Navigation – Plan du site
Manuel Gárate

El Camino de San Diego

De Carlos Sorin, Argentina, 2006, 98m.
[18/06/2007]

Entrées d’index

Mots clés :

Argentina, fútbol

Palabras claves :

Maradona
Haut de page

Texte intégral

1Resulta difícil explicar nuestra pasión sudamericana por el fútbol, pero lo es aún más cuando se trata de aquella que siente pueblo argentino por Diego Armando Maradona. No se trata del cariño propio a una gran estrella del balompié, sino del amor incondicional al “10”: el ídolo popular; el mismo que en 1986 lavó en una cancha de fútbol la afrenta de los ingleses, vencedores de la Guerra de las Malvinas. Pero Maradona también representa el éxito del chico pobre, que viene de las villas miseria y que sólo con su talento fue capaz de llegar a la cúspide del éxito deportivo y económico. Si el “american dream” se nutre del mito del hombre que se enriquece por su esfuerzo y habilidad en los negocios, la versión equivalente sudamericana la podemos encontrar en el fútbol. En nuestro continente dudo que exista otra actividad donde el origen de clase y el capital cultural puedan ser superados por la habilidad de manejar una pelota con los pies.

2La película de Carlos Sorin nos habla justamente de esta pasión del pueblo; del amor incondicional de miles de hombres y mujeres por una figura a quien le han perdonado, le perdonan y le perdonarán todo, porque en estas tierras las alegrías del fútbol pueden aliviar el sufrimiento de la pobreza, la marginación e incluso la violencia política. Quienes desde un púlpito pseudo-intelectual califican a este deporte de actividad “embrutecedora” o de una nueva suerte de “opio del pueblo”, no han vivido la emoción de la gradería ni la inmensa alegría que se siente al compartir los colores de una camiseta. La obra literaria del uruguayo Eduardo Galeano o el arte gráfico del rosarino Fonatarrosa han sabido expresar de manera incomparable este sentimiento.

3Esta película no trata sobre Diego Maradona, sino de quienes lo idolatran, representados en la figura del protagonista; un joven trabajador pobre de la lejana provincia de Misiones, cuyo único sueño es regalar a Diego un tallado en madera justo en el momento en que el ídolo es internado -por razones médicas- en una clínica de Buenos Aires (2004). La historia de este fanático, el Tati Benítez, es la lucha por alcanzar un sueño a pesar de las burlas de su entorno y de lo ridículo que pueda parecer elevar la figura de un deportista a la calidad de santo. Pero ese amor espontáneo no se relaciona con lo que hace o deje de hacer el Maradona de carne y hueso, sino con lo que ya regaló y el recuerdo que dejó en varias generaciones de argentinos. Y se equivoca quien piense que esto no es sino otra muestra de lo barroco e irracional de la cultura latinoamericana, pues estamos frente a una forma de agradecimiento popular sincero y profundo, que trasciende las cualidades éticas o morales del personaje en cuestión. Para muchísimos argentinos “El Diego” es pueblo, revancha, habilidad, inteligencia, maña (la mano de Dios), pero también es esfuerzo, genio, exceso, despilfarro, goce y decadencia. Es más humano que cualquiera, y quizás justamente por ello y por sus debilidades se le quiere hasta lo irracional.

4El relato minimalista de Sorin nos hace acompañar al Tati en su peregrinaje hacia el ídolo; en sus aventuras y nuevas amistades del camino. Se trata de una fotografía sobre unos seres humanos que, en el medio de sus pobrezas y miserias, se dan tiempo para ayudar a cumplir el sueño de otros. El director trata con sumo cuidado a sus personajes, sin caricaturizarlos ni convertirlos en los clichés sobre el mundo popular, tan típicos del cine latinoamericano. Por el contrario, estamos frente a una obra que respeta y observa aquello que relata, no sin dejar por ello de entregarnos momentos notables de hilaridad. En definitiva, es una película que, más allá de sus calidades artísticas, da cuenta de un cine latinoamericano que se nutre de sus pasiones más entrañables, transmitiéndolas con habilidad y cariño. Y para finalizar, me permito repetir una frase que refleja aquello, y que he escuchado muchas veces en Argentina: “haga lo que haga, si no existiera El Diego, habría que inventarlo”. No por nada su figura nos sirve también de excusa para que se hagan buenas películas.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/7009/img-1.png
Fichier image/png, 35k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Gárate, « El Camino de San Diego », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2007, mis en ligne le 18 juin 2007, consulté le 27 avril 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/7009

Haut de page

Auteur

Manuel Gárate

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page