Navigation – Plan du site
Débats | 2011
La nobleza india del centro de México durante el periodo novohispano. Adaptaciones, cambios y continuidades – Coord.Lidia E. Gómez García
Rebeca López Mora

La aristocracia del pueblo: caciques advenedizos de Tlalnepantla, México, siglo XVIII

[31/01/2011]

Résumés

Indigenous nobility of New Spain was almost always linked to pre-Hispanic lineages, who had to political on certain villages. These characters were recognized in society as colonial caciques. During the 18th century, however, not all individuals who received this name had a noble origin. This article discusses behaviors and mechanisms of power had two caciques advenedizos in the cabecera of Tlalnepantla, current state of Mexico. Appointment of chief received him for having served as Governor the Otomi or Mexicans, the two ethnic groups that inhabited this cabecera. His conduct was frequently confronted to the well-being of the town common, but always had a group that supported them to perpetuate in power. This article made a reflection on the transformation that suffered the “cacique” term in the peoples of Mexico, until it became a category that identifies the men with a factual power in their localities.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Guillermo Fernández de Recas, Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España, México, UNAM, 19 (...)
  • 2 Margarita Menegus y Rodolfo Aguirre Salvador, El cacicazgo en Nueva España y Filipinas, México, UNA (...)
  • 3 Ibid., p. 17.
  • 4 Alejandra Medina, “El cacicazgo de la familia Tapia”, en Historia de la cuestión agrícola mexicana. (...)

1El título de cacique en la Nueva España alude casi siempre a personas que proceden de linajes nobles de origen prehispánico. Al respecto se han realizado varios estudios, como el ya clásico de Guillermo Fernández de Recas, Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España1, o el trabajo más reciente coordinado por Margarita Menegus y Rodolfo Aguirre Salvador, El cacicazgo de Nueva España y Filipinas, además de las referencias al tema realizadas por Charles Gibson y James Lockhart2 sólo por mencionar algunas de las investigaciones más importantes acerca del tema. En ellas se ha hecho el seguimiento de los caciques con un linaje noble muy claro y que recibieron la merced de constituir sus bienes y privilegios en un cacicazgo, es decir, un vínculo avalado por el Rey. Sin embargo, a lo largo de los tres siglos de dominación española, no todos los indios que fueron denominados como caciques tuvieron sangre noble ni contaron con la cédula real de cacicazgo. Este otro grupo de caciques ha sido calificado como de nobles advenedizos, de acuerdo a Margarita Menegus, estos indios no tenían un linaje antiguo, pero fueron elevados a ese rango como una concesión de los españoles.3 Ejemplo de ello sería Fernando de Tapia, conocido en la gentilidad como Conin, quien era un indio otomí del grupo de los pochteca, que por haber participado activamente en la conquista de la gran chichimeca, fue reconocido por la corona como indio noble, por lo cual se constituyó en el artífice de la población de Santiago de Querétaro4.

2En este artículo se hablará de otro tipo de caciques advenedizos, aquellos que no recibieron el reconocimiento real ni constituyeron un cacicazgo a través de los españoles, pero que eran considerados como caciques en sus pueblos. En este caso, la forma en que se desenvolvieron tiene mucho que ver con la concepción que se tuvo en el siglo XIX de los caciques locales. Eran “los hombres fuertes”, quienes por haber ocupado cargos de república, principalmente el de gobernador de indios, se allegaron de una gran cantidad de privilegios sociales y económicos, que infundían respeto y miedo en sus lugares de origen. Llevaron un tren de vida con honores, distinciones y gastos superfluos, acompañados por una camarilla que los apoyó en las elecciones locales. Se trata de personas que se desenvolvieron con un poder real hacia dentro de los pueblos, pero que también se constituyeron en interlocutores frente a los españoles. Sus abusos de autoridad entre los macehuales fueron “el pan de todos los días”, así como los manejos que hicieron de las elecciones para ocupar siempre un cargo de poder. Eran, lo que he llamado “la aristocracia del pueblo”, amados y temidos por indios y españoles, y el cimiento de los poderes fácticos que se fueron formando en la Nueva España entre los indios. Es importante resaltar que estos caciques advenedizos surgieron en poblaciones que no contaban con linajes antiguos reconocidos, es decir, el lugar que dejaron estos nobles fue ocupado por personas de un pasado incierto, que se dignificaron y ennoblecieron por su posición dentro de la República de indios, y a través de sus múltiples estrategias de poder.

3Para ejemplificar a este tipo de caciques advenedizos, trataré los casos de dos familias que habitaron en el pueblo de Tlalnepantla, actual Estado de México, los cuales dieron mucho de qué hablar en la primera mitad del siglo XVIII. En este pueblo existían dos grupos étnicos diferentes, el de los otomíes y el de los mexicanos, y cada uno de ello tenía su propio gobierno indígena. La cabecera de Tlalnepantla sirvió para asiento de los poderes de ambos grupos, compartieron el mismo curato, el convento de Corpus Christi en ese mismo lugar. Incluso mantuvieron cierta convivencia, pero estuvieron separados en lo que respecta a sus bienes y su república.

4En primer lugar hablaré del caso de la familia Del Castrillo y Rojas, dentro de la parcialidad de los mexicanos. Y en segundo término, abordaré a la familia de los Santos, entre los otomíes. Pero antes haré una breve referencia a los orígenes de Tlalnepantla, para explicar por qué en esta zona no se conservó su linaje prehispánico.

Congregación y república de indios sin cacique en Tlalnepantla

5La cabecera de Tlalnepantla tiene sus orígenes en el siglo XVI, ya que surgió como una congregación realizada por los franciscanos hacia 1555. Tlalnepantla significa “la tierra de en medio”, ya que su población se asentó en el espacio que mediaba entre los otomíes, que vivían en Teocalhueyacan, una antigua población enclavada en un cerro cercano, y los mexicanos, que ocupaban el antiguo centro ceremonial de Tenayuca. Como se ha mencionado, en ninguno de estos dos pueblos se conservó un linaje prehispánico que trascendiera al gobierno indígena.

  • 5 Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de la Nueva España, México, Porrúa, 1982, p. 7 (...)
  • 6 Archivo General de la Nación México (en adelante AGNM) Indios, vol. 1, exp. 30, f. 136.

6Es muy conocido que los otomíes fueron perjudicados por los mexicas de diversas formas, siendo la más cotidiana la obligación del pago de altos tributos. Alrededor de la cuenca de México, muchos de ellos permanecieron ocupando pequeños asentamientos, bajo las órdenes de un calpixqui de la Triple Alianza. Durante la conquista, los otomíes de Teocalhueyacan se dirigieron a Cortés, tras su salida de Tenochtitlan (en el famoso pasaje de la Noche Triste) y les fueron a extender una invitación para visitar su pueblo, cuando los conquistadores se encontraban tomando un respiro en la cumbre del actual cerro de Los Remedios. Fray Bernardino de Sahagún menciona que quien comandaba esta comitiva de Teocalhueyacan era “El señor […] con nombre propio de nobleza El Otomí”5. En realidad, no se conoce el nombre propio de este personaje, pues sólo se le menciona como una especie de jefe de clan o grupo, pero no como un cacique de linaje. Durante el siglo XVI tampoco se hace referencia a algún individuo con la calidad de noble o cacique. En el reparto de los frutos de las sementeras de comunidad realizada en 1580, los otomíes otorgaban un pago de ocho fanegas de maíz a un don Alonso de Estrada, identificado como principal. Tenía el mismo nombre que quien fuera encomendero de ese pueblo hacia 1528, el tesorero Alonso de Estrada, pero de ninguna manera como noble o cacique del lugar6. Seguramente era un principal del pueblo, razón por la cual recibió el nombre del encomendero al momento de su bautizo, como era usual que se hiciera en esos tiempos.

  • 7 Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, “Historia de la Nación Chichimeca”, en Obras Históricas, México, UN (...)
  • 8 Fernando Alvarado Tezozómoc, Crónica Mexicáyotl, (traducción directa del náhuatl por Adrían León), (...)

7Por su parte, los mexicanos de Tenayuca provenían del grupo de chichimecas comandados por Xólotl, quien llegó a la cuenca de México hacia el siglo XII. Tras su traslado a Texcoco, que dio origen al importante señorío de ese lugar, en Tenayuca quedó un linaje encabezado por Tenancacaltzin, un descendiente del propio Xólotl7. Este antiguo linaje fue marginado del poder durante el reinado de Moctezuma Xocoyotzin, quien de acuerdo a Fernando Alvarado Tezozómoc, estableció a uno de sus hijos, de nombre Ipampozonatzin, como señor de Tenayuca8. La posición que tenía este señorío era estratégica para Tenochtitlan, ya que unía a este lugar y a Tlatelolco, con una calzada que atravesaba el lago, para conducir a los mexicas hacia tierra firme. Esta calzada, con el tiempo, recibió el nombre de Vallejo.

  • 9 Gerónimo de Medieta, Historia Eclesiástica Indiana, Edición facsimilar, México, Porrúa, 1980 (Bibli (...)
  • 10 Alonso de Zorita, Los señores de la Nueva España, México, UNAM, 1993, p. 128.
  • 11 Ibid., 154.

8Este señor de Tenayuca bien podría haber sido el único cacique con linaje de la zona, pero tal parece que después de la conquista, pasó a vivir a las afueras de la entonces ciudad de México, junto al actual templo de San Hipólito. Fray Gerónimo de Mendieta refiere que en el año de 1525, el señor de Tenayuca recibió el bautismo, y tomó el nombre de Rodrigo de Paz, homónimo del alguacil mayor de la ciudad de México que fue su padrino9. De acuerdo a los planes de los españoles, un numeroso grupo de los primeros gobernadores de indios provenía de la nobleza indígena. Ejemplos abundan, tanto en el centro como en el sureste de la Nueva España. Según Alonso de Zorita, los caciques y señores principales estaban desposeídos de sus tributarios y privilegios, por el hecho de haberlos convertido en gobernadores. Y si cometían algún pequeño agravio, les retiraban la gobernación para dársela a un macehual10. En esta defensa de los señores naturales, se señalaba como un error haber puesto en la gobernación a los macehuales, quienes en su calidad de “mandoncillos”, y por no ser señores naturales…andan a quién más pueden robar entretanto que les dura el mando”, en el tiempo que ocupaban los cargos de alcaldes, regidores o alguaciles11. Esta denuncia casi maniquea de los agravios cometidos por los macehuales al acceder a la gobernación de sus pueblos, en detrimento de los antiguos señores naturales, es una magnífica descripción de los abusos cometidos por los caciques advenedizos de los que se hablará más adelante.

9Durante siglo y medio el gobierno de otomíes y mexicanos (nombre que recibieron los chichimecas de Tenayuca y que hablaban el náhuatl, o sea, el mexicano) estuvieron bajo un solo gobierno, el cual en la mayoría de los casos tuvo un gobernador mexicano. Alrededor de 1686, la corona determinó la separación de los gobiernos. Sin embargo, las casas de república de ambos grupos estuvieron en Tlalnepantla. Como se ha visto, desde su fundación, Tlalnepantla careció de un cacique titulado, pero este nombramiento muy pronto fue utilizado por algunos personajes que se ennoblecieron al ocupar el cargo de Gobernador.

10Los caciques de la parcialidad de mexicanos, don Felipe y don Carlos del Castillo y Rojas.

  • 12 AGNM, Tierras, vol. 1805, exp. 3, f. 97.
  • 13 AGNM, Tierras, vol. 1441, exp. 4, f. 9.
  • 14 AGNM, Tierras, vol. 1552, exp. 1, f. 3 v.

11A principios del siglo XVIII comenzó la carrera política de don Felipe del Castrillo y Rojas, quien ocupó el gobierno de los mexicanos de Tlalnepantla en varias ocasiones. Hacia 1708 era ponderado como gobernador pasado, lo cual indica que ya había ocupado el cargo. Por eso mismo, ya tenía nivel social dentro del cabildo indígena y ante los naturales del pueblo12. En 1716 volvió a convertirse en gobernador, y un año después todavía se le mencionaba como gobernador presente13. Debió haber sido elegido para ese cargo en varias ocasiones posteriores, pues así lo recordaban varios indios macehuales todavía treinta años después14.

  • 15 Este convento fue inaugurado el virrey don Baltazar de Zúñiga, Guzmán Sotomayor y Mendoza, Marqués (...)
  • 16 AGNM, Tierras, vol. 2503, exp. 1, f. 38 v.

12Como muchos de quienes tenían cargos de cabildo, don Felipe sabía leer y hablaba con fluidez el castellano. Entre los indios era considerado como noble, y de acuerdo al abogado de su hijo don Carlos, como muestra de su nobleza estaba el hecho de que una hija de don Felipe había podido llegar a ser religiosa de primer velo en el convento de Corpus Christi de la ciudad de México. Este Colegio dio cabida solamente a indias cacicas que podían demostrar su origen noble, por lo que puede suponerse que esa nobleza que sustentaba a don Felipe y a sus hijos tuvo, en algún momento, visos de legitimidad15. El propio don Carlos fue colegial de erección en el Colegio Pontificio y Real de la capital virreinal16.

  • 17 Ibid., f. 12 v.

13Durante su gobierno, don Felipe se apropió de varias tierras de comunidad, las cuales, según la declaración de un indio del barrio de Los Reyes, le fueron otorgadas “con el valimento de cacique”. De acuerdo a esta declaración, don Felipe era considerado, y él mismo se hacía nombrar, como cacique de los mexicanos de Tlalnepantla. En los documentos se hace mención que los indios otorgaron la concesión de las tierras a don Felipe para que “las sembrase y libertara al común de la pensión a que están obligados de la fiesta de su barrio”17. Así que este trato se hizo para que ambas partes tuvieran beneficio, pero en el entendido que las tierras seguían perteneciendo al pueblo. Es decir, a don Felipe se le otorgó el dominio útil, pero el dominio directo lo conservó el pueblo.

  • 18 Ibid., exp. 1, f. 12 v.

14Estas tierras le fueron heredadas a su hijo, don Carlos del Castrillo y Rojas, de quien no se sabe si ocupó o no la gubernatura de los mexicanos, pero era reconocido como cacique del pueblo; incluso su madre, la viuda de don Felipe, también se le distinguía con el nombramiento de cacica. Sin embargo, los indios del barrio de Los Reyes no estaban tan contentos con esta familia, ya que en 1744 demandaron la devolución de las tierras que, años atrás, le habían concedido a don Felipe. De acuerdo a don Carlos, su padre favoreció al pueblo de diversas formas, pues se aseguraba que, por su acertada conducta, había logrado que el culto divino tuviera lo necesario, así como diversos reparos, adornos y “decencia” de la parroquia. Además, el propio don Carlos había realizado continuas obras en el río Tlalnepantla, como la reparación de zanjas y su adecuada conducción para el desagüe de éste, con lo que aseguraba una buena irrigación de las tierras de cultivo de los naturales del pueblo18. Sin embargo, el hermoso cuadro descrito por don Carlos no necesariamente se acercaba a la realidad, pues el gobernador y los naturales del barrio de Los Reyes se inconformaron por la posesión de esas tierras, cuando una criada de don Carlos les impidió hacer el corte de unos árboles identificados como propios del barrio. Además se decía que los arreglos del río, que siempre habían corrido por cuenta de don Carlos, desde hacía dos años se había desentendido de dicha responsabilidad, por lo que los naturales de Los Reyes debieron de afrontarlo. Por si fuera poco, don Carlos se había aprovechado de las tierras que fueron quedando vacantes cuando los indios de ese barrio murieron por el matlazáhuatl de 1737, es decir, se apropió de ellas siendo que eran de común repartimiento. Don Carlos fue citado en el Juzgado de Indios para explicar el origen de las tierras que ocupaba, pero al no presentarse en cuatro ocasiones, fue declarado en rebeldía.

  • 19 AGNM, Tierras, vol. 2503, exp. 1, f. 63 v.

15Don Carlos también fue demandado por utilizar otro girón de tierra, en el barrio de Los Reyes, y para declarar a su favor, su madre, doña María de la Encarnación, presentó como testigo a don Domingo Ignacio Calistro de los Santos, el otro “cacique” de quien hablaremos más adelante, y que fue por muchos años gobernador de los otomíes de Tlalnepantla. Las relaciones entre ambas familias, no obstante que pertenecían a grupos étnicos diferentes, fueron estrechas, y se conocían bastante bien desde que don Felipe había sido gobernador de los mexicanos19.

  • 20 AGNM, Tierras, vol. 2621, exp. 17, fs. 1-23.

16El litigio por tierras emprendido por los naturales del barrio de Los Reyes tuvo un final inesperado. Después de haber sido declarado en rebeldía, don Carlos se presentó es septiembre de 1744 para hacer frente a sus detractores, pero días después cayó enfermo y murió al poco tiempo. Su viuda argumentó que su deceso se había debido al “accidente del insulto” del que fue objeto. No obstante, doña Petra Martínez, viuda de don Carlos, y quien por cierto, era española, conservó las tierras incluso después de haber contraído segundas nupcias con otro español, el comerciante don José de Robles. Ocuparon la casa que había sido de don Carlos, ante la molestia de los indios, pues además de ver a su nuevo esposo como intruso del pueblo, no quitaron el dedo del renglón acerca de la devolución de las tierras20.

17Este es el único caso en que una familia fue distinguida como cacique entre los mexicanos de Tlalnepantla. ¿Qué tuvieron a su favor para ello? Tal vez no lo sepamos, pero es un hecho que el paso de don Felipe por el gobierno de los mexicanos, le dio facilidades para hacerse de una cantidad de tierras superior a la que tenía el común del pueblo. Tal parece que había una separación entre los macehuales y estos llamados caciques, quienes llevaban una vida de privilegio y con mejores oportunidades de destacar, como por ejemplo, el hecho de accesar a conventos y colegios para nobles.

18Ahora vale la pena ver cómo se desenvolvía el cacique de los otomíes de Tlalnepantla.

El caso de don Domingo Ignacio de los Santos: abusos, maltratos y adulterio

19Don Domingo Ignacio de los Santos refleja con mucha mayor claridad, el tipo de cacicazgo que ejercieron algunos indios en sus pueblos. Su paso por el cabildo indígena, así como sus innegables habilidades políticas, llevaron a este personaje a mantener su coto de poder, durante más de treinta años. Las acusaciones en su contra, así como la gran cantidad de datos que tenemos de él, hablan de sus negocios, y dan ciertos visos de cómo pretendió fincar su posición social en un linaje prehispánico.

  • 21 Algunos de sus periodos fueron en 1716: AGNM, Tierras, vol. 1441, exp. 4, f. 28. 1718: AGNM, Tierra (...)
  • 22 AGNM, vol. 2620, exp. 3, f. 3.
  • 23 James Lockhart, op. cit., p. 80.

20Don Domingo Ignacio comenzó a ocupar el cargo de gobernador, por lo menos desde 1716. A partir de entonces, se fue reeligiendo alrededor de cada dos años, hasta 174621. Durante los periodos en que no ocupaba la gubernatura, mantenía una posición privilegiada. Ello se debía no sólo a su papel de gobernador pasado, con el cual obtenía un voto de calidad en cuestiones de gobierno, sino a su dominio perfecto del castellano, elemento que no siempre tuvieron los demás oficiales de república. Por ejemplo, en 1736 se le nombró intérprete oficial en el litigio que sostuvieron dos indias del pueblo de Cahuacán, sujeto a Tlalnepantla, en un litigio por tierras dirimido ante el Juzgado de Indios22. El hecho de que los gobernadores pasados tuvieran una posición de privilegio en sus pueblos era una costumbre en el mundo indígena colonial, y su regreso a cargos de poder por medio de reelecciones también lo era23. Se trataba de una forma de hacerse indispensable para los indios.

  • 24 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 159.
  • 25 Arij Ouweneel, “Del tlahtocayotl al gobernadoryotl: gobierno indígena en el Anáhuac del siglo XVIII (...)
  • 26 AGNM, Criminal, vol 649, exp. 13, f. 160 v.

21Don Domingo logró que las elecciones lo favorecieran en las ocasiones en que podía ocupar el cargo, gracias a que se rodeó de una camarilla que lo apoyó incondicionalmente. De acuerdo al testimonio de fray Joseph Antonio Martínez de Moctezuma, cura párroco de Tlalnepantla, ese grupo estaba formado por indios viejos con pocos conocimientos y que no sabían leer ni escribir, por ello, eran fácilmente manipulables. Dichas elecciones era un tanto turbias, porque a ellas no acudían los principales del pueblo, que en esos momentos eran denominados vocales, y quienes tenían bajo su responsabilidad emitir los votos en las elecciones anuales de cabildo. Tampoco era invitado el cura párroco, quien acudía como testigo de calidad. Así, el ejercicio del voto se hacía, como se dice, “en lo oscurito” y de espaldas al pueblo24. De acuerdo a Arij Ouweneel, prohibir las reelecciones era una práctica ampliamente ignorada en la mayoría de los pueblos de indios25. Incluso llegó a imponer a su hijo, don Pedro como gobernador en 1742, pero cuando éste cayó enfermo, quedó imposibilitado de ejercer su cargo durante varias semanas. Ante ello, don Domingo salió nuevamente a relucir, pues se hizo una elección para sustituir a su hijo, en las cuales salió electo nuevamente como gobernador26.

  • 27 AGNM, Tierras, vol. 2620, exp. 9, f. 59.
  • 28 AGNM, Tierras, vol. 2501, exp. 1, fs. 1-10. AGNM, Tierras, vol. 1757, exp. 6, fs. 72-74 v.

22El amplio poder que tuvo don Domingo entre los otomíes de Tlalnepantla le permitió convertirse en una figura de relevancia. Además de hablar el castellano y el otomí a la perfección, vestía traje a la española27, y representó a su pueblo en algunos conflictos que se establecieron con las haciendas vecinas. Así, en noviembre de 1726, en un litigio por tierras del pueblo de Calacoaya, sujeto a Tlalnepantla, contra la Hacienda de Santa Mónica. Don Domingo testificó a favor de los otomíes, pero no tuvo un documento que amparara su posesión, ya que un gobernador pasado había extraviado la composición de tierras que habían logrado en 1708. En noviembre se realizó una vista de ojos de las tierras en conflicto, para lo cual fue citado el propio don Domingo. Pero los indios de los pueblos cercanos acudieron a dicho evento en forma violenta, augurando un tumulto. La comisión tuvo que volver rápidamente a la hacienda de Santa Mónica, pues el gobernador había sido incapaz de contener los ánimos de su pueblo. A principios de diciembre se pretendió realizar la diligencia de vista de ojos en el mismo lugar, por que se citó de nuevo al gobernador de indios. Pero en esta ocasión, don Domingo no se presentó, tal vez para evitar estar presente en un evento que le hubiera provocado efectos negativos a su carrera política28.

  • 29 AGNM, Tierras, vol. 10, 1ª parte, exp. 1, f. 1-1v, y f. 14v.

23Don Domingo tenía altas pretensiones, y una de ellas fue legitimarse como noble de linaje. Como se ha dicho, no existe un documento que pueda demostrar la existencia de un tlahtoani entre los otomíes de esta zona. No obstante, en 1729, ante la defensa que se hacía de ciertas tierras de comunidad en el pueblo de Atizapán, don Domingo, en su calidad de gobernador pasado, presentó una merced a favor de dicho pueblo otorgada en 1537. En este documento se decía que quien pidió dicha merced, a nombre de su pueblo, fue un tal don Juan Bautista, que se decía cacique de Tizapán, aunque era natural de Azcapotzalco. Pero lo más importante del documento es que aseguraba ser descendiente del gran “Guauctemoc”, quien había poseído ahí una estancia poblada de indios. Don Domingo presentó ese documento diciendo ser, a su vez, descendiente directo de don Juan Bautista, es decir, una argucia legal para obtener la tierra y legitimarse como cacique de linaje. En noviembre de 1729, las autoridades virreinales estuvieron a punto de reconocer a don Domingo esta tierra, e incluso habían comenzado la tradicional ceremonia de posesión, al tomarle la mano para que arrojara piedras en señal de ser su auténtico dueño, cuando se presentaron el gobernador y los alcaldes para contradecir dicha resolución. Aseguraron que si don Domingo había gozado de esa tierra, no era por ser su dueño, sino por haber sido, en otros años, gobernador de otomíes. Afirmaron categóricamente que esa tierra no era ni podía ser una herencia de cacicazgo. Por lo tanto, el teniente de Alcalde Mayor interrumpió la ceremonia, con la finalidad de enviar nuevas pruebas ante el Juzgado de Indios. Dos años después fueron amparados los indios de Atizapán. Don Domingo fue obligado a pagar a sus legítimos dueños, doce pesos por cada uno de los once años que había disfrutado de dicho terreno29.

  • 30 AGNM, Tierras, vol. 2664, exp. 9,.

24Esta no fue la única ocasión en que este personaje disfrutó, al margen de la ley, las tierras de comunidad de los otomíes. En vista de que su lugar social y sus conocimientos le permitieron representar a su pueblo en la renta de las tierras a terceros, muchas veces el dinero que se debía obtener de ello no llegaba a la caja de comunidad. Los otomíes de Tlalnepantla tenían una tierra denominada La Renta, la cual pertenecía a la corporación, y generalmente se arrendaba a españoles por doscientos pesos anuales. Asimismo, tenía otro terreno en el barrio de Tlacospa y otro más en el de Santa María Soloapan, ambos arrendados a españoles. Estos dineros debían ser ingresados a la caja de comunidad, para hacer frente a los gastos de la república, en especial, aquellos relacionados al culto divino. Sin embargo, don Domingo pactaba los contratos de arrendamiento, cobraba lo acordado, pero no lo introducía a la comunidad. Así sucedió con las tierras de Tlacospa, a donde se había metido de forma ilegal el español Diego Rodríguez de Pedraza. De acuerdo a su testimonio, él había arrendado esas tierras a los indios por medio de don Domingo, y para ello demostró una escritura firmada tanto por el gobernador como por otros oficiales de república. En realidad, este contrato fue clandestino, por lo que los indios no recibieron beneficio alguno de dicha renta30. Estas y otras tierras que disfrutaba don Domingo eran ponderadas como parte de su cacicazgo y mayorazgo, en su afán por aparentar un linaje totalmente inexistente. El cura párroco conocía perfectamente al gobernador y sus afanes por ennoblecerse, por lo que afirmó lo siguiente:

  • 31 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 167 v.

25Todo lo que posee don Domingo y cuanto gasta es del común y de Su majestad. Los indios principales que tienen cacicazgos, bienes patrimoniales o de abolengo, de ello tendrán para alimentarse, pero don Domingo ni trabaja, ni tiene proprios, ni rentas. ¿De dónde ha hecho un crecido y cuantioso caudal? Necesariamente se ha de responder que de lo que percibe por el Gobierno, por lo que se halla tan engreído en él31.

  • 32 AGNM, Tierras, vol. 2620, exp. 2.

26A lo largo de treinta años don Domingo se constituyó en el hombre fuerte de su localidad. Las opiniones de los indios estaban divididas, ya que algunos lo apoyaban de forma incondicional, al recibir beneficios especiales, pero otros sufrieron en carne propia, sus arbitrariedades. Así sucedió a india viuda de Atizapán, a quien don Domingo había despojado de sus tierras, y de acuerdo a su testimonio, le había quitado incluso el metate y el comal32. Si había cometido tantos atropellos, ¿Por qué los indios no se habían quejado? O si lo habían hecho, ¿por qué no se les había amparado? Es muy probable que el miedo que les infundía esta persona los motivara a callar. Además, dado que en algunas diligencias oficiales eran aprovechados los servicios de don Domingo, las autoridades no lo veían como un hombre peligroso. Inclusive como se ha visto, evitaba estar en situaciones comprometedoras, como los tumultos realizados en las cercanías de la Hacienda de Santa Mónica. Sin embargo, el motivo por el cual acabó la fama y prestigio de don Domingo tuvieron otra causa.

  • 33 AGNM, Crinimal, vol. 649, exp. 13, f. 164-164 v.

27En 1746 los indios se acercaron al cura para pedirle que intercediera por ellos, pues los abusos de su gobernador eran casi insoportables. Sin embargo fue por el incumplimiento de las responsabilidades que tenían los otomíes en el culto divino, que el cura puso todo su empeño en hacer justicia a los hijos del pueblo. Al respecto ya se había dado una situación que puso en evidencia la insolvencia de los indios para hacer frente a los gastos derivados de los ritos religiosos. En 1738, tras la reciente epidemia de matlazáhuatl, los indios estaban en terribles condiciones, pues la mayor parte del año habían estado impedidos para el cultivo oportuno de las tierras, así como para realizar otras actividades productivas. No obstante, debían cubrir los gastos que se hacían en las ceremonias de la Semana Santa, así como en la fiesta de Corpus Christi, los cuales eran los más altos del año. El Jueves Santo, el monumento que se levantaba para resguardar el sacramento debía estar iluminado continuamente, por lo cual los indios mexicanos aportaban seis ceras, misma cantidad que debían llevar los otomíes, y otro tanto los españoles y mestizos que habitaban en Tlalnepantla. Los otomíes no podían pagar las seis ceras a las que estaban comprometidos. Días antes acudieron al cura para pedirle que intercediera por ellos ante don Domingo, para que él pusiera las mencionadas ceras, pues era quien recibía y disfrutaba las rentas de las tierras de comunidad. Esto es un magnífico ejemplo de la lejanía que había entre el pueblo y su gobernador, así como el miedo que éste inspiraba. Don Domingo escuchó al párroco, pero no le hizo caso, por lo que los otomíes pasaron una terrible vergüenza pública, cuando el Jueves Santo no se pudieron acercar a depositar las acordadas seis ceras ante el altar33.

  • 34 Esas y otras acusaciones se le hicieron a don Domingo, en una declaración que se le tomó a su salid (...)

28El cura escribió en 1746 una larga acusación contra don Domingo, en la cual hizo puntual relación de sus abusos y del dispendio que hacía de los bienes de república, pero todo ello no fue más que la antesala del delito principal: según el párroco, don Domingo sostenía una “amistad pública y escandalosa” – léase adulterio – con una india viuda del pueblo de Atizapán. En los documentos incluidos en la sumaria que se hizo de su causa, se decía que el propio Teniente de Gobernador había sido testigo cómo don Domingo se quedó a dormir en una casa que tenía doña Dominga en el pueblo de Magú, y que pasado un rato, se apagaba la vela. También se afirmaba que después de visitar el pueblo de Atizapán, despedía a los alcaldes del pueblo, y se quedaba a pernoctar con doña Dominga34. En numerosos documentos en los cuales don Domingo fue testigo, afirmó estar casado con Antonia Rosa y Mata, condición que no fue impedimento para su amistad con Dominga Márques. Éste asunto, así como el inadecuado manejo de los bienes de comunidad llamaron la atención del Juzgado de Indios. A mediados de marzo de ese año se envió una comisión a investigar los hechos, y se citó a los oficiales de república, encabezados por su gobernador, a una diligencia pública para abrir la caja de comunidad. El 16 de marzo, estando presentes el teniente de alcalde mayor, el fue cura y el gobernador, quienes tenían las llaves de la caja, se procedió a abrirla. La sorpresa fue mayúscula, cuando no encontraron en su interior, más que medio real y un pergamino viejo. En él se hacía una muy sencilla relación de los gastos que se habían hecho de las extracciones hechas a la caja, los cuales databan de 1742 y 1745. Pero quedó constancia de que no se había introducido ningún producto de las tierras de comunidad arrendadas a españoles.

29El escribano real y público que llevó a cabo la diligencia comenzó sus pesquisas respecto a la amistad escandalosa de don Domingo, pero no sobre sus abusos. Tal vez esto se debió a que el desvío de los fondos de comunidad estaba ampliamente probado con la apertura del arca.

  • 35 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 168.

30El cura ayudó bastante a hundir a don Domingo. Inclusive afirmó que en una investigación realizada alrededor de 1740, se había buscado la fe de bautismo del gobernador, pero no se había encontrado evidencia de que hubiera nacido en Tlalnepantla, lo que según el sacerdote, lo excluía de ser considerado “patricio” de esa jurisdicción. Por ello no dudaba en afirmar que el Gobierno de los indios no debía recaer en “advenedizos ni en los que no son principales”35. El cura estaba convencido del miedo que imponía don Domingo, pues recomendaba que las pesquisas se hicieran sin la presencia en la jurisdicción del propio gobernador, para que los testigos se sintieran en completa libertad.

  • 36 Ibid., f. 176.
  • 37 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 269.
  • 38 Ibid., f. 277. Aunque parezca increíble, al su regreso, en 1755 todavía estaba generando documentos (...)

31Los testimoniales, entre los cuales destacaron varios españoles avecindados en Atizapán, llevaron al Juzgado de Indios a determinar la aprehensión de don Domingo Ignacio de los Santos, y su suspensión en el cargo de gobernador, lo cual jamás había ocurrido entre los otomíes ni entre los mexicanos de Tlalnepantla. También se apresó a la india viuda involucrada, Dominga Márques, y ambos fueron conducidos a la cárcel pública de la ciudad de México36.Después de cinco meses de prisión, se le negó la posibilidad de pagar fianza para salir libre, y su caso se turnó a la Real Audiencia, para responder no sólo por los cargos de “incontinencia”, sino por haber manejado inadecuadamente las cuentas de la comunidad, y aprovecharse de los bienes de los indios. Don Domingo salió de la cárcel el mes de diciembre de 1746, mediante el pago de una fianza, desprestigiado socialmente y desplazado del gobierno37. Pero no sólo eso, sino que dispuesto a hacer lo que sea para limpiar su nombre, en febrero del siguiente año levantó una contrademanda ante la Real Audiencia, la cual perdió, por lo que finalmente fue condenado a tres años de presidio, y a no volver a ocupar cargos de república38. Aquellos años de bonanza y de privilegio social habían llegado a su fin.

Conclusiones

32A través de estos dos casos se ha podido hacer una ilustración de cómo el concepto de cacique sufrió una transformación a los largo de los años. Este nombramiento lo recibieron, en principio, aquellos tlahtoque que apoyaron a los españoles en sus campañas de conquista, durante la primera mitad del siglo XVI, y que poco a poco se fueron transformando en gobernadores de sus pueblos. Estos primeros caciques obtuvieron de la Corona el reconocimiento de su vínculo, a través de una cédula de cacicazgo, algunas veces acompañado de un escudo de armas, con lo que lograron amparar a estos y sus descendientes, para evitar la pérdida de sus bienes patrimoniales y de sus privilegios tributarios. Sin embargo, no todos los pueblos tuvieron nobles de linaje, por lo que algunos personajes de relevancia local y de probada lealtad a la corona, fueron reconocidos como caciques. A éstos, como ya se ha mencionado, se les ha denominado advenedizos.

33Pero es un hecho que el nombre de cacique lo ostentaban numerosos individuos durante el siglo XVIII, y no todos ellos contaban con un reconocimiento real. Este tipo de caciques advenedizos vino a transgredir el sentido original del término, y partiendo del supuesto de que todo lo que está vacío tiende a ocuparse, los caciques sin linaje, provenientes del gobierno indígena, se encumbraron en sus localidades como personas de origen noble. Si bien en algunos casos no quisieron cimentar su poder en un origen prehispánico, algunos otros pretendieron hacerlo al retomar documentos del siglo XVI que estaban en su poder. Con respecto a la familia del Castrillo y Roxas, su legitimación como nobles titulados no la conocemos, pero sí sus resultados, ya que don Carlos y su hermana pudieron acceder al mundo al que aspiraban los españoles de prestigio, como asistir a conventos y colegios reservados sólo a gente con un alto status social. Por su parte, don Domingo no logró ser reconocido como noble de linaje, pero sus artimañas denotan la importancia que todavía tenía en el siglo XVIII contar con abolengo prehispánico.

34Con la transformación del cacicazgo a través de los advenedizos, tenemos un retrato de lo que sería en el periodo nacional, los caciques locales: personas con preparación superior a la de sus vecinos, con relaciones ventajosas que los ubicaron en cargos de poder, con un alto nivel económico que tuvo su origen en corruptelas y en una serie de complicidades entre su camarilla, todo lo cual les permitió desarrollarse como personas que ejercían una influencia indiscutible en sus comunidades, amados, odiados y temidos, pero siempre presentes en los poderes municipales. Es decir, los muy distinguidos miembros de la “aristocracia del pueblo”.

Haut de page

Bibliographie

Des DOI (Digital Object Identifier) sont automatiquement ajoutés aux références par Bilbo, l'outil d'annotation bibliographique d'OpenEdition.
Les utilisateurs des institutions abonnées à l'un des programmes freemium d'OpenEdition peuvent télécharger les références bibliographiques pour lesquelles Bilbo a trouvé un DOI.
Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Alva Ixtlilxóchitl, Fernando de, “Historia de la Nación Chichimeca”, en Obras Históricas, México, UNAM, 1977, Tomo II.

Alvarado Tezozómoc, Fernando, Crónica Mexicáyotl, (traducción directa del náhuatl por Adrían León), México, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, 1975.

Fernández de Recas, Guillermo, Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España, México, UNAM, 1961.

Gibson, Charles, Los aztecas bajo el dominio español, 1519-1810, 6ª ed., México, Siglo XXI Editores, 1981.

Lockhart, James, Los nahuas después de la conquista. Historia social y cultural de la población indígena del México Central, siglos XVI-XVIII, México, FCE, 1990.

Medina, Alejandra, “El cacicazgo de la familia Tapia”, en Historia de la cuestión agrícola mexicana. Estado de Querétaro, Santiago de Querétaro, Universidad Autónoma de Querétaro, 1989, Vol. 1.

Medieta, Gerónimo de, Historia Eclesiástica Indiana, Edición facsimilar, México, Porrúa, 1980 (Biblioteca Porrúa, N°. 46), p. 264.

Menegus, Margarita y Rodolfo Aguirre Salvador, El cacicazgo en Nueva España y Filipinas, México, UNAM, CESU, Plaza y Valdés, 2005.

Muriel, Josefina, Las indias caciques de Corpus Christi, 2ª ed., México, UNAM, 2001.

Ouweneel, Arij, “Del tlahtocayotl al gobernadoryotl: gobierno indígena en el Anáhuac del siglo XVIII” en Ciclos interrumpidos. Ensayos sobre Historia Rural Mexicana, siglos XVIII-XIX, México, El Colegio Mexiquense, 1998

Format
APA
MLA
Chicago
Le service d'export bibliographique est disponible pour les institutions qui ont souscrit à un des programmes freemium d'OpenEdition.
Si vous souhaitez que votre institution souscrive à l'un des programmes freemium d'OpenEdition et bénéficie de ses services, écrivez à : access@openedition.org.

Sahagún, Bernardino de, Historia General de las Cosas de la Nueva España, México, Porrúa, 1982.
DOI : 10.1017/CBO9780511792892

Somohano Martínez, Lourdes, La versión histórica de la conquista y la organización política del pueblo de indios de Querétaro, México, ITESM Campus Querétaro, 2003.

Zorita, Alonso de, Los señores de la Nueva España, México, UNAM, 1993.

Haut de page

Notes

1 Guillermo Fernández de Recas, Cacicazgos y nobiliario indígena de la Nueva España, México, UNAM, 1961.

2 Margarita Menegus y Rodolfo Aguirre Salvador, El cacicazgo en Nueva España y Filipinas, México, UNAM, CESU, Plaza y Valdés, 2005. Charles Gibson, Los aztecas bajo el dominio español, 1519-1810, 6ª ed., México, Siglo XXI Editores, 1981. James Lockhart, Los nahuas después de la conquista. Historia social y cultural de la población indígena del México Central, siglos XVI-XVIII, México, FCE, 1990.

3 Ibid., p. 17.

4 Alejandra Medina, “El cacicazgo de la familia Tapia”, en Historia de la cuestión agrícola mexicana. Estado de Querétaro, Santiago de Querétaro, Universidad Autónoma de Querétaro, 1989, vol. 1. Lourdes Somohano Martínez, La versión histórica de la conquista y la organización política del pueblo de indios de Querétaro, México, ITESM Campus Querétaro, 2003.

5 Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de la Nueva España, México, Porrúa, 1982, p. 788.

6 Archivo General de la Nación México (en adelante AGNM) Indios, vol. 1, exp. 30, f. 136.

7 Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, “Historia de la Nación Chichimeca”, en Obras Históricas, México, UNAM, 1977, Tomo II, p. 27.

8 Fernando Alvarado Tezozómoc, Crónica Mexicáyotl, (traducción directa del náhuatl por Adrían León), México, UNAM, Instituto de Investigaciones Históricas, 1975, p. 138.

9 Gerónimo de Medieta, Historia Eclesiástica Indiana, Edición facsimilar, México, Porrúa, 1980 (Biblioteca Porrúa, No. 46), p. 264.

10 Alonso de Zorita, Los señores de la Nueva España, México, UNAM, 1993, p. 128.

11 Ibid., 154.

12 AGNM, Tierras, vol. 1805, exp. 3, f. 97.

13 AGNM, Tierras, vol. 1441, exp. 4, f. 9.

14 AGNM, Tierras, vol. 1552, exp. 1, f. 3 v.

15 Este convento fue inaugurado el virrey don Baltazar de Zúñiga, Guzmán Sotomayor y Mendoza, Marqués de valero, quien gobernó la Nueva España entre 1716 y 1722. Josefina Muriel, Las indias caciques de Corpus Christi, 2ª ed., México, UNAM, 2001, p. 41. Por el listado que aporta esta autora, no se puede corroborar el testimonio de don Carlos respecto a su hermana, pero creo que el dato puede haber quedado consignado en alguno de los primeros libros de monjas, que actualmente están perdidos.

16 AGNM, Tierras, vol. 2503, exp. 1, f. 38 v.

17 Ibid., f. 12 v.

18 Ibid., exp. 1, f. 12 v.

19 AGNM, Tierras, vol. 2503, exp. 1, f. 63 v.

20 AGNM, Tierras, vol. 2621, exp. 17, fs. 1-23.

21 Algunos de sus periodos fueron en 1716: AGNM, Tierras, vol. 1441, exp. 4, f. 28. 1718: AGNM, Tierras, vol. 10, 1ª parte.; 1720: AGNM, Tierras, vol. 2620, exp. 9, f. 19; 1722: AGNM, Indios, vol. 46, exp. 11, fs. 15v-16v; 1726: AGNM, Tierras, vol. 1615, exp. 3, f. 40; 1736: AGNM, Tierras, exp. 3, f. 1 v; 1746: AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13.

22 AGNM, vol. 2620, exp. 3, f. 3.

23 James Lockhart, op. cit., p. 80.

24 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 159.

25 Arij Ouweneel, “Del tlahtocayotl al gobernadoryotl: gobierno indígena en el Anáhuac del siglo XVIII” en Ciclos interrumpidos. Ensayos sobre Historia Rural Mexicana, siglos XVIII-XIX, México, El Colegio Mexiquense, 1998, p. 289.

26 AGNM, Criminal, vol 649, exp. 13, f. 160 v.

27 AGNM, Tierras, vol. 2620, exp. 9, f. 59.

28 AGNM, Tierras, vol. 2501, exp. 1, fs. 1-10. AGNM, Tierras, vol. 1757, exp. 6, fs. 72-74 v.

29 AGNM, Tierras, vol. 10, 1ª parte, exp. 1, f. 1-1v, y f. 14v.

30 AGNM, Tierras, vol. 2664, exp. 9,.

31 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 167 v.

32 AGNM, Tierras, vol. 2620, exp. 2.

33 AGNM, Crinimal, vol. 649, exp. 13, f. 164-164 v.

34 Esas y otras acusaciones se le hicieron a don Domingo, en una declaración que se le tomó a su salida de la cárcel, cuando don Domingo pretendía limpiar su nombre tras su permanencia en la cárcel. AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 270-270 v.

35 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 168.

36 Ibid., f. 176.

37 AGNM, Criminal, vol. 649, exp. 13, f. 269.

38 Ibid., f. 277. Aunque parezca increíble, al su regreso, en 1755 todavía estaba generando documentos legales, ya que pedía a la Real Audiencia le fueran turnados los papeles de su juicio para hacer revisión de ellos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rebeca López Mora, « La aristocracia del pueblo: caciques advenedizos de Tlalnepantla, México, siglo XVIII », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 31 janvier 2011, consulté le 26 novembre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/60656 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.60656

Haut de page

Auteur

Rebeca López Mora

Universidad Nacional Autónoma de México – Facultad de Estudios Superiores Acatlán

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page