Navigation – Plan du site
Carmen Bernand

Hermandad Del Santísimo Sacramento, Imágenes de una danza. Camuñas, Pecados y danzantes, Camuñas, Ayuntamiento de Camuñas, 2007, 167 p.

[29/03/2012]

Texte intégral

  • 1  Cotarelo y Mori, Emilio,“Colección de entremeses, loas, bailes, jácaras y mojigangas, desde fines (...)

1Los antropólogos y los historiadores de evangelización en América, conocen la importancia de la fiesta de Corpus Christi, instaurada por los misioneros a comienzos del siglo XVI. Esta fiesta integra los distintos grupos de la sociedad en torno al misterio de la Eucaristía, y reúne, en una misma celebración, aspectos diversos : procesiones religiosas y misas, pero también danzas y cantos, máscaras y demás exhibiciones populares, como bien lo han demostrado los estudios de Emilio Cotarelo y Mori, Miri Rubin y Antoinette Molinié1. En esos trabajos las descripciones suplen la pobreza iconográfica, debida en gran parte a las dificultades inherentes a la reproducción documental. El libro que nos brinda la Hermandad del Santísimo Sacramento “Pecados y danzantes”, cubre esa carencia puesto que contiene numerosas fotografías de gran calidad, cuyo interés histórico y antropológico rebasa las consideraciones puramente estéticas. Mas aún, tenemos aquí una presentación de la fiesta a dos voces, la de los propios actores, es decir los miembros de la Hermandad, y la de una antropóloga, Antoinette Molinié, que ha estudiado la ceremonia de Camuñas paralelamente con el Qoyllurit’i que se celebran todos los años en el departamento de Cusco, Perú.

Qoyllurit'i. Los Q'ara ch'unchu bailan al pie del nevado sagrado. ©Antoinette Molinié.

2Camuñas, como bien se dice al inicio de la obra, “se encuentra en algún lugar de la Mancha”, a menos de cien kilómetros de Toledo. El jueves del Corpus, después de la misa, los dos grupos que integran de la cofradía del Santísimo Sacramento, llamados “Pecados” y “Danzantes”, exhiben su antagonismo ritualizado a través de sus trajes, su comportamiento y sus danzas. Una serie de viejas fotografías del Corpus manchego muestran la permanencia de los trajes y de los emblemas. El lector conocedor de los pueblos americanos anteriores a los años 1970, descubre con sorpresa las semejanzas entre Camuñas, antes de la entrada de España en la Unión Europea, y los pueblos andinos que tuve la ocasión de conocer : la pobreza de los corrales donde se reunían los danzantes pero también los gestos y las poses de quienes participaban.

3Como en todas las cofradías hispano-americanas, los cargos entre “Pecados” y “Danzantes” se corresponden. Los trajes de unos y otros tienen colores opuestos; las máscaras de los “Danzantes” ostentan grandes narices aguileñas, mientras que las de los “Pecados”, son chatas pero provistas de cuernos. También los ruidos y la música están contrastados. Los “Danzantes” utilizan sonajas, percusiones y castañuelas, mientras que los “Pecados” gruñen como animales. Los “Danzantes” bailan, los “Pecados” gritan, corren y brincan. A los “Danzantes” se les da el nombre de “Virtudes”, para indicar la diferencia que los separa de los “Pecados”. Para el pueblo de Camuñas, el ritual, palabra empleada por los miembros de la cofradía, representa el combate del Bien y del Mal. El momento culminante es la danza de las dos mitades entrelazadas, designada como “tejer el cordón”. Para los eruditos locales se trata de un Auto Sacramental transmitido por vía oral desde el siglo XVI, y constituido por una serie de alegorías (la Gracia, la Caridad, la Esperanza, la Justicia, la Fuerza..). Esto es verosímil, ya que los Autos Sacramentales celebrados en los Corpus y otras fiestas religiosas, son anteriores a Calderón de la Barca (autor muy popular en toda Hispanoamérica como consta de los numerosos ejemplares que llegaron desde España, y del número considerable de Autos calderonianos que se celebraron hasta entrado el siglo XVIII). De hecho, la documentación relativa a América colonial no deja de mencionar los “Autos sacramentales” de las fiestas del Corpus. Junto con estas representaciones aparecen otras : escaramuzas, corridas de toros, matachines y mojigangas. Estas se caracterizan por sus elementos jocosos y grotescos, siendo uno de ellos uno, dos o varios hombres vestidos de mujer. En la segunda mitad del siglo XVIII, el obispo de Trujillo (Perú), Baltasar Martínez Compañón pinta una escena de “danza de hombres vestidos de mujer”. El traje de estos danzantes se asemeja al de la Madama de Camuñas, encarnación de la Gracia por un hombre con ropa de mujer, una saya bordada y abultada por un miriñaque que corresponde a la pollera “acholada” que aún existe en los países andinos.

4Al siguiente día después del Jueves de Corpus, los “Pecados” presiden a las “ejecuciones” de los Novicios. Ese rito de iniciación a los “Pecados”, llamado la Horca, es llevado a cabo por los Ramaleros, que son los novicios del año anterior. Cada uno de los postulantes es “colgado” por la cintura en la horca, escena que me recuerda al ahorcamiento de Judas y de Maximón en Guatemala (Atitlán) para Semana Santa. La comida ritual de los “Danzantes” y los “Pecados” transcurre en un silencio total que contrasta con el estruendo del festejo.

Camuñas. Los Pecados de la Hermandad gruñen mientras se realiza la elevación del Santísimo Sacramento. ©Antoinette Molinié.

5El libro describe con muchos detalles los trajes, las figuras y los episodios del ritual, y junto con las fotografías, ofrece un material etnográfico de gran valor. En el texto comparativo final sobre Camuñas y el Qoyllur R’iti andino, Antoinette Molinié analiza de manera convincente la oposición subyacente entre lo salvaje y lo civilizado, ilustrada en Camuñas por los “Pecados” y los “Danzantes”, y en la región de Cusco por los “Salvajes prehumanos de la selva” y la Humanidad de la Sierra. Para ella, esta sería la estructura básica de estos rituales, modificada por el cristianismo y la oposición estricta, sin mediación, entre el Bien y el Mal.

6El estudio del Corpus de Camuñas, gracias a la iconografía que nos ofrece, incita a proseguir la comparación bajo el doble aspecto simbólico e histórico. No sabemos efectivamente cuando fueron concebidos los trajes, que presentan muchas semejanzas con los de otros “Danzantes” del norte del Ecuador o del norte del Perú, ilustrados por Martínez Compañón en el códice que lleva su nombre. Si por lo general se admite que tales representaciones pasaron de España a América, no es imposible descartar un movimiento contrario, de América a España, en donde se celebraron muchas danzas de Indios y de Negros en los siglos XVII y XVIII. Por otra parte, los elementos indígenas de las danzas, siempre y cuando pudieran integrarse en un conjunto cristiano (aquí la celebración de la Eucaristía) no fueron eliminados por los misioneros, que se limitaron con descontextualizarlos. El Corpus fue siempre un denominador común a todas las poblaciones de “Las Indias” e incluso mas allá del continente puesto que lo encontramos en las regiones mas alejadas e improbables descubiertas o dominadas por España, desde las Filipinas hasta las islas Salomón, en Melanesia. Se trata de una matriz identitaria cuya dimensión política e integradora – a pesar de las diferencias sociales y estatutarias – caracteriza el proyecto colonial ibérico. De ahí el interés del estudio presentado.

Haut de page

Notes

1  Cotarelo y Mori, Emilio,“Colección de entremeses, loas, bailes, jácaras y mojigangas, desde fines del siglo XVI hasta mediados del XVIII”, Madrid, Nueva Biblioteca de Autores Españoles, n°17, Casa Ed. Bailly & Baillière, 1911; Molinié, Antoinette (dir.), Le corps de Dieu en fêtes, Paris, Ed. du Cerf, 1996 ; Rubin, Miri, Corpus Christi, The Eucharist in Late Medieval Culture,Cambridge, Cambridge University Press, 1991.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Qoyllurit'i. Los Q'ara ch'unchu bailan al pie del nevado sagrado. ©Antoinette Molinié.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/63003/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 224k
Légende Camuñas. Los Pecados de la Hermandad gruñen mientras se realiza la elevación del Santísimo Sacramento. ©Antoinette Molinié.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/63003/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carmen Bernand, « Hermandad Del Santísimo Sacramento, Imágenes de una danza. Camuñas, Pecados y danzantes, Camuñas, Ayuntamiento de Camuñas, 2007, 167 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 29 mars 2012, consulté le 29 novembre 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/63003

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page