Navigation – Plan du site
Estudios actuales sobre cine y memorias americanas – Coord. Tzvi Tal
Cristina Mateu

Encuentros y desencuentros entre dos grandes obras: El río Oscuroy Las aguas bajan turbias (Argentina, 1943/1952)

[11/07/2012]

Résumés

Much of Argentine cinema of the 40's and 50’s echoed the social transformations of that period. During the Peronist government, cinema director and tango singer Hugo del Carril included oppressed social sector of rural areas in his films, especially in Dark River (1952), film based on the novel The Dark River (1943) by the writer and communist activist Alfredo Varela. The book chronicles the life of rural native workers “mensúes”, their working conditions and the characteristicsof the Guarani and Creole culture in north-eastern Argentina. These two texts, the first by a recognized Peronist and the second by a communist militant –representing opposing lines in the political arena since 1945– coincide in contents and views on certain social and historical phenomena (expressed in cultural terms). They were and rest important for understanding the tributaries of popular culture in Argentina and its problems. This article explains the relationship between the novel and the film, pointing out similarities and differences between their narratives and the political and ideological perspectives from which they interpret social reality.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Gran parte del cine argentino de las décadas del 40 y 50 se hizo eco de las transformaciones sociales que movilizaron el escenario nacional de esos años. Un elemento destacado fue la visibilidad adquirida por las masas rurales oprimidas; sus condiciones concretas de existencia, sus características culturales, las causas de sus padecimientos ingresaron en los contenidos plasmados por la literatura, las artes plásticas y el cine desde distintas perspectivas político-ideológicas. En este sentido, es conocida la producción cinematográfica del director, actor y cantor de tango peronista Hugo del Carril, quién durante los gobiernos justicialistas incorporó a sus películas a este sector social oprimido. Especialmente, en su film Las aguas bajan turbias, basado en la novela El Río Oscuro, del escritor y militante comunista Alfredo Varela publicada en 1943. Esta novela relata la vida de los mensúes, sus condiciones de trabajo, así como las características de la cultura guaraní y criolla del nordeste argentino de la que formaban parte. Como otras producciones culturales de militantes comunistas de los años 30 y 40, la novela aportó a reponer el papel de los sectores rurales en el conflicto social y en la formación de la identidad popular argentina. A la vez, fue expresión de un viraje en las propuestas político-culturales del comunismo desde mediados de los años 30, con respecto a la producción intelectual y artística de la izquierda revolucionaria, en las primeras décadas del siglo XX, en cuanto al modo de concebir las características de la sociedad argentina. Estas dos expresiones culturales: la película Las aguas bajan turbias y la novela El Río Oscuro, la primera de un reconocido peronista y la segunda de un militante comunista –que representaban líneas enfrentadas en la arena política desde 1945– coinciden sin embargo en contenidos y visiones sobre ciertos fenómenos histórico-sociales que (expresándose en el plano cultural) tuvieron y tienen importancia en el conocimiento de los afluentes de la cultura popular argentina y de su problemática. Sin embargo, esta coincidencia no pudo alimentar propuestas de política cultural convergentes.

2Mucho se ha dicho y escrito sobre la película Las aguas bajan turbias. Menos consideraciones y análisis se han hecho sobre la novela de Varela, base argumental de aquel film. El conflicto social que traducían ambas obras era expresión de procesos de larga data en la formación social argentina desde el siglo XIX. A la vez, las luchas en los yerbatales misioneros adquirieron visibilidad e impactaron en la vida política desde inicios del siglo XX. En particular, con su agudización en los últimos años de la década 20 y los efectos de la crisis mundial. Sin embargo, la repercusión en los años cuarenta de la novela y luego su traducción fílmica en los años 50 implicó una recepción recortada y parcial sobre todo centrada en las condiciones de explotación y, en el caso de la película, en la percepción de un pasado ya superado por las migraciones internas, la inserción urbana y las políticas peronistas. La propuesta de este artículo es precisamente intentar explicar el vínculo entre ambas obras, sin abordar el lenguaje cinematográfico ni literario, sino buscando sus puntos de encuentro y desencuentro. De manera que se analizarán sus aspectos comunes y diferencias en torno a la interpretación de la realidad social que traducen artísticamente según sus perspectivas político-ideológicas, la comprensión del conflicto social y la valoración de sus protagonistas.

3En este trabajo intentaremos caracterizar cada una de las obras y a sus autores, luego identificaremos las condiciones histórico-económicas y sociales del proceso social al que hacen referencia; para finalmente, contrastar las concepciones político-ideológicas en ambas producciones culturales.

Acerca de la novela y de la película

  • 1  Varela, Alfredo, El Río Oscuro, Buenos Aires, Editorial Directa, 1984, p. 164. Se llama"Tarefa" a (...)

4El Río oscuro de Alfredo Varela es considerada por la crítica literaria argentina una de las grandes obras que sentaron las bases de la novelística social latinoamericana. Publicada en 1943, tiene una estructura novedosa para esa época en la literatura argentina. La obra está centrada en las condiciones de trabajo y padecimientos de los trabajadores de las plantaciones de yerba mate del nordeste argentino y el Paraguay, a los que se llamaba “mensúes”. Estas realidades ya se habían abordadasen los cuentos de Horacio Quiroga. Varela, en El río oscuro, introdujo otros aspectos, tanto de contenido como de forma literaria. La novela opera con la fractura del relato en tres líneas narrativas que convergen hacia el final. En una de ellas el narrador es el mensú Ramón. En otra, bajo el mismo título (En la trampa), otros personajes describen la naturaleza hostil del ambiente selvático y las condiciones sociales inhumanas que allí se viven. La tercera, bajo el título La conquista, describe la ocupación y avance del hombre blanco al apropiarse y explotar los recursos y la mano de obra de la zona en distintas etapas históricas. El final abre las esperanzas sobre las posibilidades de un cambio: de la mano de una incipiente organización sindical –muy poco desarrollada en la obra– se avizora “un futuro sublevado”, “la tarefa de la venganza”;1 una revolución popular posible, refiriendo las resonancias del levantamiento armado dirigido por Prestes en el Brasil en los años 20 (es en ese punto cuando la obra rompe el esquema de una novela social meramente descriptiva). Otras de las novedades es el intercalado de textos periodísticos de otros autores que facilitan la ubicación del conflicto, como así también el uso de la lengua guaraní y de modismos propios de las poblaciones de la región.

5Alfredo Varela fue integrante del Partido Comunista Argentino y desde muy joven se incorporó a la comisión juvenil de AIAPE (Agrupación de Intelectuales, Artistas, Periodistas y Escritores), fundada en 1936 y dirigida inicialmente por Aníbal Ponce. A fines de la década del 30, enviado como corresponsal del Partido Comunista viajó a Misiones y recorrió la provincia durante varios meses guiado por el dirigente comunista del sindicato yerbatero Marcos Kaner. La investigación que realizó, se plasmó en notas y entrevistas que fueron publicadas en el periódico partidario Orientación, la revista Ahora y el diario Crítica. El río oscuro fue su única novela, se constituyó en un gran éxito en los años cuarenta y fue traducida a varios idiomas. Varela además escribió ensayos políticos, crónicas de viaje y una biografía de Martín Güemes.

6En El Patriota del 24 de agosto de 1945, se trascriben los elogiosos comentarios firmados por Donkuni en La literatura Internacional N° 10 (dirigida por C. M. Arconada y F. Kelin) que resalta su “contextura realista”, los “personajes que en las cinco sextas partes del mundo representan la misma tragedia social”. Y agrega que la obra de Varela refleja la herencia feudal de la conquista española y sus sucesores: no más de veinte latifundistas. La obra de Varela tuvo influencia en muchos intelectuales y artistas de la época. Señala Sergio Pujol que el cantante folklórico Atahualpa Yupanqui sentía admiración por la obra de Varela y se enorgullecía cuando comparaban su novela Cerro Bayo (1946) con El río oscuro.

  • 2  Maranghello, César y Insaurralde, Andrés, Hugo del Carril. El compromiso y la acción, Buenos Aires (...)
  • 3  Idem, Op. Cit., p. 20.

7Precisamente por esos años Hugo Del Carril leyó la novela de Varela por recomendación de la productora Lina Machinandiarena e inmediatamente consultó al guionista Eduardo Borrás sobre las posibilidades de su adaptación al cine. Del Carril, en la entrevista que en 1977 le hicieron Guillermo Russo y Andrés Insaurralde, señalaba que junto con Borrás decidieron incluir un romance pero debieron convencer al autor y explicarle las necesidades para esta adaptación cinematográfica. “Varela –decía Del Carril– discutía sus puntos de vista, Borrás los de él, yo los míos. Y de esas discusiones surgió la adaptación de Las aguas bajan turbias, que no por apartarse a veces de los hechos que relata la novela, deja de tener el mismo contenido, la misma médula y refleja exactamente lo que Varela quiso decir”.2 La puesta cinematográfica de la novela de Varela refleja viejas y heredadas preocupaciones de Del Carril por las condiciones de vida del pueblo argentino: “yo no diría tampoco que son inquietudes mías, sino que ya me vienen un poco por herencia. Mi abuelo [Orsini Bertani, editor anarquista], era un viejo anarquista que andaba con una bomba debajo del brazo. Porque, precisamente, lo inquietaban este tipo de problemas”.3

  • 4  Cabrera, Gustavo, Hugo del Carril, un hombre de nuestro cine, Buenos Aires, Ediciones Culturales A (...)
  • 5  Sobre el tema de la industria cinematográfica argentina ver España, Claudio, Cine argentino, indus (...)
  • 6  Idem, op. cit. p 30.

8Hugo del Carril había iniciado su carrera artística primero como cantor de tangos y luego como actor durante la crítica y convulsionada década del 30. En 1936, el director cinematográfico Manuel Romero lo contrató para el film “Los muchachos de antes no usan gomina”. Romero y Florencio Parravicini lo introdujeron en el “ABC de la profesión”.4 En los ´40, etapa “de oro” del cine nacional, participó como actor en varios filmes argentinos y también participó en algunos mexicanos.5 En el 44, conoció a la futura esposa de Juan Domingo Perón, Eva Duarte. El 17 de octubre de 1945, junto a Enrique Santos Discépolo participó de la movilización a Plaza de Mayo, hecho fundacional del peronismo. A partir de su adhesión al peronismo se convierte en su figura artística emblemática en 1949 al grabar en discos de pasta La Marcha peronista.6 Desde entonces inaugura su trayectoria como director de cine. Filmó dieciséis películas, de las cuales por lo menos tres hacen referencia al problema de la tierra y al sufrimiento de quienes la trabajan sin poseerla: Surcos de sangre (1950), Las aguas bajan turbias (1952), Las tierras blancas (1959). Asimismo, otras dos que también abordarían el tema de la tierra y el infortunio de los labriegos -El grito de Alcorta y O´Cangaceiro- quedaron pendientes al sorprenderlo el golpe de estado de  1955 y sus consecuentes políticas antiperonistas.

  • 7  Borrás, Eduardo, Las aguas bajan turbias, Prólogo de Claudio España, Buenos Aires, Editorial Biblo (...)

9Debido a la oposición y trabas que Raúl Apold –Subsecretario de Informaciones y Prensa de la Nación y presidente de la Cámara Arbitral cinematográfica desde 1949– puso para la filmación y posterior estreno del film basado en la novela de un comunista, Hugo del Carril debió conseguir el apoyo expreso de Juan Domingo Perón. Las aguas bajan turbias recibió varios premios nacionales e internacionales. Varela recordaba: “Supe que se habían introducido en el film algunas frases elogiosas del gobierno y con eso no estuve de acuerdo. Se eliminaron luego. Eran las frases mentirosas que había que decir. Acepté la condición de no aparecer en los títulos y, poco antes del estreno, me liberaron. El tristemente famoso Raúl Apold era el dictador de los massmedia. Decía que no se podía filmar el libro de «ese comunista»’, concluye Varela”.7

  • 8  Lusnich, Ana Laura y Piedras, Pablo, Una historia del cine político y social en Argentina, (1896-1 (...)
  • 9  Lusnich, Ana Laura y Piedras, Pablo, Una historia del cine político y social en Argentina, (1896-1 (...)

10El cine del período clásico-industrial fue en parte un cine de raigambre social. Su intención realista se plasmaba en el vestuario, en los escenarios, en la luz, en la fotografía y en los parámetros de belleza. Esta película de del Carril formó parte de un conjunto de obras que comenzaron a proponer una nueva estrategia narrativa sobre la sociedad buscando cierta identificación con públicos masivos.8 En contradicción con los productos del “star system” y sus escenarios fastuosos, Las aguas bajan turbias presenta y representa a la gente común que la historia oficial escamoteaba, enfoca la relación naturaleza-hombre acentuando la fuerza opresiva de la selva y la tiranía del patrón que resultan en la animalización del hombre, relación central en las páginas de Varela.9

  • 10  Di Núbila, Domingo, Historia del Cine Argentino, Buenos Aires, Ed. Cruz de Malta, Fondo Nacional d (...)

11Tanto la novela publicada en 1943 como la versión cinematográfica estrenada en 1952, llevan la marca de las concepciones que el autor de la novela y director de la película, respectivamente, le dieron a sus obras. Según Domingo Di Núbila, los cambios en la adaptación de la novela a la película “fueron dictados principalmente por el temperamento de Hugo del Carril”. Di Núbila distingue entre la novela y la película diferencias en torno al trato de la mujer en relación a la inocencia femenina y las relaciones sexuales. En la novela el protagonista Ramón huye solo, en la película se muestra la relación romántica con la mujer y en el final huyen juntos. Mientras que las relaciones sexuales en la novela son circunstanciales y salvajes, en la película el afecto y el respeto marcan el vínculo amoroso. En El río oscuro los mensúes son seres insensibles al dolor de sus pares y a los vínculos afectivos. Su conciencia social comienza a despertar cuando fugitivos brasileños de la revolución de Prestes llegan al yerbatal y con su actitud solidaria y relatos los hacen reaccionar. En cambio, “En la película no existen los brasileños: son los propios trabajadores argentinos quienes reaccionan y fundan el sindicato”. Si bien Las aguas bajan turbias fue considerado una película peronista por suprimir “los ángulos comunistas de la novela”, para Di Núbila no fue una película de cuño peronista porque “en ella son los obreros quienes se levantan y se sindican y luchan; la justicia social la buscan ellos y a ellos se les debe. No a Perón…”.10

  • 11  Borrás, Eduardo, Op. Cit., p. 16 - 19.

12Claudio España sostiene que según Hugo del Carril El río oscuro “coincidía con la doctrina justicialista y con las bases del justicialismo”. Citando una entrevista inédita hecha por Miguel Rosado y Carlos Landini en 1982, afirma que Varela inicialmente fue reacio a la adaptación pero finalmente aceptó, “Con Hugo, sólo nos dimos la mano, sin firmar papeles. No hacía falta nada más, porque era un caballero”. Este estudioso de la filmografía argentina encuentra diferencias en la estructura narrativa y en el desenlace. Mientras que en la novela la trayectoria de los hermanos Ramón y Adolfo Moreyra (Santos y Rufino Peralta en la película) es lo fundamental, en la película la historia gira en torno al romance de Santos Peralta y Amelia, (esta relación se presenta en la novela como una aventura).11

  • 12  Lusnich, Ana Laura, “Las aguas bajan turbias, un modelo de transición”, en Ciudad / Campo en las a (...)
  • 13  Lusnich, Ana Laura, El drama social-folclórico. El universo rural en el cine argentino, Prólogo de (...)

13Ana Laura Lusnich sostiene que “la película evidencia el complejo proceso de transformaciones que se produce en nuestro país hacia 1945-46”,12 mientras que en el período previo (hasta 1945) en el interior se enfrentaban los peones con la aristocracia terrateniente. Esta investigadora, en el desarrollo de esta idea, considera que entre 1933 y 1956 el cruce campo/ciudad se hace presente en el drama social-folclórico de la filmografía argentina, representando “el campo y el universo rural en sus diferentes facetas y dimensiones históricas”.13 El modelo de desarrollo argumental del período clásico-industrial “incluye dos series o líneas de acción que mantienen una estricta simultaneidad temporal”, en la relación campo/ciudad. En Las aguas bajan turbias “una secuencia final narra dos situaciones simultáneas: la huida de la pareja protagónica atravesando la selva y la persecución iniciada por los capangas” centrando las esperanzas en la ciudad como lugar protegido de la crueldad de la naturaleza y de la explotación del hombre por el hombre.

14Estos y otros autores marcan las diferencias entre ambas obras en torno a aspectos narrativos y en menor medida los políticos. Nos interesa en este trabajo enfocar en relación a la realidad social que describen y a la concepción con la que ellos la abordan encuentros y desencuentros, confluencias y diferencias.

Aspectos históricos y económicos del conflicto narrado en las obras

  • 14  Borrás, Eduardo, op.cit. p. 13.

15¿Quiénes eran los mensúes? Claudio España señala que “No existe una clara caracterización del mensú. Se los nombra en la literatura y en el cine. En sus cuentos de la vida en Misiones, Horacio Quiroga alude a ellos abundantemente y los señala apegados a la tierra, inciertamente imbricados en la naturaleza, pero tratando de emerger de ella para disfrutar de una humanidad que aún no los ha alcanzado. Sueñan o deliran entre vahos de alcohol y se arrojan animalescamente sobre las mujeres. Los acosa la locura y parecen desafiar la muerte a cada paso”.14

16¿Cuál fue el origen y las causas que generaron esas condiciones inhumanas de trabajos para los mensúes? ¿Por qué estas formas de explotación fueron tan difundidas y denunciadas? ¿Por qué las clases dirigentes, los partidos de izquierda, el periodismo, los sindicatos, los artistas e intelectuales no pudieron ignorarlas? Si bien la repercusión que este fenómeno social fue muy importante desde principio del siglo XX y hasta fines de la década del 30, pocos explicaron su origen y propusieron una resolución adecuada e inmediata para terminar con ese padecimiento.

17La historia del mensú está ligada a la estructura de la propiedad de la tierra y productiva de la yerba mate. La yerba mate, caá-mate, constituía un alimento básico de las poblaciones guaraníes, que trasportaban en pequeños sacos de cuero y bebían o mascaban durante largas horas. Los conquistadores españoles que ocuparon la zona comprendieron y aprovecharon su uso desde 1592. Más tarde organizaron un intenso comercio a lo largo de todo el Virreinato del Río de la Plata. Los jesuitas radicados en el Paraguay comenzaron a introducir su cultivo en las “misiones jesuíticas” establecidas en el Paraguay, Corrientes y Misiones, cultivo que cayó en decadencia, cuando fueron expulsados en 1769, y las técnicas empleadas allí se perdieron. Desde entonces, el Paraguay tuvo el control comercial de la yerba mate donde crecía naturalmente.

  • 15  Rau, Víctor, “Transformaciones en el mercado de fuerza de trabajo y nuevas condiciones para la pro (...)

18Cien años más tarde, en 1869 se logra obtener semillas para la germinación de la yerba mate. Las primeras explotaciones de yerba mate se establecen en San Ignacio, provincia de Misiones, en 1903. Su cultivo se expandió en 1911 fomentado por la legislación que entregaba tierras fiscales para su desarrollo. “Entre fines del siglo XIX y principios del XX, la cosecha de yerbatales naturales fue sustituida por la extensión de la producción bajo cultivo (Bolsi, 1980 y 1986; Rau 2006a y 2006b). Hacia mediados de este último siglo, la implantación de yerba mate en el territorio se convirtió, entonces, en el motor de un programa estatal de colonización agrícola [con] la inmigración de agricultores de diversas nacionalidades (…) El programa se encontraba destinado a integrar económica, demográfica y geopolíticamente a Misiones dentro de la Nación Argentina. Así, el cultivo de yerba mate resultó promovido como “cultivo poblador” (...)”.15

  • 16  Idem. Op. cit., p. 425.
  • 17  Idem. Op. cit., p. 425.

19Sostiene el investigador Víctor Rau que bajo esta colonización con inmigrantes europeos rubios se construyó el “mito de las familias de rubios campesinos europeos que debieron abrirse paso en la selva inculta, que soportaron el calor de los trópicos y sus insectos, vencieron el temor a las serpientes, los tigres y otros peligros del monte, fabricaron sus propias herramientas de trabajo, y con gran esfuerzo y el virtuoso espíritu de sabios pioneros forjaron la sociedad actual, ‘crisol de razas’ –europeas–, como se acostumbra a decir”. Pocas investigaciones, según este autor, señalan que estos pequeños productores inmigrantes –colonos– disponían de una mano de obra casi esclava de origen nativo. “Lejos de cuestionar las condiciones de explotación económica y opresión cultural en que se encontraba el proletariado misionero de la época, éstas fueron asumidas como naturales por la mayoría de los colonos, e incluso pudo acentuarse, a partir de entonces, la dimensión étnica de la discriminación social. También son escasas las menciones históricas a los aborígenes que poblaron los montes asignados en propiedad a los inmigrantes europeos”.16 Los colonos de inmigrante europeos que se establecieron en tierras misioneras cuando se referían a las comunidades indígenas vecinas de la zona Centro los identificaban como “indios pacíficos”. Poblaciones indígenas que cuando no fueron integradas a la incipiente economía agraria, como mano de obra barata, debieron desplazarse hacia áreas marginales.17

  • 18  El Diario, 20 de junio de 1908. Rafael Barret, anarquista español radicado en el Paraguay, fue per (...)

20Como ya señalamos, aunque fueron escasas las menciones sobre el origen étnico de estos trabajadores de la yerba mate, las condiciones de vida y trabajo en los yerbatales paraguayos y misioneros fueron denunciadas desde 1908 por Rafael Barret18 quien afirmaba en un artículo: “Sumad el ejército de los mensualeros, atacadores de mboroviré, troperos de carreta, picadores, boyeros, expedicionarios desprovistos de lo más preciso, obligados a cruzar desiertos y pantanos interminables; chateros a quienes se paga por viaje de un mes y que regresan, entorpecidos por las sequías, después de tres o cuatro meses de combate aguas arriba, con el pecho tumefacto por el botador; (…) Y esa gente ¿qué come? ¿De qué manera se trata? ¿Qué salario se le abona y qué ganancia produce a los habilitados y a la empresa? Contestar a esto es revelar una serie de crímenes... Hagámoslo.”

21En esos años, también La Prensa publicó varias notas sobra la situación de estos trabajadores que titulaba: “Una vergüenza nacional: situación de los trabajadores en el Alto Paraná. Necesidad de medidas protectoras” (7/12/1908), “Los obrajes del Alto Paraná. Explotación de los peones. Relato conmovedor” (7/01/1909), “Castigo y muerte de obreros. Traslación del juzgado letrado”, (16/05/1909). La Vanguardia en sus páginas también daba cuenta del maltrato que recibían estos trabajadores en los obrajes y yerbatales aunque no hacía referencia a si eran indígenas, criollos o inmigrantes o sobre las causas de esa explotación extrema, representada tan vívidamente en las obras que analizamos.

22A fines de la primer década del siglo XX, las nuevas apropiaciones de tierra y las nuevas formas de organizar la producción (que desplazan a las anteriores formas extractivas) cambiaron el carácter de la conflictividad obrera rural. En la primera etapa de colonización oficial que se inició a fines del siglo XIX y terminó en la primera década del siglo XX (con la instalación de las grandes explotaciones de yerbatales) aparecieron las primeras organizaciones de cosecheros que estuvieron influidas por el anarquismo. El cuento Los precursores, Horacio Quiroga hace referencia a los ‘pliegos de condiciones’ como una de las primeras modalidades de lucha de los mensúes. Desde entonces fueron menos frecuentes las ‘fugas’ y los motines, propios del período dominado por el funcionamiento del “extractivo” de la yerba mate de principio de siglo XX. En la segunda década de ese siglo se formaron las primeras organizaciones gremiales obreras.

23A esta etapa le seguirá una segunda de colonización sobre tierras fiscales junto a un proceso paralelo de colonización privada, en la que empresas como Administración de Eldorado y Cía., adquirieron grandes extensiones de las mejores tierras misioneras. Estas empresas iniciaron a partir de 1919 un loteo privado, que generó una sobrevalorización de las tierras y obligó a los pequeños productores a reducir la superficie productiva prevista por la ley por debajo de la unidad económica rentable. En estas primeras décadas del siglo XX, con esta colonización de tierras misioneras se expandió la producción y las grandes empresas industriales, pero muchas empresas comercializadoras de yerba mate radicadas en Buenos Aires y Rosario, seguían comprando la yerba mate al Brasil y el Paraguay, constituyendo un factor de crisis para la provincia de Misiones.

  • 19  “El dirigente de los ‘mensúes’ que fue condenado por la presión de los señores feudales de esa reg (...)

24En esos años de la década del 20 se acrecentó la lucha de los trabajadores de las grandes empresas en El Alto Paraná y San Ignacio. Allí se organizó el sindicato que enfrentó a Carlos Sirito, dueño del yerbatal de San Ignacio, tristemente conocido por haber degollado a dos de sus trabajadores porque reclamaban mejoras en las condiciones de trabajo. Ese primer sindicato, y la lucha contra Sirito, fue dirigido y encabezado por Eusebio Mañasco, un criollo bilingüe (castellano-guaraní) detenido por la policía misionera y condenado a prisión perpetua, acusado por un crimen que no cometió. De este modo, el sindicato fue destruido y la huelga se perdió. En 1924, el Partido Comunista realizó una gran campaña de solidaridad con los mensúes y contra la represión a los obreros misioneros. En 1927, la USA convocaba a un mitin por la libertad de Sacco y Vanzetti y reclamando también por la libertad de Eusebio Mañasco.19

  • 20  Entrevista a Ramón Ayala de Arturo M. Lozza, “Por los cauces de América latina, la jangada va”, Bu (...)
  • 21  Lanuti, Juan, “Alfredo Varela, infatigable combatiente por la paz”, Buenos Aires, Propuesta, 19 de (...)

25En los años 30, el Partido Comunista funda el Sindicato de Tareferos de San Ignacio o el Sindicato de Peones y Tareferos de Oberá dirigido por Marcos Kaner. Ramón Ayala, autor de El Mensú, Jangadero, Cosechero y otras tantas creaciones musicales que cuentan la vida de los trabajadores misioneros, recuerda a Marcos Kaner: “¡Tantos caminos juntos por la selva! Cada vez que había sospecha de levantamiento, lo primero que hacían era meter preso a Marcos Kaner”.20 Fue Alfredo Varela quien como corresponsal de La Hora escribe las famosas notas y entrevistas a Marcos Kaner, donde denuncia, en plena ‘década infame’, la brutal explotación de los trabajadores de la yerba mate, material base de su novela.21

26En 1935 la expansión de la yerba mate implicó la ocupación de 66.000 hectáreas en Misiones, y generó una producción que no pudo colocarse en el mercado. Para frenar esa expansión el gobierno conservador dictó la Ley 12.236 para limitar el número establecimientos de nuevas plantaciones y frenar la producción que saturaba el mercado interno, lo que generó una mayor concentración productiva. Durante el gobierno peronista iniciado en 1946, aunque no se logró opacar el peso de la gran propiedad y de las grandes empresas yerbateras de la zona, la legislación laboral justicialista orientada al ámbito rural, la política de reforestación en Misiones y la regularización de los títulos de propiedad, modificaron de los mecanismos abusivos de la explotación de la mano de obra.

27En síntesis, desde principios del siglo XX se conocía y discutían las condiciones de los mensúes, en menor medida se denunciaban las campañas de colonización de la tierra, ni la concentración de la tierra y la producción y la consecuente crisis de la industria yerbatera a fines de la década del 20. Estos factores potenciaron las primeras luchas obreras organizadas que fueron frenadas con formas brutales de represión estatal y privada. Estos esquemas productivos y laborales se prolongaron a lo largo de la década del 30, cuando una nueva crisis de la industria confluyó y se insertó en la crisis argentina y mundial. La necesidad de sortear la crisis económica del país obligó al gobierno de Justo (1932 – 1938) a implementar un intervencionismo estatal mesurado con el que se proponía salvar el modelo agro-exportador. Este proceso condujo a un limitado desarrollo de la industria nacional y a un impensado crecimiento de un empresariado industrial argentino desde fines de los 30 y fue uno de los factores del crecimiento industrial de posguerra.

28Este proceso, que impulsó el desarrollo industrial a través de la sustitución de importaciones, también generó un aumento de la población obrera, parte de la cual provenía de los migrantes movilizados del campo a la ciudad por la crisis agraria. En esos años, este fenómeno económico y social amplió inusitadamente la diversidad de manifestaciones culturales de los sectores populares urbanos y fue motivo de para que desde diferentes corrientes políticas y culturales se preocuparan por este fenómeno. Estos nuevos sectores sociales y su protagonismo condicionaron el desarrollo de movimientos políticos y culturales y en la lucha contra el régimen alimentaron un antiimperialismo que la izquierda del movimiento obrero debió articular en la lucha frente a la crisis y la desocupación, en el contexto de los conflictos sociales y del avance del fascismo y de las tendencias bélicas en el mundo.

Encuentros y desencuentros

  • 22  Varela, A., Op. cit., p. 164, p. 277.

29Tanto El Río Oscuro como Las aguas bajan turbias se insertan en este panorama. Ambas obras pusieron en primer plano la superexplotación de estos trabajadores en los años 20. Primero el autor y luego el director se hicieron eco de las condiciones laborales brutales que soportaron los mensúes. Varela ubica la raíz de esa situación: “Veinte latifundios poderosos se hacen dueños del Alto Paraná misionero: Martín, Roca, Bemberg, Nuñez, “La Plantadora”, Herrera Vegas… Los primeros descubridores, los pioners, son tomados a sueldo… Un profundo cambio comienza a producirse en la patria de la “caá”… Sólo la situación del mensú no varía… Y ya durante las grandes huelgas del 18 y 19, y en 1928, y después, sus estallidos de cólera sacuden a los flamantes negreros, haciéndoles comprender que también para el dominio de los che-rubichá comienza una nueva época… Sobre las cenizas del antiguo mensú, del arriero, comienza a levantarse el peón organizado, consciente, del porvenir. Su camino de espinas ha de tener en lo sucesivo una luz, la del farol de ese humilde rancho del Sindicato Obrero…”.22

  • 23  Esbozo de Historia del Partido Comunista de la Argentina, Bs. As., Ed. Anteo, 1948, p. 83.
  • 24  Al respecto ver: Camarero, Hernán, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo de (...)

30La obra de Varela refleja el cambio de estrategia política del Partido Comunista en la década del 30. En el Esbozo de Historia del Partido Comunista se explicaba que: “el Partido extendía su influencia entre las capas más explotadas de los trabajadores del campo, entre ellas los obreros de los quebrachales, de los ingenios de azúcar y de los yerbatales. Estas capas nunca fueron tenidas en cuenta ni por las organizaciones sindicales dirigidas por los sindicalistas reformistas ni por los partidos políticos democráticos. En el curso del año 1924 nuestro Partido inicio una gran campaña de solidaridad con los ‘mensúes’ (…) tendiente a despertar la preocupación de los sindicatos de los obreros industriales hacia los trabajadores del campo”.23Efectivamente desde su fundación en 1918 hasta 1928 el PC estuvo más concentrado en las luchas de los trabajadores de las industrias y servicios en las grandes ciudades, siendo menor y casi nula su inserción en la lucha por las condiciones laborales en el ámbito rural. Esa falta de inserción y desconocimiento de las características y de los orígenes étnicos de este sector social condujo inicialmente a una desvalorización de su papel en la lucha revolucionaria.24

  • 25  En la Conferencia de Partidos Comunistas Latinoamericanos que se realizó en Bueno Aires en 1929, J (...)

31La nueva estrategia política comunista puso en discusión cuáles eran las alianzas y cómo se caracterizaban el campo de las clases oprimidas y quiénes de las clases explotadoras. El VIII Congreso y la Conferencia de Partidos Comunistas de América latina definieron el carácter de la revolución agraria y antiimperialista en esta parte del continente, a partir de considerar la incidencia del latifundio, la herencia colonial de su procedencia y la penetración imperialista. Lo que llevó a debatir sobre la “integración” o “autodeterminación” de las comunidades y pueblos originarios.25

32Desde la década del 30, el Partido Comunista logró una gran influencia político-ideológica entre los intelectuales y artistas, en la medida que crecía su presencia en el movimiento obrero y su preocupación por los sectores explotados del campo, que aumentó producto del ascenso en la combatividad obrera y por la lucha antifascista a fines de los 30 y principios de los 40. Esta incidencia entre artistas e intelectuales en aquellos años contribuyó a la constitución de movimientos y corrientes culturales antiimperialistas que en el proceso político y económico que fueron expresando, a partir de estas nuevas inserciones, las diversidades culturales provenientes de la multiplicidad de afluentes sociales de donde se nutrían. El desarrollo de esta línea cultural recorre un proceso condicionado por sus elaboraciones estratégicas, que va desde su 8º Congreso de noviembre de 1928 donde se define el carácter dependiente o semicolonial del país hasta el cambio de la política de “clase contra clase” por la de “frente único”; que se profundiza al influjo del VII º Congreso de la Internacional Comunista en 1935. Este recorrido tuvo consecuencias en la política cultural en relación a nuevas valoraciones tanto sobre la dominación imperialista y la resistencia en el plano cultural, como en la valoración de las prácticas y productos culturales de las clases populares y su papel en la historia nacional. En suma, nuevas valoraciones sobre los efectos de la “cuestión nacional” durante las décadas del 30 y 40.

  • 26  Varela, A. Op. cit., p. 37- 38.
  • 27  Varela, A. Op. cit., p. 142.

33En este contexto, se inserta El Río oscuro de Alfredo Varela, aunque es necesario observar que en esta novela pervive aún la concepción heredada del socialismo, la que abrevaba en la línea histórica del liberalismo-mitrista. Esta concepción histórica era tributaria del pensamiento que –desde la Generación del 37, pasando por Urquiza, Mitre a Sarmiento se había reforzaba con la concepción racista de Ingenieros– ignoraban la diversidad étnica o despreciaba por atrasada, ignorante o salvaje a las poblaciones originarias. Si bien Varela va definiendo en su obra cómo eran esas poblaciones originarias y cuál fue su situación en boca de sus personajes: “Antes fue un hermoso tiempo de ignorancia. Los salvajes eran dueños de una felicidad clara y espontánea”. “En el principio fueron los indios… En manos de los encomenderos sufrieron hambre y sed. Mientras tanto, trabajaban como bestias infieles que eran”.26 Para el autor en El río oscuro la presencia de las poblaciones indígenas está asociada a la etapa colonial con continuidad hasta fines del siglo XIX, antes de la aparición del mensú: “Los indios cainguás eran bárbaros, ignorantes y de carácter dulce (…)”. “La conquista frenética del oro verde no podía detenerse. Necesitaba más hombres, más sangre, más huesos, para alimentar la oscura corriente interminable”.27

  • 28  Varela, A. Op. cit., p. 120.

34Cuando se relata el inicio de la organización de los mensúes en la novela, el indio es presentado como un “capanga”: “Resulta que habían puesto un capanga indio, se llamaba Caazapá. Era malísimo el hombre. Nos tenía locos, siempre queriendo que hiciéramos más trabajo. Yo tenía los brazos rotos de tanto machetear. Entonces decidí escaparme. Fue la primera… de las doce huidas que tengo (…) Todos decían que por ahí andaba un tigre negro y yo tenía miedo. Pero el verdadero tigre era el otro, Caazapá, que vivía saliendo el camino”.28 Si bien hay un esfuerzo por vincular aquel pasado indígena con la condición de estos mensúes a través del lenguaje guaraní, las costumbres y actividades, queda desdibujado cuál es su origen y enfrentado con el único indio que allí aparece. Lo vinculado a lo indígena resulta menospreciado; producto, por una parte, de un prolongado proceso político, económico y cultural de negación de la población autóctona regional, como ya señalamos, impuesto por la ideología dominante y por otra parte por las limitaciones del análisis crítico histórico-social-ideológico por parte del PCA en esos años.

  • 29  Posadas, Abel, “El cine de la primera década peronista” en La cultura popular del peronismo, Bueno (...)

35En la adaptación cinematográfica de Del Carril la historia de la dominación colonial española, la presencia del latifundio y el vínculo con la tradición indígena no están presentes. Sólo se mantiene la figura del indio "capanga”, perverso y hostil contra los mensúes y contra el personaje central Santos Peralta - Ramón Moreyra en la novela -, protagonizado por Hugo del Carril. En la representación fílmica de los mensúes, tanto en su vestuario como en el lenguaje, no existen referencias a una raíz indígena de los personajes sino se acentúa la particularidad regional de litoral, su música, sus costumbres peculiares. Allí el conflicto social y los vínculos amorosos (no solo entre el hombre y la mujer protagonistas sino también en el amor de la vieja madre Flora Medina o de la prostituta Flor Lys), como señalan todos los estudios que analizaron este film, están en el primer plano del relato. La explotación cruel de los trabajadores aparece como producto de un patrón perverso que se aprovecha de la ignorancia de aquellos, por fuera de las condiciones estructurales en las que se producía la yerba mate y que fueron las que favorecieron esa explotación social. Señala Abel Posadas, reivindicando la visión peronista de aquellos años: “En la novela de Varela El río oscuro los que conscientizaban a los mensúes eran los brasileños y en la película son los mismos obreros quienes oponen el sindicato a la patronal; o si en la novela el protagonista muere y en la película huye con su mujer, a nosotros esas diferencias no nos preocupaban (…) En aquellos años felices pensábamos que la explotación había terminado. Ingenuamente, creíamos que el enemigo se iba, sin más ni más, a dejar el campo de batalla. Luego se comprendió que al enemigo había que exterminarlo”.29

  • 30  Ver: Romano, Eduardo “Apuntes sobre cultura popular y peronismo”. En La cultura popular… Idem, Op. (...)

36La concepción política y cultural que impulsó el peronismo partió de reivindicar a las masas urbanas industriales que emergieron con la movilización del 17 de octubre de 1945, considerada como una síntesis inédita de los grupos sociales más autóctonos y arcaicos, cuya formación se inicia con la colonización hispánica y fusionándose con los grupos sociales modernos introducidos con la inmigración masiva, dando por resulta al “mestizo”, base de la cultura e identidad nacional de la concepción.30 Abrevando en la concepción del revisionismo histórico argentino, el peronismo sustentó la tesis del “mestizo” como esencia de la identidad argentina, reivindicando el hispanismo y adoptando la tradición terrateniente porteña rosista con la que configura la historia de la nación, su cultura e identidad para enfrentarla a la corriente liberal-mitrista impuesta por la oligarquía terrateniente argentina.

37Ambos: escritor y director, con diferentes matrices políticas, ideológicas y culturales, se encontraron en la segunda posguerra. En 1952, durante la guerra fría, el gobierno peronista entraba en su segunda etapa en la que debía enfrentar una crisis económica y la presión norteamericana. En tanto, el Partido Comunista se debatía en torno a la influencia del peronismo sobre las grandes masas, su línea de “oposición sistemática” al gobierno y las consecuencias de la aplicación de la línea browderista y de la Unión Democrática desde 1945, en una situación mundial signada por la campaña anticomunista norteamericana. Escritor y director se encuentran en ladenuncia de la feroz explotación de los trabajadores del litoral, pero también en desdibujar las raíces indígenas que latían en aquel proceso al no cuestionar la política e ideología dominante de la oligarquía terrateniente - que había dado por finalizada la cuestión indígena en 1880 -, desconociendo los resabios y aportes de la cultura indígena a la identidad y cultura nacional, convirtiendo por oposición al mestizo o al criollo de origen europeo en la esencia del “ser nacional”.

38A pesar de las diferencias políticas, ideológicas y de distintas etapas históricas en las que el escritor comunista y el director peronista construyeron sus textos, es de destacar la importancia que ambos asignan a la opresión y represión a estos sectores de trabajadores de los yerbatales, resultando ser uno de los aspectos más importante que estas producciones comparten. Desde caminos divergentes ambas se encuentran en el menosprecio o negación de resabios de una raíz indígena entre los mensúes, como así también en sobrevalorar la importancia en el desarrollo y conciencia de esas masas. En el caso de la novela, conciencia de masas atrasadas que solo surgiría por fuera de su propia experiencia social y a partir de una revolución lejana y de objetivos imprecisos. Por su lado, la película postula que la conciencia y la resistencia organizada de las masas surgieron enfrentando un mal patrón, pero resultaban innecesaria en la nueva Argentina del peronismo. En ambas obras se diluyen los efectos de la estructura político-económica y social, así como la identificación de los dueños de las tierras y empresas explotadoras. En 1952, cuando se estrenó la película, la crisis que sufría el gobierno peronista y los cambios a nivel internacional pusieron en evidencia que esos factores estructurales seguían presentes y que, como señalara Abel Posadas, “el enemigo no se va así nomás”.

Haut de page

Bibliographie

Altamirano, Carlos, Peronismo y cultura de izquierda, Buenos Aires, Temas Grupo Editorial, 2001.

Ascolani, Adrián, El sindicalismo rural en la Argentina. De la resistencia clasista a la comunidad organizada (1928-1952), Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, Ed. 2009.

Bernini, Emilio, “El lento final del criollismo. Dos usos de la literatura en el Cine durante el primer peronismo” en Viñas, David (dir.) La Década peronista, Buenos Aires, Paradiso, 2007.

Borrás, Eduardo, Las aguas bajan turbias, Prólogo de Claudio España, Buenos Aires, Editorial Biblos/Argentores, 2006, 171 p.

Brisky, Norman, Posadas, Abel., Romano, Eduardo y otros, La cultura popular del peronismo. Buenos Aires, Ed. Cimarrón, 1973.

Cabrera, Gustavo, Hugo del Carril, un hombre de nuestro cine, Buenos Aires, Ediciones Culturales Argentinas, 1989.

Camarero, Hernán, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del trabajo en la Argentina, 1920-1935, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2007.

Di Núbila, Domingo, Historia del Cine Argentino, Buenos Aires, Ed. Cruz de Malta, Fondo Nacional de las Artes, 1959.

Esbozo de Historia del Partido Comunista de la Argentina, Buenos Aires, Ed. Anteo, 1948.

España, Claudio, Cine argentino, industria y clasicismo (1933/1950), Buenos Aires, Fondo Nacional de las Artes, 2000.

Hernández, Pablo José, Compañeros: perfiles de la militancia peronista, Buenos Aires, Biblos, 1999.

Kriger, Clara, Cine y peronismo: el estado en escena, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2009.

Lanuti, Juan, “Alfredo Varela, infatigable combatiente por la paz”, Buenos Aires, Propuesta, 19 de febrero de 2009.

Lozza, Arturo M., “Por los cauces de América latina, la jangada va”, Buenos Aires, Propuesta, 19 de Febrero 2009.

Lusnich, Ana Laura, “Las aguas bajan turbias, un modelo de transición”, en Ciudad / Campo en las artes en Argentina y Latinoamérica, 3° Jornadas de Teoría e Historia de las Artes, Buenos Aires, CAIA, 1991.

--------------, El drama social-folclórico. El universo rural en el cine argentino, Prólogo de Claudio España, Buenos Aires, Ed. Biblos, 2007.

Lusnich, Ana Laura y Piedras, Pablo, Una historia del cine político y social en Argentina, (1896-1969), Buenos Aires, Nueva librería, 2009.

Maranghello, César y Insaurralde, Andrés, Hugo del Carril. El compromiso y la acción, Buenos Aires, Ministerio de Cultura Gobierno de Buenos Aires, Buenos Aires, 2006.

Posadas, Abel “El cine de la primera década peronista”, en La cultura popular del peronismo, Buenos Aires, Ed. Cimarrón, 1973.

Posadas, Abel; Landro, Mónica; Seproni, Marta; Campodónico, Raúl H. Cine Sonoro argentino, 1933-1943, Tomo II, Buenos Aires, El Calafate Editores, 2006.

Pujol, Sergio, En nombre del folclore. Biografía de Atahualpa Yupanqui, Buenos Aires, Emecé, 2008.

Rau, Víctor, “Transformaciones en el mercado de fuerza de trabajo y nuevas condiciones para la protesta de los asalariados agrícolas”, En Ruralidades latinoamericanas. Identidades y luchas sociales, Buenos Aires, CLACSO, 2005, http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/ruralidad/Rau.pdf, Accedido 30/09/2011.

-------------, "La yerba mate en Misiones (Argentina). Estructura y significados de una producción localizada", Ponencia en el IV Congreso Internacional de la Red SIAL. Argentina/Mar del Plata, 27 al 31 de Octubre de 2008.

Varela, Alfredo, El Río Oscuro. Buenos Aires, Editorial Directa, 1984.

Vargas, Otto, El marxismo y la Revolución Argentina, Tomo II, Buenos Aires, Ágora, 1999.

Vareo, Fernando G. El cine argentino en la historia argentina (1958-1998), Rosario, Arca editorial, 1999.

VV.AA. El cine argentino y su aporte a la identidad nacional, Buenos Aires, Senado de la Nación, 1999.

Haut de page

Notes

1  Varela, Alfredo, El Río Oscuro, Buenos Aires, Editorial Directa, 1984, p. 164. Se llama"Tarefa" a la cosecha de la yerba mate que se realiza por recolección manual y requiere de pericia para no dañar la planta.

2  Maranghello, César y Insaurralde, Andrés, Hugo del Carril. El compromiso y la acción, Buenos Aires, Ministerio de Cultura Gobierno de Buenos Aires, 2006, p. 21.

3  Idem, Op. Cit., p. 20.

4  Cabrera, Gustavo, Hugo del Carril, un hombre de nuestro cine, Buenos Aires, Ediciones Culturales Argentinas, 1989, p. 27.

5  Sobre el tema de la industria cinematográfica argentina ver España, Claudio, Cine argentino, industria y clasicismo (1933/1950), Buenos Aires, Fondo Nacional de las Artes, 2000.

6  Idem, op. cit. p 30.

7  Borrás, Eduardo, Las aguas bajan turbias, Prólogo de Claudio España, Buenos Aires, Editorial Biblos/Argentores, 2006, p.19.

8  Lusnich, Ana Laura y Piedras, Pablo, Una historia del cine político y social en Argentina, (1896-1969), Buenos Aires, Nueva librería, 2009, 60; Kriger, Clara, Cine y peronismo: el estado en escena, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2009.

9  Lusnich, Ana Laura y Piedras, Pablo, Una historia del cine político y social en Argentina, (1896-1969), Buenos Aires, Nueva librería, 2009, p. 193 -198.

10  Di Núbila, Domingo, Historia del Cine Argentino, Buenos Aires, Ed. Cruz de Malta, Fondo Nacional de las Artes, 1959,  p. 147 -150.

11  Borrás, Eduardo, Op. Cit., p. 16 - 19.

12  Lusnich, Ana Laura, “Las aguas bajan turbias, un modelo de transición”, en Ciudad / Campo en las artes en Argentina y Latinoamérica, 3° Jornadas de Teoría e Historia de las Artes, Buenos Aires, CAIA, 1991, p. 190-191.

13  Lusnich, Ana Laura, El drama social-folclórico. El universo rural en el cine argentino, Prólogo de Claudio España, Buenos Aires, Ed. Biblos, 2007, p. 27.

14  Borrás, Eduardo, op.cit. p. 13.

15  Rau, Víctor, “Transformaciones en el mercado de fuerza de trabajo y nuevas condiciones para la protesta de los asalariados agrícolas”, en Ruralidades latinoamericanas. Identidades y luchas sociales, Buenos Aires, CLACSO, 2005. http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/ruralidad/Rau.pdf, p. 427, Accedido 30/09/2011.

16  Idem. Op. cit., p. 425.

17  Idem. Op. cit., p. 425.

18  El Diario, 20 de junio de 1908. Rafael Barret, anarquista español radicado en el Paraguay, fue periodista, ensayistas y escritor que investigó y denunció la situación de los mensú en los yerbatales paraguayos en 1908.

19  “El dirigente de los ‘mensúes’ que fue condenado por la presión de los señores feudales de esa región, era Eusebio Magnasco, de tendencia anarco-sindicalista. Con ese motivo se realizó una gran campaña por su libertad, campaña en la que participó activamente nuestro Partido, y que al final logró éxito, pues fue puesto en libertad; Magnasco se acercó a nuestro Partido. En Esbozo de Historia del Partido Comunista de la Argentina, Buenos Aires, Ed. Anteo, 1948, p. 53, cita al pie (83).

20  Entrevista a Ramón Ayala de Arturo M. Lozza, “Por los cauces de América latina, la jangada va”, Buenos Aires, Propuesta, 19 de Febrero 2009, p. 11.

21  Lanuti, Juan, “Alfredo Varela, infatigable combatiente por la paz”, Buenos Aires, Propuesta, 19 de febrero de 2009, p. 12.

22  Varela, A., Op. cit., p. 164, p. 277.

23  Esbozo de Historia del Partido Comunista de la Argentina, Bs. As., Ed. Anteo, 1948, p. 83.

24  Al respecto ver: Camarero, Hernán, A la conquista de la clase obrera. Los comunistas y el mundo del trabajo en la Argentina, 1920-1935, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2007; Vargas, Otto, El marxismo y la Revolución Argentina, Tomo II, Buenos Aires, Ágora, 1999.

25  En la Conferencia de Partidos Comunistas Latinoamericanos que se realizó en Bueno Aires en 1929, José Carlos Mariátegui pondrá los problemas que la cuestión indígena y la penetración del imperialismo en América latina planteaba al comunismo latinoamericano.

26  Varela, A. Op. cit., p. 37- 38.

27  Varela, A. Op. cit., p. 142.

28  Varela, A. Op. cit., p. 120.

29  Posadas, Abel, “El cine de la primera década peronista” en La cultura popular del peronismo, Buenos Aires, Ed. Cimarrón, 1973, p. 67.

30  Ver: Romano, Eduardo “Apuntes sobre cultura popular y peronismo”. En La cultura popular… Idem, Op. cit.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Cristina Mateu, « Encuentros y desencuentros entre dos grandes obras: El río Oscuroy Las aguas bajan turbias (Argentina, 1943/1952) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images, mémoires et sons, mis en ligne le 11 juillet 2012, consulté le 23 juillet 2014. URL : http://nuevomundo.revues.org/63148 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.63148

Haut de page

Auteur

Cristina Mateu

Facultad de Ciencias Económicas/UBA y Facultad de Filosofía y Letras/UBA, Integrante de ADHILAC Argentina; cristinamateu[at]yahoo.com.ar

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page