Navigation – Plan du site
Sara Ortelli

Luis Aboites Aguilar, La decadencia del agua de la nación. Estudio sobre desigualdad social y cambio político en México. Segunda mitad del siglo XX, México, El Colegio de México, 2009, 145 p.

[15/11/2010]

Texte intégral

  • 1  Luis Aboites Aguilar, El agua de la nación. Una historia política de México (1888-1946), México, C (...)
  • 2  La idea de estado fallido ha generado en los últimos años debates y controversias en torno a la pe (...)

1El agua de la nación. Una historia política de México, publicado en 1998, es sin lugar a dudas una obra de referencia para el estudio de los usos del agua durante el porfiriato y la primera mitad del siglo XX.1 Una década más tarde, Luis Aboites vuelve sobre sus planteamientos para releer la forma en que abordó el tema a la luz de los paradigmas científicos e historiográficos, y del contexto político de los años noventa. Este ejercicio de reflexión y autocrítica que desarrolla en su último libro, La decadencia del agua de la nación. Estudio sobre desigualdad social y cambio político en México, le permite revisar ideas en torno a la cuestión hidráulica y mirarla a través de la lente del presente, después de un proceso que ha sido testigo de cambios profundos en el país. En los últimos años, en efecto, México ha transitado de la percepción de un estado fuerte y de un presidencialismo omnipotente, a la del debilitamiento del ejecutivo y al planteamiento, incluso, de la existencia de un estado fallido.2 Esta nueva mirada sobre la realidad política del país tiene, por supuesto, connotaciones en la historiografía.

  • 3  Aboites Aguilar, El agua de la nación, pp. 18-19. El autor ha señalado esta idea también en otros (...)

2En El agua de la nación el protagonista principal era el gobierno federal del estado posrevolucionario y se analizaba el proceso por el cual éste parecía haberse erigido a lo largo del siglo XX como la principal autoridad gubernamental en el manejo del agua. En tal sentido, es revelador el análisis en torno al concepto de “federalización”, que contrariaba toda noción federalista y más tenía que ver con un proceso de centralización: la historia del poderío del gobierno federal en el manejo del agua se perfilaba como la historia del despojo de derechos, facultades y prerrogativas de los organismos y los grupos locales. Ahora bien, la centralización del manejo del agua no era un fenómeno estrictamente hidráulico, lo que obligaba a estudiar los aspectos sociales relacionados con los usos del recurso en términos de la sociedad en su conjunto. Como expresaba el autor: “Si en México la fórmula centralista ha sido la gran opción política para constituir un estado fuerte y si ha habido grupos sociales concretos y prácticas económicas sustantivas que han fortalecido esa opción político-ideológica, es claro que el trasfondo de esta historia de los usos del agua se halla en la historia económica y política del país, es decir, en una dimensión que rebasa por mucho la mera cuestión hidráulica”.3

3Siguiendo estas premias anunciadas en la obra anterior, diez años después La decadencia del agua de la nación “busca más a la sociedad y menos al Estado, prefiere las relaciones, prácticas y hábitos de los grupos sociales antes que los dineros, las leyes y los discursos gubernamentales” (p. 14). Este libro toma distancia de los enfoques estructuralistas y se acerca a la sociedad, y con ella a los grises que permean la distancia entre leyes y prácticas, entre discursos y hechos. Pone el énfasis en la historia de la desigualdad social y apuesta por separarse de los temas específicamente hidráulicos e integrar otros problemas que quizá no habían sido percibidos como susceptibles de ser leídos y analizados junto con el agua. La historia de los usos del agua permite, en definitiva, observar el proceso histórico del siglo XX desde la perspectiva de una dimensión social poco atendida y acercarse a procesos históricos globales, es decir, a aquellos que tienen que ver con la reproducción general de la sociedad. El autor propone, así, una mirada más compleja, tanto por la diversidad de variables que incorpora y analiza, como por las relaciones que establece entre ellas. La historia de los usos del agua cobra desde esta perspectiva una dimensión que la vincula con la historia del poder, de la corrupción, de los negocios de las familias de la elite y, también, con la historia de la marginalidad y de la pobreza, de la desigualdad social y de la resistencia de los sectores populares.

  • 4  Aboites Aguilar, La decadencia del agua de la nación, p. 10.

4La investigación en la que se sustenta La decadencia del agua de la nación ha revelado varios aspectos importantes de la vida política del México del siglo XX. En primer lugar, permite descubrir la debilidad de la nación y de su instrumento gubernativo por excelencia, el gobierno federal, y deja ver a una nación que en diversos contextos ha sido omitida, ignorada, subordinada o maniatada.4 Esto vuelve insostenible el argumento sobre el que reposaba el libro de 1998, es decir, la imposición de la nación mediante el gobierno federal en el manejo de las aguas del país. Una consecuencia relevante de este hallazgo desde el punto de vista metodológico es la crítica que despliega Aboites a la visión evolucionista que había desarrollado en El agua de la nación y a la implícita idea del pasaje de lo tradicional a lo moderno en la historia de México que permeaba sus argumentos. Estas ideas estarían plasmadas en el planteamiento de la transición de las aguas locales pueblerinas -a las que percibía como propias del siglo XIX-, a las aguas nacionales que habrían caracterizado al siglo XX a partir del proceso de centralización/federalización y, desde ahí, la transición al agua mercantil-ambiental como consecuencia de la puesta en marcha del modelo neoliberal.

5Aboites se permite criticar esta visión que sostenía la idea de la evolución hacia una modernidad robusta en el México posrevolucionario y complejiza el argumento de 1998 para plantear que en el siglo XX convivieron diversos tipos de aguas: las aguas locales pueblerinas siguieron existiendo en tensión o en negociación con el agua de la nación y frente al modelo centralizador. Al mismo tiempo, y en este marco de convivencia entre diversas aguas, se produjo una continuidad entre el agua de la nación y el agua mercantil-ambiental, en la medida en que no se trató de una ruptura entre modelos, sino de una creciente concentración del recurso en cada vez menos manos, a partir de la construcción de nuevos soportes político-ideológicos anclados en el neoliberalismo rapaz. Este proceso fue acompañado por el despliegue de privilegios fiscales a los empresarios y a los grupos oligárquicos, lo que constituye otra cara de la misma moneda.

  • 5  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Resumen, Informe sobre Desarrollo Humano 2006, (...)

6El autor perfila en estas páginas una hipótesis relacionada con la cuestión de la sustentabilidad ambiental, que deberá ser demostrada en un trabajo futuro: el paso al modelo del agua mercantil-ambiental, a través la implantación del neoliberalismo (con sus propuestas de menor injerencia del estado en la regulación de las actividades económicas privadas y del ambientalismo, al que define como “el conjunto de ideas y políticas que expresan la preocupación aparente por lograr que el indispensable crecimiento económico se logre sin causar un mayor deterioro del ambiente), levará a la concentración extrema del recurso en grupos elitistas y minoritarios que no atenderán el cuidado ambiental. Esta cuestión queda reducida a un discurso de aparentes buenas intenciones, mientras que en el horizonte se percibe un proceso de futura insustentabilidad en términos ambientales y un alejamiento progresivo de las pretensiones de justicia social que aseguren un acceso equitativo al recurso. El panorama es, por cierto, poco optimista, pero parece coherente con la realidad que vive el país en este aciago inicio del siglo XXI. Aboites pone el dedo en la llaga del problema del agua y de sus usos en México, muy en concordancia con las conclusiones de algunos informes de organismos internacionales, como el que aparece citado entre sus páginas: “para algunos, la crisis mundial del agua tiene que ver con situaciones de escasez absoluta del suministro físico. El Informe rechaza dicha opinión y sostiene que las causas de las crisis del agua radican en la pobreza, la desigualdad y las relaciones desiguales de poder, así como en las políticas erradas de gestión que agravan la escasez”.5 (p. 14)

  • 6  Luis Aboites Aguilar, Excepciones y privilegios: modernización tributaria y centralización en Méxi (...)

7Ya en El agua de la nación el autor concluía aludiendo a estos temas. Así, insistía en la necesidad de problematizar la cuestión de la centralización/federalización en el manejo del agua como un proceso que podía ayudar a comprender mejor la formación del Estado mexicano contemporáneo, justamente, el que ahora se trata de desmantelar alegando una necesaria e inevitable reforma. Aboites reflexiona en torno a los costos sociales enormes que significó la centralización política en México y se pregunta si no se estará frente a un escenario similar cuando se intente la tan mentada descentralización. Se pregunta, también, si la descentralización y la pérdida de poder, debilitamiento y centralidad del ejecutivo federal repercutirá en el fortalecimiento de caciques y grupos regionales y locales, igualmente o más autoritarios que el presidencialismo. De hecho, ese proceso se está observando en la actualidad en el caso de los gobernadores y grupos de poder de varios estados. Estos temas y problemas se relacionan e imbrican -y, al mismo tiempo, se enriquecen- con otros aspectos de la historia de México que el autor ha estudiado y aparecen en varios momentos como parte de las argumentaciones. Entre ellos, la relación entre centro, periferia y elites en la construcción del estado, y la cuestión del sistema fiscal mexicano.6

  • 7  Josefina Vázquez, Historia de la historiografía, México, Utopía, 1975, p. 9.

8La manera de leer los procesos históricos “varía de época a época, según las necesidades del momento y la visión del mundo y de la vida”.7 En tal sentido, La decadencia del agua de la nación no habla sólo de la decadencia de un modelo de organización estatal, de sociedad y de administración hidráulica. La decadencia del agua de la nación se refiere también a la decadencia de una hipótesis, de una manera de ver y de hacer historia de los usos del agua, y refleja a partir de la reflexión y la autocrítica la madurez intelectual de un investigador que se permite volver sobre sus propios argumentos para confrontarlos fuertemente. Esta confrontación invita a los historiadores a dejar de hacer una historia del agua y de sus usos incolora e insípida, para abordar el amplio espectro político, económico y social del México del siglo XX y del incipiente siglo XXI, y ensayar acercamientos más complejos, hipótesis más arriesgadas y refrescantes, y nuevas interpretaciones.

Haut de page

Notes

1  Luis Aboites Aguilar, El agua de la nación. Una historia política de México (1888-1946), México, CIESAS, 1998.

2  La idea de estado fallido ha generado en los últimos años debates y controversias en torno a la pertinencia de su aplicación para el caso mexicano. A modo de ejemplo, puede consultarse Jorge Camil, “Gobierna un estado fallido”, La Jornada, 12 de diciembre de 2008 y “Espejo de un estado fallido”, La Jornada, 29 de mayo de 2009; José Blanco, “Estado fallido”, La Jornada, 16 de junio de 2009; Pedro Miguel, “Estado fallido”, La Jornada, 20 de enero de 2009; José María Pérez Gay, “Un absurdo: el estado fallido”, La Jornada, 6 de abril de 2009.

3  Aboites Aguilar, El agua de la nación, pp. 18-19. El autor ha señalado esta idea también en otros artículos. Véase, “Del agua nacional al agua mercantil ambiental. Algunas ideas para hacer una investigación sobre historia contemporánea de los usos del agua en México”, en Juan Manuel Durán, Martín Sánchez y Antonio Escobar Ohmstede (editores), El agua en la historia de México. Balance y perspectiva, México, Universidad de Guadalajara - El Colegio de Michoacán, 2005; pp. 25-31.

4  Aboites Aguilar, La decadencia del agua de la nación, p. 10.

5  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Resumen, Informe sobre Desarrollo Humano 2006, Más allá de la escasez: poder, pobreza y la crisis mundial del agua, Madrid, Mundi-Prensa Libros, 2006.

6  Luis Aboites Aguilar, Excepciones y privilegios: modernización tributaria y centralización en México (1922-1972), México, El Colegio de México, 2003. También “En busca del centro. Una aproximación a la relación centro provincias en México, 1921-1949”, Historia Mexicana, vol. LIX, número 2, México, El Colegio de México, octubre-diciembre de 2009 y “El Norte y la ciudad de México. Apuntes para una investigación sobre el vínculo centro-provincias en México, siglos XVIII-XX”, Anuario del IEHS, 23, Tandil, IEHS-UNCPBA, 2009.  

7  Josefina Vázquez, Historia de la historiografía, México, Utopía, 1975, p. 9.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sara Ortelli, « Luis Aboites Aguilar, La decadencia del agua de la nación. Estudio sobre desigualdad social y cambio político en México. Segunda mitad del siglo XX, México, El Colegio de México, 2009, 145 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 15 novembre 2010, consulté le 26 octobre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/60111

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page