si, brevemente, las que tienen que ver con el 98 en ese sentido amplio con que se entiende en este trabajo. Debido a su especialización en la elaboración de azúcar, resultado de la forma en que aprovecho su ventaja comparativa y de su especial vinculación con el mercado norteamericano, la economía insular se caracterizó por un crecimiento y desarrollo similar al de los países más avanzados de la región (nivel de PIB per capita, tasas de mortalidad o urbanización) asentados sobre características estructurales parecidas a las de los más atrasados (dependencia de un sólo producto y de la importación de alimentos o concentración geográfica de su comercio), paradoja que se intenta aclarar en uno de esos estudios. No comentaremos aquí, sin embargo, la calidad de tales aportaciones, pues su autoría corresponde a uno de nosotros.48

68Aunque lentamente, los estudios recientes de historia económica de Cuba son probablemente los que más han avanzado en la resolución de las carencias que presentaba el conocimiento del tema tan sólo unos a os atrás. Decíamos que era preciso un esfuerzo de reconstrucción y estimación de grandes agregados que nos permitiesen hablar con mayor precisión de cosas como las causas y efectos económicos de la independencia, prestar más atención a las actividades menos vinculadas con el sector externo, incluso a la evolución de este último en las décadas finales del siglo XIX. En todos esos aspectos se ha producido algún avance, aunque todavía no ha dado tiempo para que los trabajos de síntesis se hagan eco de tales esfuerzos, algunos de los cuales todavía están en prensa o en fase de realización. Dichas síntesis recientes, pues, lo que han incorporado de momento son las novedades de la investigación en fechas precedentes. Aparte de la escrita por uno de nosotros y citada anteriormente, A. Santamaría (1998a), y de un análisis historiográfico todavía no publicado y en el que desarrollamos con más detalle los problemas esbozados en este artículo [A. Santamaría (en prensa)], en las compilaciones comentadas aquí hay artículos de este tipo de F. Iglesias (1996) para las últimas décadas del siglo XIX, de M.C. García Bernal (1998) sobre el momento específico de la guerra y de A. García Álvarez (1998b) acerca del inicio del período neocolonial, tema que también examina e un capítulo del tomo tercero del IHC (1994-), que debe publicarse próximamente.

69Aunque, como decimos, muchos de los recientes esfuerzos de reconstrucción y estimación de las series, indicadores y datos imprescindibles para hacer una historia económica más precisa aún no se han publicado, sí han aparecido varios estudios que anticipan su contenido y es posible informar al lector de lo que se espera próximamente. La ausencia de una estadística comercial desagregada por productos y mercados para el siglo XIX todavía no se ha resuelto, pero el libro de O. Zanetti (1998b) acerca del comercio cubano con España y los EE.UU., una investigación que proyectan A.D. Dye y R. Sicotte y algunos datos recopilados últimamente por unos de nosotros -A. Santamaría- sobre ese asunto y que quizás sinteticemos en el futuro en un trabajo, mejorarán bastante lo que sabemos del tema en breve. De momento, O. Zanetti (1997 y 1998a) ha avanzado algunas de sus conclusiones en relación a la importancia de éste en la crisis colonial. También se espera la edición en breve de un artículo de J.A. Piqueras (en prensa) en el que revisa las tesis tradicionales respecto a la importancia que el mercado de Cuba tenía para la economía española.

70Otras estimación que verá la luz próximamente es nuestra reconstrucción de un índice general de precios para el período 1872-1901, A. Santamaría (inédito-a) que prolonga la serie de O. Zanetti y A. García Álvarez (1976: 441-442) y cuyo análisis muestra, por ejemplo, que factores como la evolución del sistema económico internacional fueron más importantes que la política comercial española para entender la independencia de la isla. Dichas conclusiones coinciden con las de otros estudios mencionados anteriormente y que insistían en que una de las razones de la emancipación fue el fracaso de las reformas para adaptar la administración colonial a los cambios en la coyuntura mundial de fin de siglo. En ese sentido, una tesis complementaria de J.A. Piqueras (1998d) intenta probar que si bien en tal coyuntura arreció el alejamiento de las economías cubana y española medido en términos de la vinculación de aquélla con el mercado de los EE.UU., ello no permite hablar de una pérdida progresiva de la colonia, como han se alado algunos autores, pues justo en esos a os fue cuando la metrópoli extrajo más renta de Cuba.

71Aparte de los aranceles e impuestos, otro mecanismo de extracción de renta colonial fue el inherente a la presencia de españoles (y también de británicos y norteamericanos) en las principales actividades productivas de la isla. Un trabajo de A. Quiroz (1998) prueba que uno de los efectos de la Guerra de los Diez A os (1868-1878) fue el reforzamiento de esa presencia en detrimento de la de los criollos, abundando en las tesis que ya habían sostenido autores como A. García Álvarez (1990) o A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1992), que recientemente han seguido indagando en el trasvase de capitales [A. Bahamonde (1998a y b) y A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1998)], al igual que J.A. Piqueras (1998a, b y d), quien sostiene algunas ideas enfrentadas con las de A. Bahamonde acerca de la importancia económica que la isla tuvo para España. Finalmente, sobre las consecuencias de la Guerra de 1895-1898 contamos con un nuevo estudio de J. Maluquer (1997), que se promete como primera entrega de una investigación mayor, y en lo que queda de a o se publicará probablemente la compilación de P. Tedde, ed. (1998) con varios artículos sobre estos y otros problemas como la deuda o el comercio colonial.

72Nadie duda de la relación entre el crecimiento y transformación de la industria azucarera o la concentración de las exportaciones de dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano postindependencia, pero los estudios referidos antes prueban que las cosas no fueron tan sencillas como en principio esa relación podría llevar a pensar. Además, ya decíamos también que faltaban investigaciones sobre dicha industria en el último tercio del siglo XIX, que no estaban cerrados debates como el de la abolición de la esclavitud y que aún son muchos los aspectos que quedan por conocer de la modernización que experimentó el sector en esos a os y de sus efectos socio-económicos. Abundan en tales problemas los estudios de uno de nosotros, A. Santamaría (inédito-b), A. Santamaría y L.M. García Mora (1998a y b) y L.M. García Mora y A. Santamaría (inédito) acerca del fin de la esclavitud, el establecimiento del sistema de colonato o los costes de elaboración del azúcar; un libro de F. Iglesias (en prensa) sobre el proceso de centralización de la producción, donde responde a algunos de los interrogantes citados (por ejemplo, afirma que la Guerra de 1895-1898 favoreció la concentración horizontal de la oferta y la modernización técnica de los ingenios); la magnífica tesis doctoral de A.D. Dye (1998), que acaba de editarse como libro y donde se aplican métodos econométricos para explicar la elección de las técnicas y criterios organizativos con que operaron los centrales desde principios del siglo XIX, y un interesante artículo de J.A. Piqueras (1998a) que analiza los rendimientos del dulce e intenta probar que su escasa mejora en las décadas de 1880 y 1890 expulsó hacia otras actividades más rentables capital que podría haber sido reinvertido en el sector.

73Decíamos también que además de la industria azucarera últimamente se están realizando algunos estudios para otros sectores, algunos ligados a ella y objeto de investigaciones anteriores, como los de uno de nosotros sobre el ferrocarril [A. Santamaría (1998c, d y e)] que, además, cuenta también con una nueva edición corregida y en inglés de la obra clásica de O. Zanetti y A. García Álvarez (1998), o los de F. Iglesias (1998), I. Roldán (1997 y 1998b), A. García Álvarez (1998c), M. Rodrigo (1998) y E. Collazo, sobre la banca y las finanzas. I. Roldán examina el tema en términos generales y en la coyuntura específica de la Guerra de 1895-1898, a lo que también se dedica F. Iglesias. Ésta explica cómo la ausencia de un sistema crediticio destinado a resolver otras necesidades que las de la producción exportable perjudicó a los peque os y medianos productores agrarios tras la finalización del conflicto, cuya falta de recursos y endeudamiento les hizo muy vulnerables frente a la penetración del capital estadounidense. I. Roldán se preocupa también por el modo en que se financió la contienda (hasta 1896 con fondos del Tesoro cubano y, cuando estos se agotaron, mediante un empréstito interno de la Hacienda metropolitana) y por las razones que condujeron al gobierno español a asumir luego la deuda generada por la misma a pesar de que no estaba obligado a ello según las estipulaciones del Tratado de París. A. García Álvarez, por su parte, analiza el caso concreto del Banco Español del Isla de Cuba entre 1881-1921, completando otra investigación de I. Roldán (1995) sobre su antecesor (el Banco Español de La Habana, 1856-1881). Ambos coinciden en el papel esencial que este jugó dentro de la maquinaria político-institucional de la administración colonial, y el segundo detalla cómo se adaptó después a la estructura económica neocolonial, y no sólo representando los intereses españoles en la isla, pues su inserción dentro de ella fue tal que no resistió a la primera gran crisis de la misma en 1920-1921. Finalmente, frente a los anteriores y a M. Rodrigo, quien se ocupa del Banco Hispano-Colonial, los trabajos de E. Collazo, entre los que se encuentra una tesina, un libro y algún artículo todavía no publicados y una tesis doctoral en proceso de elaboración, se dedican más a la banca privada y, en especial, a la creada por inmigrantes asturianos en la Gran Antilla.

74Sin menospreciar las aportaciones anteriores, para finalizar, hay que resaltar por su novedad en el actual panorama historiográfico los estudios sobre sectores no vinculados con las principales rubros exportadores de la isla, esencialmente los trabajos de M.A. Marqués (1996b y 1998a y b) acerca de las industrias menores (actividades manufactureras no azucareras ni tabacaleras), de A. García Álvarez acerca de una de esas industrias, la del henequén, y de E.L. Moyano y S. Fernández (1998) en relación con la minería. Finalmente, esperamos también en fechas próximas un libro del propio A. García Álvarez y M. Martí (en preparación) dedicado  al banano. Todas esas obras coinciden en se alar el escaso interés que han despertado sus respectivos objetos de análisis debido a la preeminencia del azúcar (económica e historiográfica), aunque su conocimiento es interesante desde infinidad de puntos de vista. Por ejemplo, M.A. Marqués destaca la expansión a finales del siglo XIX de una serie de industrias menores con un carácter complementario respecto a la producción de dulce, ofreciendo una imagen más completa del sistema económico cubano del que hasta ahora teníamos. Sus tesis, por otro lado, concuerdan con las conclusiones de las investigaciones sobre otros países latinoamericanos, con lo que se alaban trabajos como nuestro estudio de precios [A. Santamaría (1998a)] o el artículo de J.A. Piqueras (1998a) que explicaba la necesidad que tuvieron muchos sacarócratas de invertir sus beneficios en actividades distintas del azúcar en las últimas décadas del siglo XIX, aunque, frente a este último, aquélla autora ofrece una explicación diferente para ese hecho relacionada con la diversificación de riesgos más que con problemas de rendimientos en los ingenios.49

75Para finalizar, junto a las obras anteriores debemos se alar también algunas otras más difíciles de agrupar, como el artículo de A. Sánchez Andrés (1997) sobre los presupuestos coloniales, y ciertos estudios que, centrados en los problemas de la economía española, como varios de los mencionados antes de A. Bahamonde o J.A. Piqueras, examinan también la cubana. Entre ellos merece la pena citar un breve pero claro ensayo de G. Tortella (1997-1998) y un análisis econométrico realizado por P. Fraile y A. Escudero (1998).

Ideas para terminar.

76Un análisis historiográfico es en sí un trabajo de conclusiones, por lo que no vamos a terminar aquí con un corolario al uso en el que se detallen las principales cuestiones expuestas en páginas precedentes. Sí creemos necesario, sin embargo, resaltar unas cuantas ideas para acabar. La primera es que en muy pocas ocasiones la historiografía de algún tema, sobre todo tan amplio, con tantas posibilidades e implicaciones ha gozado de la colaboración de un número tal de esfuerzos personales e institucionales en varios países y continuado a lo largo de varios a os como el 98 (la coyuntura finisecular) en América, gracias, entre otras cosas, a la concatenación de varias conmemoraciones y a la renovación y actualización de los estudios históricos por distintas razones en España, Cuba y Puerto Rico.

77Pensamos que los resultados han justificado los esfuerzos y en varios sentidos. Primero, por la cantidad y calidad de los trabajos que han visto la luz últimamente; segundo, por el buen entendimiento y la colaboración que ha presidido los debates y, tercero, por la disposición y el oficio que han mostrados muchos de los profesionales a la hora de decidir qué asuntos del pasado son menos conocidos y más interesa investigar y de qué manera debe hacerse, formulando preguntas y aplicando herramientas teórico-metodológicas relevantes a nivel internacional que, por supuesto, ni son las únicas posibles ni tampoco las mejores, pero sí las que hoy por hoy caracterizan el avance de nuestra disciplina.

78A pesar de lo dicho, todavía es mucha la labor que queda por hacer, aunque esto no es, desde luego, una conclusión negativa, sino una invitación a continuar los referidos esfuerzos y a validarlos más allá de las celebraciones, incluso a inventar otras si es preciso para seguir avanzando. En 1902, por ejemplo, se estableció formalmente la República de Cuba y entró en vigencia la Enmienda Platt. Con o sin esas ocasiones, es necesario que en un futuro próximo seamos capaces de sintetizar todos los esfuerzos recientes en obras más globales y comprensivas, tanto destinadas a los profesionales, como a los alumnos universitarios y de instituto, como al lector meramente interesado en la historia. También urge que las completemos en varios sentidos, sobre todo, insistiendo más en el estudio de la sociedad finisecular, de los grandes agregados macroeconómicos, interesando a los autores españoles en el examen de la realidad cubana y puertorrique a postcolonial o especializando más los análisis sobre Puerto Rico, excesivamente concentrados o articulados en torno a los problemas políticos.

79En Puerto Rico, la ocasión de estudiar y discutir sobre la coyuntura finisecular y, en concreto, sobre el 98, ha sido en gran medida un acicate para enfocar su historia desde el presente, de forma que a veces parece que no han transcurrido cien a os, fundamentalmente en lo que respecta al debate sobre su identidad nacional. La reivindicación continua de esta última desde el momento en que la isla cambió de soberanía ha concentrado la labor historiográfica, generando trabajos, algunos de ellos todavía en proceso, acerca de la hispanofilia o la modernidad de su sociedad. En esos trabajos se examina el referido problema de la identidad y la construcción del imaginario puertorrique o, tanto a partir de los programas y de la acción política real, como del proceso de legitimación y apropiación de las diferentes herencias culturales que coexistieron y coexisten en la isla en un contexto en el cual una de ellas tuvo (la española) y tiene (la estadounidense) un status dominante frente a las demás. Así, aunque la tarea reciente de ciertos autores, especialmente de los que se han ocupado de la cultura y de las mentalidades, destaca por su excelencia y hasta permite evidenciar nuevos e interesantes rumbos en la investigación, la vigencia de estas cuestiones ha provocado que, en muchas ocasiones, el análisis científico se traslade a un segundo plano frente a las argumentaciones políticas. Esto se entiende mejor si tenemos en cuenta, por ejemplo, que Puerto Rico se enfrentará en breve a un nuevo plebiscito en el que se decidirá su destino.

80Aunque la importancia de la coyuntura finisecular y del 98 en la historia posterior de Cuba no ha sido menor que en la de Puerto Rico, se ha definido menos en aspectos específicos como la identidad nacional, especialmente en lo escrito después de la Revolución de 1959. Eso y el hecho de que los sucesos recientes (desaparición de la URSS) han provocado una necesidad de revisión historiográfica, han permitido una producción más variada y preocupada por múltiples aspectos que, desde nuestro punto de vista, los autores han sabido casi siempre articular bien con el tema central del centenario del final del dominio colonial español, asunto que ha presidido las reuniones y publicaciones de los últimos a os acerca de la isla. Sólo hay que lamentar, en términos generales, la escasa incorporación a sus estudios de las investigaciones realizadas fuera del país, que no pueden ser invisibles durante más tiempo para esta historiografía.

Referencias bibliográficas.

81La bibliografía que se presenta a continuación recoge todos libros, números monográficos de revista y artículos publicados en estos últimos y en las distintas compilaciones editadas sobre el 98 en América entre el invierno de 1996 y el verano de 1998 inclusive, así como en algunos otros que aparecerán en breve y cuyos manuscritos o índices hemos tenido en primicia. Junto a ellos anotamos también los textos citados en el artículo y publicados antes de la primera de esas fechas sin pretensión alguna de exhaustividad, aunque intentando ofrecer al lector las grandes obras de referencia y las compilaciones editadas en las últimas décadas, así como una serie de estudios historiográficos en los que puede encontrar más trabajos y opiniones acerca del tema.

821898: desastre nacional o impulso modernizador (1998), monográfico de Revista de Occidente, 202-203.

831898, el saldo del imperio (1998), dossier de La Aventura de la Historia, 2 (1998).

84El 98 Iberoamericano (1998), Madrid, Pablo Iglesias.

85El 98 visto desde América (1998), monográfico de Cuadernos Hispanoamericanos (1998), 577-578.

86Abad, D. (1995), "El PRC en la Guerra de Independencia. Observaciones preliminares", en O. Loyola, coord. (1995): 69-86.

87Abad, L.V de (1945), Azúcar y caña de azúcar. Ensayo de orientación cubana, La Habana, Mercantil.

88   (1949), Los ferrocarriles de Cuba, La Habana.

89Abellán, J.L. (1972), La idea de América, Madrid, Istmo.

90   (1996), "La realidad puertorrique a a la luz del último referéndum sobre su status político", en Puerto Rico... (1996): 13-22.

91   (1998), "Modernismo: Ariel como símbolo", en El 98... (1998): 149-160.

92Abreu, J. (1993), "La respuesta española a la insurrección de Oriente, 1868-1869", en ACI (1993): 36-44.

93ACI [Aula de Cultura Iberoamericana] (1993), Nuestra común historia. Cuba y España. Poblamiento y nacionalidad, La Habana, Ciencias Sociales.

94   (1995), Nuestra común historia. Cuba y España. Cultura y sociedad, La Habana, Ciencias Sociales.

95Acosta, E. (1997), "El 98: un siglo de dudas, silencios y profecías", Contracorriente (1997): 6-11.

96Acosta, I. (1998), "Poderes y resistencias en la vida cotidiana de la ciudad de Caguas, 1897-1900", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 142-157.

97Agosto, N. (1998), "Género y discurso religioso en el movimiento carismático en Puerto Rico: la Madre Elenita de la Santa Monta a", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 193-207.

98Agrait, L. (1996), "Puerto Rico en el vórtice del 98: 'a prisa, a toda prisa, formemos patria'", en C. Naranjo et al., eds. (1996):97-108.

99   (1997), "95+3: balance de un encuentro", en L.E. González Vales, ed. (1997): 435-446.

100   (1998a), "El 98 en Puerto Rico", en El 98... (1998): 15-34.

101   (1998b), "Puerto Rico del 98 al 98", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

102   (1998c), "Usos del pasado, usos del futuro en el Puerto Rico de 1898", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

103   (en prensa), "Puerto Rico del 98 al 98: frontera de culturas/culturas de frontera", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

104   y A. Cubano, coords. (1997), Puerto Rico 1898, monográfico de Revista de Indias, 211.

105Aguirre, S. (1965), Antecedentes históricos del movimiento obrero cubano, monográfico de Cuadernos de Historia, 2 (1965).

106   (1968), Las clases sociales en el siglo XIX. Corrientes políticas e ideológicas, Las Habana, UPEC, 1968.

107Alegría, R. (en preparación), Obras clásicas para la historia de Puerto Rico, CD-Rom Colec. Clásicos Tavera, Serie I: Iberoamérica en la Historia, Madrid, Fund. Histórica Tavera.

108Alonso, C. (1993), "Consideraciones sobre la inmigración española: siglo XIX", en ACI (1993): 106-115.

109   (1996), "Caracterización socio-demográfica dos combatientes espanois no exercito cubano (1895-1898)", Estudios Migratorios... (1996): 211-228.

110Alía, F. (1998), "Recursos y registros de información bibliográfica: América continental y el Caribe", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 41-60.

111Alienes, J. (1950), Características fundamentales de la economía cubana, La Habana, Banco Nacional.

112Almodóvar, C. (1989), "Historiografía realizada en Cuba (1959-1984)", Revista de Indias, 185: 173-191.

113   (1987 y 1989), Antología crítica de la historiografía cubana (2 vols.), La Habana, Pueblo y Educación.

114   (1993), "La temática independentista en la historiografía cubana", en ACI (1993): 62-71.

115   (1995), "Martí en la mirada de Trujillo, José I. Rodríguez y Collazo", en O. Loyola, coord. (1995): 115-134.

116   (1996), "La escuela primaria cubana en el período de 'ocupación'", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 467-478.

117   (1997a), "El 98 en Cuba abre las puertas al Kindergarten", en C. Almodóvar, comp. (1997): 31-39.

118   (1997b), "Balance sobre la historiografía cubana referida a los procesos de 1895 a 1898", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 55-65.

119   (1997c), " Cómo analizan los historiadores cubanos de la República las relaciones surgidas en el 98 entre Cuba y los EUA?, en La sociedad... (1997): 157-165.

120   (en prensa), "El controvertido tema del 98 en las historiografías cubana y española más recientes"", Estudios de Historia Social y... (1998).

121    , comp. (1997), Nuestra común historia. Cuba y España. En torno al 98, La Habana, Ciencias Sociales.

122Álvarez, E. (1988), Vida, mansión y muerte de la burguesía cubana, La Habana, Ciencias Sociales.

123Álvarez, L. (1988), La diplomacia bismarkiana ante la cuestión cubana, 1868-1874, Madrid, CSIC.

124   (1994), "Un proyecto de colonización alemana para la isla de Cuba en 1871", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 109- 120.

125   (1996), "El contexto internacional del noventa y ocho", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 713-728.

126   (1997), "Historiografía española sobre el 98", en M.R. Rodríguez, coord. (1997) 41-54.

127   (1998a), "El concierto de las naciones y la quiebra colonial española en el siglo XIX", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

128   (1998b), "Tánger en la Guerra Hispano-Norteamericana de 1898", Boletín de la Real Academia de la Historia, 1: 81-132.

129Álvarez, R. (1986), La emigración cubana a los Estados Unidos, La Habana, Ciencias Sociales.

130   (1988), Azúcar e inmigración, 1900-1940, La Habana, Ciencias Sociales.

131Álvarez Curbelo, S. (1997), "Despedidas", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 783-799.

132   (1998), "Las fiestas públicas de Ponce: políticas de la momoria y cultura cívica", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 208-231.

133   (en prensa), "El país de Luis Mu oz Rivera: Puerto Rico al filo de 1898", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

134   et al., eds. (1998), Los arcos de la memoria. El '98 de los pueblos puertorrique os, San Juan, Univ. de Puerto Rico.

135Anderle, A. (1998), "Cien a os de guerra por Martí", en En torno al 98 (1998): 73-80.

136Anes, P. (1993), La emigración de asturianos a América, Gijón, Júcar.

137Aquino, E. (1998), "La crisis del 98 y la cuestión nacional en América Latina", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

138Arangueren, D., ed. (en prensa), España y el 98, Madrid, Pablo Iglesias.

139Armas, R. de (1975), La revolución pospuesta, La Habana, Ciencias Sociales.

140   (1994), "José Martí: su República de mayoría popular", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 261-278.

141   et al. (1984), Historia de la Universidad de La Habana (2 vols.), La Habana, Ciencias Sociales.

142   et al. (1985), Los partidos políticos burgueses en Cuba neocolonial, La Habana, Ciencias Sociales.

143   y P.P. Rodríguez (1996), "El pensamiento de José Martí y la creación del Partido Revolucionario Cubano", en IHC (1996): 380-429.

144Arrebola, G. (1943), Historia de Nuevitas, Nuevitas.

145Arriaga, M.D. y A. Delgado (1995), "Contribución al estudio de la vivienda pobre en La Habana del siglo XIX: ciudadelas y accesorías", Revista de Indias, 204 (1995): 279-485.

146Ayala, C.J. (1990), Industrial Oligopoly and Vertical Integration: the Origins of the American Sugar Kingdom in the Caribbean, Ph. D., Univ. of New York.

147   (1994), "La nueva plantación antillana", Op. Cit., 8: 123-165.

148   (1995), "Social and Economic Aspects of Sugar Production in Cuba, 1880-1930", Latin American Resarch Review, 30/1: 95-124.

149Azcárate, P. (1968), La guerra del 98, Madrid, Alianza.

150Ballesteros, M. (1996), "La población indígena de Boriquén", en Puerto Rico... (1996): 23-38.

151Bahamonde, A. (1998a), "Cuba, corazón de Ultramar. Política y economía en las relaciones de las elites hispano-antillanas con España (1830-1868)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 225-244.

152   (1998b), "Cuba,  perla económicas de las Antillas para España?, en El 98... (1998): 47-60.

153  , coord. (1998), Cuba y el 98, monográfico de Studia Historica. Historia Contemporánea, 15.

154   y J.G. Cayuela (1992), Hacer las Américas. Elites coloniales españolas en el siglo XIX, Madrid, Alianza.

155   y    (1998), "Traficantes, armadores y hacendados: elite colonial hispano-cubana y trasvase de capitales en el siglo XIX", en A. Bahamonde, coord. (1998): 9-20.

156Balboa, I. (1998a), "Bandidos y bandidos", en J.A. Piqueras, ed. (1998): 115-150.

157   (1998b), "Protesta rural e independencia nacional", en M.C. Barcia et al. (1998): 200-271.

158   (1998c), Reconstrucción, colonización e inmigración. Cuba, 1828-1895, tesis de licenciatura, Castellón, Univ. Jaume I.

159   (en prensa), "Más allá del final del imperio. Cuba y España en el Diario de la Marina", Estudios de Historia Social y... (1998).

160Baltar, E. (1997), "El contexto internacional del 98. Imperialismo y reparto colonial", en La sociedad... (1997): 7-20.

161Baralt, G. (1993), Tradición de futuro: el primer Banco Popular de Puerto Rico, 1893-1993, San Juan, Banco Popular.

162Barbosa, P. (1996), Un lustro crucial (1893-1895), San Juan, Univ. de Puerto Rico.

163Barchino, M. (1998), "La literatura hispanoamericana de fin de siglo en publicaciones y revistas literarias españolas", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 655-668.

164Barcia, M.C. (1987), Burguesía esclavista y abolición, La Habana, Ciencias Sociales.

165   (1993), "La política de los grupos de presión de Cuba en España (1868-1870)", Santiago, 76: 116-138.

166   (1994), "La esclavitud en la moderna historiografía americana, 1974-1994", Historia Social, 19: 89-98.

167   (1996a), "Los deportados de la guerra. Cuba, 1895-1898", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 635-646.

168   (1996b), "La sociedad cubana en el ocaso colonial. Vida y cultura", en IHC (1996): 270-317.

169   (1997a), "La experiencia del destierro: los deportados de la guerras de Cuba, 1869-98", Historia y Sociedad (1997): 29-50.

170   (1997b), "Historia social  camino o encrucijada?", en En busca... (1997): 94-98.

171   (1997c), "Los primeros partidos políticos burgueses de Cuba", en C. Almodóvar, comp. (1997): 83-96.

172   (1998a), "El 98 en La Habana: sociedad y vida cotidiana", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 85-100.

173   (1998b), "Los grupos de presión de la burguesía insular", en M.C. Barcia et al. (1998): 4-70.

174   et al. (1998), La turbulencia del reposo: Cuba, 1878-1895, La Habana, Ciencias Sociales.

175   y M. Hernández (1996), "El reagrupamiento social y político. Sus proyecciones (1878-1895)", en IHC (1996): 209-269.

176   y E. Torres-Cuevas (1994), "El debilitamiento de las relaciones sociales esclavistas. Del reformismo liberal a la revolución de independencia", en IHC (1994): 401-463.

177Barnach-Calbó, E. (1996), "Lengua y educación en Puerto Rico", en Puerto Rico... (1996): 39-46.

178Barnet, M. (1966), Biografía de un cimarrón, La Habana, Acad. de Ciencias.

179   (1997), "Cuba y el 98", en La sociedad... (1997): 114-115.

180Barrera, T. (1998a), "Luis Pales Matos y el antillanismo", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

181   (1998b), "Nicolás Guillén y su concepción de la poesía mulata a través de la prosa", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords.(1998): 177-190.

182Barreto, C.M. (1997a), "Un modelo de estrategia identitaria: los hermanamientos canarios-cubanos", en J.A. Galbán, ed. (1997): 81-88.

183   (1997b), "Procesos sociales y rituales festivos en Cuba: 'lo nuestro' y 'lo de ellos'", en J.A. Galbán, ed. (1997): 111-124.

184Barreto, R. (1997), "Appurtenant and belonging... but not apart of:  por qué el gobierno de los Estados Unidos le negó a los puertorrique os el derecho al gobierno propio", en L.E. González Vales, ed. (1997): 447-463.

185Batista, V. (1997-1998), "Negociar o perder", S. Juliá, dir. (1997-1998): 143-145.

186Benítez, A. (1997), "La cuestión del negro en tres momentos del nacionalismo literario cubano", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 275-288.

187Benjamín, J.R. (1977), The United States and Cuba: Hegemony, Dependence and Development, 1880-1933, Pittsburgh Univ. Press.

188Bejarano, M. (1996), La comunidad hebrea de Cuba y la memoria histórica, Jerusalém. Inst. Abraham Harman de Judaísmo Contemporáneo. Univ. Hebrea de Jerusalem.

189Belrose, M. (1998), "Latinidad vs. imperialismo yanqui en El Cojo Ilustrado, 1898-1903", en Casa de las... (1998): 72-77.

190Bergad, L.W. (1983), Caffe and the Growth of Agrarian Capitalismo in Nineteenth Century in Porto Rico, Princenton Univ. Press

191   (1990), Cuban Rural Society in Nineteenth Century. The Social on Economic History of Monoculture in Matanzas, Princenton Univ. Press.

192   et al. (1995), The Cuban Slave Market, 1790-1880, Nueva York, Cambridge Univ. Press.

193Bernecker, W.L. (1998a), "La inclusión de un Estado caribe o en la doctrina de la wester hemisphere: el caso de Haití", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 246-268.

194   (1998b), "Introducción", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 7-16.

195  , ed. (1998), 1898: su significado para Centroamérica y el Caribe, monográfico de Lateinamerika-Studien, 39.

196Bethell, L. ed. (1985-), Historia de América Latina (varios vols.), Barcelona, Crítica.

197  , ed. (1993), Cuba. A Short Story, Cambridge, Cambridge Univ. Press.

198Bianchi, H. (1998), "Las ideas-fuerza", en El 98 visto... (1998): 7-22.

199"Bibliografía citada" (1996), en C. Naranjo et al., eds. (1996): 819-890.

200Binder, W. (1998), "Miles & More. 1898 and 'caballeros líricos'. Luis Mu oz Rivera and José de Diego", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 193-212.

201Bizcarrondo, M. (1998), "Entre Cuba y España: el dilema del autonomismo", en El 98 visto... (1998): 171-200.

202  , ed. (1998), Rafael M. de Labra y otros, El problema colonial contemporáneo, Oviedo, Univ. de Oviedo.

203Blanco, J.A. (1996), "La actitud de Martí ante los españoles y la presencia de éstos en el Ejército Libertador Cubano", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 211-224.

204   y C. Alonso (1996), Presencia castellana en el ejército libertador cubano, Valladolid.

205Bobadilla, L. (1998), "La opinión pública en México frente a la guerra hispano-norteamericana de 1898", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

206Bolívar, N. (1989), Los Orishas en Cuba, La Habana, Letras Cubanas.

207Bothwell, R., comp. (1979), Puerto Rico. Cien a os de lucha política (4 vols.), Río Piedras, Universitaria.

208Bretos, M.A. (1996), "Imaging Cuba under the American Flag: Charles Edward Doty in Havana, 1899-1902", en Cuba Theme... (1996): 82-103.

209Bueno, S. (1997), "Las letras cubanas en 1898", en La sociedad... (1997): 116-117.

210Burgos, E.M. (1997), Génesis y prásix de la carta autonómica de 1897 en Puerto Rico, San Juan, Centro de Estudios Avanza dos de Puerto Rico y el Caribe, Inst. de Estudios Puertorrique os y Fund. Luis Mu oz Marín.

211   (en prensa), "El vernáculo como elemento aglutinante de la nacionalidad en el período finisecular en Puerto Rico: un nuevo discurso y un nuevo reto", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

212En busca de la cubanidad (1997), monográfico de Debates Americanos, 3 (1997).

213Bustamante, A.S. (1923), Discursos, La Habana.

214Buznego, E. et al. (1986), Mayor General Máximo Gómez Báez. Sus campañas militares, La Habana, Ciencias Sociales.

215   et al. (1996a), "La Revolución del 68. Ascenso militar y contradicciones políticas", en IHC (1996): 56-98.

216   et al. (1996b), "La Revolución del 68. Cumbre y ocaso", en IHC (1996): 99-155.

217   et al. (1997), "Las guerras del 1895 e hispano-cubana-norteamericanos. Análisis militar", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 191.

218Caballero, M. (1996), "Puertorrique os en la calle: El entierro de Cortijo de E. Rodríguez Juliá", en Puerto Rico... (1996): 47-64.

219   (1998a), "El arpa y la sombra: penúltimos viajes del Almirante Colón", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 141- 160.

220   (1998b), "Llegaron los americanos", en El 98 visto... (1998): 293-298.

221   (1998c), "Repercusiones del 98 en la actual narrativa puertorrique a", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

222Cabrera, J.G. (1997), Canarios en Cuba, Las Palmas, Cabildo Insular.

223Cabrera, L. (1970), La sociedad secreta Abakúa narrada por viejos adeptos, Miami, CR.

224   (1992), Cuentos negros de Cuba, Madrid, Icaria.

225   (1993), El monte, Letras Cubanas.

226Cabrera, O. (1985), Los que viven de sus manos, La Habana, Ciencias Sociales.

227   (1993), "Los españoles en el movimiento obrero cubano", en ACI (1993): 97-105.

228   (en prensa), "Cara a cara: españoles y cubanos en las fábricas de tabaco (imágenes de la experiencia y de la literatura obrera en la formación de las identidades)", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

229Cabrera, R. (1923), La camapa a autonomista. Artículos y discursos pronunciados en la Unión de Güines, 1878-1995, La Habana, Cenrvantes.

230Cabrera, R.L. (1998), "Del auge vulnerable a la supervivencia: los peninsulares en suelo corozale o y los efectos del '98", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 232-248.

231Cairo, A. (1997a), "Emilia Casanova y la dignidad de la mujer cubana", Contracorriente (1997): 12-21.

232   (1997b), "Los intelectuales del siglo XIX y la humillación permanente", en La sociedad... (1998): 134-140.

233Calavera, A. (1994), "El sistema crediticio español en el siglo XIX y su reflejo en Cuba: los comerciantes banqueros", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 335-346.

234   (1996), "Del 68 al 98. Oligarquía habanera y conciencia independentista", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 109-122.

235Calvache, A. (1944), Historia y desarrollo de la minería en Cuba, La Habana.

236Calvo, P. (1997), "La articulación de los intereses económicos castellanos antes del desastre", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 1-8.

237Calvo, T. (1996), "Hispanos en U.S.A. La lengua como sangre común", en Puerto Rico... (1996): 65-82.

238Camacho, E. (1998), "El cambio político cubano en la historiografía española", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

239Campos Álvarez, J.R. (1993-1994), "La emigración gallega a América, 1880-1930. Integración y retorno", Minius, 2-3: 133-145.

240Cancel, M.R. (1998a), "La historiografía del '97 hasta la generación del '30: de la historia a la ideología o viceversa", en J.E. Hernández, ed. (1998): 43-58.

241   (1998b), "Mayagüez 1898: la ciudad y los majeros del poder", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 39-55.

242Cantón, J. et al. (1997), "Nacionalismo, patriotismo y emancipación", Contracorriente (1997): 118-141.

243Carandell, L. (1997-1998a), " Quién mató a Maceo", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 180.

244   (1997-1998b), "Remember the Maine", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 116.

245   (1997-1998d), "El testimonio de Cajal", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 52.

246   (1997-1998c), "Un soldado del 98", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 68.

247Cardona, G. (1997), Weyler, nuestro hombre en La Habana, Barcelona.

248Carpentier, A. (1989), Ecue yamba o, Madrid, Alianza.

249"Carta Autonómica de 1897" (1998), en J.E. Hernández, ed. (1998): 91-106.

250Casa de las Américas (1998), 211.

251Casanovas, J. (1995), Labor and Colonialism in Cuba in the Second Half of the Nineteenth Century, Ph. D., An Arbor, Michagan, UMI.

252   (1996), "El movimiento obrero y la política colonial española en la Cuba de finales del siglo XIX", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 363-376.

253   (1997), "El movimiento obrero cubano: del reformismo al anarquismo", Historia y Sociedad (1997): 77-110.

254   (1998a), "El movimiento obrero cubano durante la Guerra de los Diez A os (1868-78)", en En torno al 98 (1998): 243-266.

255   (1998b), "Los trabajadores urbanos y la política colonial española en Cuba desde la Paz de Zanjón hasta la Guerra de Independencia (1879-1898)", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 131-152.

256  , coord. (1997), 1898. La fi d'un imperi, monográfico de L'Avenç. Revista de Historia, 217.

257Cassa, R. (1998), "Perfiles históricos e ideológicos del antillanismo", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

258Castillo, Y. et al. (1998), La crisis del 98, monográfico de BIHES, 8 (Madrid, CINDOC).

259Castro, M.A. (1997a), "El '98 incesante: persistencia y evolución en la memoria puertorrique a", en L.E. González Vales, ed. (1997): 17-42.

260   (1997b), " A qué pelear si los de Madrid no nos quieren? Una revisión criolla de la guerra del 98 en Puerto Rico", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 657-694.

261   (1998), "El 98 en dos tiempos: de los sepultureros de España a la crónica de la guerra", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

262Cayuela, J.G. (1993), Bahía de Ultramar. España y Cuba en el s. XIX. El control de las relaciones coloniales, Madrid, Siglo XXI.

263   (1994), "El nexo colonial de una transición: elite antillana y capitanes generales en Cuba", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 239-248.

264   (1996), "1898: el final de un Estado a ambos lados del Atlántico", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 391-404.

265   (1998a), "Formación histórica y quiebra de un Estado a ambos lados del Atlántico. Del descubrimiento a los acontecimientos del desastre (1492-1898)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 131-222.

266   (1998b), "Introducción y método: el crisol", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 23-38.

267   (1998c), "Relación colonial y elite hispano-cubana en la españa del XIX", en A. Bahamonde, coord. (1998): 21-34.

268  , coord. (1998), Un siglo de España: centenario, 1898-1998, Cuenca, Univ. de Castilla-La Mancha.

269Cepeda, R. (1997), "En la entra a del 98: un fenómeno histórico", en La sociedad... (1997): 112-113.

270Cepero, R. (1947), Azúcar y abolición. Apuntes par una historia crítica del abolicionismo, La Habana, Cénit.

271Céspedes, C.M. (1997), "Valoración personal -brevemente expresada- del significado de 1898 y de la conmemoración centenaria", La sociedad... (1997): 106-111.

272Céspedes, O. (1995), "La historia social frente a la historia de las personalidades: Carlos Manuel de Céspedes", en ACI (1995): 40-47.

273Chapman, Ch. E. (1926), A History of Cuban Republic, Nueva York, McMillan.

274Chía, J.A. (1977), El monopolio del jabón y del perfume en Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

275Ciencia en Cuba (1991), monográfico de Asclepio, XLIII-2.

276Cintrón, R.L. (1998), "Los comerciantes de Guayama: intercambios y control en el 98", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 249-259.

277Cochram, T. (1959), The Puerto Rico Businessman, Philadelphia, Univ. of Pennsyvania Press.

278Coll y Toste, C. (1985), La invasión americana de Puerto Rico, Santo Domingo, Corropio.

279Collazo, E. (1989), "Crédito y proyectos bancarios en Cuba durante el siglo XIX", Boletín del Archivo Nacional, 3: 67-102.

280   (1996), "Las formas de crédito bancario. Tránsito y ruptura en la Cuba de entresiglos", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 283-293.

281Companys, J. (1996), "La reina regente y los intentos de paz antes del 98", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 389-396.

282Conde, A. (1997), "Historia y nación en Emilio Roig de Leuchsenring", En busca... (1997): 29-38.

283Conte, R. y J.M. Capmany (1912), Guerra de razas, La Habana, Imp. Militar Pérez.

284Contracorriente (1997), 9.

285Corbea, J. (1996), "La Virgen de la Caridad del Cobre: construcción simbólica y cultura popular", en Cuba/España (1996): 4-11.

286Cortés, M.T. (1995), "Análisis historiográfico de Cuba contemporánea", en J. Opatrný, ed. (1995): 47-58.

287   (1997), "La memoria nacional puertorrique a en Salvador Brau", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 761-782.

288   (1998a), "Ciencia y Nación en Román Baldorioty de Castro", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

289   (1998b), El Partido Autonomista puertorrique o y el trasfondo social y cultural de la formación nacional, Ph. D., Madrid, Univ. Complutense.

290   et al., eds. (1998), El Caribe y América Latina: el 98 en la coyuntura imperial, Morelia, Univ. Michoacana San Nicolás de Hidalgo, Univ. de Puerto Rico y CSIC.

291   y M.R. Rodríguez (1997), "América Latina y los Estados Unidos. La expansión en el Caribe y Centroamérica en el concierto de 1898", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 188.

292Criado, M. (1996), "Panorámica de nuestra lengua para mayores de edad", en Puerto Rico... (1996): 95-106.

293Cristóbal, A. (1997), "La nación cubana y la Revolución de 1959", Contracorriente (1997): 32-39.

294Cruz, J.L. (1997), "Proceso migratorio de Villa de Mazo e inserción en la cultura del tabajo tabacalero cubano", en J.A. Galbán, ed. (1997): 47-62.

295Cuba/España (1996), monográfico de Del Caribe, 25.

296Cuba Theme Issue (1996), monográfico de The Journal of Decorative and Propaganda Arts (1996), 22.

297Cubano, A. (1990), El hilo en el laberinto. Claves de la lucha política en Puerto Rico, Río Piedras, Huracán.

298   (1993), Un puente entre Mallorca y Puerto Rico: la emigración de Sóller (1830-1930), Gijón, Júcar.

299   (1996), "El autonomismo en Puerto Rico, 1887-1898: notas para la definición de un modelo de política radical", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 405-416.

300   (1997a), "Comercio, moneda y política en Puerto Rico a finales del siglo XIX: una perspectiva socio-económica", en L.E. González Vales, ed. (1997): 209-220.

301   (1997b), "Criollos ante el 98: la cambiante imagen del dominio español durante la crisis y caída en Puerto Rico, 1898- 1899", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 637-656.

302   (1997c), "Política colonial y autonomismo en Puerto Rico, 1887-1897: renovación y conflicto en el Partido Autonomista Puertorrique o", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 151-162.

303   (1997-1998), "Los autonomistas de Puerto Rico", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 155-157.

304   (1998a), "Los debates del autonomismo y la Carta Autonómica en Puerto Rico a finales del siglo XIX", en J.E. Hernández, ed. (1998): 17-28.

305   (1998b), "Reflexiones en torno al 98 en Puerto Rico y la crisis del colonialismo español", en 1898: desastre... (1998): 213- 222.

306   (1998c), "Sociedad e identidad nacional en Cuba y Puerto Rico: un acercamiento comparativo (1868-1898)", Op. Cit. (1998): 7-24.

307Damiani, J. (1998), "El hato cangrejeto que se transformó en suburbio: Santurce al filo del 98", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 11-18.

308Dash, M. (1997), "Juicio a la Créolité: perspectivas sobre la identidad del Caribe francés en el fin de siglo", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 165-175.

309Dávila, A. (1997), "El Vaticano y la crisis del '98", en L.E. González Vales, ed. (1997): 371-380.

310Debates Americanos (1998), 2.

311Deerr, N. (1950), The History of Sugar (2 vols.), Londres, Chapman & Hall.

312La demografía Cubana ante el V Centenario (1992), La Habana, Ciencias Sociales.

313Deschamps, P. (1979), El negro en la economía habanera del siglo XIX, La Habana, UNEAC.

314Díaz, J. (1997-1998a), "Pascual Cervera", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 147.

315   (1997-1998b), "La rendición de Santiago", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 133-137.

316   (1997-1998c), "Theodore Roosevelt", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 146.

317Díaz, Y. (1994), "Dos ejércitos en lucha, tácticas y estructuras militares en la Guerra de Cuba, 1895-1898", Revista Complutense de Historia de América, 20: 257-276.

318   (1996a), "Algunas consideraciones sobre el ejército español de operaciones de Cuba, 1895-1898", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 151-160.

319   (1996b), "Un episodio español poco conocido. La evacuación militar de Cuba en 1898", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 143-150.

320   (1998a), "España abandona Cuba. La evacuación militar de 1898", en J.A. Piqueras, ed. (1998): 179-200.

321   (1998b), "La sanidad militar del ejército español en la Guerra de 1895 en Cuba", Asclepio, 50/1: 159-173.

322   (1998c), "Sobre la vida del soldado español en la guerra de Cuba: mito y realidad", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

323Díaz Quiñones, A. (1997), "Martí: la guerra desde la nubes", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 201-226.

324   (1997-1998), "Entre dos 'noventa y ochos'", S. Juliá, dir. (1997-1998): 158-159.

325   (1998), "1898: hispanismo y guerra", W.L. en Bernecker, ed. (1998): 17-36.

326  , ed. (1997), El Caribe entre imperios (Coloquio de Princenton), monográfico de Op. Cit., 9.

327Dietl, R. (1998), "American Expansion: from Jeffersonianism to Wilsonianis. The United States and its Southern Neighbors at the Turn of the Century", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 47-60.

328Dietz, J. (1986), Economic History of Porto Rico, Princenton Univ. Press.

329Díez, A.R. et al. (1995), De la ciencias ilustrada a la ciencia romántica, Aranjuez, Doce Calles.

330"Documentos-monumentos" (1997), en La Sociedad... (1997): 195-207.

331Domingo, M.D. (1991), "Bibliografía", Cuba (1991), monográfico de Síntesis, 15: 441-462.

332   (1992), "Las expediciones a Cuba: apoyo a la insurrección cepedista, 1868-1878", Revista Complutense de Historia de América, 18: 241-256.

333   (1994), "La participación de los españoles en el movimiento liberador cubano", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 167- 182.

334   (1996), "Los españoles en Cuba y su participación en la Guerra de Independencia", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 647- 662.

335   (1997), "Los Cuerpos de Voluntarios en la Guerra de los Diez A os en Cuba, 1868-78", Historia y Sociedad (1997): 51-76.

336   (1998), "Rafael María de Labra ante la cuestión de Cuba, 1898", en En torno al 98 (1998): 153-164.

337Doerries, R.R. (1998), "1898: A New American Begining or Historial Continuity?", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 37-46.

338Duharte, R.A. (en prensa), "La situación del negro cubano dentro de la coyuntura de fin de siglo", Estudios de Historia Social y... (1998).

339Dumoulín, J. (1965), "Monocultivo y proletarización: dos ejemplos en Las Villas", Ciencias Sociales Contemporáneas, 56: 31-56.

340   (1974), "El primer desarrollo del movimiento obrero y la formación del proletariado en el sector azucarero. Cruces, 1886- 1902", Islas, 48: 97-121.

341Dye, A.D. (1991), Tropical Technology and Mass Production: the Expansion of Cuban Sugarmills, 1899-1930, Ph. D., Univ. of Illinois at Urbana-Champaign.

342   (1993), "Producción en masa del azúcar cubano, 1899-1929. Economías de escala y elección de técnicas", Revista de Historia Económica, XI/1: 563-594.

343   (1994a), "Avoiding Holdup: Asset Specifity and Technical Change in the Cuban Sugar Industry, 1899-1929", The Journal of Economic History, 54/3: 628-653.

344   (1994b), "Cane Contracting and Renegotiation: A Fixed Effects Analysis of the Adoption of New Technologies in the Cuban Sugar Industry, 1899-1929", Explorations in Economic History, 31: 141-175.

345   (1998), Cuban Sugar in the Age of Mass Production: Technology and Economics of Cuban Sugar Central, 1899-1929, Nueva York, Stanford Univ. Press.

346Elizalde, M.D. (1997-1998), "España en el reparto del mundo", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 170-173.

347Elorza, A. (1996), "El sue o de Cuba en José Martí", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 65-78.

348   y E. Hernández Sandoica (1998), La guerra de Cuba (1895-1898). Historia política de una derrota colonial, Madrid, Alianza.

349Ely, R.T. (1963), Cuando reinaba su majestad el azúcar, Buenos Aires, Sudamérica.

350Espadas, M. (1996), "Lecturas históricas del 98", en Naranjo et al., eds. (1996): 697-712.

351   (1997), "El Ejército y la Marina antes del 98", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 75-84.

352   (1998), "El 98 en perspectiva internacional", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 359-378.

353Espinosa, M.M. (1998), "Cuba en la correspondencia consular de México (1895-1900)", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

354Esteban, A. y A. Moreno (1998), "Martí y la raza indígena", Iberoamericana Pragensia (1998): 65-75.

355Estrade, P. (1987), José Martí (1853-95) ou des fondements de la démocratie en Amérique Latine, (3 vols), París, Caribeennes.

356   (1993), Les écrits de Betances dan la Republique Cubaine, Saint Denis, Historie des Antilles Hispaniques, 1993.

357   (1994), "Los colonos yucatecos como sustitutos de los esclavos negros", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 93-108.

358   (1995), "José Martí,  Una biografía imposible?", Revista de Indias, 205: 573-596.

359   (1996), "La nación antillana: suelo y afán de 'El Antillano' (Betances)", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 25-36.

360   (1998a), "El acercamiento filipino-cubano en la guerra contra España", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

361   (1998b), José Martí. Los fundamentos de la democracia en América Latina, Aranjuez, Doce Calles.

362   (1998c), "La última guerra de independencia desde la perspectiva antillana", en En torno al 98 (1998): 23-37.

363Estudios de Historia Social (1988), 44-47.

364Estudios de Historia Social y Económica de América (1998), 2.

365Estudios Migratorios (1996), 2.

366Ette, O. y T. Heydenreinch, eds. (1994), José Martí 1895/1995. Literatura-política-filosofía-estética, monográfico de Lateinamerika Studien, 34.

367Feliciano, H.R. (1998), "Factores precipitantes de la Carta Autonómica de 1897", en J.E. Hernández, ed. (1998): 1-16.

368Fernández, A.M. (1988), España-Cuba, 1868-1898. Revolución burguesa y relaciones coloniales, La Habana, Ciencias Sociales.

369   (1996), "La presencia española en Cuba después de 1898. Su reflejo en el Diario de la Marina'", en C. Naranjo et al., eds.(1996): 509-518.

370   (1997a), "Asturias y Cuba en trono a 1898", en C. Almodóvar, comp. (1997): 62-71.

371   (1997b), "España y la crisis del 98", en La sociedad... (1997): 33-49.

372   (1997b), "En torno al 98: época de transición", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 185.

373   (1998a), "La diplomacia del 98 desde el ámbito cubano", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 345-358.

374   (1998b), "España y Cuba: ruptura y continuidad en el 98", en Casa de las... (1998): 78-83.

375   (1998c), "España y Cuba: ruptura y continuidad en la sociedades cubana y española en el tránsito de siglo", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 427-436.

376  , ed. (1998), Cuba y el 98, CD-Rom, La Habana.

377Fernández, I. (1997), "El '98 en Puerto Rico: enfoques y perspectivas", en L.E. González Vales, ed. (1997): 405-434.

378Fernández, L. (1998), "Cuba y el Parlamento español (1878-1890), en J.A. Piqueras, ed. (1998): 151-178.

379   y R. Funes (1998), "Prensa legal y revolución en Cuba: 1895", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

380Fernández, S. (1987), Banking, Credit and Colonial Finances in Cuba, 1878-1895, Ph. D., Ann Arbor, UMI.

381Fernández, T. (1990), El negro en Cuba, 1900-1958, La Habana, Ciencias Sociales.

382Fernández de Pinedo, E. (1993), La emigración vasca a América (siglos XIX y XX), Columbres, Archivo de Indianos.

383Fernández Sosa, M. (1996), "Construyendo la nación: proyectos e ideología en Cuba, 1899-1909'", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 123-130.

384Ferrer, A. (1995), "Esclavos, ciudadanía y los límites de la nacionalidad cubana: la Guerra de los Diez A os, 1868-1878", Historia Social, 22: 117-139.

385Ferrao, L.A. (1996), "Puerto Rico y Cuba 1898:  transición hacia la modernidad?", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 567-574.

386Ferres, J. (1990), Antillanismo y anticolonialismo en Betances, Hostos y Máximo Gómez, Río Piedras, Univ. de Puerto Rico, 1990.

387Fiebig-Von Hase, R. (1998), "The German Challenge to American Hegemony in the Caribbean: the Venezuela Crisis of 1902/03", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 77-112.

388Figarola, J.J. (1996), "Apuntes sobre la crisis de posesión en Cuba", en Cuba/España (1996): 12-15.

389Figuero, J. y C. García Santa Cecilia (1998), 1898, suplemento diario de El Mundo (Madrid).

390Figueroa, A. (1998), "1898 y Panamá:  cesura, cambio o continuidad?", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 237-246.

391Figueroa, J. (1997), "Cuba, el reformismo y la Universidad del Aire (1949-1950)", Historia y Sociedad (1997): 129-144.

392Figueroa, R. (1998a), "El Correo Español: la prensa españolista mexicana y el 98", El 98 visto... (1998): 87-98.

393   (1998b), "Dos neutralidades comparadas. España ante la invasión norteamericana a México (1846-1848); México ante la guerra hispano-cubana-americana", en El 98... (1998): 107-148.

394Fischer, T. (1998), "Fin de siglo en Colombia: la Guerra de los Mil Días en el contexto internacional", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 213-326.

395Flores, M. (1998), "La lucha por definir la nación: el debate en torno a la creación del Instituto de Cultura Puertorrique a, 1955", Op. Cit. (1998): 175-200.

396Foner, P.S. (1973), Historia de Cuba y sus relaciones con los Estados Unidos (2 vols.), La Habana, Ciencias Sociales.

397   (1978), La guerra hispano-cubana-norteamericana y el surgimiento del imperialismo yanqui (2 vols.), La Habana, Ciencias Sociales.

398Fradera, J.M. (1997), "Quiebra imperial y reorganización política en las Antillas españolas, 1810-1868", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 189-316.

399Franco, J.L. (1967-1968), La batalla por el dominio del Caribe y el Golfo de México (3 vols.), La Habana.

400   (1975), Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida (3 vols.), La Habana, Ciencias Sociales.

401Frieyro, B. (1996), "La situación del soldado en Cuba vista desde el Parlamento", en J.P. Fusi y A. Ni o , eds. (1996): 161-172.

402Fraile, P. (1997-1998), " Fue realmente un desastre", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 203-205.

403   et al. (1993), "El caso cubano", en L. Prados y S. Amaral, eds. (1993): 31-52.

404   y A. Escribano (1998), "The Spanish 1898 Disaster: the Drift Towards National-Proteccionism", en P.K. O'Brien y L. Prados, eds. (1998): 291-322.

405Francés, M. (1998), "Guayama: resentimientos soterrados y ajustes de cuentas", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 128- 141.

406Friedlaender, H. (1944), Historia económica de Cuba (2 vols.), La Habana, J. Montero.

407Fuell, C. (en prensa), "La representación simbólica de España, Puerto Rico y Cuba en La peregrinación de Bayoán de Eugenio M  de Hostos", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

408Fuente, A. de la (1995), "Race and Inequality in Cuba, 1899-1981", Journal of Contemporary History, 30: 131-168.

409   (1996), "Negro y electores: desigualdad y políticas raciales en Cuba, 1900-30", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 163-178.

410Fundación de los Ferrocarriles Españoles (1989), El Camino de Hierro La Habana-Güines, Madrid.

411Fusi, J.P. y A. Ni o, eds. (1996), Antes del desastre. Orígenes y antecedentes de la crisis del '98, Madrid, Univ. Complutense.

412   y   , eds. (1997), Vísperas del 98. Orígenes y antecedentes de la crisis del 98, Madrid, Biblioteca Nueva.

413Galbán, J.A. (1997a), "De Canarias a Cuba (1875-1930): causas de la emigración, el viaje y los asentamientos", en J.A. Galbán, ed. (1997): 21-34.

414   (1997b), " Isle o, come gofio!: identidad y adpatación sociocultural en Cuba", en J.A. Galbán, ed. (1997): 69-80.

415   (1997c), "Tipos de emigración, procesos de trabajo e inserción laboral de los canarios en Cuba", en J.A. Galbán, ed. (1997): 35-46.

416  , ed. (1997), Canarios en Cuba. Una mirada desde la antropología, Santa Cruz de Tenerife, Cabildo de Tenerife.

417García, F.A. (1998), "El conservadurismo chileno a finales del siglo XIX", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

418García, G.L. (1997a), "Los anexionismos criollos en la coyuntura del 98", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 190.

419   (1997b), "El otro es uno: Puerto Rico en la mirada norteamericana de 1898", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 729-760.

420   (1997c), "Strangers in paradise? Puerto Rico en la correspondencia de los cónsules norteamericanos (1868-1900)", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 27-55.

421   (1998), "Puerto Rico propio y ajeno: prospecto para centenaristas del 98", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

422García, I. (1998), "Voluntarios españoles del Rió de la Plata en la Guerra de Cuba", en El 98 visto... (1998): 113-128.

423García, J.S. (1998), "El entorno agrario. Cambios y marcos productivos desde las dos riberas del Atlántico", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 833-842.

424García, V. (1996), "Nuestra lengua en Puerto Rico", en Puerto Rico... (1996): 107-114.

425García Álvarez, A. (1990), La gran burguesía comercial en Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

426   (1991), Algunos aspectos de la realidad sociocultural cubana en las tres primeras décadas del siglo XX, La Habana, Ciencias

427 Sociales.

428   (1993a), "Testimonio: literatura e historia oral", en ACI (1993): 71-79.

429   (1993b), "Los traficantes del golfo", Historia Social, 17: 33-46.

430   (1994), "Una saga azucarera en torno a dos siglos", en J. Uría, ed. (1994): 43-56.

431   (1995a), "Antecedentes de la dominación neocolonial de Cuba por el imperialismo norteamericano", en A. García Álvarez y C. Planos (1995): 4-44.

432   (1995b), "Esquema para una historia general de Matanzas", La Formación del Historiador, 14: 37-57.

433   (1996), "Estructuras de una economía colonial en transición", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 195-210.

434   (1997), "Cuba: una etapa en la trayectoria caribe a del henequén", Historia y Sociedad (1997): 7-28.

435   (1998a), "Cuba y los Estados Unidos después del 98", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 419-424.

436   (1998b), "Después de la guerra: una república azucarera en auge", en A. Bahamonde, coord. (1998): 115-134.

437   (1998c), "Metamorfosis de una institución financiera: el Banco Español de la Isla de Cuba", en J.A. Piqueras, coord. (1998): 117-136.

438   (1998d), "La trama colonial-neocolonial ante el 98", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

439   et al. (1972), La categorización de los ingenios azucareros, monográfico de Cuadernos de Humanidades, 2.

440   y L.M. García Mora (1998), Obras clásicas para la historia de Cuba, CD-Rom Colec. Clásicos Tavera, Serie I: Iberoamérica en la Historia, Madrid, Fund. Histórica Tavera.

441   y M. Martí (en preparación), Historia del banano en Cuba, La Habana (título provisional).

442   y C. Narnajo (1998a), "Cubanos y españoles después del 98: de la confrontación a la convivencia pacífica", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 101-130.

443   y    (1998b), "La tradición española en Cuba después del 98", Rábida, 1 (1998).

444   y   , coords. (1998), Cuba 1898, monográfico de Revista de Indias, 212.

445   y C. Planos (1995), Historia de Cuba III, en Historia de Cuba (1989-).

446García Bernal, M.C. (1998), "La economía cubana en la disyuntiva del 98", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 73- 82.

447García Blanco, R. (1996), "La ciencia en Cuba a finales del siglo XIX", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 455-466.

448   (1997), "Francisco de Albear, un héroe de la ciencia", en La sociedad... (1997): 141-147.

449García Carranza, A. (1995), "La bibliografía cubana: inventario de nuestra cultura", en ACI (1995): 143-166.

450García González, A. (1994), "En torno a la antropología y el racismo en Cuba en el siglo XIX", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 45-64.

451   (1995), "Racismo, ciencia y autonomismo en Cuba", en A.R. Díez et al. (1995): 169-182.

452   (1996), "Ciencia y racismo en la ense anza de la biología en Cuba", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 479-496.

453   (en prensa-a), "Empatías y conflictos en las relaciones científicas hispano-cubanas de finales del siglo XIX", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

454   (en prensa-b), "Etnografía y racismo en la ense anza de la geografía en Cuba a finales del siglo XIX", Estudios de Historia Social y... (1998).

455   y C. Naranjo (1998), "Antropología, raza y población en Cuba en el último cuarto del siglo XIX", en En torno al 98 (1998): 267-289.

456García López, J.R. (1992), Las remesas de los emigrantes españoles a América, siglos XIX y XX, Gijón, Júcar.

457   (1994), "Las repercusiones del 98 sobre las remesas de emigrantes y las transferencias de capital", en J. Uría, ed. (1994): 75-84.

458   (1996), "Los comerciantes-banqueros en el sistema bancario cubano, 1880-1910", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 267- 282.

459García Mora, L.M. (1993a), "Labra, el Partido Autonomista Cubano y la reforma colonial", Tebeto, 5/1: 397-415.

460   (1993b), "Relaciones España-Cuba, 1890-1895: las causas del fracaso colonial español a la luz de la publicística de la época", en ACI (1993): 45-61.

461   (1994a), El Partido Liberal Autonomista Cubano (1978-1895): estado de la cuestión (economía y sociedad en la Cuba en la segunda mitad del siglo XIX, tesis de licenciatura, Madrid, Univ. Complutense.

462   (1994b), "Tras la revolución las reformas: el Partido Liberal Cubano y los proyectos reformistas tras la paz de Zanjón", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 197-212.

463   (1995), "Del Zanjón a Baire: a propósito de un balance historiográfico sobre el autonomismo cubano", en J. Opatrný, ed. (1995): 29-46.

464   (1996a), "El Ateneo de Madrid y la reforma colonial en vísperas de la Guerra de Independencia Cubana", Revista de Indias, 207: 429-450.

465   (1996b), "La autonomía cubana en el discurso colonial de la prensa de la Restauración, 1878-1895", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 347-362.

466   (1998a), "Clases y castas: Desequilibrios regionales y conflictos coloniales: hacia una sociedad de clases en Cuba", Iberoamericana Pragensia (1998): 129-142.

467   (1998b), " Quiénes eran y a qué se dedicaban los autonomistas cubanos?", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

468   (en prensa), "Algunas aclaraciones necesarias sobre el autonomismo cubano", Estudios de Historia Social y... (1998).

469   y C. Naranjo (1998), "Intelectualidad criolla y nación en Cuba, 1878-1898", en A. Bahamonde, coord. (1998): 115-134.

470   y A. Santamaría (inédito), "Centrales por ingenios y colonos por esclavos. Cambio tecnológico y mano de obra en la industria azucarera cubana (1860-1877). Un estudio cuantitativo", Madrid.

471García Pedraza, M. (en prensa), "Los fraudes cometidos en las aduanas españolas de Puerto Rico", Estudios de Historia Social y... (1998).

472García del Pino, C. (1988), La acción naval de Santiago de Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

473   (1993), "España y las guerras de Cuba: el Grito de Yara, el de Lares y la Gloriosa", en ACI (1993): 23-35.

474García Rodríguez, G. (1995), "La economía colonial: fuentes cuantitativas y reconstrucción histórica", en ACI (1995): 111-124.

475   (1996), La esclavitud desde la esclavitud. La visión de los siervos, México, CIC Ing. J.L. Tamayo.

476   (1998), "Trabajadores urbanos: comportamiento político y conciencia de clase", en M.C. Barcia et al. (1998): 143-199.

477   et al. (1987), Fuentes estadísticas para la historia económica y social de Cuba (1760-1900) (2 vols.), La Habana, Academia.

478   et al. (1997), "Clases y grupos sociales en la transición al capitalismo (la sociedad cubana en el último cuarto del siglo XIX)", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 187.

479   y O. Gárciga (1994), "El inicio de la crisis de la economía esclavista", en IHC (1994): 360-400.

480García Sanz, F. (1996), "La Guerra de Cuba, las alianzas de España y el equilibrio mediterráneo", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 755-766.

481   (1997-1998), "El escenario europeo", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 27-29.

482Gayer, A. et al. (1938), The Sugar Economy of Porto Rico, Nueva York, Columbia Univ. Press.

483Gaztambide, A. (1997), "La invención del Caribe a partir de 1898: las definiciones e identidades caribe as como herencia de transiciones imperiales", en L.E. González Vales, ed. (1997): 263-292.

484   y S. Álvarez Curbelo, eds. (1996), Historias vivas: historiografía puertorriqueña contemporánea, San Juan, Posdata.

485Gelabert-Navia, J.A. (1996), "American Architects in Cuba, 1900-1930", en Cuba Theme... (1996): 132-159.

486Génova, C. (1958), Apuntes sobre la fundación de la escuela cubana, La Habana.

487Gila, A. (1998), "La poesía popular en lengua vasca ante la guerra de Cuba", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

488Giusti, J.A. (1994), Labor, Ecology and History in a Caribbean Sugar Plantation Zone: Pi ones (Loiza), Puerto Rico, 1770-1950, Ph. D., Univ. State of New York-Binghamton.

489   (1996), "En busca de la nación concreta: 'el grupo español' en la industria azucarera de Puerto Rico", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 211-224.

490   (1998), "Hacia otro 98: el grupo español en Puerto Rico, 1890-1930 (azúcar, banca y política)", Op. Cit. (1998): 75-124.

491Goizueta-Mimo, F. (1974), Azúcar cubano. Monocultivo y dependencia económica, Oviedo, Gráfica Summa.

492Gómez, P. (1994), "Emigrantes asturianos a Cuba en el siglo XIX. Efectivo migratorio e integración del emigrante, matrimonio y endogamia grupal", en J. Uría, ed. (1994): 15-42.

493González, A.M. y J.J. Fernández (1998), "Identidad lingüística en Cuba", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 737-744.

494González, D. (1992), "La manufactura tabacalera cubana en la segunda mitad del siglo XIX", Revista de Indias, 194: 192-226.

495   (1994), "Empresarios asturianos del tabaco. Siglo XIX", en J. Uría, ed. (1994): 57-74.

496   (1996), "La guerra económica y su efecto en el tabaco", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 305-316.

497González, E. (1997), "El Estado y la nación en América Latina (1826-1940)", Contracorriente (1997): 22-31.

498González, F. (1998), "El desarrollo de la población en Cuba durante los s. XIX y XX", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 807-812.

499González, J. (en prensa), "Cultura y violecia en José Martí", Estudios de Historia Social y... (1998).

500González, J.L. (1998), "Historia de la mujer en Cuba: del feminismo liberal a la acción política femenina", en J.A. Piqueras, ed. (1998): 271-285.

501González, J.F. (1995), "La pedagogía  contra el poder, desde el poder? El caso del Colegio de Empresa de los Hermanos Guiteras", en ACI (1995): 125-142.

502González, L.M. (1996), "Progreso y modernidad: las ferias de fin de siglo y los hombres de letras en Puerto Rico", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 539-546.

503   (1998), "La ilusión del paraíso: fotografías y relatos de viajeros de Puerto Rico", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 173-304.

504   (en prensa), "Entre el tiempo y la memoria: los intelectuales y la construcción del imaginario nacional en Puerto Rico, 1867- 1898", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

505González, P.C. (1998), "Las derechas españolas ante la crisis del 98", en A. Bahamonde, coord. (1998): 193-219.

506González Pérez, C. (1996), "A sociedade de instrucción 'Santa María de Urdilbe y sus contornos' da Habana", Estudios Migratorios... (1996): 177-210.

507González-Ripoll, M.D. (1996), "Independencia y antillanismo en la obra de Hostos", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 37-48.

508   (1997), Eugenio María de Hostos: utopía y fundación, Morelia, Univ. Michoacana San Nicolás de Hidalgo.

509   (1997-1998), "Eugenio María de Hostos", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 160.

510   (1998a), "1898 y el pensamiento mexicano finisecular", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

511   (1998b), "Cuba, México y España (1895-1898): un triángulo de cuatro lados", Iberoamericana Pragensia (1998): 143-151.

512   (1998c), "La emigración cubana a Cayo Hueso (1855-1896): independencia, tabaco y revolución", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 237-254.

513   (1998d), "Las trampas de la utopía: Hostos y el 98 cubano y puertorrique o", en En torno al 98 (1998): 39-60.

514   (en prensa), "El imaginario nacional puertorrique o en la obra de Eugenio M  de Hostos", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

515   y L.M. García Mora (1997), El Caribe en la época de la independencia y de las nacionalidades, Morelia, Univ. Michoacana San Nicolás de Hidalgo.

516González Suárez, D. (1988), "La política inmigratoria en los inicios de la psudorepública", Economía y Desarrollo, 56-77.

517González Vales, L.E., ed. (1997), 1898: enfoques y perspectivas, San Juan, First Book.

518Grosfoguel, R. (1998), "La geopolítica de la migración caribe a: de la guerra fría a la postguerra fría", Op. Cit. (1998): 125-152.

519Guadarrama, P. (1998), "Algunas visiones de la intelectualidad cubana sobre el 98", en El 98 visto... (1998): 159-170.

520Guanche, J. (1997a), "Aspectos etnodemográficos de la nación cubana: problemas y fuentes de estudio", en En busca... (1997): 11-22.

521   (1997b), "La presencia de los chinos en Cuba", Contracorriente (1997): 148-149.

522Guerra, R. (1925), Historia de Cuba, La Habana, Siglo XX.

523   (1946), La industria azucarera en Cuba, La Habana, La Cultural.

524   (1948), Mudos testigos. Crónica del ex-cafetal Jesús Nazareno, La Habana.

525   (1970), Azúcar y población en las Antillas, La Habana, Ciencias Sociales.

526   (1972), La Guerra de los Diez A os (2 vols.), La Habana, Ciencias Sociales.

527   (1974), En el camino de la independencia: estudio sobre la rivalidad de los Estados Unidos y la Gran Breta a en sus relaciones con la independencia de Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

528  , comp. (1952), Historia de la nación cubana (10 vols.), La Habana, 1952, Historia de la Nación Cubana.

529Guerrero, I. (1998), "J. Martí y la mujer de fin de siglo: una lectura de sus crónicas", Iberoamericana Pragensia (1998): 77-83.

530Guicharnaud-Tollis, M. (en prensa), "Criollismo y antiespañolismo en la ensayística cubana después del 98", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

531Gullón, A.J. (1996), "Un acercamiento a la prostitución cubana a finales del s. XIX", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 497-508.

532Guthunz, U. (1998), "The Year 1898 in Porto Rico: Caesura, Change, Continuation?", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 171-192.

533Gutiérrez, A. (1998), "Nicaragua en la óptica finisecular", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

534Gutiérrez, A. y M.L. Laviana, coords. (1998), Cuba entre dos revoluciones. Un siglo de historia y cultura cubana, Sevilla, Diputación de Sevilla.

535   y   , eds. (1998), Las Antillas, España y el 98, Sevilla (título provisional).

536Harper, P. (1996), "Cuba Conections: Key West-Tampa-Miami, 1870 to 1945", en Cuba Theme... (1996): 278-291.

537Helg, A. (1995), Our Righful Share. The Afro-Cuban Struggle for Equality, 1886-1912, Chapel Hill, North Carolina Univ. Press.

538   (1998), "Sentido e impacto de la participación negra en la guerra de la independencia de Cuba", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 47-64.

539Hernández, H. (1997), "Evolución histórica de la Universidad hacia finales del siglo XIX", en La sociedad... (1997): 166-178.

540Hernández, J.E. (1997), "La invasión del '98 a Puerto Rico: esbozo bibliográfico", en L.E. González Vales, ed. (1997): 81-96.

541   (1998a), "Los gabinetes autonómicos de Puerto Rico, 1897 y 1898", en J.E. Hernández, ed. (1998): 37-42.

542   (1998b), "En torno al un centenario olvidado", en J.E. Hernández, ed. (1998): i-ii.

543  , ed. (1998), Centenario de la Carta Autonómica de Puerto Rico (1897-1997), San Juan, Univ. Interamericana.

544Hernández, J.M. (1992), Cuba and the United States: Intervention and Militarism, 1868-1933, Austin, Univ. of Texas Press.

545Hernández, M. (1998), "La emigración canaria a Cuba en la primera mitad del s. XIX", en A. Bahamonde, coord. (1998): 71-83.

546   (en prensa), "La emigración canaria ante el 98: de la deserción a Venezuela a la eclosión en la Cuba republicana", Estudios de Historia Social y... (1998).

547Hernández Sandoica, E. (1982), Pensamiento burgués y problemas coloniales en la España de la Restauración, 1875-1887 (2 vols.), Madrid, Univ. Complutense.

548   (1988), "Ciencia, educación y política en Cuba, siglo XIX (posibilidad y limitaciones del sistema educativo superior), en J.L. Peset, coord. (1989): 423-441.

549   (1989), "La Compa ía Transatlántica Española: una dimensión ultramarina del capitalismo español", Historia Contemporá nea, 2: 73-96.

550   (1994a), "A propósito del imperio colonial español en el siglo XIX : los negocios cubanos del Marqués de Comillas", en C. Naranjo y T. Mallo (1994): 183-196.

551   (1994b), "Rafael María de Labra y Cadrana (1841-1919): una biografía política", Revista de Indias,172: 597-658.

552   (1996), "Emigrantes, indianos y capitalistas (siglo XIX): una bibliografía aproximada", en Cuba/España (1996): 81-88.

553   (1997a), "La historiografía reciente acerca de los españoles en Cuba (siglo XIX): comercio, emigración, negocios y finanzas", Historia y Sociedad (1997): 149-170.

554   (1997b), "La política colonial española y el despertar de los nacionalismos ultramarinos", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 115-132.

555   (1997-1998), "Barcos para el desastre", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 60-61.

556   (1998a), "Conocer y revisar el 98. Rese a del libro de Consuelo Naranjo, Miguel A. Puig Samper y Luis M. García Mora (eds.), La nación so ada: Cuba, Puerto Rico y Filipinas ante el 98", Tiempos de América, 2: 142-145.

557   (1998b), "Cuba en el período intersecular: continuidad y cambio", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 153-170.

558   (1998c), "Escenarios ultramarinos del 98: Cuba antes de la autonomía", en 1898: desastre... (1998): 203-212.

559   (1998d), "La historia de Cuba vista desde España: estudios sobre política, raza y sociedad", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 7-24.

560  , ed. (1998), España fin de siglo, monográfico de Cuadernos de Historia Contemporánea (1998).

561Herrera, M.S. (1998), "Hacia 1898: conspiraciones separatistas cubanas en México", Historia Mexicana (1998), 47/4: 807-836.

562Herrero, J. (1998), "Dandismo y modernización literaria en la obra del poeta cubano Julián del Casal (1863-1893): un estudio de literatura comparada en el ámbito del simbolismo y del modernismo", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 717-730.

563Hevia, O. (1997), "Otra contribución a la historia de los negros sin historia", en La sociedad... (1997): 77-90.

564Hidalgo, I. (1992), El Partido Revolucionario de la Isla, La Habana, Ciencias Sociales.

565   (1997), "Proceso de cambio y disolución del Partido Revolucionario Cubano", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 189.

566Hilton, S. (1998a), "Los federalistas españoles y el moto americano durante la crisis colonial de 1895-1898", Iberoamericana Pragensia (1998): 11-29.

567   (1998b), "La nueva Doctrina Monroe de 1895 y sus aplicaciones para el Caribe español: algunas interpretaciones coetáneas españolas", en En torno al 98 (1998): 125-152.

568Hinsbruner, J. (1996), Not of Pure Blood. The Free People of Color and Racial Prejudice in Nineteenth Century Puerto Rico, Durham, Duke Univ. Press.

569Hispania (1997), 196.

570Historia de Cuba (1989-) [5 vols.], La Habana, Univ. de La Habana.

571Historia general de la emigración española a Iberoamérica (1992) [2 vols.], Madrid, Historia 16-CEDEAL.

572Historia y Sociedad (1997), IX.

573Hobson, J.A. (1902), Imperialismo, Londres & Nueva York, J. Pott & Co.

574Hoernel, R.B. (1976), "Sugar and Social Change in Oriente, Cuba, 1898-1946", Journal of Latin American Studies, 8: 215-249.

575Hoffman, L.F. (1997),"Anténor Firmin y los Estados Unidos: puls ça change, plus cést la m me chose", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 63-70.

576Huertas, R. y R. Campos (1998), "Medicina y regeneracionismo en la España del cambio de siglo", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

577Hulme, P. (1997), "El encuentro con Anacaona: F. Albión Ober y el Caribe autóctono", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 75-104.

578Ibarra, J. (1972), Ideología mambisa, La Habana, Inst. Cubano del Libro.

579   (1980), José Martí, dirigente político e ideólogo revolucionario, La Habana.

580   (1981), Nación y cultura nacional, La Habana, Letras Cubanas.

581   (1984), "Los mecanismos económicos del capital financiero obstaculiazan la formación de la burguesía doméstica en Cuba", Islas, 79: 111-134.

582   (1985a), Un análisis psicosocial del cubano, La Habana, Ciencias Sociales.

583   (1985b), Historia de Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

584   (1992), Cuba: 1898-1921, partidos políticos y clases sociales, La Habana, Ciencias Sociales.

585   (1995a), Cuba: 1898-1958, estructura y procesos sociales, La Habana, Ciencias Sociales.

586   (1995b), "Herencia española, influencia estadounidense (1898-1925)", en ACI (1995): 16-39.

587   (1995c), "Historiografía y revolución", Temas, 1: 5-17.

588   (1996), "Cultura e identidad nacional en el caribe hispano: el caso puertorrique o y el cubano", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 85-96.

589   (1997), "Los nacionalismos hispano-antillanos del siglo XIX", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 133-150.

590Iberoamericana Pragensia (1998), 32.

591Iglesias, F. (1980), "Azúcar y crécito durante la segunda mitad del siglo XIX", Santiago, 40: 119-144.

592   (1982), "Población y clases sociales en la segunda mitad del siglo XIX", Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 26: 101-132.

593   (1986), "Azúcar, esclavitud y tecnología (segunda mitad del siglo XIX)", Santiago, 16: 113-32.

594   (1988a), "Carcaterísticas de la emigración española a Cuba, 1904-30", en N. Sánchez-Albornoz, , comp. (1988): 270-295.

595   (1988b), "Changes in Cultivation in Cuba, 1860-1900", Social and Economics Studies, 37: 341-363.

596   (1995), "Fuentes cuantitativas para la historia económica y social de Cuba", en ACI (1995): 101-110.

597   (1996), "El desarrollo del capitalismo en Cuba en los albores de la época imperialista", en IHC (1996): 156-208.

598   (1997), "El coste demográfico de la Guerra de Independencia", en La sociedad... (1997): 67-76.

599   (1998), "Las finanzas de Cuba en el ocaso colonial", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 215-236.

600   (en prensa), Del ingenio al central, San Juan, Univ. de Puerto Rico.

601Iglesias, M. (1998), "José Martí: mito, legitimación y símbolo. La génesis del mito martiano y la emergencia del nacionalismo republicano en Cuba (1895-1920)", en J.A. Piqueras, ed. (1998): 201-226.

602IHC [Instituro de Historia de Cuba] (1987), Historia del movimiento obrero cubano, 1865-1958 (2 vols.), La Habana, Política.

603   (1994), La colonia, en Historia de Cuba (1994-),(5 vols.), La Habana, Política, vol.1.

604   (1996), Las luchas, en Historia de Cuba (1994-),(5 vols.), La Habana, Política, vol.2.

605Irizarry, L.R. (1996), "La contribución sobre caudales relictos y donaciones, de los Estados Unidos y su posible efecto en Puerto Rico", en Puerto Rico... (1996): 115-122.

606Irurozqui, M. (1998), "De Juan de la Rosa a la Guerra Federal. Ciudadanía política en Bolivia de fin de siglo", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

607   (en prensa), "La guerra de razas de 1899: crisis y reajuste de la identidad nacional boliviana", Estudios de Historia Social y... (1998).

608James, J. (1995), "Urgencias y exigencias historiográficas", Temas, 1 (1995): 129-132.

609Jenks, L.H. (1928), Our Cuban Colony, Nueva York, Vanguard Press.

610Jiménez, J. (1963), Los chinos en la lucha por la liberación cubana, 1847-1930, La Habana.

611   (1983), Los chinos en la historia de Cuba, 1847-1930, La Habana, Política.

612III Jornadas de Historia Militar. La presencia militar española en Cuba (1868-1895) (1995), Madrid, Minist. de Defensa.

613Jover, J.M. (1979), 1898. Teoría y práctica de la redistribución colonial, Madrid, Fund. Universitaria Española.

614   (1997), "Aspectos de la civilización española en la crisis de fin de siglo", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 15-46.

615Juliá, S., dir. (1997-1998), Memoria del 98. De la Guerra de Cuba a la Semana Trágica, monográfico de El País (Madrid).

616Knight, F.W. (1978), The Caribbean: Genesis of a Fragmentary Nationalism, Nueva York.

617   (1998), "Cuba, Puerto Rico y la guerra de 1898", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

618Kuethe, A.J. (1998), "La fidelidad cubana durante la edad de las revoluciones", En torno al 98 (1998): 209-220.

619Labrador, S. (1997), "El miedo al negro: el debate de lo racial en el discurso revolucionario cubano", Historia y Sociedad (1997): 111-128.

620Laguna, F. (1991), Las ideas hispanoamericanas de Rafael María de Labra, Madrid, Univ. Complutense.

621Lapique, Z. (1997), "Ignacio Cervantes: Cuba en sus danzas", en La sociedad... (1997): 147-152.

622   (en prensa), "Los sucesos de la historia de España y Cuba en las etiquetas de los cigarros habanos cubanos", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

623Laviana, M.L. (1988), José Martí, la libertad de Cuba, Madrid, Anaya.

624  , ed. (1988), José Martí (1853-1895). Antología del pensamiento político, social y económico latinoamericano, Madrid,Cultura Hispánica.

625Le Riverend, J. (1944), "Sobre la industria azucarera cubana en el siglo XIX", El Trimestre Económico, 9/1: 163-186.

626   (1973), La República. Dependencia y revolución, La Habana, Ciencias Sociales.

627   (1981), La Habana (biografía de una provincia), La Habana, Ciencias Sociales.

628   (1985), Historia económica de Cuba, La Habana, Pueblo y Educación.

629   (1997), "1898: una crisis diferente en dos fases semejantes", en C. Almodóvar, comp. (1997): 1-8.

630  , ed. (1986), Temas acerca de la esclavitud, La Habana, Ciencias Sociales.

631Leal, E. (1997), "Meditación ante el 98", en La sociedad... (1997): 91-94.

632Lenin, V.I. (1939), The Imperialism: the Highest Stage of Capitalism: a Popular Outline, Nueva York, International.

633Lewis, A.W., ed. (1970), Tropical Development, 1880-1914. Studies in Economic Process, Londres.

634Lida, C.E. (1998), "Un desastre anunciado, 1868-1898, voces anticolonialistas en España", en El 98... (1998): 1-14.

635Linares, M.T. (1997), "La música cubana en 1898", en La sociedad... (1997): 118-122.

636Lizardi, J.L. (1998), "La guerra y sus imágenes. México y la representación gráfica de la guerra hispano-cubana-americana", en El 98... (1998): 69-86.

637Lobo, M.L. y Z. Lapique (1996), "The Years of Social", en Cuba Theme... (1996): 104-131.

638López, S. y M.C. Marial (1997), "José Martí: l'origen del símbol fundacional del nacionalismo Cubá", en J. Casanovas, coord. (1997): 38-42.

639López-Baralt, L. y M. (1998), E. López Giménez. Crónica del 98. El testimonio de un médico puertorrique o, Madrid, 1998.

640López Cantós, A. (1991), Eugenio María de Hostos, Madrid, Cultura Hispánica.

641López Civeira, F. (1995), José Martí, 1853-1895: la dignidad humana, Morelia, Univ. Michoacana San Nicolás de Hidalgo.

642   (1997), "Mirada a Estados Unidos desde la independencia de Cuba", en La sociedad... (1997): 123-133.

643López Isla, M.L. (1997), "La vida social del isle o en Cabaiguán (Cuba)", en J.A. Galbán, ed. (1997): 63-68.

644López Mesa, E. (en prensa), "La historiografía y el surgimiento de la nacionalidad cubana", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

645López Segrera, F. (1980), Raíces históricas de la Revolución cubana, La Habana, UNEAC.

646   (1989a), Cuba, cultura y sociedad, La Habana, Letras Cubanas.

647   (1989b), Sociología de la colonia y neocolonia cubana, 1510-1959, La Habana, Ciencias Sociales.

648López Sánchez, J. (1987), Finlay. El hombre y la verdad científica, La Habana, Ciencias Sociales.

649Losada, A.F. (1994), Cambio demográfico y crecimiento económico en Cuba (1898-1958). Las primeras fases de la transición demográfica, Ph. D., Univ. de Santiago de Compostela.

650   (1995), "The Cuban Labor Market and Inmigration from Spain, 1900-1930", Cuban Studies, 25: 147-164.

651   (1996), "Nuevos agentes en el crecimiento económico cubano (1898-1968)", en J. Pujol et al., eds. (1998): 211-233.

652Loyola, O. (1997), "Cuba: para entender una revolución finisecular", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 103-112.

653  , coord. (1995), Cuba: la Revolución de 1895 y el fin del imperio colonial español, Morelia, Univ. Michoacana San Nicolás de Hidalgo.

654Lucena, M. (1996), "El Reglamento de Esclavos en Cuba", en Cuba/España (1996): 89-99.

655Lucía, D.O. (1998), "Buenos Aires, 1898: el momento ibeoramericano en claves positivistas", en El 98 visto... (1998): 99-112.

656Luque, M.D. (1997a), "Los conflictos de la modernidad: la elite criolla en Puerto Rico, 1898-1904", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 695-728.

657   (1997b), "Fondos documentales para el estudio de 1898 que se encuentran en Puerto Rico", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 92-102.

658   (1998), "La alianzas del capital: inversiones extranjeras en Puerto Rico, 1898-1914", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

659   (en prensa), "El 98 en el imaginario del sector empresarial criollo", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

660Luzón, J.L. (1989), Economía, población y territorio en Cuba, Madrid, Cultura Hispánica.

661Llodrén, M. (1992), "Asociaciones españolas de emigrantes", en M.C. Morales y M. LLodrén. eds. (1992): 9-59.

662   (1996), "O asociacionismo dos emigrantes espanois. Unha explicación histórica", Estudios Migratorios... (1996): 39-84.

663Macías, A. (1992), La migración canaria, 1500-1980, Gijón, Júcar.

664Maldonado-Denís (1980), Puerto Rico: hacia una interpretación histórico-social, México, Siglo XXI.

665   (1992), Eugenio María de Hostos y el pensamiento social iberoamericano, México, FCE.

666Maestre, J. (1998a), "Las dos Españas. Una reflexión ante los dos 98", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

667   (1998b), "Vectores jurídicos y políticos de la dinámica cubana", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 83-106.

668Mainer, J.C. (1997), "Galdós a escena: una campañas teatral (1892-1896)", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 257-268.

669Mallo, T. (1996), "El Ateneo de Madrid ante de 98", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 529-538.

670Malefakis, E. (1997), "Los Estados Unidos a finales del siglo XIX", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 269-278.

671   (1997-1998), "El imperialismo de los Estados Unidos", S. Juliá, dir. (1997-1998): 114-115.

672Maluquer, J. (1974), "El mercado colonial antillano en el siglo XIX", en J. Nadal y G. Tortella, eds. (1974): 322-357.

673   (1988), "La formación del mercado interior en condiciones coloniales: la inmigración y el comercio catalán en las Antillas españolas durante el siglo XIX", Santiago, 69: 89-112.

674   (1992), Nación en inmigración: españoles a Cuba (siglos XIX y XX), Gijón, Júcar.

675   (1994), "La inmigración española a Cuba. Elementos de un debate historiográfico", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 137-148.

676   (1996), "La financiación de la Guerra de Cuba y sus consecuencias sobre la economía española. La deuda pública", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 317-330.

677   (1997), "Las consecuencias económicas de la guerra de independencia. Un primer acercamiento", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 164-184.

678Mansilla, I. (1996), "Los concursos de reacción de CAPRE y su importancia en el intercambio cultural entre España y Puerto Rico", en Puerto Rico... (1996): 123-130.

679Marchena, A. (1998), "La población en Cuba en 1899: el precio de la guerra", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

680Marfil, B.E. (en prensa), "Las enfermedades infecciosas en el ejército español durante la última guerra de Cuba: datos para un debate historiográfico", Estudios de Historia Social y... (1998).

681Marí ez, P.A. (1998), "Cuando reinaba su majestad el azúcar, entrevista con Roland T. Ely", Op. Cit. (1998): 61-74.

682Marqués, M.A. (1982), La burguesía no azucarera ante la crisis del sistema neocolonial en Cuba, tesina, Univ. de La Habana.

683   (1996a), "El empresariado español en la industria no azucarera insular (1880-1920)", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 251- 266.

684   (1996b), "Las industrias menores en la Cuba finisecular: problemas de mercado compartido", Estudios de Historia Social y Económica de América (1996), 13: 449-457.

685   (1998a), "La Cámara Española de Comercio de La Habana: entre la diferencia y el marco de la integración nacional (1914- 1920)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 299-310.

686   (1998b), Empresas y empresarios en las entidades industriales menores de Cuba (1870-1929), Ph. D., Madrid, Univ. Autónoma.

687Márquez, M. (1941), Proceso histórico de la Enmienda Platt, La Habana, Siglo XX, 1941.

688   (1975), La diplomacia en nuestra historia, La Habana, Ciencias Sociales.

689Marrero, L. (1973-1992), Cuba: economía y sociedad (13 vols.), Madrid, Playor.

690Marrero, V.M. (1993), "La relación entre región histórica y región político-administrativa: el caso de las Tunas", en ACI (1993): 87-96.

691Marsiske, R. (en prensa), "La universidad latinoamericana fin de siglo: el caso de México", Estudios de Historia Social y... (1998).

692Martí, J. (1891), "Nuestra América", en L. Zea (1979): 70-82.

693Martín, C. (en prensa), "Perú y el 98", Estudios de Historia Social y... (1998).

694Martín, F. (1998), "Una mirada impresionista sobre el arte cubano contemporáneo", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 205-224.

695Martínez, L. (1997), "El '98 antes del '98: el expansionismo norteamericano en el Caribe hispano durante la segunda mitad del siglo XIX", en L.E. González Vales, ed. (1997): 381-404.

696Martínez, R. (1929), Cuba. Los primeros a os de independencia, París, Liber Livre.

697Martínez Díaz, N. (1986), José Martí, Madrid, Historia 16.

698Martínez-Vergne, T. (1992), Capitalism in Colonial Porto Rico, Gainesville, Univ. of Florida Press.

699Mateo, M.C. (1997), "Creencias rituales: la medicina popular canaria en Cuba", en J.A. Galbán, ed. (1997): 89-110.

700Matto, D., coord. (1994), Teoría y política de la construcción de identidades y diferencias en el Caribe, París, UNESCO.

701Mees, L. (1998), "De la Marcha de Cádiz al Árbol de Guernica. El País Vasco ante la guerra y la crisis del 98", en A. Bahamonde, coord. (1998): 239-264.

702Mena, M. y S. Hernández (1994), Fuentes documentales de la administración española en el Archivo Nacional de Cuba. La administración autonómica española de Cuba en 1898, Salamanca.

703Menocal, N.G. (1996), "An Overiding Passion-the Quest for a National Identity in Painting", en Cuba Theme... (1996): 186-219.

704Mesa, R. (1967), El colonialismo en las crisis del siglo XIX español, Madrid, Ciencia Nueva.

705   (1998), "España y la política internacional a finales del siglo XIX", en El 98... (1998): 87-106.

706Mesa-Lago, C. (1972), The Labor Force, Employement, Umemployement and Underemployement in Cuba, 1899-1970, Beverly Hills, Sage.

707Meza, J. (1995), "Enrique José Varona: la educación en Cuba", en ACI (1995): 87-100.

708Migraciones canarias y adaptación socio-cultural en Cuba (1995), monográfico de Guize (1998), 2.

709Millis, W. (1931), The Martial Sprint. A Study of Our War with Spain, Nueva York.

710Mintz, S.W. (1974a), "The History of a Porto Rican Plantation", en S.W. Mintz, ed. (1974): 56-77.

711   (1974b), Worker in the Cane: a Porto Rican Life of History, Nueva York, Norton & Co.

712  , ed. (1974), Caribbean Transformation, Chicago, Aldine Pub.

713Miranda, A. (1931), Historia documenta de la masonería en Cuba, La Habana.

714Miró, J. (1970), Crónicas de la guerra, La Habana, Ciencias Sociales.

715Moncada, A. y J. Olivas (1996), "Puertorrique os en los Estados Unidos (están mal, pero pueden estar peor)", en Puerto Rico... (1996): 149-162.

716Molinary, R.D. (1996a), "Discurso de ingreso a la Real Academia de Córdoba: Puerto Rico, frontera cultural de América: conciencia e identidad hispanas", en Puerto Rico... (1996): 257-270.

717   (1996b), "Puerto Rico y Galicia: encuentros y paralelismos", en Puerto Rico... (1996): 131-148.

718Montero, F. (1998), "El catolicismo español finisecular y la crisis del 98", en A. Bahamonde, coord. (1998): 193-219.

719Montoro, R. (1930), Obras completas (3 vols.), La Habana, Lex.

720Mora, C. de (1998), "Virgilio Pi era o la estética del disparate", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 161-176.

721Morales, M.C. y M. LLodrén, eds. (1992), Arte, cultura y sociedad en la emigración española a América, Oviedo, Univ. de Oviedo.

722Morales, S.E. (1998a), Espacios en disputa. México y la independencia de Cuba, México, CIC Ing. J.L. Tamayo y SEC.

723   (1998b), "Visión mexicana del 98", en El 98 visto... (1998): 23-44.

724   (1998c), "Visión mexicana del 98: la intervención de Estados Unidos en Cuba", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

725Moreno, J.J. (1997-1998), "La Gloriosa en las Antillas", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 14-15.

726Moreno, M. (1978), El ingenio. Complejo económico social cubano del azúcar (3 vols.), La Habana, Ciencias Sociales.

727   (1983), La historia como arma y otros ensayos sobre ingenios, esclavos y plantaciones, Barcelona, Crítica.

728   (1991), "Economía de plantación y sociedades en el Caribe español, 1860-1930", en L. Bethell, ed. (1991), VII: 163-201.

729   (1995), Cuba/España, España/Cuba. Historia común, Barcelona, Crítica.

730   (1997-1998a), "La Guerra de los Diez A os", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 5-10.

731   (1997-1998b), "Guerra en la paz", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 37-42.

732   (1998), "El 98 en Cuba", en El 98... (1998): 35-46.

733   el al. (1983), "El nivel y estructura de los precios de los esclavos de las plantaciones cubanas a mediados del siglo XIX: algunas perspectivas comparadas", Revista de Historia Económica, I/1: 97-120.

734   et al., eds. (1985), Between Slavery and Free Labor: The Spanish-Sepeakings Caribbean in the Nineteenth Century, Baltimore, Jonh Hopinks Univ. Press.

735   y J.J. Moreno (1993), Guerra, emigración y muerte (el ejército español en Cuba como vía migratoria), Oviedo, Júcar.

736Morejón, B. (1981), Migraciones en Cuba, La Habana, CEDEM.

737Moscoso, F. (1998), "Ingenios, producción y comercio del azúcar: Andalucía, el Atlántico, el Caribe y Brasil. Bibliografía general", Op. Cit. (1998): 237-268.

738Mota, A.M. (en prensa), "La pérdida de Cuba y Filipinas en el Diario de Tarragona", Estudios de Historia Social y... (1998).

739Moulin-Civil, F. (en prensa), "El discurso regeneracionista de Fernando Ortiz en la Revista Bimestre Cubana, 1910-1933", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

740Mourelle, M. (1996), "Puerto Rico y Hostos visto desde España heterodoxamente", en Puerto Rico... (1996): 163-182.

741Moyano, E.L. (1991), La nueva frontera del azúcar: el ferrocarril y la economía cubana en el siglo XIX, Madrid, CSIC.

742   (1994), "El ferrocarril cubano, una expresión de crecimiento económico", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 325-334.

743   y S. Fernández (1998), "La minería en Cuba en las últimas décadas del siglo XIX", en En torno al 98 (1998): 221-242.

744Mu oz, L. (1998), "México ante la cuestión cubana, 1895-1898", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

745Mu oz, P. (1997-1998), "Camilo García de Polavieja", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 193.

746Mu oz, T. (1996), "La proyección de la filosofía en la construcción nacional cubana", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 445-454.

747   (1998), "La forja de la cubanidad: antecedentes y presencia del pensamiento español en Cuba (1898-1930)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 629-636.

748Nadal, J. y G. Tortella, eds. (1974), Agricultura, comercio colonial y crecimiento económico en la España contemporánea, Barcelona, Ariel.

749Naranjo, C. (1987), Cuba vista por el inmigrante español (1900-1959), Madrid, Anexos de la Revista de Indias, CSIC.

750   (1988), Del campo a la bodega: recuerdos de gallegos en Cuba, La Coru a, Do Castro.

751   (1993), "La emigración española a Iberoamérica desde 1880 a 1930: análisis cuantitativo", en ACI (1993): 116-155.

752   (1994), "La población española en Cuba, 1880-1953", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 121-136.

753   (1995), "La historia social de Cuba en el siglo XIX, una disciplina por estudiar", en J. Opatrný, ed. (1995): 19-28.

754   (1996), "En busca de lo nacional: migraciones y racismo en Cuba, 1880-1910", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 149-162.

755   (1996), "Hacia una sociedad moderna: inmigración y blanqueamiento", en Cuba/España (1996): 54-62.

756   (1997-1998), "Ramón Emeterio Betances", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 161.

757   (1998a), "Evolución y revolución en el pensamiento científico de Enrique José Varona", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

758   (1998b), "Cuba, 1898: reflexión en torno a los imaginarios nacionales y a la continuidad", en E. Hernández Sandoica, ed. (1998).

759   (1998c), "Hispanización y defensa de la integridad nacional en Cuba, 1868-1898", en J.A. Piqueras, coord. (1998): 71-92.

760   (1998d), "Inmigration, Race and Nation in Cuba in the Second Half of the Nineteenth Century", en Race, Society... (1998).

761   (1998e), "Visiones de España en Cuba en el tránsito de siglo (1880-1910)", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

762  , coord. (1990), Hacer la América: un sue o continuado, monográfico de Arbor, 536-537.

763  , coord. (1998), Filipinas 1898, monográfico de Revista de Indias, 213.

764   et al., eds. (1996), La nación so ada: Cuba, Puerto Rico y Filipinas ante el 98, Aranjuez, Doce Calles.

765   y A. García González (1996a), Medicina y racismo en Cuba, Santa Cruz de tenerife, Taller de Historia.

766   y    (1996b), Racismo e Inmigración en Cuba en el siglo XIX, Aranjuez, FMI-Doce Calles.

767   y    (1998), "Inmigraciones e higiene racial en Cuba (1900-1940)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 437-450.

768   y L.M. García Mora (1996), "Cuban Documentary and Periodical Collections for the Study of '98 Housed in Spanish Archives, 1878-1898", Cuban Studies, 26: 225-246.

769   y T. Mallo, eds. (1994), Cuba, la Perla de las Antillas, Aranjuez, Doce Calles y CSIC.

770   y M.A. Puig-Samper (en prensa), "Relaciones culturales y científicas entre España y Cuba a la luz de Fernando Ortiz", Estudios de Historia Social y... (1998).

771   y C. Serrano, coords. (en prensa), Imágenes e imaginarios nacionales del Ultramar español, Madrid, CSIC-Casa de Velázquez, 1999.

772Navajas, C. (1996), "El presupuesto de guerra. El gasto militar en la Restauración (1876-1898)", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 161-172.

773Navarro, L. (1998a), "1898, la incierta victoria de Cuba", en En torno al 98 (1998): 165-187.

774   (1998b), "Cuba y España en el siglo XIX: las razones de un desencuentro", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 19-30.

775   (1998c), Las guerras de España en Cuba, Madrid.

776Navarro, J.R. (en prensa), "El independentismo puertorrique o tras el 98", Estudios de Historia Social y... (1998).

777Navas, A. (en prensa): "Precedentes diplomáticos de la cesión de Cuba y Pueto Rico", Estudios de Historia Social y... (1998).

778Nearing, S. y J. Freeman (1973, La diplomacia del dólar, La Habana, Ciencias Sociales.

779Nú ez, R. (1996a), "Los otros españoles que fueron a Cuba: el drama de los repatriados", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 597- 620.

780   (1996b), "Las raíces de la Ley de Jurisdicciones: los conflictos de competencia entre tribunales civiles y militares en los a os 90", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 185-198.

781   (1998), El ejército español en el desastre de 1898, Madrid.

782Nú ez, S. (1996), "La prensa y la opinión pública española en torno al desastre", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 453-464.

783O, M. de la y A. López (1997), "José A. Cortina: muerte civil, prensa y patriodrama", en La sociedad... (1997): 147-152.

784O'Brian, P.K. y L. Prados, eds. (1998), The Costs and Beneficts of European Imperialis from the Conquest of Ceuta, 1415, to the Treaty of Lusaka, 1974, monográfico de Revista de Historia Económica (1998), XVI/1.

785O'Donell, H. (1997), "La Armada: proyectos y realidades de una política naval", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 85-100.

786Offner, J.L. (1997), "La política norteamericana y la guerra hispano-cubana", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 195-204.

787Ojeda, G., ed. (1998), Nuestra guerra de Cuba. Una campaña de prensa, Llanes, El Oriente de Asturias.

788Ojeda, J. de (1997-1998a), "El efecto de la prensa amarilla", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 108-110.

789   (1997-1998b), "William McKinley", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 108.

790Oliveros, A. (1996), "Marco político, cultural y educativo en la trayectoria vital de Hostos", en Puerto Rico... (1996): 183-198.

791Op. Cit. (1998), 10.

792Opatrný, J. (1986), Antecedentes históricos de la formación de la nación cubana, suplementum de Iberoamericana Pragensia, 3.

793   (1994), "Algunos aspectos del estudio de la formación de la nación cubana", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 249-260.

794   (1995), "Algunos apuntes sobre los estudios de historia de Cuba en los a os 90", en J. Opatrný, ed. (1995): 5-18.

795   (1996), "El fin de la época europea en América: Cuba, 1878-1898", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 785-796.

796   (1998a), "1898  La realización del programa anexionista en Cuba?", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

797   (1998b), "La crítica martiana del concepto de panamericanismo de J.G. Blaine", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 113-130.

798   (1998c), "La guerra hispano-norteamericana en la prensa checa de fines del siglo XIX", en En torno al 98 (1998): 103-124.

799  , ed. (1995), Cuba. Algunos problemas de su historia, suplementum de Iberoamericana Pragensia, 7.

800Oria, A. (1997), "Perspectiva de la guerra final de emancipación y de la Hispano-Americana a través de la literatura cubana", en L.E. González Vales, ed. (1997): 245-262.

801Orozco, C. (1998), "El Ayuntamiento de Guayama y el socorro a los pobles, 1896-1901", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 178-192.

802Ortelli, S. (1998), "La colonia española de México frente al conflicto", en El 98 visto... (1998): 73-86.

803Ortiz, F. (1916), Hampa afrocubana: los negros esclavos. Estudio sociológico y de derecho público, La Habana.

804   (1973), Contrapunteo cubano del tabaco y del azúcar, La Habana, Ciencias Sociales.

805   (1974), Música afrocubana, Madrid, Júcar.

806   (1975), El enga o de las razas, La Habana, Ciencias Sociales.

807   (1987a), Entre cubanos, La Habana, Ciencias Sociales.

808   (1987b), Los negros esclavos, La Habana, Ciencias Sociales.

809Otero, C. (1998), "La Habana: tránsito de siglo, tránsito de imagen", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 779-784.

810Otero, H. (1997), "El Maine, una víctima del anonimato cómplice", en La sociedad... (1997): 50-60.

811Pabón, C.E. (1996), "El 98 en el imaginario nacional: Seva o 'la nación so ada'", en C. Naranjo et al. (1996): 547-558.

812Pabón, J. (1963), "El 98 acontecimiento internacional", en Días de ayer. Historias e historiadores contemporáneos, Barcelona, Alpha.

813Pagden, A. (1990), Spanish Imperialism and the Political Imagination, New Haven, Yale Univ. Press.

814Palacios, M. (1998), "El nacionalismo económico latinoamericano en los primeros a os de este siglo", en El 98... (1998): 61-68.

815Palmié, S. (1998), "Fernando Ortiz and the Cooking of History", en Race, Society... (1998).

816Pan-Montojo, L. (1997-1998), "La repatriación", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 190-191.

817  , coord. (1998), Más se perdió en Cuba. España, 1898 y la crisis de fin de siglo, Madrid, Alianza.

818Panadero, M. (1998), "Diferenciación regional y proceso de urbanización en América Latina en el siglo XX", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 821-833.

819Pando, J. (1996), "Las conversaciones Prim-Sickles: España-Cuba-Estados Unidos en 1868-1870", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 359-378.

820Paramio, L. (1998), "España y América, un siglo después", en El 98... (1998): 187-197.

821Pascual, P. (1996), "El Parlamento español ante las guerra de Cuba", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 111-118.

822   (en prensa-a), "Los indianos y la repatriación de capitales", Estudios de Historia Social y... (1998).

823   (en prensa-b), "La prensa cubana indespendentista en el exilio", Estudios de Historia Social y... (1998).

824Paterson, T.G. (1997), "Intervención norteamericana en Cuba, 1898: historiografía sobre la guerra hispano-americano-cubano- filipina", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 13-40.

825Paz, M. de (1994), "Algunas reflexiones sobre el bandolerismo en Cuba", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 163-166.

826   (1996a), "Julio Sanguily y Garrite (1846-1906) y los alzamientos de febrero de 1895 en el occidente de Cuba", Revista de Indias, 207: 387-428.

827   (1996b), "En torno a los alzamientos de febrero de 1895 en el Occidente de Cuba", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 663- 674.

828   (1998), "La imagen de sí mismos. Los isle os en la revista Islas Canarias de La Habana", en A. Bahamonde, coord. (1998): 85-92.

829   et al. (1993-1994), El bandolerismo en Cuba (1800-1933). Presencia canaria y protesta rural (2 vols.), Santa Cruz de Tenerife, Taller de Historia.

830   y F. Guerra (1998), Cuba y Canarias. Imágenes de una ausencia, Islas Canarias, Gobierno Canario.

831   y M. Hernández (1992), La esclavitud blanca, Santa Cruz de Tenerife, Taller de Historia.

832Pedraza, T. (1997-1998a), "Carlos Manuel de Céspedes", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 17.

833   (1997-1998b), "Esclavitud y racismo", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 11-13.

834Pelayo, F. (1998), "Las ciencias de la tierra en España en el tránsito del XIX al XX", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

835Penabad, A. (1997), "La educación en Cuba al finalizar el período colonial", en C. Almodóvar, comp. (1997): 17-30.

836Peralta, V. (1998), "El regeneracionismo en Perú (1880-1900)", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

837Pérez, C. (1998), "Notas sobre la educación en Cuba", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 107-114.

838Pérez, L. (1998a), "Imágenes del 98: visiones de una realidad histórica y su manipulación en el cine", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

839   (1998b), "La sociedad cubana vista a través del cine", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 191-204.

840Pérez, L.A. (1986), Cuba Under the Platt Amendment, Pittsburgh Univ. Press.

841   (1988a), Cuba Between Reform and Revolution, Nueva York, Oxford Univ. Press.

842   (1988b), "Twenty-Five Years of Cuban Historiography. View of Abroad", Cuban Studies, 18 (1988): 36-58.

843   (1989), Lords of Mountains. Social Banditry and Peasant Protest in Cuba, 1878-1918, Pittsburgh Univ. Press.

844   (1990), Cuba and United States. Ties of a Singular Intimacy, Athens, Univ. of Georgia Press.

845   (1991), Intervention, Revolution and Politics in Cuba, Pittsburgh Univ. Press.

846   (1995a), Essays on Cuban History: Historiography and Research, Gainesville, Florida Univ. Press.

847   (1995b), "Historia, historiografía y estudios cubanos", Temas, 2 (1995): 22-35.

848   (1997), "Identidad y nacionalidad: las raíces del separatismo cubano, 1868-98", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 185-194.

849   (1998), The War of 1898. The United States and Cuba in History and Historiography, Chapel Hill, Univ. of Carlina Press.

850Pérez, M.E. (1998), "El 98 español visto desde Uruguay", en El 98 visto... (1998): 129-140.

851Pérez, N. (1998), "En el espacio urbano: ayer y hoy de la ciudad de La Habana. Potencialidades para la gestión comunitaria", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 813-820.

852Pérez Concepción, H. (1997), "Cuba: de colonia española a neo-colonia americana, 1898-1902", en L.E. González Vales, ed. (1997): 323-336.

853Pérez Guzmán, F. (1985), "La historiografía de las guerras de independencia en veinticinco a os de revolución", Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 21/1: 69-89.

854   (1996), "La Revolución del 95. Desde la conclusión de la campaña de invasión hasta el fin de la dominación española", en IHC (1996): 481-546

855   (1997a), La Habana, clave de un imperio, La Habana, Ciencias Sociales.

856   (1997b), "Una herida profunda", en La sociedad... (1997): 61-67.

857   (1998a), "Cómo favoreció la reconstrucción a la intervención norteamericana en la guerra de independencia de Cuba", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

858   (1998b), Herida profunda, La Habana, Ciencias Sociales.

859   (1998c), "Los efectos de la reconcentración (1896-98) en la sociedad cubana. Un estudio de caso: Güira de Melena", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 277-293.

860   e I. Hidalgo (1996), "La Revolución del 95. De los alzamientos a la campaña de invasión", en IHC (1996): 430-480.

861Pérez Herrero, P. (1996), "Los proyectos de integración de los mercados caribe os: retos actuales y experiencias históricas", en Cuba/España (1996): 74-80.

862Pérez Llorca, J.P. (1998), 1898. La estrategia del desastre, Madrid.

863Pérez de la Riva, F. (1944), El café: historia de su cultivo y explotación en Cuba, La Habana, Montero.

864   (1973), La habitación rural en Cuba, La Habana, Siglo XX.

865Pérez de la Riva, J. (1970), "La contradicción fundamental de la sociedad cubana: trabajo esclavo contra trabajo libre", Economía y Desarrollo, 2: 144-154.

866   (1975), "Los recursos humanos de Cuba al comenzar el siglo", en La República Neocolonial I (1975): 9-44.

867   (1979), "Cuba y la emigración antillana, 1900-1930", en La República Neocolonial II (1979): 9-50.

868   (1985), Para la historia de las gentes sin historia, Barcelona, Ariel.

869   (1987), El barracón, Barcelona, Grijalbo.

870Pérez Rivera, J.M. (1998), "El antiguo Casino Español de San Juan tras la crisis del 1898", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 260-272.

871Peset, J.L., coord. (1989), Ciencia, vida y espacio en Iberoamérica (2 vols.), Madrid, CSIC.

872Picó, F. (1981), Amargo café. Los peque os y medianos cafeicultores de Utuado en la segunda mitad del siglo XIX, Río Piedras, Huracán, 1981.

873   (1987), 1898, la guerra después de la guerra, San Juan, Huracán.

874   (1988), Historia General de Puerto Rico, Río Piedras, Huracán.

875   (1997a), "Las construcciones de lo español entre los militares norteamericanos en Puerto Rico, 1898-1899", en L. Agrait y A. Cubano, coords. (1997): 625-636.

876   (1997b), "Transgresiones populares de los espacios públicos urbanos en el 1898 puertorrique o", en L.E. González Vales, ed. (1997): 337-352 y M.R. Rodríguez, coord. (1997): 113-123.

877   (1998a), "Del himno de Massot y Quevedo a las pedradas de Cuba: una visita al '98 utuade o", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 119-127.

878   (1998b), "El país en el ojo invasor", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

879   (en prensa), "Las representaciones del otro en el 98 puertorrique o: visiones recíprocas de estadounidenses y puertorrique os", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

880Pino, O. (1984), Cuba, historia y economía, La Habana, Ciencias Sociales.

881Piñeiro, J.R. (1996), "En Madrid, a principios de los sesenta", en Puerto Rico... (1996): 199-210.

882Piqueras, J.A. (1992), La revolución democrática (1868-1874), cuestión social, colonialismo y grupos de presión, Madrid, Mterio. de Trabajo.

883   (1996), "Grupos económicos y política colonial. La determinación de las relaciones hispano-cubanas después del Zanjón", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 333-346.

884   (1998a), "Capitales en el Azúcar. Los hacendados cubanos ante la rentabilidad económica y la oportunidad de inversión (1878-1895)", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 163-194.

885   (1998b), "Competir en la colonia. Intereses, relaciones de poder y decisiones políticas (Cuba, 1878-1895)", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

886   (1998c), "Ensayo de contextualización de la última historiografía cubana", en J.A. Piqueras, ed. (1998): 9-40.

887   (1998d), "La renta colonial cubana en vísperas del 98", en J.A. Piqueras, coord. (1998): 47-70.

888   (1998e), "Sociedad civil, política y dominio colonial en Cuba, 1878-1898", en A. Bahamonde, coord. (1998): 93-114.

889   (en prensa), "Balanza comercial y balanza colonial", Revista de Historia Económica (en prensa).

890  , coord. (1998), Construyendo la nación: Cuba en el cambio de siglo, dossier de Tiempos de América, 2.

891  , ed. (1998), Diez nuevas miradas de la historia de Cuba, Castellón de la Plana, Univ. Jaume I.

892Pizarro, F.J. (en prensa), "La gráfica política del 98: la otra guerra", Estudios de Historia Social y... (1998).

893Placer, G. (1997a), "Las acciones navales en el teatro cubano de la Guerra de 1898", en L.E. González Vales, ed. (1997): 143- 160.

894   (1997b), Guerra hispano-cubano-norteamericana, La Habana, Ciencias Sociales.

895   (1998), La explosión del Maine. El pretexto, La Habana, Política.

896Planos, C. (1995), "Proceso de definición y asentamiento de las bases del dominio meocolonial", en A. García Álvarez y C. Planos (1995): 45-137.

897Plaza, J.A. (1997), Al infierno con España, Madrid.

898   (1997b), El maldito verano del 98. Los 112 días de la guerra con los EE.UU., Madrid.

899La población cubana (1976), La Habana, Ciencias Sociales.

900Ponte, F.J. (1944), Historia de la Guerra de los Diez A os, La Habana, Soglo XX.

901Portela, F. et al. (1998), El ejército y la armada en el 98, Madrid.

902Portell Vilá, H. (1941), Historia de Cuba en sus relaciones con los Estados Unidos y España (4 vols.), Madrid, J. Montero.

903   (1949), Historia de la guerra de Cuba y de los Estados Unidos contra España, La Habana, Ofic. del Historiador de la Ciudad.

904Portuondo, J.A. (1937), La inmigración francesa. Fomento de capial. Las nuevas ideas, monográfico de Cuadernos de Historia Habanera (1937), 10.

905Portuondo, O. (en prensa), "Mentalidad y religión en la alborada de la República de Cuba", Estudios de Historia Social y... (1998).

906Potthast-Jutkeit, B. (1998), "The Slave Family in the Caribbean: a Resecharch Review", en Race, Society... (1998).

907Poumier, M. (1975). La vida cotidiana en Cuba en 1898, La Habana, Ciencias Sociales.

908   (1986), Contribution   l'étude du banditisme social   Cuba, Paris, L'Harmattan.

909   (1993), Abufar-Abdala. Aspect tragiques de la cubanité, 1820-1880, París, Equipe de Recherche de L'Univ. Paris VIII.

910Poyo, G.E. (1989), With All and for the Good All: the Emergence of the Popular Nationialism in the Cuban Communities of the United States, 1848-1868, Durham, Duke Univ. Press.

911Prados, L. (1988), De imperio a nación. Crecimiento y atraso económico en España, Madrid, Alianza.

912   y S. Amaral, eds. (1993), La independencia americana: consecuencias económicas, Madrid, Alianza.

913La presencia española en Cuba (1868-1895) (1996), monográfico de CDESEN, 14.

914Préstamo, F.J. (1996), "The Architecture of American Sugar Mills: the United Fruit Compamy", en Cuba Theme... (1996): 62-81.

915Pruna, P.M. (1997), "La ciencia en Cuba en la segunda mitad del siglo XIX", en C. Almodóvar, comp. (1997): 9-16.

916Puell, F. (1997), "El Grito de Baire: frustración de una vocación europeista", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 101-114.

917Puerto Rico ante el 98 visto desde España (1996), Madrid, Casa de Puerto Rico en España y Banco Central Hispano.

918Puig-Samper, M.A. (1995), "La historia de la ciencia en Cuba: algunas reflexiones críticas", en J. Opatrný, ed. (1995): 143-152.

919   (1998), "La polémica de la ciencia española en el fin de siglo", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

920   y C. Naranjo (1998), "Pensamiento científico y revolución en Cuba a finales del siglo XIX en la Revista Cubana", Iberoamericana Pragensia (1998): 9-27.

921   y    , "Fernando Ortiz: herencias culturales y forma de la nacionalidad", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

922Pujol, J. et al., eds. (1996), Cambio institucional e historia económica, Barcelona, Univ. Autónomia.

923Pulido, G. (1998), "Estructura de una diplomacia silenciosa. México frente a la guerra hispano-norteamericana", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

924Pupo, R. (1997), "Cultura, política e identidad nacional en Juan Marinello", en En busca... (1997): 23-28.

925Quiroz, A.W. (1998), "Coste socioeconómicos de la Guerra de los Diez A os: insurrección cubana independentista y represión oficial española (1868-1878)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 245-282.

926Quiroz, J.C. (1998), "Los grupos políticos mexicanos ante la guerra hispano-norteamericana", en El 98 visto... (1998): 59-72.

927Quijada, M. (1997), "Latinos y anglosajones. El 98 en el fin de siglo norteamericano", Hispania (1997): 589-609.

928   (1998), "El 98 en la construcción nacional argentina", en El 98... (1998): 173-186.

929Quintero, A.G. (1988), Patricios y plebeyos: burgueses, hacendados y artesanado obrero: la relación de clase en el Puerto Rico del cambio de siglo, Río Piedras, Huracán.

930Quiza, R. (1998), "Fernando Ortiz y su Hampa afrocubana", en J.A. Piqueras, ed. (1998): 227-246.

931Race, Society and Culture in Afro-Latin America (1998), monográfico de Ibero-Amerikaniche Archiv (1998), 24, 3/4.

932Raíces históricas del pueblo cubano (I y II) (1991 y 1993), monográficos de Arbor, 547-548 y 567.

933Ramos, A. (1988), La sociedad del azúcar en Puerto Rico, San Juan, Univ. de Puerto Rico.

934Ramos, A.G. (1987), Las ideas anexionistas en Puerto Rico bajo la dominación norteamericana, Río Piedras, Huracán.

935Ramos, D. (1997), "Lo que hubiera supuesto el triunfo de la revolución de Martí para Cuba y Puerto Rico", en L.E. González Vales, ed. (1997): 221-244.

936Ramos, R. (1994), "Los fondos del Archivo Nacional para la historia de Cuba en los siglos XIX y XX", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 65-74.

937Recherches sur l'Espace Cara be. Le sucre (en prensa), Univ. de Pau et des Pays de L'Adour.

938Revista Española del Pacífico (1997 y 1998), VII/7 y VIII/8.

939Remesal, A. (1998), El enigma del Maine. 1898. El suceso que provocó la guerra de Cuba.  Accidente o sabotaje?, Barcelona.

940La República Neocolonial I y II (1975 y 1979), monográfico de Anuario de Estudios Cubanos, I y II.

941Rivera, B. (1998), "El puerto de San Juan en la coyuntura de 1898", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 95-118.

942Rivero, A. (1972), Crónica de la Guerra Hispanoamericana en Puerto Rico, San Juan, Inst. de Cultura Puertorrique a.

943Rivero Mu iz, J. (1958), Los cubanos en Tampa, La Habana.

944   (1961), El movimiento obrero durante la primera intervención, Santa Calra, Univ. Central de Las Villas.

945   (1962), El primer partido socialista cubano, Santa Clara, Univ. de Las Villas.

946   (1964), Tabaco: su historia en Cuba (2 vols.), La Habana, IHC.

947Robles, C. (1996), "España y Europa durante la crisis cubana (1896-1897)", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 729-754.

948   (1997), "España y las alianzas europeas en 1898", Hispania (1998): 479-514.

949Rodó, J.E. (1900), Ariel, Lima, Peisa.

950Rodrigo, M. (1996), Antonio López y López (1817-1883), primer Marqués de Comillas. Un empresario y sus empresas, Madrid, Fund. Empresa Pública.

951   (1997), "Els condicionaments de la política colonial espanyola a Cuba (1868-80)", en J. Casanovas, coord. (1997): 28-33.

952   (1997-1998), "La política naval antes del 98", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 126-127.

953   (1998), "El Banco Hispano Colonial y Cuba (1876-1898)", Iberoamericana Pragensia (1998): 111-128.

954Rodríguez, J.J. (1998), "El nacionalismo radical en la fase de maniobra: Pedro Albizu Campos y el mito de la nación perfecta", Op. Cit. (1998): 25-60.

955Rodríguez, A.R. (1996), "La situación de la Armada en 1894 a través de los informes parlamentarios", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 199-210.

956   (1997), El desastre naval de 1898, Madrid.

957   (1998), La guerra del 98. Las campañas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, Madrid.

958Rodríguez, E. (1998), "Semblanza de una estadística radical, mi padre y el 98", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 11-18.

959Rodríguez, E.L. (1996), "The Architectural Avant-Garde: from Art Deco to Modern Regionalism", en Cuba Theme... (1996): 254- 277.

960Rodríguez, M.R. (1996), "El resurgimiento del destino manifiesto en la década de los 90's", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 809-818.

961   (1998), "El proyecto geopolítico norteamericano de fin de siglo", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

962  , coord. (1997), 1898. Entre la continuidad y la ruptura, Morelia, Univ. Michoacana San Nicolás de Hidalgo.

963Rodríguez, P.P. y R. de Armas (1996), "El inicio de una nueva etapa del movimiento patriótico de liberación nacional", en IHC (1996): 318-379.

964Rodríguez, R. (1997), "El 98,epifanía de un nuevo imperialismo", en La sociedad... (1997): 99-103.

965Rodríguez Castro, M. (1998), "El '98: los arcos de la memoria", en S. Álvarez Curbelo et al., ed. (1998).

966Röhrig-Assunçao, M. y M. Zeuske (1998), "Social Structure and Ethnic Categories in Afroamerica, 1650-1900", en Race, Society... (1998).

967Roig, E. (1961), Cuba no debe su independencia a los Estados Unidos, La Habana, La Tertulia.

968   (1973), Historia de la Enmienda Platt, La Habana, Ciencias Sociales.

969Rojas, R. (1997-1998a), "José Martí", S. Juliá, dir. (1997-1998): 49.

970   (1997-1998b), "Una guerra entre cuatro", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 43-48.

971   (1998), "Cuba mexicana: el último proyecto de anexión (1896-1898)", en El 98... (1998): 161-172.

972Roldán, I. (1990), La Hacienda en Cuba durante la Guerra de los Diez A os, 1868-1878, Madrid, Inst. de Estudios Fiscales.

973   (1991), La Unión Constitucional y la política de España en Cuba, 1868-1898, Ph. D., Madrid, Univ. Complutense.

974   (1994), "El fracaso de la reformas en Cuba: la cuestión electoral", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 223-238.

975   (1995), "El Banco Español de La Habana (1856-1881)", Revista de Historia Económica, 2: 281-310.

976   (1996), "Cuba entre Romero Robledo y Maura", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 377-390.

977   (1997), "Guerra y finanzas en la crisis de fin de siglo, 1895-1900", Hispania (1997): 611-675.

978   (1998a), Bibliografía sobre historia económica cubana en el siglo XIX, Madrid, Fund. de Empresa Pública (título provisional).

979   (1998b), "España y Cuba. Cien a os de relaciones financieras", en A. Bahamonde, coord. (1998): 35-69.

980Rosario, C. (1997), "El '98 puertorrique o en tres tiempos: ensayo historiográfico", en L.E. González Vales, ed. (1997): 43-80.

981Rosario, J.C. y G. Sierra (1997), "El Patronato festivo y la evocación ritual de San Juan en Contramaestre", en J.A. Galbán, ed. (1997): 125-130.

982Rosario, M. (1998), "Reclamos de identidad social en las narraciones protestantes: transformaciones de un proyecto civilizatorio", Op. Cit. (1998): 153-174.

983Rovira, J.C. (en prensa), "La imagen reflejada en Espejo de Paciencia de Silvestre Balboa", en C. Naranjo y C. Serrano, coords. (en prensa).

984Ruano, A. (1993), Biografía de Hostos, Moca, Centro Cultural.

985Ruiz, J.B. (1998), "Los Estados Unidos hacia 1898", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 43-62.

986Ruiz Acosta, M.J. (1996), Sevilla e Hispanoamérica. Prensa y opinión pública tras el desastre del 98, Sevilla, Esc. de Estudios Hispano-Americanos.

987   (en prensa), "Entre la estima y el reproche. Visión periodística de los contactos entre España e Hispanoameríca (1898- 1903)", Estudios de Historia Social y Económica... (1998).

988Sagardia, A. (1998), "La Carta Autonómica y Actas Foraker y Jones: análisis comparativo", en J.E. Hernández, ed. (1998): 59- 70.

989Sáinz, L. (1989), Historia de la literatura hispanoamericana, Sevilla, Esc. de Estudios Hispano-Americanos.

990Sáiz Pastor, C. (1990), Liberales y esclavistas. El dominio colonial español en Cuba, 1833-1868, Univ. de Alicante.

991   (1994), "El colonialismo español en el Caribe durante el siglo XIX: el caso cubano", en C. Naranjo y T. Mallo, eds. (1994): 213-222.

992Salom, J. (1967), España en la Europa de Bismark, Madrid, CSIC, 1967.

993   (1988), "La Restauración y la política exterior de España", en La monarquía española en la historia de la relaciones internacionales, Madrid, Esc. Diplomática.

994Sánchez, A.P. (1996), "Maten canarios hasta que se les canse el brazo: la presencia canaria en Cuba hasta la crisis de 1933", en Cuba/España (1996): 20-22.

995Sánchez, I. (1998), "La prensa como fuente de información en torno al 98", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 75-112.

996Sánchez, J.B. (1998), "Narraciones de esclavos afrocubanos y afroamericanos", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 703-716.

997Sánchez, J.J. (1998), "El intervencionismo cultural norteamericano en Cuba a través de la imagen", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

998Sánchez-Albornoz, N. (1998), "A propósito de Cuba en el a o 1897. Una especulación con la rivalidad del marco internacional", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 331-344.

999  , comp. (1988), Españoles hacia América. La emigración en masa, 1880-1930, Madrid, Alianza.

1000Sánchez Alonso, B. (1990), "Una nueva serie anual de la inmigración española, 1882-1930", Revista de Historia Económica, VIII/1: 133-170.

1001   (1995), Las causas de la emigración española a América, 1880-1930, Madrid, Alianza.

1002Sánchez Andrés, A. (1996a), La política colonial española (1810-1898). Administración central y estatuto jurídico-político antillano, Ph. D., Madrid, Univ. Complutense.

1003   (1996b), "El proceso de toma de decisiones en la política colonial española", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 253-262.

1004   (1997), "Los presupuestos de Filipinas y las Antillas (1863-1898)", Revista Española del Pacífico (1997): 11-29.

1005   (1998a), "El 98 en la coyuntura imperial (Michoacán, 1997)", en J.A. Piqueras, coord. (1998): 151-152.

1006   (1998b), "La crisis de 1898 y las relaciones hispanoamericanas", en El 98 visto... (1998): 45-58.

1007   (1998c), "La frustrada integración de las Antillas en el Estado liberal: el debate en torno al estatuto jurídico-político colonial entre 1808 y 1898", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1008Sánchez Baena, J.J. (1998), "Aproximación a la historia del imperialismo editorial de Estados Unidos en la etapa preindependen tista cubana: entre la necesidad y el exilio", en En torno al 98 (1998): 81-102.

1009Santamaría, A. (1993), "El legado filosófico de Ortega en América Latina. José Gaos y el Movimiento de Historia de las Ideas", Anuario de Estudios Americanos, L/2: 279-308.

1010   (1994a), "Los ferrocarriles de servicio público de Puerto Rico (1870-1990)", Revista Complutense de Historia de América, 20: 207-228.

1011   (1994b), "La historia de Cuba en el Siglo XIX a través del debate de investigadores cubanos y españoles", Revista de Indias, 200: 221-231.

1012   (1995a), "Los ferrocarriles de servicio público cubanos (1837-1929). La doble naturaleza de la dependencia azucarera", Revista de Indias, 204: 485-515.

1013   (1995b), La industria azucarera y la economía cubana en los a os veinte y treinta, Ph. D., Madrid, Univ. Complutense (I.U. Ortega y Gasset).

1014   (1996a), "Caña de azúcar y producción de azúcar en Cuba. Crecimiento y organización de la industria azucarera cubana desde mediados del siglo XIX hasta la finalización de la Primera Guerra Mundial", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 225- 250.

1015   (1996b), "Cuba, evolución socio-económica y formación nacional", Revista de Indias, 207: 505-538.

1016   (1998a), "Auge, alteración y crisis y ajuste de una economía de exportación. Cuba, 1898-1939", en R. Thorp, ed. (1998).

1017   (1998b), "Canales, cafetales y banano. Historia del ferrocarril de servicio público en Centroamérica y Panamá", en J. Sanz, coord. et al. (1998b): 249-288.

1018   (1998c), "Cuba", en J. Sanz, coord. et al. (1998a).

1019   (1998d), "El ferrocarril en las Antillas españolas, Cuba, Puerto Rico y la República Dominicana (1830-1995)", en J. Sanz, coord. et al. (1998b): 289-334.

1020   (1998e), "Puerto Rico", en J. Sanz, coord. et al. (1998a).

1021   (en prensa), "La Historia Económica de la coyuntura finisecular de Cuba. Resultados, carencias y perspectivas", en Estudios de Historia y Economía... (1998).

1022   (inédito-a), "Análisis de los costes de producción del azúcar en Cuba, 1804-1912", Oxford.

1023   (inédito-b), "Precios, sector externo y crecimiento económico en Cuba, 1872-1912", Oxford (en evaluación por la Revista de Historia Económica).

1024   y L.M. García Mora (1998a), "Colonos. Agricultores ca eros,  clase media rural en Cuba?, 1880-1898", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 131-162.

1025   y    (1998b), "A propósito de la industria azucarera en Cuba. Mano de obra y tecnología (1860-1877)", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 283-298.

1026Santana, J. (1997), "Las ideas en Cuba al cese del dominio colonial. Una aproximación crítica", en C. Almodóvar, comp. (1997): 73-82.

1027Santiago, A. (1996), "Contrapunto boricua: Ponce y San Juan ante la llegada de los americanos", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 559-566.

1028Sanz, J., coord. et al. (1998a), Guía histórica de los ferrocarriles en Iberoamérica (1837-1995) (CD-Rom), Madrid, Minist. de Fomento (CEDEX/CEHOPU) y Fund. de los Ferrocarriles Españoles.

1029  , coord. et al. (1998b), Historia de los ferrocarriles en Iberoamérica (1837-1995), Madrid, Minist. de Fomento (CEDEX/CEHO PU) y Fund. de los Ferrocarriles Españoles.

1030Scarano, F.A. (1984), Sugar and Slavery in Puerto Rico: the Plantation Economy of Ponce, Madison, Winconsi Univ. Press.

1031   (1990), "El colonato azucarero en Puerto Rico, 1873-1934", Historia y Sociedad, 3: 143-167.

1032   (1993), Puerto Rico. Cinco siglos de historia, San Juan, McGraw-Hill.

1033   et al. (1981), Inmigración y clases sociales en el Puerto Rico del Siglo XIX, Río Piedras, Huracán.

1034Schoonover, T. (1998), "Columbus, the Spanich-Cuban-American War, and the Advance of the U.S. Liberal Capitalism in the Caribbean and Pacific Region", en W.L. Bernecker, ed. (1998): 61-76.

1035Schmidt-Nowara, Ch. (1995), The Problem of Slave in the Age of Capitalism: Abolitionism, Liberalism and Counter-Hegemony in Spain, Cuba and Puerto Rico, 1833-1886, Ph. D., Univ. of Michigan.

1036   (1997), "Reforma entre revolucionaris: Puerto Rico i els límits de la política", en J. Casanovas, coord. (1997): 43-47.

1037   (1998), "Imperio y crisis colonial", en J. Pan-Montojo, cord. (1998): 31-89.

1038Schwartz, R. (1989), Lawles Liberators: Political Banditry and Cuban Independence, Durham, Duke Univ. Press.

1039Scott, R.J. (1985), Slave Emancipation in Cuba: the Transition to Free Labor, 1860-1899, Princenton Univ. Press.

1040   (1987), "La dinámica de la emancipación y la formación de la sociedad post-abolicinista", Santiago, 66: 49-77.

1041   (1995), "Relaciones de clase e idiología raciales: la acción rural colectiva en Louisina y Cuba, 1865-1912", Historia Social, 22 (1995): 89-111.

1042   (1996), "'The Lower Class of Whites' and 'the Negro Element': Race, Social Identity and Politics in Central Cuba, 1899- 1909", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 179-192.

1043   (1997a), "Raza, clase y acción colectiva en Cuba, 1895-1902: la formación de alianzas interraciales en el mundo de la caña", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 131-156.

1044   (1997b), "Visiones retrospectivas de la guerra de 1895-98: la documentación del Spanish Treaty Claims Commission y del Army of Cuban Pacification (U.S. National Archives)", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 83-91.

1045Seoane, M.C. (1997-1998), "El desastre en los diarios españoles", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 138-139.

1046Sepúlveda, I. (1996), " Viva Cuba Libre!: análisis crítico del nacionalismo martiano", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 85-98.

1047Serge, R. (1998), "La revolución confiscada: Teodoro Roosevelt y el nacimiento de la república de Cuba", en En torno al 98 (1998): 61-72.

1048Serra, S. (1996), "La política emigratoria en la primera etapa de la Restauración. Las Islas Baleares y las Islas Canarias", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1996): 133-142.

1049Serrano, C. (1996), "Cuba: los inicios de una guerra gráfica", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 675-684.

1050Serrano, J.M. (1987), El viraje proteccionista de la Restauración. La Política comercial española, 1878-1895, Madrid, Siglo XXI.

1051Serrano de Haro, A. (1996), "Tres notas sobre Rafael María de Labra", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 49-64

1052Sevilla, R. (1996), La Guerra de Cuba y la memoria colectiva. La crisis del 98 en la prensa sevillana, Sevilla, Esc. de Estudios Hispanoamericanos.

1053   (1998a), "España-Cuba 1898: prensa y opinión pública", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 31-42.

1054   (1998b), "La imagen de los Estados Unidos en España", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

1055   (1998c), " Opinión pública frente a opinión publicada? 1898: la cuestión cubana", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 255-276.

1056Silvestrini, B.G. y M.D. Luque (1992), Historia de Puerto Rico: trayectoria de un pueblo, San Juan, Cultural Panamericana.

1057Simón, M.C. (1986), Rafael María de Labra, Madrid, Inst. de Estudios Madrile os.

1058Smith, R.F. (1960), The United States and Cuba. Business and Diplomacy, New Haven, Borkman Ass.

1059La sociedad cubana más allá del 98 (1997), monográfico de Debates Americanos, 4.

1060Solano, F. y A. Gimerá, coords. (1990), Esclavitud y derechos humanos, Madrid, CSIC.

1061Sommer, D. (1997), "Puerto Rico a flote: desde Hostos hasta hoy", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 253-262.

1062Sonesson, B. (1995), Catalanes en las Antillas. Un estudio de casos, Columbres, Archivo de Indianos.

1063Sosa, E. (1998), "La literatura cubana de entresiglos", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 693-702.

1064Soto, L.D. (1981), Apuntes sobre la historia de la minería en Cuba, Santiago, Univ. de Oriente.

1065Steward, J.H. et al. (1974), The People of Porto Rico, Univ. of Illinois Press.

1066Stolke, V. (1992), Racismo y sexualidad en la Cuba colonial, Madrid, Alianza.

1067Stubbs, J. (1989), El tabaco en la periferia. El complejo agro-industrial cubano y su movimiento obrero, 1860-1959, La Habana, Ciencias Sociales.

1068   et al., comps. (1996), Cuba, World Bibliographical Series, 75, Oxford, Clio Press.

1069Suárez, A.R. (1998), "El Universal ante las incursiones de Narciso López en Cuba, 1849-51", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1070Suárez-Galbán, E. (1996), "El bufete del diablo: polémica de la poesía puertorrique a en inglés", en Puerto Rico... (1996): 211- 230.)

1071Subirats, E. (1997), "España 1898: decadencia y modernidad", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 325-344.

1072Tabares, J. (1997), "Estados Unidos, la sociedad política norteamericana y el 98", en La sociedad... (1997): 21-32.

1073Tedde, P., ed. (en prensa), Antecedentes y consecuencias económicas del 98, Madrid, Síntesis.

1074Thomas, H. (1973), Cuba, la lucha por la libertad (3 vols.), Barcelona, Grijalbo.

1075   (1997-1998), "La explosión del 'Maine'", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 101-106.

1076Thomson, L. (1996), "Estudiarlos, juzgarlos y gobernarlos: conocimiento y poder en el archipiélago imperial norteamericano", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 685-694.

1077   (1997), "Las fundaciones culturales del imperio: un estudio comparativo de la política estadounidense en Puerto Rico, Hawaii y Filipinas", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 192.

1078Thorp, R., ed. (1998), The Export Age: the Latin American Economy in the Late Nineteenth and Early Twentieth Centuries, Londres, McMillan Press y México, FCE.

1079Tío, A. (1973), "Breve historia de los ferrocarriles de Puerto Rico", Boletín de la Academia Puertorrique a de la Historia, 10: 105- 116.

1080Toledo, L. (1997), "1898 en el desconcierto del mundo", en La sociedad... (1997): 91-94.

1081   (1998a), "95 vs. 98", en Casa de las... (1998): 89-99.

1082   (1998b), "La literatura cubana hacia/desde 1898", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 115-140.

1083   (1998c), "De la guerra y otros vínculos entre Cuba y España", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

1084   (1998d), "En vísperas de otro 98 y a propósito de Espartaco", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, coords. (1998): 63-72.

1085Tornero, P. (1996), "Estados Unidos y Europa ante el 98 cubano, pasado y presente", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 575-584.

1086   (1998), "Desigualdad y racismo. Demografía y sociedad en Cuba a finales de la época colonial", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 25-46.

1087   (1998b), "La guerra y la población en Cuba", en A. Gutiérrez y M.L. Laviana, eds. (1998).

1088En torno al 98 (1998), monográfico del Anuario de Estudios Americanos, LV/1.

1089En torno al 98: Cuba, Puerto Rico y Filipinas, 1880-1910 (1995), monográfico de Cuadernos Rayuela, 6.

1090Toro, C. del (1997), "El movimiento obrero cubano, 1898-1909", en C. Almodóvar, comp. (1997): 50-61.

1091Toro, R.J. (1982), Historia económica de Puerto Rico, Cincinatti, South-Western.

1092Torre, M. de la (1985), "Veinticinco a os de historiografía cubana", en Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 27/1: 90- 110.

1093   (1997a), "Els derechs politics i el problema electoral a Cuba (1878-1898), en J. Casanovas, coord. (1997): 34-37.

1094   (1997b), "Ideología y cultura política en 1898", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 123-128.

1095   (1997c), "El Partido Liberal Autonomista: estructura y etapas, 1878-1898", en C. Almodóvar, comp. (1997): 97-109.

1096   (1998a), El autonomismo cubano, 1878-1898, La Habana, Ciencias Sociales.

1097   (1998b), "Las elecciones en La Habana" en M.C. Barcia et al. (1998): 71-133.

1098Torre, R. de la (1988), Inglaterra y España en 1898, Madrid, Eudema.

1099   (1997a), "1895-1898: Inglaterra y la búsqueda de un compromiso internacional para frenar la intervención norteamericana en Cuba", Hispania (1997): 5151-549.

1100   (1997b), "La situación internacional en los a os 90 y la política exterior española", en J.P. Fusi y A. Ni o, eds. (1997): 163-172.

1101   (1997-1998), "El Tratado de París", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 165-169.

1102   (1998), "La seguridad del estrecho de Gibraltar como condicionante de la política exterior española en la crisis internacional de 1898", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1103Torrech, R.A. (1997), "La gestión del gobierno del gabinete autonómico en Puerto Rico", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 186.

1104   (1998), "De propaganda a gobierno: la ocupación autonomista de la administración pública puertorrique a", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1105Torres, L. (1998), "La autonomía y sus efectos políticos en la ciudad de San Germán", en J.E. Hernández, ed. (1998): 29-36.

1106Torres, S. (1997), "Hacia una identidad racial alternativa en la sociedad dominicana", en A. Díaz Qui ones, ed. (1997): 235-252.

1107Torres, V.M. y C. Buitrago (1998), "Dos Estados y un pueblo: la redefinición de un centenario en Adjuntas, 1869-1902", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 69-77.

1108Torres-Cuevas, E. (1993), "Patria, pueblo y revolución: conceptos base para a historia de la cultura en Cuba", en ACI (1993): 1-22.

1109   (1997), "En busca de la cubanidad (III)", en En busca... (1997): 3-10.

1110   et al. (1996), "La Revolución del 68. Fundamentos e inicio", en IHC (1996): 1-55.

1111   (inédito), Historia de la Iglesia Católica en Cuba, La Habana.

1112   y E. Reyes (1986), Esclavitud y sociedad. Notas para el estudio de la esclavitud negra en Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

1113Tortella, G. (1964), "El desarrollo de la industria azucarera y la Guerra de Cuba", Moneda y Crédito, 91: 131-163.

1114   (1997-1998), "Lo que se perdió en Cuba", en S. Juliá, dir. (1997-1998): 197-202.

1115Toussaine, M. (1998), "De Blaine a Prelinghuysen: el Departamento de Estado y el interés estratégico en Centro América (1881- 1885)", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1116Trask, D.F. (1997a), "La guerra cubano-hispano-americana durante el a o 1898", en M.R. Rodríguez, coord. (1997): 66-82.

1117   (1997b), "The Influence of International History on the U.S. Historians of the Cuban-Spanish-American War", en L.E. González Vales, ed. (1997): 97-110.

1118Tribín, G. (1996), "Reafirmación del idioma español en Puerto Rico y defensa de su identidad iberoamericana", en Puerto Rico... (1996): 231-236.

1119Ubieta, E. (1997), "La independencia no es un valor abstracto", Contracorriente (1997): 3-5.

1120Ucelay-Da Cal, E. (1998), "Cuba y el despertar de los nacionalismos en la España peninsular", en A. Bahamonde, coord. (1998): 151-192.

1121Un último amor 1898. Imágenes de la inmigración española a Cuba (1998), Madrid, AECI.

1122Uría, J., ed. (1994), Asturias y Cuba en torno al 98, Barcelona, Labor.

1123Uribe, J.A. (1995), "La historiografía minera en Cuba: carencias y perspectivas", en J. Opatrný, ed. (1995): 161-176.

1124   (1998), "Depreciación de la plata y ciencia de los metales en la coyuntura de fin de siglo", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1125Urrutia, M.R. (1996), "Reconstruyendo la nación: la idea del progreso en el discurso anti-alcohol 1898-1917", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 585-594.

1126   (1998), "La claúsula prohibicionista de la Ley Jones, ficha de tranque a las aspiraciones autonomistas, 1915-1917", en J.E. Hernández, ed. (1998): 71-84.

1127Valdés, M. (1998), "Desmontando discursos: el nuevo orden forestal en el imaginario colonial, 1898-1925", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 78-94.

1128Valle, A.R. del (1998), "El marco bibliográfico y archivístico general para el estudio del 98", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 61-74.

1129Velasco, R.N. (1998), "La costrucción legal de la familia en el Puerto Rico de entresiglos", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 158-177.

1130Venegas, C. (1996), "Havana between two Centuries", en Cuba Theme... (1996): 12-35.

1131Venegas, H. (1980), "Consideraciones en torno a la economía remediana colonial", Islas, 67 (1980): 63-91.

1132   (1995), "Acerca del proceso de concentración y centralización de la industria azucarera en la región remediana a finales del siglo XIX", Islas, 73: 103-146.

1133Via a, E. (1998), " Pantanos o acorazados? Economía y defensa en la España del novecientos", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 311-328.

1134Vicente, U. (1992), Don Rafael María de Labra y Cadrana. Reformador de la educación nacional, Univ. de Granada.

1135Vieria, A., coord. (1996), Escravos com e sem açucar, Coimbra, Centro de Estudios de Historia do Atlântico.

1136Villena, R. (1998), "Estados Unidos y el Caribe en el siglo XIX", en J.G. Cayuela, coord. (1998): 401-418.

1137Vinat, R. (1998), "Accionar político de las cubanas durante la etapa de entreguerra", en M.C. Barcia et al. (1998): 272-353.

1138Vitier, C. (1997), "Martí y el 98 de ayer y hoy", en La sociedad... (1997): 104-105.

1139   (1998), "Nuestro hombre del 98", en Casa de las... (1998): 38-45.

1140Vivoni, E. (1998), "San Juan de Puerto Rico: de plaza fuerte a ciudad bella", en S. Álvarez Curbelo et al., eds. (1998): 19-37.

1141Wallich, H.C. (1953), Problemas monetarios de una economía de exportación. La experiencia cubana, 1914-1947, La Habana, Banco Nacional.

1142Wright, P.H. (1931), The Cuban Situation and Our Treaty Relations, Washington, Brookings Inst.

1143Yáñez, C. (1994a), La emigración española a América (siglos XIX y XX). Dimensión y características cualitativas, Columbres, Archivo de Indianos.

1144   (1994b), Saltar con red. La emigración catalana a América, Ph. D., Barcelona, Univ. Autónoma.

1145Yglesias, T. (1977), Cuba: primera República, segunda opcupación, La Habana, Ciencias Sociales.

1146Xixirey, C. y J.R. Campos Álvarez (inédito), Los Centros Gallegos en América, Ourense, Diput. Provincial (título provisional).

1147Zanetti, O. (1975), "El comercio exterior de la República Neocolonial", en La República Neocolonial I, (1975): 45-183.

1148   (1985), "La historiografía de temática social", Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, 27/1: 111-136.

1149   (1989), Los cautivos de la reciprocidad, La Habana, ENPES.

1150   (1994), "Realidades y urgencias de la historiografía social cubana", Historia Social, 19: 99-112.

1151   (1997), "El factor comercial en la crisis colonial", en C. Almodóvar, comp. (1997): 40-49.

1152   (1998a), "El camino al 98: Cánovas y el problemas económico de Cuba (1878-1881)", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 195-214.

1153   (1998b), Comercio y poder. Relaciones cubano-hispano-norteamericanas en torno a 1898, La Habana, Casa de las Américas.

1154   (1998c), "Nación y modernización; significados del 98 cubano", Debates Americanos (1998).

1155  , M.C. Barcia et al. (1997), "Significación del 98... Mesa redonda entre historiadores cubanos acerca de un centenario de entre siglos", en La sociedad... (1997): 179-194.

1156   y A. García Álvarez (1976), United Fruit Co.: un caso de dominio imperialista en Cuba, La Habana, Ciencias Sociales.

1157   y    (1986), Caminos para el azúcar, La Habana, Ciencias Sociales.

1158   y    (1998), Sugar and Railroads, Chapel Hill, North Carolina Univ. Press.

1159Zapatero, J.M. (1996), "San Juan de Puerto Rico. La perla fortificada del Caribe", en Puerto Rico... (1996): 257-270.

1160Zea, L. (1979), Precursores del pensamiento latinoamericano contemporáneo, México, Sep Setentas Diana.

1161Zeuske, M. (1996), "1898. Cuba y el problema de la 'transición pactada'. Prolegómeno de una historia de la cultura política en Cuba (1880-1920)", en C. Naranjo et al., eds. (1996): 131-149.

1162   (1998a), " Un Caribe alemán? El imperio guillermino y Cuba hacia 1898", en M.T. Cortés et al., eds. (1998).

1163   (1998b), "El cimarrón y las consecuencias de la guerra del 95. Un repaso de la bibliografía de Estaban Montejo", en A. García Álvarez y C. Naranjo, coords. (1998): 65-84.

1164   (1998c), "Estructuras, movilización afrocubana y clientelas en un hinterland cubano: Cienfuegos, 1895-1906", en J.A. Piqueras, coord. (1998): 93-116.

1165   (en prensa), Estructuras regionales, movilización afrocubana y raza en un hinterland cubano: Cienfuegos entre colonia y República (1895-1912), Mainz.

1166Zulueta, E. (1998), "Los Estados Unidos y la Guerra del 98", en El 98 visto... (1998): 141-158.

1167Zulueta, R. (1995), "Las fuerzas armadas de los Estados Unidos en la Guerra Hispano-Norteamericana en el teatro de operaciones militares en Cuba", en O. Loyola, coord. (1995): 103-114.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Santamaría García et Consuelo Naranjo Orovio, « El 98 en América. Últimos resultados y tendencias recientes de la investigación », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Bibliographies, mis en ligne le 09 février 2005, consulté le 28 avril 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/590 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.590

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page