Navigation – Plan du site
Frédérique Langue

Los grandes hacendados de Zacatecas: permanencia y evolución de un modelo aristocrático

[14/02/2005]

Entrées d’index

Haut de page

Notes de la rédaction

Versión española de "Les grands propriétaires terriens de Zacatecas (Mexique) au XVIIIe siècle : permanence et évolution d'un modèle aristocratique", publicado en : Structures et cultures des sociétés hispaniques. Au-delà du modèle socio-économique, coord. Bernard Lavallé, Actas del Coloquio Homenaje al Profesor François Chevalier, Maison des Pays Ibériques/C.N.R.S., Burdeos, 1988, pp. 279-294.

Texte intégral

  • 1  Simón Bolívar, "Carta de Jamáica", Escritos políticos, Madrid, Alianza Editorial, 1969, p. 69.

1Las vías de la historia resultan a veces impredecibles, o más bien las que llevan a la interpretación de la misma, o incluso a su reconstitución a posteriori. La América hispánica, por las implicaciones que conlleva tradicionalmente su ubicación dentro de estrategias políticas y culturales abiertas, es un ejemplo privilegiado de lo anteriormente señalado. La independencia de las jóvenes naciones hispanoamericanas dio paso de esta manera a la denunciación del carácter "feudal" de las estructuras económicas y sociales  que se habían "heredado" del imperio español. Referirse a las supervivencias "medievales" del continente — dicha expresión la utilizaron no pocos protagonistas de los movimientos de Independencia, entre ellos Bolívar — se había convertido en un lugar común, por lo menos en una referencia imprescindible para considerar luego las circunstancias de ese cambio radical1 El criterio manejado en esa oportunidad consistía en oponer el despotismo de ayer a la libertad de hoy, a la par que rechazaba cualquier forma de sujeción y estigmatizaba ciertas características de las sociedades independientes, tachadas a veces de anacrónicas. Asimismo se les negaba el derecho a existir, como sucedió con las aristocracias territoriales, y, por lo tanto, con la gran propiedad, especialmente en México.

  • 2  José Carlos Chiaramonte, Formas de sociedad y economîa en Hispanoamérica, México, Enlace-Grijalbo, (...)

2Se puede entender que semejante referencia tuviera una sólida fundamentación política, encaminada a "legitimar" el porvenir de las nacientes repúblicas. Una de las aparentes contradicciones radicaba sin embargo en el hecho de que los detractores del llamado "sistema colonial" — retomamos aquí una expresión utilizada con frecuencia por sus detractores actuales — provenían en muchos casos de categorías sociales, de élites altamente favorecidas por la política imperial, o que se habían beneficiado por lo menos de la reestructuración económica y administrativa realizada por los monarcas ilustrados. El mismo Libertador es la ilustración perfecta del fenómeno, pero otro tanto podría decirse de los representantes de las grandes familias coloniales, dicho de otra manera, de la aristocracia colonial : tal es el caso del conservador Lucas Alamán, cuyas interpretaciones coinciden curiosamente con las de su coetáneo — y rival en política — José Luis Mora. Hasta bien entrado el siglo XX uno se encuentra con los avatares de esta polémica : "la hacienda no es negocio", dijo, en una perspectiva apenas distinta, Molina Enríquez. Nos insistiremos mayormente en el trasfondo político o ideológico de esta interpretación de la historia, o en su evolución, que José Carlos Chiaramonte describió con toda precisión2

  • 3  Stanley J., Barbara Stein, La herencia colonial de América latina, México, Siglo XXI, 1978, 10 ed.

3La condena sin embargo no sufría reconsideración, por más que no tuviese matices. Una tendencia reciente, protagonizada por historiadores americanistas, apunta en cambio hacia la "rehabilitación" de las estructuras económicas y sociales de América española, apoyándose en una interpretación económica, e incluso economicista, de las sociedades. La historiografía de estos últimos diez años insiste en efecto en el estudio de los "mercados regionales", en la vinculación de las colonias españolas (regiones mineras, zonas de plantaciones y cultivos para la exportación hacia la metrópoli) a lo que se ha llamado la "economía-mundo", y, ocasionalmente, el "capitalismo mundial". De tal forma que se cuestiona el "diagnóstico feudal", hasta entonces dominante — si recordamos el éxito duradero del libro de Stanley y Barbara Stein3 —  y que se modifica la teoría de la "dependencia" tal como se les aplicaba a las antiguas posesiones españolas.  Por ese extraño vuelco, originado, hay que subrayarlo, en trabajos de historia económica exclusivamente, las haciendas dejaron de ser estas grandes propiedades improductivas, y en manos de propietarios ausentes. En adelante, serán unas verdaderas "unidades productivas", cuya rentabilidad se subraya en estos estudios. La historia de los precios, de la "circulación monetaria" , en una economía donde dominan el trueque y los pagos en mercancías, alcanza una posición dominante.

  • 4  Michel Vovelle, Idéologies et mentalités, París, Maspéro, 1982, p. 7.

4No se trata aquí de desbaratar una cierta historiografía marxista, lo que Pierre Vilar, y luego Michel Vovelle calificaron con sobrada razón de "marxismo vulgar", al subrayar que par los fundadores del materialismo histórico, el modo de producción no fue sino una aprensión general que de ninguna manera justificó una explicación mecánica por lo económico4. No es el caso, si consideramos la diversidad de los "orígenes" de los defensores de la nueva tendencia: la mayoría de ellos no reivindican una concepción materialista de la historia. Ahora bien, sí pasan por alto ciertas actitudes, y el silencio impera acerca de determinados fenómenos, tales como la transferencia hacia el Nuevo Mundo de instituciones, de costumbres o de comportamientos conocidos en la Península. De esta manera se omiten los comportamientos de los dueños de esas "unidades de producción" — y no sólo de la "unidad económica y social" estudiada por F. Chevalier. En el mejor de los casos se deja de lado la problemática cuestión de las actitudes "contradictorias" (como compaginar modernidad de las estructuras productivas y comportamientos "medievales"). En estas condiciones, quizás haya que explicar esta reescritura de la historia por omisión a una moda histórica cualquiera, o a la "visión del mundo" de los propios historiadores americanistas.

  • 5  J. Le Goff, "Les mentalités, une hsitoire ambiguë", Faire de l'histoire, t. III, Nouveaux objets, (...)

5Cuando empezamos a investigar sobre la región de Zacatecas, nuestro propósito no era conseguir alguna que otra ubicación en el marco del debate feudalismo/capitalismo, que lindaba entonces con una controversia estéril que no dejaba de contrastar con la riqueza de las fuentes manuscritas que pudimos consultar. Hoy en día, el propósito tampoco es ése, en la medida en que este tipo de debate no contribuye en explicitar mayormente los fenómenos encontrados. En cambio, sí rechazamos esa visión unívoca de la historia que tiende a privilegiar lo económico en perjuicio de lo social, y más todavía de ese "no-sé-qué de la historia", de los sistemas de valores en uso en determinado momento de la historia, dicho de otra manera, de la historia de las mentalidades. Esta manera de hacer la historia sin embargo dista de constituir un "tercer nivel" de interpretación. Como lo puso de relieve Jacques Le Goff, lo más llamativo, lo más atractivo de la historia de las mentalidades consiste precisamente en su imprecisión, en su vocación a designar los residuos del análisis histórico, ese no-sé-qué de la historia5.

6No podemos sino coincidir con esta definición, teniendo en cuenta el hecho de que esa seductora aproximación a unos fenómenos que participan de las estructuras mentales,  y de cierto modo de un imaginario colectivo,  resulta algo arriesgada en la medida en que "todo" cabe en una definición tan amplia. Ahora bien, esta orientación nuestra no resultó de una elección previa, sino más bien del contacto con las fuentes originales, tanto de los legajos del Archivo de Indias de Sevilla como de los archivos locales de México. De ahí la necesidad de unas cuantas consideraciones referentes a las fuentes utilizadas, antes de abordar el tema de la herencia hispánica, de sus modalidades y manifestaciones más explícitas, y sobretodo, de sus transformaciones, de su evolución en el contexto novohispano, de los sincretismos identificados, e incluso de la singular dualidad de los comportamientos observados para Zacatecas : si la historia de las mentalidades es una historia de las "lentitudes de la historia", de sus resistencias y se inscribe por lo tanto en la larga duración, también es una historia de las mutaciones y de las evoluciones.

Una lectura plural de las fuentes

  • 6  R.M. Serrera Contreras, Guadalajara ganadera. Estudio regional novohispano 1760-1805, Sevilla, Esc (...)

7Pese a la multiplicidad de las referencias que encontramos acerca de la historia de Zacatecas, incluso al mito de la ciudad minera, llamada con bastante frecuencia incluso en la actualidad, el "Potosí de México", eran escasos los trabajos realizados sobre esa región, por lo menos para el siglo XVIII. Ahora, sobre las regiones vecinas, si existía la tesis de Ramón María Serrera sobre Guadalajara — entonces capital de la Audiencia de Nueva Galicia, en cuya jurisdicción está incluida Zacatecas — para el período 1760-1805, y del estudio predominantemente económico de Eric van Young, centrado en la ciudad de Guadalajara y su "mercado"6.

  • 7  Una aproximación a este nuevo auge de la producción en  David A. Brading, , "Mexican Silver Mining (...)

8Paradójicamente, Zacatecas y sus famosas minas de plata no habían sido objeto de un estudio de conjunto para le siglo XVIII, período caracterizado sin embargo por los cuestionamientos de la economía minera — se observa una decadencia del sector minero entre 1740 y 1763 — antes de la verdadera "resurrección" que se experimenta en el último tercio del siglo XVIII7 — y de una sociedad que se puede definir como una sociedad de Antiguo régimen, con todos los matices que conlleva el contexto novohispano.

  • 8  F. Chevalier, La formation des grands domaines au Mexique. Terre et société aux XVIe-XVIIe siècles(...)
  • 9  M. Bloch, "Pour une approche comparée des sociétés européennnes", Revue de Synthèse Historique, di (...)

9En cambio, no escaseaban trabajos sobre el período anterior, gracias a las amplias investigaciones realizadas por François Chevalier — quien insiste en esta región en particular — y al estudio dedicado por Peter Bakewell a la propia ciudad de Zacatecas en el siglo XVII y XVII8. Sendas circunstancias que daban pie para evaluar los elementos de ruptura o de continuidad que caracterizaron esta región, y más cuando existían varias publicaciones de inspiración categorial o regional sentaron las bases de esa aproximación en términos comparados, y en el sentido de Marc Bloch9.

  • 10  Juan Lucas de Lazaga, Joaquín Velázquez de León, Representación (1774), reproducida en : Luis Cháv (...)

10Para poner de relieve las características de esta región, había que recurrir por lo tanto a un método que Ramón Cerera había utilizado con bastante éxito en otra oportunidad : el estudio sistemático de las cuentas de Real Hacienda que se conservan en el Archivo de Indias. La utilización de las fuentes fiscales permitió de esta manera reconstituir la dinámica económica de la región, pero sobretodo, fue un primer paso hacia la identificación de los grandes mineros. Sobre este particular, hay que precisar que el "minero" en el sentido del siglo XVIII no pertenece de ninguna manera a las "clases laboriosas" que colmaron la historiografía y la literatura realista europeas a lo largo del siglo XIX. Es un personaje poderoso que ha logrado vencer las incertidumbres de la minerías, dicho de otra forma la ineludible sucesión de quiebras y abandonos : de diez personas que emprendían la explotación de las minas, ocho terminaban en efecto perdiendo en ello fortuna y respetabilidad10.

  • 11  Para una aproximación a este tipo de fuentes, véase R.M. Serrera, "La contabilidad fiscal como fue (...)

11Sin embargo, las mismas fuentes nos llevaron sin mayor dilación a profundizar esta información de orden social o incluso cultural11. En estas cuentas están consignadas con una precisión fidedigna, no sólo las cantidades de plata quintadas por todos los productores zacatecanos o sus apoderados, las distintas tasas que se cobraban sobre la producción de plata, las compras de azogue etc., las "composiciones de tierras" y otras informaciones de tipo económico, sino también, y sobre todo los derechos abonados por los detentores de títulos nobiliarios, o sea el derecho de "lanzas" (derecho anual, que primero tuvo una acepción militar antes de tener un sentido estrictamente financiero) y de "media-annata", que se cobraba con motivo de la creación o de la sucesión de un título nobiliario.

La nobleza mexicana desde fines del siglo XVII hasta la Independencia

Título

Año de creación

Localización de las minas

Origen

Conde de Santa Rosa

1691

Zacatecas

Peninsular?

Conde de Santiago de la Laguna

1727

Zacatecas

Peninsular

Conde de San Mateo Valparaíso

1727

Zacatecas

Peninsular

Marqués de San Clemente

1730

Guanajuato

Criollo

Conde de San Pedro del Alamo

1734

Zacatecas

Peninsular

Marqués del Valle Ameno

1740

Real del Monte

Peninsular

Conde de Nuestra Señora de Guadalupe del Peñasco

1768

Guadalcázar

Criollo

Conde de Regla

1768

Catorce, Real del Monte

Peninsular

Marqués de Pánuco

1772

Rosario

Criollo

Marqués del Apartado

1771

Sombrerete

Criollo

Marqués de San Juan de Rayas

1774

Guanajuato

Criollo

Marqués del Jaral de Berrio

1774

Zacatecas

Criollo

Conde del Valle de Súchil

1776

Durango, Sombrerete

Peninsular

Conde de Casafiel

1777

Zacatecas

Criollo

Conde de la Valenciana

1780

Guanajuato

Criollo

Conde de la Cortina

1783

?

Peninsular

Marqués de Bibanco

1791

Bolaños

Peninsular

Conde de Casa Rul

1804

Guanajuato

Peninsular

Conde de Pérez Gálvez

1805

Guanajuato

Peninsular

Fuentes : D.A. Brading, Mineros y comerciantes ..., p. 234; Ortega y Pérez Gallardo, Historia de las familias más antiguas de México, México, 1908; AGI, Guadalajara, 371; S. Vidal, Miscelánea. Datos de la época colonial comprendidos en los años 1578-1810, Zacatecas, Imprenta del Gobierno del Estado, 1972, p. 93, para el título de Casafiel, cuya ausencia no deja de sorprender en los estudios referentes a nobleza minera.

N.B. : el centro minero de Sombrerete formaba parte de la provincia de Zacatecas, y a partir de 1786, de la Intendencia del mismo nombre.

  • 12  D.A. Brading, Mineros y comerciantes ..., p. 283; Ortega y Pérez Gallardo, Historia genealógica, y (...)

12Primera observación : los mineros más importantes de Zacatecas consiguieron título de nobleza, se trataba entonces de una élite económica a la par que financiera. Dos ramos de la economía sobresalen en efecto a la hora de granjear títulos nobiliarios : las minas y el comercio, antes que la gran propiedad rural o la alta administración tradicionalmente proveedoras de los títulos novohispanos12 . Es por lo tanto una dinámica social la que asoma, partiendo de fuentes aparente y estrictamente fiscales.

  • 13  Citado por Le Goff, Ibidem, p. 77.

13Segunda observación: el predominio de los llamados Españoles "peninsulares" (nacidos en España mientras que los "criollos" nacieron en América). Consiguen el 60% de los títulos otorgados en el siglo XVIII, especialmente en las dos regiones que concentran la mayor parte de estos títulos, Zacatecas y Guanajuato, centro minero competidor de Zacatecas durante el período considerado. ¿Qué habrá que pensar en estas condiciones acerca de esta dinámica social que le permite a una inmigrante español ascender hasta los escalafones más altos de la condición social, en su región más allá, en el virreinato, e integrarse en definitiva a las "élites" más destacadas de Nueva España? En ese aspecto, sólo con prolongar el análisis económico  por el estudio de las mentalidades se le puede dar sentido propio al recorrido — tanto desde el punto de vista económico como social — de los grandes mineros zacatecanos. ¿ Acaso no fue en términos similares como Georges Duby enfocó el estudio del feudalismo, al querer ir "más allá de lo económico"13?

  • 14  Sobre el particular, remitimos a nuestro trabajo, "Del minero rico a la nobleza: el papel de la fr (...)

14Esta dimensión nueva de nuestras investigaciones, esta consagración abiertamente consentida, buscada tanto por los interesados como por la Corona de España ofrecía no pocas ventajas: era fuente de ingresos para la Corona de España (no sólo por los derechos que corrían pareja con la concesión de un título, sino también por los numerosos préstamos y donativos que consintieron los mineros ricos cuando lo requerían imperativos diplomáticos). Ahora bien, lo que se asemejaba a la consagración de una élite económica  — hay que recalcar que los títulos se otorgan durante las dos fases de auge de la producción minera, y por lo tanto de los ingresos fiscales afines — también tenía un interés político y militar: la fidelidad de estos vasallos en provincias lejanas fue una garantía esencial, especialmente en las "zonas fronteras" del México del norte, que recorrían constantemente indios nómadas o salteadores de camino14. Esta necesidad de delegar el poder, tal como se les consintió a estos grandes señores, quienes capitaneaban ejércitos privados contratados en sus propias haciendas, organizadores de esas "entradas" encaminadas a perseguir los perturbadores del orden público, el mismo José de Gálvez la subrayó : en estos años en que el poder central iba cobrando más fuerza (metrópoli y virreinato), el visitador no vaciló en celebrar las hazañas guerreras de Francisco Javier de Aristoarena y Lanz, pacificador del sur de la región zacatecana durante las sublevaciones de 1767, ennoblecido a consecuencia de tan eminente servicio prestado a la Corona en esa oportunidad.

  • 15  Retomamos esta expresion de D.A. Brading, Mineros y comerciantes ..., p. 53, con las resevas menci (...)

15Esta convergencia de los intereses particulares y de los intereses del estado, dicho de otra manera, esa" fructífera colaboración entre un gobierno despótico pero ilustrado y un poderosos grupo de comerciantes capitalistas y de mineros millonarios" quizás sea uno de los aspectos las relevantes de la coexistencia en estos mismos personajes de comportamientos señoriales y de estrategias modernas económicamente hablando. Los grandes mineros zacatecanos son, en efecto, "empresarios" en el sentido de J.B. Say, incluso "mineros capitalistas", según ... los documentos del último tercio del siglo XVIII15.

  • 16  F. Chevalier, "Caudillos et caciques en Amérique espagnole. Contribution à l'étude des liens perso (...)

16De ahí el interés que hay, a nuestro juicio, en prolongar la historia económica de la región con el estudio de las mentalidades de sus actores económicos, aprovechando esa "historia-encrucijada" que permite aprender mejor la evolución de ese "tipo social original" : el minero-gran hacendado. Y más cuando la permanencia de los comportamientos señalados nos lleva hasta el siglo XIX, incluso hasta la Revolución de 1910, a través de la vitalidad de las relaciones personales, la constante renovación de caciques locales y de cierto modo la emergencia de caudillos que encontramos con bastante frecuencia en la historia de esta región16.

Una herencia reconocida y reivindicada

  • 17  Sobre la "transferencia" y el "renacimiento" en el Nuevo Mundo de instituciones hispánicas, véase (...)
  • 18  Citado por Richard Konetzke, "La formación de la nobleza en Indias", Anuario de Estudios Americano (...)

17Dentro de la dinámica social que identificamos en Zacatecas, la herencia hispánica desempeña sin lugar a dudas un papel fundamental. Sin embargo, hay que tener en cuenta el hecho de que las "circunstancias" locales tienden a modificarlo en alto grado17. En 1783, el procurador del Consejo de Indias puntualizó de la siguiente manera las condiciones con las que tenía que cumplir cualquier pretendiente a un "título de Castilla" ya que tal era la denominación oficial que se aplicaba a los títulos nobiliarios: nobleza y pureza de sangre; bienes, una fortuna que permita asegurar la respetabilidad del titular y de preservar el "honor" que se le confiere en semejante oportunidad ; y por último los "méritos y servicios" realizados en beneficio de la Corona18. En el caso de los aristócratas zacatecanos y de los orígenes de los mismos, que sean titulados o no, son constantes que no son una mera casualidad.

  • 19  Archivo Histórico Nacional (Madrid), Consejos, 8977, para los títulos de San Mateo Valpaíso (Real (...)

18Los Campa Cos constituyen el mejor ejemplo de ello. Llegaron a las Indias siguiendo a un tío, a un primo o a otro miembro de la familia, fenómeno que se ha registrado asimismo para Guadalajara : en la primera mitad del siglo XVIII, son más de veinte en Nueva Galicia estos hidalgos oriundos en su aplastante mayoría de las provincias vascongadas (especialmente de la ciudad de Oyarzun) o de la región de Santander, o sea de los lugares de la Reconquista por excelencia. En las "relaciones de méritos y servicios" que se elaboran con motivo de la obtención del hábito de una orden militar — precede a la obtención de un título nobiliario propiamente dicho — se subrayan las cualidades de los impetrantes y de sus ascendentes : son "de solar conocido", "hidalgos por los cuatro costados", exentos de toda ascendencia mora o judía. La "relación de méritos y servicios" de Miguel de Berrio y Zaldívar, marqués del Jaral de Berrio en 1774, yerno del conde de San Mateo Valparaíso, resulta muy explícita al respecto : "ninguna mancha imborrable", o condena del Santo Oficio de la Inquisición, lo cual imposibilitaría esa búsqueda del "honor", viene romper la armonía linajera19.

  • 20  A. de Humboldt, Voyages dans l'Amériques équinoxiales, t. II, Tableaux de la nature et des hommes, (...)

19En cuanto a la gran riqueza de esos personajes, no despertaba la menor duda, como lo subrayó Humboldt cuando pasó por Nueva España: mientras las fortunas más importantes de La Habana y de Caracas no pasaban de 200 000 y 700 000 pesos respectivamente, era millonario el noble mexicano, elemento fundamental para el "beneficio o del Estado y el interés de la Real Hacienda" según la expresión en uso. Como lo subraya acertadamente Doris Ladd, si bien era cierto que el aristócrata novohispano compartía, hasta cierto punto, poder, distinción y riqueza con el "pechero", este reparto también tenía límites claros ; no todos los aristócratas de Nueva España vivían en la opulencia, ahora bien, sí eran nobles todos los "millonarios" del virreinato, ya sean peninsulares o bien criollos, peculiaridad que nos desmiente para nada el ejemplo zacatecano20.

20A ese respecto, resulta significativo el hecho de que los títulos que se crearon en Zacatecas se refieran de manera explícita a las grandes propiedades de los titulares : tal es el caso de las haciendas de Santa Rosa, de Dan Mateo, de Santiago, del Valle de Súchil, de Jaral, e incluso del oficio que le granjeó al fundador de la dinastía Fagoaga  su riqueza (antes de que se volviese a incorporar a la administración real) : en su oficina, el marqués del Apartado tenía que separa el oro de la plata antes de que se enviaran los metales preciosos a la Casa de Moneda de México.

  • 21  Archivo del Banco Nacional de México (Banamex).

21Inversiones simultáneas en las minas y en las tierras (y más todavía en el marco de una estrategia encaminada más adelante a preservar la fortuna sacada de las minas), estrategias matrimoniales fundadas en alianzas con los descendientes de los conquistadores o con otros aristócratas: Fernando de la Campa Cos, conde de San Mateo Valparaíso, patriarca de una extensa familia que reinaba sobre el conjunto de la Nueva Galicia y mucho más allá de los límites geográficos de la región, constituye un ejemplo excepcional al respecto. Cuando falleció en 1742, les dejó a sus herederos  (su hija se casará con el marqués del Jaral de Berrio) un patrimonio estimado en 1 283 278 pesos21. Más de unas veinte haciendas y estancias de ganado, amén de las propiedades incorporadas en los mayorazgos fundados por el conde y sus sucesores, fundaciones encaminadas a preservar expresamente el patrimonio familiar. Del mayorazgo que fundó en 1738 Fernando de la Campa Cos, en un valor de 316 500 pesos, se esperaba que evitiese cualquier "disipación" de la fortuna familiar y la consiguiente decadencia que experimentan en estos casos las familias nobles. Un hecho merece ser señalado : ninguna mina figura en los patrimonios vinculados.

22Empresarios sabios, los grandes mineros zacatecanos, y sus herederos más que ellos, se apresuraron en preservar las fortunas adquiridas gracias a las minas invirtiéndolas en tierras. Se instalaban en sus haciendas y allí, llevaban una vida parecida a la de un aristócrata andaluz. Muy tempranamente, llegó la familia Campa Cos a practicar la diversificación de las inversiones — y asimismo el reparto de las responsabilidades dentro del clan familiar — ejemplificada por los "capitanes de empresa" del último tercio del siglo XVIII y fundamental a la hora de minimizar los riesgos ligados a la minería (las inundaciones, el agotamiento de las vetas, o la escasez de azogue pueden acabar con las inversiones y por lo tanto con las esperanzas del dueño de una mina) : el sobrino del conde de san Mateo, Juan Alonso Díaz de la Campa, caballero de la orden de Alcántara, es el encargado de la explotación de las minas mientras el fundador de la dinastía se dedica a sus propiedades rurales. De 1718s A 1739, el sobrino abonó en la Caja Real de Zacatecas 880 007 pesos correspondientes a la producción de plata de la familia (quinto). Hay una sola excepción a este regla : los Fagoaga, marqueses del Apartado e instalados en Sombrerete, y que siguen siendo una dinastía minera.

  • 22  AGI, Indiferente, 1628,; L. Lira Montt, "Privilegio nobiliario otorgado por Carlos IV al alercicio (...)

23Hay que precisar sin embargo que no se consideraba a la profesión de "minero" como un "oficio vil" y degradante, ni mucho menos: las reformas de la administración española, especialmente las Ordenanzas mineras de 1783, apuntan hacia esa evolución de las mentalidades. La "limpieza de sangre" se convierte de manera significativa en "limpieza de oficios" para el ministro de Carlos III, Aranda; a fines del siglo XVIII, el minero se beneficia claramente de una serie de fueros, especialmente del fuero nobiliar22.

  • 23  P. Juan Agustín Morfi, Viaje de indios y diario del Nuevo México (1779), Madrid, Aguilar, 1958, Bi (...)

24Con el transcurrir del tiempo, la riqueza se había convertido para la Corona española en una condición sine qua non para la concesión de un título nobiliario. De la misma manera, los "méritos" presentados por los pretendientes adquieren una connotación ya no militar sino más bien económica y financiera : la necesidad de las inversiones privadas en las minas locales, la urgencia que preside a  las donaciones y a los préstamos a favor de una Corona que se había comprometido en unos conflictos diplomáticos muy costosos explican que fueran aumentando las exigencias sobre el particular. A fines del siglo, los Fagoagas — no sólo el titular del marquesado, Francisco de Fagoaga y Arozqueta, sino también sus hermanos — llegan a ser unos verdaderos soportes financieros de la Corona : familia minera, aunque también de "banqueros" y de comerciantes, emparentados con los Valdiviesos, Los Fagoagas no vacilaron en invertir 500 000 pesos en ciertas empresas mineras. Cuando en 1772 Francisco de Fagoaga consigue el título de marqués del Apartado, su fortuna valorada en 1.8 millones de pesos, le permite redimir definitivamente el derecho de "lanzas" (equivalía a 160 000 reales de vellón) como lo autorizaba la legislación indiana. Como lo subrayó el Franciscano Morfi, observador perspicaz y sociólogo antes de tiempo, cuando pasó por las haciendas de beneficio de Sombrerete, "todo allí respiraba la abundancia"23.

  • 24  Archivo Histórico de Zacatecas, Ayuntamiento, 34; Morfi, op. cit., p. 354 A; AGI, Indiferente, 156 (...)

25Al conde del Valle de Súchil — Joseph del Campo Soberrón y Larrea — le correspondió pagar a la Real Hacienda más de un millón de pesos en 1783 en concepto de derechos sobre la plata y el azogue: la familia llevaba unos cincuenta años explotando las minas de Sombrerete. Morfi nos deja una valiosa descripción del conjunto de las propiedades, especialmente de la hacienda de los Muleros, cuyos límites lindaban con el territorio de Nueva Vizcaya. Expresa la riqueza del entonces gobernador interino de Nueva Vizcaya, fundador de núcleos urbanos (el presidio de la Nueva Bilbao). En cuanto a las haciendas de beneficios de metales, señaladas en la "relación de méritos y servicios" del personaje, contaban (por lo menos una de ellas) con 2 000 peones24.

26¿Qué pensar de esa sucesión de condes y marqueses, caballeros de las órdenes militares, quienes tanta nobleza le confieren a la ciudad de Zacatecas, y compiten en honor y riqueza a lo largo del siglo de las Luces, y durante las llamadas reformas borbónicas? Las empresas económicas de estos mineros, por muy variadas e "integradas" que fueran, no se pueden disociar en efecto de un conjunto de valores donde el prestigio social descansa ya no sólo en la riqueza sino también en una red de relaciones personales y vínculos familiares, así como en un "estilo de vida". Por ejemplo, ningún gran minero zacatecano renuncia a mantener un ejército privado que pasa con frecuencia de los doscientos o trescientos hombres, que se trate de defender sus propios dominios o los intereses de la Corona : a pesar de que el "derecho de lanzas" evolucionó, semánticamente hablando — se convirtió en un servicio financiero, y dejó de representar la asistencia militar al soberano en los campos de batalla, que era el significado medieval del término — , ninguno de estos personajes deja de llevar el título codiciado de "maestre de campo", "coronel de infantería española", de "capitán de las fronteras" del virreinato, de "protector de Indios", y, en las postrimerías del siglo, de "capitán de milicias urbanas".

27Estas reminiscencias medievales son más evidentes en los primeros títulos otorgados en la región, tal es el caso del conde de Santa Rosa, Juan Bravo de Medrano, quien gana verdaderamente su título nobiliario con motivo de la pacificación de Colotlán y de la sierra del Nayarit, o de Joseph de Urquiola, primer conde de Santiago de la Laguna, quien también destaca por sus méritos militares. Pero el ejemplo más relevante del "gran señor", quien reina sobre extensos territorios, ejerce un poder de hecho que confortan sus fueros, y minero de los más modernos por sus estrategias económicas (aunque incluyan el acaparamiento de minas), precursor de los "capitanes de empresas" de fines del siglo, fundador de compañías mineras (antes de que éstas se multipliquen, como fue el caso en las postrimerías del siglo), es el de Fernando de la Campa Cos, primer conde de San Mateo Valparaíso, fundador de una dinastía que iba a dejar en las crónicas de la ciudad de Zacatecas unos recuerdos difíciles de borrar.

El conde de San Mateo Valparaíso, señor y dueño de Zacatecas

  • 25  F. Chevalier, La formación de los latifundios ..., pp. 195-241.

28Gran pacificador del sur de la región al poco tiempo de haber llegado a Nueva España, enseguida empieza a fundar poblaciones con iglesias, ubicadas oportunamente cerca de sus haciendas, fundadas estas últimas gracias a unas "mercedes de tierras" (estos pueblos constituyen ocasionalmente una fuente de mano de obra para las minas del conde) concedidas para recompensar servicios prestador por el conde. Egregio representante de estos "hombres ricos y poderosos"25, el conde de San Mateo reinaba sobre unos territorios que iban de Zacatecas a la ciudad de México. Según la leyenda, el conde podía viajar a la capital con sólo pasar por sus tierras. Ante el poder de hecho del personaje, las autoridades administrativas (virrey, audiencia de Guadalajara, las únicas autoridades competentes y por lo tanto rivales, en la medida en que el fuero del conde no contempla la intervención del corregidor de Zacatecas, en cualquier asunto que tenga que ver con él o con sus peones) quedan impotentes, o terminan silenciadas por el poder efectivo del personaje.

  • 26  AGI, México, 1336, 694 A 1 B, Guadalajara 104.
  • 27 Idem.

29En 1739, llega a Zacatecas el visitador Francisco Antonio de Echavarri (esta visita se debía a la falta de respeto de la legislación minera por los mineros locales, y por lo tanto a los numerosos conflictos que se derivaron de esta situación), quien, en vano, se opone a la parentela y a la clientela del conde, "a la sombra" de quien (es el término utilizado por el visitador) prosperan los individuos más sospechosos ; los salteadores de camino, los delincuentes de toda especie se refugiaban en efecto en las tierras del aristócrata, en ese "reino reducido" cuyas haciendas tenían iglesia y cárcel26. En la nutrida serie de documentos que fueron redactados durante esta "visita", no se hizo referencia de manera explícita a los privilegios del conde, ni mucho menos al derecho de justicia que éste llegó a ejercer, o a las costumbres forjadas por el mismo. Sin embargo, se ve claramente que los crímenes cometidos por los "criados", "allegados" y otros "paniaguados" siguieron sin castigar, que estos crímenes hayan sido cometido en provecho del amo o de los propios criados. En 1739, los criados imponen su propia justicia en la región, y de forma expeditiva. Los testigos — recalcitrantes — convocados por el visitador mencionaron, entre otros datos, el asesinato de que fue víctima un sacerdote en las tierras — así se decía — de la hacienda de Carboneras, propiedad del conde. La víctima de los criados se había negado a que las bestias de éste entraran en sus propias tierras : tal era en efecto el procedimiento usual en los hacendados de la región para acaparar "tierras invadidas por los animales" como lo certificaban después los testigos del caso. El crimen permaneció sin castigar. El fuero, militar y nobiliar, del conde corría pareja con un poder de hecho que dejó al mismo visitador indefenso. Mineros y hacendados preferirían soportar este poder de hecho que nadie se atrevía — o en circunstancias excepcionales — a contrarrestar, como sucedió con algunos mineros de Sombrerete que denunciaron este "vasallaje forzado"27.

  • 28  AGI, México, 694A : "Parecer del visitador", Zacatecas, 7 de septiembre de 1739.

30En cuanto a los jueces locales (alcaldes, alférez real), descritos como partidarios del poderoso o pagados por éste, los elegía el mismo Fernando de la Campa Cos entre sus parientes y clientes. Cerca de Zacatecas, en las minas de Vetagrande, su sobrino Alonso Díaz de la Campa Cos hacía de alcalde ordinario; en Sombrerete, fue Juan de Mier, también sobrino del conde, quien ocupó este cargo. Encarcelado por ultrajarle al visitador, éste fue liberado gracias al todopoderoso conde. Clientes y parientes participan en las modernas estrategias económicas del conde, no sólo acaparando las minas más rentables y productivas, sino también controlando la producción minera y sus actividades anexas: el comercio del sebo y de las candelas, lo mismo para él de la carne (los animales provenían de las haciendas de la familia), incluso el abastecimiento de los centros mineros de la provincia con granos y cereales, estaban en manos del sobrino, Juan Alonso de la Campa. Como lo observó a desganas el visitador víctima por otra parte de los conflictos jurisdiccionales entre el virrey y la audiencia de Guadalajara partidaria del conde de San Mateo (gracias al parentesco de éste con varios oidores y a una indemnidad anual de 14 000 pesos, que le aseguraba a éste la benevolencia de los jueces, hecho público y notorio en Zacatecas): "las pobres y miserables personas (...) se hallan desatendidas en los tribunales de la (Nueva) Galicia, donde el poder ha degenerado en tiranía ..."28.

31El poder del conde de San Mateo se convirtió en realidad hasta en los niveles más altos de la sociedad. Mencionamos el caso de la audiencia de Guadalajara pero la alta administración no permanecía a salvo de las solicitaciones del conde : para evitar otro percance después de la liberación "forzada" de Juan de Mier, el conde le había regalado el virrey 900 marcos de plata y una mitra, también de plata que los criados y el sobrino Juan Alonso Díaz de la Campa (el "empresario") habían "paseado" por toda la ciudad de Zacatecas, indicando a quien se destinaba. Suprema atención, en la medida en que el virrey era en aquel entonces el arzobispo Juan Antonio Vizarrón, quien acostumbraba recibir regalos del conde el día de San Juan ... En estas condiciones, el virrey consideró con poca atención los informes que le hacía llegar periódicamente el visitador (el expediente de la "visita" abarca los años 1739-1750). El secretario del virrey también aprovechaba la generosidad del conde, pero las relaciones personales de éste por lo general eran más que suficientes como para asegurar  su tranquilidad así como la impunidad de la clientela.

  • 29  AGI, México, 694A : convocatorias de testigos consignadas por Luis dle Horno, escribano real, el 6 (...)

32No sólo los clientes, los "obligados" y los "partidarios" del conde, sino también sus "compadres" se hacían cargo del control de la región en su totalidad, actuaban de testigos en los numerosos juicios que oponían su protector a los dueños de minas, tejiendo de esta manera una red sumamente extensa de solidaridades. Mientras viva el conde, sólo se respetará su voluntad, se decía en Zacatecas y en Sombrerete, donde los intereses del conde y de su clientela empezaba a peligrar por culpa del visitador. En estas condiciones, le prohibieron la entrada al visitador en el real de minas de Chalchihuites (situado al noreste de la ciudad de Zacatecas); en esa oportunidad, los peninsulares del lugar conspiraron durante la noche entera y fueron juntando a los partidarios del conde, indios incluidos ... En cuanto al cura de Chalchihuites, amenazó con no instalar en su iglesia silla alguna o cojín para el visitador. Después que se fue éste, los partidarios del conde, el alférez real Joseph de Cosío, y el alcalde ordinario de Sombrerete, el minero Francisco de Casares, se dedicaron a castigar a quienes habían apoyado las iniciativas del visitador oidor de México: muchos mineros tuvieron que exiliarse y abandonaron Zacatecas29.

  • 30  Archivo Histórico de Zacatecas, Ayuntamiento, 48: la "representación" lleva fecha del 29 de mayo d (...)

33Personaje nefasta y despótico, el conde de San Mateo se presentaba sin embargo como un bienhechor, hasta como un hombre providencial para gran parte de la población. En 1732, en el peor momento de la crisis que afectó la economía minera zacatecana, los mineros de la ciudad se dirigieron al virrey y lo suplicaron que interviniera para que el conde se regresara a la ciudad (se había instalado en efecto en una de sus haciendas): "Acá se le han hecho las más vivas instancias para que se detenga porque con su fomento las minas se trabajan, los metales se benefician, se expenden los azogues, los comerciantes conservan sus créditos y correspondencias, las religiones tienen alivio, la ciudad experimenta en sus  individuos el remedio que dan sus piadosas entrañas, a cualquier contratiempo que le suceda, lo que no sucederá no estando a la vista, y aunque con sus dulces promesas no afianzaba se volvería, por lo que determinamos el que se fuese prosiguiendo la información para que apoyada con el informe de Vuestra Excelencia su Magestad lo premiase ..."30. Hay que recordar que a la mayoría de los aristócratas de Zacatecas, se les consideraban de la misma manera: bienhechores de la ciudad, celebrados por su piedad y su generosidad (de ellos dependen muchas fundaciones piadosas y obras caritativas), desempeñaban un papel fundamental en período de crisis agrícola: de los trojes de sus haciendas provenía entonces el maíz que necesitaban la ciudad y las minas circundantes. Son estos mismo personajes quienes, con asombrosa regularidad, mandaban que se tocara las campanas para convidar a su mesa a los pobres de la ciudad ...

La convergencia de los intereses particulares y de los intereses del Estado

34A ese respecto, Zacatecas constituye un verdadero microcosmo, un revelador de las dinámicas económicas y sociales que obran en el conjunto de la Nueva España, pero también de la evolución de las mentalidades y modelos sociales, especialmente por lo que se refiere a esa excepcional convergencia — y acuerdo — entre los intereses manejados por particulares poderosos y los de la Corona de España. No fue posible, en el marco de este estudio, retomar en su totalidad las conclusiones a las que llegamos sobre el particular. De ahí la selección de los casas aquí presentados, siendo el ejemplo del conde de San Mateo el más significativo, el más controvertido también.

  • 31  P.J. Bakewell, op. cit., pp. 30 ss.

35Ahora bien, la resurrección del centro minero, y, de manera general, las reformas que la Corona emprendió en el terreno económico e incluso administrativo no se podían imaginar sin el apoyo y la colaboración de estos grandes mineros, de estos "empresarios" antes de tiempo, que son una referencia ineludible para sus sucesores de fines del siglo. De ahí ese necesario convenio realizado entre la soberanía de la Corona de España y los intereses privados, la utilización de unos incentivos tanto de orden económico (política de exenciones fiscales : en ese aspecto, Zacatecas fue el centro minero que más se benefició de la situación) como social (concesión de títulos nobiliarios) algo olvidados o descartados en el mismo momento en la Península31.

36Tal parece ser el origen de las delegaciones de poder que se consintieron a favor de estos grandes señores que son los mineros-hacendados zacatecanos: los ejércitos que dirigen siguen siendo el medio de conquista y pacificación por excelencia en el marco del virreinato, y sobre todo antes de la reorganización de 1786. El contrapeso de estas delegaciones de poder reside además en el respeto que, como vasallo, siente el gran minero para con el soberano.

  • 32  A lo largo de este trabajo, preferimos utilizar el adjuetivo "señorial" para caracterizar el compo (...)

37De ahí también la coexistencia en estos personajes de rasgos decididamente modernos (estrategias económicas: integración, diversificación de las inversiones, unidad directiva bajo la autoridad de un patriarca) y de características sociales, de comportamientos que nos remiten más bien a la imagen del gran señor de la Edad Media que reina en sus dominios, ya que, conforme van pasando las generaciones, el gran minero tiende a transformarse en hacendado, y más todavía si se trata de un minero ennoblecido32.

38De la misma manera, las relaciones de hecho, estas "relaciones de dependencia", tales como las estudió Marc Bloch, las "solidaridades" que hacen que uno pertenezca a una "familia extensa" (lazos de compadrazgo) o a una comunidad social (hacienda) no dejan de presentar similitudes con la Roma clásica, con la Edad Media del Mediterráneo, y en todo caos, con el Antiguo Régimen peninsular. Estas mismas relaciones de hecho con por otro lado los instrumentos de las modernas estrategias desarrolladas a nivel económico: antes que se institucionalizara la figura del diputado de minería (a fines del siglo) y que se consagrara de esta forma a los mineros como "grupo de intereses" y hasta como "grupo de presión", la clientela y la parentela de los condes de San Mateo llegaron a ser la expresión más perfecta de ello.

  • 33  R.M. Serrera, Guadalajara ganadera ..., p. 387.
  • 34  D. Ladd, op. cit., p. 163.
  • 35  La caracterización de "élites secundarias" fue acuñada por John Tutino, Creole Mexico: Spanish Eli (...)

39En el mismo orden de ideas, el hecho de acceder y luego, de pertenecer al mundo de las élites no se pude disociar en Zacatecas de los factores riqueza y estatuto social. Al igual que en otras regiones de Nueva España, los "recién-llegados", los inmigrantes españoles tienden a dinamizar la antigua aristocracia terrateniente que se remonta a los siglos XVI y XVII, a la par que van adoptando su estilo de vida33. De ahí esa constante dualidad de los comportamientos y ... de las inversiones realizadas por los mineros, que se trate de aristócratas propiamente dichos, o de esta élite de fin del siglo, a medio camino entre la nobleza y la "burguesía" si nos referimos a D. Ladd34. Las inversiones económicas corren pareja con inversiones sociales y suntuarias — así como por ejemplo la adquisición de títulos nobiliarios y de los correspondientes comportamientos, piedad y caridad etc. El predominio de los unos o de los otros determina de hecho la instalación de una familia en la larga duración, característica exclusiva de los mineros más destacados socialmente hablando (San Mateo/Jaral, Fagoaga) : están presentes no sólo en las regiones novohispanas sino también en la capital virrreinal donde ostentan cargos honoríficos y participan en el último tercio del siglo XVIII en el gobierno económico de Nueva España (Tribunal de minería, Consulado de comercio). No es ninguna casualidad si hoy en día, encontramos todavía a unos cuantos descendientes de estos grandes mineros. La longevidad económica, junto a la adopción del modelo aristocrático, sigue siendo la característica esencial de las élites principales de Nueva España, a diferencia de las élites "secundarias", que no se inscriben en lar larga duración, y cuya base económica resulta insuficientemente diversificada35.

Haut de page

Notes

1  Simón Bolívar, "Carta de Jamáica", Escritos políticos, Madrid, Alianza Editorial, 1969, p. 69.

2  José Carlos Chiaramonte, Formas de sociedad y economîa en Hispanoamérica, México, Enlace-Grijalbo, 1984, passim ; Lucas Alamán, Historia de México desde los primeros movimientos que prepararon su Independencia en el año de 1808 hasta la época presente, México, Ed. Jus, 1942, t. I, p. 25 ; José María Luís Mora, Méjico y sus revoluciones, Paris, 1936, t.I, p. 111. Véase también, en el marco del debate feudalismo/capitalismo, los trabajos de Jan Bazant, Enrique Semo y Marcello Carmagnani.

3  Stanley J., Barbara Stein, La herencia colonial de América latina, México, Siglo XXI, 1978, 10 ed.

4  Michel Vovelle, Idéologies et mentalités, París, Maspéro, 1982, p. 7.

5  J. Le Goff, "Les mentalités, une hsitoire ambiguë", Faire de l'histoire, t. III, Nouveaux objets, coord. J. Le Goff y P. Nora, Gallimard, 1974, p. 76 ; Solange Alberro, Serge Gruzinski, Introducción a a historia de las mentalidades, México, INAH, 1979, cuaderno de trabajo n°24 ; Pilar Sánchiz Ochoa, Los hidalgos de Guatemala, realidad y apariencia en un sistema de valores, Sevilla, Universidad de Sevilla, publicaciones del Seminario de antropología americana, 1976, 193 pp.

6  R.M. Serrera Contreras, Guadalajara ganadera. Estudio regional novohispano 1760-1805, Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1977, XII-458 pp.; Eric van Young, Hacienda and Market in Eighteenth Century Mexico. The Rural Economy of the Guadalajara region 1675-1820, Berkeley, University of California Press, 1981, 388 pp.

7  Una aproximación a este nuevo auge de la producción en  David A. Brading, , "Mexican Silver Mining in the Eighteenth Century: the Revival of Zacatecas", Hispanic American Historical Review, L, 4, noviembre de 1970, pp. 665-681.

8  F. Chevalier, La formation des grands domaines au Mexique. Terre et société aux XVIe-XVIIe siècles, Paris, Institut d'Ethnologie, 1952, XXVII-480 pp.; P.J. Bakewell, Minería y sociedad en el México colonial. Zacatecas (1546-1700),  Mexico, Fondo de Cultura Económica, 1976 (Cambridge University Press, 1971), 385 pp.

9  M. Bloch, "Pour une approche comparée des sociétés européennnes", Revue de Synthèse Historique, diciembre de 1928, estudio reproducido en Mélanges historiques, París, EHESS, 1983, t. I, pp. 16-40. Los trabajos utilizados son los siguientes : R.M. Serrera para Guadalajara (ya citado) ; D.A. Brading, Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México, FCE, 1975  (Cambridge University Press, 1971) ; 497 pp., (estudio que combina las dos aproximaciones indicadas, tanto categorial como regional, en la medida en que contempla el caso de la ciudad minera de Guanajuato) ; William Taylor, Landlord and Peasant in Colonial Oaxaca, Stanford University Press, 1972, 285 pp. ; Claude Morin, Michoacán en la Nueva España del siglo XVIII. Crecimiento y desigualdad en una economía colonial, México, FCE, col. "Tierra Firme", 1979, 328 pp. (si embargo, sólo se examinan las "desigualdades" en una perspectiva económica) ; Brian Hamnett, Politics and Trade in Southern Mexico, 1750-1821, Cambridge University Press, 1971, 215 pp.; hay otros trabajos del mismo autor, así como por ejemplo : "The Mexican Bureacracy before the Bourbons Reforms 1700-1770: a Study of the Limitations of Absolutism", University of Glasgow, Institute of Latin American Studies, 1979, Occasional Papers, n°26, 49 pp. ; "Social Structure and Regional Elites in Late Colonial Mexico 1750-1824", n°41, 1984, 32 pp.; Roots of Insurgency 1750-1824, Cambridge University Press, 1986, 274 pp.; Philip Hadley, Minería y sociedad en el centro minero de Santa Eulalia, Chihuahua (1709-1750), México, FCE, 1975, 241 pp.; John E. Kicza, "The Great Families of Mexico: Elite Maintenance and Business Practices in Late Colonial Mexico City", HAHR, 62(3), mayo de 1982, pp. 429-456, y Empresarios coloniales. Familias y negocios en la ciudad de México durante los Borbones, México, FCE, 1986, 285 pp.; Doris M. Ladd,  The Mexican Nobility ay Independence, 1780-1826, Austin, University of Texas, 1976, 316 pp. Véase también los trabajos de S. Socolow y G. Colmenares para otras áreas geográficas del imperio español.

10  Juan Lucas de Lazaga, Joaquín Velázquez de León, Representación (1774), reproducida en : Luis Chávez Orozco, La minería en la Nueva España a postrimerías del siglo XVIII, México, 1938, Documentos para la Historia Económica de México, XII, pp. 24-26.

11  Para una aproximación a este tipo de fuentes, véase R.M. Serrera, "La contabilidad fiscal como fuente paréa la historia de la ganadería: el caso de la Nueva Galicia", Historia Mexicana, XXIV, n°2(94), 1974, pp. 177-205;  María Encarnacióñ Rodríguez Vicente, "La contabilidad virreinal como fuente histórica", Anuario de Estudios Americanos, XXXIV, 1967, pp. 1523-1542.

12  D.A. Brading, Mineros y comerciantes ..., p. 283; Ortega y Pérez Gallardo, Historia genealógica, y Fonseca Urrutia, Historia general de Real Hacienda.

13  Citado por Le Goff, Ibidem, p. 77.

14  Sobre el particular, remitimos a nuestro trabajo, "Del minero rico a la nobleza: el papel de la frontera zacatecana en la formación de una élite económica y social", Anuario de Estudios Americanos, XLIV, 1987, pp. 173-193. Sobre las caracterización de los "dos México", véase F. Chevalier, La formation des grands domaines ..., pp. 9-21.

15  Retomamos esta expresion de D.A. Brading, Mineros y comerciantes ..., p. 53, con las resevas mencionadas arriba en cuanto a utilización de ciertos términos algo connotados. Para este autor, el mismo éxito de las reformas económicas emprendidas por la Corona dependía en una gran medida del espíritu empresarial y del capital de estos personajes. Salvo indicación de nuestra parte, los datos utilizados en este trabajo fueron sacados de nuestra tesis de doctorado, presentada en la Universidad de París I en 1987 bajo el título : Mines, terres et sociétés à Zacatecas (Mexique) de la fin du XVIe siècle à l'Indépendance, 4 vols., 1176 pp (tesis "nuevo régimen").

16  F. Chevalier, "Caudillos et caciques en Amérique espagnole. Contribution à l'étude des liens personnels", Mélanges offerts à M. Bataillon, vol. I, Bordeaux, Féret, 1963, pp. 31 y ss.; del mismo autor, "Survivances seigneuriales et présages de la révolution agraire dans le nord du Mexique", Revue Historique, CCXXII, 1959; pp. 9-16.

17  Sobre la "transferencia" y el "renacimiento" en el Nuevo Mundo de instituciones hispánicas, véase el estudio de Luis Weckman, La herencia medieval de México, México, El Colegio de México, 1984, 2 vol., estudio que se limita sin embargo a los siglos XVI y XVII.

18  Citado por Richard Konetzke, "La formación de la nobleza en Indias", Anuario de Estudios Americanos, III, 1951, p. 346.

19  Archivo Histórico Nacional (Madrid), Consejos, 8977, para los títulos de San Mateo Valpaíso (Real cédula del 14 de agosto de 1727), Santiago de la Laguna (19 de noviembre de 1727), San Pedro del Alamo (15 de septiembre de 1734); AHN, Consejos, 828, para el conde del Valle de Súchil (11 de junio de 1776); AGI, Títulos de Castilla, 9 y AGI, México, 2340, Archivo General de la Nación (México), Vínculos, 170 para el título de Jaral. Sobre las condiciones de otorgación de títulos nobilairios a residentes en Indias, cf. Luis Lira Montt, "Normas sobre la concesión de títulos de Castilla a los residentes en Indias", separata de Hidalguía, Madrid, 1981, p. 18.

20  A. de Humboldt, Voyages dans l'Amériques équinoxiales, t. II, Tableaux de la nature et des hommes, París, Maspéro, 1980, pp. 244-245; D. Ladd, Op. cit. p. 25 y ss.

21  Archivo del Banco Nacional de México (Banamex).

22  AGI, Indiferente, 1628,; L. Lira Montt, "Privilegio nobiliario otorgado por Carlos IV al alercicio de la profesión minera en Indias", Boletín de la Academia Chilena de la Historia, 1973, pp. 273-288.

23  P. Juan Agustín Morfi, Viaje de indios y diario del Nuevo México (1779), Madrid, Aguilar, 1958, Biblioteca Indiana, II, p. 253 B.

24  Archivo Histórico de Zacatecas, Ayuntamiento, 34; Morfi, op. cit., p. 354 A; AGI, Indiferente, 1561, y México, 2243.

25  F. Chevalier, La formación de los latifundios ..., pp. 195-241.

26  AGI, México, 1336, 694 A 1 B, Guadalajara 104.

27 Idem.

28  AGI, México, 694A : "Parecer del visitador", Zacatecas, 7 de septiembre de 1739.

29  AGI, México, 694A : convocatorias de testigos consignadas por Luis dle Horno, escribano real, el 6 de julio de 1739. Véase también la carta de Echavarri al virrey duque de la Conquista (sucesor del arzobispo), Zacatecas, 21 de enero de 1741.

30  Archivo Histórico de Zacatecas, Ayuntamiento, 48: la "representación" lleva fecha del 29 de mayo de 1732.

31  P.J. Bakewell, op. cit., pp. 30 ss.

32  A lo largo de este trabajo, preferimos utilizar el adjuetivo "señorial" para caracterizar el comportamiento de los grandes mineros-hacendados, en lugar del término "feudal" por las siguientes razones : utilizar éste nos llevaría a formular un juicio valorativo, bajo el imperio de lo que Marc Bloch califica en su Apologie pour l'histoire ou métier d'historien (París, Armand Colin, 1952, p. 87) de "potencias del sentimientos", también equivaldría a confundir la filiación con la explicación de los hechos, haciendo caso omiso del "ambiente social" que caracteriza la feudalidad europea y más particularmente su vertiente institucional (feudo).

33  R.M. Serrera, Guadalajara ganadera ..., p. 387.

34  D. Ladd, op. cit., p. 163.

35  La caracterización de "élites secundarias" fue acuñada por John Tutino, Creole Mexico: Spanish Elite, Haciendas and Indian Towns 1750-1810, Austin University of Texas, 1976 (ph. D), University Microfilms International, 1978, 446 p.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédérique Langue, « Los grandes hacendados de Zacatecas: permanencia y evolución de un modelo aristocrático », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Bibliothèque des Auteurs du Centre, Langue, Frédérique, mis en ligne le 14 février 2005, consulté le 30 mars 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/631

Haut de page

Auteur

Frédérique Langue

CNRS-París

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page