Navigation – Plan du site
Frédérique Langue et Christophe Giudicelli

Nuevo Mundo Mundos Nuevos, primera revista americanista evolutiva en línea : ¿« fin de la historia » o « nueva era » ?

Traduction de Carmen Bernand
[31/05/2010]

Résumés

Cette présentation fait le point sur l’itinéraire atypique de l’une des premières revues en ligne dans le domaine de l’histoire de l’Amérique latine, sur des choix précurseurs (caractère évolutif annuel, interactivité, contenus multimedia etc.) et un fonctionnement interne voire générationnel qui ont été à l’origine de son succès. Elle revient par ailleurs sur les défis qui attendent les revues en ligne, défis qui sont, de toute évidence, davantage d’ordre institutionnel que liés à des nouvelles technologies intégrées par définition à l’évolution de ce type de publication et par là-même, parfois incomprises de chercheurs-décideurs encore inspirés par le modèle papier.

Haut de page

Texte intégral

« Nuevo Mundo, la primera revista evolutiva en la Web americanista ». Tal es el título que habíamos elegido inicialmente para presentar el balance de un recorrido científico y editorial que ciertamente no está perdido en la red – vuestra presencia aquí lo demuestra plenamente—pero que, en cierto modo, es excepcional, por la inversión impresionante, constante y benévola de competencias, que pueden ser muy específicas en varios casos, así como por las pasiones que esta empresa ha suscitado y sigue suscitando en nuestro medio. Más allá de la constitución original de una red científica, la revista despierta nuevas ambiciones. Por ello estaríamos tentados de proponer otro título : « Nuevo Mundo ¿fin de la historia o inicio de una « nueva era ? ». La paráfrasis es explícita y tiene el mérito de plantear el eterno dilema entre los logros intelectuales y científicos y la incomprensión (para decirlo en términos suaves) por parte del entorno exterior, a pesar de excepciones notables. La diabolización de Internet, ya sea como instrumento científico (se desconocen en general sus orígenes) o como medio de comunicación universal, forma parte de los obstáculos constantes y reiterados encontrados por los que se esfuerzan en desarrollar el inmenso potencial de la red. Estas trabas no han impedido la realización de numerosos proyectos en nuestra disciplina y en el campo más general de las Ciencias Humanas y Sociales.

Nos proponemos aquí reconsiderar diez años de un itinerario atípico (aunque, afortunadamente, cada vez menos), evocando a sus actores, a sus compañeros de ruta, a los apoyos institucionales gracias a los cuales la revista ha recibido el reconocimiento general de la colectividad científica, constituyendo una vasta red científica internacional que no puede ser ignorada.

1 – Historia de la revista

La puesta en línea

El lanzamiento de Nuevo Mundo se produjo en febrero de 2001, en el marco de un proyecto científico del Cerma (grupo de investigadores latinoamericanistas, cuyo director era entonces Serge Gruzinski).La idea general que presidió la creación de la revista, y que emanaba de las problemáticas del Cerma, fue la voluntad de abolir las fronteras nacionales y disciplinarias, reuniendo la historia y la antropología, y desarrollando la historia cultural en una perspectiva comparatista, asociando a América latina con el Mediterráneo. Desde el comienzo, Nuevo Mundo ha querido responder a las dificultades encontradas en la difusión de los conocimientos en el campo de las ciencias sociales, creando un medio de expresión científica propio a los investigadores de ese laboratorio utilizando los potenciales, aún balbucientes, de la red – al menos en Europa – si se los compara con los esfuerzos de adaptación y de anticipación que habían logrado los investigadores de América latina desde los primeros años de la Web. Con la atribución de un número ISSN a Nuevo Mundo, la Biblioteca Nacional de Francia  ha reconocido y apoyado desde el comienzo su estatus científico… de excepción, así como su originalidad que se fundaba –y se sigue fundando, es precisamente la razón de su existencia y de su éxito– en los puntos siguientes :

- una revista evolutiva anual, un concepto que permite sacar todas las ventajas posibles de un medio de difusión extremadamente flexible, que de por sí está en constante evolución. En un primer momento, el número anual fue actualizado cada mes. Desde 2009, las actualizaciones son bimensuales, debidas al éxito de la revista y a la avalancha de materiales que se reciben. Este carácter evolutivo, factor de adaptabilidad, aparece en las distintas secciones que fueron abiertas progresivamente, en función de la demanda científica, como « Cuestiones del tiempo presente », « Aula virtual », « Coloquios », secciones que permiten dar a conocer la actualidad de las investigaciones en curso, los eventos científicos, etc.

- « interactiva » dentro de las limitaciones del soporte y de los programas (para los primeros años se utilizó Claris Home Page, y posteriormente Dreamweaver (código html y CSS) así como programas gráficos : incorporación de comentarios y debates en torno a un texto inédito publicado en la sección « Debates » o de otros textos que figuran en las secciones dedicadas a reseñas, críticas, bibliografías – muy solicitadas – y que al principio aparecieron bajo una forma más clásica.

- la incorporación desde el inicio de una función multimedia indisociable de los nuevos objetos de estudio como las fuentes iconográficas y visuales en general, y las exposiciones virtuales que se han inspirado en el modelo de la BNF : exposiciones virtuales desde las primeras de Alessandra Russo y deJuan Camilo Escobar hasta la que organiza en el presente número Moira Cristiá, gracias a uno de nuestros corresponsales argentinos, y que presenta fuentes visuales del final de la penúltima dictadura argentina; críticas de sitios web, « imágenes en movimiento », « memorias del americanismo », que contaron con el apoyo de los Archivos audiovisuales de la investigación (Maison des Sciences de l’Homme, Paris), a quienes agradecemos aquí, lamentando que ese proyecto, plebiscitado por los lectores en línea, no haya podido beneficiar de apoyos institucionales y financieros que le hubieran permitido proseguir su producción (videos científicos).

- El aspecto más inesperado es el de « conservatorio », con la difusión de textos de difícil acceso y que se encuentra en la BAC, nuestra « Biblioteca de los Autores del Centro », ya sean investigadores patentados o jóvenes en formación académica, autores perteneciendo al Cerma o investigadores asociados a los proyectos desarrollados en su seno. Cabe notar que en términos referenciales, el nuestro es mucho más visible que otros sitios institucionales.

Los actores, el equipo : unos investigadores, muchos de los cuales poseen, además de sus competencias científicas propias, conocimientos de informática y del manejo de Internet, doble bagaje indispensable, son la clave del éxito de Nuevo Mundo. A la par de ellos, se han ido integrado en el comité de redacción muchos doctorandos, que pertenecen a una generación abierta a las nuevas tecnologías, con doble bagaje científico e informático. Esa doble exigencia, dictada por la misma naturaleza de la edición electrónica en un periodo de escasos recursos tuvo por cierto una feliz consecuencia para el funcionamiento interno de la revista. Esta nueva generación de investigadores encontró en seguida su lugar en el comité de redacción, lo cual no suele ser usual en la organización de las revistas demasiado enmarcadas en el ámbito académico. El espacio atribuído (pero sería más adecuado decir « merecido ») por los jóvenes investigadores incipientes dentro del equipo de Nuevo Mundo es una de las principales razones de su dinamismo, y podemos felicitarnos de haber favorecido un espacio globalmente mucho menos jerárquico del que suele imperar en nuestro medio académico. Varios de estos doctorandos se han graduado y han sido integrados en organismos universitarios (Alessandra Russo, Capucine Boidin, Bruno Baronnet, Pascale Berloquin-Chassany, Manuel Gárate, Alejandro Gómez, Humberto Cucchetti  etc…), y los que están terminando el doctorado en este momento no tardarán en serlo. Que estén más allá o más acá del doctorado, todos los investigadores que participan o han participado en el trabajo de la revista la enriquecen, aportando sus propias redes. Como se trata de una revista de vocación internacional, la contribución de estos jóvenes que mantienen una relación permanente con América latina, en donde muchos de ellos viven, es esencial para Nuevo Mundo, por no decir vital. Hay que recalcar por fin la convivialidad del equipo y su funcionamiento flexible, así como su reactividad a la evolución de la Web y a la manera en que nuestras disciplinas están expuestas en ella. Ésta es una de las condiciones de existencia y de éxito de una revista que, a pesar de numerosas tentativas, aún no ha podido ser « copiada » ni « replicada ». Nunca ha sido nuestra intención poner en línea una revista clásica sobre papel. De ahí también el fracaso de todos los intentos por clonar Nuevo Mundo.

Cuando la ruta de Nuevo Mundo se cruzó con la de Revues.org

Una segunda fecha, decisiva para el futuro de Nuevo Mundo, fue la de marzo del 2005, cuando se produjo el encuentro con Revues.org a través de su conceptor, Marin Dacos, encuentro que permitió realmente el inicio de una nueva era. Revues.org estaba instalada en la EHESS, Escuela que, desde el comienzo, nos había hospedado en su servidor y nos había proporcionado computadoras y programas, además de la formación multimedia que nos había facilitada el CNRS. Este encuentro permitión el paso a una fase más profesional de la revista, que puso un punto final al « bricolage » creativo de páginas web que habíamos practicado mal que bien hasta entonces.  Alivió  mucho el trabajo de la redactora principal y de sus ayudantes ocasionales, como Catherine Sautter (EHESS), a quien saludamos por el trabajo realizado en el campo del diseño gráfico y de la creación de páginas web y de las exposciones, asumiendo el a veces difícil diálogo con los autores de esas exposiciones. La nueva colaboración con Revues.org permitió también repartir de forma más equilibrada la carga de trabajo gracias a la utilización del programa Lodel para la edición electrónica. Al respecto conviene notar que Nuevo Mundo prefirió no utilizar el formato PDF, disponible en las últimas maquetas de Lodel, sino el lenguaje html et los css, más accesibles y por lo tanto de mayor visibilidad.

Apertura temática y lingüística

La revista Nuevo Mundo recibió un apoyo constante por parte de la dirección del Cerma, sin el cual no habría podido seguir. El año 2006 marca una nueva etapa ya que Juan Carlos Garavaglia, nuevo director del laboratorio, es elegido  director de la revista por el comité de redacción, por unanimidad. La dirección de Nuevo Mundo no obedece a la rigidez estatutaria que suele caracterizar el funcionamiento de las revistas impresas en papel y que es totalmente inadaptada al trabajo en la Web.

El año 2006 estuvo marcado por una apertura general : nuevas secciones, nuevos campos temáticos (en el área de las ciencias humanas y sociales), nuevos autores, diversificación lingüística (el inglés ha sido introducido además del español, del portugués, del francés y del italiano, en conformidad con los deseos del comité de redacción ). Remitimos aquí al mapa del sitio, que aparece debajo de la página de recepción de la revista ayuda a visualizar mejor esta evolución. La multiplicación de los « dossiers » temáticos refleja a la vez la ampliación de las problemáticas del Cerma, incluído en un conjunto más amplio de centros bajo el nombre de Mascipo - oficialmente Nuevo Mundo es la revista del Mascipo desde este año - así como la inclusión de numerosos autores exteriores al Laboratorio, que ya son por cierto mayoría. Estos nuevos aportes refuerzan los nuevos usos de la investigación en línea, ya sea la búsqueda de contenidos o el intercambio bajo la forma de debates. Estos usos muestran, una vez más, que las nuevas formas de difusión de los saberes científicos difieren de las revistas tradicionales impresas en papel. Una revista electrónica no es exactamente una revista clásica puesta en línea sino un conjunto multifacético y muy rico de contenidos científicos y de recursos o  fuentes visuales. Por eso precisamente las orientaciones científicas de nuestro Laboratorio encuentran en la revista un terreno propicio a la expresión y a la difusión : el continente americano bajo el cuestionamiento de temas comunes y transversales como las historias conectadas y la historia atlántica. Al incluir colaboraciones exteriores al Laboratorio, Nuevo Mundo ha podido desplegar una mayor variedad de temas y ha aumentado considerablemente su red internacional. La consecuencia más evidente de esta internacionalización es indudablemente el aumento de los dossiers cualitativamente interesantes que nos llegan espontáneamente de los países en donde la revista ha encontrado un eco importante.…

Entre marzo y abril de 2008 se moderniza la maqueta,sobre la base delos contenidos y no de la periodicidad (contrariamente a las revistas clásicas impresas en papel). También se cambia el diseño gráfico, gracias a los profesionales de Revues.org ; los lectores de la Revista reaccionaron inmediatamente y en forma muy elogiosa, a estos cambios.

Mencionemos también nuestra colaboración con los « Archives audiovisuelles de la recherche », cuya responsable es Elisabeth de Pablo, con l’AFPA, centro de creación multimediática dirigido por Véronique Salinero, organismo implicado en la formación de diseñadores y webmasters, gracias al cual se han podido suplir ciertas dificultades técnicas encontradas por el comité de redacción y que superan la competencia técnica de sus miembros.

En el marco de una colaboración con organismos profesionales técnicos, es de subrayar que nuestros editores, y en particular Inés Secondat de Montesquieu, han sido fundamentales para guiarnos y ayudarnos a lo largo de una evolución constante de los medios y de sus usuarios.

2 – Balance y paradojas : « nueva era » o crepúsculo de un modelo ?

A esta altura de su evolución diez años después de sus primeros pasos, Nuevo Mundo está abocada a explotar al máximo las posibilidades brindadas por su formato « desmaterializado »  sin olvidar en ningún momento el imperativo primordial, que ha sido siempre y seguirá siendo el de cualquier revista científica que se precie, independientemente del soporte elegido, a saber, una selección rigurosa de los contenidos de las distintas secciones que pone en la Web, inclusive de aquellos que la distinguen de una revista clásica. De este punto de vista nos parece que ha cumplido con sus promesas, por lo menos en gran parte. Desde luego podríamos haberlo hecho mejor, mejorando tal aspecto, tal punto, porque es evidente que todo puede ser corregido y actualizado, lo cual es lógico tratándose de una revista « evolutiva », que implica necesariamente modificaciones periódicas, mucho más que las revistas clásicas sobre papel, cuyo formato, maqueta, número de páginas y secciones son forzosamente estáticos…

Pero aquí está el resultado. Desde una etapa experimental pasamos a un funcionamiento mucho más fluido, sin perder de vista jamás los criterios de rigor que deben siempre regir laselección de los materiales destinados a ser publicados. El reconocimiento científico internacional de Nuevo Mundo confirma la validez del modelo editorial que proponemos. Nuevo Mundo se ha convertido en una revista que cuenta dentro del panorama general de los estudios americanistas en ciencias humanas, los artículos son muy consultados y citados, y cada vez más, atrae contribuciones de gran calidad.

Sería un error sin embargo contentarnos con esta cómoda sesión de auto-glorificación y descansar sobre unos laureles muy virtuales también, y que el viento se pude llevar de un momento a otro. Si dentro del equipo todos estamos convencidos de que el funcionamiento interno de Nuevo Mundo así como su forma editorial le han permitido gozar de una reputación honorable, no todo el mundo comparte esa opinión y nada nos permite afirmar que podrá seguir existiendo bajo esta forma.

El simple hecho de que Nuevo Mundo se haya apartado del formato clásico de una revista sobre papel sigue siendo un objeto de discordia –y tal vez más aún ahora que su visibilidad es mayor. Este alejamiento de un formato canónico suscita incomprensión y en algunos casos una hostilidad abierta, por varias razones. La capacidad de innovación de los actores de la Web y su agilidad para anticipar las posibilidades tecnológicas, sigue suscitando la desconfianza de algunos de nuestros colegas y sobre todo una fuerte reticencia a someter contenidos científicos a un « monstruo » tecnológico. Y como nadie es profeta en su tierra, es en el entorno cercano de la revista donde se expresan las dudas más fuertes y donde se aboga con insistencia por un regreso hacia una economía editorial más clásica y fiel al ordenamiento impuesto por el genial invento de Gutenberg, aún bajo una forma electrónica.

Notemos por cierto, y eso no es de extrañar, que Nuevo Mundo gozó de un reconocimiento mucho más rápido en el extranjero y en las redes internacionales de publicaciones en la Web. En Francia, con la excepción notable del INIST y de la EHESS, que nos han apoyado desde el comienzo de nuestra aventura editorial y científica, así como la BNF que, como lo vimos, también supo percibir el interés y el porvenir de una revista puramente electrónica, la aventura de Nuevo Mundo ha sido recibida inicialmente con suma circunspección.

Las redes internacionales de indexación de publicaciones científicas en línea, en cambio, acogieron Nuevo Mundo con bastante rapidez, integrándola desde los años 2002-2003, y el traspaso a la plataforma de Revues.org le ha dado una visibilidad aún mayor. La revista figura en un gran número de esas redes : en el prestigioso  Directory of Open Access Journals (DOAJ), con base en Suecia, Latindex en México, Dialnet, CSIC e-revista et la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes en España, D’Historia.El fil d'Ariadna en Valencia, REDIAL y el SUDOC en Francia, BASE, Cibera et EZB en Alemania, INTUTE en el Reino Unido, Livre en Bélgica, Scientific Commons, OAIster, Journalseek et Hapi-on-Line (The Hispanic American Periodicals) en los Estados Unidos, para limitarnos a las principales.

En 2009 el CNRS labelizó finalmente Nuevo Mundo que ya figura como una de sus publicaciones. Desde entonces este organismo le brinda un apoyo financiero anual, desgraciadamente insuficiente.Todos estos elementos tenderían a demostrar que el modelo propuesto por Nuevo Mundo está accediendo a un estatus institucional que vendría a sancionar – en el sentido positivo de la palabra –el reconocimiento de la colectividad científica y a sentar cierta legitimidad. En nuestro campo académico, eso suele ser una señal sino de madurez por lo menos de que las cosas funcionan bien.    

Ahora bien, la revista Nuevo Mundo, revista del CNRS, que ocupa un lugar indiscutido dentro de las revistas electrónicas dedicadas a las ciencias humanas y sociales, es más que nunca objeto de cuestionamientos diversos, que deberían alimentar los debates de estas dos jornadas : por ejemplo, ¿ se trata realmente de una revista ? ¿No sería más bien un sitio internet ? ¿ No sería conveniente aislar el corazón de lo que « debe » ser una revista (artículos, reseñas, lista de miembros de los diferentes comités), de los materiales demasiado marcados por un modo de comunicación y de lectura que siguen apareciendo herejes, es decir, todo el resto  (contenidos multimedia, materiales de seminarios, extractos de tesis, exposiciones, BAC, guías del investigador, actas de coloquios…)? ¿ No sería preferible exiliar todos esos contenidos atípicos hacia un espacio bien delimitado de la revista o incluso colgarlos en otra plataforma electrónica para evitar toda contagión y permitir que los artículos puedan ser hojeados como Dios manda ?

Otra crítica apunta el funcionamiento interno de la revista, que se basa en relaciones más horizontales y menos jerarquizadas que en muchas revistas. La participación de jóvenes investigadores y doctorandos en el trabajo editorial de Nuevo Mundo incidiría negativamente en su legitimidad científica, provocando un déficit de credibilidad que habría que corregir. Como se puede observar, la discusión animada acerca del futuro de Nuevo Mundo bajo su forma actual, nos impide afirmar si nos será posible proseguir, y por cuánto tiempo, la experiencia evolutiva y forzosamente exploratoria que ha sido siempre la nuestra.

Y sin embargo … se mueve, nos atrevemos a decir, sin ninguna falsa modestia. Y por eso mismo, precisamente, hemos tomado la iniciativa de organizar estas jornadas de reflexión para confrontar nuestras experiencias respectivas, para examinar las reticencias que hemos encontrado unos y otros en nuestros respectivos medios científicos, y para tratar de llevar a cabo una reflexión común en torno a un medio de publicación ya no tan nuevo al fin y al cabo pero que, a todas luces, sigue suscitando desconfianza e incomprensión.

El itinerario de Nuevo Mundo

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédérique Langue et Christophe Giudicelli, « Nuevo Mundo Mundos Nuevos, primera revista americanista evolutiva en línea : ¿« fin de la historia » o « nueva era » ? », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Nuevo Mundo Anniversaire 2010 - Une décennie américaniste en ligne, mis en ligne le 31 mai 2010, consulté le 24 mars 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/59935 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.59935

Haut de page

Auteurs

Frédérique Langue

CNRS/Cerma-Mascipo

Articles du même auteur

Christophe Giudicelli

Univ. Paris III/Cerma-Mascipo

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page