Navigation – Plan du site
Débats | 2011
La participación indígena en los mercados iberoamericanos. De la colonia a los primeros años independientes – Coord. Sara Ortelli
Laura Escobari de Querejazu

Mano de obra especializada en los mercados coloniales de Charcas. Bolivia, siglos XVI-XVII

[31/01/2011]

Résumés

La palabra yanacona tuvo muchas interpretaciones en las historiografías peruana y boliviana desde mediados del siglo XX. Este trabajo toma en cuenta las acepciones dadas por Murra y Wachtel, en sentido de considerar al yanacona como un especialista artesano u obrero en la época prehispánica, lejos de la primera interpretación que lo consideraba trabajador doméstico e, incluso, esclavo. Se concibe al yanacona como mano de obra calificada en la época prehispánica y en la época colonial. Algunos testimonios inducen a pensar que hubo yanaconas mineros, urbanos y rurales. Los mineros dieron lugar al trabajador asalariado, especializado en fundir plata y oro en Potosí. Los urbanos propiciaron la aparición de la clase artesana, media baja en las ciudades de La Paz, Chuquisaca y Potosí, y los rurales fueron los trabajadores de la tierra en el altiplano boliviano. Sin embargo, los yanaconas rurales en Cochabamba fueron el inicio del minifundio, del mestizo que se inició como arrendatario de los grandes terratenientes de la zona.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Nicolás Sánchez Albornoz, “Mita, Migraciones y Pueblos. Variaciones en el espacio y Tiempo. Alto Pe (...)

1Con la colonización española los indios conocieron la moneda, sus brazos como fuerza de trabajo y un mercado laboral interesado en ellos. El paso de una economía de intercambio a una donde imperaba el dinero les propició también canales de movilidad social y riqueza1, las cuales les eran tan desconocidas como innecesarias. Otra fue la vida que iniciaron a partir de entonces y aunque la historiografía tradicional sobre la Colonia siempre enfatiza la explotación a la que fueron expuestos todos los aborígenes, no todos la padecieron en la misma intensidad. Aquellos que tenían un oficio antes de la llegada de la colonización la pasaron algo mejor, así como también los que se ofrecieron inmediatamente como colaboradores y hacer cuanto necesitaban para instalarse en Charcas.

2La adaptación de la mano de obra calificada prehispánica a la colonial, tuvo connotaciones interesantes en Charcas, pues a través de diferentes ángulos se ha podido detectar que los artesanos prehispánicos siguieron su oficio en la colonia, fueron llamados genéricamente yanaconas, término que ha complejizado su identificación, puesto que significa igualmente aquella mano de obra libre que se puso a las órdenes españolas para todos los trabajos domésticos y urbanos y la fuerza de trabajo campesina que pasó a formar parte de la población que trabajó en las encomiendas del siglo XVI y en las haciendas y chacras de los siglos XVII y XVIII.

3El presente trabajo, presenta cuatro diferentes maneras que tuvieron los yanaconas en adaptarse al nuevo mercado laboral, como sirviente doméstico, como trabajador rural, como artesano urbano y por último como empleado de la administración de las cajas reales de las ciudades. Lo que trataremos de demostrar aquí, es que la mano de obra que se “vendió” a los españoles, es decir, la mano de obra por la cual pagaron y de la cual los indígenas se sintieron “libres”, ya existía desde antes de la conquista, aunque remunerada de diferente manera. Con la colonización se mantuvo la especialidad en el trabajo que existía antes, solo que en el nuevo sistema fue remunerada en metálico, por muy poco que éste fuera. Lo más importante es definir que la mano de obra especializada y pagada, constituyó no solamente un estamento indígena superior al del común, sino que a su vez ésta dio lugar a una nueva clase social, la clase media baja, indígena o mestiza, constituyendo el eslabón perdido entre el yanacona prehispánico y el artesano colonial.

Los yanaconas como paso del yana prehispánico al artesano colonial

  • 2 John Murra, Formaciones Económicas y Políticas del Mundo Andino, Lima, Instituto de Estudios Peruan (...)
  • 3 John Murra, La Organización Económica del Estado Inca, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1983. (...)
  • 4 Nathan Wachtel, Los Vencidos, Madrid, Alianza Editorial, 1971.

4La categoría yana, persona de servicio doméstico, o yanacona, que es el plural de yana, ha sido estudiada por muchos historiadores. La controversia sobre su papel es tan antigua, que viene de fines del siglo XIX, con Cunow (citado por Murra 1975:226)2 e historiadores como Valcárcel, Baudin o Karsten, quienes han estudiado las poblaciones serviles. A mediados del siglo XX, el peruano Nuñez Anavitarte y Choy, encontraban que los yana eran esclavos y que la sociedad inca era esclavista. El propio John Murra3 y Nathan Wachtel4, en los años ochenta y noventa del siglo pasado trataron de aclarar el término yana, determinando su complejidad, pues en la época prehispánica significó al mismo tiempo artesano, criado del rey, criado de baja condición o criado de condición elevada.

  • 5 Laura Ecobari, Caciques, Yanaconas y Extravagantes, ed. Embajada de España, Plural, IFEA, La Paz, 2 (...)

5Para Wachtel el yanacona era el servidor perpetuo de caciques o gente importante, o, incluso, simplemente, un trabajador de la tierra. Mi propio trabajo publicado en 2000 y reeditado en 2005, da la nueva visión sobre el yanacona, que trataré de exponer aquí, pero esta vez como copartícipe del mercado laboral colonial y no solamente como mano de obra especializada. Por su parte, Catherine Julien estudió a los yanaconas urbanos de la ciudad de La Plata (Sucre), con las mismas connotaciones especiales, que había encontrado yo misma5, para los yanaconas urbanos de Potosí, es decir su especialidad en trabajos determinados. Sobre la participación de la mano de obra indígena en el mercado laboral de las minas de Potosí, trabajó Nicolás Sánchez Albornoz, sin particularizar la mano de obra yanacona.

6El presente trabajo analiza la transición de a los yana prehispánicos al periodo colonial, como mano de obra calificada, no común, situación muy alejada de aquella connotación de encargados de trabajos serviles. Los yana prehispánicos tenían rango especial, no cumplían las funciones de servir en pisos ecológicos, que fue un denominador común de toda la población andina, que tenía que migrar por temporadas a trabajar tierras de diferente característica climática. Si los yana iban a los pisos ecológicos era en calidad de líderes, hombres de confianza de sus caciques o amos. Otra característica, de los yana prehispánicos, era que eran desvinculados de su comunidad, eran sueltos, se mantenían unidos solamente por lealtad y servicio a sus jefes. Los yanaconas de la etnia lupaca de la zona del Lago Titicaca, estudiados por Murra, recibían un trato especial: vivían en casas propias separadas de las de su señor, tenían un pequeño terreno, un reducido número de rebaños y tenían varias mujeres, en una zona donde la mayoría de los varones no yanaconas eran monógamos. Algún yanacona estuvo exonerado de tributo al igual que su señor cacique, y a diferencia de éste no tenía la presión de adoctrinarse en la religión católica. Sin embargo, en general los yanaconas al no estar vinculados a su comunidad o ayllu, se adaptaron rápidamente al español y le sirvieron. Quizá por eso el mundo hispánico los identificó como sirvientes que buscaban evadir el tributo y la mita, sirviéndoles en lo que quisieran.

  • 6 John Murra, La Organización Económica del Estado Inca, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1983, (...)

7Por último, en la época prehispánica, los yanaconas constituían un grupo análogo al de los artesanos, consistiendo su tributo en el servicio prestado a su amo. El agrupamiento por oficios se habría consolidado, según Murra, recién en los últimos años del Imperio incaico. En general los yanas y todos los indios sabían hacer sus zapatos y tejer su ropa, así como todos sabían labrar. Pero se ha establecido algunas funciones especializadas realizadas por yanaconas, así los pueblos lupaza se distinguían por su dedicación al pastoreo, al tejido, a la ollería, a la carpintería y a la fundición de plata. Una de las especializaciones más citadas por los europeos es su habilidad en forjar metal, en particular los que trabajaban con oro y plata.6 A través de un Padrón de Yanaconas que encontré en el Archivo de la Casa de la Moneda de Potosí, en Bolivia, se puede establecer que la mayor parte de ellos vivían en Cuzco y Jauja, antes de la llegada de los españoles y después.

Yanaconas mineros

8A continuación analizaremos cómo los yanaconas mantuvieron en la época colonial un trato privilegiado y diferente del común de los indios en tres ámbitos diferentes: el minero, agrícola, y el urbano. En los tres casos, pasaron a conformar una clase o categoría social intermedia, artesana, que los situó en mejores condiciones económicas y sociales, que el resto de sus pueblos.

  • 7 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja (1545-1650), Madrid,Alianza Editorial, 1989.

9El caso de los yanaconas mineros, ha sido determinado al estudiar la mano de obra en Potosí en el siglo XVI. En una época tan temprana que se puede ver claramente cómo el yanacona especializado o huayrador prehispánico, – que era el que sabía utilizar los hornos de beneficio de mineral activados por el viento – pasa a ser aquel indígena minero especializado en diferentes áreas del trabajo en socavones o en ingenios, sin embargo no en cualquier trabajo relacionado con las minas, sino en aquellos que requerían algún conocimiento y especialidad, como fueron los barreteros,7 quienes tenían que conocer cuál era la veta a seguir, con el fin de encabezar la ruta de la extracción del mineral de plata. Los barreteros eran seguidos por los siquepiques, o indígenas encargados de recoger el mineral picoteado. En los ingenios eran yanaconas los indígenas conocedores de la amalgamación y de los hornos, quienes eran asistidos por indígenas carboneros, lavadores de mineral y los mezcladores que batían la amalgamación dentro de los buitrones, antes de vaciar en los cajones o en los cedazos, donde el metal ya purificado era golpeado y enfriado a la vez, para formar las piñas de plata.

  • 8 ACM, C.18. Padrón de Yanaconas de 1575.
  • 9 Término con el que se encabezan todas las escrituras notariales en el Cuzco.

10Estamos hablando de unos yanaconas que tenían cierto status. Un estamento laboral que se establece después de analizar diferentes variables8. La primera que entra en consideración es que la mayor parte de los yanaconas huayradores que se encontraban trabajando en Potosí en 1575, procedían del Cuzco, donde se conoce que existía el Koricancha (hoy templo de Santo Domingo) o templo del sol, de la luna y de las estrellas, que estaba adornado con objetos de uso cotidiano fabricados en oro y plata. El Cuzco constituyó una de las diez provincias obligadas a la mita minera de Potosí, instituidas por el Virrey Toledo, no solamente porque era la cabeza de los reinos del Perú9 sobre la cual había que sentar precedencia de autoridad, ni porque era la provincia más poblada del Perú, sino porque allí se encontraba la mayor cantidad de yanaconas especializados, especialmente en el arte de los metales. La segunda variable se refiere a la tasa que pagaban. El Padrón de Yanaconas establece que los yanaconas huayradores, pagaban una tasa anual, no un tributo como el resto de los indígenas. La tasa estaba destinada a pagar a sus propios caciques. En esta misma consideración tenemos que los caciques encargados de regirlos eran de procedencia noble. La tercera y última consideración, es que por ser yanaconas, ellos podían regresar a sus tierras de origen o sementeras cuando querían, pero en su caso no se fueron, se quedaron luego de cumplir un año en Potosí. Pasaron de ser de especialistas en hornos de viento prehispánicos a serlo en purificación de la plata en los ingenios o barreteros, como dijimos antes. En Potosí recibían como remuneración dos pesos diarios, a diferencia de los mitayos comunes que recibían 2.75 reales. Se constituyeron así en mingados o contratados. En todos los casos ellos podían apropiarse además de los llampos, o residuos de mineral, pues formaba parte de su jornal. De esa manera fueron la primera mano de obra asalariada y libre que pasó a formar parte del mercado laboral minero. En el ámbito del régimen de sujeción a la mita y coacción de que fueron objeto todos los demás indígenas del común, ellos fueron especiales y privilegiados.

  • 10 James Lockhardt, El Mundo Hispanoamericano 1532-1560, México, Fondo de Cultura Económica, 1996.
  • 11 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja (1545-1650), Madrid,Alianza Editorial, 1989, p. 49.
  • 12 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 60.
  • 13 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 138.
  • 14 Es evidente, dada la temprana fecha de esta opinión de Murra, la evolución de su pensamiento, pues (...)

11Las afirmaciones de Lockhardt10 sobre el hecho de que todos los yanaconas que prestaban servicio en Potosí constituían una clase especial de sirviente personal, quedan ahora respaldadas. Esta constatación contrasta con una primera aseveración de John Murra que decía que “en las primeras décadas después de la invasión, los europeos esclavizaron a muchos hombres llamados yana, que nunca habían sido sirvientes en tiempo de los Incas”. Contrasta también con la de Marie Helmer de 1965 (citada por Bakewell 1989: 49)11, que mencionó la existencia de la esclavitud de indios, al referirse a ese grupo de gente yana que pasó a servir a los españoles recién llegados. En esta misma línea, Peter Bakewell dijo que el yanacona era un sirviente doméstico. De esa manera, para todos ellos el concepto de yanacona, en Potosí, había perdido todas sus connotaciones incaicas excepto la de servidumbre. Y aunque el mismo Bakewell (1989: 60)12 complejizó la mano de obra, al detectar un crecimiento de su número y demostrar que cualquier indio podía acceder a aquel status aprendiendo un oficio y quedándose en Potosí luego de cumplir su mita. Bakewell dijo que el yanacona era un "especialista visible" en el primer siglo de colonización (Bakewell 1984:138)13. Ahora estamos en condiciones de afirmar que los yanaconas mineros fueron tratados con privilegio14. Pero continuemos con la cuarta variable. Esta se establece con base en el estudio de tres Padrones de indios yanaconas, uno de 1575, otro de 1586 y el tercero de 1610. Después de un análisis se constata que, efectivamente hubo un estamento laboral especializado, eran los yanaconas huayradores que constituyeron en 1575 el 80% de los yanaconas que habitaban la Villa de Potosí, y que otra característica de ellos fue que su condición se transmitía de padres a hijos, o sea que aquellos yanaconas prehispánicos que estaban destinados a desprenderse de sus hijos y no formar parte de ningún ayllu, en Potosí consiguieron tener una familia y conformar un status diferente y privilegiado.

  • 15 Juan de Matienzo, Gobierno del Perú, ed. Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima-Paris, ed. G. (...)
  • 16 Lewis Hanke, Introducción y Estudio, Relación General de Potosí de Luis Capoche, Madrid, Biblioteca (...)

12Hasta aquí con las variables que nos han permitido establecer el carácter favorecido de los yanaconas mineros en Potosí. Ahora vamos a referirnos al avance tecnológico que introdujo el uso del mercurio en la purificación del mineral de plata y la participación de los yanaconas mineros. Matienzo señalaba que desde que los primeros españoles comenzaron con la explotación de la plata utilizaron la tecnología indígena de la huayra y la mano de obra de indios huayradores que había en el lugar, para fundir y refinar la plata, pues a pesar de que los peninsulares trajeron maestros en refinamiento de plata por fuelles, encontraron que con el método de las huayras se obtenían mejores resultados. En l567 se contaron en los cerros cinco mil huayras15. En los primeros años la asignación de mano de obra gratuita o mitaya a los españoles, no hubo asignación de especialistas, pues los primeros azogueros, no habían detectado este rango de trabajo. Algo muy característico de la cultura andina es el hermetismo y la falta de comunicación espontánea. Si bien es cierto que algunos de los habitantes cercanos al cerro conocían y practicaban el oficio, las primeras disposiciones reales, por dar ventaja a los españoles, no permitieron a los indios participar en la frenética búsqueda de las minas. Sin embargo, al poco tiempo “las urgencias crecientes” cambiaron y el Virrey Toledo tuvo que lanzar también a los indios a participar en la búsqueda de vetas de plata, pero sobre todo al refinamiento con huayras. Los indios también comenzaron a descubrir minas, aunque con el tiempo las perdieron (Levilier, citado por Hanke 1959: 63-64)16.

  • 17 A.C.M.C.R.18: fs. 10v-12. Juan de Matienzo, Gobierno del Perú, p. 28.
  • 18 Juan de Matienzo, Gobierno del Perú, p. 29.

13Con respecto a los privilegios, como ya dijimos, los yanaconas mineros en Potosí, podían recolectar los “llampos” o mineral reducido a polvo en las minas a consecuencia de la humedad. El producto de su recolección equivalía a diez veces lo que conseguían de sus amos por jornal. Por eso, muchas veces sus amos no les daban otro salario que este beneficio. Para el trabajo los yanaconas podían a su vez contratar a indios comunes17. En importancia social, el yanacona en Potosí llegó a ser considerado incluso un “vecino” de la ciudad, pues muchos ya habían nacido en la Villa. Matienzo18 recomendaba que no se los llevara a otra parte y seguramente por esa razón el Padrón de Yanaconas de l575, reclutó preferentemente a indios que conocían el beneficio de mineral por huayras.

  • 19 Diego Fray Ocaña, Un Viaje Fascinante por la América Hispana del siglo XVI, ed. Stadium. Madrid, (1 (...)
  • 20 A.C.M.C.R.18. fs.11.
  • 21 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 21.

14Hay noticia de que algunos de estos yanaconas huayradores, se hicieron ricos en Potosí a causa del aprovechamiento de la mano obra de indios pobres, como en el caso del indio Mondragón que vestía como español y no comía en cuclillas como el resto de sus compañeros sino en una mesa muy baja con banquilla. Tenía su sala llena de plata, en una parte las barras, en otra las piñas y en otra parte, en botijas, los reales. Había allí 300 mil pesos de plata ensayada19. Además, a los huayradores empadronados en l575 se les concedió no trabajar más tiempo “del acostumbrado en forma y orden”, supuestamente porque iba en beneficio de sus amos españoles20. Josep Barnadas21 considera que la libertad y el estar cerca de los españoles, fueron los rasgos distintivos de los yanaconas en los primeros años de la colonia.

  • 22 Como referencia, una casa ubicada en la plaza principal de Potosí valía 100 pesos, aproximadamente. (...)
  • 23 A.C.M. C.R.18, fs.10v.

15Acerca de la tasa anual, los yanaconas que vivían en Potosí pagaban 12 pesos, mientras que los que vivían en Porco pagaban ocho. Dijimos que ésta estaba destinada a cubrir el sueldo de los caciques, quienes ganaban 200 pesos anuales22. La tasa servía además para pagar a los doctrineros de las parroquias de indios, que eran trece en la ciudad. Por su parte, los caciques debían cuidar que los yanaconas no se emborracharan ni tuvieran otros vicios, pues podían ser sustituidos por el Corregidor de la Villa si se descuidaban en sus funciones23.

Yanaconas urbanos en Potosí

  • 24 A.C.M.C.R.18, fs.11.
  • 25 Luis Capoche, Relación de la Villa Imperial de Potosí, 1585, Edición y Estudio Preliminar por Lewis (...)

16Habíamos establecido que del Padrón de 1575, el 80% de los yanaconas tenían la ocupación de huayradores. El otro 20% de los yanaconas, lo constituyeron mercaderes, sastres, zapateros, chacareros, plateros, carpinteros, silleros, sederos, pastores, herbateros, carboneros, herreros, panaderos, pasteleros, cazadores, a quienes les era extensivo el trato privilegiado que recibían los yanaconas huayradores, implantándose específicamente que se les dejara tiempo adicional para ejercer sus oficios24. El alto porcentaje de los huayradores que constituyeron el 80% del total de yanaconas consignados en el Padrón, lleva a pensar que si no todos conocían el oficio desde sus pueblos de origen, lo aprendieron rápidamente en los centros mineros, constituyendo la mano de obra mejor calificada y remunerada. Capoche, afirma que la fama del cerro hizo acudir a muchos indios yanaconas de todos los distritos de las ciudades principales a la labor de sus minas y que los caciques de los pueblos iban enviando indios mientras se necesitaban huayradores25.

  • 26 Por ejemplo, el huayrador lupaca que aparece empadronado en la parroquia de Santa Bárbara, es proba (...)

17Es muy difícil establecer caso por caso si los oficios con los que aparecen los yanaconas en el Padrón de 1575, corresponden al oficio que tenían en su lugar de origen; pero sí puede ser un buen punto de partida nombrar las zonas conocidas por la especialización en algún oficio, como los pastores, olleros y huayradores de la región lupaca y los plateros y orfebres de la zona de Jauja, Huamanga y Cuzco26, y hacer una aproximación cercana a su desempeño especializado antes y después de la conquista.

  • 27 ANB, Catálogo Minas de Gunnar Mendoza, B.N.B Ruck N.2 ff. 168-169.

18 La reglamentación del Virrey Luis de Velasco en l603, sobre el número de yanaconas calificados para la mita, especificaba que de cada pueblo de menos de 200 indios, estaban reservados de mita solamente un oficial sastre, otro zapatero, otro tintorero de lana y otro sillero, que trabajaban con tiendas públicas en los pueblos de 200 indios para arriba, a dos de cada uno de los oficios mencionados27. Por su parte, los yanaconas mercaderes, repartidos a sus amos en Potosí, trabajaban realizando el trajín de productos desde haciendas y pueblos aledaños y su comercialización en la villa. Se trataba de productos como coca, maíz y chuño. Este trajín enriqueció a muchos españoles en Potosí.

Cuadro 1. Resumen de lugares de procedencia (en su caso, sólo etnia) y número de los yanaconas empadronados en l575

Abancay

2

Apomarca

1

Ayaviri

2

Apurimac

1

Acora

3

aymaras

5

Achacache

4

Arapa

1

Arequipa

3

Achanquilla

3

Anbaná

1

Andahuaylas

4

Asángaro

4

Asillo

3

Andesuyo

1

Atapucio

1

Angoyaco

1

Atapillo

1

Anasca

1

Atica

1

Ancara

7

Atocara

1

Anta

5

Antomarca

1

Atuncolla

2

Antomarca

1

Atuncana

1

Bogotá

1

Cabana

6

Cajamarca

4

Cajatambo

1

Callapa

1

Cana

11

Canare

1

Canca

1

Cancara

1

Canche

18

Callapa

1

Chuquicota

1

Pomallata

3

Camasa

1

Chuquinoa

1

Canta

2

Cangalea [sic]

1

Catamarca

Cantucana

1

Cantumarca

1

Carabi

1

Carabuco

1

Caracollo

1

Caranga

2

Carapa

1

Caquingora

1

Caquiaviri

2

Caycay

3

Cayachica

1

Clizal

3

Cochabamba

3

Cochaocas

1

Collagua

7

Coma

2

condes

5

Condesuyo

1

Cotabamba

3

Copi

1

Cotamarca

2

Cullopata

1

Curaguasi

2

Curaguara

2

Cuzco

74

Chaqui

2

Chacani1

Chanca

1

Charcas

2

Chava

1

Chachapoyas

5

Checacupe

1

Chayanta

1

Challacollo

1

Chuscomarca

1

Chicam

1

Chimba

2

Chilque

1

Chincha

10

Chinchaysuyo

1

Chipaca

3

Chucuito

2

chuncho

2

Chumbivilca

6

Chupas

6

Chupacho

1

Chuquiago

4

Chuquibanba

1

Chaquisupa

1

Guanuco

8

Guamanga

2

Guanay

1

Guarma

1

Guaricana

2

Guayocare

1

Guata

2

Huaro

9

Huaylas

18

Huancayo

2

Ica

5

Ilave

2

Icho

1

Insupa(sic)

1

Jauja

45

Jaquijahuana

31

Juli

6

Juliaca

1

Jurepe

1

Lama

1

Lari

1

Lima

5

Limatambo

1

Lucana

7

Lupaca

6

Machaguay

1

Manaso

3

Maras

6

Marsaguayo

1

México

2

Mizque

1

Mohina

4

Nazca

2

Nicasio

2

Omasuyo

2

Oruquillo

2

Osmay

2

Pacasa

1

Pachacama

1

Pampallata

1

Paisa

1

Paullo

1

Paria

1

Pasco

1

Piura

1

Pisco

1

Pomamarca

1

Pomallata

3

Pomata

10

Pomacanche

3

Pucara

6

Pucarani

3

Puna

1

Puno

1

Quechuas

13

Quito

1

Quillaca

11

Quiquijana

5

Quispicanchi

1

Salta

2

Sica Sica

2

Sora

6

Tanbo

12

Tarma

9

Tavamarca

1

Tapacarí

1

Taucamarca

1

Tiahuanaco

1

Tichan

1

Tinta

1

Trujillo

1

Totora

1

Ubina

1

Urcos

12

Viacha

7

Vilca

7

Vepo

4

Yampara

1

Yanacache

2

Yanaoca

3

yauyos

11

Yancuma

1

Yauricana

1

Yucay

2

Yunguyo

6

Zepita

5

Cuadro 2. Relación del total de los yanaconas del Padrón de 1575 y especializaciones en mano de obra

Huayradores

536

Sederos

4

Mercaderes

47

Pastores

3

Sastres

24

Herbateros

2

Zapateros

12

Carbonero

1

Azogueros

9

Herrero

1

Chacareros

18

Fundidor

1

Yanaconas

7

Panadero

1

Plateros

4

Pastelero

1

Carpinteros

3

Cazador

1

Silleros

4

Fuente: A.C.M. Cajas Reales 18.

  • 28 Laura Escobari, “Conformación urbana y étnica en las ciudades de La Paz yPotosí Durante la Colonia” (...)
  • 29 El cacique principal de todas las parroquias era don Hernando Guancatopa; luego por parroquias, el (...)

19También a partir del análisis de los Padrones de Potosí, establecimos que la distribución de los yanaconas, estuvo determinada – como la de los indios mitayos del común – en las 13 parroquias de indios, ubicadas en los barrios de indios, que rodeaban cada una en la parte septentional de la ciudad. Estaba terminantemente prohibido, que tanto indios como españoles transgredieran los límites de los barrios determinados, los cuales llevaban el nombre de la parroquia (Escobari, 1990: 50-51)28. Estas eran San Sebastián, San Pablo, San Francisco de los naturales, San Cristóbal, San Juan, San Pedro, San Agustín, Santiago, Santa Bárbara, San Benito, Nuestra Señora de la Concepción, San Bernardo y San Pedro. Las parroquias de la Anunciación y la Candelaria aparecen recién en 1586. Cada parroquia estaba vigilada por uno o dos curas doctrineros, a los cuales se les asistía con yanaconas – caciques principales, cuyos nombres aparecen encabezando las listas de yanaconaspor parroquias29. Por los apellidos se conoce que los caciques mandones, tales como Yupanqui, Limachi, Topa, Guallpa, pertenecían a la nobleza incaica. En otros casos se puede establecer la misma connotación por anteponerse el “don” a su nombre.

  • 30 Se puede tener cierta certeza de que los yanaconas estuvieran empadronados en su totalidad ya que 1 (...)
  • 31 Juan de Matienzo Gobierno del Perú,ed. Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima-Paris, ed. G. Lo (...)

20Desde la perspectiva étnica, se establece que la llegada de los indios – mitayos y yanaconas – a Potosí para trabajar las minas, era múltiple. Provenían de una inmensa diversidad de lugares. Esta multietnicidad contribuyó al repartimiento estratégico de indios por parroquias, por cuanto en cada parroquia no iban sino uno o dos yanaconas de una misma etnia o pueblo de origen30. Se mantuvo así, separados intencionalmente, a los yanaconas procedentes de un mismo pueblo. El Padrón de l575, contabilizaba 860 yanaconas de más de 167 pueblos y etnias diferentes. Estaban repartidos en 13 parroquias. Por lo tanto en las parroquias había, por ejemplo, solamente un indio del pueblo de Asillo, uno de Asángaro, uno de Arequipa, uno de Lima, uno de La Paz, uno de Chayanta, incluso hay uno de Quito, uno de Bogotá y otro de México. Y, aunque no se conoce el porcentaje de indios mitayos comunes – no yanaconas – de un mismo origen o etnia, que estuvieran inscritos en las parroquias, en las que estuvieran registrados los yanaconas, el repartimiento de ellos era también entre extraños31, para obtener mejor rendimiento en el trabajo. Si bien el Padrón de 1575, muestra un porcentaje muy pequeño de la población general de indios mitayos que se encontraban en Potosí, evidencia el hecho de la multietnicidad en las parroquias y más aún en las rancherías o galpones donde habitaban todos juntos, indios comunes y yanaconas.

  • 32 John Murra, Formaciones Económicas y Políticas del Mundo Andino, Lima, Instituto de Estudios Peruan (...)
  • 33 Ann Zulawski, (1987 a), “Forasteros y Yanaconas: La Mano de Obra de un Centro Minero en el siglo XV (...)

21Este hecho descarta la posibilidad de que el repartimiento de indios en las parroquias, hubiera sido por etnias o lugares de origen, por lo menos no hasta 1598. Las denominaciones de las parroquias como San Lorenzo de los carangas, San Sebastián de los lupacas o San Martín de los lupazas, responden a agrupaciones posteriores de fines del siglo XVII en adelante. En 1586 había en la parroquia de Copacabana, por ejemplo, yanaconas de Quispicanchis, Chayanta, Vilcas, Chinchayunga, por lo tanto no eran carangas. Por otra parte hay que considerar que dada la convivencia que tenían los mitmaqunas prehispánicos de diferentes etnias, en los mismos pisos ecológicos, es posible comprender que la convivencia pacífica de yanaconas e indios mitayos de diferentes etnias en la misma parroquia. Desde ese punto de vista, tampoco debe llamar la atención, que después de la conquista, pudieran convivir pacíficamente en barrios, así como anteriormente lo hicieran en “sociedades” o pueblos multiétnicos en determinados lugares32. Es de resaltar la noticia de la multietnicidad que proporciona el Padrón de 1575, pues no era común que la anotaran los funcionarios. Por lo menos, al estudiar Oruro, la historiadora Ann Zulawski no pudo encontrar una referencia clara pues por lo general “no reivindicaban un origen en grupos étnicos andinos originales” (Zulawski 1987a: 165)33.

  • 34 Ximena Medinaceli (comunicación personal).

22El status de yanacona era hereditario, como lo fue en la época prehispánica. Pero los yanaconas nombraban a sus hijos con un nombre diferente al suyo propio. Recién en el siglo XVIII se respeta el patronímico34. ¿Serían estrategias de evasión de tributo? ¿resistencia al sistema colonial español? ¿O ese antiguo sistema prehispánico de los yanaconas, de desligarse de su descendencia? El Padrón de 1586 así lo evidencia. Advertimos, que en Potosí, en una época tan temprana como 1575, los yanaconas inscribieron a sus hijos y descendientes con nombres y apellidos diferentes, aunque mantuvieron la relación familiar estrecha.

  • 35 A.C.M, cajas reales, 26. Lo más probable es que existan otros libros de Tasas de yanaconas. Por lo (...)
  • 36 El Padrón estudiado por Ann Zulawski es de 1683, pero es válido para apoyar la hipótesis de que la (...)

23A fines del siglo XVI, disminuyó el número de yanaconas mineros. La Tasa establecida en el Padrón de l586, once años después del citado de 1575, muestra un empadronamiento de 107 yanaconas de 67 lugares diferentes. La proporción porcentual de la disminución de yanaconas contribuyentes de tasa, once años después, es de 98.7%. Este contraste es notable cada año. Así 20 años después, en 1595 sólo se empadronaron 16 yanaconas35. Entre los motivos de la disminución de yanaconas en Potosí se puede citar la evasión del pago de la tasa, el cambio de status laboral, de yanacona a artesano minero y también la huida de Potosí hacia otros mercados de trabajo, como las minas de Oruro descubiertas en 1607, donde el trabajo asalariado era más atractivo. Allí se empadronaron como yanaconas – lo que significaba como mano de obra calificada –, o como artesanos, a diferencia de los forasteros que no tenían especialización de trabajo36.

  • 37 Carlos Sempat Assadourian, “Formación de Mercado Interno Colonial. El caso del espacio peruano en e (...)
  • 38 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja,p. 113.
  • 39 Conferencia de Ann Zulawski en el Archivo de La Paz, noviembre de 1991.
  • 40 Laura Escobari, Caciques, Yanaconas y Extravagantes, ed. Embajada de España, Plural, IFEA. La Paz, (...)
  • 41 Carlos Sempat Assadourian, El Sistema de la Economía Colonial, Lima, Instituto de Estudios Peruanos (...)

24Benino y Matienzo consideraban que la huida de los yanaconas de Potosí se debía a la introducción del azogue, que sustituyó el sistema de la huayra, lo que hacía que el trabajo de los huayradores ya no fuera tan cotizado en el mercado laboral y que los antiguos huayradores pasaran a formar parte de mineros profesionales, dueños de minas o, por lo menos, con participación en el beneficio de la plata37. Esta sugerencia está apoyada por el estudio de los mingas, mano de obra libre asalariada38 y la aparición de otros trabajadores calificados en Oruro, como plateros, barreteros, trabajadores de minas, acarreadores de metal, todos procedentes de Potosí. Es evidente, sin embargo, que no todos los huayradores se constituyeron en verdaderos mineros profesionales. Lo más probable es que hayan sufrido menor consideración en esas nuevas formas de trabajo. Ann Zulawski ya había establecido que en el merado laboral de Oruro en 1683 se contaba con mano de obra asalariada39. Sin embargo, no todas las aseveraciones de Assadourian tienen respaldo. El análisis de los Padrones que citamos y otros estudios posteriores40, evidencian que los yanaconas no perdieron su raigambre privilegiada, que era el status de asalariado, mingado y libre (dentro de lo que permitía la estructura colonial). Por lo tanto, no estoy de acuerdo en que apenas 10 ó 12 años después de las Ordenanzas de Toledo -como sostiene Assadourian- todos los yanaconas habrían sido considerados hatunrunas, es decir, tributarios como todos, y que por esa razón bajaron en preferencia en el mercado laboral. Además, – sostiene este autor – el yanacona fue sustituido por el azoguero, español o mestizo, en el trabajo clave del beneficio de la plata por el azogue41. Creo, por el contrario, que el yanacona pasó a formar parte del nuevo estamento, siendo más bien el empleado remunerado imprescindible del español dedicado al beneficio de la plata por azogue.

  • 42 John Murra, La Organización Económica del Estado Inca, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1983, (...)

25Para terminar este acápite, quiero dejar establecido para el caso de los yanaconas mineros y los urbanos de Potosí que, tal como sostuvo Murra para el período prehispánico42, los yanaconas, al no constituir un grupo estable en la estructura social, fueron los “anunciadores de futuros cambios”. Esta frase se aplica también para la época colonial, desde el momento en que su estamento constituyó la base de la nueva clase media baja artesana colonial.

Yanaconas urbanosen La Paz

  • 43 Thierry Saignes, Los Andes Orientales: Historia de un Olvido, Cochabamba, ed. Ceres, 1985, p. 299.

26La fundación de La Paz en 1548, se hizo en un valle habitado por varios grupos étnicos que mantuvieron su identidad y modo de vida, incluso después de la fundación y reducción en barrios y parroquias de indios. En la época prehispánica, y en el primer siglo de colonización – independientemente de la fundación española de parroquias y barrios de indios – los indígenas de la ciudad siguieron manteniendo una organización espacial prehispánica dual, conformada por una parcialidad superior y una parcialidad inferior. Esta división conceptual no estuvo siempre adscrita a un lugar específico y no fue percibida por la administración del Cabildo ni del Corregimiento en su momento. La parcialidad superior comprendía los ayllus o comunidades de incas de privilegio y la parcialidad inferiorincluía al resto de los residentes en el lugar inclusive aquellos de origen quechua, los ayllus Ingas, hablantes de aymara43. En ese juego de pertenencias se volvieron parte del mercado laboral los yanaconas urbanos de la ciudad.

  • 44 Silvia Arze, Los Artesanos de la ciudad de La Paz, Tesis de Licenciatura en Historia, La Paz, Unive (...)

27Todo el trabajo agrícola, perteneciente a los ayllus o comunidades prehispánicas, o a las haciendas y chacras que rodeaban la ciudad, así como los gremios artesanales44, estuvieron organizados con base en el trabajo de los yanaconas urbanos, de características similares da las de Potosí y La Plata o Sucre. Sin embargo, en el caso de la ciudad de La Paz, fuera de estos trabajos, estuvo el de especialistas en la administración del gobierno colonial. Como veremos a continuación, estos oficios eminentemente especializados, eran el brazo derecho de los colonizadores.

  • 45 ALP/RE Caja 64, Leg.96. Carta de venta. Esc. Gregorio Pacheco. Año 1710. Carta de venta.

28Los indios que poblaban el valle de Chuquiabo prehispánico, (hoy La Paz), conformaban ayllus o comunidades indígenas, que se mantuvieron conforme a la organización prehispánica entre los siglos XVI al XVIII. Algunos conservaron, incluso, los nombres originales de sus etnias. Ellos fueron incluidos en las parroquias de indios fundadas en torno a las iglesias. En el caso de la parroquia de San Pedro, si bien el binomio ciudad-reducción quedó claramente establecido con la fundación de la reducción de San Pedro y Santiago, el barrio en torno a la parroquia se conformó recién a fines del siglo XVIII, cuando las unidades domésticas llegaron a congregarse. Antes siguieron ocupando zonas distantes, alejadas y diseminadas, al estilo prehispánico, con el único orden conceptual de parcialidades, al que aludíamos líneas arriba. La parroquia de San Sebastián ubicada en Churubamba, congregó a la mayor parte de los indígenas que tenían el cargo de caciques o jefes locales o de los pueblos de todo el Corregimiento que residían en La Paz, y solamente se ausentaban cuando debían ir a recoger el tributo de sus comunidades. Otros caciques ubicaron su residencia detrás de la iglesia española de San Francisco45.

29Silvia Arze ha establecido que la historiografía europea hizo una división tajante entre la producción del campo y la de la ciudad, asociando la producción agrícola con el sector rural y relacionando a la ciudad la producción manufacturera. Sin embargo, en el caso de los barrios de indios de La Paz, se sabe que las tierras de los ayllus quedaron dentro del área urbana y fueron utilizadas como pastos para ganado. Por tanto, la mayoría de los indígenas de los de ayllus, en el caso de que fueran comunidades libres, es decir, de no estar adscritas a una hacienda o chacra españolas, se dedicaron a actividades relacionadas con la materia prima de que disponían, que era la lana, con la que empezaron a producir telas y, más tarde, sombreros. De esa manera pasaron a formar parte del artesanado de la ciudad, o sea, que los indios ganaderos, o especializados en la cría de ganado, fueron la mano de obra especializada que pasó a formar parte de los artesanos textiles de la ciudad.

30Por encima del trabajo artesanal de los yanaconas urbanos rurales, hubo otra categoría administrativa que los convirtió en estamento fundamental del gobierno del corregimiento colonial. Éste está relacionado con los caciques que cobraban el tributo de los indios de la ciudad y del campo en todo el ámbito del corregimiento. En La Paz existió la categoría de caciques yanaconas de las Cajas Reales. Se trataba de una nueva especialidad de trabajo administrativo que distinguía a los indígenas leales a la corona. De esa manera, los yanaconas, no solamente estaban lejos de ser los conocidos sirvientes domésticos de los españoles, sino que con ese mismo nombre formaban parte de su aparato estatal. Los yanaconas en La Paz, fueron agentes administrativos y ascendieron un peldaño más en la escala social, formando parte de la estructura administrativa colonial. Se trató de un empleado de la corona, lo que le daba mayor status social, y constituyeron, de esa forma, la base de la clase media baja en la ciudad.

31El trabajo específico de los caciques yanaconas consistía en ir a sus pueblos de origen dos veces al año a recaudar el tributo de sus comunidades. Iban acompañados por un general de milicias, español o mestizo. El monto recaudado y trasladado a La Paz, era entregado al cacique gobernador supertintendente de las Cajas Reales del distrito de la ciudad de La Paz, cargo de mayor jerarquía que el cacique yanacona que recogía el tributo. A su vez, era un yanacona del corregidorde la ciudad. En 1673 el cacique gobernador superintendente de las Cajas Reales de La Paz fue don Antonio Gonzáles Mayta Yupanqui, y realizó ese año el trabajo de recaudador acompañado por Antonio Barrasa Cárdenas, general de milicias. Los pueblos a los que se dirigieron fueron: Achacache, Hilavaya, Sorata, Carvaya, Patapatani, Las Peñas, Achocalla, Ambaná, Hilataqui, Chuma, Copacabana y ciudad de La Paz. En su recorrido el cacique gobernador se enteró del “fraude y engaño” que se hacía a las Cajas Reales porque los indios no pagaban el tributo. Para tomar mejor conocimiento del problema, los visitadores enumeraron a los indios tributarios, verificando que en realidad los caciques entregaban un tercio de lo que cobraban. La causa principal del incumplimiento de la entrega de los tributos, según el cacique visitador, era que los caciques no podían completar el tributo de los indios que estaban ausentes cumpliendo la mita de Potosí. Se constató que había siete caciques yanaconas que debían entregar el monto recaudado de los tributarios empadronados en la parroquia de San Sebastián; en la Parroquia de Santa Bárbara otros siete y en la Iglesia Mayor de San Francisco dos. El estado de entrega y fraude de tributos era el siguiente.

Cuadro 3.

Cacique

Debía entregar

Entregaba

San Sebastián

Nicolás Mendoza e hijos

320 pesos

Pascual Mejillón

660 pesos

100 pesos

Gabriel Auyllarache

525 pesos

100 pesos

Santa Bárbara

Sebastián Barrionuevo

225 pesos

150 pesos

Pedro Anasa

200 pesos

150 pesos

Tomás Guamán

200 pesos

70 pesos

Bartolomé, de la Iglesia Mayor

400 pesos

300 pesos

Domingo Condori de laParroquia de San Francisco

900 pesos

400 pesos

32Es preciso recordar, que el pago del tributo causaba total malestar en los pueblos y también en la ciudad. Los caciques superintendentes eran el blanco de las protestas indígenas urbanas. El cacique superintendente recaudador, se quejaba de que los caciques bajo su responsabilidad le hacían malas pasadas, enemistándole con los jueces oficiales, con el corregidor, con los comisarios e incluso atentando contra su vida

  • 46 ALP EC 1673-75. Documento citado también por Saignes 1989: 311.

No dejaban de hacerme diligencias en mi daño, malquistándome con los jueces oficiales, ya con el corregidor, ya con los comisarios, ya queriéndome matar y apedreándome en la noche y otras beces cintareándome [sic] sin saver quién y otras beces poniéndome carteles en la puerta de mi casa diciendo que me han de matar46.

33Pese a sus quejas, los corregidores no pusieron ningún remedio a su situación, por el contrario sus enemigos llegaron a quemar su casa, atentado del cual apenas pudieron escapar con vida él y su familia.

  • 47 ANB, Minas 1110, fs.27.
  • 48 Thierry Saignes, Los Andes Orientales: Historia de un Olvido, Cochabamba, ed. Ceres, 1985, p. 308.

34La ciudad de La Paz, por su lugar de paso hacia las Provincias del Bajo Perú fue centro del mercado laboral de la zona, en la colonia constituyó un centro de producción de mercadería única e imprescindible en la Audiencia de Charcas. Su competencia en el mercado giraba en torno a la producción de telas de obrajes, de producción de sombreros y encajes de oro y plata, que eran enviados a las demás “provincias de Arriba”. Por esta razón y por presiones internas del Cabildo la ciudad estuvo obligada a acudir a la mita de Potosí en un número de 60 cada año, solamente hasta 1692, cuando el Virrey del Perú, Conde de Monclova, en una ordenanza dada el 27 de abril de ese año la suprimió por haber encontrado gran confusión en lo que se refiere a cobranza de tributos47. La movilidad migratoria indígena hacia la ciudad, fue permanente y grandes cantidades, la misma que está estudiada detenidamente por Saignes48 en la revisión que hizo de los documentos de Revisitas y Padrones de 1575, 1618, 1645, 1684, 1770, 1785 y 1792, del Archivo de La Paz. Allí estableció que migraron y se asimilaron a la ciudad de La Paz, indios de todas las provincias de la Audiencia, ubicándose en las rancherías de los barrios de indios, donde eran registrados como forasteros sin tierras.

  • 49 Thierry Saignes, Los Andes Orientales, p. 314.

35 La revisita a los indios en el año 1792 muestra que los indios forasteros se asimilaron a la población de la ciudad y fueron empadronados como originarios49. Fue una medida impulsada por los reformistas borbónicos para cobrarles tributo. A fines del XVIII, aquellos forasteros se encontraban totalmente asimilados a la ciudad conformando "barrios de indios" bien unificados. Los barrios además, muestran agrupaciones de artesanos calificados, empadronados como forasteros sin tierras, que aprendieron el oficio en la ciudad de La Paz. Este hecho constituye el paso de unidades étnicas a categorías sociales que van a dar lugar al mestizo como estamento social, quedando establecido el paso del yanacona a artesano mestizo.

Cuadro 4. Grupos de artesanos en las parroquias de ciudad de La Paz en 1792

Parroquia de San Pedro

Tintoreros

16

Carpinteros

1

San Sebastian

Hacienda Pura Pura

Tintoreros

36

Carpinteros

1

Sombrereros

5

Ayllo Cañaris

Panaderos

50

Herreros

1

Tocuyeros

3

Barberos

3

Sastres

4

Montereros

39

Carpinteros

1

Zapateros

23

Fuente: Escobari 1990: 48-49.

36El padrón no registra artesanos en la parroquia de Santa Bárbara, porque en esta parroquia estaban empadronados los indios nobles que prestaban servicios como yanaconas de la iglesia, cantores o mayordomos. Estaban empadronados como forasteros sin tierras, que pagaban 5 pesos al año. Pertenecían a esta parroquia quince indios nobles, pertenecientes al ayllo Inga. Según el padrón los antepasados de estas familias fueron reducidos por Francisco Pizarro a la parroquia de Santa Bárbara con el distintivo de “nobles”, con excepción de tributos y demás servicios personales. Esta disposición venía de la “Retasa de Lima” que les conservaba todos sus derechos.

Yanaconas urbanos en la ciudad de La Plata

37En la ciudad de La Plata, hoy Sucre, ocurrió también que la transformación de la sociedad originaria al orden colonial fue dándose progresivamente, sobre todo en lo que se refiere al mercado laboral. La evolución que tuvo el yanacona desde la época prehispánica hasta el primer siglo de colonización fue la misma que en Potosí, salvo en el oficio de huayrador minero que fue prerrogativa de esta última.

  • 50 Cajas Reales 18 del Archivo de la Casa de la Moneda de Potosí.
  • 51  Catherine Julien, Los yanaconas de La Plata, inédito.
  • 52 Copia inédita proporcionada por la autora, intitulada “La Visita toledada de los yanaconas de la ci (...)

38En el Padrón de Yanaconas de Cajas Reales del año 157550, de donde procede la lista de oficios y todo el estudio de los yanaconas urbanos de Potosí, se encuentran empadronados también los “Yanaconas urbanos de La Plata”, estudiados por Catherine Julien51. Siguiendo la pista de los yanaconas como mano de obra especializada en Charcas, ella contabilizó 103 yanaconas en 157552. De ellos el 25% practicaba algún oficio, como ser sastres 812 yanaconas), albañil (1), calcetero (2), herrero (1), zapatero (5), platero (2), tejero (4), sillero (3). Es probable que al igual que los yanaconas de Potosí, ellos declararan su procedencia, de manera que se puede deducir en algunos casos su status. Hay un buen porcentaje de indios Ingas, del Cuzco, cuyos apellidos Yupanqui, LimachiAtau Cusi, Cusi Guamán, indican pertenencia a la nobleza incaica.

39Una parte de los yanaconas se establecieron en la ciudad como artesanos a la manera europea. Se integraron plenamente a la economía de la nueva ciudad, procurando nuevos productos de tradición no andina. Evolucionaron hasta conformar el estamento social de clase media mestiza, artesana.

Yanaconas en Chuquisaca y “mercado de hormiga” Cochabamba

40Un factor determinante para la formación de la hacienda en Charcas fue la imposición del tributo, y de la mita minera. Ambas medidas ocasionaron la huída de los indios en busca de protección contra el corregidor, el cacique y el fisco. De ese modo el hacendado ávido de mano de obra reclutaba, yanaconas, o indios adscritos al trabajo de la tierra, sin importarle de dónde venían o si tenían obligaciones pendientes. El hacendado cubría al indio del tributo y de la mita a cambio de su trabajo. Por su lado, la relación que tenía con el corregidor y el cacique era de ventaja segura frente a la que tenía el indio, pues tenían muchas veces intereses económicos comerciales y políticos comunes.

41La legislación española realizó Visitas en diferentes épocas en las cuales se empadronó a todos los indios de las comunidades, encomiendas, chacras y haciendas. En dichos padrones los indios que trabajaban la tierra fueron catalogados como originarios, forasteros, agregados o yanaconas. Los originarios fueron los que eran del lugar, los forasteros y agregados eran los que se habían inscrito en una comunidad no perteneciendo a ella, con la diferencia de que el agregado no pagaba tributo. De esa manera se designó a los yanaconas como trabajadores en las haciendas y chacras. Sin embargo, los yanaconas en las haciendas tampoco eran mano de obra segura para el hacendado. Una vez contratados, ellos desaparecían por temporadas, sin aparente explicación. Hoy sabemos que una práctica frecuente fue la de acudir para la siembra o cosecha e ir a otros pisos ecológicos en diferentes temporadas agrícolas. A esta práctica los estudios etnohistóricos la han llamado estratégica o de resistencia al sistema de opresión español. Eran sistemas ancestrales de supervivencia.

42El virrey Toledo dio varias ordenanzas con respecto a los yanaconas rurales. Ellos debían contar con instrucción religiosa, les estaba prohibido ingerir bebidas alcohólicas, se debía proteger a las mujeres indígenas de los amos solteros, los hacendados tenían que distribuir tierras a cada familia yanacona para sus necesidades de subsistencia, asimismo distribuirles un arado y bestias de tiro durante la época de siembra y concederles tiempo para cultivar sus propias parcelas. El hacendado también estaba obligado a dar a sus yanaconas, tela de lana, cuidar a sus enfermos y darles un día de descanso por semana. Los yanaconas a cambio debían trabajar de sol a sol para el hacendado.

  • 53 Herbert Klein, Haciendas y Ayllus en Bolivia, siglos XVIII y XIX, Lima, Instituto de Estudios Perua (...)

43La constitución y desarrollo de la hacienda en Charcas no fue igual en todas sus regiones. Se detectan por lo menos cuatro diferentes tipos de desarrollo por región geográfica, en el altiplano, en los Yungas de La Paz, en Cochabamba y en Chuquisaca. En el altiplano paceño funcionaba el sistema laboral de yanaconas rurales ya descritos. Sin embargo, hay que destacar el estudio realizado por Herbert Klein53 respecto a la participación de comunidades enteras en la propiedad de haciendas productoras de hasta 30 yanaconas.

  • 54 Brooke Larson, Colonialismo y Transformación Agraria en Bolivia (1500-1900), Cochabamba-La Paz, Cer (...)

44Pero la característica más notable de los yanaconas rurales, fue en Cochabamba en los campos cerealeros, donde la hacienda en Cochabamba arrendaba tierras a yanaconas. Se trata del estamento social de los arrenderos. La aparición de los yanaconas “arrenderos”, muestra la incursión de la mano de obra indígena en el mercado de hormiga, como lo llamó Brooke Larson54, al mercado minifundista y miniproductora de grano, que trabajaban en tierras de propiedad de españoles o criollos. Los hacendados de fines del siglo XVII, no pudiendo mantener la población originaria en sus tierras y viendo por otro lado la migración constante de forasteros provenientes de las decadentes minas de Potosí, optaron por “arrendar sus tierras” a yanaconas forasteros. Dichos yanaconas o arrenderos no lograron nunca acceder a la propiedad de la tierra, sin embargo coparon el mercado minorista de “hormiga” en la región. Los hacendados buscaron otros medios de enriquecerse como fue la apropiación del cargo de diezmero o cobrador del diezmo de la iglesia, a través de cuya especulación consiguieron mantenerse a flote en poder y riqueza. Los conventos de la iglesia, mantuvieron también inmensas haciendas con otros medios propios de ella como fueron los censos y capellanías o préstamos de dinero intereses sumamente elevados.

  • 55 La hacienda Sicaya, era propiedad de don Josheph Frontanilla, en la segunda mitad del s. XVIII. Fue (...)

45Sicaya es el caso de una hacienda productora de trigo en el siglo XVIII, que muestra en su contexto histórico un régimen de tierras determinado. Expone el ya conocido sistema de arriendo de tierras, utilizado por los terratenientes para asimilar la mano de obra de los forasteros sin tierras, que eran cada vez más en el valle de Cochabamba. Este sistema, en el caso de la producción de trigo está íntimamente ligado al beneficio de la molienda del cual el terrateniente era el único dueño, y los arrenderos no podían prescindir para moler su grano55.

46La legislación española empadronó desde los primeros años de colonización a todos los indios de las comunidades, encomiendas, chacras y haciendas en las llamadas Visitas a todo el territorio virreinal. En dichos padrones los indios que trabajaban la tierra fueron catalogados como originarios, forasteros, agregados o yanaconas. Los originarios fueron los que eran del lugar, los forasteros y agregados eran los que se habían inscrito en una comunidad no perteneciendo a ella, con la diferencia de que el agregado no pagaba tributo. Los yanaconas eran básicamente los que trabajaban en las haciendas y mantuvieron sus vínculos con sus ayllus de origen. Hay que distinguir entre los yanaconas rurales, que eran los que trabajaban en las haciendas para los hacendados españoles y también para comunidades libres de aquellos otros que designan con la misma palabra otras categorías de mano de obra en la época colonial.

Conclusiones

47Hasta hace muy poco, los estudios sobre los yanaconas cubrían solamente el aspecto político y el social. Todos los estudios se referían a ellos como mano de obra servil y doméstica. Una profundización en el análisis de algunos documentos clave, han dado como resultado que la transformación de las sociedades andinas en un orden colonial, a raíz de su incorporación a la administración española, fue un proceso en el que participaron tanto las instituciones andinas como las españolas, sobre todo en el caso de las instituciones laborales. El estudio de la evolución de los yanaconas como mano de obra calificada y no servil ni doméstica, ha dado en este trabajo una nueva precisión en torno al problema de la mano de obra en el campo minero, agrario y urbano. El yanacona huía, el yanacona ganaba lo que quería, el yanacona llegó a ser rico en Potosí, el yanacona era arrendero y productor de cereales, el yanacona era el artesano textil, en fin, su capacidad de adaptación al nuevo sistema del mercado laboral, constituye el fundamento de la aparición del artesanado mestizo que se fue perfilando en el siglo XVIII. El presente trabajo constituye un aporte a este estudio. Es, a decir de Enrique Tandeter, el eslabón perdido de la estructura laboral y social de la mano de obra en el mercado laboral de la Audiencia de Charcas. Además, el trabajo deja establecidos aspectos fundamentales, y hasta ahora no conocidos, sobre los yanaconas, esto es, sus antecedentes prehispánicos y su relación posterior en la época colonial; la multietnicidad en la convivencia en ciudades y donde fuera que estuvieron; los oficios específicos traídos desde sus ancestros y aquellos aprendidos por la convivencia con los españoles. Asimismo, ilumina acerca de la organización familiar y demográfica en las ciudades de La Plata y Potosí. Y, por último, también nos dan una explicación de los mecanismos que se utilizaron para incorporar a los indígenas a las estructuras de mercado y administrativa colonial.

48Finalmente, se puede resumir que el yanaconaminero siempre tuvo un trato especial, tanto en la época prehispánica como en el siglo XVI en Potosí. Sólo así se explica la existencia de yanaconas ricos, considerados, incluso, vecinos de la ciudad. Ante la conquista, sin embargo, los yanaconas tuvieron que renunciar a algunos de sus privilegios, como el de la bigamia, y someterse, como todos los indios, al adoctrinamiento cristiano.

Haut de page

Notes

1 Nicolás Sánchez Albornoz, “Mita, Migraciones y Pueblos. Variaciones en el espacio y Tiempo. Alto Perú. 1573-1692”, Historia Boliviana, III, Cochabamba, 1983, p. 31-46; Karen Spalding, De Indio a Campesino, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1974.

2 John Murra, Formaciones Económicas y Políticas del Mundo Andino, Lima, Instituto de Estudios Peruano, 1975, p. 226.

3 John Murra, La Organización Económica del Estado Inca, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1983.

4 Nathan Wachtel, Los Vencidos, Madrid, Alianza Editorial, 1971.

5 Laura Ecobari, Caciques, Yanaconas y Extravagantes, ed. Embajada de España, Plural, IFEA, La Paz, 2005.

6 John Murra, La Organización Económica del Estado Inca, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1983, p. 219-221.

7 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja (1545-1650), Madrid,Alianza Editorial, 1989.

8 ACM, C.18. Padrón de Yanaconas de 1575.

9 Término con el que se encabezan todas las escrituras notariales en el Cuzco.

10 James Lockhardt, El Mundo Hispanoamericano 1532-1560, México, Fondo de Cultura Económica, 1996.

11 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja (1545-1650), Madrid,Alianza Editorial, 1989, p. 49.

12 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 60.

13 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 138.

14 Es evidente, dada la temprana fecha de esta opinión de Murra, la evolución de su pensamiento, pues en sus libros siguientes ampliará su concepto sobre el carácter servil del yanacona.

15 Juan de Matienzo, Gobierno del Perú, ed. Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima-Paris, ed. G. Lohmann, 1967[1567], p. 70.

16 Lewis Hanke, Introducción y Estudio, Relación General de Potosí de Luis Capoche, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles, ed. Atlas, 1959, p. 63-64.

17 A.C.M.C.R.18: fs. 10v-12. Juan de Matienzo, Gobierno del Perú, p. 28.

18 Juan de Matienzo, Gobierno del Perú, p. 29.

19 Diego Fray Ocaña, Un Viaje Fascinante por la América Hispana del siglo XVI, ed. Stadium. Madrid, (1969 [1606]), p. 198-199.

20 A.C.M.C.R.18. fs.11.

21 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 21.

22 Como referencia, una casa ubicada en la plaza principal de Potosí valía 100 pesos, aproximadamente.

23 A.C.M. C.R.18, fs.10v.

24 A.C.M.C.R.18, fs.11.

25 Luis Capoche, Relación de la Villa Imperial de Potosí, 1585, Edición y Estudio Preliminar por Lewis Hanke, Biblioteca de Autores Españoles, Madrid, Ed. Atlas. Madrid, 1959, p. 135.

26 Por ejemplo, el huayrador lupaca que aparece empadronado en la parroquia de Santa Bárbara, es probable que haya ejercido el oficio desde su lugar de origen.

27 ANB, Catálogo Minas de Gunnar Mendoza, B.N.B Ruck N.2 ff. 168-169.

28 Laura Escobari, “Conformación urbana y étnica en las ciudades de La Paz yPotosí Durante la Colonia”, Revista Historia y Cultura, La Paz,Sociedad Boliviana de la Historia, ed. Don Bosco, 1990.

29 El cacique principal de todas las parroquias era don Hernando Guancatopa; luego por parroquias, el de Nuestra Señora de los Carangas fue Pedro Caro; de San Bernardo, Juan Guallpa; de San Benito, Francisco Pumi; de Santa Bárbara, Alonso Yupanqui; de Santiago, Alonso Limache; de San Agustín, Gaspar Luna Guamán; de San Pedro, Baltasar Tacori; de San Pablo, Aton Vilca; de San Sebastián, Juan Quiso Yupanqui; de San Francisco, don Juan Marachavi; de San Cristóbal, don Alonso Topa; de Nuestra Señora de la Anunciación, Pedro Callo; y de San Juan, Pedro Condori.

30 Se puede tener cierta certeza de que los yanaconas estuvieran empadronados en su totalidad ya que 1) en el mismo Padrón aparece la Ordenanza por la cual se advierte con multa a los corregidores que ocultasen algunos y 2) porque la evasión de los yanaconas vendrá recién años después.

31 Juan de Matienzo Gobierno del Perú,ed. Instituto Francés de Estudios Andinos, Lima-Paris, ed. G. Lohmann, 1967[1567].

32 John Murra, Formaciones Económicas y Políticas del Mundo Andino, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1975, p. 80.

33 Ann Zulawski, (1987 a), “Forasteros y Yanaconas: La Mano de Obra de un Centro Minero en el siglo XVII”, en Olivia Harris, Brooke Larson, Enrique Tandeter (comps.), La Participación Indígena en los Mercados Surandinos. Estrategias y Reproducción Social. Siglos XVI a XX, La Paz, ed. Ceres, 1987, p. 165.

34 Ximena Medinaceli (comunicación personal).

35 A.C.M, cajas reales, 26. Lo más probable es que existan otros libros de Tasas de yanaconas. Por lo pronto no hemos encontrado más en la Sección de Cajas Reales del Archivo de la Casa de la Moneda, porque Assadourian, (1979: 132) citando a Capoche, dice que en 1582 se empadronaron 980 yanaconas, y que era notable su disminución con respecto al empadronamiento pasado. Como se puede observar las cifras son muy distintas aunque la disminución es coincidente.

36 El Padrón estudiado por Ann Zulawski es de 1683, pero es válido para apoyar la hipótesis de que la huida de los yanaconas de Potosí hubiera sido hacia Oruro. Ann Zulawski, “Forasteros y Yanaconas”, p. 182-183; Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja, p. 114.

37 Carlos Sempat Assadourian, “Formación de Mercado Interno Colonial. El caso del espacio peruano en el siglo XVI”, en Enrique Florescano (comp.), Ensayos sobre el Desarrollo Económico de México y América Latina, México, Fondo de Cultura Económica, 1975, p. 132.

38 Peter Bakewell, Mineros de la Montaña Roja,p. 113.

39 Conferencia de Ann Zulawski en el Archivo de La Paz, noviembre de 1991.

40 Laura Escobari, Caciques, Yanaconas y Extravagantes, ed. Embajada de España, Plural, IFEA. La Paz, 2005.

41 Carlos Sempat Assadourian, El Sistema de la Economía Colonial, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1982, p. 178.

42 John Murra, La Organización Económica del Estado Inca, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1983, p. 230.

43 Thierry Saignes, Los Andes Orientales: Historia de un Olvido, Cochabamba, ed. Ceres, 1985, p. 299.

44 Silvia Arze, Los Artesanos de la ciudad de La Paz, Tesis de Licenciatura en Historia, La Paz, Universidad Mayor de San Andrés, 1994, inédita.

45 ALP/RE Caja 64, Leg.96. Carta de venta. Esc. Gregorio Pacheco. Año 1710. Carta de venta.

46 ALP EC 1673-75. Documento citado también por Saignes 1989: 311.

47 ANB, Minas 1110, fs.27.

48 Thierry Saignes, Los Andes Orientales: Historia de un Olvido, Cochabamba, ed. Ceres, 1985, p. 308.

49 Thierry Saignes, Los Andes Orientales, p. 314.

50 Cajas Reales 18 del Archivo de la Casa de la Moneda de Potosí.

51  Catherine Julien, Los yanaconas de La Plata, inédito.

52 Copia inédita proporcionada por la autora, intitulada “La Visita toledada de los yanaconas de la ciudad de La Plata”.

53 Herbert Klein, Haciendas y Ayllus en Bolivia, siglos XVIII y XIX, Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 1995.

54 Brooke Larson, Colonialismo y Transformación Agraria en Bolivia (1500-1900), Cochabamba-La Paz, Ceres/ Hisbol, 1992.

55 La hacienda Sicaya, era propiedad de don Josheph Frontanilla, en la segunda mitad del s. XVIII. Fue administrada por Joseph Senteno entre los años 1780 y 1785. Estaba ubicada en el camino real en el pueblo de Sicaya, entre las poblaciones de Arque y Capinota, actual provincia de Capinota. La hacienda de Sicaya entre los años 1780 y 1785 fue “nombre de mucho comercio”, aún antes de que fuese dueño de ella Joseph Frontanilla, “por ser tránsito de entrada de granos con mucha gente marchante...” (AHM Prot.1786). Poseía tierras arrendadas que le daban de alquilar anualmente 162 pesos, además de “cuatro piedras” de moler maíz, y "tres piedras” de moler trigo.La hacienda también producía árboles frutales, aunque solamente en pequeña escala. Tenía una pulpería donde expendía harina de trigo, pan, tabaco, coca, chica y velas a la gente que acudía a los molinos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Laura Escobari de Querejazu, « Mano de obra especializada en los mercados coloniales de Charcas. Bolivia, siglos XVI-XVII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 31 janvier 2011, consulté le 23 avril 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/60530 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.60530

Haut de page

Auteur

Laura Escobari de Querejazu

Universidad Mayor de San Andrés, Bolivia. lauraescobari@yahoo.com

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page