Navigation – Plan du site
Moira Cristiá

Entrevista a Alejandro Cattaruzza

[07/03/2010]

Notes de l’auteur

Entrevista realizada por mail, entre diciembre de 2009 y febrero de 2010.

Texte intégral

Afficher l’image
Crédits : Alejandro Cattaruzza

1Historiador y profesor de Teoría e Historia de la historiografía en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de Rosario e investigador del CONICET. Además de numerosos artículos en revistas especializadas argentinas y extranjeras, así como en volúmenes colectivos, fue autor de: una biografía de Marcelo T. de Alvear (Ed. Fondo de Cultura Económica, 1997), Políticas de la Historia 1860-1960 (junto a Alejandro Eujanian, Ed. Alianza, 2003), Los usos del Pasado (Ed. Sudamericana, 2007) y el tomo Historia de la Argentina 1916-1955 (Ed. Siglo XXI, 2009). Asimismo, dirigió uno de los tomos de la Nueva Historia Argentina (Ed. Sudamericana, 2001) y escribió en colaboración con Fernando D. Rodríguez el estudio preliminar a El Hombre que está solo y espera (Biblos, 2005).

Moira Cristiá- Me gustaría empezar por el principio,que me contaras sobre el inicio de tu carrera. ¿Qué creías que sería el trabajo del historiador cuando comenzaste a estudiar y cómo se transformó cuando lo experimentaste al entrar al mundo laboral? Y después de tus estudios de Historia en la Universidad durante la dictadura, ¿Cómo fue la inserción al campo historiográfico?

Alejandro Cattaruzza- La situación de la historiografía argentina en el momento en que comencé a estudiar en la Facultad de Filosofía y Letras en 1976, exactamente cuando se iniciaba la dictadura, era radicalmente distinta de la actual. Esas diferencias se hacen visibles si se ensaya una comparación en distintos planos: la estructura institucional y lo que pude llamarse logística de la investigación, por ejemplo; las alternativas laborales –aunque aquí, quizás, las continuidades sean más marcadas-; el tipo de historia que, en términos generales, se practicaba; las actividades académicas desplegadas en la facultad. A ello hay que sumar un dato más general y más notorio, vinculado a la coyuntura política: el contexto dictatorial, que no sólo influía en la universidad o en la actividad historiográfica, sino sobre toda la vida intelectual y política.

Así, planteada la cuestión muy a grandes rasgos, hacia 1976 la historia tenía en la Argentina una estructura institucional más acotada que la de hoy en día; menos carreras universitarias y en consecuencia menos profesores y menos estudiantes, así como menor presencia en los organismos estatales de planificación de la investigación científica. También era menor la cantidad de revistas especializadas y, de manera muy notoria, el número de congresos y jornadas que se celebraban. El sistema de becas y subsidios a la investigación de las universidades nacionales –que todavía hoy no está extendido a todas ellas- prácticamente no existía. El espacio social constituido por individuos e instituciones dedicados a la investigación y enseñanza superior en historia era, así, más estrecho. La conexión con las zonas más dinámicas de la producción internacional era relativamente débil y no sólo por razones que pueden concebirse político-ideológicas, sino porque el plantel docente y los investigadores de CONICET, con algunas pocas excepciones, persistían en una perspectiva historiográfica muy tradicional.

En este último punto conviene tener en cuenta que, a mediados de los años setenta, casi no quedaban rastros públicos e institucionales, en la historiografía universitaria, de los procesos previos de renovación que desde fines de la década de 1950 se habían desplegado en esos ámbitos. Los grupos que los habían animado vieron su suerte atada a los vaivenes de la política argentina; muchos de sus miembros se alejaron de la universidad en 1966, a raíz del golpe militar que encabezó Onganía; algunos retornaron a comienzos de los setenta y fueron piezas importantes en el fenómeno de aproximación de muchos intelectuales de izquierda al peronismo. Quizás, en sordina, entre algunos sectores estudiantiles, o por fuera de la facultad, persistieran todavía ecos de la biblioteca que se había manejado allí hasta hacía algunos años, pero como decía, en la superficie nada había quedado de aquel clima hacia mediados de la década abierta en 1970.

Por otro lado, en la Argentina había sido estrecha la relación entre el debate político y el histórico desde hacía tiempo atrás; ello ocurrió al menos desde 1930, pero el fenómeno se hizo más notorio y alcanzó tonos más fuertes desde 1955. Es cierto que los grupos involucrados en ese proceso eran mucho más vastos que los de la historia universitaria, y la producción que ofrecían, diferente. Pero en el escenario de los debates político-culturales se habían planteado interpretaciones del pasado nacional que, en muchas ocasiones, lograron conquistar públicos amplios y entramarse con la discusión sobre la situación presente; no pocas veces también los historiadores con presencia en la universidad se consideraron interpelados por ellas y fueron a debatirlas. Esa relación, a mediados de los setenta, comenzaba a reorganizarse, en parte porque la polémica política abierta, que suele ser el inicio del movimiento de aproximación, estaba coartada en un contexto de represión general.

  • 1  Se refiere a las carreras de formación en instituciones educativas no universitarias y que suelen (...)

En otro plano, creo que, en aquel momento, la mayoría de los estudiantes de la carrera de historia imaginaba que su salida laboral, casi naturalmente, sería la de la escuela media y, quizás, la enseñanza terciaria1. En la facultad, los elencos de profesores y ayudantes eran muy acotados; los mecanismos de entrada no estaban establecidos con claridad, o al menos las normas que los regían no eran públicas.

Cuando terminé mi carrera de grado, antes del fin de la dictadura, era esta la situación que imperaba. Mi impresión es que, a la salida de la dictadura, asociados a una coyuntura política nueva, aparecieron nuevos actores colectivos que paulatinamente pusieron en marcha algunos mecanismos que llevarían al establecimiento de algo parecido a eso que llamás campo historiográfico.

MC- De manera que ingresando a la vida profesional en los años ochenta viviste una transformación muy particular a nivel social y político con su correlato en el mundo académico. ¿Qué características tenía ese ámbito entonces, en aquella “reprofesionalización” del historiador?

AC- A veces en congresos y jornadas, otras en las propias clases, manifesté algunas opiniones sobre estos puntos, es decir, sobre los que me parecen los procesos más importantes ocurridos en la historiografía argentina luego de la dictadura, desde 1984 aproximadamente. Creo que hay algunos rasgos de los que es difícil dudar: en principio, que así como los fenómenos políticos y culturales más vastos tuvieron efectos en el funcionamiento de los ámbitos historiográficos y en el tipo de historia allí practicada durante los años sesenta y los tempranos setenta, y durante la dictadura militar, también el nuevo clima políticoposterior a 1983-1984 fue decisivo para el mundo historiográfico. En tiempos de lo que suele llamarse la transición, al menos en las grandes universidades nacionales, comenzó a ponerse en marcha un conjunto de dispositivos y procedimientos que fueron asentándose y extendiéndose con el tiempo; la mayoría de ellos suponía alguna forma de valoración de las competencias específicamente historiográficas, reglada por normas escritas que no fueron masivamente impugnadas. Concursos para ocupar cargos docentes, ciertas formas de control académico que en el caso de las revistas asumían el modo de la evaluación anónima por especialistas, evaluaciones varias a la hora de obtener becas o subsidios, que muy de a poco empezaban a ser más frecuentes, son ejemplos que me parecen claros.

Naturalmente, es ocioso señalar que estos mecanismos nunca funcionan a pleno ni de manera completamente disociada de la coyuntura política y tampoco lo hicieron en la Argentina de los años ochenta; de lo que se trata, en cambio, es de que el discurso que los planteaba como los procedimientos legítimos para acceder al sistema o consolidar posiciones en él se impuso con muy pocas resistencias. Hasta los grupos que decían asumir posiciones más críticas exhibieron con orgullo los concursos que sus miembros habían ganado, como una muestra de que también ellos estaban en condiciones de librar la disputa que era propia de este espacio. Nada, en definitiva, que no haya analizado Bourdieu.

Desde ya, esa circunstancia va estableciendo más distancia, más intermediaciones, más lejanía, entre las prácticas y los ámbitos específicamente historiográficos y aquellos otros, en principio externos a ellos, donde el objetivo de la puja y las reglas que la rigen son plenamente políticas. Es claro que, en un sentido estratégico y de largo plazo, las relaciones entre uno y otro mundo siguen operando, pero en la coyuntura, en un contexto de transición a la democracia y de profesionalización, la historia universitaria tendió a concentrarse sobre sus propias instituciones. No estoy del todo seguro, sin embargo, de que haya resignado su intervención en el terreno cultural.

MC- En cuanto a tu actual experiencia docente en dos universidades estatales de dos ciudades argentinas ¿Cómo evaluás la formación en historia? ¿Y cómo considerás que se transforma la educación a partir de esta tendencia generalizada de reducir la duración de las carreras de grado?

AC- En primer lugar, arriesgándome a una generalización demasiado amplia, entiendo que la formación que hoy recibe un estudiante de historia en la universidad argentina es notoriamente mejor que el que recibía durante la dictadura. Utilizo deliberadamente “mejor”, un término que puede sonar excesivo y sesgado, porque la diferencia me parece infinita. Sobre esto, no tengo ninguna duda. Esta afirmación no supone asumir una posición de satisfacción plena con el estado de las cosas; por el contrario, hay muchas cuestiones que ajustar y mejorar, de las cuáles la enseñanza de la investigación en el grado es de las más importantes, pero la formación de un estudiante es hoy más actualizada, más amplia, más sólida que la que podía obtenerse en segunda mitad de los setenta. Y ese es un buen punto de partida para encarar las transformaciones que sean necesarias.

Pero, luego de esta opinión tan vasta, debo reconocer que faltan estudios empíricos sobre estos asuntos. En los dos casos a los que aludías, por ejemplo, se detecta una diferencia: en la Universidad de Rosario, una reforma iniciada en los noventa e implementada a comienzos de siglo XXI, aproximadamente, transformó materias anuales en materias cuatrimestrales. En Buenos Aires, en cambio, el plan de estudios fue reformado a comienzos del período post-dictatorial; luego hubo algún que otro cambio menor, pero hasta el momento no ha habido transformaciones sustantivas. Y en este último caso, aquella reforma se inspiró fuertemente en la tradición de la historia económico-social, de vocación cuantitativa marcada, que campeaba en la disciplina en los años sesenta y comienzos de los setenta. En ese sentido, el plan de Buenos Aires reveló algún retraso respecto de las especialidades que estaban en alza a principios de los años ochenta en la historiografía internacional.

 De todos modos, alrededor de estas cuestiones hay puntos importantes sin saldar. Algunas de las reformas intentadas en la segunda mitad de los años noventa en la universidad se guiaron por las pautas que establecía una nueva ley de educación que afectaba a los niveles no universitarios, de estirpe neoliberal en su manifestación menemista. Está claro entonces que el interés que las presidió, en muchos casos, fue más profesional que científico, en el sentido que ponía en el centro el problema de la salida laboral de los futuros graduados. Ese criterio, sin dudas importante, es sólo uno de los posibles, y los demás parecen haber tenido un lugar menos destacado. Pero hasta tanto no se recopilen fuentes estadísticas confiables –no conozco, por ejemplo, ningún estudio serio acerca de cuál es la inserción laboral de los graduados universitarios de historia, aunque puede presumirse que la escuela secundaria alcanza porcentajes muy altos-, se discutan los perfiles de graduados que la institución anhela y se articulen los distintos modelos posibles, todo intento de solución de los problemas pendientes será parcial e inestable.

MC- ¿De qué manera te parece que se reacomodó el panorama académico a partir del espacio significativo que pasaron a ocupar las universidades privadas?

AC- También existe un panorama diferenciado en ese sector. Las más antiguas y tradicionales cuentan con una oferta académica de grado –aunque algunas también la tienen en el posgrado-, pero en líneas generales los estudiantes no son muchos. Allí, funcionan con bastante eficacia unas pautas de reclutamiento del personal docente más bien endogámicas y sin mayor competencia.

En cambio, de las creadas más recientemente, la mayoría ha hecho una apuesta fuerte a la formación de posgrado y a la investigación, con maestrías y doctorados, que por cierto también se expanden en las universidades nacionales. A mi juicio, y al menos hasta el momento, los recursos humanos –ya formados y en formación- que sostienen las universidades privadas dedicadas al posgrado y la investigación provienen, en gran medida, de la universidad pública. Y también sigue siendo la universidad pública la que tiene una presencia más significativa en el sistema nacional de investigación. Ambas cosas, tengo que decirte, me provocan cierto orgullo y la primera, alguna sensación de incomodidad, porque revela en parte la incapacidad de la universidad pública para asumir algunos de los problemas de quienes se forman en sus aulas.

MC- Dirigiéndonos ahora a tu trabajo de investigación, cuando en Políticas de la Historia, que coescribiste con Alejandro Eujanian, abordaron la manera en la que se fueron gestando e imponiendo diversas representaciones del pasado argentino a lo largo de un siglo, entre 1860-1960. ¿Por qué eligieron ese recorte?

AC- Aunque los autores fuimos dos, entiendo que puedo dar algunas opiniones. Los capítulos de aquel trabajo habían circulado ya, bajo la forma de artículos o de ponencias presentadas a congresos. Ellos eran fruto del intento de puesta en práctica de algunas concepciones compartidas con Alejandro Eujanian, un programa de investigación si se prefiere, en torno a cuáles eran los problemas que la historia de la historiografía debía asumir, cuáles las preguntas importantes, qué grandes procesos constituían, o podían constituir, el objeto de estudio de la especialidad. Las discusiones sobre esos puntos se libraron, fundamentalmente, en el seno de la cátedra de la Universidad Nacional de Rosario e involucraron también a otros colegas, como Antonio Bozzo. Aquello que sostuvo las investigaciones iniciales que luego terminaron constituyendo el libro fue, entonces, ese programa, cuyo núcleo podría plantearse de este modo: la pregunta central, la que nos parecía relevante, alude a los diversos modos en que los grupos de una sociedad construyen relaciones con el pasado. En ese gran proceso se ven involucrados muchos actores, muchos productos culturales, muchos tipos de públicos y fenómenos de distinta naturaleza: el Estado que intenta controlar y modelar memorias colectivas; los medios de comunicación que difunden representaciones del pasado de todo tipo; las imágenes de ese pasado que forja la literatura o el cine; los partidos políticos y los sindicatos que construyen las suyas; las lecturas que ensayan los distintos destinatarios de esas imágenes y evocaciones. También los historiadores llamados profesionales y los productos que ofrecían, en los últimos 150 años, tuvieron su papel. Por otra parte, entendíamos que esas imágenes del pasado estaban en disputa: la lucha por dotar de sentido al pasado –a veces estridente, a veces opaca- era permanente y, además, parecía estar librada por muchos contendientes.

El trabajo desde esos puntos de partida hizo que varios de aquellos capítulos tuvieran un cierto tono exploratorio, de prueba de tales concepciones; entiendo que ese rasgo es bien evidente en el capítulo escrito en conjunto que se refiere a la construcción, en la Argentina, de una tradición nacional con centro en la figura del gaucho, operación que implicaba intentar imponer una interpretación del pasado. La tarea nos obligaba a asumir varios frentes de trabajo: desde la literatura, tanto la “culta” como la dedicada a los públicos populares, hasta la “alta historiografía”; desde los debates entre intelectuales y escritores hasta las disposiciones del aparato escolar destinados a un obligado público de masas.

De este modo, el comienzo de las investigaciones parciales hacia 1860 nos permitía percibir la paulatina construcción de un espacio social en el que una crítica específicamente historiográfica se tornaba posible, en un proceso que hacia 1880 estaba asentado. Ese movimiento de fondo se hacía visible en una serie de polémicas que fueron analizadas por Alejandro Eujanian. El cierre en 1960 es menos preciso, ya que el capítulo dedicado al revisionismo, por ejemplo, se prolonga más allá, casi hasta el momento de aparición del libro. Pero en cualquier caso, la idea fue concluir en una coyuntura de gran conmoción política, generada por el golpe de Estado de 1955 que derrocó al peronismo. En esos años se producía un proceso de cierta apertura cultural y, al tiempo, de inicio de cierta renovación en el mundo historiográfico con base universitaria; simultáneamente, crecía el conflicto político y social y uno de los contendientes, el peronismo, asumía pronto como propia una versión del pasado nacional de estirpe revisionista, que fue una herramienta más en su combate presente.

MC - El hecho que la principal fuente de financiamiento para investigaciones provenga de un complejo de instituciones estatales, aunque bajo criterios científicos de selección y atribución ¿no colabora a promoverdeterminadas lecturas frente a otras? ¿Cuáles crees que son las políticas en torno a la producción historiográfica nacional en la actualidad, impulsadaen gran parte desde aquel financiamiento?

AC- Intentar responder a estas preguntas tuyas exige seguir varias pistas. Si para la primera pregunta se ensayara una respuesta en blanco y negro, sin matices, ella tendría que ser afirmativa. Pero caben dos observaciones: la primera, indica que quizás tal respuesta fuera más pertinente si en tu pregunta se cambia la alusión a “las lecturas” –el producto final de una investigación, podemos pensar- por una que remita a “las líneas de investigación”, o quizás “los objetos de estudio”. La segunda, que aquella respuesta afirmativa vale para la Argentina de las últimas décadas pero también para cualquier otro escenario donde las investigaciones estén, en su gran mayoría, vinculadas al financiamiento de agencias estatales y de la universidad. Incluso antes de que esa situación fuera corriente, se registraron casos de tesis rechazadas porque la institución no entendía pertinente el tema. A comienzos de los años setenta, Michel de Certau sostenía que toda institución alienta unas líneas de trabajo y desalienta, o hasta prohíbe, sin mayores escándalos, otras; también es visible que toda institución establece un régimen de exclusiones e inclusiones que nunca está exclusivamente fundado en la valoración de aptitudes profesionales o académicas, a pesar de lo que se proclame. Por eso, creo que aún si aquello ocurría, no era un rasgo exclusivamente local.

Entonces, en este nivel general y teniendo en cuenta aquellas observaciones, diría que sí a tu primera pregunta. Más complicado, en cambio, es aplicar estos criterios tan amplios a una situación concreta, históricamente existente, en cualquier ámbito nacional. Así, si volvemos a reponer en tu pregunta el término lecturas, podría pensarse con tino que las lecturas favorecidas cuando la transición piloteada por el alfonsinismo no fueron las que luego favoreció el menemismo. Es dudoso además que las supuestamente favorecidas por el menemismo sean las mismas que las alentadas en los años kirchneristas. Una salida a este problema podría consistir en suponer que todos estos años, desde el fin de la dictadura hasta hoy, se favorecieron desde los organismos de financiamiento lecturas “capitalistas”, por ejemplo, del pasado nacional. Eso tampoco echaría demasiada luz sobre la producción disponible: ni el mundo historiográfico argentino ni ningún otro pueden ordenarse ya, si se sostiene alguna pretensión de cientificidad, con tal criterio.

Por otro lado, al momento de examinar el efectivo funcionamiento de las instituciones de este tipo, esto es, cuando se investigan empíricamente esos mecanismos, los matices son muchos y ellas aparecen en los hechos más plurales de lo que suele denunciarse, a veces como resultado quizás no deseado de las evaluaciones múltiples. Por ejemplo: los grupos tradicionales, vinculados a la Academia Nacional de la Historia, retuvieron cuotas de poder en el sistema de investigación en la etapa postdictatorial; en el CONICET convivían con investigadores de otras estirpes, incluso marxistas, y su poder menguaba o crecía por razones varias. Ni el tipo de historia practicada, ni las alineaciones frentes a la política nacional eran coincidentes entre estos actores.

Ante estas situaciones, y también ante la falta de investigaciones de base, se me hace muy complicado arriesgar opiniones sobre la segunda pregunta. Quizás un tema de interés, que está siendo paulatinamente transitado, sea el examen de la constitución de un objeto de estudio que incluyera los años sesenta y los setenta, aún el período dictatorial. Ése podría ser un caso que permitiera analizar cómo se articularon, en la Argentina de las últimas décadas, los impulsos políticos con los historiográficos, cómo las instituciones de financiamiento y las universidades comenzaron a legitimar los objetos de estudio de la historia más reciente. También, quizás, fuera un punto de partida más sólido para responder a tus preguntas.

MC- Tanto el tomo que dirigiste en Sudamericana como el volumen de Siglo XXI apuntan a un público amplio. ¿Crees que los historiadores están buscando saldar la necesidad social de conocimiento histórico que se evidencia en las altas ventas de ciertos libros y programas de televisión ocupados de representar el pasado? ¿Cómo juega el posicionamiento político en ese discurso de divulgación?

AC- Parte de estos asuntos, a mi juicio, estaban involucrados en algunas de las preguntas anteriores, pero me gustaría señalar que no estoy seguro de que “los historiadores” constituyan hoy un sector homogéneo, al menos si se atiende a las variables que me parecen más importantes. Las diferencias se dan también alrededor del modo de concebir nuestra tarea y nuestros públicos, además de las tradicionales en torno a las cuestiones ideológicas, de método o de las imágenes del pasado propuestas. Hay quienes creen que el discurso que producimos ya no puede concebirse científico; otros entienden que sólo debemos dirigirnos a los públicos especializados. No son esas mis posiciones, pero debo reconocer que existen quienes las sostienen. Entonces, sólo habría una vocación por saldar aquella necesidad social en quienes conciben que nuestras tareas deben incluir el intento por llegar a públicos más vastos que los especializados, el esfuerzo por hacer circular los resultados de nuestras investigaciones en zonas sociales más amplias.

También debe tenerse en cuenta que la circunstancia de que libros de historia, o que pretenden serlo, e incluso los productos culturales de otro tipo que remiten al pasado, se vendan muy bien no es un rasgo específicamente argentino ni específicamente actual. En ese plano, me parece imprescindible estudiar el fenómeno como uno más del mercado de bienes culturales en tiempos de masas.

Bastante más me cuesta augurar cómo juega el posicionamiento político en el asunto de la divulgación, al menos en las últimas décadas. En la actualidad, la cuestión no está del todo clara: se han vendido muy bien trabajos de divulgación sobre San Martín, con muchas decenas de miles de ejemplares, escritos por un autor de fuerte perfil liberal; uno de los últimos éxitos de ventas fue producido por alguien sin militancia o perspectiva ideológica conocida hasta que obtuvo tales éxitos. Puesto en otros términos: hoy en día no se trata ya de reconocidos militantes comunistas, como Rodolfo Puiggrós o Eduardo Astesano a principios de los años cuarenta, de nacionalistas o peronistas de intensa militancia, como José María Rosa en los sesenta, o de radicales desarrollistas como Félix Luna. Todos ellos eran intelectuales que, con un fortísimo compromiso político y por fuera de los circuitos académicos, se dedicaban a la investigación histórica y lograron importantes éxitos de público. Insisto en que ese no es el modelo actual; no estoy entonces seguro de cómo se relacionan hoy en día aquellas variables.

MC- Por otro lado, en Los usos del pasado… te ocupaste de identificar la promoción de ciertas imágenes históricas, así como del papel que juegan los intelectuales, políticos y funcionarios en fomentar determinadas lecturas. En Argentina, probablemente desde conflicto que se desató a partir del intento de aumentar las retenciones a la producción agropecuaria en el 2008 y la promulgación de la ley de “medios” este año, resurgió un renovado fervor frente a la tradicional antinomia peronismo/antiperonismo, en parte provocada desde los discursos políticos enfrentados. ¿Se refleja esto en los espacios académicos?

AC- El debate político, entre 2008 y 2009, alcanzó en la Argentina un grado de conflictividad y tensión muy alto; mi pareceres que en los primeros meses de 2010, la disputa se mantiene sobre todo en el plano institucional y en los ámbitos estrictamente políticos, y que es posible que haya perdido algo deanclaje social. Coincido con vos en que se asistió a una renovación del viejo conflicto; los bloques en disputa apelaron a las sensibilidades políticas que cruzaron toda la segunda mitad del siglo XX, a las tradiciones que se habían forjado en aquellos enfrentamientos. Es probable que eso haya contribuido a definir posiciones, junto a las dimensiones de coyuntura; en mi caso, apoyé las posiciones del gobierno. Como ocurre a menudo, ambos grupos tuvieron que olvidar contactos, acuerdos, reacomodamientos ideológicos; un ejemplo claro fue que muchos de quienes integraban los sectores en disputa en 2008-2009 eludieron sistemáticamente hacerse cargo de las posiciones que habían asumido en la década menemista.

En todo caso, los dos bloques apelaron también a pasados más esenciales y lejanos en el conflicto, del tipo de los que estudié en el libro que citás. La nación, la patria, el apego al terruño y a las costumbres camperas, a las que se atribuían una condición profundamente argentina que se hundía en el pasado, fueron evocadas. El oficialismo buscó enlazarse con las gestas populares del peronismo inicial y la mayor movilización del bloque llamado “el campo” se produjo un 25 de Mayo, entre los previsibles vivas a la patria. En el mundo cultural, una novedad fue la constitución de un movimiento intelectual de apoyo al gobierno, que protagonizó algunas polémicas en los medios. Sin embargo, no me parece que ello llegue a impactar fuertemente en los espacios académicos. Salvo que el enfrentamiento político alcance unos niveles que hoy parecen lejanos, nadie perderá su cargo en la universidad o en el CONICET por opinar en contra del gobierno. Insisto en que esta es una diferencia crucial entre la situación actual y las anteriores a 1984.

MC- Seguramente el tema de mayor sensibilidad social en nuestro país, todo aquello relativo a la última dictadura, también se encuentra entre las zonas más frágiles de la construcción de un relato histórico. ¿Hasta qué punto los historiadores participan en los procesos sociales de “duelo”, en deudas sociales hacia capítulos no “elaborados” de la historia de un país? ¿Cómo participan espacios institucionales que combinan formación disciplinar con instrucción ideológica como por ejemplo la Universidad de Madres de Plaza de Mayo?

AC- Empecemos por la última pregunta. Me parece que el fenómeno de la carrera organizada por Madres es nuevo, pero no del todo: puesto en términos muy amplios, instituciones ajenas al aparato estatal en sentido estrecho han tenido ya sus profesorados. El caso de los terciarios vinculados a la iglesia católica es uno; de ellos salieron muchos profesores secundarios durante largos años, por ejemplo, y ello sigue ocurriendo; puede presumirse que allí también hay algo cercano a lo que llamabas instrucción ideológica, en términos vastos. Algo parecido podría plantearse, aún con cautela, con las universidades privadas como la Católica o El Salvador. Es claro que sería abusivo suponer que todos los graduados de estas instituciones llevan una impronta completamente homogénea a la hora de interpretar el pasado, pero lo mismo vale para el profesorado de Madres.

Si, además, ampliamos la mirada hacia grupos y entidades que producen discursos sobre el pasado, suspendiendo por un momento la cuestión del otorgamiento de credenciales que habiliten para el ejercicio de la docencia, el caso de Madres de Plaza de Mayo vuelve a hacerse uno más. Los partidos políticos, como he señalado antes, han intervenido sistemáticamente en ese proceso, con distinta fortuna: lo hizo el Partido Comunista a comienzos de los años cuarenta; lo hizo y lo hace todavía el peronismo y también el radicalismo. Lo hicieron asimismo las organizaciones armadas de los setenta. En otro plano, algunos de los demás organismos de derechos humanos, hoy en día, si bien no cuentan con un profesorado sí disponen de archivos y bibliotecas que resultan repositorios imprescindibles para la investigación de los años setenta y de los dictatoriales; poner a disposición de los investigadores ese material es un modo, aunque más mediado, de intervención y de aporte a la construcción de imágenes del pasado. A su vez, los intelectuales pertenecientes a distintas tradiciones se reunieron a veces en instituciones que pretendían promover los estudios históricos; así ocurrió con el revisionismo y su instituto, el Juan Manuel de Rosas.

De modo que me parece que no se trata de un caso excepcional. Mi opinión es que estos puntos vuelven a enlazarse con algunas de las cuestiones básicas, constitutivas, de los dilemas y alternativas del historiador, y quizás del intelectual. La tensión entre la dimensión científica y la política de la tarea del historiador está presente al menos desde que, a lo largo del siglo XIX, inicialmente en Europa, se afirmaron y ganaron consenso los procedimientos que conformarían el llamado método y, tiempo después, se consolidó el sector de la universidad vinculado a la investigación y enseñanza de historia, y a la formación profesores que la llevarían a la escuela. Peter Novick ha estudiado con detalle procesos semejantes para los Estados Unidos. Así, cientificidad garantizada por la aplicación del método, pretensión de objetividad, intervención en los asuntos públicos con vocación de colaborar en la tarea que se suponía nacional, fueron piezas del complejo –visto desde hoy, ciertamente inestable- que dotó de identidad al conjunto de individuos que se dedicaba a indagar, escribir y enseñar historia. Los principios de método proclamados escondían malamente aquella tensión entre aspectos patrióticos -que sin duda eran políticos- y aspectos científicos de la tarea del historiador.

De aquí puede pasarse a las preguntas anteriores, acerca de la participación de los historiadores en la cuestión de los procesos traumáticos. La situación ha exhibido características diferentes en varios países, condicionada por distintas variables: los sucesos involucrados en aquellos procesos y las políticas impulsadas para salir de ellos; la solidez del campo historiográfico; la fortaleza de la historia contemporánea, o quizás la de la historia del tiempo presente, en cada escenario, entre otras. Por otra parte, conviene tener en cuenta los varios niveles de discusión y circulación de la producción de los historiadores. Aún si los historiadores académicos asumieran la discusión sobre aquellos procesos rápida e intensamente, ¿cómo habrían sus productos de circular ampliamente, fuera del público especializado? Artículos con fuerte aparato erudito, ponencias para congresos, tesinas y tesis; esos son los productos iniciales de la tarea del historiador, que por otra parte demandan mucho tiempo de trabajo en el archivo y mucho tiempo de escritura. El libro, en general, llega después, y convengamos en que aquellos productos ni han sido pensados para la circulación masiva ni suelen alcanzarla. Aquí, la cuestión de la escuela y los medios de comunicación vuelve a hacerse importante.

Tal vez, por detrás de tu pregunta se dibuje una inquietud acerca de si los historiadores deben participar… Yo creo que sólo desde cierta idea de cuáles son las tareas del historiador se lo puede plantear así. En ese sentido, me parece que, por un lado, debe asumirse plena y concientemente aquella doble dimensión que posee la investigación y la enseñanza de la historia en los ámbitos profesionales, con un costado científico –o que busca serlo- y uno político. Desconocer ese doble carácter no me parece intelectualmente productivo. También debe asumirse que la relación entre ambos planos es de tensión y es compleja: no hay vínculos sencillos, evidentes, obligatorios entre las posiciones políticas de coyuntura y las historiográficas. Sí, en cambio, pueden detectarse unos lazos más flexibles y menos definidos entre ciertas visiones del mundo y ciertas perspectivas historiográficas: las visiones del mundo incluyen, casi inevitablemente, visiones de su pasado. Y, finalmente, creo que el conjunto de prácticas involucradas en la investigación histórica son específicas, propias, irreductibles a otras que se despliegan en el marco de esfuerzos de naturaleza diferente por construir visiones del pasado, y que vale la pena defender esa especificidad.

Me permito apelar a un caso personal. En los últimos años, colaboré en las actividades de algunos organismos de derechos humanos, aportando datos, participando en la organización de homenajes o dando testimonio. Esa experiencia ratificó mi convicción de que tales tareas, de una importancia social decisiva, están regidas por una lógica diversa de la que debe presidir la investigación histórica, y es necesario que sea así: sus objetivos son distintos de los que se plantea cierto tipo de historiador, que a mi juicio siguen siendo hallar respuestas a unas preguntas de orden científico, aunque este lenguaje esté un poco pasado de moda. Pero, al mismo tiempo, aquella participación también me recordó que la investigación histórica en los términos que planteo constituye un excelente ejercicio crítico; allí reside la dimensión política, en un sentido muy amplio, de la práctica de la historia. No parece ser un aporte menor ni políticamente neutro el contribuir a promover una aproximación más cautelosa, más aguda, más crítica, en fin, a la realidad.

Haut de page

Notes

1  Se refiere a las carreras de formación en instituciones educativas no universitarias y que suelen ser de una duración menor.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Moira Cristiá, « Entrevista a Alejandro Cattaruzza », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Mémoires de l'américanisme, 2010, mis en ligne le 07 mars 2010, consulté le 28 mai 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/59070

Haut de page

Auteur

Moira Cristiá

Ecoles des Hautes Etudes en Sciences Sociales, moicristia[at]hotmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page