Navigation – Plan du site
Héctor Muñoz Cruz

Gertrudis Payas y José Manuel Zavala (eds), La mediación lingüístico-cultural en tiempos de guerra: cruce de miradas desde España y América, Temuco, Ediciones la Universidad Católica de Temuco, 2012, 219 p.

[12/02/2013]

Texte intégral

1Temuco es una ciudad-Capital de una extensa región del sur continental de Chile que permite vivenciar uno de los conflictos lingüísticos e interculturales más prolongados en la historia de Sudamérica que se expresa idiomáticamente en la diglosia progresiva entre la lengua mapudungum y la lengua castellana, que en las fases republicanas de Chile y Argentina también incluyeron otras lenguas europeas. No cabe duda que la comprensión y la reflexión metódicas sobre este paradigmático conflicto lingüístico e intercultural puede aportar claves fundamentales para pensar el futuro cultural, identitario y comunicativo de esta área etnolingüística y, al mismo tiempo, con las debidas precauciones, replicar algunos de los procedimientos interpretativos propios de este caso sobre la problemática convergente en las demás áreas indoamericanas.

  • 1 La información que proporciona Aliro Bórquez Ramírez, prologuista de la obra, Universidad Católica (...)

2Esta obra es uno de los impactos del trabajo interdisciplinario que se produjo ejemplarmente en el Encuentro Internacional de Historia de la Mediación Lingüístico-Cultural, celebrado en Temuco, 19 y 20 de agosto de 2010, a partir de la vigencia y riqueza del tópico “La mediación en tiempos de guerra: miradas cruzadas sobre la historia de España y América” por iniciativa del grupo de investigación interdisciplinar Frontera de Lenguas1.

3Con enorme mérito, Gertrudis Payas y José Manuel Zavala, investigadores de la Universidad Católica de Temuco, editores académicos de este libro, se propusieron ‘iluminar’ el fenómeno histórico específico, complejo y conflictivo de la mediación lingüístico-cultural, sobre la base de una intersección disciplinaria, geográfica y temporal de tres siguientes aproximaciones temáticas y analíticas:

4Primero, enfoques de traductología y de lingüística misionera que están representados por los textos de Gertrudis Payás, (‘Acercamiento traductológico a la mediación colonial en la Araucanía colonial’), de Icíar Alonso Araguás (‘Negociar en tiempos de guerra: viajes de ida y vuelta entre España y América, siglos XV-XVII’), de Marisa Malvestitti (‘Mediación lingüística al este de los Andes en la época del Awkan, fines del siglo XIX’) y de Jesús Baigorri Jalón (‘La lengua como arma: intérpretes en la guerra civil española o la enmararañada madeja de la geografía y la historia').

5Una segunda aproximación disciplinaria desde la filosofía y los estudios teológicos, que ofrece los interesantes trabajos de Mario Samaniego (‘Subjetividad, relaciones sociales y prácticas traductológicas: claves ético-políticas del pasado pensando en el presente’), de Ricardo Salas Astraín (‘Reconocimiento, traducción y conflictividad, las siempre conflictivas y nunca acabadas relaciones con los otros’) y de José Fernando Díaz Fernández (‘Günechen como traducción del nombre de Dios. Apuntes para la discusión sobre la conquista del otro a través de su imaginario religioso’).

6Y una tercera aproximación disciplinaria desde la antropología e historia, en la cual se presentan los trabajos de José Manuel Zavala Cepeda (‘Los parlamentos hispano-mapuches…’), de David González Cruz (‘Los clérigos como mediadores entre la población civil y la monarquía hispánica…’) y de Jaime Valenzuela Márquez (‘La cruz en la cristianización jesuita de Chile meridional…’).

7Como ocurre con frecuencia en este tipo de empresas académicas abiertas y maximalistas, se espera que la pluralidad conceptual y disciplinaria permita el acceso al conocimiento y a la comprensión de aspectos sustantivos del objeto de investigación; en este caso, la mediación lingüístico-cultural en contextos de conflicto. En esta ocasión, me parece atingente hacer una brevísima reflexión al respecto.

8Con el propósito de evitar la simplista e infructuosa estrategia de adición o yuxtaposición de enfoques, que de por sí no asegura la unidad y compatibilidad conceptual de los estudios, los editores académicos de la obra acertadamente establecen definiciones básicas que enunciaré a continuación.

  • 2 Entre ellas, parcialmente, a la lingüística de las prácticas comunicativas y de las actitudes o val (...)
  • 3 Weinreich, Uriel, William Labov, and Marvin Herzog. 1968. Empirical foundations for a theory of lan (...)

9Una propuesta de definición se basa en el principio de la heterogeneidad histórica y sistémica de las sociedades, complementado con el postulado de que la variabilidad y cambio social “se dan a menudo por contacto, y no a escala de todo un sistema sociocultural, sino a nivel de segmentos, de grupos y hasta de individuos. Estos contactos generan más o menos tensión porque en ellos se dan movimientos de asimilación o dominio, y sus correspondientes reacciones de defensa o resistencia” (p.24). En este punto, los editores adoptan la concepción que permitió a diversas ciencias sociales2 liberarse de las restricciones positivistas y sincronicistas, especialmente del estructuralismo. En sociolingüística –que es mi terreno profesional– esto dio apertura a los conceptos de ‘lengua histórica’ y de ‘sistema variable o diferenciado’ que formularon paradigmáticamente Uriel Weinreich, William Labov y Marvin Herzog en 19683.

  • 4 Hago un uso a mi conveniencia de este tecnicismo de la etnografía de la comunicación y del interacc (...)

10Una segunda definición que proponen los editores proporciona el mayor sustento epistemológico a esta obra colectiva. Las interacciones entre sociedades y culturas en conflicto o en procesos de invasión o de dominación se vehiculan a través de artefactos o entidades de mediación, que toman la forma material de personajes, prácticas sociales, instrumentos jurídicos o simplemente instituciones. Desde la invasión del Imperio español en el siglo XV, luego en la Colonia, pasando por la etapa republicana de los Estados-nación hispanoamericanos, hasta la fase multicultural factual en curso, las prácticas de mediación han operado casi siempre con la pretensión de gestión y control de la interrelación. Al respecto, Payás y Zavala afirman que “Independientemente de las circunstancias, de los intereses en juego y de las condiciones de esta aparición, nombramos mediadores a estos personajes o colectivos, y mediación a su actuación” (p.14). Con acierto, proponen que los agentes de mediación acometen la función de incidir y promover transformaciones que impactan en las sociedades en contacto. Estas transformaciones consisten en operaciones de recontextualización y resignificación –que se pueden observar verbalmente en las acciones lingüísticas e interacciones comunicativas, así como en un sinfín de prácticas culturales y políticas– que constituyen verdaderos aprendizajes rituales para los interlocutores en las actividades de mediación. Tal vez el rasgo más determinante es que generan ficciones estratégicas de entendimiento4 o pretensiones de reciprocidad en las negociaciones de sentido, que mueven los límites de las identidades.

11A continuación, formulan la siguiente propuesta:

Dicho lo cual, proponemos una definición de mediación lingüístico-cultural histórica como fenómeno que abarca la traducción y la interpretación de lenguas, sus personajes, condiciones y modalidades de ejecución, orígenes y repercusiones, así como, de manera más amplia, las intermediaciones entre códigos comunicativos y culturales, los idearios que las han sustentado y las representaciones históricas de que han sido objeto. El interés de su estudio interdisciplinar procede de su configuración misma como objeto complejo y multifacético, y del potencial que encierra para explicar otros fenómenos de transformación sociocultural no basados directamente en la lengua (p.17).

12Los trabajos de Icíar Alonso Araguás y de Marisa Malvestitti (en este volumen) nos permiten destacar una tercera y muy fructífera estrategia de cooperación disciplinaria: la narrativa o cronística de la interpretación, como modalidad de comunicación colonial. Ambos autores sugieren que es una manera de llenar lagunas de conocimiento acerca de las formas de mediación del pasado. Y tienen toda la razón. Proceden identificando casos y contextos de mediación, sometiéndolos a interpelación para entender cómo incide en la dinámica intersocial el carácter de pivote que adquieren los intérpretes de lenguas. Por eso, al hacer historia de la interpretación de lenguas, más que verla como una traducción de un discurso que pudiera estudiarse desde las teorías de la textualidad, la consideran como mediación ligada a la sociología de la interacción en el marco de la dimensión intercultural de la comunicación mediada, distinguiendo entre oral y escrita para las dos modalidades de mediación.

13La proyección que abre este diseño de estudios de la mediación es abrir el significado del fenómeno a las interacciones y dominios sociales donde ocurren los contactos interculturales. No sólo las fuentes históricas, las crónicas, sino también la narrativa histórica y costumbrista permiten acceder al continuum de interacciones públicas, privadas, ceremoniales, sagradas que nos permitirían retratar las diversas modalidades de la comunicación intercultural colonial, empleando herramientas de la etnometodología y de la etnografía de la comunicación, que se expresa en el siguiente planteamiento de Gertrudis Payás:

Partiendo de estas fuentes hemos diseñado un protocolo de observación de casos de mediación en el que estamos registrando, además de los datos biográficos de los mediadores, su formación lingüística (formal, informal, por parentesco), el grado de institucionalización de su ejercicio (ad hoc, designado, autoridad), el sesgo que exhiben (unilateral, bilateral), formas de reconocimiento del intérprete (contratos, acreditaciones, rituales de reconocimiento, toma de juramento), aspectos jurídicos y jerárquicos (reglamentación pertinente, relaciones de jerarquía) y aspectos personales o coyunturales. Asimismo, tratamos de señalar otras presencias en la situación de mediación (secretarios, controles, testigos) y evaluar el peso del factor de tensión ambiental (Payás, Gertrudis, en este volumen).

14De este acceso reconstructivo de las interacciones de mediación y de interpretación pueden formularse las bases para un programa científico que se ocupe de la evolución de las prácticas e instituciones de mediación hasta las actuales mediaciones, tradicionalmente atribuidas al indigenismo contemporáneo, que actualmente batalla –muy a la defensiva, porque pierde legitimidad a pasos agigantados– con los valores de derechos humanos y de participación gestionaria de los pueblos indoamericanos, lo que ha relativizado profundamente las prácticas y las reglas de la mediación indigenista. La relación Estado-nación contemporáneo con los pueblos indoamericanos sigue esperando, al final de cuentas, una solución humanitaria, digna y plural.

15Concuerdo también con los editores académicos de esta obra que la mediación lingüístico-cultural se potencia cuando es explorada desde otros ángulos, especialmente si se tienen en cuenta sus características, circunstancias y ámbitos de ejecución y las limitaciones de los enfoques disciplinarios tradicionales. De hecho, este libro prueba que una concepción más potente y explicativa de traducción de lenguas requiere de perspectivas históricas, antropológicas, filosóficas, entre otras, que permitan comprender mejor las dimensiones del poder, las lógicas identitarias y de la alteridad, las tradiciones originarias y la continuidad del conflicto intercultural.

16Debo señalar, finalmente, que cuando empezaba a elaborar estas ideas no había escalado el conflicto entre el movimiento mapuche de resistencia beligerante y el Estado de Chile –y por este intermedio, con sectores amplios de la sociedad chilena– a las dimensiones difundidas por los medios de comunicación en las últimas semanas. Mucho más pronto de lo imaginado, se ponen a prueba los sujetos y los escenarios contemporáneos de mediación lingüístico-política en Chile. En este contexto, esta obra tiene amplios méritos para convertirse en una necesaria fuente de referencia para los diversos actores y procesos de mediación del presente.

Haut de page

Notes

1 La información que proporciona Aliro Bórquez Ramírez, prologuista de la obra, Universidad Católica de Temuco, Enero, 2012, en este libro convergen los esfuerzos de dos proyectos de investigación Fondecyt relativos al periodo colonial en la zona de la Araucanía : “Aproximación interdisciplinar a la mediación lingüístico-cultural mapudungun-castellano, ss.XVII-XIX : traductología, antropología histórica y Flosofía” (Fondecyt-Regular 1090459) y “Espacios interétnicos de encuentro y negociación en la Araucanía : génesis, transformaciones y signifcaciones de los parlamentos hispano-mapuches coloniales” (Fondecyt-Regular 1090504). Los responsables de estos proyectos, Gertrudis Payàs Puigarnau y José Manuel Zavala Cepeda, son miembros del Núcleo de Investigación en Estudios Interétnicos e Interculturales (NEII) de la Universidad Católica de Temuco.

2 Entre ellas, parcialmente, a la lingüística de las prácticas comunicativas y de las actitudes o valoraciones del uso lingüístico, cuyos pioneros esfuerzos corresponden a William Labov, Dell Hymes, John Gumperz y Joshua Fishman, por citar sólo a algunos.

3 Weinreich, Uriel, William Labov, and Marvin Herzog. 1968. Empirical foundations for a theory of language change. Directions for historical linguistics, ed. by W. Lehmann and Y. Malkiel, 95-195. Austin, TX : University of Texas Press.

4 Hago un uso a mi conveniencia de este tecnicismo de la etnografía de la comunicación y del interaccionismo simbólico para resaltar el fenómeno de construcción práctica, utilitaria de la reciprocidad de interlocutores desiguales (Véase J. Fabian (1995) Ethnographic misunderstanding and the perils of context. American Anthropologist 97 (1), 41-50 y , J. Gumperz (1982) Discourse Strategies (Studies in Interactional Sociolinguistics). Implico también a Habermas (1989) Teoría de la acción comunicativa I Racionalidad de la acción y racionalización socia. Buenos Aires : Taurus.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Héctor Muñoz Cruz, « Gertrudis Payas y José Manuel Zavala (eds), La mediación lingüístico-cultural en tiempos de guerra: cruce de miradas desde España y América, Temuco, Ediciones la Universidad Católica de Temuco, 2012, 219 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 12 février 2013, consulté le 23 mars 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/64928

Haut de page

Auteur

Héctor Muñoz Cruz

Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page