Navigation – Plan du site
Antonio Hermosa Andújar

Araucaria Digital

[30/05/2010]

Résumés

La evolución de Araucaria digital la ha llevado de ser una copia incompleta de la edición impresa, pasando por reproducir dicha edición, hasta ser más que ella. Eso ha sido posible gracias al aprovechamiento de las posibilidades que ofrece internet; en el futuro, por la misma razón, las diferencias entre una y otra ediciones de Araucaria no harán sino aumentar.

Haut de page

Texte intégral

1Los primeros pasos de Araucaria fueron balbuceantes, y por un tiempo -el de los cuatro primeros números, para ser precisos- pareció que la maldición que pesa sobre este tipo de neonato iba a caer también sobre nosotros. No fue así; el esfuerzo, la iniciativa y el mínimo de suerte que ambas potencias combinadas favorecen demostraron una vez más que el destino lo escribimos mientras actuamos.

2La versión digital de Araucaria nació por entonces, balbuciente también al principio, como su progenitora impresa, vinculada desde un principio a la Universidad de Sevilla -cosa que nunca ocurrió con su versión en papel-, pero con una dirección y un formato casi improvisados que aún hubieron de cambiar algunas veces antes de llegar a su diseño actual.

3En su origen, Araucaria digital era poco más que un nuncio de la edición en papel, una especie de mercurio publicitario encargado de expandir por el mundo el mensaje de que una nueva voz que apostaba por América Latina principalmente, aunque no sólo, había nacido. Pero el centro divulgativo de nuestro proyecto intelectual seguía siendo la edición impresa, novatada ésa que nos infligíamos a nosotros mismos pagando el candor de creer que la tirada de mil ejemplares se agotaría; que al agotarse la revista se reproduciría a sí misma y, en fin, que aun en el caso de que todo eso sucediera la lectura de esos pocos números por otros tantos lectores, o unos pocos más si algunos de ellos pasaban por varias manos en las bibliotecas, sería suficiente para incidir con nuestra manera de hacer y de ver las cosas en la comunidad académica.

4La estación romántica de nuestra vida, la etapa de supervivencia, fue despedida sin pompa ni tristeza; pronto comprendimos que un proyecto que inicia desde cero, en lo institucional como en lo económico, aunque pudiera presumir de originalidad, de valentía, de creatividad y conocimiento en grado sumo -hablo en general, ¡cuidado!, no se me vaya a malinterpretar-, en un universo dominado por valores mercantiles de nada vale sin ese gesto quijotesco mediante el que una, por lo general, universidad se autopublicita intelectualmente patrocinándolo económicamente. Fue eso lo obtenido, y la consiguiente estabilidad y capacidad de planificación, de racionalidad por tanto, cuando la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) empezó a financiar la revista (entidad a la que poco más tarde se uniría El Colegio de Chihuahua, y que seguirían operando conjuntamente hasta el nº 22, en el que ambas al unísono abandonaron su patrocinio). Y fue dicha estabilidad, por cierto, lo que nos llevó, de volcar en la red sólo algún artículo íntegro de cada número y el resumen en español o portugués e inglés de los demás, a volcarlo entero.

5Libres por fin de la pesadilla de tener que trabajar para vivir pudimos seguir trabajando para producir los conocimientos requeridos por nuestros objetivos. Empezamos a llevar una existencia más aristotélica, casi cabría decir. Y fue entonces, insisto, cuando comenzamos a volcar íntegramente en la red la edición impresa, sin preocuparnos en si las ventas de la misma darían para editar el número siguiente. De ese modo, la revista física y su hermana gemela digital pudieron llevar por un tiempo dos vidas en apariencia paralelas pero siempre separadas. Porque pronto descubrimos que en aparente igualdad de condiciones, las dos ediciones publicadas, la existencia virtual es la existencia verdadera. ¿En qué sentido? La respuesta cabe en la pormenorización de esta otra pregunta más general: ¿qué aporta la edición digital de Araucaria a su edición impresa?

6Empecemos por traer a colación la gran autoridad de Perogrullo, el insospechadamente familiar personaje de Lope de Vega. Desde luego, si con Araucaria aspirábamos a quebrar endogamias y suprimir reinos de taifas intelectuales; a promocionar al investigador sin importar su nombre; a dialogar con otras comunidades científicas consolidadas al tiempo que contribuíamos a conformar la nuestra; a proporcionar ideas con las que contribuir al debate político en Latinoamérica –aunque no sólo ahí, recuérdese-, etc., nada de ello puede afectar, aun si se pretendiera otra cosa, a la versión digital del número impreso. En este aspecto los hermanos gemelos no pueden dejar de constituir un único ser. Y bien, ¿cuál entonces es la aportación del hermano digital al impreso?

7La primera de todas, como nos diría de inmediato un Perogrullo informático, versión rejuvenecida del anterior, tiene que ver con las novedades traídas por internet como tal respecto de cualquier elemento tradicional; internet, como es sabido, elimina el soporte físico en el que se expresan las ideas y los textos que las exhiben, para almacenarlas en otro ingrávido, que no ocupa ningún lugar concreto porque está, como dios, en todas partes: en todas partes, cierto, en las que haya acceso a la red. Ese nuevo soporte, además, suele por lo general almacenar los sucesivos números de las revistas en un, llamémosle así, soporte único, un repositorio que forma un depósito con la totalidad de números físicos de lo que han sido y siguen siendo las revistas impresas.

8Como dicho repositorio constituye un depósito único en el que tiene entrada lo nuevo pero sin que ello suponga la salida de lo antiguo, todo el saber de la revista se halla permanentemente a disposición del potencial usuario, esté donde esté y en el momento en que esté. Así, pues, ni soporte físico concreto –el de su ejemplar-, ni lugar concreto en el que tenerlo ni momento concreto en el que portarlo: la disponibilidad de internet es universal, por lo que brinda en todo momento y lugar la totalidad del saber de la revista. Por último, en el interior de ese pequeño magma que es cada número físico, el lector seguramente siempre encuentra artículos que sobran y quizá eche de menos otros que falten: disponer de todo en el momento es un buen método de ahorrarle tiempo permitiéndole buscar lo que quiere entre todo lo que hay. Y sin echar a perder la capacidad de sorpresa que nos puede deparar, cual picassos de juguete, lo que hallamos sin buscar.

  • 1  Tres son las cosas ya aportadas, pero la maleabilidad de internet es tan grande que ya hay otras p (...)

9Intentando caminar solitos ahora, sin la ayuda de tan socorrido sabio, contestaremos a la pregunta antes formulada diciendo que nuestra edición digital ha aportado a la impresa al menos tres cosas1, quizá de desigual importancia pero todas ellas importantes, que pasamos a enumerar aquí y a detallar a continuación: más lectores, más lectura y más imbricación con la comunidad académica. Empecemos por la primera.

10El número de lectores. Al igual que a algún otro le da por multiplicar los panes y los peces, Internet inicia su curso milagrero multiplicando lectores: es ésa una de las prerrogativas del dios tecnológico moderno frente a los antiguos, más artesanales en su operar. No puedo precisar con certeza cuántos lectores, o mejor, cuántas visitas recibe la revista, porque no estoy seguro de que el servidor de la Universidad de Sevilla registre otras que no sean aquéllas en las que se accede a la misma a través de él. Lo que sí puedo afirmar, basándome en el referente estadístico que nuestra propia web2 proporciona es que el número de las mismas es desigual, que la desigualdad está en función del mes, que los meses de mayor afluencia son grosso modo los que coinciden con el año académico, que sufre altibajos y que últimamente parece haberse estabilizado entre las 350 y las 400 visitas diarias, lo que seguramente es una menudencia si la comparamos con las que imagino recibirán las páginas de Madonna o Cristiano Ronaldo caso de que ambos tengan páginas web; pero que, en sí mismas, y dados los contenidos de la revista, no me cabe duda de que constituyen una inmensa minoría, por hablar con Juan Ramón Jiménez, que es menester valorar positivamente. Sobre todo si, como parece, el servidor universitario no registra las visitas efectuadas desde otros servidores, lo que automáticamente multiplicaría por dos o incluso por tres las cifras citadas.

11En el jardín de los milagros que es Internet uno puede encontrar un buen surtido de milagros colaterales girando en torno al milagro principal. Si, por ejemplo, alguno de ustedes desea conocer las estadísticas de una revista, las visitas que recibe diarias, o incluso por horas, el número de clientes que hay tras ellas, el número de archivos a los que acceden, el nombre de los que abren; si desean, además, suponiendo que entre ustedes haya quienes sean directores de revistas, darles un premio a los que más entran e incluso amonestar a los que se quedan poco, etc.; o si les va saber quiénes son los primeros, sueñan con conocer su regularidad, mirar de reojo a lo que pasa en las otras, etc., ningún problema: podrán cumplir todos sus sueños y, si no les molestan las cifras de la competencia, hasta dormir como los angelitos.

12Eso sí, si lo que les interesa es saber algo de eso en relación con Araucaria lamento decirles que yo, que elegí la carrera que debía estudiar en función de que no apareciesen ni estadísticas ni cuadros en los libros que debía leer, me aburro tan soberanamente con tan augustos criterios de modernidad que no podré servirles de ayuda alguna. Tendrán, pues, que entrar ustedes mismos en la página web antes referida e informarse por su cuenta (y, de paso, y sin abusar de su amabilidad, naturalmente, si desean comentarme sus observaciones acerca de cómo van esas cosas en la revista, pues sepan que cuentan con mi agradecimiento por adelantado).

13En este punto, quizá valga la pena interrumpir momentáneamente la linealidad del discurso para hablarles del lado técnico de nuestra web.

14La página Web está elaborada en lenguaje HTML (lenguaje de marcas o etiquetas) que permite complementar el texto con objetos como imágenes o hiperenlaces a otras páginas. Las páginas de la Web de Araucaria son en su mayoría estáticas, utilizando lenguaje HTML, sin programación ni acceso a bases de datos. Sólo algunas de ellas utilizan código JavaScript que es un lenguaje de tipo script compacto, basado en objetos y eventos.

15La Web de Araucaria no utiliza un gestor de contenidos: se actualiza modificando directamente el código sobre los ficheros HTML con un editor de texto. Su acceso no requiere suscripciones.

16Utiliza RSS (Really Simple Syndication), cuyo objetivo es publicar artículos simultáneamente en diferentes medios a través de una única fuente. En la revista Araucaria la sindicación nos permite difundir tanto las actualizaciones de números semestrales como la sección exclusivamente digital “Otras reseñas”. Del mismo modo, nuestra Web contiene enlaces y actualizaciones RSS de otras webs relacionadas o vinculadas con la temática tratada en Araucaria.

17El código HTML incluye Hojas de Estilo en Cascada (Cascading Style Sheets). CSS es un mecanismo simple que describe cómo se va a mostrar un documento en la pantalla, o cómo se va a imprimir. Esto permite los desarrolladores el control total sobre estilo y formato de sus documentos. Usamos el código CSS para separar la presentación (digamos, la forma) del contenido (la materia). El código CSS está muy extendido y consiste simplemente en un pequeño archivo en le que se indica cómo se organiza la información en la página: estilo de las tablas, tamaño y color de fuentes, formato de párrafos o de imágenes, etc.

18No usamos ninguna programación excepto un sencillo script (literalmente, escrito o programa) para el menú desplegable de los números publicados. Este script no funciona en Internet Explorer 6.0 aunque sí en sus versiones posteriores, pero no es esencial para el funcionamiento de la web pues los usuarios de IE 6 pueden acceder a la lista de los números publicados mediante un enlace normal. El código JavaScript está diseñado específicamente para el desarrollo de aplicaciones cliente-servidor dentro del ámbito de Internet. Los programas JavaScript van incrustados en los documentos HMTL, y se encargan de realizar acciones en el cliente, como pueden ser pedir datos, confirmaciones, mostrar mensajes, crear animaciones, comprobar campos, etc.

19RSS (Really Simple Sindication) es una herramienta automática de difusión. Aquellos usuarios que deciden “suscribirse” (sindicarse) a las actualizaciones de la web, reciben notificaciones en sus programas de correo. Alternativamente, otras webs pueden –con el permiso del director de la revista—publicar esas notificaciones de actualización en sus páginas (ver, p.e. la columna de la derecha en la revista digital http://nuevomundo.revues.org/​, donde aparecen enlaces a las actualizaciones de Araucaria).

20La mayor parte de los artículos históricos están en formato HTML. Los últimos dos números, en cambio están en formato PDF (por la dificultad técnica de pasar el PDF original a HTML con las modificaciones de la revisión).

21La página Web de la revista se aloja en un servidor LAMP, es decir, Linux con Apache, PHP y MySQL, si bien en nuestra página no hacemos uso de las herramientas de programación PHP y MySQL. El acceso al servidor se realiza mediante el protocolo de Transferencia de Archivos Segura (SFTP) que permite transferir la página desde nuestro PC al servidor remoto ubicado en el Servicio de Informática y Comunicaciones (SIC) de la Universidad de Sevilla. Por tanto las páginas las administramos en nuestros PCs de trabajo. El Grupo Portal del Servicio de Informática y Comunicaciones es el responsable del servidor en el que se aloja la página: se ocupa de las copias de seguridad diarias de la Web, del mantenimiento del servidor apache y sus módulos, etc. Semanalmente el SIC genera una página Web con las estadísticas de acceso al alojamiento Araucaria. El programa de estadísticas utilizado es Webalizer, al que se ha añadido la capacidad de generar visitas por países. A partir de las direcciones IP (por Internet Protocol, es decir, el DNI) de los ordenadores que los visitantes han usado para acceder a la revista se obtiene un nombre de dominio mediante DNS (Domain Name Server) lo que permite identificar el país de origen del visitante.

22El acceso a la web no requiere de claves o suscripciones y está indexado paralelamente en varios directorios además de alojado en el repositorio institucional DIALNET. El motivo de indexar y alojar en repositorio institucional es para garantizar la máxima difusión de artículos científicos y académicos y asegurar que son accesibles de modo permanente.

  • 3  Quisiera resaltar aquí mi deuda de gratitud con los miembros de dicho Portal, así como con Daniel (...)

23El servidor de la Universidad utiliza como buscador propio la GSA  de Google (Google Search Appliance) e indexa el alojamiento de Araucaria a fin de poder acceder a todos sus contenidos desde el buscador del Portal Institucional de la Universidad de Sevilla (www.us.es)3.

24Gracias a internet, por tanto –reanudando aquí el hilo anteriormente interrumpido-, Araucaria conoce la procedencia de sus lectores. En su inmensa mayoría provienen de las Américas, en especial de Estados Unidos, que en el último año se ha consolidado como primer visitante, llegando a copar casi la mitad de las entradas a nuestra web. Pero desde Canadá hasta Argentina y Chile, y por supuesto Brasil, prácticamente no hay país americano desde el que no se acceda a la versión digital de la revista con puntual regularidad. La segunda región es Europa, en la que, naturalmente, por el número de visitas destaca España, aunque tampoco falten los lectores en Italia, Reino Unido, Alemania, República Checa, Francia, Suecia y hasta la misma Rusia (hay asimismo visitas esporádicas de otras partes del mundo, como Marruecos, Sudáfrica, China, Japón, Nueva Zelanda, etc., pero son más raras e inconstantes).

25El caso de EEUU, permítaseme insistir, es llamativo, pues luego de haber vegetado durante años a la sombra de los países que por un tiempo ocuparon su actual lugar, como México o Argentina, un buen día decidió dar dos saltos en uno que le llevarían al unísono, primero a encabezar la tabla de visitantes -como también, dicho sea de paso, las de accesos, archivos y KBytes, en cuanto corolario casi natural de lo anterior-, y a hacerlo, en segundo lugar, con una ventaja sideral sobre los demás países: ventaja nunca antes alcanzada por ningún otro país, que de momento se antoja incolmable por los demás y que más bien no parece haber hecho otra cosa que aumentar (salvo en febrero, donde pese a mantener una distancia abisal respecto de la segunda ha experimentado una ligera inflexión en el porcentaje total). Una simple ojeada a los tres cuadros siguientes, que van desde abril de 2009 hasta enero y febrero del presente año, es suficiente para cerciorarse de cuanto acabo de decir.

26Además de la procedencia, internet nos informa asimismo de un cierto origen cualitativo de algunos de los usuarios de Araucaria digital –miembros de los Consejos de Redacción y del Comité Científico Internacional o autores que incluyen tal condición en sus curricula-, o bien de ciertos imanes que atraen las visitas: el hecho de que algunos profesores la incluyan en sus bibliografías y algunos investigadores en sus citas. O el hecho de que varios gobiernos latinoamericanos la enumeren entre los bienes culturales que promocionan, o determinados institutos y centros de investigación incluyan vínculos a nuestra web en las suyas (una magnífica práctica de colaboración cultural de la que nos congratula singularmente tanto sus resultados como el alto número de publicaciones inmerso en ella). Por lo demás, y en relación a las afirmaciones antedichas, prometo en una próxima ocasión, con más tiempo, paciencia y el narciso en todo lo alto del mástil, refrendarlas con datos.

27Entre los cambios aportados la edición digital de Araucaria a la edición impresa dije que había más lectores, pero también más lecturas. Aludía a que al abaratar costos de impresión y al disponer, por así decir, de un espacio ilimitado, se eliminan de golpe dos de los mayores condicionantes de la segunda. Ahora bien, como es ésta la que nosotros volcamos en la red, el primer límite pervive intacto, pero el segundo, el del espacio, sí lo aprovechamos. Porque desde hace un tiempo, en efecto, Araucaria digital ha dejado de ser exclusivamente la traslación de la revista impresa a la red, para añadir por su cuenta y riesgo dos secciones más, una de entrevistas a personalidades científicas y otra con más reseñas, de las que la última funciona mejor que la primera pero a las que en el futuro quisiéramos potenciar, sobre todo la que funciona peor.  Lo original de las mismas es, por un lado, la decidida renuncia al requisito de la originalidad y, por otro, la renuncia a la cooficialidad lingüística del español y del portugués, requisito aún vigente en la edición impresa.

28Aclaro súbito. No es que hayamos renunciado a la originalidad en ambas secciones, máxime en la de entrevistas, pero igualmente en la dedicada a las reseñas, sino únicamente al principio de originalidad, que sigue rigiendo en la edición en papel. Y lo hemos hecho deliberadamente porque las ventajas que comporta son enormes para el potencial lector, para el autor y para el propio saber en general. Respecto del primero, pone a su disposición trabajos ya publicados en otros medios -de los que, como es lógico, indicamos la fuente-, y quizá en otras épocas, no siempre fáciles de hallar, no siempre localizables en internet, y para los que en el peor de los casos aportan otra puerta de acceso más. Al autor le regala una segunda recompensa a su obra, caso de ser una republicación, lo que al tiempo que halaga su esfuerzo es susceptible de redundar en estímulo para su persona. Y al saber le procura mayor difusión y, con ello, mayor posibilidad de crecimiento: es el amor al saber por sí mismo, un amor que lleva en sí mismo su propia recompensa, lo que nos ha conducido a convertirnos aquí en simple vehículo de su transmisión, y a sentirnos orgullosos en nuestro papel de correveidiles, que, por lo demás, insisto, no siempre es así porque no siempre, ni mucho menos, las reseñas –entre las entrevistas sólo hay una que no lo es- publicadas dejan de ser originales.

29El segundo motivo de originalidad consiste en la ampliación del número de lenguas que ahora difunden su verbo desde Araucaria. Un caso especial lo constituye la incorporación de la lengua italiana, dados los vínculos estrechados recientemente con miembros de la Università di Bologna, lo que ha permitido no sólo de muchas y buenas reseñas provenientes de dicho medio, entre ellas alguna realmente excepcional –por ejemplo, la del profesor Domenico Felice, uno de los máximos estudiosos internacionales de Montesquieu, sobre el estado actual de los estudios en Italia acerca del genial pensador francés-; señalemos que la feliz mas no buscada contrapartida ha sido una mayor difusión de nuestra revista en dicho medio. Ciertamente, la publicación de una reseña como la aludida no se ha debido sólo a la introducción de nuevas lenguas, pues podía haber sido traducida; pero esta medida, ciertamente, la ha facilitado; lo que unido al ocasional aumento del espacio a disposición de la reseñas –ésta sí, una novedad absoluta respecto de la edición en papel-, así como a la ampliación temática de las mismas, perceptible con la simple lectura del título de una de las últimas reseñas publicadas, sobre la obra del arquitecto Aldo Rossi (y es sólo un ejemplo), en realidad elevarían cabalmente a cuatro el número de novedades en este solo ámbito.

30La gran triunfadora en este campo, decíamos, era la posibilidad que se servía al saber de difundirse, y con ello de ampliarse (nos gustaría también, como hijos de la Ilustración, añadir y de mejorarnos, pero hace mucho tiempo que tales ilusiones cayeron por siempre del pedestal). En este sentido, dicho efecto se imbrica con el tercero de los aportes de la edición digital a la impresa. La publicidad activa que deriva de insertar un vínculo de otra institución en la web propia, un vínculo que no es una mera referencia indirecta, como la de cualquier anuncio, sino que es el traslado inmediato y directo a esa otra realidad con solo pulsarlo, no sólo impulsa la mutua interacción de ambas entidades de la realidad virtual, sino que en sí mismo constituye otro de los inventos ideados por el saber para ampliar la información sobre sí mismo, llevando a más sujetos la posibilidad de acceder a él y poniendo en manos de muchos la de mejorarlo. En Araucaria digital dicha función la cumple tanto la inserción de vínculos específicos de otras páginas –otra de las tareas ésas que en el futuro vamos a cuidar y mejorar notablemente- como la herramienta RSS, de la que hablé más arriba, a través de la cual el genio de la difusión del saber se propaga automáticamente. Como no dispongo de más tiempo para detallar esto aquí, sólo me queda prometerles que consolidar y mejorar el uso de estas herramientas, que nos llevan a forjarnos ilusiones como la de que un mundo más sabio puede ser también un mundo mejor, reanudando así el sueño disipado de la Ilustración, constituirá también una de las grandes apuestas de la revista para el futuro.

Haut de page

Notes

1  Tres son las cosas ya aportadas, pero la maleabilidad de internet es tan grande que ya hay otras pendientes de incorporarse a la red, y que harán de la edición digital de Araucaria un ser cada vez más diferente de su progenitor impreso.

2  http://www.institucional.us.es/araucaria/ESTADWEB/

3  Quisiera resaltar aquí mi deuda de gratitud con los miembros de dicho Portal, así como con Daniel Gete Garrido, autor de nuestra página web. Sin el paciente y generoso concurso de ambos estas informaciones no se las habría podido transmitir.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Hermosa Andújar, « Araucaria Digital », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Nuevo Mundo Anniversaire 2010 - Une décennie américaniste en ligne, mis en ligne le 30 mai 2010, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/59848 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59848

Haut de page

Auteur

Antonio Hermosa Andújar

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page