Navigation – Plan du site
Varia | 2010
Guido Giorgi et Gabriel Levita

Nacionalismos, Modernidades y política

[11/03/2010]

Résumés

La presente es una reseña crítica del Coloquio Internacional “Experiencias Nacionalistas desde la Postguerra: América Latina – Europa”. El mismo tuvo lugar el 22 y 23 de octubre de 2009 en Buenos Aires, Argentina, en el Centro Franco-Argentino de Altos Estudios de la Universidad de Buenos Aires y fue organizado por investigadores del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL-PIETTE, CONICET) y de Approches Historiques des Mondes Contemporaines (AHMOC-EHESS).Se comenzará por realizar un breve repaso por las intervenciones realizadas por los expositores del coloquio, nucleadas en tres mesas: "Los estudios sobre el nacionalismo", "Trayectorias y organizaciones en la postguerra" y "Los nacionalismos en la actualidad". Se continuará con un análisis trasversal de los principales ejes de discusión, a saber el problema de la conceptualización del nacionalismo, la tensión entre singularidad y generalidad y las estrategias metodológicas empleadas. Finalmente, se concluirá realizando un balance de las discusiones del encuentro poniendo de manifiesto la vigencia del estudio del nacionalismo como un fenómeno plural, complejo y heterogéneo, en constante transformación y encarnado a través del tiempo en muy disímiles experiencias concretas.

Haut de page

Entrées d’index

Géographique :

América Latina, Europa

Chronologique :

Siglo XX
Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Este encuentro tuvo lugar el 22 y 23 de octubre de 2009 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Arg (...)

1Si se toma como referencia los antecedentes de encuentros académicos de cualquier tipo en la Argentina, se comprobará que no son frecuentes las oportunidades de debate sobre el nacionalismo. Se trata de un objeto de estudio cuya presencia actual pasa inadvertida y que se centra principalmente en la primera mitad del siglo XX. En este sentido, el coloquio Experiencias nacionalistas desde la postguerra: América Latina – Europa1 constituye una refrescante novedad, que ha demostrado su efectividad como espacio de debate e intercambio de ideas.

2El objetivo del encuentro fue reflexionar sobre el nacionalismo a partir de la última mitad del siglo XX en Argentina, España y Francia. Para ello, se convocó a especialistas que han investigado sobre la temática nacionalista. Historiadores, sociólogos, politólogos y licenciados en letras confluyeron en el estudio y la interpretación del nacionalismo. El carácter interdisciplinario de las intervenciones contribuyó a que se realizaran aportes desde diferentes perspectivas metodológicas y teóricas, lo que se tradujo en fructíferos debates que cerraron cada una de las tres sesiones.

3Las exposiciones giraron en torno a investigaciones actuales que se están realizando en Argentina, España y Francia. Esto permitió establecer elementos preliminares que podrán servir de referencia para futuros estudios comparativos. Avanzar en el establecimiento de perspectivas comparativas fue uno de los objetivos declarados por los organizadores de este coloquio internacional.

4Se comenzará por realizar un breve repaso por las intervenciones realizadas por los expositores del coloquio, para continuar con un análisis trasversal de los principales ejes de discusión que surgieron. Finalmente, se concluirá realizando un balance del encuentro.

Los estudios sobre el nacionalismo

5El Coloquio comenzó con una mesa dedicada a desentrañar diversos abordajes académicos, enfoques metodológicos e interpretaciones para comprender el fenómeno nacional, así como a debatir categorías y conceptos que permitan su delimitación y objetivación.

  • 2  Daniel Lvovich, “El nacionalismo argentino en la segunda mitad del siglo XX: problemas del marco t (...)

6La intervención de Daniel Lvovich2 versó sobre la posibilidad de encontrar una definición clara y delimitada del nacionalismo, a partir de aquello que él llama un mínimo denominador común ideológico. Usualmente, se entiende que éste está constituido por una suerte de combinación de posturas antimodernas, antiliberales, antiizquierdistas y corporativistas. Sin embargo, estas posturas trascienden los límites del nacionalismo, especialmente en la segunda mitad del siglo XX, lo cual, según Lvovich, explicaría la inexistencia de un consenso historiográfico en torno a una definición más ajustada del nacionalismo. El caso al cual Lvovich acudió para ilustrar lo anterior es el derrotero del grupo nacionalista argentino Tacuara en la década de 1960, de cuyo estudio se corrobora la inestabilidad de la identidad nacionalista en un escenario político siempre cambiante.

7De allí el autor propuso que en lugar de buscar una especificidad propia de los grupos o ideologías nacionalistas, es más fructífero pensar a estos como los extremos de una gradación del arco político, concentrándose no en las posiciones ideológicas de las que se nutren estos grupos, sino la forma en que actúan en cada situación concreta.

  • 3  Jorge Saborido, “‘Sólo la revolución nacional salvará a la patria’. La revista cabildo y el ideari (...)

8A partir del estudio de la revista Cabildo, Jorge Saborido3abordó en su ponencia las ideas principales del nacionalismo católico durante la última dictadura militar (1976-1983) y el gobierno democrático de Raúl Alfonsín (1983-1989). La presencia de notables plumas de dicha corriente ideológica y coherencia editorial, convierte a Cabildo, afirma el autor, en la publicación más representativa y de mayor difusión del nacionalismo católico en dichos períodos.

9El estudio de este caso permitió al autor reconstruir el núcleo “duro” de ideas propio de esta vertiente del nacionalismo, a saber una teología política que reivindica a la Edad Media como momento de plenitud de los valores espirituales católicos, rechaza a la Modernidad, al liberalismo y a la democracia como factores de decadencia, y rescata a la Hispanidad como elemento constitutivo de la nación argentina. Saborido no encuentra ninguna novedad en estos tópicos respecto a otras vertientes del nacionalismo católico argentino.

10De acuerdo a la lectura de Saborido, la propuesta antidemocrática y aristocratizante sostenida por Cabildo carecía de viabilidad por su extremismo, excepto para santificar la “guerra sucia”, por lo que, salvo contadas excepciones, no encontró recepción ni entre las fuerzas armadas ni las clases dominantes.

  • 4  Hugo Mancuso, “Constelaciones textuales anarquistas y nacionalistas en el primer centenario. Una p (...)

11La intervención de Hugo Mancuso4 trató sobre la génesis y antecedentes del nacionalismo argentino, para lo cual analizó el contexto político-cultural de la primera mitad del siglo XX. Allí, Mancuso identificó dos grandes vertientes del nacionalismo: por un lado, un nacionalismo cultural elitista que se gestó a partir del Centenario, representado por las plumas de Manuel Gálvez, Leopoldo Lugones y Ricardo Rojas, entre otros célebres escritores e intelectuales de la época; por otro, un nacionalismo dirigido a contrarrestar la influencia del anarquismo y del socialismo entre la clase obrera y que, llevado adelante por organizaciones católicas, se apoyó en la religión para construir el discurso de la nacionalidad.

12Mancuso afirmó que la convergencia de ambas vertientes del nacionalismo permitiría encontrar un conjunto de valores en común que no serán puestos en cuestión en las décadas siguientes, y que se constituyeron en una suerte de sentido común genéricamente nacionalista, y cuya difusión trascendió los espacios estrictamente nacionalistas. Se trata, concluyó el autor, de una serie de hipersignos que forman parte, incluso hasta el día de hoy, de la nacionalidad. Cabe señalar que esta idea aportada por Mancuso refuerza una serie de supuestos realizados en otras investigaciones históricas y sociológicas, como las de Mallimaci y Zanatta, que han dado cuenta de la capacidad de penetración del catolicismo en la sociedad civil y en el Estado.

  • 5  Cristián Buchrucker, “Fascismos y nacionalismos después de 1945. Aproximaciones y distancias”, Col (...)

13En línea con sus anteriores trabajos sobre nacionalismo y fascismo, Cristián Buchrucker5 se propuso poner en cuestión la utilización de la categoría fascismo en el análisis de gobiernos militares en Argentina y Chile en la segunda postguerra.

14Buchrucker realizó una minuciosa exposición en la cual analizó la calificación de fascistas de los regímenes militares de la Revolución Argentina (1966-1873), el Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), en Argentina, y la larga dictadura de Pinochet (1973-1990) en Chile. Para ello, comparó los casos con una definición típica de fascismo, que inscribió en la vaga familia ideológica del nacionalismo.

15Buchrucker concluyó que no se puede clasificar a dichos gobiernos militares como fascismos, y cuestionó el eje de las comparaciones, que no debería ser con los regímenes de Adolf Hitler o Benito Mussolini, sino con aquellos de Francisco Franco, Ion Antonescu, Miklós Horty o Engelbert Dollfuss.

Trayectorias y organizaciones en la postguerra

16La segunda sesión del coloquio se consagró a investigaciones que abordan el fenómeno nacionalista a partir de trayectorias de individuos y organizaciones políticas, por ejemplo partidos políticos, lo que pone de relieve las transformaciones de las identidades y adscripciones políticas tanto en la dimensión espacial como temporal.

  • 6  Luis Miguel Donatello, “De la Action Française al peronismo. De Maurras a los templarios. Circulac (...)

17La ponencia de Luis Miguel Donatello6 se centró en el estudio de las representaciones, discursos, ideas políticas y experiencias nacionalistas que circularon entre Francia y la Argentina a partir de la segunda posguerra. Las influencias del pensamiento secular francés en proyectos políticos e intelectuales ligados al peronismo constituyen un campo de indagación poco explorado al que el autor arribó a través de un estudio de caso constituido por la trayectoria de Jaques Marie de Mahieu (1915-1990).

18La misma discurre por espacios como la Acción Francesa, el ejército alemán, el mundo académico argentino y diversos grupos nacionalistas y peronistas permitiendo que el análisis de este caso individual contribuya a iluminar algunas propiedades más extensas de una problemática conceptual y empírica mucho mayor de la cual el nacionalismo, el peronismo, el esoterismo y la nostalgia por el Nuevo Orden constituyen pilares esenciales. De este modo, lo nacional emerge como un recurso identitario al que se apela desde diversos lugares del espacio político ideológico y que puede ser estudiado en términos de trayectorias y circulación de ideas y actores.

  • 7  Fortunato Mallimaci, “El catolicismo argentino: entre los católicos nacionalistas y los nacionalis (...)

19La ponencia de Fortunato Mallimaci7 enfocó su análisis en el estudio de las trayectorias de diversos intelectuales y políticos de la Argentina del siglo XX. Así, esbozó dos grandes tipos ideales con los cuales aproximarnos a comprender y explicar algunas corrientes del nacionalismo vinculadas al mundo católico. Por un lado, estarían los “nacionalistas católicos” quienes piensan y actúan políticamente recurriendo a diversos actores del movimiento católico para que los legitimen acompañándolos. Primarían aquí la identidad y la sociabilidad nacionalista por sobre las católicas. Por otra parte, los “católicos nacionalistas” son quienes podemos identificar con el dispositivo del catolicismo integral y su matriz ideológica. La pertenencia política queda subordinada a la católica, sea esta institucionalizada o no.

20La intervención de Mallimaci puso en evidencia las diferencias existentes entre los actores estudiados, así como las continuidades que se establecen a partir de las redes y la circulación de militantes e ideas entre estos grupos.

  • 8  Ernesto Bohoslavsky, “Del antipopulismo al anticomunismo. Las derechas en Argentina, Brasil y Chil (...)

21Ernesto Bohoslavsky8 centró su intervención en el análisis de agrupamientos y partidos políticos del Brasil, Chile y la Argentina describiendo el modo en que la segunda posguerra y el inicio de la Guerra Fría suponen el pasaje de las derechas antipopulistas a las derechas anticomunistas. Esta transformación habría tenido lugar entre los años 1945 y 1959 y su estudio se da en el marco de un enfoque histórico y relacional que pone de manifiesto la circulación de ideas sur – sur y, a nivel epistemológico, la necesidad de pensar situacionalmente la disposición del arco político y la tradicional díada izquierda – derecha. Así, no se sería de derecha, sino que se estaría a la derecha.

Los nacionalismos en la actualidad

22La sesión que cerró el coloquio se abocó a la revisión del nacionalismo a la luz de diversas experiencias políticas contemporáneas, indagando la presencia, en distintas formas, de tópicos y discursos nacionalistas en la política y la cultura contemporánea

  • 9  Jordi Canal, “Patriotismo y nacionalismos en la España de fines del siglo XX: los discursos de la (...)

23La cuestión del nacionalismo en la España de fines del siglo XX fue agudamente abordada por Jordi Canal.9 Su ponencia giró en torno a los avatares del espacio político de las derechas españolas y a la figura de José María Aznar, a partir de cuya trayectoria se estructuró la intervención. De esta manera, se analizó el paso de la crisis de las derechas a su reconfiguración partidaria, de la Alianza Popular al Partido Popular y de un Aznar presidente de Castilla-León a otro Presidente del Gobierno español en 1996.

24Los aportes del estudio de este caso se vuelven significativos para la discusión de la historia reciente española pero, muy especialmente, para el análisis del caso argentino por el modo en que dialoga con las experiencias nacionalistas en ese país. En ese sentido, liberalismo y nacionalismo se conjugan plenamente en la trayectoria de un Aznar cuyos discursos sobre lo nacional se presentan como “patriotas” en oposición a las posturas autonómicas.

  • 10  Humberto Cucchetti, “L’Action française” en la actualidad: ¿Un nacionalismo en extinción?”, Coloqu (...)

25El presente del nacionalismo francés fue el tema desarrollado por Humberto Cucchetti10 que se preguntó acerca de la vigencia de esta corriente del nacionalismo. Para responder esta pregunta, el autor emprendió un estudio de las subjetividades y sociabilidades de militantes nacionalistas, a través de la reconstrucción de trayectorias individuales y organizacionales vinculadas ideológica e institucionalmente con la Acción Francesa.

26De esta manera, Cucchetti logró identificar las características más relevantes de los continuadores de la Acción Francesa alineados en el universo royaliste francés durante las últimas décadas. Luego de dar cuenta de las transformaciones ideológicas y organizacionales, Cucchetti arribó a la conclusión que estamos frente a un nacionalismo que pervive pero que, inscripto en una línea royaliste, se encuentra alejado ya del rol protagónico que supo tener en la primera mitad del siglo XX, aunque expresa elementos presentes en buena parte del arco político francés.

  • 11  Julio Pinto, “La otra teoría política y su riqueza heurística para la interpretación del nacionali (...)

27Julio Pinto11 ensayó una aproximación más teórica, cruzando caminos entre la filosofía política y la historia intelectual, sobre la cuestión de los nacionalismos a partir de pensadores políticos alemanes como Carl Schmitt, Johann G. Herder, Max Weber y George Mosse. El desafío de explotar su riqueza heurística para el estudio del nacionalismo argentino tomó cuerpo en la introducción a un debate teórico capaz de brindar claves para analizar las diversas corrientes nacionalistas que tuvieron lugar en el siglo XX en la Argentina. En este sentido, el autor reconstruye un recorrido por pensadores y escritores argentinos que postularon diversas concepciones sobre la identidad nacional.

28Para el autor, el nacionalismo argentino sería en un primer momento más bien deslegitimador del sistema político para luego reconvertirse en elemento legitimador de múltiples opciones político ideológicas. Nuevamente, la nostalgia por lo absoluto junto con la idea de una teología política que reemplaza a Dios con la idea de Nación nos remite a las discusiones del contexto alemán y su utilidad para comprender los procesos locales.

El problema de la conceptualización

29Uno de los principales ejes en torno al cual giraron las exposiciones y los debates ha sido el problema de la conceptualización sobre el fenómeno nacionalista. ¿Cómo definir al nacionalismo? ¿Qué elementos compondrían una definición más o menos coherente y aceptada? Incluso, ¿se puede acordar un mínimo común denominador que comprenda todos los casos empíricos? Si bien todos los expositores compartieron el presupuesto de que la nación es un constructo, rechazando así las posturas naturalistas y esencialistas, varias han sido las posiciones expuestas por los distintos investigadores. En términos generales, oscilaron entre dos formas básicas de presentar al objeto nacionalismo: por un lado, aquellos que en sus exposiciones se enfocaron en asociarlo implícita o explícitamente, a fenómenos político-culturales específicos, por ejemplo el fascismo, la derecha o el catolicismo, y otros; por otro lado, un segundo conjunto de intervenciones hicieron hincapié en la heterogeneidad que constituye a dicho fenómeno, sosteniendo la dificultad de definir al nacionalismo por fuera de los casos históricos a los cuales refiere.

  • 12  Darío Roldán, comentarios de la mesa “Los estudios sobre el nacionalismo”, Coloquio, Buenos Aires, (...)

30El primer tipo de conceptualización que mencionamos es representada, por ejemplo, por la intervención de Buchrucker: más interesado en el fenómeno fascista en particular que en el nacionalista, caracterizó a éste como una familia ideológica que incluye al primero. Por su parte, Saborido describió un nacionalismo de derecha y católico. Lvovich también asoció al nacionalismo con la derecha, al mismo tiempo que afirmó que el nacionalismo resiste a toda definición, al no poseer especificidad. En su lugar, propuso ubicarlo como el extremo de una gradación. Ante esto, el comentarista Darío Roldán12 indicó la necesidad de explicitar los elementos que componen esa gradación. En el mismo sentido que Lvovich, la intervención de Bohoslavsky reforzó la asociación entre nacionalismo y derecha, pero señalando que en la definición de ésta última las valoraciones políticas del investigador juegan un papel central. Por ello propuso una mirada situacional, que no esencialice la posición, sino que la ubique en un contexto concreto: no se es de derecha, sino que se está a la derecha en cada escenario político.

  • 13  Luis Alberto Romero, comentarios de la mesa “Los nacionalismos en la actualidad”, Coloquio, Buenos (...)

31Por otra parte, otro conjunto de ponencias se inclinaron hacia una forma de conceptualización del nacionalismo que reconoce la heterogeneidad que constituye a dicho fenómeno. Así, si bien Mallimaci se centró en los vínculos entre el catolicismo y las experiencias nacionalistas (objeto de un fructífero debate), lo cual lo ubicaría en el primer grupo, constantemente habló de “nacionalismos”, pluralizando de esta manera la unidad. Por su parte, Canal rechazó por “nominalista” esta discusión sobre categorías, por cuanto lo importante es asumir que detrás de cada adscripción (derecha, nacionalismo, etc.) hay una pluralidad de tradiciones. De similar postura dio cuenta en sus comentarios el historiador Luis Alberto Romero13, quien advirtió sobre la rigidez de ciertas clasificaciones que se tornan inadecuadas para entender procesos históricos.

32En este sentido varios expositores optaron por no definir al nacionalismo asociado a posiciones o identidades políticas específicas. Donatello afirmó que la apelación a lo nacional ha sido un recurso identitario al que han acudido actores de todo el espectro ideológico. Una visión similar propuso Mancuso al referirse al nacionalismo como un sentido común que atraviesa a gran parte de la sociedad, más allá de las organizaciones propiamente nacionalistas. Finalmente, Pinto criticó abiertamente las visiones que asocian nacionalismo con autoritarismo o la derecha. En este sentido, Pinto sostuvo que el nacionalismo está presente en la política democrática, en el socialismo o en el liberalismo de fines del siglo XIX, así como en los movimientos anticolonialistas del siglo XX. También rescató la función de unidad cultural del nacionalismo, lo que derivó en un interesante debate entre Pinto y el comentarista Romero, crítico de lo anterior.

Singularidad y generalidad

33Íntimamente ligado a la cuestión de la definición del fenómeno del nacionalismo, un segundo eje analítico que atraviesa todas las intervenciones del coloquio puede trazarse a partir de la tensión existente entre las caracterizaciones que privilegian la singularidad y las que ponderan la comparabilidad. La búsqueda de una definición del nacionalismo como fenómeno históricamente situado implica, ineludiblemente, una pregunta por lo singular del caso de estudio concreto en el que los ejercicios de comparación suponen diferentes caminos para llegar a ese mínimo común denominador. Sin embargo, distintas lecturas enfatizan de modos disímiles diversas comparaciones concretas extrayendo de esos ejercicios diferentes conclusiones.

34Aquello que podríamos denominar como la tesis de la singularidad del caso argentino aplicada, en esta oportunidad, al estudio de los nacionalismos fue sostenida principalmente por Mancuso. Él subrayó la peculiaridad del caso argentino en el que existiría un sentido común nacionalista surgido de la convergencia entre un nacionalismo cultural elitista y otro de tipo más popular fuertemente asentado en lo religioso. De esta manera, el carácter de melting pot de la sociedad argentina la diferencia de otros países y sería un factor fundamental en la conformación de este nacionalismo contribuyendo a su carácter particular.

35Desde otro punto de vista, se sostuvo la necesidad de apostar por definiciones relacionales que privilegien la comparación y destaquen los elementos comunes entre diversas experiencias nacionalistas. Así, los nacionalismos argentinos y numerosas prácticas políticas e ideológicas a ellos ligadas sólo se vuelven inteligibles a través de la búsqueda de continuidades y rupturas con otros casos particulares, ya sean en otros momentos históricos o en otros lugares. Esta segunda postura fue fuertemente sostenida por, entre otros, Buchrucker y Roldán, quienes hicieron especial hincapié en los peligros que tendría la reproducción de la tesis de la excepcionalidad argentina. A decir del primero, postular la incomparabilidad de las experiencias nacionalistas posee fuertes afinidades con el irracionalismo y sus nociones acerca de la incomunicabilidad entre las culturas. De ahí la necesidad imperiosa de trabajar con definiciones densas e históricamente situadas, pero con la suficiente capacidad de poner en relación diferentes casos concretos.

36En este sentido, la exposición de distintos ejercicios comparativos dio cuenta de los posibles paralelismos entre los nacionalismos de la Argentina, Chile y el Brasil –Bohoslavsky–, entre el fascismo y el peronismo y entre el fascismo y los regímenes dictatoriales iniciados en la Argentina en 1966 y 1976 y en Chile en 1973 –Buchrucker–, entre el caso argentino y el francés –Lvovich– y otros. Finalmente, si bien no todas las ponencias estuvieron centradas en la realización de comparaciones, las discusiones posteriores reflejaron el amplio consenso que suscita la utilización de perspectivas relacionales y la puesta en práctica del método comparativo. En todo caso, se trata de un continuo entre lo singular y lo comparable en el que los diversos análisis se sitúan privilegiando una u otra dimensión.

Estrategias metodológicas

37Un tercer aspecto central de las aproximaciones analíticas que cada ponente realizó sobre su objeto pasa por el modo en que abordó su estudio, sea a partir del método de las historias de vida y la reconstrucción de trayectorias individuales, sea desde la observación y el análisis de diversos grupos y organizaciones. En este sentido, resulta interesante trazar una división entre aquellos que centraron su exposición en estudios que privilegian los métodos biográficos y aquellos que pusieron el foco en instituciones, agrupamientos, etc. Sin embargo, como veremos más adelante, esto no implica una reproducción simétrica de la díada entre las perspectivas micro y las macro.

38Tal como lo señaló Jacques Poloni-Simard, pasar por las trayectorias de los actores no responde a una inquietud exótica o a una veleidad esteticista, sino que constituye un pilar fundamental del método microhistórico y una apuesta por la comprensión de derroteros individuales y subjetividades particulares que, puestos en su contexto histórico y situacional, tienen mucho para aportar a nuestras indagaciones. No se trata de generalizar desde de la acumulación de trayectorias, sino de enriquecer las aproximaciones analíticas a partir de las singularidades y particularidades situacionales que ellas condensan. Así, las intervenciones de Fortunato Mallimaci, Luis Donatello, Humberto Cucchetti y Jordi Canal pueden ser inscriptas en este grupo, aunque no debe dejar de repararse en que otras ponencias también se valen de historias de vida –Mancuso y los escritores anarquistas y nacionalistas, por ejemplo-, mas no como herramienta central de abordaje. Estos autores elaboraron tipologías e identificaron redes sociales, dieron cuenta de la circulación de ideas y la presencia de discursos en base a un trabajo de reconstrucción de trayectorias individuales.

39Mallimaci expuso su tipología de católicos nacionalistas y nacionalistas católicos elaborada a partir de la sistematización de las experiencias de diversos actores sociales de la Argentina del siglo XX. Por su parte, Donatello problematizó la circulación de ideas entre Francia y Sudamérica en la segunda posguerra a parir de la trayectoria de Jacques Marie de Mahieu, mientras que Cucchetti hizo lo propio con el nacionalismo francés y las historias de vida militantes del royalisme. Finalmente, Canal abordó los discursos de la derecha española sobre los nacionalismos desde la trayectoria de José María Aznar, a través de la elaboración de un neonacionalismo que, desde la idea de patriotismo, se opone a los nacionalismo periféricos así como a la identificación de lo español con el franquismo.

40Por otro lado, ponencias como la de Daniel Lvovich, Jorge Saborido, Cristian Buchrucker y Ernesto Bohoslavsky tuvieron su anclaje empírico fundamentado en torno a análisis de tipo organizacional. De este modo, Lvovich se centró principalmente en el caso de Tacuara para ensayar una definición del nacionalismo argentino de la segunda mitad del siglo XX, Sabordio hizo lo propio con la revista Cabildo, Buchrucker con distintos regímenes políticos que considera a gran escala y Bohoslavsky con diversas agrupaciones del espacio nacionalista de Argentina, Chile y Brasil. Con todo, la riqueza y la pertinencia del uso de métodos biográficos en las ciencias sociales se hizo tangible en el hecho de que aun aquellos trabajos que no se estructuraron en torno a la reconstrucción de trayectorias, recurrieron a ellas para ejemplificar ideas e ilustrar argumentos.

41Huelga aclarar que los estudios a nivel organizacional no implican necesariamente una perspectiva macro de análisis, puesto que pueden estar estructurados en torno a trayectorias institucionales, tal como lo atestigua la ponencia de Cucchetti a propósito de la Action Française. A su vez, tal como lo mencionamos, el uso de historias de vida aparece a menudo ligado a estrategias argumentativas con el fin de ejemplificar, mas no como perspectiva de análisis centrada en los llamados métodos biográficos.

Balance y perspectivas

42El análisis de las experiencias nacionalistas desde la segunda posguerra en América Latina y Europa ha cobrado en los últimos años una relevancia notoria a la luz de las transformaciones de lo nacional y su participación en diversos procesos políticos y culturales. En este sentido, lo nacional, tanto como lo étnico, lo comunitario o lo religioso, son factores identitarios que actualizan vivamente el interés que desde diferentes disciplinas como la historia, la sociología o la ciencia política se ha manifestado respecto a su estudio.

43Las reflexiones que tuvieron lugar en el marco del coloquio dieron cuenta de estos procesos y de sus continuidades y rupturas a través del siglo XX. A lo largo de su desarrollo hemos podido ver el surgimiento de una serie de ejes temáticos transversales, cada uno de los cuales albergaba distintos polos en tensión. Así, repasamos el modo en que fue conceptualizado el nacionalismo desde abordajes que lo ligaban a otras experiencias histórico concretas relacionadas a la derecha, al catolicismo, al fascismo, etc., hasta análisis que lo destacaban como un factor esencial en la construcción de las identidades políticas contemporáneas atravesando, a su vez, múltiples espacios sociales.

  • 14  Excepcionalidad que debe ser entendida como excepción a la regla o al común de los casos.

44Asimismo, la distinción entre perspectivas que privilegiaron el punto de vista de la singularidad y aquellas que insistieron en la comparación nos llevó a considerar la vigencia de la tesis de la excepcionalidad14 argentina –la cual constituye una aplicación al caso argentino de los paradigmas explicativos de la excepcionalidad– en la comprensión del fenómeno nacionalista a escala local. Sin embargo, es de destacar el consenso que despertó la importancia del método comparativo en la conceptualización de las experiencias político-ideológicas concretas y en la búsqueda de una definición del nacionalismo. Cuando algo se torna impensable, ya sea un modelo positivo o algo que se presenta al observador como aberrante, la identificación de "excepciones" resuelve un conjunto de tramas empíricas que no son, finalmente, explicadas ni comprendidas en su significación. De allí que la comparación permita ver en términos críticos diferentes regímenes de excepcionalidad y cuestionar los fundamentos que legitiman la existencia de objetos "excepcionales".

45Por otra parte, desde un punto de vista metodológico repasamos las diferencias que hubo entre las ponencias estructuradas en torno a trayectorias individuales, historias de vida y métodos biográficos en general y aquellas que centraron su análisis en el estudio de organizaciones y trayectorias institucionales.

46La pluralidad de enfoques, orígenes disciplinarios y casos concretos de estudio operó en el sentido de favorecer el intercambio de ideas entre los ponentes, los comentaristas y el público en un contexto en el que el diálogo entre América Latina y Europa, tanto a nivel de los enfoques académicos como de las experiencias estudiadas, estuvo siempre presente.

47Ahora bien, puede identificarse una serie de elementos que se fueron diferenciando a lo largo de las intervenciones hasta sedimentar en un sustrato común que corroboró buena parte de las aserciones de los participantes. El estudio del nacionalismo como un fenómeno plural, complejo y heterogéneo, en constante transformación y encarnado a través del tiempo en muy disímiles experiencias concretas, requiere de miradas relacionales que desesencialicen las representaciones propias de los actores sociales.

48Pero el nacionalismo como signo, recurso identitario o matriz ideológica se encuentra en constante transformación a partir del devenir de los distintos casos históricos concretos en los que toma forma. Por ello mismo se resignifica en el marco de procesos políticos e ideológicos a los que es menester acercarse con una mirada diacrónica.

49Para el caso del nacionalismo en la Argentina, que ocupó la mayor parte de las intervenciones y debates, emergió una serie de elementos que, parafraseando a uno de los ponentes, parecieron delinear un mínimo común denominador entre los objetos estudiados. Así, el anticapitalismo, el anticomunismo, el antiliberalismo, el antiimperialismo, el antinorteamericanismo y el antisemitismo aparecieron generalmente como rasgos constitutivos de los grupos e individuos analizados. Además, las diversas experiencias nacionalistas compartirían estos rasgos junto con un profundo rechazo por la democracia representativa. En definitiva, se trataría de posturas enfrentadas con la modernidad, ya sea en clave antimoderna o pre-moderna.

50Sin embargo, el estudio de los casos francés y español aportó una gama de matices novedosos que mostró el modo en que el nacionalismo no se encuentra naturalmente ligado a creencias y representaciones opuestas a la modernidad, sino, al contrario, que puede articularse perfectamente con elementos expresamente liberales y capitalistas, entre otros. Como fenómeno moderno, el nacionalismo rehace el pasado en función de una utopía netamente presentista: definir un régimen de historicidad, transformar las relaciones sociales en nombre de una comunidad llamada nación.

51De este modo, la comparación con el caso argentino invita rever el panorama de ese país y a preguntarse ¿Cómo se relacionan nacionalismo, liberalismo y democracia representativa en la Argentina? ¿Qué tipo de diálogos establecen con los nacionalismos analizados? ¿De qué forma se hace presente el discurso nacionalista en las experiencias políticas en la actualidad? ¿Cuál es el rol de lo nacional en los nuevos movimientos sociales? Estas cuestiones y muchas otras relacionadas invitan a continuar las indagaciones en curso y a plantearse nuevos problemas e hipótesis, los cuales, como vimos, se enriquecen con la investigación y el intercambio entre pares.

52En conclusión, el coloquio constituyó, tanto por el formato que le es propio como por la dinámica particular que adquirió en este caso, un espacio idóneo para la exposición y el intercambio de ideas y trabajos. En este sentido, esperamos que sea el primero de muchos encuentros. Su realización demostró, al mismo tiempo, la relevancia que posee actualmente el estudio del nacionalismo y el estado de las investigaciones en curso; todas ellas, desde distintos enfoques y con diferentes objetos empíricos, sumamente prometedoras.

Haut de page

Notes

1  Este encuentro tuvo lugar el 22 y 23 de octubre de 2009 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina en el Centro Franco-Argentino de Altos Estudios, organizado por investigadores del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL-PIETTE, CONICET) y de Approches Historiques des Mondes Contemporaines (AHMOC-EHESS).

2  Daniel Lvovich, “El nacionalismo argentino en la segunda mitad del siglo XX: problemas del marco temporal para su abordaje y de definición de su especificidad”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

3  Jorge Saborido, “‘Sólo la revolución nacional salvará a la patria’. La revista cabildo y el ideario del nacionalismo católico argentino en las décadas de 1970 y 1980”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

4  Hugo Mancuso, “Constelaciones textuales anarquistas y nacionalistas en el primer centenario. Una propuesta de relectura dialógica”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

5  Cristián Buchrucker, “Fascismos y nacionalismos después de 1945. Aproximaciones y distancias”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

6  Luis Miguel Donatello, “De la Action Française al peronismo. De Maurras a los templarios. Circulación de ideas entre Francia y Sudamérica en la posguerra”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

7  Fortunato Mallimaci, “El catolicismo argentino: entre los católicos nacionalistas y los nacionalistas católicos”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

8  Ernesto Bohoslavsky, “Del antipopulismo al anticomunismo. Las derechas en Argentina, Brasil y Chile (1945-1959)”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

9  Jordi Canal, “Patriotismo y nacionalismos en la España de fines del siglo XX: los discursos de la derecha”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

10  Humberto Cucchetti, “L’Action française” en la actualidad: ¿Un nacionalismo en extinción?”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

11  Julio Pinto, “La otra teoría política y su riqueza heurística para la interpretación del nacionalismo argentino”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

12  Darío Roldán, comentarios de la mesa “Los estudios sobre el nacionalismo”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

13  Luis Alberto Romero, comentarios de la mesa “Los nacionalismos en la actualidad”, Coloquio, Buenos Aires, 2009.

14  Excepcionalidad que debe ser entendida como excepción a la regla o al común de los casos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Guido Giorgi et Gabriel Levita, « Nacionalismos, Modernidades y política », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Varia, 2010, mis en ligne le 11 mars 2010, consulté le 17 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/59075

Haut de page

Auteurs

Guido Giorgi

UBA, CONICET giorgiguido[at]yahoo.com.ar

Gabriel Levita

UBA, CONICET levgab[at]hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page