Navigation – Plan du site
Leonardo García

Fabiola Orquera (coord.), Ese Ardiente Jardín de la República. Formación y desarticulación de un “campo” cultural: Tucumán, 1880-1975, Córdoba – Argentina: Alción Editora, 2010, 450 p.

[13/07/2011]

Texte intégral

1Estructurar un estudio monográfico hoy en día constituye un desafío mayor tanto en términos teóricos como metodológicos. Aquel terreno social que otrora se consideraba más bien delimitado a un espacio definido y preferentemente exótico, pareciera con el tiempo necesitar integrarse a un campo más amplio, conectando así lo puramente local con problemáticas tales como la génesis de los holismos nacionales y la globalización. Si es cierto que una cierta monografía americanista contemporánea ha podido articular el paso entre lo etnográfico y lo propiamente antropológico e histórico, ésta pareciese aún cantonarse en los espejos del exotismo y en la búsqueda permanente de “lo auténtico”. Por otro lado, este tipo de monografía actual resulta fácilmente recuperable por las dinámicas neo-nacionalistas o por los neo-indigenismos, tan en boga dentro de las nuevas construcciones simbólicas generadas a partir de las conmemoraciones de los bicentenarios latinoamericanos.

2Sin embargo, cabe la pena aquí destacar trabajos como “Ese Ardiente Jardín de la República” por representar un buen contraejemplo a lo señalado anteriormente. Se trata de una obra colectiva de dieciocho autores, bajo la coordinación de Fabiola Orquera, y que constituye justamente una interesante monografía de Tucumán a través de prácticamente un siglo de historia republicana (1880-1975). El libro está concebido a partir de un enfoque multidisciplinario (Historia, Sociología, Literatura, Filosofia…) y multi-problemático a través de dieciséis artículos y una entrevista-epílogo (al músico Juan Falú) presentados como capítulos.

3La obra examina y analiza transversalmente y a partir de diferentes perspectivas las instancias, actores e instituciones ligadas a la génesis y a la “desarticulación” del “campo cultural” tucumano; en referencia a las reflexiones de P. Bourdieu acerca de las relaciones entre cultura y poder. Se abordan elementos claves a la comprensión del contexto social y económico de la región de Tucumán con respecto no solo del noroeste argentino (NOA) sino a todo el país, y especialmente a partir de relaciones como aquellas con Córdoba y Buenos Aires. Si la gestación del campo cultural tucumano se desarrolla en relación directa con lo que sucede en otros polos culturales de la Argentina, los autores destacan su génesis, durante la era republicana, a partir de la crisis producción azucarera, de su constitución como centro de debate político y también en cuanto a las variaciones de su alta demografía a nivel regional (migraciones diversas). Sin embargo, a través de la obra se hace difícil entender los recovecos de las complejas estructuras sociales locales, las que sobrepasan ampliamente aquel dualismo estereotipado, y tan latinoamericano, de la elite agraria dominante opuesta al proletariado rural sometido… Es así como en Tucumán conviven una multiplicidad de estratos entre los cuales se generan sectores atípicos, ilustrados y que no parecieran compartir siempre las mismas identidades políticas en cuanto a la especificidad regional y a la contestación social (Peronismo de izquierda y Partido Comunista).

4La obra evoca el nexo entre el auge azucarero y las instancias que transforman a Tucumán como epicentro cultural del NOA a través de la fundación de la Sociedad Sarmiento (1880), y más tarde de la universidad Nacional de Tucumán (1914). El Capítulo 2 – “Formación de un campo intelectual en torno a la Sociedad Sarmiento de Tucumán” (Marcela Vignoli, p. 45-71) examina el rol fundamental de instancias como la Sociedad Sarmiento en la génesis de lo que será más tarde una buena parte del “campo cultural” tucumano (“…la creación de la Sociedad Sarmiento se dio en medio de un clima cultural que propició la formación de este tipo de asociaciones, pero también aparece como un ámbito que modificó los patrones de sociabilidad. Podríamos decir que constituyó una ventana hacia otras formas de asociacionismo, que sin romper con ella, aspiraron a lograr espacios más acotados de acción.” p. 59). El capítulo examina de manera transversal la génesis de esta elite intelectual y sus relaciones con las estructuras políticas de las clases trabajadoras. Es importante destacar que si Tucumán ya tenía un sistema distributivo de enseñanza a través de un sistema de Escuelas Normales, es a través de la Sociedad Sarmiento que se perfila una planificación educativa todavía más amplia y democrática. Ésta instaura un primer sistema de bibliotecas así como una escuela nocturna destinada a los sectores obreros (p. 57).

5En el Capítulo 1– “Aproximación a la historia de Tucumán en el siglo XX” (Daniel Campi y María Cecilia Bravo, p. 13-44) se analiza la importancia social determinante de las asociaciones de cañeros y de los sindicatos como la Federación Obrera Tucumana de la Industria Azucarera. Así, ya en los años 1940 (“El ingreso de los sindicatos azucareros como factor de poder otorgó mayor complejidad a la cuestión azucarera e incrementó la conflictividad de la agroindustria tucumana, cuyas tensiones se identificaban como los principales problemas de la actividad en su conjunto”, p. 25). Este proceso social resulta interesantísimo en el caso de la mono-cultura industrial en el espacio latinoamericano republicano. Los espacios e instancias de sociabilidad en Tucumán parecieran articularse a partir de una cierta transversalidad, que aportan un grado de compromiso político y un nivel de cultura política mucho mayor que en otros contextos, como puede ser ya el polo azucarero salto-jujeño. Igualmente, se destaca la importancia de las identidades sociales y políticas más allá del partidismo contestatario del Peronismo de izquierda o del Partido Comunista. Es así que una buena parte de la vida intelectual y artística de la región se encuentra insertada en una dinámica militante, alternativa al autoritarismo y al nacionalismo que caracterizan a una buena parte de los gobiernos de facto en Argentina a lo largo del siglo XX. Este punto está particularmente bien tratado en el capítulo 14 – “El Operativo Independencia en Tucumán” (Emilio Crenzel, p. 377-402) al analizar a visión del general Acdel Vilas como encargado de la represión en el “Operativo Independencia” hasta 1975 (“…la porción invisible de la amenaza subversiva, según Vilas estaba alimentada no sólo por la pobreza o las condiciones económico sociales, sino por una crisis de valores y de instituciones que abarcaba a todo Occidente y que profundizaban las “minorías”, usualmente llamadas “intelectuales” o “universitarias” de raíz marxista y liberal que gestaban las llamadas “contraculturas”… a partir del control de las actividades científicas, intelectuales, artísticas, religiosas y profesionales que gravitan decisivamente sobre la vida de los estados”,p. 383).

6De esta manera, diferentes autores coinciden en el aspecto del compromiso político de la intelectualidad tucumana contra las injusticias y el empobrecimiento de los sectores laborales durante la crisis económica desatada por la decadencia de la producción azucarera.

7Interesantes son los análisis del Capítulo 4 – “Afirmación de la literatura y del “perfil” de escritor en la década de 1940. La Revista Cántico y el grupo La Carpa” (Soledad Martínez Zuccardi, p. 107-134), que revelan como esta contestación se define también, a nivel estético, por su oposición al folklorismo conservador tradicional. Examinando lo que ha sido la generación de escritores del 40 a través del grupo La Carpa y en la cual destacan personajes tan eclécticos y polivalentes como Julio Ardiles Gray, la autora evoca “…un conjunto de ideas, valores y sentidos (cierto sentimiento de amorosa pertenencia al noroeste del país, cierta sensibilidad social ligada a posiciones políticas “de izquierda”) parece unir a los miembros de La Carpa, así como una manera similar de entender la poesía (una poesía con conciencia regional aunque sin “falso folclorismo”, comprometida con el momento histórico sin ser arte de combate”, p. 119. Esta misma dinámica de integrar compromiso social e independencia estética a partir de un alejamiento del costumbrismo folclorista se desarrolla en una verdadera interacción con instancias periodísticas que promueven el trabajo de las nuevas generaciones, incluso a pesar de las dificultades sufridas por la prensa, como la censura ejercida en los años 40 durante el primer gobierno de Perón (p. 194). Notables son las contribuciones periodísticas literarias aportadas por personajes como Daniel Alberto Dessein, a través de su participación en la página literaria del periódico “La Gaceta” (Capítulo 7 – “Pioneros del periodismo cultural del NOA. La página Literaria de La Gaceta y la importancia de ser los primeros”. Ana María Risco, p. 191-211).

8Por otro lado, la efervescencia artística, intelectual y la contestación social creciente vehiculada por instancias como el Peronismo de izquierda y el Partido Comunista, tan determinantes en la vida intelectual tucumana a partir de los años 1950, tendrá repercusiones directas en el terreno de las artes representativas como el teatro y el cine. En Tucumán y su región se desarrolla una intensa actividad ligada al teatro con el funcionamiento de tres grandes compañías (Teatro Estable de la Provincia, Teatro Universitario y el colectivo independiente “Nuestro Teatro”, éste último bajo la iniciativa de Oscar Ramón Quiroga y Rosa Ávila). Es interesante, tal como en sucede en la literatura tucumana de este período que el compromiso político y social se expresa a través de un teatro experimental en donde las experiencias “del absurdo” ionescano se entremezclan con lo programático de la tradición brechtiana (ej. “Crónica de la pasión de un pueblo”, de O. Quiroga, 1973). El Capítulo “El grupo “Nuestro Teatro” y la dramaturgia de Oscar R. Quiroga” de Mauricio Tossi (p. 345-376) recuerda igualmente aquel distanciamiento con un folklore descriptivo y estereotipado, sin por lo tanto renunciar a la idea de una identidad regionalista tucumana que pueda a su vez ser representativa del contexto latinoamericano de la época. Es notable, a su vez, la referencia a una iconografía político-religiosa fomentada por el Peronismo y que nos recuerda la importante cuestión del peso casi estructural de lo religioso en la historia política latinoamericana. Así, refiriéndose a la “Crónica…” de Quiroga, Tossi evoca: “…podemos comprender la progresiva construcción alegórica del personaje protagónico, esto es, una mujer calchaquí busca la alegría de sus tradiciones hasta convertirse –por sus condiciones históricas de existencia- en el símbolo de la “rebeldía americana”. Así, el sincretismo con la imagen de Eva Perón constituye la instancia final de dicho proceso semántico”, p. 368.

9El caso del cine tucumano experimenta un proceso similar entre los años 60 y 70 a través de variadas figuras, dentro de las cuales destaca particularmente Gerardo Vallejo con “Olla popular” (1968) y “El camino hacia la muerte del viejo Reales” (1968-1971). Es interesante aquí considerar el vasto trabajo de terreno efectuado por Vallejo para la elaboración de sus obras. Sus contactos con las zonas periféricas y aisladas de la provincia tucumana así como con la familia del viejo Reales son dignas de un trabajo de campo que sobrepasa ampliamente el cuadro de una folklorología rural tradicional. En el Capítulo 12 – “Los hijos del viejo Reales. La representación de lo popular en el cine político”, de Mariano Mestman (p. 319-343) se compara oportunamente la experiencia de Vallejo en “El camino…” con aquella de Oscar Lewis en “Los hijos de Sánchez” (1961), en el sentido de que ambas consideran los conceptos de “cultura (o subcultura) de la pobreza” y que “en ambos casos se incorpora la experiencia vivida y el testimonio de los respectivos sujetos sin renegar de sus zonas más complejas y conflictivas.” p. 325.

10Con respecto a la idea de lo que se entiende por identidad regional, tradición, folklore, y “trabajo de campo”, la obra evoca las ambigüedades semánticas y políticas de éstos en la génesis de los estudios de folklore en Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Tanto el Capítulo 5 – “Los años 30 en la Universidad Nacional de Tucumán. Apogeo de los reformistas y su polémica con la oligarquía liberal” (Liliana Vanella, p. 135-160) como el Capítulo 6 – “Provincianos y porteños. La trayectoria de Juan Alfonso Carrizo…(1935-1955)” (Diego Chein, p. 161-190), coinciden en puntos comunes como la descripción de los múltiples clientelismos que determinan las orientaciones no solo académicas, sino políticas de la institucionalidad universitaria. Los casos de cómo la elite azucarera local interviene en la UNT, a través de la creación de una escuela de derecho (p. 153-154), o de cómo se genera la institucionalización de los estudios del folklore, a partir de un mecenazgo asociado directamente a esta misma elite, resultan reveladores. Es particularmente interesante el caso de la génesis de la disciplina de folklorología en la UNT a través de la labor de Juan Alfonso Carrizo, apoyada por Ernesto E. Padilla y Alberto Rougès (p. 162-163), y que se materializa a través de su “Cancionero de Tucumán”, buscando los vestigios de una España mítica, hoy desaparecida pero sin embargo conservada en la virginidad de una ruralidad tucumana imaginada… Aparecen aquí las dicotomías claves entre un folklore “puro”, hispánico, católico y “de terreno” del interior de la provincia, opuesto a aquel producto la modernidad cosmopolita de la capital nacional, acusado de ser “de gabinete” y biblioteca, pero sin embargo más abierto a considerar el aporte indígena como aquel de las migraciones (“la posibilidad de ver, oír y palpar por vía directa el folklore, la capacidad de comprender mejor que nadie su sentido por el lazo espiritual de un origen territorial compartido y de poderosa empatía, es lo que proclaman los floklorólogos “provincianos” como un don que les es propio y exclusivo” p. 178).

11Curioso es que en los años posteriores a 1950, esta folklorología tucumana conservadora va a ser paradójicamente recuperada en parte por sectores contestatarios ligados a las diferentes experiencias de folk latinoamericano como la “Nueva Canción”. En Tucumán, bajo a figura mítica de Atahualpa Yupanqui (Héctor Chavero) y más tarde de Mercedes Sosa, la canción “folklórica” se inclina mucho más hacia los textos que denuncian la condición precaria del trabajador de al zafra que hacia aquellos de los villancicos, tan estudiados por Carrizo. El Capítulo 9 – “Mercedes Sosa y los itinerarios de la música popular argentina en la larga década de los sesenta” (Illa Carrillo-Rodríguez, p. 239-266), así como el Capítulo 11 – “El canto de la dicha verdadera. Pueblo y utopía…en Tucumán” (Ricardo Kaliman, p. 295-318) examinan tanto la movilidad geográfica de sus protagonistas como su compromiso político en el seno de una industria discográfica contestataria, a partir de su acceso a un público “universitario” (p. 296) y su distanciamiento con “las imágenes de tono idílico, idealizadoras de la vida rural que eran características...y que estaban condicionadas por esa especie de alianza de clases…en consonancia con los proyectos impulsados por los sectores sociales dominantes en Argentina durante las primeras décadas del siglo XX”. p. 297). Así, en el caso preciso de Tucumán, R. Kaliman señala: “En el caso tucumano, naturalmente, un elemento particularizador está constituido por el drama del trabajador azucarero, que azota durante la década a miles de campesinos en toda la provincia, y al que, consecuentemente están consagradas muchas de las canciones que se producen en este período.” p. 306).

12El libro propone además una interesante discusión acerca de cómo Tucumán llega a transformarse en un eje mayor de un movimiento de música popular de raíz tradicional (folklórica) con artistas como Juan Falú, Pepe Núñez, y Mercedes Sosa, entre otros, proyectándose a una escala latinoamericana y global. Interesantes son igualmente las referencias que desmistifican ciertos íconos de esta cultura popular, como pueden ser los inicios de la carrera musical de Mercedes Sosa, como cantante de “éxitos del momento” (p. 242) en la radio y contextos festivos bajo el seudónimo de “Gladys Osorio”… Por otro lado, la desmistificación de aquella identidad folklórica, tan asociada a Tucumán y su región en el imaginario social argentino y latinoamericano, está muy bien tratada en el Capítulo 3 – “Entre la zamba y el foxtrot: la elite tucumana frente al desafío de la cultura de masas, primera mitad del siglo XX” (Oscar Chamosa, p. 73-106). El autor examina los diversos procesos de globalización musical en Tucumán a través del mercado discográfico y radiofónico a partir de la década de 1910. La aculturación representada por géneros como el tango y el jazz se impone ya muy temprano en zonas tan apartadas como Amaichá (p. 91), paradójicamente transformada hoy en día en capital argentina y centro internacional del neo-indigenismo!

13Por otro lado, la amenaza cultural para los sectores regionalistas conservadores en búsqueda de una argentinidad telúrica “pura”, desprovista del lunfardo tanguero y del cosmopolitismo porteño va también de la mano con la llegada del cine . Ya en la década del diez en Tucumán: “Al teatro y a los musicales de diverso tipo en vivo, se sumaron los poderosos medios del disco, el cine y la radio para multiplicar en forma exponencial la penetración de la cultura porteña cosmopolita en el corazón del interior profundo.” p. 82.

14Resulta interesante constatar como las dinámicas globalizadas parecieran haber sido mucho mejor integradas en campos como el cine y las artes plásticas que en la música de raíz tradicional o “folklórica”, a diferencia de los que sucede en Brasil, incluso en los lugares más aislados del Sertão nordestino ya en los años 1920. Así, en el Capítulo 15 – “La Literatura en Tucumán” (David Lagmanovich, 1974, p. 403-417) y particularmente en el Capítulo 8 – “El movimiento plástico tucumano en los años sesenta” (Alejandra Wyngaard, p. 213-237) se observa cómo el “campo cultural” plástico tucumano se forja también a partir de diversos procesos de movilidad territorial y cultural ligados a la emigración como inmigración. Así, la llagada de artistas extranjeros a Tucumán (ej. Luís Lusnich y Lajos Szaley, p. 220), en un porcentaje mucho mayor que en otras regiones del NOA, tendrá no solo un impacto técnico sino que será determinante en la carrera de sus mejores exponentes locales como Juan Bautista Gatti, evocando, a su vez, cómo los procesos migratorios generan nuevas fuentes de inspiración y producción artística.

15La obra examina transversalmente el ocaso del “campo cultural” tucumano, ya a partir del comienzo de la dictadura de Onganía (1966) y más tarde del comienzo de la última dictadura militar, en 1976. Este período abrirá aún más las heridas profundas provocadas ya por un contexto de profunda crisis económica y social. La obra plantea así en un ir y venir de referencias, discursos y hechos históricos aquella especificidad de Tucumán en el contexto argentino previo a los años 1976-1983. Muchos son los aportes a un terreno del cual poco se conoce fuera de los círculos especializados, y que nos hacen pensar en analogías con otros contextos latinoamericanos durante el mismo período.

16Sin embargo, muchas son también las interrogantes que se abren a partir de las distintas contribuciones. Podríamos hablar de imaginario, de cultura y de la distancia social que estos conceptos evocan, más allá del caso dramático de la crisis azucarera y de la represión militar? Se plantean así nuevas interrogantes en lo que se refiere a la extrema ambigüedad de las relaciones sociales y políticas entre los distintos estratos sociales y entre los distintos componentes de a elite intelectual tucumana. Si en general ya es difícil para un no-argentino entender lo que es el Peronismo, lo es más aún lo es cuando se trata de Tucumán... Si bien, el libro ilustra claramente las diversas etapas y facetas del “campo cultural tucumano”, al concluir su lectura nos queda sin embargo un sentimiento de vaguedad con respecto a la definición de éste. Sin embargo, el Capítulo 10 – “Crisis social y reconfiguración simbólica del lugar de pertenencia: sentidos de la “tucumanidad” en un contexto de crisis (1966-1973)” (Fabiola Orquera, p. 267-294) nos aporta ciertos elementos esclarecedores. F. Orquera se refiere al valor de lo perceptivo y lo sensorial en la construcción de una identidad cultural que va más allá de la sociabilidad material y del compromiso político. Es así como la fina alegoría entre la visión del cañaveral con Tucumán y ese sabor del “azúcar amargo” evoca la confrontación entre “dulzor” y “dolor” (p. 282), representación simbólica de la crisis azucarera y de la dureza del trabajo en la zafra (“…la crisis económica dejaba al descubierto el Tucumán profundo, haciendo patente posicionamientos que remitían a la gran contradicción que parece pautar los conflictos de la representación imaginaria de la provincia en el siglo XX. Ella nace en la compleja afectividad derivada de la economía azucarera, que da pie, por un lado, a una filiación amorosa, derivada de una industria que da trabajo, y, por otro a una actitud de rechazo, provocado por la explotación que sufren los zafreros”, p. 282). La idea de que una memoria estructural de las percepciones sensoriales pueda materializarse incluso dentro del más internacionalista de los compromisos políticos y sociales podría aportar una clave hacia el entendimiento del “campo cultural tucumano”? Por otro lado, si es verdad podemos decir que son solamente los procesos de dictadura que son generadores de la desarticulación de este campo cultural?

17En el epílogo “Ese remanso de la noche… (entrevista a Juan Falú)” (Fabiola Orquera, p. 435-443), Juan Falú evoca el rol de la televisión, considerando su poder como medio de comunicación determinante en la cultura global contemporánea: “(la televisión) no admite los silencios, las pausas, la guitarra sola, el canto solo. Tiene que tener velocidad, vértigo, fuerza, ser entretenida, y tener ruido. Tiene que tener percusión, tiene que tener instrumento amplificado, o sea que absolutamente conspira contra lo esencial. Es difícil trasladar aquel ritual de la noche a los medios de hoy…” (p. 439-440).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Leonardo García, « Fabiola Orquera (coord.), Ese Ardiente Jardín de la República. Formación y desarticulación de un “campo” cultural: Tucumán, 1880-1975, Córdoba – Argentina: Alción Editora, 2010, 450 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 13 juillet 2011, consulté le 22 juillet 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/61865

Haut de page

Auteur

Leonardo García

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page