Navigation – Plan du site
Felipe Castro Gutiérrez

La edición de revistas digitales de historia en México: promesas, riesgos y perspectivas

[14/06/2010]

Résumés

Las revistas académicas mexicanas sobre historia y antropología han conocido en los últimos años un proceso de acelerada modernización. Parte de ello ha sido la progresiva digitalización y edición en línea, impulsada tanto por los problemas implícitos en la edición impresa como por la creación del Índice Mexicano de Revistas de Investigación Científica y Tecnológica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Actualmente, las publicaciones periódicas que no están en Internet son raras (y temporales) excepciones. El artículo plantea que no se han aprovechado debidamente las posibilidades técnicas de la edición digital. Al mismo tiempo, considera que la puesta en línea de los artículos puede tener consecuencias imprevistas, tales como la desagregación virtual de los contenidos, una relación interactiva con los lectores y la aparición de formas de validación social de los contenidos académicos.

Haut de page

Texte intégral

La edición de revistas digitales de historia y antropología en México: límites, tendencias y perspectivas

  • 1  Sobre las revistas mexicanas en general puede verse con provecho el número 200 (vol.L, abril-junio (...)

1Las revistas han sido siempre un recurso esencial de la vida académica. Difunden los avances de investigación, ofrecen el "estado de la cuestión" sobre su área de especialización y, mediante las reseñas, hacen posible apreciar los méritos (o deméritos) de las novedades bibliográficas. Asimismo, son la imagen pública de muchas instituciones, sociedades profesionales y grupos académicos. Han tenido también la función implícita de adjudicar el reconocimiento y el prestigio profesionales, por lo cual se han vuelto referencia obligada de la evaluación curricular. tal como aparece en los distintos servicios de citation indexes. En México, en los años recientes, ha ocurrido una notable expansión de las publicaciones periódicas, y muchas otras que venían de tiempo atrás han modificado su funcionamiento para adecuarse a los estándares internacionales de transparencia y calidad.1

2Sin embargo, estas publicaciones siempre han presentado varios problemas, que se han acentuado en los últimos años. En parte se trata de su mismo éxito, porque la reciente proliferación genera redundancias, dispersión de esfuerzos y dificultades para que el lector se mantenga al tanto de lo publicado en un área determinada de conocimiento. Esta multiplicación ofrece también dificultades para las bibliotecas institucionales, que tienen que resolver el problema de recibir, clasificar, administrar y archivar un volumen cada vez mayor de impresos.

3Aun dejando de lado estos aspectos prácticos, el eterno problema de las revistas académicas ha sido que se distribuyen poco y mal. Así, investigaciones posiblemente valiosas caen en la amplia categoría de “ciencia perdida”, cuyos resultados en la práctica no llegan a alimentar los logros y discusiones académicas. Esta pobre circulación provoca, a su vez, que casi todas las publicaciones sean económicamente deficitarias y las instituciones necesiten subsidiarlas para mantenerlas en activo. El otro extremo del financiamiento es, desde luego, el prohibitivo costo de adquirir todas las revistas de interés para una disciplina, incluso con recursos institucionales.

  • 2  M. López Ornelas y G. Cordero (2005), “Un intento por definir las características generales de las (...)

4Desde hace algunos años comenzó a verse la digitalización de la producción científica como una de las respuestas a estos inconvenientes.2 Los costos de impresión, divulgación y comercialización prácticamente desaparecerían. Los autores podrían obtener una deseable exposición de sus trabajos, y los lectores podrían consultarlos de manera inmediata. Y, en fin, la edición electrónica parecía un elemento potencialmente democratizador del conocimiento, sobre todo en países donde existe un gran déficit educativo y los medios masivos de comunicación son poco confiables.

5La aceptación de las nuevas tecnologías en México no transcurrió sin inconvenientes, dilaciones e incluso resistencias. En realidad, su adopción no resultó de una evaluación crítica de los problemas connaturales a la edición impresa. Salvo algunos casos particulares, la mayor parte de las instituciones estaban mayormente conformes con la situación imperante, aunque reconocieran sus limitaciones. Como ocurre con frecuencia en el extraño nuevo mundo virtual, las innovaciones técnicas no respondieron a una demanda pre-existente, sino que crearon una necesidad que no existía (o, en todo caso, que existía solamente en forma “potencial”).

  • 3  Propiedad intelectual versus conocimiento: el debate sobre el acceso abierto”, en Relaciones, El C (...)

6Desde luego, hubo problemas de naturaleza financiera y tecnológica que retrasaron la transición, sobre todo cuando los recursos eran escasos y quienes ocupaban puestos de autoridad no mostraban interés. Pero, sobre todo, existían renuencias vinculadas con la defensa nostálgica de la página impresa, la preocupación por un posible descenso en la venta de ejemplares, la arraigada noción de que el lector debía contribuir económicamente al sostenimiento de la investigación, el temor recurrente al posible plagio, la resistencia frente a la imposición de un modelo que parecía venir (¡una vez más!) de las ciencias “duras”, posibles problemas con los derechos de autor y una vaga desconfianza respecto de un medio de difusión inédito, cuya generalización podía traer consecuencias imprevisibles.3

7Pese a estas reservas y aprensiones, ocurrió un movimiento progresivo hacia la publicación "virtual" de los índices, posteriormente de los abstracts y, finalmente, la colocación "en línea" de los artículos, con mayores o menores restricciones. Fue en gran medida el resultado de una política de “modernización” impulsada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología a través de la eficiente palanca del financiamiento, así como del reconocimiento que conllevaba la incorporación (desde 1994) al Índice Mexicano de Revistas de Investigación Científica y Tecnológica http://www.conacyt.mx/​Indice/​Index_Indice.html Estos requerimientos llevaron a muchas revistas a instaurar criterios estandarizados para el dictamen de artículos, mantener una periodicidad regular, introducir ciertos aspectos formales, como las fechas de recepción/aprobación de un artículo y, particularmente, a establecer una versión “virtual”, disponible para el público. El proceso puede hoy día considerarse concluido, y las publicaciones que no están en línea son raras (y, al parecer, temporales) excepciones, como puede verse en el anexo al final de este artículo.

Los “portales” de revistas

8Un fenómeno de gran interés ha sido la tendencia a la concentración del acceso. Es un movimiento que tiene mucho sentido, dado que para el lector resulta conveniente tener un repositorio centralizado de textos, y muchas instituciones encuentran de esta manera la vía de resolver los problemas técnicos y financieros de la digitalización. Asimismo, se facilita y la obtención de indicadores estadísticos del impacto de la literatura científica. Visto en perspectiva, no deja de ser un fenómeno de interés: el “big bang” inicial de las publicaciones está dando lugar a un movimiento compensatorio, de implosión.

9A nivel mundial, las iniciativas más amplias, en el campo que nos interesa, han tenido objetivos comerciales: el Project Muse http://muse.jhu.edu/, de la John Hopkins University, la Cambridge University Press http://journals.cambridge.org (que ofrece revistas publicadas también por otras instituciones) y The Scholarly Journal Archive, más conocido como JSTOR http://www.jstor.org

10En lo que podríamos llamar el modelo latino, el acceso a estos portales es gratuito, siguiendo los principios de la Budapest Open Access Initiative http://www.soros.org/openaccess . Así ha ocurrido en Francia (Revues.org http://www.revues.org), España (Portal de Revistas Científicas del CSIC http://revistas.csic.es/) y Brasil (SCIELO, Scientific Electronic Library Online http://www.scielo.org, con ramificaciones en otros países). En el caso de México se trata principalmente del ambicioso proyecto de la Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal (RedAlyC http://redalyc.uaemex.mx) de la Universidad Autónoma del Estado de México, con 551 revistas. Otro proyecto a tomar en cuenta es el portal Revistas Científicas y Arbitradas http://www.journals.unam.mx/​ que reúne las numerosas publicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México.

  • 4  Scott Jaschik, “Breakthrough on Open Access”, en blog Inside Higher Ed, 15 de septiembre de 2009, (...)

11Los distintos criterios que han guiado la creación de estos portales responden a diferentes maneras de concebir el financiamiento de la investigación, la conveniencia del “acceso abierto” (inmediato o sometido a un “embargo” temporal) y la relación entre universidad, Estado y sociedad. La división parecería estar inclinándose a favor del acceso abierto. Así lo sugiere la aprobación en Estados Unidos de la Federal Research Public Access Act http://www.arl.org/sparc/advocacy/frpaa/index.shtml, guiada por el razonable argumento de que la investigación pagada por los contribuyentes debe ser de dominio público luego de un periodo de moratoria; y la firma del Open Access Publishing Equity http://www.oacompact.org/​ por universidades angloamericanas de renombre (Cornell University, Dartmouth College, Harvard University, Massachusets Institute of Technology y University of California – Berkeley).4

Textos impresos, textos virtuales

12A primera vista parecería que estamos sobre un camino despejado, que no presenta mayores enigmas ni más problemas que algunas bifurcaciones en los criterios de acceso público. No obstante, también puede sostenerse que la transición se ha quedado a medio camino. Podría decirse que el estado actual de muchas revistas se parece al de los primeros automóviles fabricados a fines del siglo XIX que tenían un nuevo género de locomoción, pero seguían pareciéndose a una carroza tirada por caballos. En otras palabras ¿es el texto digital simplemente la versión derivada o secundaria del impreso? ¿O es, por sus características peculiares, algo intrínsecamente distinto, que debería abordarse en sus propios términos?

13Como es bien sabido, los historiadores somos razonables analistas del pasado, pero pésimos profetas. Sin embargo, en muchos aspectos puede decirse que el futuro ya está con nosotros. Trataré de señalar algunas realidades y tendencias observables y presentaré al final algunas reflexiones de naturaleza más especulativa

14Para empezar, las posibilidades técnicas y la experiencia de lectura en un texto “virtual” son muy diferentes a las de uno impreso. Aunque hoy en general simplemente tomamos un texto preparado en un procesador cualquiera y, en cuanto acaba de imprimirse, lo convertimos en pdf o html para su presentación en red, esto es en gran medida un arcaísmo. La edición virtual ofrece una gama muy amplia de posibilidades. Las más evidentes son la libertad para incluir todas las imágenes necesarias sin restricciones técnicas o presupuestales (lo cual es muy sensible en publicaciones dedicadas, por ejemplo, a historia del arte). Los “links” o contenidos activos, asimismo, permiten al interesado navegar hacia otros artículos correlacionados. El texto deja de ser un espacio de conocimiento limitado y restringido, y se convierte en una parte flexible y abierta de un conjunto de contenidos. Esto puede o no ser conveniente desde nuestro punto de vista, pero es algo que parece ocurrirá tarde o temprano.

  • 5  Paul Carvill, “Elsevier’s ‘Article of the Future’ resembles websites of the past”, Online Journali (...)

15Todo esto no es una mera fantasía tecnófila: Elsevier http://www.elsevier.com/ , el gigante de la edición científica (cerca de de 2000 revistas) ha presentado un “prototipo” o “versión beta” del artículo científico del futuro http://beta.cell.com/​index.php/​2009/​07/​article-of-the-future/​, que da espacio para comentarios del lector y réplicas del autor, integra audio y video, divide y presenta el artículo en varias ventanas que distribuyen y organizan el texto, de manera que un usuario ocasional (o impaciente) no requiere leer todo para enterarse de qué se trata. La idea, obviamente, es atraer al lector no especializado, pero para el investigador tradicionalista todavía existe el formato tradicional, en versión pdf. También integra este modelo los links de una manera más sistemática, por ejemplo para conocer otras obras del mismo autor; es posible asimismo seguir los comentarios de manera automática vía RSS, como una especie de alerta bibliográfica. El prototipo ha sido criticado desde varios ángulos (el principal, que resulta menos innovador de lo que debiera)5, y puede que no sea enteramente aplicable a las humanidades, pero son de esperarse nuevas versiones de esta idea. Que los autores y editores aprecien las virtudes (y no solamente los inconvenientes) de modificar un estilo de escribir probado durante décadas es, obviamente, algo que resta por verse.

16Por otro lado, los cambios pueden no limitarse a cuestiones técnicas. La adopción plena de la edición digital posiblemente implique una modificación sustancial en la manera en que publicamos y discutimos un artículo científico. Una diferencia es que el concepto mismo de publicación seriada puede dejar de tener razón de ser. Actualmente, un editor reúne cierta cantidad de artículos (o determinada cantidad de páginas) antes de considerar que ya tiene un “número” pronto para enviar a la imprenta. Esta dilatada espera es enteramente inútil cuando un artículo puede ponerse a disposición del público muy poco después de ser aprobado. No hay más motivo que el apego a la inercia para demorar la publicación de la obra de un autor, o para privar al lector del acceso inmediato a una investigación de interés. Si esto es así, las publicaciones tendrían un flujo continuo, similar, por ejemplo, al que tienen los periódicos “en línea”, que publican las noticias antes de la aparición de la edición impresa.

17El posible efecto sobre la materialidad tradicional de las publicaciones periódicas no acaba aquí. Actualmente, cada número de una revista agrupa diversos artículos, a veces con un asunto común y colectivo. El lector se acerca a ella guiado por el prestigio de la institución editora y el reconocimiento de la calidad de determinada publicación; hay algunas que, con el tiempo, han adquirido un merecido prestigio internacional. En contraste, quien ubica un artículo de su interés “en línea”, mediante el “buscador” de su preferencia, va a dirigirse a ese texto en particular, y cuando acabe su lectura probablemente repetirá el proceso con búsquedas consecutivas que lo llevarán a otros sitios. El título de la revista deviene así un dato derivado y secundario. Los “portales” compiladores de publicaciones periódicas, con sus buscadores generales, y algunos sitios comerciales (como Amazon) que ofrecen artículos sueltos a la venta, producen y refuerzan el mismo fenómeno. Los artículos de las publicaciones acaban por ser virtualmente “desencuadernados”, desagregados de su conjunto original. El último volumen de una publicación puede pasar de ser una unidad cognoscitiva a un simple contenedor de textos individuales.

18Finalmente, hasta el momento la comunicación en las revistas académicas ha sido siempre uni-direccional, entre alguien que escribe y otra persona que lee. Si prospera la práctica de discutir los artículos de una revista en su sitio mismo, las diferencias entre estas publicaciones periódicas y otras formas de expresión interactiva (como los "foros virtuales") pueden resultar menos evidentes. El formato, como puede apreciarse, acaba por alterar los contenidos. No es seguro que así ocurra, desde luego, porque la existencia de un ingenioso recurso tecnológico no es garantía de su aceptación. Algunas publicaciones académicas están adelantándose a esta posible tendencia, ofreciendo “foros” anexos a sus artículos, como realiza (sin particular éxito, por el momento) la revista Dimensión antropológica http://www.dimensionantropologica.inah.gob.mx/​foros/​

La evaluación de la producción científica: estándares académicos y validación social

19Existe un aspecto de las ediciones en línea que, a la larga, puede resultar inquietante para la integridad de nuestra torre de marfil. Al abrir el acceso de la producción académica a un público más amplio, inevitablemente ciertas tendencias culturales van a trasladarse a nuestro entorno, de la misma manera que los omnipresentes teléfonos celulares hallaron su camino a salones de clases y seminarios.

20Una revista académica es, por definición, un medio autoritario (en el sentido técnico del término). La inclusión de un texto es decidida por alguna forma de comité de expertos, apoyándose en dictámenes “entre pares”. Es un espacio controlado, regulado y previsible, que conocemos bien y en el que nos movemos con mayor o menor soltura. No obstante, en el ámbito abierto del ciberespacio el prestigio de títulos e instituciones no es de particular relevancia o utilidad. Un algoritmo anónimo constantemente recoge, cuantifica y procesa el conjunto de lecturas, creando de esta manera una autoridad, o “ranking” de los textos. El lector que busca información sobre ciertos temas va invariablemente a encontrar (y, plausiblemente, a consultar) en primer lugar aquellos artículos que han sido más leídos. En términos de validación, esto implica un “empoderamiento” del usuario anónimo, mediante la creación de un proceso social de aprobación y jerarquización. Nadie parece haberlo planeado así; simplemente es algo que fue creciendo a partir de una innovación técnica.

21Aunque a primera vista la idea de la validación “social” de nuestro trabajo nos parezca ajena, no tendría por qué serlo tanto: las notas a pie de página tienen hoy día la misma función, solamente que de manera primitiva y en un entorno semi-cerrado, el de los autores que se citan entre sí. La única variación sería, en realidad, la extensión al público en general de los beneficios y defectos de este sistema.

22Otros elementos apuntan en el sentido arriba señalado. Las búsquedas en línea están en camino de ser más “sociales”, de manera que los resultados favoritos se compartirán con las redes personales del usuario (como sucede en Google Social Search, actualmente en fase experimental). Asimismo, el lector podrá poner en línea sus observaciones incluso si el administrador de la página web (o de la revista, en nuestro caso) no lo desea, como es posible con Sidewiki http://www.google.com/​sidewiki/​intl/​es/​index.html de Google. En esta utilería, los comentarios están alojados en un espacio externo a la página web en sí, y aparecen sobrepuestas al acceder al sitio. Como es previsible, estas observaciones y comentarios pueden reproducirse automáticamente en Facebook, Twitter y otras redes sociales.

23Desde luego, los comentarios del público que hoy día pueden observarse (en foros, periódicos, y medios similares) difícilmente serían aprobados en una instancia académica. Son interesantes más bien como material a la espera de un estudio sobre formas de sociabilidad y expresión de opiniones, manifestadas muchas veces de manera extrema. El único intento formal de utilizar sistemáticamente esta forma de validación social del conocimiento ha sido el proyecto Knol http://knol.google.com/, de Google, que originalmente se presentó como una “enciclopedia de expertos”. Esta iniciativa recoge automáticamente el mayor o menor interés de los usuarios, para ordenar jerárquicamente los distintos artículos. Sin embargo, hasta el momento la calidad de los artículos compilados ha sido muy modesta (excepto, quizás, en los relativos a ciencias médicas). Sin embargo, hay que tener en cuenta que las formas académicas tradicionales de validación del conocimiento tienen más de dos siglos de experiencia, desde la publicación del Journal des Savants (1665); este nuevo sistema de evaluación de la producción aun está en su temprana infancia.

24Me adelanto a decir que una revista científica no tiene porqué depender de su aceptación social para justificar su existencia. En la mayor parte de los casos publicamos textos redactados por especialistas que se dirigen a otros especialistas (o aspirantes a serlo). No sería justo ni adecuado colocar en el mismo rango a una publicación académica que un “magazine” que se vende en puestos de periódicos. Sin embargo, lo dicho anteriormente puede aplicarse fácilmente para ordenar el prestigio y reconocimiento de los distintos autores y publicaciones dentro de un campo particular de conocimiento.

  • 6  Alireza Noruzi, “Google Scholar: The New Generation of Citation Indexes”, en Libri, 2005, vol. 55, (...)

25Tampoco, ciertamente, habría que ver la evaluación “entre pares” y la validación “social” como procedimientos necesariamente excluyentes. La aparición de Google Académico http://scholar.google.com/​, que restringe las búsquedas a las publicaciones especializadas y universitarias, sugiere que estamos en la mira de las grandes corporaciones del mundo virtual, que traen consigo su propia racionalidad. Por ejemplo, es cosa de tiempo para que las instancias evaluadoras institucionales descubran que el número de referencias en este sistema es un medidor de impacto comparable con los varios servicios comerciales de indexación de citas.6

26Como habrá podido apreciarse, el cambio en las formas de producción y comunicación nunca es unilineal, ni puede reducirse a un determinismo tecnológico. Existen elementos sociales y culturales que facilitan, retardan y condicionan la adopción de todas las innovaciones. Basta considerar, al respecto, la reacción típica de buena parte de los historiadores y antropólogos cuando ubican en línea un artículo de su interés: casi invariablemente hacen “click” en el icono “Archivo/imprimir” para tener una copia en papel. Esto desde luego puede variar con el tiempo, la evolución de las políticas institucionales y el relevo de las generaciones en el mundo académico. Habrá que verlo.

ANEXO

Revistas mexicanas de historia y antropología americanistas en línea. Lectura en línea

27Este listado no es exhaustivo, y difícilmente podría serlo dado que hay revistas que en ocasiones solo son conocidas en el ámbito local, o dentro de una institución. He tomado como universo de referencia el Indice de CONACYT , secciones “Historia” y “Antropología”, y las revistas que han recibido los premios otorgados anualmente por el Comité Mexicano de Ciencias Históricas http://www.mora.edu.mx/​cmch/​

28Alteridades, Universidad Autónoma Metropolitana – Iztapalapa
http://redalyc.uaemex.mx/​

29Anales de antropología, Instituto de Investigaciones Antropológicas, Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM http://www.journals.unam.mx

30America Latina en la Historia Económica, Instituto de Investigaciones José María Luis Mora. http://www.mora.edu.mx/ (Temporalmente fuera de línea debido a una reestructuración)

31Anales, Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM http://www.analesiie.unam.mx/​

32Cuicuilco, Escuela Nacional de Antropología e Historia http://redalyc.uaemex.mx/​

33Desacatos, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.
http://redalyc.uaemex.mx/​

34Dimensión Antropológica, Instituto Nacional de Antropología e Historia
http://www.dimensionantropologica.inah.gob.mx

35Estudios de Cultura Maya, Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM http://filologicas.unam.mx/​indices/​estculmay.htm

36Estudios de Cultura Nahuatl, Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México http://www.ejournal.unam.mx/​

37Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM. http://www.ejournal.unam.mx/​

38Estudios de Historia Novohispana, Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
http://www.ejournal.unam.mx/​

39Estudios del Hombre, Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Universidad de Guadalajara, http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx

40Estudios Jaliscienses, El Colegio de Jalisco, http://coljal.edu.mx/​

41Estudios Sociales, Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Universidad de Guadalajara, http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx

42Frontera Norte, El Colegio de la Frontera Norte http://aplicaciones.colef.mx:8080/​fronteranorte/​

43Historia Mexicana, El Colegio de México. http://historiamexicana.colmex.mx/​

44Historias, Dirección de Estudios Históricos, Instituto Nacional de Antropología e Historia
http://www.estudioshistoricos.inah.gob.mx/​revistaHistorias/​

45Istor, Centro de Investigación y Docencia Económica. http://www.istor.cide.edu/​

46Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad,El Colegio de Michoacán.
http://www.revistarelaciones.com/​

47Revista Mexicana de Sociología, Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM
http://www.ejournal.unam.mx/​

48Revista Nueva Antropología, Instituto Nacional de Antropología e Historia, El Colegio de México, Conacyt, Universidad Autónoma Metropolitana http://redalyc.uaemex.mx

49Secuencia, Instituto de Investigaciones José María Luis Mora.http://www.mora.edu.mx/(Temporalmente fuera de línea debido a una reestructuración)

50Takwá. Revista de Estudiantes de Historia, Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Universidad de Guadalajara, http://www.publicaciones.cucsh.udg.mx

51Signos Históricos, Universidad Autónoma Metropolitana – Iztapalapa
http://redalyc.uaemex.mx/​

52Trace, Centre d´Études Mexicaines et Centroaméricains, http://www.cemca.org.mx/​

53Tzintzun, Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo. http://tzintzun.iih.umich.mx/​index.html

No disponibles en línea

54Historia y Grafía. Universidad Iberoamericana

55Ulúa. Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales, Universidad Veracruzana.

56Fuentes humanísticas, Universidad Autónoma Metropolitana

57Revista Mexicana del Caribe, Universidad de Quintana Roo y otras (disponible en redalyc sólo hasta 2004)

Haut de page

Notes

1  Sobre las revistas mexicanas en general puede verse con provecho el número 200 (vol.L, abril-junio 2001) de Historia Mexicana, dedicada a la historia e historiografía de las revistas de mayor tradición y algunas de reciente aparición; disponible en http://revistas.colmex.mx

2  M. López Ornelas y G. Cordero (2005), “Un intento por definir las características generales de las revistas académicas electrónicas”, Razón y Palabra, 43 consultado el 14 abril 2010 en http://www.razonypalabra.org.mx/libros/libros/caracrevelec.pdf

3  Propiedad intelectual versus conocimiento: el debate sobre el acceso abierto”, en Relaciones, El Colegio de Michoacán, vol. 26, no. 104, p. 191-216, consultado el 14 abril 2010 en http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/137/13710408.pdf

4  Scott Jaschik, “Breakthrough on Open Access”, en blog Inside Higher Ed, 15 de septiembre de 2009, http://www.insidehighered.com/news/2009/09/15/open .

5  Paul Carvill, “Elsevier’s ‘Article of the Future’ resembles websites of the past”, Online Journalisme Blog, July 27th, 2009, http://onlinejournalismblog.com/2009/07/27/elseviers-article-of-the-future-resembles-websites-of-the-past/

6  Alireza Noruzi, “Google Scholar: The New Generation of Citation Indexes”, en Libri, 2005, vol. 55, p. 177-180, consultado el 14 de abril 2010 en http://www.librijournal.org/pdf/2005-4pp170-180.pdf

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Felipe Castro Gutiérrez, « La edición de revistas digitales de historia en México: promesas, riesgos y perspectivas », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Nuevo Mundo Anniversaire 2010 - Une décennie américaniste en ligne, mis en ligne le 14 juin 2010, consulté le 25 septembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/59526 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59526

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page