Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

Marc Ferro, Le ressentiment dans l’histoire, Paris, Odile Jacob, 2007, 223 p.

[12/06/2007]

Entrées d’index

Géographique :

France

Palabras claves :

violencia, Resentimiento
Haut de page

Texte intégral

1Acostumbrados a una lectura de la historia donde las emociones quedan reservadas al ámbito de lo privado, resulta estimulante leer una obra que trata justamente sobre los odios y los resentimientos colectivos, aprendidos e inculcados. El hecho de sentirse herido como individuo, pero también como pueblo o comunidad, está en el centro de esta reflexión de uno de los historiadores franceses que mejor ha trabajado las grandes catástrofes del mundo contemporáneo.

2Marc Ferro se pregunta aquí por la repetición de los conflictos, por los odios incluso centenarios que pueden separar a los seres humanos. No quedan fuera de su análisis ni las guerras de religión, ni las revoluciones y ni tampoco guerras nacionales o coloniales. Pero su inquietud no apunta a los eventos mismos, sino a la pulsión psicológica que habita tras la violencia colectiva; el sentimiento de injusticia, discriminación, olvido, desprecio, venganza. Aquello que debe ser reparado a través de la agresión para borrar una afrenta anterior, a veces milenaria; tal y como lo confesaban aquellos polacos tras la masacre de Jedwabe (1941), donde sin mediar la acción del ejército alemán asesinaron a más de 1600 judíos bajo la excusa de que “había llegado la hora de ajustar cuentas con quienes habían crucificado a Jesucristo”! Algo que argumentaban: “se les había enseñado en la escuela”. En definitiva, estamos frente a la idea de una deuda pendiente, que llegado el momento debe cobrarse, incluso con intereses.

3La díada perseguidor-perseguido está en los orígenes de muchos de los conflictos actuales, los cuales se remontan a momentos donde pueblos enteros fueron dominadores y posteriormente fueron reducidos a esclavos, o cuando una religión perseguida por los paganos, se volvió perseguidora de los mismos. La revoluciones sociales no escapan tampoco a estas emociones que muchas veces se transmiten de generación en generación: el odio al aristócrata, a las elites, a los ricos, a todo aquello que representa el poder, y que al momento del estallido social surge con inusitada violencia, muchas veces para vengar humillaciones reales pero también imaginadas y transmitidas. Pero la contra-revolución también carga con el gen del resentimiento, pues se trata de “restablecer” aquello que los “resentidos” de antes alteraron y corrompieron. El odio que sentían muchos de los defensores del régimen de Vichy hacia todo lo que representaba la III República, sus instituciones y la derrota frente a Alemania, estuvo en el origen de la violencia que se produjo en aquel período de “regeneración nacional”. Lo mismo ocurrió con el revanchismo de las fuerzas nacionalistas españolas una vez terminada la Guerra Civil o en las dictaduras latinoamericanas del cono sur, donde las metáforas médicas nunca faltaron cuando se trataba de “extirpar el cáncer marxista” o “eliminar a los humanoides”. En un continente donde la distribución del ingreso siempre ha sido extremadamente desigual, el miedo al pobre y a la “poblada” sirvieron muchas veces de justificación para la violencia estatal.

4La memoria nacional también es objeto de análisis por parte de Marc Ferro, cuando se remonta a la rivalidad centenaria entre Francia e Inglaterra, o posteriormente respecto del sentimiento de humillación de Austria en 1919, al ser despojada de su imperio y reducida a un pequeño país con tradición imperial. No resulta difícil entender entonces el entusiasmo de la población austriaca al ser incorporada a la gran Alemania de Hitler, pues era la posibilidad de resarcirse de la afrenta de Versailles. Algo similar sucedió entre Francia y Alemania, donde el desprecio ancestral de la primera, aumentado tras la paz de Westfalia, no podía sino alimentar un resentimiento que sólo cobraría su primera revancha en 1870.  Polonia es otro ejemplo de una nación que aún se siente acreedora de un reconocimiento mayor por parte de Europa. Defensores de occidente ante el sitio de los turcos en Viena; bastión del catolicismo en tierras protestantes y última resistencia ante la arremetida soviética en Berlín, los polacos creen que Europa siempre los ha sacrificado y que por lo tanto no le deben nada. Su cercanía actual con Estados Unidos no se explica sino por este resentimiento hacia Francia, Alemania e Inglaterra, quienes tantas veces “los dejaron caer”. En Latinoamérica bien sabemos de estos odios inculcados y transmitidos. El resentimiento que existe entre Bolivia, Perú y Chile por la guerra de 1879-83, es una cuestión que aún perdura con fuerza, y que tal y como decíamos anteriormente, se enseña en la escuela. El desprecio de unos se paga con el resentimiento de otros, aunque pocos hoy recuerden el cómo y el por qué de la guerra.

5Sin embargo, Ferro avanza un paso más allá y nos habla del resentimiento de los colonizados; de aquellos que desafiaron a la Metrópoli, pero también de aquellos que inmigraron hacia los países colonizadores e instalan allí una reclamación cultural, religiosa y en algunos casos incluso racial. Pero el resentimiento no sólo engendra la revancha, sino también reivindicación y exigencia de justicia, como bien los atestiguan los pueblos indígenas americanos en su lucha por un reconocimiento identitario y territorial. En Estados Unidos, la población afroamericana perdió sus raíces culturales originarias, pero creo una nueva resistencia que también alimentó la revancha con los “Panteras Negras” o el eslogan Black is Beautiful. Ferro nos dice que el resentimiento no es propio sólo de aquellos que se sienten derrotados o humillados. También surge de los supuestos “vencedores”, quienes devuelven -a veces- con incluso más odio el desafío lanzado por los vencidos.

6En definitiva estamos frente a un trabajo de reflexión histórica que cubre una inmensa variedad de temas, momentos y lugares, que abusa en algunos pasajes de las generalizaciones, pero cuya erudición y originalidad nos hacen reflexionar sobre la posibilidad de romper estas series encadenadas del odio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « Marc Ferro, Le ressentiment dans l’histoire, Paris, Odile Jacob, 2007, 223 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 12 juin 2007, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/6141

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page