Navigation – Plan du site
Débats | 2015
Pilar Pérez

Futuros y fuentes: las listas de indígenas presos en el campo de concentración de Valcheta, Río Negro (1887)

Futures and sources: the lists of indigenous prisoners at the Valcheta concentration camp
[01/12/2015]

Résumés

El siguiente trabajo es una presentación de una fuente que a nuestro entender moviliza nuevas preguntas para las investigaciones tanto sobre la Conquista del Desierto como para la consolidación del estado argentino: las listas de indígenas presos en el campo de concentración de Valcheta (1887). Para ello, y en primer lugar, queremos destacar la relación intrínseca que genera el tiempo futuro en las narrativas históricas. En segundo lugar, presentamos nuestra propuesta teórico-metodológica que sintetizamos como la reconstrucción de un “archivo estallado”, un ejercicio para asir históricamente la “idea de estado” y que al mismo tiempo nos posibilitó el encuentro de esta fuente. Por último, la contextualizamos, tanto desde su proceso de producción -y dentro de un género particular- hasta su circulación como parte de la narrativa histórica de entender Valcheta como un campo de concentración en el marco de la incorporación de indígenas del sur a la matriz estado-nación-territorio.

Haut de page

Texte intégral

1Con frecuencia en los estudios históricos pensar la historia suele entenderse como un ejercicio de relación entre el pasado y el presente que puede tomar en cuenta los vínculos que se establecen en un doble sentido de mutua influencia (del pasado hacia el presente y viceversa). Aún así, consideramos que el tiempo futuro es sustancial en las narrativas de los múltiples proyectos en riña en torno a “ideas de estado” o “comunalizaciones”. El tiempo futuro, muchas veces implícito, merece un lugar preponderante en la producción de historias sobre el que nos debemos aún una mayor reflexión. Por esto, nos proponemos indagar en esta ida y vuelta que vincula pasado, presente y, también, futuro a partir de la invisibilización de los derroteros indígenas desde la Conquista del Desierto –nombre emblema de las campañas de ocupación y sometimiento de la Patagonia y su gente 1878-1885- en adelante. Así como la aparición – dentro de investigaciones recientes – de nuevas fuentes que nos permiten profundizar en el conocimiento histórico respecto de la incorporación de los indígenas a la matriz estado-nación-territorio (Delrio 2005) en Argentina. Este artículo propone presentar una fuente que resultó clave en nuestro proceso de investigación pero que además contiene potencial para otras indagaciones académicas, políticas y familiares.

Futuros pasados y pasados futuros

  • 1 Koselleck distingue un primer régimen que define como “clásico” que ubica como predominante previo (...)

2El “régimen moderno” como forma de producción del tiempo histórico se caracteriza, según Koselleck (1993), por integrar en la relación entre presente, pasado y futuro, la idea de progreso1. Bajo este régimen, las proyecciones de futuro ocupan un lugar predominante para la narrativa histórica dado que el futuro se vuelve el objeto de deseos y anhelos que son determinados hegemónicamente, y por lo tanto, se encuentran en permanente disputa. Al mismo tiempo, la previsión del futuro define aquello que se pretende y se espera del presente para alcanzar la meta a posteriori. De esta forma, la producción de la narrativa histórica se basa en referencias del pasado que indiquen y hagan inteligible el presente en el que nos encontramos. Indagar el pasado para comprender el presente y proyectar un futuro posible implica indagar el pasado que conduzca a ese futuro. Es decir que para Koselleck el tiempo futuro influye, dentro del “régimen moderno”, en la forma en que pensamos y nos preguntamos por el pasado.

3En línea con esta propuesta podemos mencionar también aquellos autores que identifican cambios en la percepción del tiempo histórico. Estos cambios surgen como efectos de nuevas fases del capitalismo – y particularmente asociadas a las tecnologías en desarrollo – (Guiddens 1990 y Harvey 1990). Así, para Hartog (2007) el “régimen moderno” atraviesa una crisis desde mediados del siglo XX que culminará en los noventas con la irrupción de lo que el autor define como “presentismo”. Este último se encuentra vinculado a la percepción de aceleración del tiempo histórico cuyo resultado inmediato implicaría un futuro opaco, difícil de avizorar. La consecuencia que se destaca en este proceso es entonces la objeción de la capacidad organizativa del futuro. El futuro proyectado se desvanece y se vuelve incierto debido a la influencia de un presente cambiante e inestable. Al mismo tiempo este “presentismo” que destaca el autor es complejizado por la pugna de múltiples narrativas de pasados que fueron excluidos de aquellas macro narrativas que pretenden ser contenedoras y cohesionadoras -como las nacionales-. Esos pasados “omitidos” o “invisiblizados” que, al mismo tiempo, son expuestos y enfocados a través de luchas sociales – como la irrupción de las minorías en los cuerpos nacionales – que afectan, desestabilizan y vuelven aun menos predecible el futuro. Dada esta crisis, nos interesa centrarnos en las certezas de pasados que también se vuelven inciertas y, por esto, se posibilitan la revisiones de vacíos, olvidos y silencios de las narrativas oficiales y hegemónicas de pasado.

4De esta forma, consideramos que se produce un movimiento inverso en donde es el pasado el que irrumpe a través de la exposición (o iluminación) de esos fragmentos del mismo que están aun inconexos o inasibles o difusamente comprensibles y contribuyen a alterar tanto el régimen de historicidad como las lecturas posibles de futuro. Siguiendo el planteo de los impensables de la historia de Trouillot (1995), nos interesa destacar este movimiento inverso a través del cual es también el pasado el que constriñe las narrativas posibles de futuro. Así, las vivencias del presente son en gran medida producto de la organización que le otorgamos a aquello que sucedió – aun atravesado por los silencios, olvidos y omisiones –. Trouillot destaca que son justamente los trazos provenientes del pasado los que impiden que la historia como narrativa se piense como una mera ficción. Para el autor los eventos dejan trazos, esos trazos pueden volverse hechos, y la materialidad de los mismos circunscribe las narrativas de futuros posibles.

5Así, en la proyección constituyente argentina de una “nación sin indios” (Lenton 2005) se narró una versión de la Conquista del Desierto en términos de guerra que silenció la supervivencia de los pueblos indígenas – y dentro de este mismo movimiento congeló una imagen del “indio” cargada de presupuestos y estigmas. Asimismo ocultó la ejecución de políticas genocidas compendiadas en procesos de desterritorialización, persecución y confinamiento en campos de concentración; desmembramientos familiares y traslados forzados; distribución de adultos y niños; trabajos en condiciones de esclavitud; borramientos de identidad y cambios de nombres; detención y muerte (RIG 2007, Delrio et al 2010). En la dialéctica de lo omitido y lo dicho, lo borrado y lo conservado, las listas de presos del campo de concentración de Valcheta -que compartimos aquí- son un trazo que el estado convirtió en hecho, en los términos ya mencionados de Trouillot (op.cit.) y que en su afán modernizador también lo conservó y archivó pero que, al mismo tiempo, no fueron utilizadas, ni estudiadas.

  • 2 He desarrollado un análisis completo de los “campos de concentración” establecidos dentro del terri (...)

6Desde esta perspectiva en su conjunto, hoy – considerando un presente cargados de desconexiones y versiones fragmentadas del proceso histórico que abordamos – estas listas condicionan no solo nuestro conocimiento del pasado – que intentaremos sucintamente reponer aquí2 – sino también las narrativas posibles de futuro. A partir de aquí entonces nos provocan ya sea como productores de la trama histórica así como de sus relatos.

El archivo estallado y los secretos del estado

  • 3 Para un debate en torno a los límites y potencialidades del término genocidio pensado para el proce (...)

7La apertura de la disciplina histórica a los registros provenientes de la memoria social indígena como fuentes para la producción de la historia enriqueció notoriamente un proceso silenciado en una narrativa nacional hegemónica respecto al derrotero de los indígenas sometidos durante la Conquista del Desierto y sus devenires posteriores. En particular, la existencia de lugares de concentración forzada fue recogida como marca fundamental para indagar en el proceso de ocupación militar de la Patagonia en tanto genocidio3. Fue a partir de la memoria social que otras fuentes – como relatos de viajeros, memorias de militares, artículos de prensa, crónicas salesianas – comenzaron a ser releídas para dimensionar y profundizar el conocimiento histórico sobre la Conquista (Delrio 2005 a y b).

8Aun así – producto también de las mediaciones hegemónicas de poder que ponderan los documentos archivados en detrimento de otras fuentes que explicitan las prácticas de exterminio – la escasez de fuentes oficiales que indicaran la intencionalidad y organización manifiesta del genocidio permitía el margen de la duda – en el mejor de los casos – en favor de entender la ocupación militar en términos de “excesos” o “discrecionalidad de la violencia estatal” en el contexto de un enfrentamiento armado. Por otra parte, también las fuentes oficiales con las que habitualmente se trabaja el tema comprenden algunas – significativas – contradicciones. En el caso concreto de Valcheta por ejemplo, las fuentes que obtenemos en los archivos oficiales discrepan tanto en el propósito como en el objetivo del lugar aunque siempre se reconoce la concentración de indígenas. De esta forma, en las memorias de guerra y marina del periodo 1883-1890 Valcheta aparece como una “colonia en desarrollo” mientras que en los expedientes ministeriales puntuales del mismo periodo se evidencia y denuncia una realidad humana crítica y conflictiva.

9Por esto, ya sea a partir de la supuesta escasez de fuentes o de los entredichos dentro de las existentes – siempre priorizando las fuentes oficiales en detrimento de otras de características diversas – se enmascara una nueva clausura y ocultamiento a la continuidad de la política para con los indígenas en Argentina. Recordemos que oficialmente fue la propia Conquista del Desierto la que se presentó como el final del conflicto con “los indios”.

10Nuestro propio camino de indagación que derivó en encontrarnos con estas listas, que son una pieza más dentro de un ensamblaje de múltiples fuentes relacionadas a Valcheta, comenzó a partir de lo que consideramos la reconstrucción de los fragmentos de un “archivo estallado”. Es decir, la búsqueda y reunión de la documentación oficial – en triangulación con fuentes no oficiales – que se encuentra alojada en diferentes dependencias, principalmente estatales, conservada bajo una aparente no-lógica (o una lógica en algún punto desconfigurada) en diferentes archivos provinciales, nacionales y locales. Informes, documentos, partes, memorias, “papeles sueltos” que, a pesar de su desvinculación con cualquier tipo de serie persiguen un ordenamiento burocrático propio de los estados modernos. Estos documentos están y se encuentran albergados, aunque prácticamente invisibilizados, en diferentes reservorios. En otras palabras, el “archivo estallado” como metodología repone lo marginal dentro del archivo, aquello que al no conformar un fondo propio o una serie pierde jerarquía en relación a otros corpus o impide – a simple vista – la reconstrucción del sentido con que se originó.

  • 4 Las aparentes distorsiones ininteligibles las hemos identificado, por ejemplo, a partir de los rela (...)

11Nos referimos a ellos como un “archivo estallado” ya que en principio se ha perdido la lógica de la organicidad administrativa con la cual fueron producidos los documentos. Por otro lado, porque la recomposición del corpus en torno al objeto a indagar implica el relevamiento de múltiples dependencias sin que necesariamente se hayan respetado por parte de sus archiveros las jerarquías propias de la burocracia estatal. Es la identificación y las preguntas sobre los silencios, olvidos y omisiones en las diferentes instancias hegemónicamente mediadas de construcción de documentos, fondos, archivos y narrativas las que conducen la pesquisa del investigador en torno a los rastros de los eventos que surgen en forma aislada ya sea tanto de observaciones de conflictos presentes, así como también de relatos, lugares de memoria y demandas políticas, por mencionar algunas. Muchas veces estos rastros aislados y disonantes retoman – o parten de – experiencias que son marginales dentro de la narrativa histórica consensuada o, incluso también, aparentes distorsiones ininteligibles del pasado4.

12La propuesta metodológica de reconstrucción de un “archivo estallado” implica entonces al mismo tiempo seguir un camino inverso de armado del archivo con el fin de incorporar las relaciones de poder mediantes que aparecen como trazos estallados/disociados cristalizados en un documento particular, como en este caso las listas. Para esto, se re-significa la pérdida de sentido y se reconstruye incluso la lógica misma que produjo los documentos. Lo llamativo es que a partir de este ejercicio, las más de las veces guiado por las preguntas abiertas por otros tipos de fuentes y emergentes del presente, se habilita la narración de procesos ocultos, fragmentados y omitidos como suelen ser los casos de violencia estatal. De esta forma, se revela en varios sentidos lo que Abrams (1988) define como “la idea de estado”. Es decir, la forma en que el estado se realiza en sus prácticas, rituales y rutinas, y entre ellas, las formas en que alberga, restringe accesos o desparrama su memoria institucional.

  • 5 En gran medida el debate que se genera contemporáneamente en torno al genocidio cuestiona este mome (...)

13Cuando Abrams discute la división dicotómica propuesta por la sociología weberiana entre la sociedad civil y el estado, remite a la idea de lo oculto y secreto en las instituciones del estado que manifiestan una “idea de estado”, que constituyen lo que el autor denomina la máscara del estado. En su análisis esa máscara es el estado y se reproduce en prácticas y rutinas que trascienden al “estado como sistema” (es decir del conjunto de instituciones que lo componen). De esta forma, el poder políticamente institucionalizado es capaz, por ejemplo, de retener información y en consecuencia de dificultar su transmisión (distorsionando la aparentemente clara divisoria entre lo público y lo privado). Conforme al contexto de consolidación estatal en Argentina, el silencio en relación a las políticas dirigidas a los indígenas durante el proceso militar (1878-1885) y el posterior secreto de sus destinos operó tanto como técnica de legitimación estatal como creador de cohesión social5.

14Los silencios – como también los secretos del estado – son los que nos mueven hacia otros campos no oficiales – y otras fuentes – para disputar la pretensión totalizadora del estado y, también, para exponer el potencial y la fragilidad de la disciplina histórica y sus propias ausencias. Al mismo tiempo, nos devuelven sobre los trazos diseminados dentro de sus archivos.

Listas y lógicas

15Las listas de presos de Valcheta que presentamos aquí forman parte de una carta que fuera elevada por el entonces gobernador del territorio nacional de Río Negro, coronel Lorenzo Wintter, al ministerio del interior en 1887 solicitando la creación de una colonia agrícola pastoril para los indígenas allí asentados. Este intercambio constituye un expediente que no cuenta con la resolución del pedido – que llegará años después. Adjunto a esta primera parte del mismo nos encontramos que para 1901, y después de haber pasado por diferentes dependencias del ministerio, el expediente es hallado por un archivero de la dirección de tierras y colonias del recientemente creado ministerio de agricultura dentro de una carpeta caratulada “documentos inservibles” que perteneciera al por entonces extinguido departamento de obras públicas. Ante la sugerencia del archivero de 1901 de reunir esta solicitud que da apertura al expediente como antecedente de la creación más reciente de la colonia Valcheta en julio de 1899 por decreto se autoriza sea finalmente archivado.

16Tras gestiones realizadas desde el archivo histórico provincial de Río Negro a fines de la década de 1970, varios documentos relacionados a tierras durante el periodo territoriano fueron trasladados del archivo general de la nación (AGN) a Río Negro. En la actualidad, el expediente que contiene las listas se encuentra mezclado entre otros de solicitudes de tierras provenientes del ministerio de agricultura, agrupados por año en el archivo histórico provincial de Río Negro (AHPRN). Es a partir de la curiosidad por las primeras distribuciones de tierra que dimos con este expediente.

17Deteniéndonos en el contenido de las listas de presos del campo de concentración de Valcheta debemos mencionar en primer lugar que contienen los nombres de 214 personas que en 1887 se encontraban reunidas bajo vigilancia de la policía territoriana al sur del actual pueblo de Valcheta. Las listas identifican “el personal de hombres de las tribus de Pichalao, Charmata, Cual y Chiquillan” y registran 77 hombres con sus nombres y apellidos. Además aparecen listados las “familias y niños que tienen las tribus…” y nombran a cada uno de las 51 mujeres, 44 niños y 42 niñas.

18Los listados de personas como mecanismo de la administración militar implican un grado de especialización de las técnicas de la burocracia estatal que debemos poner en valor, ya que es a través de estos registros que se monta la organización de la concentración y distribución de miles de indígenas – distinguiendo la oferta de personas por sexo y edad – hacia los centros urbanos y los de crecimiento económico del periodo en un tiempo relativamente corto. Según el estudio de Mases (2002), quien incluso advierte respecto de importantes faltantes en la documentación en años claves, el ejército y la armada distribuyeron más de 10 mil personas sustraídas del desierto en el lapso de los primeros años de la ocupación militar. La organización de estas distribuciones a través de los listados fue clave para operativizar el proceso y evitar los disgustos por parte de los demandantes ya sea de mano de obra o de aquellos que bajo el pretexto civilizatorio de la educación demandaban mujeres y niños para el trabajo doméstico.

  • 6 Cabe aclarar que no estamos sugiriendo aquí que se alteren las lógicas de organización propias de l (...)

19En este sentido, las listas de indígenas presos de Valcheta no son las únicas de su tipo, hay otras dentro de legajos y expedientes relacionados a la Conquista. Existen también listados organizados bajo la misma lógica de indígenas presos, por ejemplo, de aquellos destinados a la isla Martín García (Papazian y Nagy 2010). Recordemos, como lo destacan ambos autores, que las personas confinadas a Martín García están presas por su calidad de “indios” y no por faltas a las regulaciones vigentes. No obstante, las listas de indígenas presos en los diferentes puntos de concentración establecidos por las fuerzas armadas no se conservan bajo un fondo o un archivo en particular sino que se encuentran dispersas en repositorios nacionales y provinciales de diferente índole6. Encontrarlas forma parte de un trabajo colectivo y de reconstitución del “archivo estallado”. Aún así, existen. En tanto rastro material forman parte del afán de registro de la burocracia estatal y, también, de su brutalidad (Tiscornia y Sarrabayrouse 2004).

20Por otra parte, no podemos dejar de mencionar que los listados donde figuran indígenas con nombre y apellido producidos por el estado conforman un género en sí mismo -más amplio- que no son propios del periodo. Aunque a partir de la Conquista del desierto -y su periodo preparatorio- asistimos a un cambio sustancial en su lógica. Entre otros podemos mencionar que existían los listados vinculados, por ejemplo, a los racionamientos (Ratto 1998). Es decir, los que distinguen por nombre y apellido al grupo de indígenas que recibirá racionamientos de pertrechos y alimentos por parte del estado – ya sea provincial o nacional. Asimismo, tenemos constancia de aquellos realizados por los propios caciques que informan al estado respecto de las alianzas y jerarquías de sus caciques y capitanejos (Vezub 2009) entre otras.

  • 7 En 1888 el gobernador de Misiones, Rudecindo Roca, solicita por intermedio del ministerio de guerra (...)

21No obstante, y esto destacamos, estas listas responden a una nueva lógica dentro del género en la que se introduce también a las mujeres como a los niños y niñas (ya sea con nombre y apellido o a través de numerarlos). Este conteo particular es producto de las políticas de concentración, desmembramiento y distribución de indígenas a lo largo y ancho del país. El fin de estas listas es el ordenamiento en la distribución de estas personas dentro de un territorio soberano del cual conforman su excepción respecto del resto de la población argentina. Por esto, aun cuando el periodo de ocupación y razias militares – que la historia oficial entiende como “guerra” – se da por concluido el primero de enero de 1885, los indígenas continúan siendo pasibles de ser deportados y así sucede hasta por lo menos 1888, según los registros con los que hemos trabajado7.

Valcheta: de oasis en el desierto a campo de concentración

  • 8 En otros trabajos (Musante, Papazian y Pérez 2014) hemos aclarado que nuestra intención no es extra (...)

22Brevemente y retomando una investigación que excede la intención de este artículo describiremos, en principio, las características de Valcheta en tanto campo de concentración y, en segundo lugar, su trayectoria como espacio de excepción que trasciende las campañas militares. Definimos en primer lugar, los campos de concentración como “espacios de excepción” que fueron emplazados a la vista de todos como un umbral entre lo civilizado y lo bárbaro. A partir de esta configuración espacial, los campos emergen como parte de la escenificación del poder del estado. Así, tanto para los indígenas como para los no indígenas representaron una demostración de fuerza estatal ya que proyectaban la capacidad de imponer un orden y de sostenerlo. Sin embargo, solamente para los indígenas – fueran estos tehuelche, mapuche, malón, mansos, “gente de” o familias aisladas – los campos constituían una amenaza concreta8. Un futuro posible. Los campos de concentración para indígenas dentro del territorio nacional de Río Negro implican un despliegue y ejercicio de soberanía estatal en los que el bio-poder distribuye a los que hace vivir y a los que deja morir.

  • 9 Hemos analizado la organización, distribución y conformación de los campos de concentración durante (...)

23A diferencia de otros campos de concentración temporarios – como aquellos situados a lo largo de la línea del río Negro y hasta la cordillera9 – Valcheta fue proyectado como una colonia agrícola pastoril producto de las políticas territorializadoras de control y confinamiento de la gobernación de Lorenzo Wintter. Valcheta no fue un centro de distribución masivo de personas como si lo fueron los demás localizados a lo largo de la línea militar de ocupación. Sin embargo compartía con estos las dinámicas de control y vigilancia de las personas allí presas. Su creación con, principalmente, los restos de las personas apresadas en el combate de Apeleg, luego su proyección en tanto colonia – que nunca prospero – y, finalmente, su sostenimiento hasta fines de la década fue producto de un conflicto político entre la oficialidad militar. Quienes se disputaban los ascensos basados en las repercusiones de sus campañas o méritos exploratorios del territorio recientemente anexado.

24Según la reconstrucción que hemos hecho basada en el entrecruzamiento de una variedad de fuentes principalmente oficiales – entre las que ubicamos las listas aquí presentadas, pero también registros de viajeros y salesianos y aquellas producto de la memoria social – indígena y no indígena – hemos caracterizado el caso de Valcheta en tanto campo de concentración para indígenas que se extendió durante las campañas militares y más allá de finalizadas las mismas entre 1883 y 1890 aproximadamente (Musante, Papazian y Pérez 2012 y 2014 y Pérez 2007 y 2014a). A partir de esta investigación retomaremos las principales conclusiones para enmarcar la fuente de las listas de indígenas presos de 1887.

25Tal como observa el archivero de la dirección de tierras y colonias en 1901 el paraje de Valcheta había cambiado radicalmente – al punto que parte de su historia se alojaba entre “documentos inservibles” –. Efectivamente, el paraje de Valcheta fue transformado en casi 10 años de un lugar reconocido como un vergel en el desierto desde las campañas rosistas a un campo de concentración, de tristeza y de muerte que funcionó desde 1883 hasta 1890 aproximadamente – dado el proceso de migración selectiva que se dio al momento de su liberación. Allí fueron confinados los indígenas apresados en las recorridas de las columnas comandadas por el teniente coronel Lino Oris de Roa en 1883 en sus recorridas por la cordillera chubutense y por la costa del Atlántico hasta el territorio de Santa Cruz, así como también los sobrevivientes del “combate” de Apeleg llevados a pie hasta el valle del arroyo Valcheta. Más tarde, en 1898, y en el contexto de las negociaciones efectuadas por Bibiana Garcia para los llamados “restos de la tribu de Catriel”, Valcheta será refundada por decreto del presidente Roca como colonia agrícola derogando la propuesta anterior y omitiendo la prioridad para indígenas (Pérez 2014b).

26Una vez concluidas oficialmente las campañas militares, la administración del campo de Valcheta pasó de las fuerzas militares al mando de una comisaría policial organizada por la gobernación que vigilaba y regulaba la vida de los presos, hombres, mujeres, niños y niñas, que se encontraban allí desde 1883. Las condiciones de vida del campo son descriptas en las diversas fuentes como de hacinamiento, pobreza y hambruna. Incluso esta caracterización aparece en las fuentes oficiales – de circulación más restringida, no así en las memorias ministeriales por ejemplo – de fines del periodo que consideraban debía darse una respuesta urgente y “humanitaria” para los indígenas presos. En 1889, el entonces sucesor en la gobernación de Río Negro, el coronel Napoleón Berreaute describe su realidad:

En las márgenes del Río Valchetas existen en la actualidad bajo la vijilancia de una Comisaría Policial, no menos de 500 indios sometidos; según informes fidedignos que esta comisión ha recogido, viven en la mayor miseria sin que haya esperanza de que se civilicen por falta de medios conducentes a ese fin. Esta comisión piensa que por humanidad y conveniencia del país debe modificarse este estado de cosas (…)
(AGN-DAI, Exp Grales 1889, leg 25, n 7977).

  • 10 Hemos caracterizado esta amenaza retomando los términos de Agamben como la latente conversión del “ (...)

27Cabe destacar que una vez concluido el avance militar – y que el desierto dejaba de ser el espacio temido que se debatía en Buenos Aires – la concentración de indígenas en condiciones de pobreza se torna no solo menos justificable (en parte porque se desvanece la idea de un “enemigo”), sino en una amenaza de nuevo tipo, menos anclada en la capacidad de defensa del territorio de los caciques y más como foco difusor de enfermedades, robos – producto de la necesidad – y la siempre latente amenaza de reorganización de los indios y sus malones (aún cuando no fuera una amenaza real)10 .

  • 11 Dirk Moses propone para el caso australiano que existe una “estructura profunda de la sociedad de c (...)

28La principal diferencia entre el periodo de ocupación militar y el subsiguiente, pasa por que ahora los “indios” son un problema para las gobernaciones cívico-militares que deben velar por la seguridad de las vidas y los bienes de la sociedad de colonos que (Moses 2008 y Pérez 2014a) se constituye en la zona11. Solo en este sentido, se puede entender que sea el propio Wintter – en tanto gobernador del recientemente creado territorio nacional de Río Negro – quien encabeza los reclamos para crear una colonia agrícola pastoril para estos indígenas (carta que inaugura el expediente que contiene las listas). No debemos perder de vista que Wintter en tanto funcionario público responde tanto al ministerio de guerra y marina en su calidad de coronel – autoridad que utilizó para apresar a los indígenas – como al ministerio del interior en su calidad de gobernador – autoridad que lo obliga a velar por el bien común. Así, advierte de los peligros que el fin de los racionamientos para indígenas concentrados – pautado ya en 1887 para que entre en vigencia en el presupuesto de 1888 – representará para el progreso de la zona. Por esto emprende varias solicitudes para resolver la situación de estos focos de “indios” concentrados por las propias tropas a su mando. Dadas las insistencias mencionadas del gobernador de Río Negro, coronel Berreute – sucesor de Wintter –, recién a fines de 1889 el gobierno de Juárez Celman establece por decreto en Valcheta una colonia agrícola para los indígenas (que será refundada en 1898 por su evidente fracaso, aunque omitiendo como mencionábamos la preferencia por colonos indígenas).

  • 12 Hemos analizado también otras opciones políticas indígenas en asimetría de condiciones para obtener (...)

29No obstante, aun a pesar de que en 1889 Valcheta es conformada como colonia agrícola con preferencia para los pobladores indígenas que allí estaban concentrados desde 1883, podemos observar que varias de las familias que aparecen listadas, las encontramos con posterioridad – para fines del siglo XIX – habitando la zona cordillerana de Chubut junto con otros indígenas que provienen de otros campos de concentración – los de la línea de fuertes y fortines sobre los ríos Negro y Neuquen. La posibilidad de partir para 1890 hacia zonas con recuerdos menos dolorosos y menos conflictivas movilizan – sobre todo a aquellos con alguna capacidad de gestión y de interlocución con las nuevas autoridades – a emprender “el regreso” por la meseta hacia la cordillera12.

30Este proceso de “liberación del campo” será recordado trágica y tristemente tanto en la memoria social indígena (ver Delrio 2005b), como también por los sectores “progresistas”. Así por ejemplo, a 50 años de la liberación de Valcheta, Lorenzo Amaya profesional y capitalista del oeste chubutense, reconocido por su deshonestidad para adquirir tierras, se dirige al ministro de agricultura Diego Mason en 1943 analizando la situación de los indígenas sobre la cordillera del territorio nacional de Chubut

  • 13 Agradezco a Walter Delrio el haberme facilitado esta fuente.

El gobierno federal, apenas puso término a las campañas militares de la Conquista del Desierto, cuando la Patagonia se encontraba virtualmente despoblada, se preocupó del problema indígena: vigilaba de cerca la acción de los indios, los concentraba donde era preciso, sometialos a la disciplina militar y proveía al racionamiento de las tribus más necesitadas. Buena parte del indiaje sureño fue concentrado y mantenido bajo vigilancia de las fuerzas del ejército en el valle de Valcheta, hasta que en 1892 se le permitió la libre expansión por el desierto, sin sospechar que al cabo de pocas décadas, casi extinguida la caza mayor, esos aborígenes, iban a vivir totalmente entregados a la molicie y depravación, de la exclusiva caza de ovejas. (IAC, Chubut, Exp 5754-1947, f 868)13

31En el marco del ensamblaje de la realidad histórica del campo de concentración de Valcheta, el expediente que contiene las listas de presos del campo de Valcheta permitió reconstruir la existencia y demostrar el emplazamiento de un espacio de excepción visible para la sociedad contemporánea y que se recuerda en adelante. Además, nos permitió en el contraste entre fuentes oficiales reponer omisiones, silencios y, también, parte del secreto del estado. En este sentido, resultó clave para analizar la materialización del “estado como idea” en por lo menos dos planos. En primer lugar, porque el expediente como registro de la burocracia estatal permite dimensionar el grado de organización de la administración. En segundo lugar, porque la existencia y organicidad de los campos tal como este “trazo” lo evidencia son prueba contundente de las políticas indigenistas del estado ya que es parte de sus archivos oficiales. Al mismo tiempo que revelan un lugar de detención forzada en el devenir de 214 personas emparentadas entre sí.

  • 14 En este caso “la chusma” como forma de nombrar no hace referencia a las familias de los caciques y (...)

32Sin embargo, y tal como emerge del contraste con otras fuentes – incluso oficiales – de la época, las listas sólo registran individualmente un tercio de las aproximadamente 600 personas que se encuentran presas en Valcheta. Es decir, existen dos niveles de exclusión: en primer lugar el de los “indios” en general como población del desierto. Junto con un segundo nivel de exclusión que delimita entre los “indios” aquellos que tienen nombre y pertenencia y son identificados como “gente de” y los otros, en un grado mayor de exclusión sin nombre ni lista que aparece referido como “la chusma”14. Las listas omiten claramente a la “chusma” – tal y como se denominan a las familias y personas tomadas aisladamente o que no se agrupaban como “gente de” ninguno de los caciques de referencia. Estos otros indígenas también presos – cuyos nombres no aparecen en las listas – permanecen en el paraje y conforman una creciente población marginada que es registrada por los inspectores de tierras a principios del siglo XX y que más adelante serán “corridos” hacia zonas más inhóspitas del interior del territorio. Estas son las personas identificadas por el inspector de tierras de 1905 quien describe:

Puede asegurarse que descontando a lo mas diez familias de la citada Colonia las demas todas inclusas son dignas de toda lástima por su estado de salvajismo, cosa que yo creia extiguida en mi patria; la mayoría de estas son descendientes de la raza “Tehuelche” en pleno vigor de sus costumbres de holganza y vicios, que dá vergüenza al referirlos. (AHPRN, Inspección general de tierras de Valcheta y Sarmiento, 1905, fj. 9)

Palabras finales: futuro y pasado

33A modo de cierre nos gustaría retomar algunas de las ideas aquí esbozadas sobre las numerosas preguntas que un trazo del pasado nos propone en el presente. En la relación articulada entre futuro y pasado, en sus dos direcciones, las listas nos permiten indagar en las razones, prácticas y ejercicios mediante los que se silenció el genocidio. Por otra parte, estos trazos del pasado, márgenes de los archivos oficiales, ocultos a simple vista y silenciados por más de un siglo, son un registro del pasado que iluminado desde nuestro presente, cuestiona nuestro conocimiento del pasado y, fundamentalmente, constriñe nuestras narrativas actuales de futuro.

34Las listas son un punto de inflexión entre lo que se narró del evento militar en términos de guerra y el destino tanto de los recursos materiales – los seres humanos dentro de estos – como del proceso de constitución de una población para la matriz estado-nación-territorio. Al mismo tiempo, evidencian un secreto estatal que revela los términos en que se practicó y experimentó el estado en su proceso de consolidación. Paralelamente, la existencia de estos registros – rastros materiales de ese pasado – nos conducen a pensar un devenir complejo y diferente en donde se cuestione y replantee la fundación del estado argentino. Justamente para modificar nuestro presente en base a la revisión crítica de aquellos sedimentos del sentido común que se presentaban como impensables de la historia.

35En el proceso de armado de este “archivo estallado” podemos exponer las “ideas de estado” predominantes en el siglo XIX como la máscara que se tensiona en el presente al revelar algunos secretos del estado. En esta perspectiva, las listas de indígenas presos en el campo de concentración de Valcheta son parte de ese mandato del progreso del registro moderno que contradictoriamente fue silenciado pero aun así se conservó. Tal como lo destacara Benjamin en su interpretación de Angelus Novus, las ruinas sobre las que se monta la visión del futuro. La “idea de estado” que es materializada en políticas genocidas existe en los registros propios de la burocracia estatal. Estos, entonces, obligan en el presente a contextualizarlas para asumir sus efectos sobre y en el futuro. Ya que estos trazos silenciados marcaron posibles futuros entonces y descartaron otros. A la vez que hoy, debemos reescribir tanto esa narrativa histórica dimensionando sus omisiones como al mismo tiempo encauzar los futuros actuales en términos, por ejemplo, de reparación histórica, a la vez que permiten proyectar un estado más inclusivo y tolerante.

36Por otra parte, yendo al detalle de esa configuración de geografía social que las listas nos permiten entrever, se avizoran los diferentes niveles de exclusión –siempre en disputa – que se configuran a partir del proceso de incorporación violenta a la matriz estado-nación-territorio. Ya que por una parte, los campos de concentración se emplazan como amenaza para un sector homogeneizado de la población que son “los indios”. Aunque, no obstante, al interior de este grupo singularizado y sobre el que opera la manufacturación de la diferencia interna existe otro nivel de exclusión que se sintetiza en “la chusma”. Las opciones políticas de la agencia indígenas estarán condicionadas también por estas formas de visualizar jerárquicamente al otro-interno.

37Particularmente, este punto que indica un problema concreto para los gobernadores de los territorios, quienes deben garantizar la seguridad de los bienes y las personas que pueblan los territorios nacionales en el pasado encarna diferenciaciones sociales que se reproducen -con matices- a lo largo del siglo XX. La “estructura profunda de la sociedad de colonos” se constituye en el proceso de incorporación de la Patagonia y su gente y es la seguridad el principal eje estructurante de las políticas para su progreso. Los indígenas que permanecen dentro de la Patagonia, concentrados, vigilados, regulados, amenazados, despojados, conforman uno de los principales grupos identificados como peligrosos y en este sentido se constriñen su movilidad, prácticas, organización, etc.

38Aun a pesar de sus limitaciones, las listas contienen información de amplio potencial para continuar indagando el proceso tanto para historiadores como para lingüistas y antropólogos y, fundamentalmente, para las personas y familias que buscan reconstruir sus propias trayectorias familiares. De aquí se deriva la intención de este trabajo de hacerlas accesibles. Este trazo nos permite incorporar un lugar de detención forzado en las trayectorias de los grupos parentales indígenas. A su vez, las listas permiten a través del cruce con otras fuentes indagar en competencias lingüísticas, relaciones de parentesco, filiación, onomástica y prácticas culturales, por mencionar algunos de los silencios que su exposición irrumpen. Por otra parte, también habilitan el estudio – junto con otras listas – de las lógicas de la burocracia estatal, el otorgamiento de jerarquías –o la negociación de las mismas- dentro de la constitución de las listas, y las huellas de la administración militar dentro del estado territoriano. Además pueden brindar información para estudiar alianzas y estrategias de reagrupamiento teniendo en cuenta el estudio de momentos previos y aquellos pos-conquista.

39Por último las listas suscitarán interés para diferentes investigadores de temas afines -muchos de los cuales nos resultan hoy impredecibles e incluso impensables. Las listas de presos indígenas en el campo de concentración de Valcheta en tanto fuente, con sus limitaciones y potenciales, impulsan tanto una revisión crítica del pasado como una nueva posibilidad de narrativas de futuro, y esta última, entiendo, debemos atenderla y producirla.

40Por todo lo antedicho, compartimos estas listas de indígenas presos en el campo de concentración de Valcheta en 1887:

Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 1

AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.

Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 2

AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.

Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 3

AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.

Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 4

AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.

Haut de page

Bibliographie

Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 5

AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.

Delrio, Walter, Memorias de expropiación. Sometimiento e incorporación indígena en la Patagonia (1872-1943), Buenos Aires, Editorial de la Universidad Nacional de Quilmes, 2005a

Delrio, Walter, “Sabían llorar cuando contaban. Campos de concentración, Deportaciones y Torturas en Patagonia”. En: Historia de Nosotros. Políticas genocidas del estado argentino: campaña del desierto y guerra de la triple alianza, 1: 17-23. Buenos Aires: Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2005b

Delrio, Walter, Sergio Díaz, Diana Lenton, Mariano Nagy, Alexis Papazian y Pilar Pérez, “Aportes para una reflexión sobre el genocidio y sus efectos en relación a la política indígena en Argentina”. Revista i-Sociologia, Revista Electrónica de Ciencias Sociales. N°1. Buenos Aires, FCCSS-Universidad de Buenos Aires. http://www.isociologia.com.ar/numero1/num1-completo.pdf. 2007

Delrio, Walter, Diana Lenton, Marcelo Musante, Mariano Nagy, Papazian Alexis y Pilar Pérez, “Discussing Indigenous Genocide in Argentina: Past, Present, and Consequences of Argentinean State Policies toward Native Peoples”. Genocide Studies and Prevention, Vol 5:2, 138-159, University of Toronto Press, Toronto, 2010

Giddens, Anthony, The Consequences of Modernity, Cambridge, Polity Press, 2010

Hartog, Francois, Regímenes de historicidad. Presentismo y experiencias del tiempo. México, Universidad Iberoamericana, 2007

Harvey, David, The Condition of Postmodernity. An Enquiry into the Origin of Cultural Change, Blackwell, Cambridge (Mass.), 1990

Jones, Adam, “Memory, Forgetting and Denial.” In: Genocide: A Comprehensive Introduction. London and New York, Routledge2010

Koselleck, Reinhart, Futuro pasado. Para una semántica de los tiempos históricos. Buenos Aires, PAIDOS, 1993

Lenton, Diana, De centauros a protegidos. La construcción del sujeto de la política indigenista argentina desde los debates parlamentarios (1880 – 1970). Tesis Doctoral. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires (UBA), 2005

Lenton, Diana (Editora) Dossier Genocidio y política indigenista: debates sobre la potencia explicativa de una categoría polémica Corpus Archivos Virtuales de la Alteridad Americana; Lugar: Mendoza; Año: 2011 vol. 1 p. 1 – 68

Mases, Enrique, Estado y cuestión indígena. El destino final de los indios sometidos en el sur del territorio (1878-1910). Buenos Aires, Prometeo Libros, 2002

Moses, Dirk, Moving the Genocide debate beyond the history wars. Australian Journal of Politics and History, 2008, volume 54, number 2, pp 248-270

Musante, Marcelo, Alexis Papazian y Pilar Pérez, “Campos de concentración indígena y espacios de excepcionalidad en la matriz estado-nación-territorio argentino”. En: Prácticas genocidas y violencia estatal en perspectiva transdisciplinar. Lanata JL (Comp), Bariloche, IIDyPCa –CONICET-UNRN, 2014

Pérez, Pilar, Modos históricos de construcción de una excepcionalidad normalizante en los márgenes del estado argentino. En: Identidades, UNPSJB, Comodoro Rivadavia, ISSN 2250-5369. 2013

https://iidentidadess.files.wordpress.com/2013/08/perez-pdf.pdf

Pérez Pilar, Estado, indígenas y violencia. La producción del espacio social en los márgenes del estado argentino. Patagonia Central 1880-1940. Tesis para alcanzar el grado de doctora en historia, Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, 2014a

Pérez, Pilar, De Azul a Colonia Catriel: estado, indígenas y la producción del espacio social en geografías condicionadas (1877-1899). En Revista TEFROS, 2014b, Vol. 12, No 1, Año 2014:123-152. ISSN 1669-726X

. http://www.hum.unrc.edu.ar/ojs/index.php/tefros/issue/view/22/showToc

Papazian Alexis y Mariano Nagy, “Prácticas de disciplinamiento indígena en la Isla Martín García hacia fines del siglo XIX.”. Revista TEFROS, 2010, Vol 8. UNRC. Diciembre. Río Cuarto. http://tefros.blogspot.com.ar/

Ratto, Silvia, "Finanzas públicas o negocios privados? El sistema de racionamiento del negocio pacífico en la epoca de Rosas", en Goldman, N. y R.Salvatore (comp.) Caudillismos rioplatenses. Nuevas miradas a un viejo problema, Bs As, Eudeba, 1998

Smith, Roger, “Denial of the Armenian Genocide”. En: Israel W. Charny (ed.) Genocide: A Critical Bibliographic Review. New York, Facts On File, 1991

Tiscornia, Sofía y María José Sarrabayrouse “Sobre la banalidad del mal, la violencia vernácula y las reconstrucciones de la historia”. En: Sofía Tiscornia (comp.) Burocracias y violencia. Estudios de antropología jurídica. Buenos Aires, Antropofagia, 2004, P 63- 75

Trouillot, Michell, Silencing the Past. Power and the Production of History. Boston, Beacon Press, 1995.

Vezub, Julio, Valentín Saygüeque y la "Gobernación de las Manzanas". Poder y etnicidad en Patagonia Noroccidental (1860-1881). Buenos Aires, Prometeo, 2009

Haut de page

Notes

1 Koselleck distingue un primer régimen que define como “clásico” que ubica como predominante previo a las revoluciones modernas y que se caracterizaba por su intemporalidad en el cual la historia contenía ejemplos morales, religiosos y políticos que eran válidos para todos los tiempos.

2 He desarrollado un análisis completo de los “campos de concentración” establecidos dentro del territorio rionegrino durante y más allá del proceso de ocupación militar de la Patagonia en mi tesis doctoral (Pérez 2014a).

3 Para un debate en torno a los límites y potencialidades del término genocidio pensado para el proceso que se resume en la Conquista del Desierto ver el dossier coordinado por la Dra Lenton en CORPUS vol 1 (Lenton 2011). Para la argumentación sostenida desde la Red de Investigadores sobre Genocidio y Política Indígena en Argentina (RIG) ver Delrio et al 2007 y 2010 entre otros.

4 Las aparentes distorsiones ininteligibles las hemos identificado, por ejemplo, a partir de los relatos en torno a “la fronteriza”, una macro construcción atemporal omnipresente cuando se trata de hechos de violencia y que se utiliza para identificar formas de acción de distintos cuerpos policiales en diferentes momentos históricos del periodo territoriano patagónico. En este sentido las referencias a “la fronteriza” suelen dificultar la comprensión del referente y del proceso pero claramente remiten a eventos de violencia estatal conducidos por las fuerzas de seguridad (Pérez 2014). Otro tipo de distorsiones aparentemente ininteligibles provienen de la incorporación del tiempo onírico para transmitir imágenes del pasado que constituyen trayectorias tal como lo hemos analizado en relación al trabajo del grupo de teatro mapuche “El Katango” (Pérez 2010).

5 En gran medida el debate que se genera contemporáneamente en torno al genocidio cuestiona este momento fundamental de creación de cohesión social en Argentina y es una de las causas sobre las que se resiste la interpretación del proceso como genocida. Por otra parte, si bien los estudios comparativos sobre genocidio han destacado la tendencia a la “negación” del mismo por parte de los perpetradores (Jones 2010, Smith 1991 entre otros), entendemos que en Argentina el debate en torno a la negación es contemporáneo y durante un siglo el mecanismo preponderante fue el de silenciar lo sucedido que en cierta medida clausuró la debatibilidad y reflexión en torno a la violencia estatal fundante.

6 Cabe aclarar que no estamos sugiriendo aquí que se alteren las lógicas de organización propias de la archivística, ni que sea necesario un archivo que reuna todas estas listas sino que intentamos exponer la lógica hegemónica de ocultamiento de un proceso con una sistematicidad propia. Aun más, rechazamos las propuestas que apuntan a romper las lógicas nativas para reunir la documentación bajo una nueva lógica arbitraria y con el agravante de atentar contra las lógicas institucionales que originaron la documentación y sus sentidos de preservación y jerarquización que son justamente las que nos permiten hoy reponer la construcción de una “idea de estado” a partir de analizar sus prácticas.

7 En 1888 el gobernador de Misiones, Rudecindo Roca, solicita por intermedio del ministerio de guerra y marina al ministro del interior, Eduardo Wilde, familias para trabajar. Este responde entonces “Dirijase nota al sr Gobernador del Río Negro para que haga la entrega de las familias indígenas que se encuentran sin ocupación, al Sr Gobernador del Territorio de Misiones, el cual queda autorizado para hacer los gastos que demande la traslación de dichas familias.- comuniquese y archivase” (AGN-DAI, 1888, Exp Grales, leg 11 n 204)

8 En otros trabajos (Musante, Papazian y Pérez 2014) hemos aclarado que nuestra intención no es extrapolar el término campo de concentración – en gran medida circunscripto a la experiencia del nazismo – sino situarlo como una de las tecnologías de disciplinamiento propias de la modernidad. Además, los campos de concentración entendidos como espacios de excepción donde recluir a sectores identificados y aislados por su peligrosidad atribuida (anclada en diferencias étnicas, de clase, políticas, nacionales, religiosas, etc) existen con anterioridad y posterioridad a la experiencia concentracionaria nazi. Cuya particularidad innegable son los campos de exterminio y la maquinaria desarrollada para los mismos.

9 Hemos analizado la organización, distribución y conformación de los campos de concentración durante la ocupación militar a lo largo de la línea de fuertes y fortines a partir de los informes sobre racionamientos de los indígenas presos (Pérez 2014a) en el contexto de confinamiento y deportación al que fueron sujetos (Mases 2002).

10 Hemos caracterizado esta amenaza retomando los términos de Agamben como la latente conversión del “hombres-lobo” que constituye la construcción de una excepcionalidad normalizante de los indígenas (Pérez 2013)

11 Dirk Moses propone para el caso australiano que existe una “estructura profunda de la sociedad de colonos” que parte de la violencia intrínseca de los procesos de colonización – que pueden o no ser genocidas – que otorga a los nuevos pobladores derechos prioritarios en detrimento de los indígenas. La propuesta del autor fue retomada en mi tesis doctoral para analizar la sociedad post-Conquista dentro de los territorios nacionales de Río Negro y Chubut.

12 Hemos analizado también otras opciones políticas indígenas en asimetría de condiciones para obtener tierras para el caso de los llamados “restos de la tribu de Catriel”. Quienes a diferencia de aquellos presos en Valcheta se organizan y solicitan la Colonia Conesa como lugar para desarrollar su reproducción social (Pérez 2014b).

13 Agradezco a Walter Delrio el haberme facilitado esta fuente.

14 En este caso “la chusma” como forma de nombrar no hace referencia a las familias de los caciques y capitanejos – ya que esos están listados – sino a aquellos que no forman grupo o carecen de forma de representación conjunta. de la misma forma en los campos a lo largo de los fuertes y fortines se raciona a caciques y capitanejos y sus familias y además de estos aparece “la chusma” es decir, aquellos que por ejemplo fueron tomados aisladamente en las razias del ejército.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 1
Crédits AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/68751/img-1.png
Fichier image/png, 542k
Légende Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 2
Crédits AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/68751/img-2.png
Fichier image/png, 558k
Légende Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 3
Crédits AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/68751/img-3.png
Fichier image/png, 485k
Légende Listas de indígenas presos del campo de concentración de Valcheta (1887), p. 4
Crédits AHPRN, caja Ministerio Interior n 1, 1886.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/68751/img-4.png
Fichier image/png, 521k
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/68751/img-5.png
Fichier image/png, 523k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pilar Pérez, « Futuros y fuentes: las listas de indígenas presos en el campo de concentración de Valcheta, Río Negro (1887) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 01 décembre 2015, consulté le 03 décembre 2016. URL : http://nuevomundo.revues.org/68751 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68751

Haut de page

Auteur

Pilar Pérez

Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio, CONICET-UNRN, Argentina
pperez@unrn.edu.ar

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page