Navigation – Plan du site
María Eugenia Albornoz Vásquez

Carmela Pérez-Salazar, Cristina Tabernero y Jesús M. Usunáriz (eds.) Los poderes de la palabra. El improperio en la cultura hispánica del Siglo de Oro

Peter Lang, colección Ibérica vol. 41, Nueva York, 2013, 297 p.
Référence(s) :

Los poderes de la palabra. El improperio en la cultura hispánica del Siglo de Oro, Peter Lang, colección Ibérica vol. 41, Nueva York, 2013, 297 p.

[17/12/2014]

Texte intégral

  • 1 García Bourrellier, Rocío & Usunáriz, Jesús María, (eds.), Aportaciones a la historia social del le (...)
  • 2 Bouza, Fernando, Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid, Marcial Pons, 20 (...)

1Este atractivo libro reúne una selección de las ponencias presentadas en el Congreso Internacional “Improperios áureos. El insulto en la cultura hispánica del Siglo de Oro”, celebrado en la ciudad de Corella, España, los días 14 y 15 de abril de 2011, actividad que reunió 21 especialistas de las letras y de la cultura española de los siglos XVI y XVII, para presentar distintos aspectos del proyecto multidisciplinar desarrollado por el Grupo de Investigación del Siglo de Oro, GRISO, de la Universidad de Navarra, España. Esta obra, coordinada por dos profesoras de lengua española, Carmela Pérez-Salazar y Cristina Tabernero, y por un historiador, Jesús María Usunáriz (quiénes también son autores en ella), compila trabajos redactados por especialistas que provienen de la lingüística (1), la filología (3) y las letras (10), y puede considerarse continuadora de Aportaciones a la historia social del lenguaje: España, siglos XIV-XVIII1, otro libro igualmente interesante e indispensable para quien desee indagar en la historia y formas del español en el tiempo. Y seguramente, nos parece, se inscribe en la senda trazada a inicios de este milenio por Fernando Bouza en su obra Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro2.

2Como se recordó en la clase magistral dictada en la Universidad de Chile, a mediados de noviembre de 2014, por el director del GRISO, Ignacio Arellano Arroyo – autor también de uno de los 17 artículos compilados en Los poderes de la palabra –, los improperios abundan en todos los lugares y espacios de la sociedad española de los siglos XVI y XVII. La ficción, que se nutre de la vida cotidiana, los recoge y convierte en genialidad bajo la pluma de Quevedo, Lope de Vega, Calderón de la Barca, y otros. Oralidad, escritura y corporalidad – graficada en pinturas, esculturas, bosquejos y performances teatrales y ceremoniales – no escapan a la tendencia: los improperios, como lenguaje agresivo y lugar de la inventividad, multiplican sus posibilidades en un mundo católico que necesita diferenciar, mediante la explicitación y la exageración, el bien del mal, los buenos de los malos, la tentación del bien… y sobre todo, a través de todos los recursos imaginables, modelar un orden humano donde ambos universos y sus posibles representantes se distingan con claridad, en todas sus dimensiones y especialidades. Esta obra demuestra que los improperios y denuestos adquieren distintas formas según autores, destinatarios, marcos y reglas dominantes, perfeccionando y sofisticando incluso una búsqueda ingeniosa de la agresión comunicacional destinada a violentar al otro, cuando está equivocado o ha sido tocado por el mal, mediante su señalamiento ante la colectividad.

3Así, en el abanico de posibilidades que constituye el desfile inclasificado de estos 17 textos – la compilación no prevé separación en partes temáticas ni tampoco incluye una introducción que discuta e integre las diferentes aproximaciones teóricas a ellos –, apreciamos las innumerables variaciones de la violencia verbal. En efecto, accedemos libremente y según sus amplias manifestaciones, a propuestas que tratan desde los insultos a los gestos, pasando por versos, maldiciones, cantos, dibujos, coplas, pullas, burlas, motes, villancicos, comedias, y un sinfín de figuras literarias. El examen y análisis de libelos, blasfemias, confesiones, interrogatorios judiciales, cartas, sátiras, autos sacramentales y cancioneros, entre otros registros aquí escudriñados, revelan no sólo la utilidad de las aproximaciones propias de la lingüística y de la literatura, sino la inevitable necesidad que tenemos, desde la historia como disciplina que transcurre en el acontecer cultural, de recurrir y dialogar con los especialistas del lenguaje. La exploración – conceptual, morfológica, etimológica, pragmática, discursiva y técnica – del habla, cuando ésta es indagada como una realidad inserta en los rasgos específicos de una época dada, permite una aproximación que sin ninguna dura enriquece miradas a veces demasiado atadas a nociones como condiciones económicas, estructuras, procesos políticos, movimientos poblacionales o devenires institucionales.

4Por ejemplo, los autores recuerdan que los sentidos de los insultos, y la enorme gama de expresiones insultantes, surgen en contextos históricos, pero enfatizan también que muchos de ellos permanecen luego como palabras ofensivas, a la vez que otros desaparecen del uso cotidiano. También, porque es una realidad muy potente en el Siglo de Oro, los autores, desde los estudios de aparición, frecuencia, intensidad y acentuación de léxicos insultantes y actitudes agresivas del habla, evidencian el universo asociado a la pureza del catolicismo, a sus ancestrales enemigos los judíos y a la permanente amenaza y acecho del infiel musulmán. Se evocan los resbaladizos dominios de los nuevos cristianos y de la limpieza de sangre, los que dibujan y también legitiman un orden de mundo, jurídico, religioso, moral, social y económico, que es recogido y replicado en aulas, templos, escenarios teatrales, calles, libros y cantos. En ese mismo contexto, surgen las comparaciones y a veces también confrontaciones entre las hablas doctas y las populares, y entre aquéllas rígidas y las otras más plásticas. También, se perfilan las posiciones y posibilidades de nobles y villanos en sentido de clase social y en sentido insultante, y se relevan los tópicos recurrentes en torno al demonio, la prostituta, el deforme, el cornudo, el deshonesto, el avaro, el borracho, entre otros.

5Además, en un esfuerzo por incluir, a un mismo nivel, literatura y prácticas sagradas de recogimiento o de loa a la divinidad, la virgen y los santos por un lado, y quehaceres creados para el divertimento, la política, la distinción, la diplomacia por otro, se codean en esta compilación con inusitada holgura documentos diversos. Están aquéllos producidos con expresa intención agresiva respecto de algún prójimo hacia el cual se alimentan los peores sentimientos, y están aquéllos que, desde una discursividad concentrada en otros objetivos, destilan en el lenguaje empleado (y por ende aquí desmenuzado) metáforas, nociones y estilos que denigran y ofenden a una parte de la población – como los campesinos o los herreros –, cuando no a alguien en particular, como alguna autoridad ambiciosa e hipócrita.

6Es decir, desde el estudio de la lengua los autores en conjunto demuestran hasta qué punto los improperios y sus formas tiñen, de manera protagónica, no sólo los recursos del habla, sino también el imaginario completo de una sociedad que influyó a buena parte del globo, y cuya impronta todavía se deja ver en distintos rincones del planeta.

7Lamentamos solamente dos cosas. Primero, un aspecto de contenido, que asumimos puede ser una exigencia mal situada para el trabajo de especialistas técnicos en el lenguaje, pero que no podemos dejar de manifestar. Se trata de la cruel ausencia de perspectivas ya asumidas en numerosos estudios de otras disciplinas, y que acá no se han considerado quizá en afán purista: por un lado, el género y su lúcida manera de evidenciar las tensiones y los poderes yacentes tras los poderes de la palabra aquí explorados. En ese dominio, al menos dos preguntas iniciales se imponen: ¿por qué y a quién interesa que las mujeres aparezcan siempre entre los polos opuestos de la virgen y la prostituta? ¿Cómo resuelven el lenguaje y sus metáforas la tensión entre la bruja y la monja? Por otro lado, la simbólica, que permite leer en varios niveles los clásicos tópicos de la literatura, desplegados de manera riquísima en los improperios del Siglo de Oro, como esta compilación muestra tan bien. Valga un solo ejemplo: muy interesantes son los seguimientos etimológicos y de uso de nociones como “perro”, tan asociada a los judíos, aunque no solamente. Pero inevitable es preguntarse también hasta qué punto esos posibles sentidos eran compartidos, y cómo eran ellos manipulados, re-significados y declinados en los tantos espacios, instancias y momentos de la vida cotidiana de los siglos XVI y XVII español y sus dominios americanos.

8En segundo lugar, y esto es una dimensión editorial, lamentamos que en esta obra no se incluya – como ya viene siendo la regla implícita en las abundantes compilaciones temáticas que pueblan el mundo editorial de las humanidades – una pequeña sección que sitúe brevemente a los 17 autores aquí reunidos, indicando sus intereses investigativos, sus lugares de desempeño y sus últimas publicaciones. De una sola mirada el lector comprendería que ellos provienen, en su gran mayoría, de universidades españolas (como la de Valencia, la de Castilla-La Mancha, la Complutense de Madrid, la Miguel Hernández o la de Rioja) y que desarrollan sus análisis en coordinación con el GRISO de la Universidad de Navarra; pero que también otros autores realizan sus investigaciones en una universidad italiana (P. Botta), otra boliviana (A. Eichman Oehrli) y otras francesas (A. Bègue, S. Riguet).

9Y es que este rico tema de los improperios y de la palabra poderosa, con sus especificidades “injurias” y “blasfemias” cuando se trata de agredir intencionalmente a un otro, y sean éstas orales o escritas, explícitas o encubiertas, convoca. Y ello, desde hace varias décadas ya.

  • 3 Entre otras publicaciones de este prolífico equipo relativas al tema que aquí interesa, véase Casti (...)
  • 4 Debe consultarse Burke, Peter & Porter, Roy, The social history of language, Cambridge, Cambridge U (...)

10De hecho, irrumpe en la apreciación que se puede realizar de este resultado, y con fuerza, la experiencia acuñada en otras academias. Por un lado, aquélla animada por la historia de la cultura escrita, que de paso está obligada a recoger la oralidad que ésta contiene: por nombrar algunas de la península ibérica, véase lo realizado en la Universidad Alcalá de Henares por el equipo liderado por Antonio Castillo Gómez3; y en la Universidad Carlos III de Madrid, con los trabajos emprendidos por Enrique Villalba Pérez y Diego Navarro Bonilla y sus respectivos equipos. Y por otro lado, es inevitable recordar aquélla consagrada a la historia social del lenguaje, disciplina en la que es pionero y maestro indiscutido Peter Burke4.

  • 5 Madero, Marta, Manos violentas, palabras vedadas. La injuria en Castilla y León (siglos XIII-XV). P (...)
  • 6 Véase la siguiente selección de las obras de Schmitt, Jean-Claude: “La morale des gestes”, en Commu (...)

11Igualmente, porque prácticamente todos los estudios compilados en esta obra sobre el improperio las nombran, surgen las injurias como lugar de sentido, como sentimiento y como valor activo, vigente y aglutinante, en lo cotidiano y también en distintas instancias judiciales. Varias veces citada, la – a estas alturas clásica – obra de Marta Madero, Manos violentas palabras vedadas5, señala las profundas conexiones con el imaginario medieval, de larga impronta occidental, dimensión de la cultura católica en espacios sacros y profanos a la que ha aportado también el connotado investigador francés Jean-Claude Schmitt6.

  • 7 Pionera fue la compilación Injures et blasphèmes. Mentalités, Histoire des cultures et des sociétés(...)

12Finalmente, no pueden dejar de evocarse otras exploraciones sobre este amplio tema que, en particular, pueden iluminar a los autores desde la historia y sus complejidades: nos referimos a las investigaciones que sacan a las injurias y a las blasfemias de los espacios ficcionales o especializados de la retórica, y las llevan a los lugares del quehacer social dinámico, al seno de las actividades cotidianas: mercados, puertos, ferias, festines, caminos, vecindarios, talleres, plazas fuerte, iglesias y conventos, universidades, entre otros7. Ese acercamiento desde la historia es lo que más se echa de menos en esta propuesta, lo que no desmerece en ningún caso sus aportes ni desvirtúa su propósito. Pero, sin duda, actúa como provocación para los especialistas de la historia social del lenguaje y de la historia cultural, social y política a secas, disciplinas que, al menos en varios lugares de Hispanoamérica, se han dedicado a su estudio con menos entusiasmo que los especialistas de la lengua.

  • 8 Entre otros autores, pueden leerse los trabajos de Escobar Hernández, Karla Luzmer, “¿Del dicho al (...)

13Desde nuestro punto de vista, y teniendo en cuenta lo ocurrido en pleitos por injuria chilenos acontecidos en los siglos XVII, XVIII y XIX, los improperios y la palabra injuriosa, dominios del ingenio y la creatividad, ciertamente, existieron y existen porque cohabitan con el drama y el escurrir humano desgranado a escala de los sujetos (a veces insignificante en lo que tiene de efímero pero siempre tan potente en su hondura cuando decide vidas y destinos singulares y colectivos): son expresiones de lo político cuando quedan a disposición de cualquiera, y en ello radica el inmenso poder que poseen. Y es que estudiarlos allí donde duele, sordos o estridentes, implica desplazar la búsqueda de registros hacia espacios de discusión, de elaboración de respuestas y de justificaciones, de persecución, de confrontación y de negociación: los archivos de la justicias, incluyendo en ellas la inquisitorial, están llenos de pleitos por injurias. No sólo los provenientes de la española, o la hispanoamericana8, sino también los originados en otros lugares del occidente ya no sólo católico, sino cristiano, que registran los dolores y conflictos cotidianos y argumentan los alcances del decir agresivo. Estudios emprendidos para distintos espacios, épocas y micro-sociedades de Francia, Italia, Portugal, Inglaterra, Holanda, Bélgica o Alemania, prueban que los improperios han merecido despliegue y tiempo a lo largo de los siglos, y que portan en ellos sentidos y significados ineludibles para todo investigador de lo social.

  • 9 Tabernero Sala, Cristina, “Consideración lingüística y social de la injuria en el Tesoro de Covarru (...)

14Luego de leer esta obra, de indiscutida utilidad para todos los especialistas de la cultura de los siglos XVI y XVII de la orbe hispanoamericana – que no solamente la península ibérica, lejos de eso –, sólo queda permanecer atentos a la publicación del libro anunciado en el Congreso de Corella de abril 2011 arriba mencionado, titulado Diccionario de injurias: La realidad de las injurias. Los pleitos en los tribunales (siglos XVI-XVII), coordinado por Cristina Tabernero y Jesús María Usunáriz. Avances de ello son, seguramente, algunas publicaciones que orientan a los investigadores de ambos lados del Atlántico9. Y respecto de Hispanoamérica, también esperamos otro libro colectivo anunciado desde 2012: Palabras de injuria y expresiones de disenso: aproximaciones al lenguaje licencioso en la América colonial, coordinado por Rafael Castañeda García y Claudia Carranza Vera, del Colegio San Luis, de San Luis Potosí, que cuenta entre sus autores a especialistas de la cultura escrita, de la historia y de la literatura, algunos de los cuáles publican en la compilación aquí reseñada.

Haut de page

Notes

1 García Bourrellier, Rocío & Usunáriz, Jesús María, (eds.), Aportaciones a la historia social del lenguaje: España, siglos XIV-XVIII, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2005, 283 p.

2 Bouza, Fernando, Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid, Marcial Pons, 2001, 359 p. De este autor, son recomendables para el tema que aquí interesa otros dos trabajos más recientes: “Decir -y oír decir- en el Siglo de Oro. Comunicación política de las casas de conversación a la República de las Letras” en Pena, M. (ed.), La vida cotidiana en el mundo hispánico (siglos XVI-XVIII), Madrid, Abada Editores, 2012, p. 335-355; “Quién escribe donde. Autoría y comercio escritos a propósito de unos pasquines madrileños de 1608 y el proceso del Almirante de Aragón”, en Gayol, S. & Madero, M. (eds.), Formas de historia cultural, Buenos Aires, Universidad Nacional Sarmiento / Prometeo Libros, 2007, p. 47-60.

3 Entre otras publicaciones de este prolífico equipo relativas al tema que aquí interesa, véase Castillo Gómez, Antonio, “ ‘Amanecieron en todas las partes publicas...’ Un viaje al país de las denuncias” en Castillo Gómez, A. (Ed.), Escribir y leer en el siglo de Cervantes, Barcelona, Gedisa, 1999, p. 143-191; y del mismo autor, Entre la pluma y la pared. Una historia social de la escritura en los siglos de oro, Madrid, Akal Ediciones, 2006, 303 p.

4 Debe consultarse Burke, Peter & Porter, Roy, The social history of language, Cambridge, Cambridge University Press, 1987, 238 p. Igualmente, de Peter Burke en solitario, ver al menos “L’art de l’insulte en Italie aux XVIè et XVIIè siècles” en Injures et blasphèmes. Mentalités, Histoire des cultures et des sociétés, n°2, Paris, Imago Editions, 1989, p. 49-62; Hablar y callar. Funciones sociales del lenguaje a través de la historia, Barcelona, Gedisa, 2001 [1996], 209 p.; Languages and Communities in Early Modern Europe, Cambridge, Cambridge University Press, 2004, 210 p.

5 Madero, Marta, Manos violentas, palabras vedadas. La injuria en Castilla y León (siglos XIII-XV). Prólogo de Jacques Le Goff, Madrid, Taurus Humanidades, 1992, 225 p.; también “Injurias y mujeres (Castilla y León, siglos XIII y XIV)” en Duby, G. & Perrot, M. (eds.), Historia de las Mujeres, tomo IV “La Edad Media: huellas, imágenes y palabras”, Madrid, Taurus, 1994, p. 204-215.

6 Véase la siguiente selección de las obras de Schmitt, Jean-Claude: “La morale des gestes”, en Communications, EHESS/CETSAH, n°46, 1987, p. 31-47; La raison des gestes dans l’occident médiéval, Paris, Editions Gallimard, 1990, 432 p.; Le corps, les rites, les rêves, le temps. Essais d'anthropologie médiévale, Paris, Editions Gallimard, 2001, 439 p.; Schmitt, Jean-Claude, “Les images de la dérision” en Crouzet-Pavan, E. & Verger, J. D. (eds.), La dérision au Moyen Âge. De la pratique sociale au rituel politique, Paris, Presses de l’Université Paris-Sorbonne, 2007, p. 263-274. Y, especialmente, el dossier coordinado por Jean Claude-Schmitt en Atalaya, Revue française d'études médiévales hispaniques, n°5, “L'invective au Moyen Age, France, Espagne, Italie”, 1994.

7 Pionera fue la compilación Injures et blasphèmes. Mentalités, Histoire des cultures et des sociétés, n°2, Paris, Imago Editions, 1989, 159 p., coordinada por Jean Delumeau, que aborda distintas sociedades y épocas en torno al tema. Igualmente interesante es la compilación “Paroles d’outrage”, en Ethnologie française, vol. XXII, n°3, 1992. Otras obras sobre la materia: Cabantous, Alain, Histoire du blasphème en Occident. Fin XVIè-milieu XIXè siècle, Paris, Albin Michel, 1998, 307 p.; Hoareau-Dodineau, Jacqueline, Dieu et le roi. La répression du blasphème et de l’injure au roi à la fin du Moyen Âge, Limoges, Presses Universitaires de Limoges, 2002, 360 p.; Desmons, Eric & Paveau, Marie-Anne (dirs.), Outrages, insultes, blasphèmes et injures : violences du langage et polices du discours, Paris, L’Harmattan, 2008, 189 p.; Schwerhoff, Gerd, “Horror crime or bad habit? Blasphemy in premodern Europe, 1200-1650”, Journal of Religious History, vol 32, n°4, 2008, p. 398-408.

Infaltables, a nuestro parecer, en el recorrido sobre la presencia y rol de la palabra poderosa en el cotidiano parisino de los siglos XVII y XVIII, son: Farge, Arlette, Dire et maldire, l’opinion publique au XVIIIè siècle, Paris, Editions du Seuil, 1992, 318 p., y Darnton, Robert, Le diable dans un bénitier. L’art de la calomnie en France, 1650-1800, Paris, Gallimard, 2010, 695 p.

Para el sur de España puede consultarse el trabajo de Jurado Revaliente, Iván, “Cultura oral y vida cotidiana: la blasfemia en Andalucia (siglos XVI-XVII)”, Historia Social, Universidad de Valencia, n° 77, 2013, p. 3-21.

8 Entre otros autores, pueden leerse los trabajos de Escobar Hernández, Karla Luzmer, “¿Del dicho al hecho hay mucho trecho? El delito de blasfemia en los tribunales de Cartagena y Lima, 1570-1700”, Fronteras de la Historia, ICANH, vol. 14, n°1, 2009, p. 13-39. Y aquéllos relativos a Nueva España, publicados en Estados Unidos por Javier Flores Villa-Fuerte : Dangerous speech. A social history of blasphemy in colonial Mexico, Tucson, The University of Arizona Press, 2006, 242 p. ; “ ‘To lose one’s soul’: blasphemy and slavery in New Spain, 1569-1669”, Hispanic American Historical Review, HAHR, vol 82, n°3, 2002, p. 435-468.

9 Tabernero Sala, Cristina, “Consideración lingüística y social de la injuria en el Tesoro de Covarrubias”, Estudios Filológicos, vol. 52, 2013, p. 143-161; de la misma autora, “Injurias, maldiciones y juramentos en la lengua española del siglo XVII”, Revista de Lexicografía, vol. XVI, 2010, p. 101-122.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María Eugenia Albornoz Vásquez, « Carmela Pérez-Salazar, Cristina Tabernero y Jesús M. Usunáriz (eds.) Los poderes de la palabra. El improperio en la cultura hispánica del Siglo de Oro », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 17 décembre 2014, consulté le 26 septembre 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/67552

Haut de page

Auteur

María Eugenia Albornoz Vásquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page